Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Alfonso Oscar Podlech Michaud

Abogado

Fiscal Militar de la Novena Region


Alfonson Oscar Podlech Michaud, abogado, Fiscal Militar de la Novena Region, responsable de la murted de varios presos politicos, entre ellos Omar Roberto Venturelli Leonelli.

Durante la dictadura, varios ciudadanos ítalo-chilenos fueron victimas del desaparecimiento forzado, ellos son: Juan Bosco Maino Canales, Omar Roberto Venturelli Leonelli, Juan Montiglio Murúa y Jaime Patricio Donato Avendaño. Los dos últimos figuran en el informe de las Fuerzas Armadas como lanzados al mar, frente a las costas de San Antonio.

Alfonson Oscar Podlech Michaud tambien esta involucrado en la desaparecion de Eltit Spielmann, abogado y militante de la Juventud Radical y el asesinato de 7 militantes comunistas.

Para mas informacion sobre Alfonso Podlech en:

http://www.youtube.com/watch?v=cbVtAJ7r3Jk


El 26 de Julio de 2008 Alfonso Podlechfue detenido en el aeropuerto de Barajas (Madrid, España) en cumplimiento de una orden de captura internacional por la investigación que llevan acabo los Tribunales de Italia. Su detención se llevó acabo en relación a la desaparición del ex sacerdote, Omar Roberto Venturelli Leonelli ocurrida en 1973, en momentos que Podlech ejercía como Fiscal Militar en la zona.

Podlech fue trasladado al centro de reclusión español Soto del Real, desde donde fue extraditado a Italia el 13 de Agosto de 2008. Podlech permanecio detenido en la Cárcel de Rebibbia, Roma, donde se le siguio adelante los procesos por secuestro y desaparición de varias personas.

En Italia se inicio un juicio por el caso de Omar Venturelli, en el cual estarían involucrados Augusto Pinochet, Marcelo Moren Brito, el abogado Alfonso Podlech Michaud, además de los civiles Máximo Vivanco, Pablo Márquez, Pedro Calderón y Nelson Ubilla.

El 3 de Octubre 2011 Alfonso Podlech fue puesto en libertad y regreso a Chile.

El tribunal italiano afirmó que “la sola comprobada adhesión del imputado al programa de represión contra los opositores políticos del régimen instaurado en 1973, y la también cierta colaboración por él (Podlech) prestada en la administración de la estructura criminal donde estaban recluidas las víctimas, no parecen idóneas para hacer suponer ni siquiera la existencia de un concurso moral en el delito

La motivación de la sentencia destaca que en cuanto a la acusación de secuestro de persona “si bien no surgió prueba de la existencia de personales contactos con Venturelli, no subsiste duda alguna que en Podlech deba reconocerse la persona que, másque otras que tenían en la cárcel de Temuco una posición de comando, materialmente contribuyó a preparar los medios necesarios para que Venturelli permaneciera en un régimen de detención ilegal”.

Ademas los Jueces delararon que "Podlech se debe considerar uno de los mayores responsables de la administración del campo de detención”.
 

Fuentes de Informacion: PrimeraLinea; La Nacion; Archivo Memoriaviva


Memoriaviva recibio la siguiente contribucion por email:

Alfonso Podlech persona era el Fiscal Militar de la Novena Región responsable de una serie de actos contra los derechos humanos desde el dia 11 de Septiembre de 1973 hasta mediados de 1979. Actualmente Podlech es el encargado del lavado de dinero que financia el círculo de protección de los mas importantes personeros ligados a la violación de derechos humanos durante el régimen de Pinochet.

Lo más extraño, es que viaja continuamente a Grecia, vía Italia, habiendo estado en más de una ocasión en la península, logrando burlar cualquier detención por su responsabilidad.

Ello considerando que se encuentra casado con Mónica Pinto Cáceres, otra miembro de los servicios de seguridad que operó en la brigada psicopolítica de la CNI, y que además era hermana del edecán naval de Pinochet, el cuál fue luego subsecretario de investigaciones del régimen. Este personaje se esconde entre Temuco y Pucón


Un torturador no debe educar - Temuco, 24 agosto 2006

Sr. René Saffirio Espinoza, ex abogado de la Comisión de DDHH

Vicerrector Universidad Mayor, Temuco

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos IX región, el Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos, la Comisión Ética contra la Tortura, y la Agrupación Expresos Políticos IX región, nos dirigimos a usted, para expresar lo siguiente:

El ex fiscal militar Alfonso Podlech Michaud es coautor de la tortura y desaparición de mujeres y hombres de nuestra región.

Pidió que mataran a:  Victor Maturana, Godofredo Cotrena y Rodolfo Menke.

Participó en la tortura de a lo menos las siguientes personas:  María Antonieta Meza, Mercedes Paillalef, Bernardita Weisser, Nora Becker, Gloria Neira, Magali Troncoso,  Victor Maturana, Enrique Pérez, Alberto Alarcón, Alonso Azocar, Ramón Ríos, Candelario Ponce, Heriberto Ailío, Hugo Ailío, Orlando Beltrán, Jorge Acuña, Aldo Vidal y Victor Vivallo.   Algunos menores de edad al tiempo en que fueron torturados.

Participó a lo menos en la desaparición de:   Omar Venturelli, Gastón Lobos, Luis Almonacid, Hernán Henríquez, Etienne Pesle, Gregoria Carilaf, Nelson Curiñir y Bernarda Vera.

Participó directamente en las más horribles vejaciones a los Derechos Humanos que se conocen en la historia de esta región. El regimiento Tucapel, lugar donde trabajaba como fiscal, ha sido identificado por el Gobierno de Chile como un centro de prisión política y tortura, y  quiénes lo sindican como su torturador han sido reconocidos como víctimas de prisión política y tortura en el Informe Valech.

El tiempo no debe borrar de nuestras mentes lo que aquí se hizo con otros seres humanos.  La historia no nos perdonaría.  No podemos permitir que sujetos como este, cambien la sala de tortura, por la sala de clase. 

La memoria de nuestros muertos y el sufrimiento de nuestros vivos, constituyen la base de un derecho absoluto a exigir verdad y justicia. Un derecho absoluto a exigir que jóvenes chilenos no sean educados por quienes torturaron y mataron. 

Alzamos la voz, ya no nos pueden callar con la tortura, el asesinato y la desaparición.

La verdad es nuestra y el futuro de todos nosotros.

Señor René Saffirio Espinoza usted como abogado de Derechos Humanos en Dictadura conoce la verdad; por lo que estamos seguros considera de justicia absoluta nuestra demanda.

Exigimos el cese inmediato en sus funciones de educador en la Universidad Mayor del ex fiscal militar Alfonso Podlech Michaud.

Por nosotros, nuestros hijos y las generaciones futuras, exigimos verdad y justicia.


Podlech en la Corte: Justicia sin Fronteras

El miércoles 18 de Noviembre, a las 9:30 de la mañana, se dio inicio en el Tribunal Penal de Apelaciones de Roma, a la segunda sesión histórica en contra del ex fiscal militar de la Araucania Alfonso Podlech Michaud. Sentado al interior de una celda de vidrio reforzado y resguardado por cuatro policías Italianos armados, esperaba nervioso Podlech (ver foto), acusado por el secuestro y desaparición del ex sacerdote Omar Venturelli Leonelli en 1973. En la Audiencia, familiares y compañeros de las victimas de la dictadura, los cuales habían viajado de diferentes regiones de Europa, incluyendo Inglaterra, Francia, Alemania, España e Italia, para acompañar a la familia de Omar Venturelli en su lucha por obtener justicia, justicia denegada en Chile.

Han transcurrido 36 largos años, y la necesidad de una orden de detención internacional, para que Alfonso Podlech Michaud sea obligado a rendir cuentas por los crímenes cometidos durante la dictadura. Ante las peticiones de la defensa de Podlech y la oposición de los abogados acusadores, los cuales argumentaron que si el tribunal le otorgaba el arresto domiciliario "…existía el peligro de huida a Chile… con el agravante de la posibilidad de modificación de pruebas...", los jueces debatieron si al el ex fiscal se le podría otorgar el beneficio del arresto domiciliario. La esposa de Venturelli, Fresia Cea, no pudo contener su emoción, y lagrimas de agradecimiento rodaron por su cansado rostro al escuchar la decisión del jurado de denegarla tal beneficio al culpable de tantos crímenes. El ex fiscal continuará encarcelado en la prisión de Rebibbia en Roma (ver foto) hasta la próxima audiencia. 


PrimeraLínea

20 de Marzo de 2002

Justicia italiana iniciará fase procesal por desaparición de sacerdote en Chile

Fuente: Mientras en Chile los procesos que involucran al ex dictador Augusto Pinochet atraviesan un estado de letargo que se prevé se extenderá por mucho tiempo, en Italia la justicia está ad portas de iniciar la fase procesal y terminar con la etapa de investigación por la desaparición del sacerdote de esa nacionalidad Omar Venturelli, desaparecido en Temuco en octubre de 1973.

La causa cuenta con antecedentes concretos sobre la detención del prelado italiano, su paso por el regimiento de esa ciudad, la visita del obispo Bernardino Piñera y su muerte, el mismo día que arribó a la capital de la Novena Región la fatídica Caravana de la Muerte al mando del delegado oficial del jefe de la Junta de Gobierno, el general (r) Sergio Arellano Stark.

Desde 1998 el fiscal Giancarlo Capalbo indaga el caso de Venturelli, junto con la desaparición de Juan Bosco Maino Canales, Juan Montiglio Murúa y Jaime Patricio Donato Avendaño. Estos dos últimos figuran en el informe de las Fuerzas Armadas como lanzados al mar frente a las costas de San Antonio.

La justicia italiana –a diferencia de la chilena- fija una primera etapa de investigación que es conocida como 'denuncia penal' a cargo de un fiscal -en este caso Capalbo- quien, una vez recopilados todos los antecedentes, interpone una acusación formal que es conocida por la Corte de Asis, tribunal integrado por dos magistrados y seis personas más.

De cumplirse estos pasos se llega a la etapa de proceso donde se dictan los primeros autos de reo y más tarde las condenas de los involucrados. En el caso de Venturelli se estima que es inminente el inicio de la acusación formal, lo que garantiza que en los próximos años se podría condenar a los responsables del caso, pues la justicia italiana permite la sanción en ausencia de los culpables de crímenes de lesa humanidad.

Los antecendentes conocidos indican que el prelado y profesor de la Universidad Católica fue visto por última vez el 4 de octubre de 1973, el mismo día que la Caravana de la Muerte pasó por Temuco y dejó un triste saldo 18 víctimas fatales.

Primera Línea accedió al escrito que los querellantes presentaron ante el fiscal Giancarlo Capalbo, quien instruye la primera fase de investigación.

La presentación anexada al proceso 10205/98-R recrea los hechos comprobados hasta el momento sobre la detención de Venturelli y arroja luces sobre las personas presuntamente involucradas en el crimen. Se indica que el ex clérigo participaba en el grupo Cristianos por el Socialismo e inmediatamente después del Golpe de Estado fue convocado a presentarse al regimiento Tucapel en Temuco, a través del bando militar número 16.

En el proceso de detención, secuestro, tortura y homicidio se menciona al ex procurador militar de Temuco-Cautín, Oscar Alfonso Podlech Michaud; al coronel (r) Pablo Heriberto Iturriaga Marchese; al ex comandante de la base aérea local, Andrés Pacheco Cardenas; al mayor (r) del Ejército Luis Armando Jofre Soto; al capitán (r) y encargado de servicios de inteligencia Nelson Manuel Ubilla Toledo; el ex director de la cárcel de Temuco Máximo Vivanco; suboficial (r) Leonel Quilodrán Burgos; el gendarme Jorge Arias; teniente (r) y ex integrante de los servicios de inteligencia Manuel Vasquez Chahuan; coronel (r) Hernán Jerónimo Ramírez Ramírez; oficial (r) Armando Nelson Ariel Maldonado Barría; oficial (r) Jaime Guillermo García Covarrubias y el oficial (r) Raimundo Ignacio García Covarrubias.

Todos ellos, según indica el escrito de los querellantes, fueron identificados por sobrevivientes de la época y testigos vinculados al caso, sin embargo –repara el documento- el principal responsable del crimen es Augusto Pinochet, en su calidad de jefe de gobierno y comandante en jefe del Ejército.

Adicionalmente se indagan más detalles sobre la participación de Arellano Stark en la causa, pues hasta el momento sólo existe coincidencias en la fecha en que arribó a la zona y en que murió Venturelli.

La participación del obispo Piñera y la detención de Venturelli

El sacerdote se presentó voluntariamente en el retén de Carabineros Pastene, lugar desde el cual fue trasladado al regimiento. Es en este lugar donde se produjeron las sesiones de interrogatorios combinados con torturas que finalmente le costaron la muerte a manos de la Caravana de la Muerte.

En el recinto castrense Venturelli fue visto por Pablo Adolfo Berchenko Navarrete, profesor de la zona. Este último, de acuerdo a los datos recogidos durante la investigación en Italia, fue torturado e interrogado por un militar de apellido Soto y el oficial Luis Jofre.

Las declaraciones de testigos hablan que el sacerdote estuvo detenido en el regimiento entre el 16 y el 20 de septiembre de 1973, período en el cual fue visitado por el entonces obispo de Temuco, monseñor Bernardino Piñera, actual Arzobispo Emérito de La Serena, quien confirmó el precario estado de salud de la víctima.

Desde ese momento, el único antecedente que tuvo la familia de Venturelli fue que el 4 de octubre de 1973, por orden de la Fiscalía Ejército Cautín se decreta su libertad. Sin embargo, ese mismo día se produjeron varias muertes a cargo de la comitiva de Arellano, que retornaba a Santiago para iniciar días después su negro periplo por el norte del país.


La Nación

25 de julio de 2008

Querella contra ex fiscal de Temuco Óscar Podlech

Una querella por los delitos de secuestro, torturas y asociación ilícita por la desaparición del ex sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli Leonelli, se presentará hoy en la Corte de Apelaciones de Santiago en contra del ex fiscal militar, abogado de Temuco y actual académico universitario en esa ciudad, Óscar Alfonso Podlech Michaud.

La acción penal, que patrocinan los abogados Hugo Gutiérrez e Hiram Villagra, la interpondrá su ex esposa Fresia Cea Villalobos, quien reside en Italia junto a su hija pero que viajó para querellarse en contra del ex fiscal, así como también en contra del ex dictador Augusto Pinochet.

Hasta ahora el ex fiscal militar no ha sido encausado por delitos de lesa humanidad, pero los querellantes esperan que “esta sea la primera vez”, según dijo a La Nación el abogado Gutiérrez, pues de acuerdo a los acusadores “son varias sus víctimas en Temuco”.

Lo imputado

A Podlech se le imputa ordenar torturas y definir el destino de prisioneros políticos después del golpe militar como fiscal en esa zona, vistiendo uniforme del Ejército. En el caso de Venturelli, se presentó voluntariamente el 17 de septiembre de 1973 llamado por radio mientras su esposa se encontraba detenida en el Regimiento Tucapel, la que luego fue puesta en libertad.

Fue interrogado repetidas veces, según la querella, por el fiscal Podlech, entre la cárcel de Temuco, el Regimiento Tucapel y la base aérea de Maquehue.

En el escrito se afirma que Podlech firmó con fecha 4 de octubre de 1973 el oficio Nº 52 en el cual afirmó que Venturelli fue “dejado en libertad con fecha 3 de octubre de 1973”, pero nunca más se supo de su paradero.

Se sospecha que tanto la ejecución extrajudicial de seis prisioneros en Temuco, como la desaparición de Venturelli y otros dos detenidos, pudo tener que ver con el paso por esa ciudad de la Caravana de la Muerte, puesto que muertes y desapariciones sucedieron entre los días 2 y 3 de octubre de 1973, cuando el general Sergio Arellano y su escuadrón se encontraban moviéndose entre Valdivia y Temuco, según se encuentra establecido judicialmente.


La Nación

30 de julio de 2008

Detienen a ex fiscal militar en España

Funcionarios de Interpol España detuvieron al abogado chileno Alfonso Podlech Michaud, quien está acusado de participar en violaciones de los derechos humanos ocurridas en Temuco, tras el golpe militar de 1973.

Se trata de un hecho sólo comparable a la detención en Londres del dictador Augusto Pinochet, en 1998, y la del general (R) Joaquín Ramírez, ocurrida en Buenos Aires, en 2004.

La captura se produjo el domingo en virtud de una orden de búsqueda y notificación que se encontraba vigente en los sistemas de Interpol, emanada de la justicia italiana.

En ese país se encuentra abierto, desde 1998, un juicio en contra de quienes resulten responsables de la desaparición de Omar Venturelli Leonelli, de 31 años, un ex sacerdote que residía en la capital de la Novena Región.

El ex fiscal militar que organizó los consejos de guerra en Temuco fue detenido en el Aeropuerto de Barajas, en Madrid, mientras esperaba conexión hacia República Checa.

El hecho fue confirmado a La Nación por fuentes policiales españolas quienes indicaron que al momento de chequear la identidad de Podlech, notificaron a Interpol Italia.

En pocos minutos, desde ese país se emitió una orden de captura inmediata con fines de extradición, pese a que la convención que creó la Unión Europea contempla la deportación inmediata sin trámites.

Desde 1998 el caso estuvo en manos del fiscal Giancarlo Capalbo, quien además indaga en el mismo caso la desaparición de Juan Bosco Maino Canales, Juan Montiglio Murúa y Jaime Patricio Donato Avendaño.

Alfonso Podlech viajó a Europa el 26 de julio y se encontraba junto a su esposa al momento de la captura.

Se trata de un profesional conocido en la Novena Región que incluso fue nombrado abogado integrante de la Corte de Apelaciones de Temuco e integrante del Tribunal Electoral Regional.

Según sus propias declaraciones, tras el golpe militar fue llamado al Regimiento Tucapel por el comandante de la unidad, Pablo Iturriaga Marchessi, para organizar los consejos de guerra. En ese marco, asesoró directamente al fiscal militar de la época Luis Cofré Soto.

A este tribunal ilegal se le atribuye haber ordenado la muerte de cuatro prisioneros a quienes se les aplicó la ley de fuga. Posteriormente, en 1974, asumió como fiscal titular, cargo que desempeñó hasta 1978.

Testigos que declararon en Chile, aseguran que Podlech vestía de uniforme al interior de la unidad militar, determinaba quiénes iban a consejos de guerra, además de determinar la libertad o detención de personas.

El abogado querellante en Chile, Hugo Gutiérrez, dijo que "sólo hay que expresar agradecimiento a la justicia italiana por lo que está haciendo respecto de este criminal. Demuestra que la jurisdicción universal ha traído la búsqueda de la justicia y una ruptura de la impunidad".

El panorama podría aún ser más sombrío para Podlech, debido a que también aparece mencionado como responsable de la desaparición de un ciudadano francés, Etienne Pesle, ocurrida en Temuco en octubre de 1973.

El caso está en etapa de juicio oral en París y los tribunales de ese país podrían solicitar que comparezca ante esa instancia.

Pesle es uno de los cuatro ciudadanos franco-chilenos por los cuales también se investigan violaciones de los derechos humanos, tanto en Chile como en Francia.


La Nación

Miércoles 30 de julio de 2008    

Festejos y críticas por captura de ex fiscal militar

Mientras un sobrino de Alfonso Podlech, detenido en España, defendió su inocencia, familiares de detenidos desaparecidos y el abogado Hugo Gutiérrez celebraron.

Elevadas expectativas tienen familiares y abogados de víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet, además de organismos internacionales de Derechos Humanos, ante la captura en España del ex fiscal militar de Augusto Pinochet, Alfonso Podlech Michaud.

Para la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro, el detenido por la desaparición de un sacerdote italo-chileno, "tiene muchas cuentas que dar" en este caso, ya se le imputa haber ordenado su salida desde la cárcel.

 "Nosotros hemos visto cómo la humanidad entera hasta el día de hoy persigue y caza a los asesinos del nazismo, también nos da una manito de esperanza en Chile para capturar a aquellos que están involucrados en el genocidio y el exterminio que vivió nuestra patria", agregó a radio Cooperativa.

En tanto, en diálogo con la agencia hispana EFE, el abogado Hugo Gutiérrez dijo que "produce una tremenda satisfacción la detención de este individuo que está involucrado en los crímenes de la dictadura" ya que la justicia chilena "no ha sido capaz de perseguirlo y se mantiene impune".

Desde la internacional Human Right Watch, en voz de su director para las Américas, José Miguel Vivanco, se estimó que Podlech tendrá en Italia un juicio justo con posibilidad de defenderse.

"Lo más tranquilizador es que esta persona va a ser trasladada en las próximas horas a Italia donde existe el debido proceso, va a tener la posibilidad de responder a los cargos que se le formulan y dentro de un juicio justo", apuntó.

Al contrario, también en diálogo con Cooperativa, un sobrino del ex fiscal, Antonio Podlech, comentó que es "absolutamente injusto e injustificado toda vez que jamás se ha visto involucrado ni ha participado en acto alguno que haya atentado contra derechos humanos".

El detenido, según declaraciones que hizo a Efe en 2005, en su calidad de ex cadete militar fue llamado por el comandante del regimiento Tucapel de Temuco, Pablo Iturriaga, "para que organizara Consejos de Guerra.

"Yo acepté ayudar y busqué gente para que colaborara en esta tarea porque había muchos detenidos en Temuco (...) Entre el 11 y el 12 de septiembre de 1973 hubo centenares de detenidos en el regimiento", aseguró en la ocasión.

Podlech fue detenido este martes en el aeropuerto madrileño de Barajas, Madrid, cuando se aprestaba a partir en viaje de vacaciones a la República Checa debido a una orden de captura internacional interpuesta por la justicia italiana.

En este país se instruye un juicio por la detención y desaparición en Temuco el 4 de octubre de 1973, del sacerdote italo-chileno integrante del movimiento Cristianos por el Socialismo, Omar Roberto Venturelli Leonelli.

También está "inculpado" en el proceso que se sigue en Francia por la desaparición en la misma capital de la Araucanía, del ciudadano de ese país Etienne Pesle de Menil, mientras desempeñaba funciones en la fiscalía militar de esa ciudad y tomó contacto con el detenido según las investigaciones judiciales.


La Nación

31 de julio de 2008

La intrincada historia del ex fiscal militar Podlech

El ex fiscal militar Alfonso Podlech cometió el error de mirar a Europa habiendo sido puntal represivo de la dictadura de Augusto Pinochet, sin recordar que existió un Hitler y el holocausto. Lo que para el viejo continente es inolvidable.

Podlech también olvidó los numerosos testimonios de ex prisioneros y funcionarios de Gendarmería que en Chile pesan en su contra como ex fiscal.

Además, él mismo reconoció judicialmente su encuentro con el jefe de la Caravana de la Muerte, general Sergio Arellano, cuando el "Lobo" y su gente aparecieron por Temuco en octubre de 1973 para asesinar prisioneros y comprometer en ello a oficiales locales de regimientos como el Tucapel.

Alfredo García Díaz, ex jefe de la guardia interna de la Cárcel de Temuco, acusó a Podlech en una declaración judicial: "los detenidos eran sacados de la Penitenciaría de Temuco y no volvían. Después por los bandos se sabía que los habían matado por ley de fuga y se les borraba del libro de ingreso. Esas órdenes las daban los fiscales militares como el señor Podlech".

El día del golpe, García Díaz vio entrar a Podlech vestido de militar a la cárcel para rescatar a diez prisioneros del movimiento de extrema derecha Patria y Libertad. "El señor Podlech traía una orden de la fiscalía", dijo García judicialmente en mayo de 2004.

El ex prisionero Víctor Maturana Burgos es más categórico. Procesalmente sostuvo que Podlech amenazaba a los detenidos con que si no "cooperaban" sufrirían las consecuencias en el Regimiento Tucapel, donde estaba la oficina de la fiscalía.

"Esto refleja que el señor Podlech sabía que éramos torturados. Y cuando no quedaba conforme con lo que declarábamos, nos mandaba con gente del Servicio de Inteligencia para que nos ‘trabajaran un poco más’". Maturana fue careado con Podlech en abril de 2002. El ex fiscal negó las acusaciones, pero reconoció que la fiscalía actuaba estrechamente con el Regimiento Tucapel.

Pero el Regimiento Tucapel con Podlech presente tiene otra historia. La noche del 2 de octubre de 1973 allí fueron asesinados los prisioneros José Ortigosa, Daniel Mateluna, Pedro Ríos y el GAP Guido Troncoso. Fue la misma noche en que Podlech reconoce que recibió al "Lobo" Arellano que llegó en el helicóptero Puma al patio del regimiento.

"Me encontraba en la ayudantía, el general Arellano se acercó y nos saludamos. Nos habló de los consejos de guerra y que nadie podía ser juzgado por actos cometidos antes del 11 de septiembre según la irretroactividad de la ley (por estado de guerra)".

Fue lo mismo que Arellano dijo en cada ciudad como supuestamente Pinochet se lo había encomendado: "Velar por procesos justos para los detenidos".

No obstante, el jefe de Estado Mayor del "Lobo" durante la caravana, el teniente coronel Sergio Arredondo, se lo enrostró a Arellano en un careo ante el juez Juan Guzmán: "Para qué seguimos con lo mismo, si todos sabíamos que la misión era matar prisioneros", le dijo a quien fue su jefe.

La caravana pernoctó esa noche en el Tucapel y estuvo yendo y viniendo entre Temuco, Valdivia y Victoria hasta el 6 de octubre de 1973. Precisamente en esos días desapareció desde el Tucapel o desde la cárcel, el ex sacerdote Omar Venturelli (4 de octubre), Dixon Retamal Cornejo y Rubén Morales Jara.

Hay decenas de ex prisioneros que le formulan otras imputaciones similares a Podlech en los distintos procesos que se instruyen en Temuco y Santiago, en los que hasta ahora no se le ha procesado, según abogados querellantes, por el poder que Podlech tiene todavía, sobre todo en Temuco.


La Nación

Jueves 31 de julio de 2008   

Alfonso Podlech permanece en cárcel en las afueras de Madrid

Juez Garzón dictó orden de detención de ex fiscal militar

En su audiencia de detención, Podlech accedió a ser extraditado a Italia para responder por la desaparición de Venturelli. Ahora está a la espera de que se resuelva su envío dado que entre países de la Unión Europea no se requiere juicio de extradición.

Coincidencias de la vida. Baltasar Garzón, juez de la Audiencia Nacional española, nuevamente es parte de la defensa por los derechos humanos violados en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet.

A la orden de arresto contra el ex general y otros 38 chilenos, ahora suma un nuevo caso de connotación internacional.

El domingo, cuando Alfonso Podlech Michaud -conocido abogado chileno de la Novena Región, involucrado en la detención y desaparición de un ciudadano francés y varios italianos en 1973 mientras él era fiscal militar de Cautín- intentaba viajar a la República Checa junto a su esposa Verónica Pinto Cáceres, Garzón se encontraba de turno en el Juzgado Central de Instrucción número 5.

Desde este cargo tuvo que tomar las acciones pertinentes para cumplir con la orden de captura internacional de la justicia italiana contra Podlech por la desaparición del ex sacerdote ítalo-chileno Omar Roberto Venturelli Leonelli.

El ex fiscal es imputado por haber firmado el oficio en el que asegura que Venturelli fue dejado en libertad, siendo que tras su detención nunca más se supo de su paradero. En Chile, Podlech fue absuelto de los cargos (ver nota secundaria).

Ordenada la detención preventiva por el juez Garzón, Podlech se encuentra detenido en la Cárcel de Soto del Real, ubicada en las afueras de Madrid.

Ayer, en la audiencia de detención, Podlech aceptó ser extraditado a Italia, por lo que ahora sólo falta que las policías de ambos países se pongan de acuerdo y hagan efectiva la medida.

Alfonso Podlech Delarze, uno de los hijos abogados del ex fiscal, viaja hoy a Madrid para seguir de cerca el proceso de su padre en Madrid y luego en Italia una vez que llegue la orden de extradición.

En la tarde de ayer, el cónsul chileno en Madrid, Rodrigo Quiroga, visitó a Podlech Michaud para prestarle toda la ayuda humanitaria que requiera, "como corresponde a todo ciudadano chileno que se encuentra en esa circunstancia", según explicó el vicecanciller, Alberto van Klaveren.

La familia de Podlech contrató los servicios de la abogada española Inés Cáceres para encargarse de la defensa del ex fiscal militar en ese país. Cáceres se negó a dar cualquier declaración hasta que estuviera presente en Madrid el hijo de su defendido.

El ex fiscal de 73 años no presentaría mayores problemas de salud. "Es un hombre fuerte, ágil, trabajólico y muy profesional. No le conozco ninguna enfermedad", dijo una de las personas que por años ha trabajado junto a la familia de abogados.

Ana María Flores, miembro de la Asociación Pro Derechos Humanos, dijo desde Madrid que este es un gran paso para la justicia española.

"Nos parece una muy buena noticia en el sentido de que se detiene a una persona implicada o presuntamente implicada en desaparición de personas y otras actividades un poco de violación a los derechos humanos en Temuco", dijo.


El Mostrador

31 de Julio de 2008   

Viuda de Ventureli dice tener pruebas de que Podlech era fiscal militar

Fresia Cea Villalobos dijo que el cáncer que le es tratado en Italia se ve un poco mitigado tras conocer la detención del ex fiscal, "porque está la esperanza de que Italia, que ha sido siempre mi segunda patria, pueda darnos un poco de tranquilidad haciendo justicia por el caso de Omar y los otros desaparecidos italianos".

Fresia Cea Villalobos, viuda del ex sacerdote Omar Roberto Venturelli Leonelli, dijo que cuenta con pruebas que señalan que el abogado Alfonso Podlech -quien está detenido en España y es requerido por la justicia italiana- se desempeñó como fiscal militar de Cautín tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

"Nosotros tenemos documentos en que el señor Podlech informa, en los primeros días tras el golpe de Estado, en una reunión del Colegio de Abogados, que él ha sido nombrado fiscal y eso está firmado por el presidente del colegio de Temuco", señaló la mujer desde Italia en declaraciones a Radio Cooperativa.

Fresia Cea Villalobos dijo que el cáncer que le es tratado en Italia se ve un poco mitigado tras conocer la detención del ex fiscal, "porque está la esperanza de que Italia, que ha sido siempre mi segunda patria, pueda darnos un poco de tranquilidad haciendo justicia por el caso de Omar y los otros desaparecidos italianos".

Asimismo la viuda de Venturelli recordó que después del golpe y tras la aparición del bando militar N° 16 que exigía el apersonamiento de diversas personas en el Regimiento Tucapel, su esposo se presentó voluntariamente junto a su padre el 16 de septiembre de 1973, tras lo que nunca la volvió a ver.

La mujer relató que se enteró por un profesor que había sido liberado que su marido "estaba muy mal, muy maltratado".

Ventureli fue trasladado posteriormente a la cárcel pública de Temuco, donde se le autorizó a llevarle diariamente el almuerzo y algo de vestimenta, lo que cumplió hasta el día de su desaparición el 4 de octubre.


El Mostrador

31 de Julio de 2008  

Podlech y su trato a detenidos y torturados después del Golpe

El prontuario del ex fiscal militar detenido en España

Llegó a la ex Penitenciaría de Temuco el 11 de septiembre del 73 vestido de militar para liberar a los militantes de Patria y Libertad, según el testimonio del jefe del penal. Un detenido y torturado en el regimiento Tucapel de la misma ciudad, recuerda que cuando no le gustaban las declaraciones, los enviaba con los agentes de inteligencia ‘’para que los trabajaran un poco más’’. Alfonso Podlech fue alumno en la Escuela Militar de Sergio Arellano Stark, quien dirigió la Caravana de la Muerte y que también pasó por la capital de la Araucanía, precisamente cuando el primero asesoraba a la justicia castrense.

Aunque el ministro de fuero Alejandro Solís no ha logrado comprobar la participación de Alfonso Podlech en algunos de los procesos de violaciones de derechos humanos que tramita, y por tanto no lo ha sometido a proceso, existen una serie de declaraciones en distintos expedientes, que revelan el carácter y la personalidad de este abogado que trabajó como fiscal militar en Temuco desde 1974.

Actualmente este abogado, ex integrante de la Corte de Apelaciones de la Novena Región, conocido en la plaza de los profesionales del derecho como un sujeto acucioso y un penalista nato, está detenido en el penal Soto del Real, ubicado de las afueras de Madrid, España, por su presunta vinculación en la desaparición del ex sacerdote chileno-italiano, miembro del grupo de cristianos por el socialismo, Omar Venturelli Leonelli.

La privación de libertad fue decretada por el juez español Baltasar Garzón, el mismo que logró mantener a Pinochet detenido en Inglaterra por casi 2 años. En Italia, en tanto, el caso lo lleva el fiscal Giancarlo Capaldo, que extendió la orden de captura en su contra.

Testimonios en procesos por desapariciones y torturas en Temuco, entregan un perfil detallado de la personalidad y el actuar del ex fiscal militar en los meses posteriores al golpe militar.

Podlech, en una de sus primeras declaraciones en un caso de derechos humanos, por la muerte de Jaime Eltit ocurrida en Temuco, señala que siendo oficial de reserva y ejerciendo su profesión de abogado, lo llamó el Comandante de la época del regimiento Tucapel, Pablo Iturriaga Marchesse, para que le ayudara al fiscal militar Luis Jofré, “especialmente en la organización de los Consejos de Guerra”.

Aseguró entonces que sólo asumió como fiscal militar en plenitud a partir del 2 de marzo de 1974. Es este punto el que no le ha permitido al juez Solís encausarlo o relacionarlo como autoridad superior a las muertes ocurridas en los meses posteriores al golpe del 73. “De esta manera, estos hechos no me incumben y tampoco tengo conocimiento de ellos”, declaró Podlech.

Alumno de Sergio Arellano Stark cuando estuvo en la Escuela Militar, quien después del Golpe encabezaría la tristemente célebre Caravana de la Muerte, comitiva militar encargada de acelerar los Consejos de Guerra, Podlech testimonió en 2004 nuevamente su inocencia.

Pero uno de los gendarmes de aquella época, Alfredo García, quien llegaría a ser director regional de la Araucanía en 1998, recuerda que el 11 de septiembre, Podlech llegó a la Penitenciaría de Temuco, vestido de militar a “sacar” a los detenidos que pertenecían al Frente Nacionalista Patria y Libertad. Podlech, en todo caso, lo niega tajantemente.

“En 1973 me encontraba cumpliendo funciones en la ex penitenciaría de Temuco, con el grado de teniente, como jefe interno de ese establecimiento. El día 10 de septiembre recuerdo que había unos 250 internos, entre los cuales había personas que pertenecían al MIR y otras a Patria y Libertad. El 11 cuando nos enteramos del Golpe, llegó Alfonso Podlech vestido de uniforme militar, quien nos ordenó dejar libres a estos últimos, ignorando motivos”, declaró García en 2001.

En 2002 Podlech se enfrentó en un careo con uno de los detenidos y torturados en el regimiento Tucapel, Víctor Maturana. Podlech negó tener conocimiento de los todos los hechos, pero Maturana volvió a la carga, vinculándolo con las muertes y desapariciones.

“Me resulta difícil de creer que el señor Podlech, que era el asesor jurídico de la Fiscalía Militar de ese entonces, no sepa de la presencia y destino de Jaime Eltit y de otros detenidos desaparecidos, por cuanto, en los hechos, él era el fiscal, dadas las características de Jofré Soto ya que no era abogado y además por su personalidad podía ser fácilmente sobrepasado, además del hecho indesmentible de que la fiscalía funcionaba en estrecha relación y colaboración con el servicio de inteligencia del regimiento Tucapel”, insistió.

En 1973 funcionaba en Temuco el Comando Adjunto Jurisdiccional Sistema Situación Interna (CCAJSI) donde se coordinaba la represión desde la gobernación, a cargo de Iturriaga Marchessi y el entonces intendente Hernán Ramírez Rurange. Este último sería posteriormente el edecán de Pinochet, y luego llegaría a jefe de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), estando actualmente procesado por el secuestro del químico de la DINA Eugenio Berríos, ocurrido en 1991.

En otro testimonio el mismo Maturana asegura que “Podlech sabía que éramos torturados”. “Muchas veces cuando no quedaba conforme con nuestras declaraciones nos mandaba con el personal del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) porque nos tenían que trabajar un poco más”.

Kattie Jerson Villalobos, también testimonia sobre Podlech, argumentando que dirigió el primer consejo de guerra en 1974 en contra del MIR, donde se dictaron altas condenas. Otra detenida y torturada en aquella época, Natacha Carrión, residente en Bélgica, recuerda que estando privada de libertad, Podlech llevó a una comitiva de la Cruz Roja para determinar el estado de salud de los detenidos. Era 975. Carrión aprovechó la oportunidad de pedirle información sobre su marido -hoy desaparecido- comprometiéndose Podlech ante la comitiva de hacer una investigación interna y obtener datos de su paradero. Para ello le pidió que redactara una carta.

“Recuerdo que a los pocos días el fiscal Podlech me citó para decirme que mi marido nunca había sido detenido, que habría aprovechado la ocasión para irse del país con otra mujer”, relató. Esta respuesta fue muy utilizada por los servicios represivos de la época.

Podlech tuvo un hermano, quien falleció en mayo de este año, que en 1982, desde la presidencia de la Asamblea Nacional de los Gremios y siendo un declarado nacionalista, enfrentó al régimen militar por la mala política económica. “Hemos perdido toda fe en este gobierno, no podemos creerle más. Toda situación económica debe pasar por una apertura política”, declaró en una entrevista a la desaparecida revista Hoy en diciembre del 82. La ira de Pinochet no se hizo esperar. Carlos Podlech fue detenido y enviado al exilio.


La Nacion  

Viernes 1 de agosto de 2008                            

Fiscal italiano: Podlech arriesga cadena perpetua

El ex fiscal militar chileno Alfonso Podlech Michaud, detenido en Madrid a pedido de la justicia italiana por su presunto rol en la desaparición de un ex sacerdote ítalo-chileno poco después del golpe de 1973, arriesga cadena perpetua si es entregado a Italia.

Así lo señaló este viernes el fiscal italiano a cargo del proceso, Giancarlo Capaldo, que instruye el caso por el que se concretó la detención en España. "La pena máxima por la cual será juzgado prevé la pena perpetua que es el máximo castigo previsto por la Constitución italiana", explicó.

La autoridad, citado por radio Cooperativa, dijo que ya emitió una orden de captura para que, "lo antes posible" sea trasladado a Roma para iniciar el juicio en su contra por la suerte de Omar Venturelli, que desapareció en Temuco.

En declaraciones a ANSA, el abogado Giancarlo Maniga, que se ocupa de temas relacionados con violaciones a los derechos humanos, también dijo esperar que el envío de  Podlech se concrete pronto.

Debería ser trasladado en "breve plazo, no en base a un pedido de extradición sino en ejecución de una orden de detención preventiva emanada por un magistrado italiano a pedido del fiscal del tribunal de Roma", comentó.

Agregó que "no es necesaria ninguna otra acción para obtener su entrega por parte de las autoridades españolas, ya que la detención fue realizada por una orden de captura internacional emanada por la justicia italiana".

Capaldo instruye un juicio por la desaparición de cuatro ciudadanos ítalo-chilenos durante la dictadura militar chilena (1973-1990) en el ámbito de la "Operación Cóndor", entre los cuales está el del ex sacerdote Omar Venturelli.

Funcionarios de Interpol España arrestaron el domingo a Podlech a raíz de la orden de búsqueda y notificación de la justicia italiana emanada en 1998 por esta desaparición. También es requerido por Francia por la desaparición del ciudadano de ese país Etienne Pesle, ocurrida también en Temuco en 1973.


La Nación

Domingo 3 de agosto de 2008 

El caso Podlech y el largo brazo de la justicia

Junto con reinstalar la discusión respecto a la responsabilidad de los civiles, la detención del ex fiscal militar revivió el temor de ex funcionarios de la dictadura que no pueden abandonar el país porque tienen encargos pendientes de la justicia internacional.

Cuando la policía española detuvo el lunes el abogado chileno Alfonso Podlech (83), muchos ilustres compatriotas buscados por la justicia internacional deben haberse sentido seguros dentro de la frontera nacional. Es que no sólo son militares los solicitados por tribunales internacionales, a causa de su responsabilidad en el asesinato o la desaparición forzada de ciudadanos extranjeros durante la dictadura militar.

Desde 1998, y con el precedente del juicio a Augusto Pinochet en Londres, Italia, Francia y España han manifestado interés por juzgar en sus tribunales a las autoridades civiles del régimen de Augusto Pinochet que estuvieron involucradas, como autores, cómplices o encubridores, de los crímenes de lesa humanidad que hoy son condenados en todo el mundo.

Sin embargo, muchos de quienes están en la mira de estos tribunales no tienen en la actualidad encargos u órdenes como la que puso a Podlech a las puertas de un traje a rayas.

Tras la captura de Pinochet en Londres, el juez de la Audiencia Nacional española, Baltazar Garzón, emitió órdenes a la Interpol para detener a varias personalidades que han ocupado cargos importantes en Chile. Entre ellos Sergio Fernández Fernández, ex senador UDI y ministro del Interior en dos ocasiones (1978-1982 y 1987-1988); Sergio Onofre Jarpa Reyes, ex senador, ministro del Interior entre 1983 y 1985 y fundador de RN; Mónica Madariaga, ministra de Justicia entre 1977 y 1983, sobrina de Pinochet; Fernando Matthei, ex comandante en jefe de la FAch; Rodolfo Stange, ex general director de Carabineros y ex senador designado; y Ernesto Baeza, general (R) de Ejército, quien asumió la dirección de Investigaciones tras el Golpe Militar y se mantuvo en dicho cargo hasta 1980.

Según el sistema de consulta de Interpol, ninguno de ellos figura hoy con un encargo, ni siquiera similar al que permitió arrestar a Podlech.

El ex fiscal militar en Temuco fue retenido en primera instancia por la policía española, la que se percató que existía, desde el 20 de diciembre de 2007, una orden emanada de la justicia italiana para ubicar y notificar la presencia del abogado chileno, por su participación en la desaparición en 1973 del sacerdote de origen italiano Omar Venturelli.

Sólo una vez que las autoridades hispanas notificaron a Interpol Italia y al tribunal que lo requería, Podlech quedó en prisión preventiva.

Sin embargo, fuentes policiales advierten que las alertas que se emiten a través de Interpol representan sólo un sistema para realizar encargos de personas perseguidas por la justicia. Es el caso del general (R) Luis Ramírez Pineda, detenido en Argentina como responsable de la suerte de los detenidos del Palacio de la Moneda tras el bombardeo del 11 de septiembre. El 13 de septiembre de 2002, el militar fue detenido en Buenos Aires, puntualmente, por su responsabilidad en la desaparición de Jorge Klein.

Dicho arresto fue posible porque en los registros de la policía nacional argentina no en Interpol existía una orden perentoria de captura, la que fue enviada directamente desde la Policía de Investigaciones. "En muchos casos, las policías se comunican directamente con sus colegas de otros países, cuando existe información sobre la posible llegada o presencia de una persona que es buscada por nosotros", explica a LND una alta fuente policial.

Camino largo

Alfonso Podlech tendrá un largo camino que recorrer y, según las informaciones obtenidas por este medio, todas las futuras tratativas se están reservando para Roma.

Debido a las normas que rigen los distintos ámbitos de la Unión Europea, Podlech será trasladado en los próximos días hasta la capital italiana, ya que el trámite de extradición es espacial y rige automáticamente, siempre y cuando la persona que es requerida no tenga haya cometido delito. En este caso, aunque Baltazar Garzón autorizó su ingreso a un penal en España, el profesional no enfrenta juicio pendiente en ese país.

El abogado Giancarlo Maniga, a cargo de varios juicios contra criminales de guerra y violadores de los derechos humanos, sostiene que Podlech será llevada hasta Italia en un breve plazo. "No en base a un pedido de extradición, sino en ejecución de una orden de detención preventiva emanada por un magistrado italiano a pedido del fiscal del tribunal de Roma", explica.

El jurista italiano señala además que "no es necesaria ninguna otra acción para obtener su entrega por parte de las autoridades españolas, ya que la detención fue realizada por una orden de captura internacional emanada por la justicia italiana".

Además, y en relación a este mismo caso, se espera que esta semana se pronuncie la justicia francesa, debido a que el ex fiscal militar está acusado en ese país de ser uno de los responsables de la desaparición del ex sacerdote franco-chileno Ettienne Pesle, también visto por última vez en Temuco.


La Nación

Domingo 10 de agosto de 2008    

Suerte del ex fiscal militar se conocerá en septiembre

Encerrado en una pequeña celda que comparte con un mexicano, y bajo fuertes medidas de seguridad, el abogado de 83 años acusado de organizar consejos de guerra que costaron la vida a decenas de personas tras el golpe militar intenta evitar que lo envíen a Italia para ser juzgado

Una cárcel de alta seguridad con un estricto régimen interno, que incluye uniforme, tres comidas diarias, visitas únicamente los domingos y sólo cuatro horas de patio.

Allí, entre murallas altas y gruesas, espera Alfonso Podlech Michaud, el ex fiscal militar de Temuco detenido en España por su responsabilidad en la desaparición del ex sacerdote italiano-chileno Omar Venturelli Leonelli.

El Centro Penitenciario Madrid V, donde se encuentra recluido el abogado chileno, es una moderna prisión, construida hace menos de diez años para absorber la alta demanda que ha generado el aumento de la población penal en la Comunidad Autónoma de Madrid, la extensa región metropolitana que alberga a la capital española.

Podlech, de 83 años, se encuentra en ese lugar desde el 26 de julio, día en que la delegación hispana de Interpol descubrió su presencia en ese país. Allí comparte una celda de ocho por diez metros (con wc y ducha) con un joven mexicano que también se encuentra a la espera de una petición de extradición.

No tiene televisión, radio ni ningún otro aparato electrónico. Tiene acceso, como el resto de los internos, a material de lectura. Pudo recuperar, sólo hace unos pocos días, los anteojos ópticos que le habían sido incautados durante su detención, mientras se resolvía su situación inmediata.

Tras visitar a su padre este sábado, el hijo del ex fiscal, Alfonso Podlech Delarze adelantó a LND que "por una cuestión de plazos legales, la próxima semana deberíamos tener alguna noticia sobre la permanencia de mi padre en Madrid o su ida a Italia". Esto, ante la posibilidad de adelantar su declaración ante la justicia italiana.

"Preferiría que el juez italiano vieniera a interrogarlo a Madrid o que lo hiciera a través del juez Garzón. Acá lo han tratado bien, han tenido un trato súper deferente con él y además allá está el problema del idioma", sostuvo Podlech Delarze.

La defensa de Podlech pasó a la ofensiva el martes último, al presentar una acción judicial que pretende anular el procedimiento utilizado por el juez de instrucción español Baltasar Garzón, quien determinó su arresto acogiéndose a las disposiciones de la Unión Europea.

El propio abogado de Podlech en Chile, Luis Valentín Ferrada, admite que la actuación del mentado juez, el mismo que entre 1998 y 2000 tuvo detenido durante 503 días al dictador Augusto Pinochet, fue casual, ya que a él le corresponde la función de ejecutar en España todas las peticiones de "búsqueda y traslado" que se ponen en marcha cuando una persona que es buscada por la justicia de un país comunitario es identificada en otro Estado de la UE.

La norma que regula la tramitación de personas requeridas por la justicia entre países europeos permite acelerar el procedimiento de entrega, sin necesidad de recurrir a un proceso de extradición que podría dilatar casi indefinidamente este trámite.

De ahí que el octogenario abogado fuera internado en la mencionada prisión, ubicada en la localidad de Soto del Real; de no ser por la acción presentada el martes, Podlech debiera haber sido trasladado esta misma semana en Roma, para comparecer en la investigación que lleva el fiscal Giancarlo Capaldo acerca de la desaparición de Venturelli, integrante del movimiento Cristianos por el Socialismo, y otros tres ciudadanos ítalo-chilenos víctimas de la represión política de la dictadura.

Esta semana, el juez Garzón apenas apareció en público. Sólo el viernes se apersonó en los pasillos de la Audiencia Nacional, en Madrid, para notificar de su condena a un miembro del grupo separatista ETA. Sin embargo, no quiso referirse al caso del abogado chileno.

"No hablo sobre ese tema", fue lo único que explicó el magistrado, mientras salía a trote del edificio, protegido por un guardaespaldas. Funcionarios del Quinto Juzgado de Instrucción, sin embargo, señalaron que "el proceso de extradición hacia Italia está en curso; la defensa de Podlech presentó un ‘incidente de nulidad’ para demorar esta extradición y el juez Garzón derivó esto a la fiscalía para que lo estudien".

Desde el minuto en que el ex fiscal el mismo que organizó los consejos de guerra en la Araucanía tras el golpe militar de 1973 fue detenido, su familia se dirigió al abogado Luis Valentín Ferrada para que organizara su defensa.

El penalista, a su vez, contactó en España a la joven abogada Inés Cáceres Carretero, de 34 años, quien presentó la documentación que en pocas horas la convirtió en defensora privada del preso chileno.

Un punto que complica a la defensa es que Alfonso Podlech, al ser notificado de la petición de la justicia italiana, aceptó la jurisdicción de los tribunales y normas, un requisito esencial (contemplado en la Ley Nº 3, del año 2003) para que el trámite sea válido.

Pese a ello, la defensa optó por redactar y presentar el incidente de nulidad. Según Ferrada, la explicación de dicha estrategia judicial es que "no hay manera de que eso haya ocurrido de manera libre y consciente, porque mi cliente no conoce la ley europea. Él es un hombre anciano, venía cansado de un viaje y fue detenido de tal forma que es muy difícil que se tome esa decisión".

El abogado defensor explica también que "es una obligación expresa del juez de instrucción adoptar todas las medidas que aseguren y garanticen de un modo pleno que la persona, cuando acepta la jurisdicción extranjera y el requerimiento, lo haya hecho libre y conscientemente. Hemos podido probar que don Alfonso no tuvo ese grado de conciencia necesario, después de una detención sorpresiva e inusual, que se le realiza recién bajado del avión".

Luego que Garzón declaró admisible la acción, el futuro de Podlech quedó en manos del fiscal Fernando Burgos, quien debe emitir un informe recomendando a una de las salas de la Audiencia Nacional (integrada cada una por cinco jueces) si hay mérito para anular la petición.

Para Ferrada, lo más grave de este escenario es que la misma ley española "dice que sólo se puede ocupar este procedimiento cuando el delito se ha cometido en el territorio del país y cuando la jurisdicción española pudiera conocer esos mismos delitos".

Una opinión distinta a la que tiene Hugo Gutiérrez, abogado querellante del caso en Chile. "Cuando uno sale del país lo hace aceptando someterse a las leyes del territorio en que se encuentra. Si un peruano esta en Chile acepta las leyes chilenas. No es posible que un abogado no sepa que la ley es territorial", señala.

Gutiérrez también defiende la competencia de los tribunales españoles, teniendo como precedente el mismo caso Pinochet. "La legislación en España le dio competencia a sus tribunales para conocer delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra, aunque sean cometidos más allá de sus fronteras. Si está en su país debe ser juzgado. Lo mismo que sucedió con Pinochet", explica.

Con los termómetros superando largamente los 35 grados, buena parte de Europa disfruta hoy de sus vacaciones. Agosto es el mes del feriado judicial, y por ello es que todas las partes admiten que difícilmente la suerte de Podlech se resolverá antes de septiembre.

Sin embargo, la diplomacia chilena no ha dejado al octogenario abogado abandonado a su suerte. El cónsul chileno en Madrid, Mario Quiroga, explicó a LND que la representación diplomática está brindándole el "apoyo consular" que corresponde a cualquier ciudadano chileno envuelto en una situación similar. El propio Quiroga ha visitado un par de veces al detenido y se preocupa por su bienestar. El domingo pasado estuvo con él durante media hora y, según contó, Podlech le dijo que se sentía bien y tranquilo. El funcionario también mantiene un fluido contacto con los defensores, tanto con Ferrada como con la abogada Cáceres Carretero.

Una asistente social del Centro Penitenciario Madrid V ha sido encargada de velar por la atención médica y la provisión de medicamentos para el ex fiscal. Según Ferrada, éste sufre de un cáncer a la próstata avanzado, aunque controlado, y padece además de hipertensión arterial, aunque para ambas cosas ha recibido oportunamente sus medicamentos.

De hecho, una de las opciones que busca la defensa es que la Audiencia Nacional otorgue a Podlech la llamada "libertad alternativa", considerando su avanzada edad y su compromiso a permanecer a disposición de los tribunales.

Hasta la fecha, ningún otro organismo gubernamental o humanitario ha presentado alguna acción en contra de Podlech.

Respecto a la posibilidad de que Francia pudiera accionar Ferrada aseveró que "nunca se ha mencionado el nombre de Podlech, hasta hoy.


La Nacion.cl

13 de agosto de 2008

DD.HH: Extraditado a Italia el ex fiscal militar Podlech  

El ex fiscal militar chileno Alfonso Podlech Michaud fue extraditado esta jornada a Italia, procedente de España donde fue detenido a fines de julio, confirmó el fiscal italiano encargado del proceso, Giancarlo Capaldo.

La extradición de Podlech se hizo efectiva luego que la justicia española rechazara un recurso nulidad interpuesto por su defensa, la cual buscaba dilatar el proceso.

Capaldo informó a Radio Cooperativa que el ex fiscal se encuentra en una cárcel de Roma a la espera de ser interrogado en los próximos días por su responsabilidad en la desaparición del ex sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli Leonelli, poco después del golpe militar de 1973.

El ex fiscal de Temuco es imputado por haber firmado el oficio en el que asegura que Venturelli fue dejado en libertad, siendo que tras su detención nunca más se supo de su paradero. En Chile, Podlech se encuentra absuelto de los cargos.

El ex fiscal militar, de 83 años, fue detenido el 26 de julio en Madrid, por una orden del juez Baltazar Garzón, quien se encontraba de turno en el Juzgado Central de Instrucción número 5, dando cumplimiento así al requerimiento de la justicia italiana. Hasta su extradición a Italia permaneció internado en el Centro Penitenciario Madrid V.


Cooperativa.cl

Jueves 14 de agosto de 2008  

Alfonso Podlech negó su participación en desaparición de sacerdote ítalo chileno

El ex fiscal militar durante la dictadura Alfonso Podlech, extraditado desde España a Italia, rechazó cualquier tipo de responsabilidad en la desaparición del sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli en 1973, durante el interrogatorio al que fue sometido este jueves en Roma.

El fiscal de Roma Giancarlo Capaldo, quien se encargó del interrogatorio, explicó que Podlech, de 73 años, afirmó que fue nombrado fiscal militar de Temuco en marzo de 1974, por lo que nunca oyó hablar de Venturelli.

Sin embargo, el fiscal aseguró que existe la orden de libertad número 52 para Omar Venturelli firmada por Podlech con fecha del 4 de octubre de 1973, pero el ítalo-chileno nunca volvió a casa.

Podlech llegó este jueves al Palacio de Justicia de Roma acompañado por sus abogados y respondió durante una hora y media y ante la presencia del juez instructor, Sante Spinaci, a las preguntas que le hizo Capaldo sobre su actividad y sus relaciones profesionales en la época de la dictadura de Augusto Pinochet.

En cumplimiento de una orden europea de arresto y entrega emitida por las autoridades italianas, el ex fiscal militar chileno fue extraditado el miércoles desde España, tras ser detenido el pasado 27 de julio en el aeropuerto madrileño de Barajas, cuando hacía escala para viajar con su familia a Praga.

El nombre de Podlech estaba entre las 140 órdenes de arresto y extradición emitidas por la Justicia italiana a finales de 2007 contra acusados de la desaparición de veinticinco italianos durante la "Operación Cóndor".

Podlech, que también está acusado en Francia de la desaparición del ciudadano Etienne Pesle, permanecerá encarcelado en el centro penitenciario romano de Rebibbia hasta que un tribunal examine su caso.


La Nación

15 de agosto de 2008

Ex fiscal militar se declara inocente en Roma

El ex fiscal militar Alfonso Podlech negó ayer, en su primer interrogatorio en Roma, tener responsabilidad en la desaparición del sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli Leonelli, tras el golpe militar de 1973.

Podlech, extraditado el miércoles a Roma desde Madrid donde fue arrestado el pasado 26 de julio, dijo que al tiempo de la desaparición de Venturelli desde la cárcel de Temuco de donde fue sacado por militares, él no era fiscal militar.

Sin embargo, sí era el segundo colaborador de esa fiscalía a la cual llegó el mismo día del golpe a organizar los irregulares consejos de guerra en contra de los detenidos políticos, como él mismo lo admitió en Chile en las causas por desaparecidos donde ha declarado en calidad de "inculpado".

El ex fiscal declaró ante el juez de investigaciones preliminares, Sante Spinaci y el fiscal adjunto, Giancarlo Capaldo. Podlech deberá continuar a disposición de la justicia italiana hasta que se adopte una resolución definitiva, lo que según se prevé no será antes de fin de este año. El oficial retirado también está requerido por la justicia francesa por la desaparición del ciudadano franco-chileno Etienne Pesle De Menil.


La Nacion.cl

18 de agosto de 2008

Testigo: Podlech "hacía y deshacía" con detenidos

Compañero de detención de Omar Venturelli recordó que desapareció cuando fue sacado rumbo a la Fiscalía Militar. Acusó estrechos vínculos con encargados de torturar a los presos políticos.

Dispuesto a prestar nuevamente declaración, como ya lo hizo en Buenos Aires por el mismo caso, se declaró uno de los ex compañeros de presidio de Omar Venturelli, ex sacerdote italo-chileno por cuya desaparición permanece detenido en Italia el ex fiscal militar de la dictadura de Augusto Pinochet, Alfonso Podlech.

Se trata de Víctor Maturana quien relató esta mañana que "un día, estando en la cárcel, Omar Venturelli es sacado por Gendarmes que le dicen que va a la Fiscalía", que en los hechos, recordó estaba a cargo de Podlech, pese a que figuraba sólo como asesor jurídico.

"Sale con destino a la fiscalía ese día a comienzos de octubre y Omar Venturelli no regresa jamás con nosotros, desde ese día no regresa jamás con nosotros", agregó el testigo a radio Cooperativa.

Sobre la responsabilidad del abogado extraditado desde Madrid a Roma, enfatizó que en la Fiscalía Militar, que funcionaba en el regimiento Tucapel, "quien disponía los interrogatorios, las declaraciones y todas las gestiones propias de fiscalía era el señor Alfonso Podlech" que "hacía y deshacía".

Maturana recordó que luego de su detención, el 13 de septiembre de 1973, "cuando soy presentado en la Fiscalía Militar de Temuco es el señor Alfonso Podlech el que me atiende, vestido de uniforme, con su pistola al cinto, ejerciendo plena autoridad en la Fiscalía".

"La relación que existía en Tucapel entre la Fiscalía y el Servicio de Inteligencia Militar, que era el equipo operativo los torturadores era muy fluido, era una relación muy coordinada, así es que nadie, menos quien ejercía las funciones en los hechos de Fiscal puede alegar ignorancia en lo que ocurría", enfatizó.

Destacó que con "confesiones arrancadas bajo tortura después nos pasaban a la Fiscalía simplemente para firmar la declaración que ya estaba hecha, lo cual demuestra que había personal de la fiscalía presente en los interrogatorios de cada uno de nosotros".

Consultado respecto si le "le consta que el señor Podlech fue testigo o co partícipe de esos actos" respondió: "correcto, a mi me consta, por eso lo he declarado en otros procesos, lo estoy declarando ahora, de manera que lo digo responsablemente seriamente, lo sostengo, lo reafirmo".

Entre las torturas, se practicaron, dijo, "todas las conocidas, los submarinos, la corriente eléctrica, los simulacro de fusilamiento, la aplicación de pentotal, que fue en el caso mío en dos ocasiones, era la variada gama de torturas que se conoció a lo largo de todo el país".

El coordinador del Centro de Promoción e Información de los Derechos Humanos de Temuco, que prestó declaración ante un fiscal italiano en Buenos Aires, insistió en que "hoy día si es necesario reafirmar esa declaración o ampliar esa declaración y yo estoy absolutamente disponible para ello".

El jueves último, un día después de ser extraditado desde España, Podlech se declaró en contra de los cargos que lo implican en el caso. "No soy responsable de la desaparición de Omar Venturelli: en aquel período no desempeñaba el rol de juez militar, función que asumí sucesivamente", dijo ante el juez de investigaciones preliminares Sante Spinaci.

Venturelli, que formaba parte del movimiento Cristianos por el Socialismo, desapareció en octubre de 1973 de la cárcel de Temuco donde también se perdió el rastro de Dixson Retamal y Rubén Morales.


El Mostrador

Miércoles 20 de agosto de 2008 

Juez italiano niega al ex fiscal Alfonso Podlech el arresto domiciliario

Fuentes judiciales señalaron que el juez de instrucción Sante Spinacci ha rechazado la solicitud presentada por los letrados de Podlech el pasado lunes, aunque la decisión se puede recurrir.

El ex fiscal militar, Alfonso Podlech, deberá seguir en prisión en Roma, después de que un juez italiano desestimara la instancia presentada por sus abogados para acceder al arresto domiciliario.

Podlech es investigado por la Fiscalía de Roma por la desaparición del ex sacerdote de origen italiano Omar Venturelli, ocurrida en 1973 durante la dictadura en Chile de Augusto Pinochet.

El juez rechazó la petición de excarcelación al estimar, que hay riesgo de fuga y considerar que existen pruebas de que Podlech era el fiscal militar de Temuco (Chile) en el momento de la desaparición de Venturelli.

Podlech, de 73 años, fue detenido la semana pasada en el aeropuerto de Madrid cuando hacía una escala, en cumplimiento de una orden europea de arresto emitida por las autoridades italianas.

El ex fiscal militar chileno fue interrogado tras su llegada a Roma por el fiscal Giancarlo Capaldo, que investiga la desaparición de 25 italianos durante la "Operación Cóndor", como se denominó la acción de las dictaduras de Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Brasil y Bolivia para acabar con los opositores en los años 70 y 80.

Durante el interrogatorio, Podlech negó ante el fiscal toda responsabilidad en la desaparición del sacerdote Venturelli y aseguró que fue nombrado fiscal militar de Temuco en marzo de 1974.

Sin embargo, el fiscal aseguró que existe la Orden de Libertad número 52 para Omar Venturelli firmada por Podlech con fecha del 4 de octubre de 1973, pero el ítalo-chileno nunca volvió a casa.


La Nacion.cl

23 de agosto de 2008

Abogado de ex fiscal Podlech viaja a Italia para gestionar su libertad

Abogado Luis Valentín Ferrada apelará la decisión del juez de instrucción Sante Spinacci, quien rechazó un recurso para que el antiguo juez castrense cumpliera su arresto en régimen domiciliario.

Aquí puedes enviar tu comentario acerca de la noticia que estas leyendo

El abogado Luis Valentín Ferrada, defensor del ex fiscal militar Alfonso Podlech, viajará la próxima semana a Roma, Italia, para solicitar la excarcelación de su representado, quien permanece en prisión preventiva en ese país por la desaparición en 1973 de un ex sacerdote de origen italiano.

El profesional apelará la decisión del juez de instrucción Sante Spinacci, quien rechazó el pasado miércoles un recurso para que el antiguo juez castrense cumpliera su arresto en régimen domiciliario.

El magistrado desestimó la solicitud por considerar que hay riesgo de fuga y existen pruebas de que Podlech era el fiscal militar de la ciudad de Temuco en el momento de la desaparición del ex sacerdote Omar Venturelli, tras el golpe de Estado de 1973.

Podlech permanece recluido en la cárcel de Rebbibia mientras se desarrolla la investigación iniciada en la Fiscalía de Roma por la desaparición de Venturelli.

Fue detenido el pasado 27 de julio en el aeropuerto madrileño de Barajas por orden del juez de la Audiencia Nacional española Baltasar Garzón, cuando se aprestaba a seguir viaje de vacaciones a la República Checa.

El ex colaborador del dictador Augusto Pinochet (1973- 1990) fue trasladado el pasado 12 de agosto a Italia, en cumplimiento de una orden europea de detención y entrega emitida por las autoridades de ese país.

En Santiago, el abogado Ferrada señaló que inicialmente su viaje a Roma durará unos diez días.

"Vamos a una misión difícil. Espero que nos va a ir bien, pero vamos a un cuento que es bien complicado", admitió el jurista.

Ferrada también agradeció el apoyo consular que ha entregado el gobierno chileno al ex fiscal militar y destacó que los cónsules de Chile en España, Rodrigo Quiroga, y en Italia, Julio Cordano, "han tenido una actitud que es irreprochable y ejemplar".

Podlech fue interrogado tras su llegada a Roma por el fiscal Giancarlo Capaldo, que investiga la desaparición de 25 italianos durante la "Operación Cóndor".

Durante el procedimiento, negó toda responsabilidad en la desaparición del sacerdote.

Omar Venturelli Leonelli, que había dejado de lado los votos sacerdotales para casarse, se presentó voluntariamente en 1973 en un regimiento de Temuco, tras enterarse por una emisora de radio local de que era requerido por las autoridades castrenses.

Venturelli, en ese entonces de 31 años, casado y padre de una hija, fue trasladado posteriormente hasta la cárcel de Temuco, a 672 kilómetros de Santiago, donde fue visto por última vez en octubre de ese mismo año.

Un documento firmado por Alfonso Podlech señaló que Venturelli había sido liberado, pero nunca más se supo de él.


Domingo 24 de agosto de 2008    

Comite Juicio y Castigo a Podlech

En Temuco se constituyo el Comite Juicio y Castigo a Podlech.

Esta coordinacion esta conformada por:     Agrupacion de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Politicos de la Araucania;  CIDPRODH - Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos; Agrupacion de Ex Presos Politicos de la Araucania; Comision Etica contra la Tortura - Araucania

Nuestro Comite se encuentra en estrecho contacto con Fresia Cea, esposa de Omar Venturelli. Fresia es miembro de la Agrupacion de Familiares de la Araucania  y se encuentra en Italia. Ella es la querellante del caso de su esposo por el cual Oscar Alfonso Podlech Michaud se encuentra detenido en Italia.

Nuestro Comite ha llevado a cabo diferentes actividades, entre ellas una importante marcha que se realizo el 8 de Agosto en Temuco, donde se entrego una carta al Gobierno, solicitandole que no intervenga en el caso Podlech, (como lo hizo para traer de vuelta a Pinochet).

Igualmente estamos trabajando recolectando testimonios y evidencias que son enviadas a Italia.

Estamos enviando este mensaje a todas las personas que activamente trabajan para el fin de la impunidad en Chile y el extranjero y solicitando su ayuda en lo siguiente:

1. Todos aquellos ex presos politicos y familiares de desaparecidos y ejecutados de la Araucania, que por favor nos contacten.

2. Todos aquellos que hayan pasado por los centros de detencion de la Araucania y puedan entregar un testimonio acerca de la culpabilidad de Podlech asi como de cualquier informacion que se relacione con Omar Venturelli, les pedimos que nos contacten.3. A todos los grupos activos del exilio chileno, les solicitamos que le escriban a sus embajadas chilenas respectivas, exigiendole al Gobierno de Chile que no intervenga en el caso Podlech, que no entregue ninguna ayuda consular, legal, economica u de otro tipo al acusado Podlech. Que permita que la justicia en Italia siga su curso.

4. A los grupos en Italia, en particular Roma, les agradecerian que nos contactaran.

Saludos solidarios

Nuestro correo electronico es  juicioapodlech@gmail.com


La Tercera

Lunes 1 de septiembre de 2008 

Ex fiscal militar Alfonso Podlech: "Mi detención es absurda e injusta"

 Como "absurda e injusta" calificó el ex fiscal militar Alfonso Podlech la detención y posterior extradición que hoy lo mantiene detenido en la cárcel italiana de Rebbibia, en Roma.

En un documento redactado por el propio Podlech en exclusiva para La Tercera.com, el abogado temuquense lamenta que "algunas personas se hayan alegrado con mi detención" e hizo un llamado a "que recapaciten sobre su conducta porque el odio a nada conduce y debemos vivir todos en paz y tranquilidad".

El ex fiscal fue detenido el pasado 27 de juilo en el aeropuerto madrileño de Barajas, cuando se aprestaba a viajar de vacaciones a República Checa con su familia, por una orden de captura internacional emanada de la justicia italiana, que instruye un juicio en su contra por la detención y desaparición del sacerdote italochileno integrante del movimiento Cristianos por el Socialismo, Omar Roberto Venturelli Leonelli.

El fiscal italiano Giancarlo Capaldo, que investiga la desaparición de 25 italianos durante la "Operación Cóndor", sostiene que Podlech ocupaba el cargo de fiscal el 4 de octubre de 1973, fecha en que se pierde el rastro del ex religioso.

Al respecto, el abogado sostiene en su carta que "mi detención obedece a una errónea concepción de los hechos tal como sucedieron porque yo no era fiscal militar a la época de los acontecimientos".

"No tengo nada que ver con los hechos respecto al señor Venturelli y demostraremos nuestra total inocencia", indicó.

A su juicio, el procesamiento en su contra "significa privarme de la libertad por la que siempre he luchado", al tiempo de asegurar que "en mi calidad de abogado y ex cadete militar ayudé a que se hiciera justicia" y "solicité la colaboración del Colegio de Abogados para que se asesorara legalmente a diferentes personas que fueron encausadas en procesos de esa época".


El Mostrador,

03 de Diciembre de 2008

Piden cadena perpetua para ex fiscal Alfonso Podlech

Piden cadena perpetua para ex fiscal Alfonso Podlech Se le acusa de haber ordenado la detención y el asesinato del ex sacerdote italo-chileno Omar Venturelli, uno de los 2.000 desaparecidos durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Un abogado italiano anunció este martes que pedirá cadena perpetua para el ex fiscal chileno Alfonso Podlech por el homicidio del ex sacerdote italo-chileno Omar Venturelli durante el gobierno militar (1973-1990), informó radio Cooperativa.

Giancarlo Maniga aseguró que pedirá el máximo castigo que existe en Italia y que se opondrá a que le sea concedido el arresto domiciliario por temor a que escape a Chile. Un tribunal italiano decidirá en enero si mantiene su detención o le concede el arresto domiciliario.

Podlech, de 74 años, se encuentra detenido en la cárcel romana de Rebibbia, luego de ser extraditado el 13 de agosto desde España, donde fue detenido el 27 de julio pasado mientras transitaba por el aeropuerto de Barajas, en Madrid, para tomar un vuelo hacia Praga, República Checa.

Alfonso Podlech, quien fue fiscal militar en Temuco, es acusado de haber ordenado la detención y el asesinato de Venturelli, uno de los 2.000 desaparecidos durante la dictadura.


Cooperativa.cl 

Miércoles 3 de diciembre de 2008      

Viuda de Venturelli acusó a Podlech de encabezar "persecución personal" contra ex sacerdote

Fresia Cea señaló que el ex fiscal "a chutes tiró abajo la puerta" tras el golpe de Estado.

El imputado, detenido en la cárcel romana de Rebibbia, arriesga cadena perpetua.

Fresia Cea Villalobos, viuda del asesinado ex sacerdote Omar Venturelli Leonelli, acusó a Alfonso Podlech de encabezar "personalmente" la persecución en contra de su pareja tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, al prestar declaración ante el fiscal italiano Giancarlo Capaldo.

"Yo acuso a Podlech, dado que él era miembro del movimiento Patria y Libertad antes del golpe de Estado, de haber dirigido personalmente la persecución en contra de mi marido Omar Venturelli", indicó la mujer.

Agregó que fue Podlech quien "a chutes (patadas) tiró abajo la puerta de la Universidad Católica el día 12 de septiembre de 1973 vestido con uniforme de combate y armado".

Capaldo está a cargo de la investigación de la Fiscalía de Roma por la desaparición de 25 italianos durante la Operación Cóndor, como se denominó a la acción conjunta de las dictaduras de Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Brasil y Bolivia contra opositores en las décadas de los setenta y ochenta.


La Nación

Viernes 26 de diciembre de 2008          

Ex fiscal espera decisión de la justicia italiana

Alfonso Podlech presentaría una afección cardíaca y un avanzado estado tensional, tras permanecer cuatro meses arrestado en una cárcel mientras es juzgado por delitos de lesa humanidad.

La justicia italiana deberá resolver el próximo 12 de enero acerca de la situación jurídica y de salud del ex fiscal militar de Temuco bajo la dictadura Alfonso Podlech Michaud (74).

El ex fiscal permanece arrestado desde el pasado 26 de julio cuando fue detenido en el aeropuerto de Barajas en Madrid por orden del juez Baltasar Garzón mientras esperaba continuar un vuelo vacacional con destino a Praga. Podlech ha negado hasta ahora ante los tribunales de Roma, donde fue extraditado el 13 de agosto, haber tenido responsabilidad en el secuestro y desaparición de prisioneros durante los primeros meses posteriores al golpe militar.

Podlech está siendo juzgado en Roma por la desaparición del sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli, ocurrido en octubre de 1973 en Temuco.

De acuerdo con lo manifestado en Roma por el abogado de Podlech, Mauro Cusatelli, el estado de salud del ex fiscal militar le impediría continuar cumpliendo la prisión preventiva decretada en su contra mientras se resuelve su situación procesal.

Días antes y a petición de su defensa, al ex fiscal lo examinó además el médico designado Tomasso Feota, quien también habría confirmado un deteriorado estado de salud general y específico de Podlech.

Podlech permanece recluido en la cárcel romana de Rebibbia. Si bien insiste en negar su participación en las órdenes de arresto y torturas de los entonces prisioneros políticos que llegaron al regimiento Tucapel de Temuco tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, existen numerosos ex detenidos que atestiguan el vínculo del entonces fiscal castrense con las órdenes para que éstos fueran sometidos a tormentos físicos y sicológicos cuando en los interrogatorios no respondían lo que Podlech quería.

En Roma el ex fiscal ha sido careado, entre otros, con Ruth Kreis, esposa del médico Hernán Henríquez Aravena, arrestado y desaparecido en Temuco en los días posteriores al alzamiento militar.

Entre quienes también formulan cargos en su contra está el ex jefe de la guardia interna de la Cárcel de Temuco, Alfredo García Díaz. A ese penal eran a veces trasladados los prisioneros desde el regimiento Tucapel, donde Podlech ejercía cumpliendo tareas en la fiscalía militar.

En una declaración judicial prestada en Chile en los procesos por los crímenes cometidos en Temuco, García afirmó que "los detenidos eran sacados de la Penitenciaría y no volvían. Después por los bandos se sabía que los habían matado aplicándoles la ley de fuga y se les borraba de los libros de ingreso. Esas órdenes las daban fiscales militares como el señor Podlech".

Según García, cuando Podlech aparecía por la cárcel "vestía uniforme militar" siendo un abogado civil.

El ex detenido Víctor Maturana Burgos acusó judicialmente a Podlech de amenazarlos con que "si no cooperábamos con información" deberían atenerse "a las consecuencias". "Esto refleja que el señor Podlech sabía que éramos torturados. Y cuando no quedaba conforme con lo que declarábamos, nos mandaba con gente del servicio de inteligencia para que nos ‘trabajaran’ un poco más".

El mismo ex fiscal admitió en los procesos que se instruyen en Chile que, al interior del regimiento Tucapel, sostuvo reuniones con el jefe de la Caravana de la Muerte, general Sergio Arellano Stark, cuando el 2 de octubre de 1973 el escuadrón enviado por Pinochet arribó a ese cuartel en el helicóptero Puma.

Esa noche en el cuartel fueron asesinados José Ortigosa, Daniel Mateluna, Pedro Ríos y el GAP de Allende, Guido Troncoso. La versión oficial afirmó que los detenidos atacaron a los guardias para intentar fugarse, lo que luego se comprobó que fue falso


El Mercurio

Martes 20 de Enero de 2009

Obispo Manuel Camilo Vial visitó a Alfonso Podlech en la cárcel en Roma
Esta semana, cuando la justicia italiana deberá pronunciarse sobre la situación judicial de Alfonso Podlech Michaud acusado de participar en la desaparición del ex sacerdote italo-chileno, Omar Venturelli, la que ocurrió en octubre del año 1973, el obispo de Temuco Manuel Camilo Vial lo visitó en la cárcel en Roma.

La visita se produce justo cuando los tribunales analizan la petición de la defensa de obtener la libertad condicional o el arresto domiciliario del ex fiscal militar, en ponderación de las pruebas y testimonios que fueron presentados por el fiscal Giancarlo Capaldo, quien investiga la participación del profesional.

Podlech cumple seis meses de detención en Europa y actualmente se encuentra recluido en la cárcel de Rebibbia en Roma, después de ser arrestado en julio del 2008 en el aeropuerto de Madrid y extraditado finalmente a Italia en agosto.

Por estos días, el ex fiscal militar es visitado por familiares, el cónsul de Chile en Italia, amigos y su abogado. Sin embargo, el pasado 5 de diciembre, Podlech tuvo la presencia en la cárcel de Roma del Obispo de Temuco, monseñor Manuel Camilo Vial, quien lo visitó en compañía del Obispo de Valdivia, monseñor Ignacio Ducasse Medina. La visita fue reservada y se mantuvo en secreto hasta hoy para no entorpecer el tema jurídico y político subyacente en esta causa.

El encuentro con Podlech ocurrió tras la estadía de Camilo Vial en el Vaticano cumpliendo labores propias de su función eclesiástica.

El encuentro

-Obispo, ¿Por qué visitó a Alfonso Podlech?
"Yo tengo un mandato de nuestro Señor Jesucristo de vivir la caridad y el amor con los hermanos y pienso que este hombre merecía, si yo estaba en Roma, que lo visitara dada la situación difícil en que se encuentra (...). Él no sabía que lo íbamos a visitar.

El obispo explicó que los encargados llamaron a Podlech y le dijeron que tenía visita. Relató que el ex fiscal militar "se encontró con nosotros y nos fuimos conociendo porque no lo conocía personalmente (...). La visita fue muy grata, pudimos entender lo que había sido este tiempo de encarcelamiento para él y el proceso que estaba en marcha (...). Nos fuimos conociendo hasta que llegamos a un contacto muy personal, a un contacto religioso que a mí me causó alegría y a él también, creándose un ambiente muy positivo para —humanamente— poder tener la fuerza para llevar todo el proceso que viene por delante".

-¿Cómo estaba Podlech de salud?
"La salud que pude ver fue buena. Él había pasado momentos difíciles ya que también tiene dificultades que pueden florecer en cualquier momento, pero en el instante en que estuve con él estuvimos tranquilos, estuvimos en paz, pudimos conversar con mucha franqueza".

-¿En qué condición está detenido Podlech?
"Él está en una de las dos cárceles que tiene Roma... Es una cárcel moderna en un país más desarrollado que el nuestro, pero con las mismas pruebas y a lo mejor con delincuentes más graves que los nuestros (...) pero las condiciones en que está (Podlech) son dignas".

Inocencia de Podlech

-En su conversación ¿el abogado le dijo que era inocente?
"Yo no quisiera entrar en la parte del juicio, pero sin duda que él se declara inocente y hay un juicio de por medio y es la justicia la que deberá determinar si es culpable o no. Tiene instancias también para defender sus derechos".

-Usted es un defensor de los DD.HH.... ¿No hay contradicción cuando visita a una persona que supuestamente está ligada a la violación a los DD.HH.?
"De ninguna, manera porque mientras no lo condenen hay que presumir que es inocente. Además he visitado a gente de todos los sectores. He estado atendiendo a todos los familiares de quienes el año 73 fueron detenidos o detenidos desaparecidos. He acompañado a las familias, los acompañé en las cárceles, los acompañé en el exilio y también he acompañado a los presos comunes en las cárceles y he acompañado la situación de algunos militares a los cuales conocí en lugares de detención... La verdad es que no veo ninguna contradicción.

-No sintió algo especial considerando que a Podlech se le acusa de estar relacionado a la desaparición de un ex sacerdote?
"Eso no entra en mí. Incluso yo a Venturelli lo conocí como sacerdote y cuando dejó el sacerdocio. También conocí a su señora y a su familia y después sentí mucho cuando supe de la desaparición de Omar. Yo he estado en la problemática y la lamento, pero el sacerdote tiene esa función.

-¿Conociendo a Venturelli le costó ver a Podlech?
"No, porque yo no lo puedo condenar. Yo no sé si los cargos que él tiene son efectivos o no, y como te digo, tengo predilección especial por el pecador, por el que cae en el error y se convierte y quiere cambiar su vida, yo tengo que darle la oportunidad, ayudarlo, porque en situaciones tan difíciles esas personas necesitan ayuda espiritual.


La Nacion

Jueves 5 de febrero de 2009

Italia: dejan en prisión a ex fiscal militar Alfonso Podlech
El jurista que había sido extraditado, de España a Italia, permanecerá en prisión por su participación en la desaparición de exsacerdote italo-chileno Omar Venturelli. La justicia italiana determinó este jueves dejar en prisión al ex fiscal militar de Cautín, IX Región, Alfonso Podlech Michaud (73), tras rechazar la petición de la defensa del jurista en orden a obtener su libertad condicional, según informó Radio Bío Bío.  Podlech es acusado de participar en la desaparición del ex sacerdote italo-chileno Omar Venturelli, la que ocurrió en octubre del año 1973. El abogado cumple seis meses de detención en Europa y actualmente se encuentra recluido en la cárcel de Rebibbia en Roma, después de ser arrestado en julio de 2008 en el aeropuerto de Madrid y extraditado finalmente a Italia en agosto.


La Nacion.cl

Viernes 6 de Febrero de 2009      

Ex fiscal militar Alfonso Podlech seguirá detenido en Italia

Tras las rejas seguirá el ex fiscal militar chileno Alfonso Podlech, quien está acusado de la desaparición del ítalo-chileno Omar Venturelli luego que un juez de Roma rechazara la solicitud de libertad condicional.

La justicia italiana ya había rechazado en otras ocasiones la petición de excarcelación presentada por los abogados de Podlech, quien está en la prisión romana de Rebbibia desde el pasado 13 de agosto.

El fiscal del caso, Giancarlo Capaldo, explicó hoy que la víspera volvió a interrogar a Podlech sobre algunos testimonios que probarían la implicación del ex fiscal militar en la desaparición de Venturelli. Y añadió que el ex fiscal militar volvió a rechazar colaborar con los tribunales y a negar "cualquier tipo de responsabilidad en este episodio".

Tras este nuevo interrogatorio, el fiscal decidirá la próxima semana si pide su envío a juicio.

Podlech fue extraditado por las autoridades españolas en agosto pasado tras su detención el mes anterior en el aeropuerto madrileño de Barajas.

El nombre de Podlech estaba entre las 140 órdenes de arresto y extradición emitidas por la justicia italiana a fines de 2007 contra acusados de la desaparición de 25 italianos durante la "Operación Cóndor", como se denominó la acción coordinada de las dictaduras de Chile,  Argentina, Paraguay, Uruguay,  Brasil y Bolivia para acabar con los opositores en las pasadas décadas de los setenta y ochenta.

En concreto, Podlech está acusado sólo de la desaparición en la cárcel de Temuco del ex sacerdote de origen italiano Omar Venturelli.

También se espera la extradición del ex militar uruguayo Antranig Ohannessian, detenido en marzo en el aeropuerto de Buenos Aires y acusado del secuestro y asesinato de cuatro ciudadanos italianos, pero Capaldo explicó que aún no ha recibido respuesta por parte de las autoridades argentinas.


El Confidencial.com

08/02/2009

Detienen durante varias horas a chilenos que pedían enjuiciamiento de Podlech

Un grupo de ciudadanos chilenos, encabezados por Ines Bussi, sobrina del que fuera presidente de Chile, Salvador Allende, fue detenido durante varias horas después de que mostrara en la Plaza de San Pedro en el Vaticano algunas pancartas que pedían el enjuiciamiento en Italia del ex fiscal militar Alfonso Podlech.

Los chilenos llegaron hoy a la plaza de San Pedro para realizar su petición durante el tradicional Angelus dominical que celebra el papa Benedicto XVI, pero siete de ellos fueron inmediatamente detenidos y acompañados por la Inspectorado del Vaticano a una comisaria cercana en territorio italiano.

Del grupo formaba parte, además de la sobrina de Allende, Fresia Cea, esposa del ex sacerdote Omar Venturelli, asesinado en Chile durante la dictadura y por cuya muerte está acusado en Italia Podlech.

En el momento de la detención, el grupo de chilenos estaba mostrando en la plaza una pancarta de protesta contra las violencias sufridas durante el periodo de la dictadura chilena.

Según fuentes cercanas a este grupo, la Policía italiana se limitó a identificar a los ciudadanos y después de unas tres horas fueron dejados en libertad.

Los chilenos piden Alfonso Podlech, que se encuentra detenido en Roma desde el pasado agosto, bajo la acusación de la desaparición del italo-chileno Venturelli, pueda ser juzgado en Italia y no sea extraditado de nuevo a Chile.

Por ahora, la Justicia italiana ha rechazado en varias ocasiones la petición de conceder la libertad condicional a Podlech, y en los próximos días se espera que el fiscal del caso, Giancarlo Capaldo, cierre las investigaciones y pida el enjuiciamiento del ex fiscal militar.

Podlech, e 73 años, fue extraditado a Italia por las autoridades españolas en agosto pasado tras su detención el mes anterior en el aeropuerto madrileño de Barajas.


La Nacion

Lunes 9 de Febrero de 2009     

“Estuvo un ratito nomás”

En Chile, el ex fiscal Alfonso Podlech admitió en 2001 y 2002 judicialmente que, tras el golpe de Estado de 1973, fue comisionado para organizar en Temuco los cuestionados consejos de guerra. Según el ex fiscal, el equipo de la dictadura para esa tarea lo integró también el actual ministro de la Sala Penal de la Corte Suprema, Nibaldo Segura. Este magistrado es uno de los dos de cinco ministros de esa instancia que sostienen la tesis jurídica de prescribir los crímenes de lesa humanidad por el paso del tiempo.

Hace unos años Segura negó a La Nación cualquier participación en el interrogatorio de detenidos, como Podlech lo afirmó judicialmente. El actual ministro también negó integrar los consejos de guerra o formar parte del equipo que los preparó.

En entrevista con La Nación hace unos años y preguntado por sus afirmaciones judiciales acerca del ministro Segura que entonces se desempeñaba en Temuco, el ex fiscal Podlech si bien no negó sus declaraciones, dijo “sí, él estuvo, pero recuerdo que estuvo un ratito nomás”.


La Nacion

Lunes 9 de Febrero de 2009     

Chilenos fueron detenidos en el Vaticano por caso Podlech

El grupo lo integraban la sobrina del ex Presidente Allende, Inés Bussi, y Fresia Cea, esposa del ex sacerdote italo-chileno desaparecido Omar Venturelli, por el que el ex colaborador de Pinochet está siendo enjuiciado en Italia.

 En la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, fue arrestado ayer un grupo de chilenos que durante el Angelus dominical del Papa Benedicto XVI demandaba el enjuiciamiento en Roma del militar (R) de Justicia, de 73 años, Alfonso Podlech Michaud.

Éste permanece en prisión en Roma desde el 13 de agosto de 2008 cuando fue extraditado desde España para ser juzgado por el secuestro y desaparición bajo la dictadura de Augusto Pinochet del ex sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli.

Entre el grupo de chilenos manifestantes detenidos por algunas horas estaba la sobrina del ex Presidente Salvador Allende, Inés Bussi, junto a la esposa de Venturelli, Fresia Cea.

La justicia italiana ha rechazado varias veces la petición de libertad provisional del ex fiscal militar presentada por su defensa, por lo que Podlech se mantiene bajo arresto en la cárcel romana de Rebibbia.

En los próximos días el fiscal que instruye el proceso contra Podlech, Giancarlo Capaldo, cerrará la investigación y se espera que pida una pena de prisión para el ex colaborador de Pinochet.

El objetivo de la manifestación era precisamente demandar que el ex fiscal cumpla una pena de cárcel en Roma y no sea extraditado a Chile. Aquí también está en calidad de inculpado en varios procesos por homicidio y secuestro con desaparición de prisioneros políticos en la ciudad de Temuco luego del golpe militar.

El ex fiscal militar fue detenido el pasado 26 de julio de 2008 en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, por orden del juez Baltasar Garzón, mientras esperaba continuar un vuelo vacacional con destino a Praga.

Hasta ahora, el ex oficial (R) de Justicia ha negado cualquier participación en los crímenes que se le imputan en Roma y Chile, pero existen varios testimonios de ex prisioneros que lo desmienten.

Podlech está también requerido en Francia por la desaparición en Temuco en septiembre de 1973 del ciudadano franco-chileno Etienne Pesle de Menil. En la investigación, tanto en París como en Chile, está acreditado que el entonces fiscal militar tuvo contacto con Pesle, así como con Venturelli, disponiendo traslados de estos prisioneros en los que se les perdió el rastro.

El arrestado ex fiscal está también inculpado en Chile por el asesinato el 2 de octubre de 1973 al interior del Regimiento Tucapel de Temuco, donde ejercía sus funciones, de los prisioneros Daniel Mateluna Gómez, José Ortigosa Ansoleaga, Pedro Ríos Castillo y Guido Troncoso Pérez. Los cuatro fueron acusados de intento de fuga, lo que quedó desacreditado en la indagatoria judicial.

Ese fue el día del arribo a Temuco de la Caravana de la Muerte al mando del general Sergio Arellano, con quien Podlech admitió que se reunió en su oficina del regimiento. La falsa ley de fuga fue la vía por la que la Caravana de la Muerte asesinó a más de la mitad de los más de cien prisioneros que murieron a su paso por ciudades del sur y norte de Chile.


Madrid Digital

10 de Febrero 2009

“Un pequeño Pinochet”
La sobrina del ex presidente chileno Salvador Allende, María Inés Bussi, definió en Roma al ex fiscal militar chileno Alfonso Podlech (foto), como “un pequeño Augusto Pinochet”, informó el diario La Repubblica.

Bussi fue detenida el domingo durante tres horas por exhibir una pancarta durante el rezo de Ángelus en la plaza vaticana de San Pedro, donde pidió que Podlech, actualmente encarcelado en Italia, sea juzgado por la justicia de este país.

El ex fiscal militar, acusado de la desaparición forzosa del religioso italo-chileno Omar Venturelli, era representante de Pinochet en la ciudad de Temuco, afirmó la sobrina de Allende. Junto a Bussi también fueron detenidos otros chilenos, entre ellos Fresia Cea, viuda de Venturelli.

La Justicia italiana rechazó en varias ocasiones la petición de conceder la libertad condicional a Podlech, mientras se espera que en los próximos días el fiscal del caso, Giancarlo Capaldo, cierre las investigaciones y pida su enjuiciamiento.

Los chilenos detenidos transitoriamente por la Guardia Vaticana protestaron además contra las torturas cometidas en su país durante la dictadura de Pinochet (1973-1990). Podlech fue capturado en agosto pasado en España y luego extraditado a Italia, donde permanece recluido en la prisión de Rebibbia, en Roma.


El Siglo

10 de Febrero 2009

Exigen que el ex fiscal Podlech sea juzgado en Italia por el asesinato de Omar Venturelli y otros crímenes
El juicio que enfrenta en Italia, Alfonso Podlech, ex-fiscal militar de la Dictadura y responsable de crímenes, torturas y desapariciones desde el día mismo del Golpe de Pinochet, pone una vez más en evidencia la imposibilidad para la Justicia Chilena de juzgar, condenar y castigar a quienes viven en la impunidad desde hace 35 años.

De este encuentro surge un manifiesto, difundido por la Coordinación Internacional Juicio y Castigo a Podlech en Italia que en estos días recolecta firmas para exigir que en Chile se respeten los Derechos Humanos y la Justicia « y romper la complicidad del silencio en Chile en torno a los abusos en contra del pueblo Mapuche y denunciar la impunidad de que gozan aún, los criminales de la dictadura de Pinochet ».

Apoyamos a la Justicia Italiana en el Proceso contra Alfonso Podlech, responsable de la muerte de Omar Venturelli y de muchos más, desde Septiembre 1973 en Temuco.

Alfonso Podlech no debe, por ningún motivo, ser devuelto a Chile donde no será jamás juzgado, como sucedió con Pinochet.

Exigimos que cesen todas las medidas de impunidad, de prescripción, de condenas ridículas y de clemencia que aplica actualmente la Justicia en Chile por violaciones a los DDHH.

Pedimos que se reabran las comisiones de investigación de crímenes de lesa humanidad en Chile y que se revoquen los acuerdos que por 50 años protegen la identidad de los culpables “arrepentidos”.

Que se anule la decisión de cerrar todos los casos de juicios y procesos en el año 2010. Eso corresponde a un “perdonazo”, lo que es un insulto a todas las víctimas, a los familiares y a los acuerdos internacionales que Chile ha firmado, sobre los crímenes que no prescriben

Que se cumpla lo prometido por todos los candidatos presidenciales de la Concertación: En Chile se debe cambiar la Constitución de Pinochet que ampara a ladrones y asesinos, y mantiene la injusticia social y la represión contra el pueblo Mapuche.

Declaración de Clausura del Encuentro Internacional en Roma al llamado del Comité “Juicio y Castigo para Podlech »

El Encuentro de Chilenos realizado en Roma del 6 al 9 de Febrero del presente año 2009, tenía como objetivo principal reafirmar la necesidad en Chile , de aplicar justicia y de oponerse a la impunidad.

Asistieron 46 delegados de los siguientes países: Italia, Chile, Francia, España, Inglaterra, Bélgica, Alemania, Suiza y Canadá.

El eje central del encuentro era de informar, testimoniar, mostrar nuestro apoyo a la Justicia Italiana, denunciar la imposibilidad de llevar a juicio y a castigo a Alfonso Podlech en Chile. Deseábamos contribuir a aportar los elementos que permitan la condena en Italia del acusado, para evitar que se produzca una vez más el “milagro de Pinochet”.

El ex-fiscal militar de Temuco ha sido acusado en Italia, sólo por el asesinato y desaparición del ex sacerdote bi-nacional Omar Venturelli en Octubre 1973, pero aún quedan sin ser juzgados los casos de Hernán Henríquez, Arturo Hillerns, Jaime Eltit, Jecar Neghme, y tantos más, para completar el conjunto de las acciones criminales de Podlech.
Delegados de Canadá y Chile declararon ante el fiscal Giancarlo Capaldo, y aportaron testimonios y evidencias de la responsabilidad de Alfonso Podlech.

Además, se denunciaron las deficiencias de la justicia en Chile, en conferencia de prensa, en entrevistas en radios y periódicos italianos, así como en televisión chilena.

Se reafirmó el compromiso y la necesidad de mantener una coordinación internacional y de efectuar acciones concretas en Chile y en el mundo en contra de la Impunidad en Chile y por la búsqueda de Verdad y Justicia.

El pleno del Encuentro de Roma decide y llama a Apoyar al Fiscal Giancarlo Capaldo y a la Justicia Italiana en este proceso en contra de Alfonso Podlech por el crimen de Omar Venturelli.

Exigir que en Chile se juzgue a todos los criminales, y que las condenas sean realmente cumplidas, terminando así con la burla que significa la impunidad de facto que hoy se aplica.

Denunciar cualquiera tentativa del Gobierno Chileno para rescatar al acusado como se hizo en el caso Pinochet en Londres.


Rebelión

16-02-2009

La justicia en Italia o una prisión llamada Chile
Ya no se pueden mover fuera del país. Les esperará el destino de Podlech y ese es el mensaje que quieren transmitir. Cerca de 50 activistas provenientes de Chile, España, Suiza, Italia, Alemania, Francia, Reino Undio, Bélgica, Canadá, tenían motivo para celebrar el pasado sábado en un encuentro que fue convocado en Roma con el título “Juicio y Castigo a Podlech”, por Jeremías Levinao, Ruth Kries y Fresia Cea – todo ellos familiares de o víctimas directas de la dictadura. Un juez de casación en la capital italiana había negado un día anterior otorgarle la libertad al “Pinochet chico de Temuco” como denominan al ex fiscal militar de la provincia de Cautín Alfonso Podlech Michaud. El ex Fiscal y hasta hace poco integrante del Tribunal de Calificación de Elecciones en Temuco, fue detenido en España por orden de la justicia italiana y trasladado posteriormente a Roma para ser juzgado por la responsabilidad que tendría en la desaparición del joven sacerdote chileno - italiano Omar Venturelli, ocurrida en la capital de la Araucanía, en octubre de 1973.

El abogado de la parte querellante Jan Carlo Mániga explica que si Podlech apela ahora nuevamente para impedir el inicio del juicio en Italia, lo que estará haciendo es prolongar el proceso que en Italia puede ser de larga duración.

Los presentes aplauden al abogado y espresan su satisfacción. Ricardo Parvex, de la asociación de ex presoso políticos en Francioa sintetiza el sentimiento de muchos de los presentes: “Nosotros ya no somos víctimas, y no tenemos miedo. Ahora son ellos quienes tienen miedo de enfrentarse a su pasado a la hora de rendir cuentas ante la justicia. Por eso han perdido las ganas de hacer vacaciones en el exterior. En vez de hotel 5 estrellas les podría esperar una solitaria celda en una carcel. Chile es ahora mismo una gran prisión para varias decenas de criminales, cuyas responsabilidades están siendo investigadas por la justicia en Francia, España o Italia”.

Juicio a Podlech el sólo uno de los objetivos del encuentro, aunque tal vez el más urgente por el momento. Los fallos de la Sala Penal de la Corte Suprema en los pasados tres años, que han ido otorgando rebajas sustanciales en las condenas a los criminales de la dictadura, como en el último y más publicitado caso del asesinato de Jecar Neghme forman parte de la estructura de impunidad en Chile. La otra es la política de la Concertación que ni siquiera cuándo tuvo mayoría en ambas cámras del parlamento al inicio del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet eliminó los efectos de la Ley de Amnistía. Aportar para revertir esa realidad es una tarea de todos, también de quienes siguen viviendo en el exterior.

Fresia Cea, viuda del ex sacerdote italo-chileno detenido desparaecido Omar Venturelli apeló a la memoria afectivo de los familiares, amigos y compañeros polítcos de las víctimas de la dictadura para avanzara en los juicios, aportando con sus testimonios.

Un hecho que se omite destacar en el Chile de hoy y que otros asistentes destacan es, la Araucanía como una de las regiones que sufrió mayor represiones en el país. El motivo: en esta zona, la organización de mapuches y campesinos, permitió la recuperación de miles de hectáreas de terreno que permanecían usurpadas por los latifundistas durante el proceso de la Reforma Agraria, de la Unidad Popular. Es en este contexto que aparece el abogado Podlech, entregando a los militares sus servicios, para coordinar el trabajo en la Fiscalía Militar de Cautín y darle un carácter "legal" a procedimientos que tenían como objeto el exterminio, de los dirigentes sociales y políticos del movimiento popular regional.

Por su parte Roberto Vásquez, residente en el Reino Unido y uno de los iniciadores del proyecto de recopilación de testimonios de la dictadura memoriaviva.com destaca la importancia de ganarse a la opinión pública, tal como se hizo con Pinochet durante el tiempo que permaneció detenido en Londres. Está convencido de que si no hubiese sido por los piquetes frente a los palacios de justicia y todas las demás acciones que se idearon en aquellos históricos días, al dictador lo habrían dejado marchar a las poca semanas. Así como hace 10 años la movilización de los exiliados chilenos en el Reino Unido y en el resto de Europa que se sumaron a las manifestaciones en la capital inglesa fue lo que cambió la balanza y permitió detener al genocida durante 531 días. Así también hoy es necesario mantener despierta la memoria sobre los crímenes que recaen sobre el ex fiscal Alfonso Podlech Michaud.

La acción en la plaza del Vaticano, en la que una decena de chilenos se colgaron fotos de este represor con denuncias escritas en italiano que exigen justicia y que a los pocos minutos fueron detenidos por la policía italiana con la consiguiente cobertura mediática, forman parte de actividades contra la desmemoria que se propusieron realizar de ahora en adelante los participantes del encuentro. Demuestran que al menos en Europa en general y en Italia en particular los crímenes de la dictadura siguen concitando la atención de la prensa y con ello removiendo las conciencias de la gente.

Desde ese punto de vista y además por la masiva convocatoria, la viuda del médico asesinado en Temuco Hernán Henríquez Aravena, Ruth Kries destaca el éxito del encuentro que comprometió a los asistentes a iniciar acciones en los países de residencia y coordinar la lucha contra la impunidad con las agrupaciones de derechos humanos en Chile.


Kaosenlared.net

17 de Febrero 2009

El “efecto Podlech” hace de Chile, Argentina y Uruguay una gran prisión de “extraditables”
Quienes cometieron asesinatos o desapariciones en Chile y otros países de Sur América no podrán seguir desplazándose a su antojo porque les podría aguardar el mismo destino que a Podlech

Un tribunal italiano negó de nuevo el 6 de febrero la libertad solicitada por la defensa del ex fiscal militar de la provincia de Cautín, llamado “El Pinochet chico de Temuco”, ciudad que está 700 km al sur de Santiago. El abogado Podlech vivía en Chile en impunidad e incluso era una autoridad local por ser miembro del Tribunal Calificador de Elecciones de Temuco, el sistema del Estado que garantiza las elecciones democráticas.

Llevaba una vida “normal”, como una “persona respetable”, pero rehusó pasar sus vacaciones en algún lugar de Chile, sino que eligió ir a Europa, sin saber que ya estaba encargado, el mismo error que cometió Augusto Pinochet cuando se fue de paseo a Londres en 1998.

Quienes cometieron asesinatos o desapariciones en Chile y otros países de Sur América no podrán seguir desplazándose a su antojo por el mundo porque les podría guardar el mismo destino que al ex fiscal militar chileno Alfonso Podlech Michaud, detenido el 27 de julio 2008 en el aeropuerto madrileño de Barajas, mientras disfrutaba vacaciones en Europa.

En vez de alojarse en un hotel de lujo, Podlech fue extraditado a Italia el 13 de agosto 2007 y ahora está tras las rejas, procesado por el fiscal Giancarlo Capaldo por homicidio y secuestro como responsable de la desaparición del ex sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli Leonelli, visto por última vez en Temuco en octubre de 1973.

Ése transmitió desde Roma medio ciento de activistas chilenos de derechos humanos provenientes de su país y de naciones en que residen –Italia, España, Suiza, Italia, Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica y Canadá–, tras participar el 7 de febrero en el encuentro “Juicio y Castigo a Podlech”, convocado en la capital italiana por Jeremías Levinao, Ruth Kries y Fresia Cea, familiares de asesinados o desaparecidos por la dictadura en el sur de Chile en 1973, informó el periodista Marcelo Henríquez Kries, hijo de otra víctima de Podlech, el médico Hernán Henríquez Aravena, cuya esposa –Ruth Kríes1– lo vio por última vez cuando se lo llevaron por segunda vez del hogar, el 24 de septiembre de 1973.

Podlech cayó preso en España porque su nombre apareció entre 140 órdenes de arresto y extradición emitidas por la justicia de Italia en 2007, por la desaparición en Sur América de 25 ciudadanos de origen italiano. La justicia que jamás se impartió en Chile respecto a este sujeto actuó esta vez en España e Italia.

Las 140 órdenes configuran una suerte de lista de criminales de la “Operación Cóndor” impunes de Chile, Argentina y Uruguay, parecida a la nómina de 39 “extraditables” chilenos que por decisión del juez español Baltasar Garzón no pueden abandonar el país desde hace 10 años por su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad. Podlech ha sido el único apresado entre los 140 de la lista, debido a la escasa cooperación de los países sudamericanos con los tribunales italianos.

Casos de ítalo-descendientes
El fiscal Capaldo investiga también otras desapariciones y muertes de italianos en los años 70 y 80 en Sur América. Entre otros casos, instruye juicios por la desaparición en Chile de Juan Bosco Maino Canales, Juan José Montiglio Murúa y Jaime Patricio Donato Avendaño. Y concluyó otros procesos contra militares argentinos condenados en rebeldía por no presentarse.

El fiscal comenzó a indagar las desapariciones de ítalo-descendientes a fines de los años 90, cuando los nuevos gobiernos de los países que habían sufrido dictaduras impusieron leyes de amnistía, obediencia debida y punto final. Desde 1999 conoció los casos de los ítalo-uruguayos Daniel Banfi, asesinado en 1974; Bernardo Arnone, Gerardo Gatti y Juan Pablo Recagno, desaparecidos en 1976; y Andrés Bellizzi, desaparecido en 1977. Capaldo viajó a Argentina y Uruguay en 2002, pero no obtuvo apoyo de los gobiernos.

El ex comandante en jefe de la marina argentina Emilio Massera también está en la mira del Fiscal, pero lo protege una pretendida mala salud mental similar a "demencia subcortical" de Pinochet. Sometido a nuevas pericias por el médico italiano Piero Rocchini, el ex almirante fue declarado “plenamente en condiciones de ser sometido a juicio”, según el diario Página/12 del 3 de febrero.

El Cuerpo Médico Forense argentino sostiene que el dictador es insano e inimputable. Los procesos en su contra se suspendieron en Argentina en 2005, después que una junta médica dictaminó “involución mental” por efecto de un derrame cerebral en diciembre de 2002. La jueza María Servini de Cubría lo declaró “insano” y la Corte Suprema avaló que es “incapaz” de enfrentar un proceso penal.

Los tribunales italianos esperan también la extradición del ex militar uruguayo Antranig Ohannessian, detenido en marzo 2008 en el aeropuerto de Buenos Aires, acusado del secuestro y asesinato de cuatro ciudadanos italianos, pero el fiscal Capaldo explicó que aún no ha recibido respuesta de las autoridades argentinas.

Encuentro chileno en Roma
La justicia italiana rechazó en dos ocasiones la excarcelación de Podlech, quien permanece en la prisión romana de Rebbibia. Durante una reunión con los familiares de las víctimas, el abogado querellante Giancarlo Maniga, explicó que si Podlech apela para obstruir de nuevo el juicio que debió comenzar en enero, estaría prolongando un proceso judicial que en Italia puede tener larga duración.

Maniga explicó que el homicidio agravado es un delito que en Italia no prescribe y amerita cadena perpetua. Jurídicamente, Podlech está en "custodia cautelar" por un delito grave que requiere una condena definitiva. Tiene aún posibilidad de apelar ante el tribunal superior de Casazione, pero si su custodia es confirmada su caso sería separado de los 140 indagados de la Operación Cóndor y sometido de inmediato a juicio, explicó Maniga. Los familiares aplaudieron al jurista y expresaron su satisfacción, relató el periodista Henríquez.

La defensa de Podlech puede pedir un "juicio abreviado", sobre la base de los documentos ya presentados en el caso, bloqueando la llegada de más pruebas. También sus abogados podrían inventar una enfermedad grave para liberarlo, solicitando arresto domiciliario o en un hospital, pero tiene que someterse al juicio, sea abreviado o no.

Cuando le preguntaron al abogado Maniga ¿cómo apoyar el proceso? respondió que dándolo a conocer a la opinión pública y presentando nuevos testimonios ante el fiscal. Desde que se cerró el sumario con los testimonios del caso de Venturelli el 9 de febrero, en adelante la justicia puede abrir un nuevo cuaderno con testimonios sobre otros asesinatos de la Araucanía sometida a la jurisdicción de Podlech.

“Nosotros ya no somos víctimas y no tenemos miedo”, dijo Ricardo Parvex, de la Asociación de ex Presos Políticos en Francia, al sintetizar el sentimiento del grupo. “Ahora son ellos quienes tienen miedo de enfrentarse a su pasado a la hora de rendir cuentas ante la justicia. Por eso han perdido las ganas de salir de vacaciones al exterior. En vez de un confortable hotel cinco estrellas, les podría estar aguardando una solitaria celda en alguna cárcel. Chile mismo es ahora una gran prisión para varias decenas de criminales, cuyas responsabilidades están siendo investigadas por la justicia en Francia, España e Italia”, añadió.

El juicio a Podlech fue sólo uno de los objetivos del encuentro de familiares en Roma, aunque tal vez el más urgente, dijo Henríquez. Los fallos definitivos dictados en los últimos tres años por la Corte Suprema de Chile han garantizado la impunidad al rebajar sustancialmente las condenas de primera y segunda instancia a criminales, como ocurrió el 4 de febrero en el caso del dirigente del MIR Jécar Antonio Neghme Cristi, asesinado en Santiago el 4 de septiembre de 1989, la misma noche en que se proclamó la candidatura presidencial de Patricio Aylwin. El máximo tribunal chileno rebajó por unanimidad las condenas de sus asesinos otorgándoles libertad inmediata.

Los ministros Nibaldo Segura, Rubén Ballesteros, Carlos Künsemüller y los abogados integrantes Juan Carlos Cárcamo y Oscar Herrera condenaron a 5 años de "libertad vigilada" al brigadier Enrique Leddy Araneda y a "penas remitidas" de 3 años al coronel Pedro Javier Guzmán Olivares y al capitán Luis Arturo Sanhueza Ross; a la misma "pena", pero por 2 años, al coronel Jaime Eduardo Norambuena Aguilar y al capitán Silvio Corsini Escárate, y por 541días al mayor Manuel Allende Tello, en tanto el general Gustavo Abarzúa Rivadeneira quedó exento de condena. (Los “supremos” Segura y Ballesteros fueron designados por el gobierno del socialista Ricardo Lagos y suelen dejar en libertad a los asesinos invocando como “atenuante” su pertenencia a las Fuerzas Armadas).

El caso Neghme y otros
También concurrió al encuentro de Roma la abogada de derechos humanos Farah Neghme Cristi, hermana de Jécar e hija de Jécar Neghme Cornejo, dirigente socialista de la salud asesinado el 26 de octubre de 1973 por militares del regimiento Tucapel de Temuco. La abogada “hibernó” un juicio que tiene en Chile contra Podlech, a quien responsabiliza de la muerte de su padre, para impedir que esta causa sea invocada por los abogados italianos del ex fiscal militar como pretexto para enviarlo a Chile, donde tendría garantizada la impunidad.

La desaparición de Neghme ocurrió simultáneamente con la del Dr. Hernán Henríquez y Alejandro Flores. También viajaron a prestar testimonio desde Temuco Víctor Gavilán y Germán Carrasco. Tampoco se ha hecho justicia en las desapariciones de Arturo Hillens y Jaime Eltit Spidman, abogado de Tucapel, donde también ejercía su poder Podlech.

Los familiares de las víctimas también cuestionan la política de derechos humanos de la Concertación por la Democracia. Estiman que en 19 años de gobierno, esa coalición ha fortalecido la impunidad en Chile. “Ni siquiera tuvo voluntad política de eliminar los beneficios que otorga la Ley de Amnistía a los criminales de la dictadura cuando tuvo mayoría en ambas cámaras del parlamento, al comienzo del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet”, dijo Henríquez. “Debemos luchar contra el esfuerzo sistemático de las autoridades para que nos olvidemos y por tanto no se haga nada para juzgar a los culpables”, dijo José Venturelli, hijo del ex sacerdote italiano.

Las familias de las víctimas de Podlech que residen en el exterior desean revertir la entristecedora realidad respecto a sus seres queridos, pues sienten que también tienen un puesto de trabajo en esa tarea. Fresia Cea, viuda del desaparecido ex sacerdote Venturelli, apeló a la memoria afectiva de los familiares, amigos y compañeros políticos de las víctimas, exhortándoles a que aporten sus testimonios y contribuyan así al avance de los juicios, informó Henríquez.

En la llamada región de la Araucanía todavía existe colusión entre la oligarquía y los uniformados locales. Ésta fue una de las zonas del país que más sufrió la represión militarizada sistémica que impuso la dictadura, un hecho que suele pasar desapercibido en Chile. El concubinato regional oligárquico-castrense actuó violentamente contra las organizaciones mapuches y campesinas que fueron beneficiadas por la reforma agraria del gobierno de Salvador Allende, que devolvió a sus comunidades miles de hectáreas que habían sido usurpadas durante décadas por los latifundistas de la región. “En ese contexto de venganza apareció el abogado Podlech para ofrecer sus servicios a los militares y coordinar las acciones de la Fiscalía Militar de Cautín y revestir de carácter "legal" la política de exterminio de dirigentes sociales y políticos del movimiento popular regional”, explicó Henríquez.

Acciones llamativas por la “visibilidad”
Roberto Vásquez, chileno residente en el Reino Unido y participante del proyecto www.memoriaviva.cl, que recopila testimonios sobre la dictadura, destacó la importancia de ganarse a la opinión pública, tal como ocurrió cuando Pinochet estuvo preso en Londres, dijo Henríquez. “Vásquez está convencido de que al dictador lo habrían dejado marchar a las poca semanas si no hubiesen existido los piquetes frente al palacio de justicia y todas las demás acciones que se idearon en aquellos históricos días”, añadió.

“Del mismo modo que hace 10 años lo que cambió la balanza y permitió mantener detenido al genocida durante 531 días fueron las manifestaciones de exiliados chilenos en la capital inglesa, que se extendieron a todo el Reino Unido y al resto de Europa, así también hoy es necesario mantener despierta la memoria sobre los crímenes que recaen sobre el ex fiscal Alfonso Podlech Michaud”.

Los participantes del encuentro se proponen realizar más actividades contra la desmemoria, como una reciente acción en la plaza San Pedro del Vaticano, en que chilenos exhibieron fotos del represor Podlech mostrando carteles con reclamos de justicia en italiano. Aunque la demostración terminó a los pocos minutos con la intervención de la policía italiana y la detención de los manifestantes, la iniciativa tuvo una importante cobertura mediática, relató Henríquez.

Un testigo de esta acción relató que "los policías italianos tardaron como 10 minutos en tomar acción..., no inmediatamente..., lo que es mucho tiempo para San Pedro. Lo que queríamos era dar a conocer que Alfonso Podlech está preso en Roma por matar a un ex sacerdote llamado Omar Venturelli".

Para la familia Henríquez-Kries, estas iniciativas demuestran que los crímenes de la dictadura siguen concitando la atención de la prensa europea, en particular en Italia y contribuyen a remover las conciencias de la gente. Ante la masiva concurrencia que acató la convocatoria del encuentro en Roma, Ruth Kries, la viuda del Dr. Henríquez Aravena, destacó que los participantes se comprometieron a iniciar acciones en sus países de residencia y coordinar la lucha contra la impunidad con las agrupaciones de derechos humanos en Chile.

El abogado Maniga representaría legalmente a Ruth Kries para intentar otro proceso contra Podlech, esta vez por el asesinato de su marido, el Dr. Henríquez, desaparecido igual que Venturelli y considerado delito de homicidio con secuestro en virtud del tiempo transcurrido.


El Clarin.cl

Sábado 21 de febrero de 2009  

El "efecto Podlech" hace de Chile, Argentina y Uruguay una gran prisión de "extraditables"

Un tribunal italiano negó de nuevo el 6 de febrero la libertad solicitada por la defensa del ex fiscal militar de la provincia de Cautín, llamado "El Pinochet chico de Temuco", ciudad que está 700 Km. al sur de Santiago. El abogado Alfonso Podlech Michaud vivía en Chile en impunidad e incluso era una autoridad local por ser miembro del Tribunal Calificador de Elecciones de Temuco, el sistema del Estado que garantiza las elecciones democráticas.

Llevaba una vida "normal", como una "persona respetable", pero en vez de pasar sus vacaciones en algún lugar de Chile, eligió viajar a Europa, sin sospechar que allí estaba encargado por homicidio, el mismo error que cometió Augusto Pinochet cuando se fue de paseo a Londres en 1998.

Quienes cometieron asesinatos o desapariciones en Chile y otros países de Sur América no podrán seguir desplazándose a su antojo por el mundo porque les podría guardar el mismo destino que a este ex fiscal militar chileno, detenido el 27 de julio 2008 en el aeropuerto madrileño de Barajas, mientras disfrutaba vacaciones en Europa. Podlech fue extraditado a Italia el 13 de agosto 2007 y ahora, en vez de alojarse en un confortable, hotel está tras las rejas, procesado por el fiscal Giancarlo Capaldo por homicidio y secuestro del desaparecido ex sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli Leonelli, visto por última vez en Temuco en octubre de 1973.

Podlech cayó preso en España porque su nombre apareció entre 140 órdenes de arresto y extradición emitidas por la justicia de Italia en 2007, por la desaparición en Sur América de 25 ciudadanos de origen italiano. La justicia que jamás se impartió en Chile respecto a este ex fiscal militar actuó en España e Italia. Las 140 órdenes configuran una suerte de lista de criminales de la "Operación Cóndor" impunes de Chile, Argentina y Uruguay, parecida a la nómina de 39 "extraditables" chilenos que por decisión del juez español Baltasar Garzón no pueden abandonar el país desde hace 10 años por su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad. Podlech ha sido el único apresado entre los 140 de la lista, debido a la escasa cooperación de los países suramericanos con los tribunales italianos.

Medio centenar de activistas chilenos de derechos humanos y familiares de las víctimas se propusieron, entre otras tareas, difundir ampliamente esta noticia, entre otros temas nunca acogido por la gran prensa mundial ni local, tras participar en el encuentro "Juicio y Castigo a Podlech", efectuado el 7 de febrero en Roma. Así lo informó el periodista Marcelo Henríquez Kries, hijo de otra víctima de Podlech, el médico Hernán Henríquez Aravena, cuya esposa –Ruth Kríes1– lo vio por última vez cuando se lo llevaron de su hogar el 24 de septiembre de 1973.

Los activistas chilenos, provenientes de su país, Italia y diversas otras naciones –como España, Suiza, Italia, Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica y Canadá–, fueron convocados en la capital italiana por Jeremías Levinao, Ruth Kries y Fresia Cea, todos familiares de ciudadanos asesinados o desaparecidos por la acción de Podlech cuando era fiscal militar en Temuco en 1973, bajo la dictadura de Pinochet.

Casos de ítalo-descendientes

El fiscal Capaldo investiga también otras desapariciones y muertes de italianos en los años 70 y 80 en Sur América. Entre otros juicios, investiga la desaparición en Chile de Juan Bosco Maino Canales, Juan José Montiglio Murúa y Jaime Patricio Donato Avendaño. Y concluyó otros procesos contra militares argentinos condenados en rebeldía por no presentarse.

El fiscal indaga las desapariciones de ítalo-descendientes desde fines de los años 90, justo cuando los nuevos gobiernos de los países que habían sufrido dictaduras impusieron leyes de amnistía, obediencia debida y punto final. Desde 1999 conoció los casos de los ítalo-uruguayos Daniel Banfi, asesinado en 1974; Bernardo Arnone, Gerardo Gatti y Juan Pablo Recagno, desaparecidos en 1976; y Andrés Bellizzi, desaparecido en 1977. Capaldo viajó a Argentina y Uruguay en 2002, pero no obtuvo apoyo de los gobiernos.

La lista de extraditables incluye al ex comandante en jefe de la marina argentina Emilio Massera, quien también está en la mira del Fiscal, pero lo protege una pretendida mala salud mental similar a "demencia subcortical leve" que le inventaron en Chile a Pinochet. Sin embargo, los galenos que han viajado desde Italia a examinarlo tienen otra opinión. Sometido de nuevo a una última pericia por el médico italiano Piero Rocchini el ex almirante fue declarado "plenamente en condiciones de ser sometido a juicio", según el diario Página/12 del 3 de febrero. En cambio, el Cuerpo Médico Forense argentino sostiene que el dictador es insano e inimputable y ese "diagnostico" es compartido por los tribunales. La jueza María Servini de Cubría lo declaró "insano" y la Corte Suprema avaló que es "incapaz" de enfrentar un proceso penal. Los procesos en su contra fueron suspendidos en Argentina en 2005, después que una junta médica dictaminó "involución mental" por efecto de un derrame cerebral que habría ocurrido en diciembre de 2002.

Los tribunales italianos aguardan también la extradición del ex militar uruguayo Antranig Ohannessian, detenido en marzo 2008 en el aeropuerto de Buenos Aires, acusado del secuestro y asesinato de cuatro ciudadanos italianos, pero el fiscal Capaldo explicó que aún no ha recibido respuesta de las autoridades argentinas.

Encuentro chileno en Roma

La justicia italiana rechazó en dos ocasiones la excarcelación de Podlech, quien permanece en la prisión romana de Rebbibia. Durante una reunión con los familiares de las víctimas, el abogado querellante Giancarlo Maniga, explicó que si Podlech apela de nuevo para seguir obstruyendo el juicio que debió comenzar en enero, estaría prolongando un proceso judicial que en Italia puede tener larga duración.

Maniga explicó que el homicidio agravado con secuestro es un delito que en Italia no prescribe y amerita cadena perpetua. Para el jurista, Podlech está en "custodia cautelar" por un delito grave que requiere una condena definitiva, aunque tiene aún posibilidad de apelar ante el tribunal superior de Casazione. Y si el tribunal confirmara su custodia, su caso sería separado de los 140 investigados de la Operación Cóndor y sería sometido de inmediato a juicio, explicó Maniga. Los familiares aplaudieron al jurista y expresaron su satisfacción, relató el periodista Henríquez.

La defensa de Podlech podría pedir un "juicio abreviado" sobre la base de los documentos ya presentados en el caso, bloqueando la llegada de más pruebas. También sus abogados podrían inventar una enfermedad grave para liberarlo, solicitando arresto domiciliario o en un hospital, pero tiene que someterse al juicio, sea abreviado o no.

Cuando le preguntaron al abogado Maniga ¿cómo apoyar el proceso? respondió que dándolo a conocer a la opinión pública y presentando nuevos testimonios ante el fiscal. Desde que el 9 de febrero se cerró el sumario con los testimonios del caso Venturelli, la justicia puede abrir un nuevo cuaderno con testimonios sobre otros asesinatos de Podlech en la Araucanía, cuando esa región estuvo sometida a su jurisdicción.

"Nosotros ya no somos víctimas y no tenemos miedo", dijo Ricardo Parvex, de la Asociación de ex Presos Políticos en Francia, al sintetizar el sentimiento del grupo. "Ahora son ellos quienes tienen miedo de enfrentarse a su pasado a la hora de rendir cuentas ante la justicia. Por eso han perdido las ganas de salir de vacaciones al exterior. En vez de un confortable hotel cinco estrellas, les podría estar aguardando una solitaria celda en alguna cárcel. Chile mismo es ahora una gran prisión para varias decenas de criminales, cuyas responsabilidades están siendo investigadas por la justicia en Francia, España e Italia", añadió.

El juicio a Podlech fue sólo uno de los objetivos del encuentro de familiares y activistas en Roma, aunque tal vez el más urgente, explicó Henríquez. Los fallos definitivos dictados en los últimos tres años por la Corte Suprema de Chile han garantizado la impunidad al rebajar sustancialmente las condenas de primera y segunda instancia a criminales, como ocurrió el 4 de febrero en el caso del dirigente del MIR Jécar Antonio Neghme Cristi, asesinado en Santiago el 4 de septiembre de 1989, la misma noche en que se proclamó la candidatura presidencial de Patricio Aylwin. El máximo tribunal chileno rebajó por unanimidad las condenas de sus asesinos otorgándoles libertad inmediata.

Los ministros Nibaldo Segura, Rubén Ballesteros, Carlos Künsemüller y los abogados integrantes Juan Carlos Cárcamo y Oscar Herrera condenaron a 5 años de "libertad vigilada" al brigadier Enrique Leddy Araneda y a "penas remitidas" de 3 años al coronel Pedro Javier Guzmán Olivares y al capitán Luis Arturo Sanhueza Ross; a la misma "pena", pero por 2 años, al coronel Jaime Eduardo Norambuena Aguilar y al capitán Silvio Corsini Escárate, y por 541días al mayor Manuel Allende Tello, en tanto el general Gustavo Abarzúa Rivadeneira quedó exento de condena. (Los "supremos" Segura y Ballesteros fueron designados por el gobierno del socialista Ricardo Lagos y suelen dejar en libertad a los asesinos invocando como "atenuante" su pertenencia a las Fuerzas Armadas).

El caso Neghme y otros

También concurrió al encuentro de Roma la abogada de derechos humanos Farah Neghme Cristi, hermana de Jécar e hija de Jécar Neghme Cornejo, dirigente socialista de la salud asesinado el 26 de octubre de 1973 por militares del regimiento Tucapel de Temuco. La abogada "hibernó" un juicio que tiene en Chile contra Podlech, a quien responsabiliza de la muerte de su padre, para impedir que esta causa sea invocada por los abogados italianos del ex fiscal militar como pretexto para enviarlo a Chile, donde tendría garantizada la impunidad. La desaparición de Neghme ocurrió simultáneamente con la del Dr. Hernán Henríquez y Alejandro Flores. También viajaron a prestar testimonio desde Temuco Víctor Gavilán y Germán Carrasco. Tampoco se ha hecho justicia en las desapariciones de Arturo Hillens y Jaime Eltit Spidman, abogado de Tucapel, donde también ejercía su poder Podlech.

Los familiares de las víctimas también cuestionan la política de derechos humanos de la Concertación por la Democracia. Estiman que en 19 años de gobierno, esa coalición ha fortalecido la impunidad en Chile. "Ni siquiera tuvo voluntad política de eliminar los beneficios que otorga la Ley de Amnistía a los criminales de la dictadura cuando tuvo mayoría en ambas cámaras del parlamento, al comienzo del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet", dijo Henríquez. "Debemos luchar contra el esfuerzo sistemático de las autoridades para que nos olvidemos y por tanto no se haga nada para juzgar a los culpables", dijo José Venturelli, hijo del ex sacerdote italiano.

Las familias de las víctimas de Podlech que residen en el exterior desean revertir la entristecedora realidad respecto a sus seres queridos, pues sienten que también tienen un puesto de trabajo en esa tarea. Fresia Cea, viuda del desaparecido ex sacerdote Venturelli, apeló a la memoria afectiva de los familiares, amigos y compañeros políticos de las víctimas, exhortándoles a que aporten sus testimonios y contribuyan así al avance de los juicios, informó Henríquez.

En la llamada región de la Araucanía todavía existe colusión entre la oligarquía y los uniformados locales. Ésta fue una de las zonas del país que más sufrió la represión militarizada sistémica que impuso la dictadura, un hecho que suele pasar desapercibido en Chile. El concubinato regional oligárquico-castrense actuó violentamente contra las organizaciones mapuches y campesinas que fueron beneficiadas por la reforma agraria del gobierno de Salvador Allende, que devolvió a sus comunidades miles de hectáreas que habían sido usurpadas durante décadas por los latifundistas de la región. "En ese contexto de venganza apareció el abogado Podlech para ofrecer sus servicios a los militares y coordinar las acciones de la Fiscalía Militar de Cautín y revestir de carácter "legal" la política de exterminio de dirigentes sociales y políticos del movimiento popular regional", explicó Henríquez.

Acciones llamativas por la "visibilidad"

Roberto Vásquez, chileno residente en el Reino Unido y participante del proyecto www.memoriaviva.cl, que recopila testimonios sobre la dictadura, destacó la importancia de ganarse a la opinión pública, tal como ocurrió cuando Pinochet estuvo preso en Londres, dijo Henríquez. "Vásquez está convencido de que al dictador lo habrían dejado marchar a las poca semanas si no hubiesen existido los piquetes frente al palacio de justicia y todas las demás acciones que se idearon en aquellos históricos días", añadió. "Del mismo modo que hace 10 años lo que cambió la balanza y permitió mantener detenido al genocida durante 503 días fueron las manifestaciones de exiliados chilenos en la capital inglesa, que se extendieron a todo el Reino Unido y al resto de Europa, así también hoy es necesario mantener despierta la memoria sobre los crímenes que recaen sobre el ex fiscal Alfonso Podlech Michaud".

Los participantes del encuentro se proponen realizar más actividades contra la desmemoria, como una reciente acción en la plaza San Pedro del Vaticano, en que chilenos exhibieron fotos del represor Podlech mostrando carteles con reclamos de justicia en italiano. Aunque la demostración terminó a los pocos minutos con la intervención de la policía italiana y la detención de los manifestantes, la iniciativa tuvo una importante cobertura mediática, relató Henríquez. Un testigo de esta acción relató que "los policías italianos tardaron como 10 minutos en tomar acción..., no inmediatamente..., lo que es mucho tiempo para San Pedro. Lo que queríamos era dar a conocer que Alfonso Podlech está preso en Roma por matar a un ex sacerdote llamado Omar Venturelli".

Para la familia Henríquez-Kries, estas iniciativas demuestran que los crímenes de la dictadura siguen concitando la atención de la prensa europea, en particular en Italia y contribuyen a remover las conciencias de la gente. Ante la masiva concurrencia que acató la convocatoria del encuentro en Roma, Ruth Kries, la viuda del Dr. Henríquez Aravena, destacó que los participantes se comprometieron a iniciar acciones en sus países de residencia y coordinar la lucha contra la impunidad con las agrupaciones de derechos humanos en Chile. El abogado Maniga representaría legalmente a Ruth Kries para intentar otro proceso contra Podlech, esta vez por el asesinato de su marido, el Dr. Henríquez, desaparecido igual que Venturelli y considerado delito de homicidio con secuestro en virtud del tiempo transcurrido.


El Siglo

Miércoles 4 de marzo de 2009            

Exigen que el ex fiscal Podlech sea juzgado en Italia por el asesinato de Omar Venturelli y otros crímenes

El juicio que enfrenta en Italia, Alfonso Podlech, ex-fiscal militar de la Dictadura y responsable de crímenes, torturas y desapariciones desde el día mismo del Golpe de Pinochet, pone una vez más en evidencia la imposibilidad para la Justicia Chilena de juzgar, condenar y castigar a quienes viven en la impunidad desde hace 35 años.

De este encuentro surge un manifiesto, difundido por la Coordinación Internacional Juicio y Castigo a Podlech en Italia que en estos días recolecta firmas para exigir que en Chile se respeten los Derechos Humanos y la Justicia « y romper la complicidad del silencio en Chile en torno a los abusos en contra del pueblo Mapuche y denunciar la impunidad de que gozan aún, los criminales de la dictadura de Pinochet ».

Apoyamos a la Justicia Italiana en el Proceso contra Alfonso Podlech, responsable de la muerte de Omar Venturelli y de muchos más, desde Septiembre 1973 en Temuco.

Alfonso Podlech no debe, por ningún motivo, ser devuelto a Chile donde no será jamás juzgado, como sucedió con Pinochet.

Exigimos que cesen todas las medidas de impunidad, de prescripción, de condenas ridículas y de clemencia que aplica actualmente la Justicia en Chile por violaciones a los DDHH.

Pedimos que se reabran las comisiones de investigación de crímenes de lesa humanidad en Chile y que se revoquen los acuerdos que por 50 años protegen la identidad de los culpables “arrepentidos”.

Que se anule la decisión de cerrar todos los casos de juicios y procesos en el año 2010. Eso corresponde a un “perdonazo”, lo que es un insulto a todas las víctimas, a los familiares y a los acuerdos internacionales que Chile ha firmado, sobre los crímenes que no prescriben

Que se cumpla lo prometido por todos los candidatos presidenciales de la Concertación: En Chile se debe cambiar la Constitución de Pinochet que ampara a ladrones y asesinos, y mantiene la injusticia social y la represión contra el pueblo Mapuche.

Declaración de Clausura del Encuentro Internacional en Roma al llamado del Comité “Juicio y Castigo para Podlech »

El Encuentro de Chilenos realizado en Roma del 6 al 9 de Febrero del presente año 2009, tenía como objetivo principal reafirmar la necesidad en Chile , de aplicar justicia y de oponerse a la impunidad.

Asistieron 46 delegados de los siguientes países: Italia, Chile, Francia, España, Inglaterra, Bélgica, Alemania, Suiza y Canadá.

El eje central del encuentro era de informar, testimoniar, mostrar nuestro apoyo a la Justicia Italiana, denunciar la imposibilidad de llevar a juicio y a castigo a Alfonso Podlech en Chile. Deseábamos contribuir a aportar los elementos que permitan la condena en Italia del acusado, para evitar que se produzca una vez más el “milagro de Pinochet”.

El ex-fiscal militar de Temuco ha sido acusado en Italia, sólo por el asesinato y desaparición del ex sacerdote bi-nacional Omar Venturelli en Octubre 1973, pero aún quedan sin ser juzgados los casos de Hernán Henríquez, Arturo Hillerns, Jaime Eltit, Jecar Neghme, y tantos más, para completar el conjunto de las acciones criminales de Podlech.

Delegados de Canadá y Chile declararon ante el fiscal Giancarlo Capaldo, y aportaron testimonios y evidencias de la responsabilidad de Alfonso Podlech.

Además, se denunciaron las deficiencias de la justicia en Chile, en conferencia de prensa, en entrevistas en radios y periódicos italianos, así como en televisión chilena.

Se reafirmó el compromiso y la necesidad de mantener una coordinación internacional y de efectuar acciones concretas en Chile y en el mundo en contra de la Impunidad en Chile y por la búsqueda de Verdad y Justicia.

El pleno del Encuentro de Roma decide y llama a Apoyar al Fiscal Giancarlo Capaldo y a la Justicia Italiana en este proceso en contra de Alfonso Podlech por el crimen de Omar Venturelli.

Exigir que en Chile se juzgue a todos los criminales, y que las condenas sean realmente cumplidas, terminando así con la burla que significa la impunidad de facto que hoy se aplica.

Denunciar cualquiera tentativa del Gobierno Chileno para rescatar al acusado como se hizo en el caso Pinochet en Londres.


El Mostrador

Martes 21 de julio de 2009 

Niegan su petición de arresto domiciliario

La Justicia italiana decidió este martes que el ex fiscal militar de Temuco, Alfonso Podlech, sea juzgado a partir del 18 de noviembre por el asesinato del ex sacerdote de origen italiano, Omar Venturelli, confirmó el fiscal de Roma Giancarlo Capaldo.
La juez del caso tenía hasta agosto para decidir el inicio del proceso de Podlech, por que de no hacerlo lo debería haber dejado en libertad.
El fiscal negó la petición de arresto domiciliario del acusado porque, a su juicio, éste podría hacer uso de sus influencias en Chile durante el juicio.
La hija de la víctima, María Paz Venturelli, dijo que la decisión de la juez de emprender el proceso es "absolutamente positiva", incluida la decisión de negar a Podlech el arresto domiciliario.
Venturelli aseguró que su familia tiene la esperanza de que el juicio termine "con una condena" del fiscal militar del régimen de Augusto Pinochet.
El caso de Omar Venturelli se juzga en Italia separadamente al de otros casos de desaparecidos de origen italiano a manos del régimen de Pinochet.
Podlech, que está acusado de asesinato, homicidio con varios agravantes y secuestro, fue arrestado el 27 de julio del año pasado por orden del juez español Baltasar Garzón en el aeropuerto de Barajas, en Madrid.
Pocos días después fue enviado a Italia, donde permanece encarcelado desde hace cerca de un año.
Omar Venturelli Leonelli, que formaba parte del movimiento Cristianos por el Socialismo y había colgado los hábitos para casarse, se presentó voluntariamente en el regimiento "Tucapel", de Temuco, el 25 de septiembre de 1973, tras enterarse por una emisora de radio local de que era requerido por las autoridades castrenses.
Venturelli, que entonces tenía 31 años, estaba casado y era padre de una hija, fue trasladado posteriormente hasta la cárcel de Temuco, a 672 kilómetros de Santiago, donde fue visto por otros presos hasta el 4 de octubre de ese mismo año, fecha en que se perdió su rastro.


El Mostrador

Miércoles 9 de diciembre de 2009   

Tres testigos declararon en Roma contra fiscal militar Podlech

Tres testigos declararon este miércoles en la tercera audiencia del primer juicio por el asesinato del ex sacerdote de origen italiano Omar Venturelli en 1973, cuya responsabilidad fue supuestamente del ex fiscal militar durante la dictadura Alfonso Podlech Michaud.

Lautaro Calfuquir, de origen mapuche y que fue compañero de Venturelli en la cárcel de Temuco, declaró ante el tribunal que el ex sacerdote salió del recinto a las seis de la tarde del día 4 de octubre de 1973, “una mala señal porque los que eran sacados a esa hora siempre eran torturados o desaparecían”, dijo.

“Venturelli nunca regresó”, subrayó Calfuquir quien por su parte, fue torturado “con golpes clásicos y picaduras de corriente, aunque no me tocaron la cara”.

Otro testigo, Paolo Berzhenko, que entones era profesor de Historia en la Universidad Católica de Temuco, relató al tribunal que se encontró a Venturelli en la Fiscalía Militar, donde se realizaban los interrogatorios y los consejos de guerra, y cuyo fiscal militar era Alfonso Podlech Michaud.
Según Berzhenko, “Venturelli fue interrogado allí, pero se le hizo desaparecer antes y nunca fue juzgado”.

Por último, Eleuterio Toro, profesor de Matemáticas en la Universidad Católica de Temuco, explicó de qué forma se llevaba a cabo la represión en esa localidad.

Detalló el origen italiano de Venturelli, dijo conocer a su familia, a sus padres, que vivía en la colonia italiana “Capital Pastene”, señaló.

El sistema judicial italiano contempla que el juicio pueda realizarse “por derecho de sangre”, lo que implica el inicio de procesos por delitos cometidos en cualquier parte del mundo contra ciudadanos de Italia.

En la audiencia anterior del pasado 18 de noviembre, los jueces italianos dictaminaron la negación de la custodia fuera de la cárcel romana donde ahora se encuentra Alfonso Podlech Michaud.

La Fiscalía italiana abrió en 1998 una investigación para esclarecer la desaparición de cuatro ciudadanos italo-chilenos durante la dictadura militar (1973-1990), entre ellos el ex religioso cuyo paradero se perdió mientras permanecía en arresto político.

Podlech Michaud, de 75 años, fue detenido el 27 de julio de 2008 en el aeropuerto madrileño de Barajas en cumplimiento de una orden europea de detención y entrega emitida por las autoridades italianas y, el 13 de agosto el ex fiscal militar fue extraditado a Italia desde España y encarcelado en la prisión de Rebibbia (Roma).

Durante la dictadura, cuatro ciudadanos ítalo-chilenos desaparecieron: Juan Bosco Maino Canales, Omar Roberto Venturelli Leonelli, Juan Montiglio Murúa y Jaime Patricio Donato Avendaño.
Los dos últimos figuran en el informe de las Fuerzas Armadas como lanzados al mar, frente a las costas de San Antonio.

En julio de 2006, la familia del ex sacerdote presentó en Chile una querella contra el dictador chileno Augusto Pinochet, fallecido en diciembre de ese año, y contra Podlech, quien ejercía como fiscal militar en la ciudad de Temuco, donde ocurrieron los hechos.

Omar Venturelli Leonelli, ex cura que había dejado los hábitos para casarse, se presentó voluntariamente en el regimiento “Tucapel”, de Temuco, el 25 de septiembre de 1973, tras enterarse por una emisora de radio local de que era requerido por las autoridades castrenses.

Venturelli, que entonces tenía 31 años, estaba casado y era padre de una niña, fue trasladado posteriormente hasta la cárcel de Temuco, donde fue visto por otros presos hasta el 4 de octubre de ese mismo año, fecha en que se pierde su rastro.

Un documento firmado por Alfonso Podlech señaló que el ex sacerdote había sido liberado, pero nunca más se supo de él.


La Nación

13 de enero de 2010  

Víctimas de torturas declararon en juicio en Roma contra ex fiscal Podlech

Cuatro víctimas de torturas por parte de aparatos represivos de la dictadura de Augusto Pinochet, declararon ayer en Roma en un juicio oral y público contra el ex fiscal militar del régimen militar Alfonso Podlech (74) quien se encuentra acusado de matanza, secuestro y homicidio del ciudadano ítalo-chileno Omar Venturelli (en la foto).

Los testigos solicitados por el fiscal adjunto de la causa Giancarlo Capaldo, reconocieron a Podlech quien estuvo presente en el juicio.

Los testigos citados fueron un campesino arrestado a los 17 años, el hermano de un estudiante asesinado, un profesor y la esposa de Venturelli Fresia Cea Villalobos.

Omar Venturelli fue un ex sacerdote y docente universitario en Temuco y fue llevado un cuartel de Temuco donde Podlech manejaba los interrogatorios


Radio Universidad de Chile

15 de Octubre 2010

Postergan audiencia en jucio contra ex fiscal Podlech por violaciones a DD.HH.
Por un problema de salud del abogado que representa al ex fiscal militar de Cautín, Alfonso Podlech, el Tribunal de Justicia de Italia decidió posponer una audiencia que se realiza en el juicio que se sigue en su contra.
La audiencia consistía en la presentación de testigos que hablarían a favor de Podlech, a quien se acusa de violaciones a los derechos humanos.
Mientras eso ocurre en Italia, en Temuco la dirigenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Nicole Drouilly, señaló que esperan una cadena perpetua contra el ex militar, ya que los testigos presentados permiten asegurar su participación en distintos delitos.
“Se han estado acumulando antecedentes, pero lo más importante ha sido que éstos se han hecho admisibles en la corte en la medida que los testigos han ido personalmente a entregar su testimonio. Entonces, muchas cosas que siempre se han sabido en la región han sido incorporadas al juicio y van a tener que ser incorporadas por los jueces”, dijo Drouilly.
La representante del organismo humanitario de la Novena Región agregó que mientras en Chile agotaron todas las vías judiciales, esperan que en Italia exista la posibilidad de hacer justicia por el caso de sus familiares.
“Existen suficientes pruebas condenatorias, tanto en Chile como en Italia. Acá no hemos logrado nada y la justicia no se ha llevado a efecto, pero tenemos la confianza de que en Italia las evidencias van a ser suficientes para una condena a Podlech por su participación en los crímenes de La Araucanía”, indicó.
Juan Bosco Maino Canales, Omar Roberto Venturelli Leonelli, Juan Montiglio Murúa y Jaime Patricio Donato Avendaño, ciudadanos ítalo-chilenos, fueron hechos desaparecer en diferentes fechas, y de todos estos casos se responsabiliza al ex fiscal militar de Temuco Alfonso Podlech.


Radio BioBio

2 de Febrero 2011

Defensa reconoció que Alfonso Podlech fue fiscal militar ad-hoc durante la dictadura
La defensa de Alfonso Podlech reconoció que el abogado chileno actuó como fiscal militar ad-hoc tras el golpe de Estado de 1973, lo hizo durante la nueva audencia del juicio que se sigue en tribunal Italiano por la desaparición del ciudadano italo chileno Omar Venturelli Leonelli, ocurrida en 1974.
En la nueva audiencia por delitos de lesa humanidad en contra del abogado Alfonso Podlech Michaud, el profesional chileno no compareció ante el tribunal, permaneciendo recluido en la cárcel de Rebibia, tampoco la defensa presentó testigos ya que no cuenta con ellos.
Durante 90 minutos la defensa del ex fiscal militar de Cautín, valoró ante la Corte de justicia de Roma las declaraciones notariales de los abogados temuquenses, Guido Sepúlveda y Teodoro Ribera que versaron sobre la actuación de Alfonso Podlech a contar de 1990.
Asimismo, se le admitió interrogar a un testigo de la parte querellante que deberá viajar si lo estima conveniente desde Temuco hasta Italia para declarar el próximo 10 de marzo.
Todo lo conseguido por el abogado Nicola Karicaterra, fue relevante para el hijo del imputado, Alfonso Podlech Delarze, pero precisando que su padre fue fiscal militar a contar de 1974.
El próximo 10 de marzo continúa el juicio en contra de Podlech Michaud, y se espera concluir en esa fecha con la presentación de pruebas y testigos para en el mes de mayo conocer el veredicto del tribunal Italiano.


La Nacion

17 de Marzo 2011

Ex fiscal militar Podlech fue nuevamente detenido en Roma
El ex fiscal militar Alfonso Podlech fue nuevamente arrestado en Roma ante la sospecha que preparaba una fuga luego que el viernes pasado abandonó la cárcel de Rebibbia y quedó con arresto domiciliario.
La información fue entregada por Fresia Cea, esposa del desaparecido ítalo chileno Omar Venturelli, por quien se juzga en Italia al ex fiscal militar de la ciudad de Temuco durante la dictadura de Pinochet.
Cea dijo a Radio Bío-Bío que Podlech fue recapturado en las últimas horas ante la sospecha de que preparaba su salida de Italia aprovechando la celebración hoy del Día de la Unidad.
Podlech fue detenido en julio del 2008 en Madrid debido a una orden de captura internacional emitida por el fiscal italiano Giancarlo Capaldo bajo acusación de complicidad en el secuestro y desaparición del sacerdote Venturelli, en 1973.
La semana pasada el Tribunal de Reexamen revisó la medida cautelar que obligó a su permanencia en la cárcel durante 960 días y le dio la libertad aunque con arresto domiciliario pues debe comparecer en una audiencia fijada para el 5 de abril.
Entonces su abogado Nicola Caricaterra informó que “el señor Podlech se quedará en Italia para seguir el proceso, ya que es su intención demostrar su total inocencia”.
En el proceso Podlech dijo que jamás torturó a ningún detenido durante la dictadura de Augusto Pinochet.
Ayer sus abogados en Chile interpusieron querellas contra Mario Carril y Víctor Raviola, testigos de la investigación por la desaparición, acusándolos de falso testimonio y el Juzgado de Temuco las declaró admisibles.


Radio Universidad de Chile

Lunes 16 de Mayo 2011

Acusan hostigamiento a brigada de delitos contra DD.HH. de la PDI en caso de ex fiscal Podlech

Agrupaciones ciudadanas continúan advertencias de hostigamiento hacia la Brigada Investigadora de Delitos contra
los Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones. A la denuncia de la desarticulación de esta brigada, realizada por parlamentarios y organizaciones defensoras de derechos fundamentales hace algunos meses, se suma hoy una alerta del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos de Temuco (Cinprodh).

Según señalan, la semana pasada, la Fiscalía de la región de la Araucanía citó a la inspectora Valeria Hernández y al subcomisario Víctor Vielma, en el marco de la querella presentada hace ya varios días por el abogado Alfonso Podlech Delarze, hijo del ex fiscal militar del mismo nombre, hoy preso en Italia.

Podlech, de 74 años, está en una cárcel romana a la espera de la resolución penal por su presunta participación en la desaparición y muerte de Omar Venturelli, ex sacerdote de origen italiano, detenido en Temuco poco después del golpe de Estado de 1973.
La querella presentada por su hijo en contra de los funcionarios de la PDI es por el delito de falsificación de instrumento privado, pero según Víctor Maturana, coordinador del Cinprodh, esto no corresponde: “El ministro Alejandro Solís, que investiga el caso de Omar Venturelli en Chile, ordenó que se le tomara declaración a don Víctor Radiola, que para el golpe de Estado era el rector de la Universidad Católica de Temuco. Él, en su declaración, señala que el 11 de septiembre, Alfonso Podlech, al mando de una patrulla militar y vestido de uniforme, llegó derribando puertas y ventanas de la Universidad, la allanó, buscando armas. Esa es la declaración textual que reciben estos detectives y por esta razón se le acusa a ellos de falsificar instrumento privado. Queda muy claro que no
tienen intervención, no han manipulado ni interpretado declaración, sino que simplemente se limitaron a recoger la
información”, explicó.

Según Maturana, existen otras motivaciones para impedir el buen trabajo de la Brigada de Investigación de Delitos contra los Derechos Humanos: “Hay una campaña por parte de la defensa de Podlech para abrir un escenario acá en Temuco o en Chile y distraer la atención del proceso fundamental, que se lleva en Roma. Este escenario pretende involucrar no solo a los funcionarios de la PDI, sino que también a testigos que han participado de este proceso
yendo a declarar a Roma. Por eso hablamos que hay un propósito de amedrentar. En el caso de los policías, de afectar el trabajo investigativo que exitosamente han hecho en el plano de violaciones a los DD.HH. y amedrentar a los testigos, para que en caso de ser convocados nuevamente, no concurran o desistan de hacerlo”, señaló.
La organización hizo un llamado a la ciudadanía a estar atentos ante estas acciones que, según dicen, buscan desandar lo poco e insuficiente que se ha avanzado en verdad y justicia.


La Nacion

Viernes 17 de Junio 2011

Fiscalía italiana pide perpetua para el chileno Podlech

La Fiscalía italiana solicitó la pena de cadena perpetua para el ex fiscal militar chileno Alfonso Podlech, acusado en Italia de la desaparición del ex sacerdote Omar Venturelli en 1973 durante la dictadura de Chile (1973-1990).

Según informó a Efe María Paz Venturelli, hija del ex religioso desaparecido, el fiscal Giancarlo Capaldo formuló la petición de la máxima pena contra Podlech por los supuestos delitos de matanza, homicidio pluriagravado y secuestro de personas con fines de extorsión. Capaldo exigió además que no se le apliqué ningún atenuante genérico a la posible condena al exfiscal militar chileno al considerar que "ha demostrado intención de no colaborar con el proceso, intentando además obstaculizarlo", explicaron las mismas fuentes.

Ahora está previsto que el próximo lunes los abogados de la defensa presenten sus alegaciones, para lo que han solicitado toda la jornada, lo que muy probablemente hará que la sentencia, que en un principio se preveía para ese día, llegue en una fecha posterior.

El caso que llevo al sorpresivo arresto de Podlech

La Fiscalía italiana abrió en 1998 una investigación para esclarecer la desaparición de cuatro ciudadanos italo-chilenos durante la dictadura militar de Chile, entre ellos Venturelli, cuyo paradero se perdió mientras permanecía en arresto político.

En julio de 2006, la familia del exsacerdote presentó en Chile una querella contra el dictador chileno Augusto Pinochet, fallecido en diciembre de ese año, y contra Podlech, quien ejercía como fiscal militar en la ciudad de Temuco, donde ocurrieron los hechos.

Podlech fue detenido el 27 de julio de 2008 en el aeropuerto español de Madrid-Barajas en cumplimiento de una orden europea de detención y entrega emitida por las autoridades italianas y el 13 de agosto fue extraditado a Italia y encarcelado en la prisión romana de Rebibbia. Allí ha permanecido durante todo este tiempo a excepción de unos diez días, después de que en marzo de este año se le dejara en libertad provisional al considerar un juez que no existía peligro de fuga, decisión que fue posteriormente revocada.

El juicio contra el ex fiscal militar por la desaparición de Venturelli comenzó en Roma el 18 de noviembre de 2009 y desde entonces se han celebrado una serie de vistas orales que se prevé que concluyan en los próximos días con la sentencia de los jueces del Tribunal Penal de la capital italiana. Omar Venturelli, que había dejado los hábitos para casarse, se presentó voluntariamente en el regimiento "Tucapel" de Temuco el 25 de septiembre de 1973, tras enterarse por una emisora de radio local de que era requerido por las autoridades castrenses. Venturelli, que entonces tenía 31 años y era padre de una niña, fue trasladado posteriormente a la cárcel de Temuco, a 672 kilómetros de Santiago, donde fue visto por otros presos hasta el 4 de octubre de ese mismo año, fecha en que se pierde su rastro.


La Nacion

Lunes 11 de Julio 2011

Tribunal de Roma Absolvio a exFiscal Militar Alfonso Podlech
El Tribunal Penal de Roma dispuso este lunes la absolución e inmediata puesta en libertad para el ex fiscal militar chileno Alfonso Podlech, juzgado en Italia por la desaparición del exsacerdote Omar Venturelli durante la dictadura de Augusto Pinochet.

A Podlech, para quien la Fiscalía había solicitado la cadena perpetua, se le acusaba de los delitos de homicidio y secuestro de personas con fines de extorsión.

El juicio a Podlech, de 76 años, se inició el 13 de octubre del 2009, tras haber sido extraditado de España a Italia en el 2008.

Reacciones
“No puedo creer que esto haya ocurrido en Italia. Creo que hubo una intervención muy poderosa ante los tribunales italianos, con los jueces populares, que son fácilmente accesibles”, reaccionó visiblemente decepcionada la esposa de Venturelli, Fresia Cea. Podlech, quien asistió a casi todas las audiencias del juicio, no estaba presente en el momento de la sentencia y deberá ser liberado de la cárcel romana donde estaba detenido.

“Esperamos leer las motivaciones del caso. Pero todo parece indicar que los jueces consideraron insuficiente las pruebas”, comentó a su vez a la AFP el abogado de los familiares, Giancarlo Maniga.

Historia del Caso
Podlech fue detenido en el aeropuerto español de Barajas y enviado a Italia para ser juzgado por su implicación en la desaparición y muerte de Omar Venturelli.
El nombre del ex fiscal chileno figuraba en la lista de 140 personas, entremilitares y agentes de seguridad, de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay indagados por la muerte y desaparición de unas 25 personas de origen italiana.
El juicio había sido abierto por la fiscalía italiana en la década de los 90 contra las víctimas italianas del llamado “Plan Cóndor”.El plan consistió en un intercambio de información y prisioneros entre las dictaduras sudamericanas de los años 70 y 80.


La Nacion

Lunes 3 de Octubre 2011

Jueces Italianos Explican Absolucion de ExFiscal Chileno Podlech

Los jueces de la primera corte penal de Roma presentaron este lunes los argumentos de la sentencia absolutoria “por falta de pruebas” que dictaron a favor del chileno Michaud Oscar Podlech, en el caso de la desaparición y muerte de Omar Venturelli,ciudadano de origen italiano, durante la dictadura de Augusto Pinochet.

“Los insuficientes elementos de prueba surgidos de la instrucción en audiencia, no permiten afirmar que el imputado haya materialmente contribuido a la desaparición de Omar Venturelli ocurrida el 22 de septiembre (de 1972) y al ocultamiento de su cadáver”, escribieron los jueces del tribunal que preside Anna Argento, al motivar la sentencia que el 11 de julio absolvió a Podlech, acusado de la desaparición y muerte de Venturelli, ciudadano chileno pero de origen italiano, opositor al régimen pinochetista.

Sin Concurso Moral en el Delito
El tribunal afirmó que “la sola comprobada adhesión del imputado al programa de represión contra los opositores políticos del régimen instaurado en 1973, y la también cierta colaboración por él prestada en la administración de la estructura criminal donde estaban recluidas las víctimas, no parecen idóneas para hacer suponer ni siquiera la existencia de un concurso moral en el delito” en consideración. Podlech -defendido en la causa por los
abogados Nicola Caricaterra y Stefano Toccano- era responsable del campo de detención en calidad de fiscal militar.
Fue arrestado en España y extraditado a Italia en 2008, donde estaba imputado en la causa sobre el Plan Cóndor de coordinación represiva de las dictaduras militares de Sudamérica de los años 70 y 80 del siglo pasado.

Detencion Ilegal y Homicidio
Podlech fue acusado en Roma de secuestro de persona y homicidio voluntario agravado. La motivación de la sentencia destaca que en cuanto a la acusación de secuestro de persona “si bien no surgió prueba de la existencia de personales contactos con Venturelli, no subsiste duda alguna que en Podlech deba reconocerse la persona que, más
que otras que tenían en la cárcel de Temuco una posición de comando, materialmente contribuyó a preparar los medios necesarios para que Venturelli permaneciera en un régimen de detención ilegal”.

Sobre la acusación de homicidio voluntario agravado, según los jueces, las declaraciones de los numerosos testigos escuchados por la corte, si bien confirmaron que Podlech se debe considerar uno de los mayores responsables de la administración del campo de detención, no dieron una prueba convincente para considerarlo responsable del trágico fin de Venturelli”.


Radio BioBio

14 de Noviembre 2013

Defensa de imputado por homicidio de 7 militantes comunistas en 1973 señala ilegalidad en proceso.

La defensa del ex fiscal militar, Alfonso Podlech Michaud, alegó por su libertad, tras considerar que se trata de un procesamiento ilegal.

El abogado Luis Valentín Ferrada, defensor de Podlech, invocó la segunda sala de la Corte de Apelaciones de Temuco, la ilegalidad en la que habría incurrido el ministro instructor Álvaro Mesa, al procesar a su defendido, alegando que este no era funcionario público al momento de ocurrir los apremios ilegítimos y los homicidios de siete militantes comunistas.

En noviembre de 1973 dijo Ferrada, el abogado Alfonso Podlech prestó colaboración como civil al gobierno recién insturado, y los apremios ilegítimos de acuerdo al código penal solo son atribuibles a funcionarios públicos.

El defensor expresó al tribunal que Podlech, con el Colegio de Abogados, la Corte de Apelaciones de Temuco y con autorización del presidente de la Corte Suprema, organizaron cierto apoyo legal especialmente orientado a garantizar los derechos de cientos detenidos.

Gustavo Carrasco, secretario general del partido comunista en Temuco, y candidato a consejero regional, dijo que los militantes de su partido no asaltaron el polvorín del regimiento Tucapel, sino que fueron torturados y luego ejecutados.

El abogado integrante de la segunda sala de la corte de Apelaciones, Roberto Contreras Edinger, tiene a su cargo la redacción del fallo del recurso de amparo que se conocerá en las próximas horas.


Radio BioBio

15 de Noviembre 2013

Corte de Apelaciones de Temuco rechaza recurso de amparo presentado por Alfonso Podlech

La justicia rechazó el recurso de amparo a favor del ex fiscal militar Alfonso Podlech Michaud luego que el ministro que investiga muerte de siete comunistas le sometió a proceso y ordenó su detención en la causa caratulada como Asalto al Polvorín del Regimiento Tucapel.

La Corte de Apelaciones de Temuco rechazó el recurso de amparo presentado por la defensa de Alfonso Podlech Michaud, en contra de la decisión del ministro Álvaro Mesa de someterlo a proceso en calidad de cómplice de los ilícitos de homicidio y de autor del delito de apremios ilegítimos, perpetrados en 1973.

En fallo unánime los ministros de la segunda sala María Elena Llanos, Julio César Grandón y el abogado integrante Roberto Contreras, desestimaron la acción cautelar al considerar que el procesamiento fue dictado por autoridad competente.

Podlech Michaud fue procesado junto a otras 24 personas por el ministro Álvaro Mesa, por su responsabilidad en los homicidios y apremios ilegítimos de siete militantes comunistas perpetrados en noviembre de 1973 en dependencias del Regimiento Nº 8 “Tucapel.

Herman Carrasco sobreviviente del episodio, aseguró que Alfonso Podlech determinaba quienes serían interrogados y recordó que el también detenido capitán Jaime García Covarrubias le torturó.

Por su eventual participación en siete homicidios y siete episodios de apremios ilegítimos, Alfonso Podlech y otros 9 oficiales de ejército en retiro permanecen privados de libertad en el regimiento Tucapel, mientras que tres soldados están recluidos en la cárcel de Temuco, siete suboficiales en el batallón de Victoria y un ex sargento de Carabineros en la segunda comisaría.


La Nación

2 de junio de 2014

DETENIDO EL EX FISCAL PODLECH POR LA DESAPARICIÓN DE JAIME ELTIT

El abogado que participó en el trató a detenidos pos 73 por la dictadura como Fiscal Militar se encuentra bajo arresto en el Regimiento Tucapel por orden del juez Madrid que lo procesó por el delito de secuestro junto a otras 5 personas.

El ex Fiscal Militar, Alfonso Podlech Michaud, que estuvo arrestado en Italia por el secuestro del ex sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli, fue nuevamente detenido y permanece en esa condición por otro caso en el Regimiento Tucapel de La Araucanía.

El abogado está procesado por el secuestro calificado del radical Jaime Eltit Spielmann, que desapareció luego de su paso por el mismo cuartel en el que, de acuerdo al diario El Austral de Temuco, se encuentra hace una semana y en donde de seguro se enteró del encuentro del Papa Francisco con familiares de víctimas de la Operación Cóndor, entre las que se encontraban la hermana y la hija de Venturelli.

Podlech, que se integró como civil colaborador a las faenas de los militares con los partidarios del gobierno de la UP detenidos en Temuco luego del golpe de 1973, fue procesado por el juez Alejandro Madrid junto a Orlando Moreno Vásquez y Raúl Schonherr Frías como autores.

El magistrado, dedicado en forma exclusiva a causas de derechos humanos, además dictó el procesamiento como cómplices de Libardo Schwartenski Rubio, Hernán Quiroz Barra y Daniel San Juan Clavería.

LA GESTIÓN DE PODLECH CRUZADA CON LA TORTURA

La resolución señala que Podlech "ostentó de hecho el carácter de Fiscal Militar, efectuando visitas de cárcel, tomando declaraciones y transformándose en el canal por el cual los abogados, familiares y miembros de la Iglesia consultaban por el destino de los prisioneros".

Agrega que "al interior del Regimiento mencionado existía una denominada Sección Segunda de Inteligencia a cargo del Capitán Nelson Ubilla Toledo. Esta sección junto a la Fiscalía Militar, comenzaron a trabajar para interrogar a los detenidos que eran traídos desde la cárcel de la ciudad o permanecían recluidos en diferentes dependencias del Regimiento habilitadas al efecto, en las que existían elementos para amarrarlos y aplicarles electricidad y otros tipos de tormentos".

LA DESAPARICIÓN DE ELTIT

Eltit Spielmann, abogado, militante de la Juventud Radical y hermano del ex intendente Jaime Eltit, fue detenido en Santiago el día 13 de septiembre de 1973 por una patrulla militar y en octubre fue llevado al Regimiento Tucapel.

Allí su hermano y varios otros testigos dicen haberlo visto en malas condiciones físicas y con evidentes signos de haber sido golpeado, y desde ese lugar se le perdió su rastro a contar del día 13 de octubre de 1973.

SE DECLARÓ INOCENTE EN CASO VENTURELLI

En una de sus últimas declaraciones públicas en su regreso a Chile en 2011, tras ser liberado en Italia en donde estuvo 3 años detenido y procesado por el secuestro del posteriormente desaparecido Venturelli, Podlech acusó que él es una "víctima de los derechos humanos".


Cambio21

2 de junio de 2014

Detenido el ex fiscal militar Alfonso Podlech por la desaparición del dirigente político Jaime Eltit

El abogado que participó en los juicios sumarios a detenidos pos 73 por la dictadura como Fiscal Militar, se encuentra bajo arresto en el Regimiento Tucapel por orden del juez Alejandro Madrid que lo procesó por el delito de secuestro, junto a otras 5 personas.

El ex Fiscal Militar, Alfonso Podlech Michaud, que estuvo arrestado en Italia por el secuestro del ex sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli, fue nuevamente detenido y permanece en esa condición por otro caso en el Regimiento Tucapel de La Araucanía.

El abogado está procesado por el secuestro calificado del militante radical Jaime Eltit Spielmann, que desapareció luego de su paso por el mismo cuartel en el que, de acuerdo al diario El Austral de Temuco, se encuentra hace una semana y en donde de seguro se enteró del encuentro del Papa Francisco con familiares de víctimas de la Operación Cóndor, entre las que se encontraban la hermana y la hija de Venturelli.

Podlech, que se integró como civil colaborador a las faenas de los militares con los partidarios del gobierno de la UP detenidos en Temuco luego del golpe de 1973, fue procesado por el juez Alejandro Madrid junto a Orlando Moreno Vásquez y Raúl Schonherr Frías como autores.

El magistrado, dedicado en forma exclusiva a causas de derechos humanos, además dictó el procesamiento como cómplices de Libardo Schwartenski Rubio, Hernán Quiroz Barra y Daniel San Juan Clavería.

La gestión de Podlech cruzada con la tortura

La resolución señala que Podlech "ostentó de hecho el carácter de Fiscal Militar, efectuando visitas de cárcel, tomando declaraciones y transformándose en el canal por el cual los abogados, familiares y miembros de la Iglesia consultaban por el destino de los prisioneros".

Agrega que "al interior del Regimiento mencionado existía una denominada Sección Segunda de Inteligencia a cargo del Capitán Nelson Ubilla Toledo. Esta sección junto a la Fiscalía Militar, comenzaron a trabajar para interrogar a los detenidos que eran traídos desde la cárcel de la ciudad o permanecían recluidos en diferentes dependencias del Regimiento habilitadas al efecto, en las que existían elementos para amarrarlos y aplicarles electricidad y otros tipos de tormentos".

La desaparición de Eltit

Eltit Spielmann, abogado, militante de la Juventud Radical y hermano del ex intendente Jaime Eltit, fue detenido en Santiago el día 13 de septiembre de 1973 por una patrulla militar y en octubre fue llevado al Regimiento Tucapel.

Allí su hermano y varios otros testigos dicen haberlo visto en malas condiciones físicas y con evidentes signos de haber sido golpeado, y desde ese lugar se le perdió su rastro a contar del día 13 de octubre de 1973.

Se declaro inocente en el caso Venturelli

En una de sus últimas declaraciones públicas en su regreso a Chile en 2011, tras ser liberado en Italia en donde estuvo 3 años detenido y procesado por el secuestro del posteriormente desaparecido Venturelli, Podlech acusó que él es una "víctima de los derechos humanos".


Diario UChile

02 de Junio 2014

Detención de ex fiscal Podlech abre debate sobre Justicia Militar

En mayo de 2014, Alejandro Madrid, ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, conocido por indagar casos de violaciones de derechos humanos, dictó procesamiento en contra del abogado de Temuco y ex fiscal militar, Alfonso Podlech Michaud, por secuestro calificado del abogado y ex militante radical, Jaime Eltit.

Este lunes, el Tribunal de Alzada resolvió su detención al interior del regimiento Tucapel, determinación judicial que al ex intendente de la región de la Araucanía y hermano de la víctima, Oscar Eltit, significó la posibilidad de hallar pistas del paradero de su hermano.

En tanto, Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Ejecutados Políticos (AFEP), manifestó que la colectividad mantiene la esperanza de que la justicia no suelte a Podlech y que cumpla con la condena.

La dirigente insistió en la necesidad de que se entregue información sobre los casos que siguen abiertos: “hay que recordar que aquí los casos siguen abiertos solamente porque ellos niegan la información y la han ocultado en este pacto de silencio que mantienen por 40 años”, apuntó y celebró la detención del ex fiscal.

El diputado Hugo Gutiérrez (PC) y presidente de la comisión de Derechos Humanos, comparó el juicio del ex fiscal con el del dictador Augusto Pinochet.

A juicio del parlamentario, este es el momento de juzgar a Podlech: “Creo que eso es un gran avance que permite romper la impunidad con respecto a este criminal”, aseveró.

El diputado insistió en la necesidad que el Alfonso Podlech entregue la información sobre los cuerpos de detenidos desaparecidos: “Como fiscal, él tuvo un rol protagónico en la condena a muchas de las personas que se encuentran desaparecidas y él podría entregar antecedentes que permitirían llegar a sus restos, además él presenció la tortura de muchos presos”.

Para Juana Aguilera, presidenta de la Comisión de Ética contra la Tortura, la modificación a la Justicia Militar se vuelve indispensable.

Sus principales críticas residen en las atribuciones que esta mantiene para “juzgar violaciones a los derechos humanos hechas por civiles o hechas por militares en contra de civiles”.

Respecto del caso, recordemos que fue el 13 de septiembre de 1973 cuando el abogado Jaime Eltit fue detenido en Santiago a los 27 años de edad.


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015