Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Angel Custodio Torres Rivera

Coronel ® de Ejercito

EL ex comandante de la Escuela, Ángel Custodio Torres Rivera quien entonces tenía grado de coronel y se desempeñaba como Jefe de Inteligencia es uno de los responsables directos de los crímenes y desapariciones de:

Víctor Enrique Fuenzalida Fuenzalida, 35 años, Jefe del Departamento Técnico de la Corporación de la Reforma Agraria(CORA) de Quillota
Manuel Hernán Hurtado Martínez, 35 años, empleado de la Tesorería de Quillota
Osvaldo Mario Manzano Cortés, 32 años, obrero textil, Presidente del Sindicato de Rayon Said
Julio Arturo Loo Prado, 27 años, obrero textil, Secretario del Comité de Producción de Rayón Said
Ángel Mario Díaz Castro, dirigente poblacional, 41 años, obrero textil
Hugo Hernán Aranda Bruna, 30 años, soltero, agricultor, dirigente vecinal
Pablo Gac Espinoza, 43 años, Alcalde de Quillota
Rubén Guillermo Cabezas Pares, 46 años, abogado, Fiscal de la Corporación de Reforma Agraria (CORA) de Quillota
Levi Segundo Arraño Sancho, 27 años, obrero agrícola y Presidente del Comité Campesino San Isidro, de Quillota,

Las primeras 6 personas se encontraban detenidas desde septiembre de 1973 y muchas de ellas se presentaron voluntariamente a las “autoridades militares”, las 3 ultimas fueron detenidas el 17 de enero de 1974 y se encuentran desaparecidos hasta hoy.

El día 18 de enero todas fueron ejecutadas por decisión de Fernando Paredes y Sergio Arredondo González. Existen testigos que revelan que los tres últimos detenidos fueron asesinados e inhumados ilegalmente al interior de la Escuela de Infantería el 18 de enero de 1974 y confirman la participación en su secuestro de una serie de oficiales en retiro, entre ellos Ángel Custodio Torres Rivera quien entonces tenía grado de coronel y se desempeñaba como Jefe de Inteligencia; Al comandante de la patrulla, capitán Francisco Pérez Eghert y el teniente coronel (r), Sergio Arredondo González, procesado como uno de los principales inculpados en el caso Caravana de la Muerte.


TERCERA- Abril 2000

 


12 de Marzo 2004 ZonaImapcto.cl

Procesan a general (r) Ángel C. Torres

Diversas reacciones causó en Quillota la resolución de la ministra en visita Gabriela Corti de someter a proceso al ex gobernador militar de Quillota, general en retiro Ángel Custodio Torres Rivera en la causa conocida como "asalto a la patrulla".

Se trata del episodio registrado el 18 de enero de 1974, ocasión en que nueve detenidos políticos fueron asesinados cuando eran trasladados desde el Regimiento de Ingenieros a la Escuela de Caballería. Oficialmente se informó que la patrulla que los transportaba había sido asaltada por "elementos extremistas", producto de lo cual seis detenidos resultaron muertos, mientras otros dos -el ex alcalde Pablo Gac y el abogado Rubén Cabezas- se habrían dado a la fuga y sobre el noveno detenido, Levi Arraño, se negó toda información.

El año pasado, la ministra Corti estableció que los detenidos Manuel Hurtado, Hugo Aranda, Arturo Loo, Eduardo Manzano, Ángel Díaz y Víctor Fuenzalida fueron ejecutados por los militares, a balazos y granadas, en las cercanías del paso bajo nivel, en el Camino a San Isidro. Los cuerpos también sin vida de Gac, Cabezas y Arraño fueron llevados a la Escuela de Caballería, donde al día siguiente fueron retirados por un helicóptero de la Armada y lanzados al mar.

Producto de sus indagaciones -que se prolongan ya por casi dos años-, hace algunos meses la ministra Corti sometió a proceso al brigadier general (R) Francisco Pérez Egert; a los coroneles en retiro Sergio Arredondo González, Pedro Durcudoy Montandon y Daniel Walker Ramos; a los suboficiales en retiro Raúl Muñoz Gutiérrez, Leonardo Quilodrán y Sergio Placencia Sepúlveda y al suboficial mayor de Carabineros (R) Laureano Hernández Araya.

Ex gobernador provincial

Llamó la atención que el entonces Gobernador, Jefe Militar de Quillota y Comandante del Regimiento de Ingenieros, en la época coronel Ángel Custodio Torres, actual general en retiro, no hubiera declarado en la causa ni haya sido sometido a proceso, porque si bien pudo no haber participado directamente en los hechos, al menos sería encubridor, ya que firmó el bando con la versión burda y tergiversada de lo ocurrido, sosteniendo que se trató de un asalto extremista.

Las partes del expediente conocidas por ZonaImpacto.cl no arrojan plenas luces sobre el detalle, pero fuentes allegadas al proceso nos aseguraron que el ex gobernador estría afectado por demencia total. En el expediente hay un certificado médico que acusa pérdida parcial de memoria debido a su pronunciado alcoholismo.

Sin embargo, hace un par de meses Torres Rivera fue sometido a un nuevo examen en el Instituto Médico Legal, cuyo informe estableció que el más alto oficial involucrado en el episodio es absolutamente imputable, lo que motivó la resolución de la ministra en visita.

En Quillota, los familiares de las víctimas reaccionaron ante esta decisión reiterando su respaldo a la tramitación que la ministra Gabriela Corti ha dado a este proceso. Así lo manifestaron, entre otros, el profesor Pedro Pablo Gac, hijo del ex alcalde Pablo Gac, y la también docente Edda Hurtado, hija del ex dirigente socialista Manuel Hurtado.

Miércoles 29 de octubre de 2008        Cooperativa.cl

Cinco ex uniformados fueron condenados por ejecuciones en Quillota

Cinco ex uniformados fueron condenados por los ocho asesinatos registrados en enero de 1974 en el puente San Isidro, en la comuna de Quillota, Región de Valparaíso.

El ex gobernador militar Angel Custodio Torres y el coronel en retiro Sergio Arredondo recibieron seis años de presidio; el general (r) Francisco Pérez Eghert y Leonardo Quilodrán Burgos fueron condenados a cinco años y Daniel Valderrama a tres años y un día.

En enero de 1974, fueron ejecutadas ocho personas, entre ellas el ex alcalde socialista Pablo Gac Espinoza, el abogado Rubén Cabezas Paredes y el dirigente campesino Levi Arraño Sancho.

El caso fue dado a conocer como "asalto a la patrulla", en alusión a supuestos enfrentamientos entre extremistas y militares, versión que fue deslegitimada por el Informe Rettig tras el regreso a la democracia.

 

 

Viernes 28 de agosto de 2009    El Mostrador

Aumentan condena a ex militares por muerte de opositores a la dictadura

La Corte de Apelaciones de Valparaíso aumentó hoy a 10 años de prisión las condenas a cinco militares en retiro por su participación en la muerte de nueve opositores a la dictadura militar en el llamado "Asalto a la Patrulla", en enero de 1974 en la ciudad de Quillota.

 

Según informaron fuentes judiciales, la sentencia de segunda instancia del tribunal de alzada porteño establece la reclusión efectiva sin beneficios para los ex uniformados.

El denominado "Asalto a la Patrulla" se remonta al 18 de enero de 1974 cuando militares inventaron la fuga de nueve prisioneros que luego fueron ejecutados a balazos bajo el puente San Isidro de Quillota.

Los cinco condenados son el entonces gobernador militar de Quillota, Ángel Custodio Torres; el director de la Escuela de Caballería Blindada de Quillota, Sergio Arredondo, y los uniformados en retiro Francisco Pérez Egert, Daniel Walter Ramos y Leonardo Quilodrán,

Ángel Custodio Torres y Sergio Arredondo ya fueron condenados por un juez en primera instancia a seis años de presidio efectivo el año pasado, mientras que los tres uniformados en retiro recibieron condenas a cinco años de presidio remitido.

De este modo, la Corte de Apelaciones de Valparaíso aumentó las condenas de los militares, sentencia que fue acogida con satisfacción por Karina Fernández, abogada del programa de derechos humanos del Ministerio del Interior.

"Dada la envergadura del daño que sufrieron las víctimas y sus familiares, el subir las penas y elevarlas a 10 años, a nosotros nos parece que al tratarse de desapariciones forzadas y homicidio nos deja conformes, porque se ha subido las penas a estos cinco condenados", precisó.

En tanto, Eda Hurtado, hija de Manuel Hurtado, uno de los asesinados, reconoció que esperaba penas aún más altas para los responsables de las ejecuciones dada "la envergadura del delito", aunque valoró positivamente que se hayan igualado las condenas de los cinco condenados.

 



 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015