Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Pedro Rodríguez Bustos

 

Fuente:...PrimeraLínea

8-9-2001
 

Testigo clave de Caravana de la Muerte declara en caso Jecar Neghme

El testimonio judicial del retirado oficial de Ejército y ex agente de la CNI Pedro Rodríguez Bustos le dio un nuevo impulso a la investigación del último crimen político de la dictadura, arrojando nuevas pistas en contra de los capitanes (R) y miembros de la brigada metropolitana de la CNI, Jorge Vargas Bories y Arturo Sanhueza Ross.

por Yasna Lewin

Un reciente testimonio judicial del retirado oficial de Ejército y ex agente de la CNI Pedro Rodríguez Bustos le dio un nuevo impulso a la investigación del último crimen político de la dictadura, que en septiembre de 1989 acabó con la vida del dirigente del MIR Jecar Neghme.

Se trata del mismo informante que declaró en diciembre de 1999 ante el proceso que instruye el ministro Juan Guzmán por la Caravana de la Muerte, en una polémica diligencia cuya filtración levantó polvareda, por la violación al secreto del cuaderno reservado del magistrado y por la desmentida alusión que hizo el testigo acerca de la presunta participación del general Emilio Cheyre en los hechos que culminaron con la ejecución de 15 detenidos del regimiento Arica, en La Serena.

Después de su testimonio en contra del general (R) Sergio Arellano y su comitiva militar, Rodríguez Bustos comenzó a proporcionar nuevos antecedentes acerca de los crímenes de la CNI en la década de los 80.

Primero declaró ante el Tercer Juzgado del crimen, por el homicidio del periodista José Carrasco, perpetrado en septiembre de 1986, como represalia de la CNI al atentado contra Augusto Pinochet.

A los pocos días, el 22 de mayo pasado, el ex oficial compareció ante el ministro en visita Alfredo Pfeiffer, para aportar valiosos antecedentes acerca del asesinato de Neghme, en uno de los primeros resultados de la orden amplia de investigar que dictó el tribunal a comienzos del mismo mes.

Fuentes judiciales indicaron a Primera Línea que la diligencia permitió corroborar las esquivas pistas que en doce años de investigación se han ido acumulando en contra de los capitanes (R) y miembros de la brigada metropolitana de la CNI, Jorge Vargas Bories y Arturo Sanhueza Ross, también procesados por los asesinatos de cuatro profesionales abatidos en septiembre de 1986 y por la Operación Albania, perpetrada en junio de 1987.

La muerte de Neghme, vocero de la fracción política del MIR, se produjo en la noche del día en que se proclamó la candidatura presidencial de Patricio Aylwin y constituyó el último asesinato político de las postrimerías del régimen militar. Sin embargo, su investigación judicial sufrió varios traspié, con cuatro sobreseimientos sucesivos del sumario, decretados por el ministro Pfeiffer en febrero del '90, diciembre del '91, octubre del '94 y agosto del 95, "por no existir diligencias pendientes ni inculpados en la causa".

Recién en noviembre de 1999 la Corte de Apelaciones ordenó por cuarta vez la reapertura del proceso, aunque seis meses después la familia de la víctima pidió la inhabilidad del magistrado, porque "su sesgo político se ha transformado en negligencia profesional", dijo en mayo del año pasado la hermana del dirigentes del Mir, Fahra Neghme.

Pero el peso de los datos recabados en otras causas permitió que finalmente Pfeiffer despachara hace un mes la primera orden amplia de investigar que se dicta en la causa, encomendada al departamento Quinto de la Policía de Investigaciones.

La indagación policial despertó nuevas esperanzas en la familia Neghme, porque los antecedentes que posee la unidad policial desde la aclaración del caso Albania, arrojan datos fundamentales respecto al organigrama operativo de la CNI, sus armas y procedimientos.

De hecho, entre las principales pistas que actualmente investiga la policía civil, figura un proyectil y una vainilla presuntamente utilizadas en el asesinato del empresario gastronómico Silvio Aurelio Sichel, que corresponden al arma "sig sauer" empadronada a nombre del agente Sanhueza Ross.


 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015