Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Viviana Ugarte Sandoval

C.Conjunto/Fach - Empleada Civil

  


Martes 17 de Septiembre 2002  El Mostrador

Dimisión de Campos deja en mal pie a FACH

Otto Trujillo Miranda, a quien los medios han identificado como “Colmillo Blanco”, acusó a la esposa del alto oficial, Viviana Ugarte, de integrar el Comando Conjunto. Esto, en todo caso, era de público conocimiento, pues en 1980 ya había sido procesada por asociación ilícita debido a las desaparición de dos militantes comunistas, entre ellos una mujer embarazada.

 Las intensas reuniones que se llevaron a cabo durante la mañana de ayer en la oficina del comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Patricio Ríos, tuvieron su explicación por la tarde: tras la reunión del general Ríos con la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, la FACH comunicó una información que se había decidido en la mañana: la renuncia del Director de Aeronáutica Civil, general Patricio Campos.

La dimisión fue aceptada por el general Ríos y comunicada de inmediato al Presidente Ricardo Lagos, quien acogió los motivos esgrimidos por el general saliente.

Unos de los argumentos que habría presentado Campos Montecinos para solicitar su expediente de retiro es que ante las últimas denuncias hechas por el diario La Nación, donde su esposa Viviana Ugarte Sandoval es sindicada como agente del Comando Conjunto, optó por liberar a la institución de involucrarla en cualquier hecho que la afecte, además de iniciar algún tipo de acción legal por las acusaciones que afectan a su familia.

En todo caso, la participación de su esposa Viviana Ugarte, alias "la Pochi" en el Comando Conjunto era de público conocimiento, pues en 1980 ya había prestado declaraciones ante la justicia y habría sido procesada por asociación ilícita.

La esposa del general

Viviana Lucinda Ugarte Sandoval fue vinculada por primera vez a violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar gracias a la investigación realizada en el llamado “caso de los 13”, que llevó el actual presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago y entonces ministro en visita de la causa, Carlos Cerda.

El juez Cerda la procesó el 14 de agosto de 1986, cuando era soldado segundo de la Fuerza Aérea, junto a otras 39 personas. A ella se le atribuyó responsabilidad como cómplice de los delitos de ilegítima privación de libertad de Edras Pinto Arroyo (militante del PC y ex funcionario de la Cámara de Diputados, de 48 años) y Reinalda del Carmen Pereira Plaza (tecnóloga médica de 29 años que fue detenida el 15 de diciembre de 1976, cuando estaba embarazada de cinco meses).

Viviana Ugarte fue encausada, además, como autora del delito de asociación ilícita. Los autos de procesamiento fueron revocados, luego, por la Corte Suprema.

A pesar que su nombre fue también vinculado por testigos a otros casos, Viviana Ugarte no volvió a ser procesada por violaciones a los derechos humanos. Su nombre no figura entre las personas encausadas tras la designación de jueces con dedicación exclusiva para investigar casos de detenidos desaparecidos, ni siquiera en la investigación por la desaparición de subsecretario general de las Juventudes Comunistas, José Arturo Weibel Navarrete.

En la reconstrucción de este episodio por parte de organizaciones de derechos humanos, la mujer figura participando en el operativo de detención, según consigna la página www.memoriaviva.cl.En ese sitio de internet se señala que “el grupo de agentes que participó en el operativo estaba integrado, entre otros, por "Alex"; el "Huaso" Flores; Raúl Horacio González Fernández, alias "Rodrigo"; "Jano"; "Nano"; "Lolo"; "Wally"; Daniel Guimpert Corvalán; Viviana Ugarte Sandoval, alias la "Pochi" y dos agentes mujeres de la Marina, además del agente Andrés Antonio Valenzuela Morales, quien posteriormente testificó respecto a estos hechos”.

Valenzuela, ex agente del Comando Conjunto que desertó del organismo a mediados de los 80 para luego radicarse en Francia, señaló, en una de sus confesiones ante la justicia, que la detención de Weibel (efectuada el 29 de marzo de 1976), "fue seguida por radio, desde un vehículo, por el Director de Inteligencia, General Enrique Ruiz Bunger, ya que deseaba saber la forma en que operaba el grupo del "Fifo" Palma”.

El testimonio que hoy aporta el ex agente identificado hasta ahora por el diario La Nación sólo como “Colmillo Blanco”, pero que, ya se sabe, corresponde a Otto Trujillo Miranda, se suma, así, a anteriores antecedentes que se tenían de esta mujer.

Las declaraciones del ex agente, sin embargo, podrán apuntar más certeramente hacia ella pues, como se ha dicho, su nombre no ha figurado por ahora entre los procesados por los jueces que hoy investigan el organismo represor competidor de la DINA.

 


Miercoles 25 de Septiembre  2002 PrimeraLinea

Pavoroso: el testimonio de los sobrevivientes de la Pochi 

Temida y repudiada por sus constantes ataques, los sobrevivientes del Comando Conjunto recuerdan como si fuera hoy el quehacer de la más joven de sus agentes: Viviana Ugarte, más conocida como la Pochi. La mujer habría pasado al olvido si no hubiera contraído matrimonio con un oficial con promisoria carrera en la Fuerza Aérea, que escalaría luego al rango de general. Los ex detenidos la recuerdan por sus burlas hacia los prisioneros y sus agresiones verbales y físicas, contrastadas con las consideradas llamadas por teléfono a su abuelita para avisarle que no podría concurrir a tomar el té.

Las visiones disímiles y su apariencia de joven frágil, generaron en muchos prisioneros simpatías, las que se diluían con facilidad al escuchar sus insultos y ver cómo se "divertía" cuando una de las víctimas recibía una descomunal descarga de electricidad en los genitales.

Hasta ahora mantuvo un bajo perfil, pese a ser convocada regularmente a comparecer ante la justicia. La presencia en los interrogatorios de una mujer que se reía en medio de las sesiones de tortura se plasma en cada uno de los 44 tomos del expediente "caso de los trece" o desaparición de dirigentes comunistas que instruyó el actual presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago, Carlos Cerda, en plena década del '80.

Bajo el alias de Pochi, Pachi, Chachi o similares, los detenidos comenzaron a descubrir que se trataba -según relata el ex prisionero Sergio Miguel Guerra- "de una joven rubia de pelo liso, mas bien baja, de tez blanca, delgada... debe haber tenido entre 18 y 20 años y era como una lola hueca y metida, que a veces se iba a mi pieza acompañando a otros, pero que jamás habló conmigo. Se relacionaba especialmente con el Lolo (mayor en retiro de Carabineros Manuel Agustín Muñoz Gamboa, condenado en el caso degollados) y el Fifo (César Luis Palma Ramírez, ex integrante de Patria y Libertad, detenido en agosto de 1973 por su participación en el homicidio del edecán presidencial Arturo Araya), pero con los otros guardias también compartía".

Añade que esa joven "molestaba al ex detenido Mallea y luego, desde el teléfono ubicado en el pasillo y antes del patio de la pileta, llamaba por teléfono a su abuelita avisándole que no podía tomar té o comer con ella".

En su relato judicial, el ex prisionero añade que "ella siempre estaba en todas partes. No sé qué pintaba ahí, pero pasaba metida, sabía perfectamente de qué se trataba".

Y su testimonio también tiene semejanzas con lo aportado por María Ester Moreno Garcia, que la identifica en una rueda de reconocimiento, y por Sonia Toro Bravo, quien en su declaración indica que fue detenida un 5 de febrero de 1977 y la subieron a un auto, en el cual también llevaron a su hermano, aprendido en otro punto de la ciudad. Al llegar a un recinto recuerda que "una mujer me tomó del brazo y me condujo a través de las gradas de unos hoyos, donde me advierte que tenga cuidado y yo toco accidentalmente el foco de un vehículo". Añade que la llevaron a un lugar cerrado y, después de un rato, le ordenaron desnudarse. Comienza entonces el "tratamiento con aplicación de electricidad en los genitales". En tres oportunidades enfrentó la sesión de tortura y en todas ellas se mantuvo la misma tónica de preguntas sobre la existencia de supuestas armas en su hogar.

Al consultarle sobre los agentes operativos, la mujer no duda en responder que en el caso de las mujeres estaba "la Pan Amasado, cara de nolga y una tal Pochi".

Más elocuente es Carlos Paredes, quien afirma que "no la conocí por el nombre, participaba en los interrogatorios y hacía mucha ostentación de actividades sexuales por los miembros del grupo, usando un lenguaje muy grosero y soez, no recuerdo si me golpeaba, pero la veía disfrutar de lo que los demás hacían".

Los testimonios suman y siguen. Otro ex prisionero comenta que un día, luego de una sesión de tortura, contempló a la joven que destacaba por su belleza en medio de tanto horror, cuando ella lo descubrió e increpó duramente. Al cabo de un rato, la joven abandonó la sala y, minutos más tarde, un grupo encapuchado propinó una paliza descomunal al detenido que tuvo la audacia de mirarla.

Habla el Papudo y la Fach sigue en silencio

Inmediatamente después del testimonio del ex agente Andrés Antonio Valenzuela Morales, alias El Papudo -quien en 1986 reveló desde Francia todo el funcionamiento del Comando que agrupaba a efectivos de la Dirección de Inteligencia de la Fach (DIFA), Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), Dirección de Inteligencia de Carabineros (DICAR), Servicio de Inteligencia Naval (SIN) y civiles integrantes del movimiento Patria y Libertad- se produjo un inusitado movimiento al interior de la comunidad de inteligencia, que obligó a muchos a comenzar a hablar.

Así queda demostrado en cada uno de los testimonios recogidos por los ex agentes en el expediente, en el que poco a poco se entregan más nombres, más chapas y se confirma el modo de actuar del grupo.

Pero la Pochi siguió hermética negando haber conocido a los agentes Fifo y Lolo, con quienes departía a menudo, según los sobrevivienes. La agente asegura que tampoco tuvo contacto con la decena de ex prisioneros que mantienen intacta en su mente la imagen de la joven que se reía en medio de los más crueles tratos.

El oscurantismo en que intentó vivir queda de manifiesto en la búsqueda que realizó la policía de Investigaciones. El comisario Pastor Espinoza indica en un informe confidencial que "concurrió hasta la calle Echaurren 628 depto. 607, donde entrevistó al capitán de la Fach Carlos Ignacio Jérez Jaederlund, manifestando desconocer a la señora Viviana, agregando, sin embargo, que dicho inmueble era asignado por el Departamento de Viviendas Fiscales de la Fach, donde podrían entregar antecedentes de la requerida". Añade que "fueron entonces hasta el departamento de Bienestar Social de la Fach donde se obtuvo el domicilio de la señora Viviana en pasaje general Diego Aracena, Las Condes, en que fue notificada, en la actualidad no ejerce ningún oficio y sólo es ama de casa, casada con el (ex) comandante de la Fach, Patricio Campos".

Pese a los antecedentes en su contra, la mujer -cuando pudo ser ubicada- niega sistemáticamente conocer a los detenidos que la vieron claramente en las sesiones de tortura. Asegura no saber quién era "Adrián Saravia, 'el relojero'; otro tanto manifiesta respecto de Roberto Eduardo Carmona, de Carlos Contreras Maluje -cuyo nombre ni siquiera le suena- de Blanca Allende, de Ramón Hormazábal o el Huaso, de María Ester Moreno. En definitiva, sólo recuerda al ex agente Papudo "que era un mozo simpático", de quien supo más detalles por una entrevista que leyó por ahí. Sobre el artículo de prensa que Viviana Ugarte leyó, señala que Valenzuela Morales "dice que se torturaba gente y yo supongo que torturas, todas esas cuestiones, no están bien".

La inocencia esgrimida en sus declaraciones resulta un contrasentido a la luz de los otros testimonios que abundan en detalles sobre las agresiones que propinaba una mujer de voz delicada y risa abundante.

El silencio de la agente se enfrenta al testimonio del ex comandante en jefe de la Fach, Gustavo Leigh, también procesado en este caso, quien no dudó en entregar detalles sobre el funcionamiento de esta comunidad. Explica que la DIFA comenzó a operar los primeros meses de 1975, reemplazando a la SIFA (Servicio de Inteligencia de la Fach) que había sido superado en funciones. Asegura que no existió legalmente, ni fuera de la ley, un Comando Conjunto Antisubversivo o Comando Unido: "jamás se pensó una comunidad de inteligencia en lo operativo y si se instalaron los distintos servicios afines en un mismo edificio ello respondió a la idea matriz de centralizar en aspectos administrativos y logísticos el manejo de las tareas de inteligencia".

Lo que sí admite el alto oficial es que desde 1975 el gobierno ordenó que fuera la DINA la única encargada de realizar las detenciones, aunque en la práctica confiesa que en algunas oportunidades los organismos de inteligencia de las instituciones castrenses operaron de manera independiente. De la Pochi y otros agentes operativos dice no conocerlos, y reitera que sus contactos únicamente eran con la jefatura a cargo del general Ruiz Bunger.

Así, el cuadro de ostracismo se impone y sólo puede quebrarse cuando más agentes sigan la senda del Papudo y entreguen detalles como lo hizo, amparado en el anonimato periodístico, Colmillo Blanco

 


6 de Enero 2003 El Mercurio

Juez Carvajal dispone traslado de "La Pochi"

El juez con dedicación exclusiva en la investigación derivada del Comando Conjunto, Christian Carvajal, ordenó que Viviana Ugarte Sandoval, alias "La Pochi", sea trasladada desde el hospital de la FACh al Regimiento de Artillería Antiaérea de Colina.

La decisión adoptada por el magistrado se basó en los informes que recibió luego que a la inculpada se le practicaran exámenes siquiátricos realizados por peritos del Instituto Médico Legal (IML), los que arrojaron que si bien padece de problemas psicológicos, éstos no le impiden permanecer recluida preventivamente en un recinto penal.

"La Pochi" permanecerá en ese recinto castrense adscrita al mismo régimen penitenciario vigente en el establecimiento para los demás internos del mismo grado que ostenta Viviana Ugarte Sandoval, cabo segundo de la Fach.

La inculpada por el desaparecimiento de los militantes comunistas Ricardo Weibel Navarrete y Juan Orellana Catalán, se encontraba detenida en el Hospital FACh luego de ser procesada por su vinculación en la rearticulación del Comando Conjunto, organismo de inteligencia que operó durante el gobierno militar.

"La Pochi" pasó el Año Nuevo en el Hospital de la FACh, en compañía de su esposo, el general en retiro Patricio Campos, a quien se le pidió la renuncia cuando se divulgó públicamente que Viviana Ugarte estaba involucrada con el Comando Conjunto


Martes 7 de Enero  2003 El Mercurio

Abogada de "la Pochi" asegura no privilegios

La abogada de Viviana Ugarte, alias "la Pochi" Claudia Escárate declaró hoy que su defendida se encuentra "profundamente deprimida y emocionalmente quebrada".

En declaraciones a radio Chilena, la profesional afirmó que la reclusión de su cliente en el Regimiento de Artillería Antiaéreo de Colina no reviste ningún tipo de privilegios.

La ex agente de Comando Conjunto fue trasladada a ese recinto penal por orden del juez exclusivo, Christián Carvajal, quien tomó esa decisión tras conocer el peritaje siquiátrico de la mujer preparado por el Servicio Médico Legal.

La pericia determinó que el cuadro depresivo que padece la procesada no amerita que esté en el Hospital de la FACh


13 de Enero 2003 El Mostrador

Comando Conjunto: La Pochi enfrenta nuevo proceso

 Como cómplice del secuestro y desaparición de tres personas durante el régimen militar, fue procesada este lunes Viviana Ugarte, alias La Pochi, por el juez suplente del Tercer Juzgado del Crimen de Santiago, Christian Carvajal.

Según se informó, el magistrado procesó a otros diez miembros del organismo represor de la FACH, por los casos que afectaron a José Sagredo Pacheco y Alfredo Salinas Vásquez, ambos detenidos el 3 de noviembre de 1975, y de Juan Gianelli Company, arrestado el 26 de julio de 1976.

Como autores fueron procesados el general (r) de la Fuerza Aérea, Enrique Ruiz, el coronel (r) Juan Saavedra Loyola y los ex agentes César Alma Ramírez, Manuel Muñoz Gamboa, Horacio Gonzáles Hernández, Roberto Flores Cisternas, Jorge Cobos Manríquez y el oficial de la Armada, Daniel Guimpert Corvalán.

En tanto, Enrique Cartagena Maldonado fue procesado como autor del delito, mientras que como cómplices se encuentran Viviana Ugarte Sandoval y Otto Trujillo Miranda, alias Colmillo Blanco, quien reveló las denuncias que le costaron la renuncia al general (r) Patricio Campos a la FACH.

El Informe Rettig señala que José Sagredo Pacheco fue detenido en su vivienda, cuando tres civiles armados ingresaron violentamente al inmueble, según el relato de los testigos.

Los agentes lo detuvieron asegurando que en su contra existía una acusación por un supuesto robo ocurrido en su lugar de trabajo.

En tanto, Alfredo Salinas Vásquez fue detenido por cinco personas en su domicilio y en presencia de su hija y de su hermano.

El informe señala sobre Juan Gianelli Company, que fue detenido en la Escuela de Niñas N° 24 de San Miguel y, posteriormente, trasladado al centro de detención "La Firma". Sus restos fueron encontrados el año pasado en Cuesta Barriga.


20 de Enero 2003 El Mercurio
Corte de Apelaciones rechaza otorgar la libertad a la Pochi
La Primera Sala de la Corte de Apelaciones negó en forma unánime otorgar la libertad a la ex miembro del Comando Conjunto Viviana Ugarte, alias "La Pochi", procesada como cómplice de secuestro la semana pasada por el juez interino del Tercer Juzgado del Crimen, Christian Carvajal.
El tribunal, conformado por los ministros Juan González, Patricia Gómez y el abogado integrante Eduardo Jara, tomó la decisión luego de escuchar los alegatos de la abogada de Ugarte, Claudia Escárate, y del abogado de derechos humanos, Nelson Caucoto, por la parte querellante.
La solicitud de libertad tiene relación con el procesamiento de Viviana Ugarte ocurrido el martes pasado de por la desaparición del profesor Juan Antonio Gianelli Company, militante comunista, quien fue detenido por efectivos del Comando Conjunto, organismo de inteligencia que operó de hecho durante el régimen militar.
Junto a Gianelli desaparecieron además Alfredo Salinas Vásquez y José Sagredo Pacheco, entre 1975 y 1976.
La Pochi, casada con el ex Director de Aeronáutica Civil, general en retiro Patricio Campos, permanece recluida en un recinto militar.
Campos también fue sometido a proceso como autor del delito de obstrucción a la justicia, por haber destruido información sobre detenidos desaparecidos que debía haber entregado a la Mesa de Diálogo.

Ugarte fue procesada anteriormente como cómplice de los secuestros de Ricardo Weibel Navarrete y Juan Orellana Catalán
 


20 de Marzo de 2003 El Mostrador

Corte otorga libertad bajo fianza a Viviana Ugarte

La primera sala de la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la libertad provisional a la ex agente del Comando Conjunto, Viviana Ugarte, también conocida como La Pochi.

Se espera que Ugarte, esposa del general (R) Patricio Campos, recupere su libertad una vez que el juez con dedicación exclusiva para causas de Derechos Humanos, Christian Caravajal, fije el monto de su fianza.

Ugarte estuvo recluida por tres meses detenida en el regimiento de Artillería Antiaérea de la Fuerza Aérea de Colina, luego de que fuera procesada por una serie de detenciones y desapariciones realizadas por el grupo represor del régimen militar.

Los hechos que se le imputan son secuestro calificado de por los delitos de secuestro y desaparición de los dirigentes comunistas Ricardo Weibel, Juan Orellana, y Juan Gianelli en 1976.

El general (R) Patricio Campos fue procesado por obstrucción a la justicia al ocultar datos a la Mesa de Diálogo, luego que destruyera cinco informes de detenidos desaparecidos en los que estaba involucrada Viviana Ugarte.


Viviana Lucinda Ugarte Sandoval, C.I. 7.298.556-7, cabo segundo (r) de la FACH, con destinación a la DIFA y al Comando Conjunto. Alias "La Pochi". Esposa del general Patricio Campos Montecinos, Director General de Aeronaútica Civil hasta la denuncia realizada por La Nación. Procesada por el ministro Cerda como autora de asociación ilícita criminal y cómplice de la desaparición de Reinalda Pereira y Edrás Pinto, amnistiada por el juez Manuel Silva Ibáñez.
Campos Montecinos mantuvo, hasta marzo de este año, en el cargo de Director del Museo Aeronáutico a Mario Jahn Barrera.
 

Comando Conjunto, Quiénes son y dónde están .Por Julio Oliva García - El Siglo - no. 189 - 2002

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015