Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Germán Reyes Bustamante

Era el único prófugo de grupo narco que participó en baleo
Cae ex CNI que lideró banda que mató a chofer policial
La tercera – mayo 99
 


Germán Reyes había cambiado su fisonomía para no ser reconocido. Fue capturado momentos antes de que se reuniera con su conviviente en la VII Región.

Paula Afani

Fuertemente custodiado, Germán Reyes es trasladado desde el cuartel policial hasta el Segundo Juzgado del Crimen de San Miguel. Atrás aparece su conviviente. En el recuadro, el rostro del ex CNI cuando cometió el delito. Ahora lucía bigote y su cabellera casi al cero.

Mexicanada

En la operación del 18 de febrero, Reyes Bustamante actuó como el jefe de la banda. Cuando llegó a la estación de servicio Shell, ubicada en Vicuña Mackenna con calle Virginia, frente al Campus San Joaquín de la Universidad Católica, supervisó que todo estuviera como se había planificado. Luego dio luz verde a la "mexicanada" o quitada de dinero destinado a la compra de drogas. Lo que los delincuentes no sabían es que los supuestos compradores, que se movilizaban en un auto BMW, eran en realidad policías y que no llevaban el millón de dólares acordado, sino sólo balurdos (falsos fajos de billetes).

En los operativos realizados en la ocasión fueron detenidos todos los integrantes de la organización delictual. Sólo logró escapar el ahora detenido Reyes Bustamante.

En marzo pasado, el titular del Segundo Juzgado del Crimen de San Miguel,Claudio Pavez, realizó durante ocho horas la reconstitución de escena de la muerte del policía Mauro Castillo. La diligencia fue calificada en su oportunidad con nota siete por el magistrado, quien la consideró como la más importante dentro del proceso. Asimismo, en la ocasión el juez Pavez dijo que el caso se encontraba prácticamente aclarado, al igual que la autoría del crimen.

Después de permanecer prófugo durante tres meses, la Policía de Investigaciones logró capturar al delincuente Germán Reyes Bustamante,acusado de liderar una banda de narcotraficantes que en febrero pasado asesinó a un conductor policial durante una encubierta operación antidrogas.

Reyes Bustamante, ex agente de la disuelta Central Nacional de Informaciones (CNI), se preocupó constantemente de cambiar su escondite para eludir la acción de la policía, ayudado por una red de protección que la integraban familiares y personas cercanas, cinco de las cuales fueron detenidas, acusadas de encubrimiento.

La detención del prófugo, materializada el fin de semana recién pasado en la Séptima Región, se logró gracias a una ardua labor de inteligencia,que incluyó seguimientos y la utilización de modernas técnicas permitidas legalmente para la captura de narcotraficantes.

FISONOMIA CAMBIADA
El buscado delincuente cambió absolutamente su apariencia para dificultar las pesquisas policiales. Su actual fisonomía dista bastante de la que lucía en la última fotografía que se manejaba de él.

Después del tiroteo registrado el 18 de febrero en el paradero 6 de Vicuña Mackenna, donde fue asesinado el conductor policial Mauro Castillo, Reyes Bustamante se cortó el pelo y se dejó bigote. Además,momentos antes de ser detenido llegó a la Panamericana Sur, a la altura de Lontué, semicamuflado: un gorro le cubría gran parte del rostro y usaba lentes ópticos.

Sin embargo, la policía tenía la certeza de que Reyes Bustamante iba a llegar al punto que había acordado con su conviviente, Patricia Monasterio, quien durante tres meses fue vigilada por efectivos de la Brigada Antinarcóticos de Investigaciones.

DISFRACES
En definitiva, la mujer no alcanzó a juntarse con el narcotraficante,porque los detectives lo capturaron apenas éste llegó a la cita y pudo ser identificado.

La policía detuvo a Reyes Bustamante cuando éste se encontraba chequeando el área del encuentro. Había dos encubridores, dirigidos por él,revisando el lugar, pero los investigadores estaban disfrazados y Reyes no logró percatarse de la operación. Fue aprehedido junto a su cómplice Luis Cabrera Muñoz, quien le había ubicado una casa de seguridad en Curicó. Posteriormente, cayó su conviviente y los encubridores Juan Andrés González y Patricio Carmona. El último implicado, identificado como Mauricio Flores, se entregó a la mañana siguiente.

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015