Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Pablo Heriberto Iturriaga Marchese

Coronel de Ejército

Fallecido

Pablo Iturriaga Marchese,  Coronel de Ejército y Comandante del Regimiento Tucapel. Como tal, fue responsable de los desaparecidos, ejecutados, y torturados en ese recinto militar en los días posteriores al golpe. Además, co-responsable de la represión en el área de Temuco y en la totalidad de la Provincia de Cautín, (entre ellos, las comunidades mapuches del área), en compañía del Intendente designado, Coronel de Ejercito Hernán Ramírez Ramírez; del Coronel de Aviación y Comandante de la Base Aérea de Maquehua, en Temuco Andrés Pacheco Cárdenas; y del Coronel de Carabineros José San Martín.

Pablo Iturriaga Marchese pasó a formar parte de la DINA

=============================================================================================================================================================================

Primera Línea Miércoles 20 de Marzo de 2002

Justicia italiana iniciará fase procesal por desaparición de sacerdote en Chile

Sobre la base de escritos de los querellantes, el fiscal italiano Giancarlo Capalbo maneja los nombres de las personas que -según testigos- estuvieron involucradas en la detención, secuestro, tortura y homicidio del sacerdote Omar Venturelli. Entre ellas figura Augusto Pinochet y Sergio Arellano Stark con la Caravana de la Muerte en su paso por Temuco.
Mientras en Chile los procesos que involucran al ex dictador Augusto Pinochet atraviesan un estado de letargo que se prevé se extenderá por mucho tiempo, en Italia la justicia está ad portas de iniciar la fase procesal y terminar con la etapa de investigación por la desaparición del sacerdote de esa nacionalidad Omar Venturelli, desaparecido en Temuco en octubre de 1973.

La causa cuenta con antecedentes concretos sobre la detención del prelado italiano, su paso por el regimiento de esa ciudad, la visita del obispo Bernardino Piñera y su muerte, el mismo día que arribó a la capital de la Novena Región la fatídica Caravana de la Muerte al mando del delegado oficial del jefe de la Junta de Gobierno, el general (r) Sergio Arellano Stark.

Desde 1998 el fiscal Giancarlo Capalbo indaga el caso de Venturelli, junto con la desaparición de Juan Bosco Maino Canales, Juan Montiglio Murúa y Jaime Patricio Donato Avendaño. Estos dos últimos figuran en el informe de las Fuerzas Armadas como lanzados al mar frente a las costas de San Antonio.

La justicia italiana –a diferencia de la chilena- fija una primera etapa de investigación que es conocida como 'denuncia penal' a cargo de un fiscal -en este caso Capalbo- quien, una vez recopilados todos los antecedentes, interpone una acusación formal que es conocida por la Corte de Asis, tribunal integrado por dos magistrados y seis personas más.

De cumplirse estos pasos se llega a la etapa de proceso donde se dictan los primeros autos de reo y más tarde las condenas de los involucrados. En el caso de Venturelli se estima que es inminente el inicio de la acusación formal, lo que garantiza que en los próximos años se podría condenar a los responsables del caso, pues la justicia italiana permite la sanción en ausencia de los culpables de crímenes de lesa humanidad.

Los antecendentes conocidos indican que el prelado y profesor de la Universidad Católica fue visto por última vez el 4 de octubre de 1973, el mismo día que la Caravana de la Muerte pasó por Temuco y dejó un triste saldo 18 víctimas fatales.

Primera Línea accedió al escrito que los querellantes presentaron ante el fiscal Giancarlo Capalbo, quien instruye la primera fase de investigación.

La presentación anexada al proceso 10205/98-R recrea los hechos comprobados hasta el momento sobre la detención de Venturelli y arroja luces sobre las personas presuntamente involucradas en el crimen. Se indica que el ex clérigo participaba en el grupo Cristianos por el Socialismo e inmediatamente después del Golpe de Estado fue convocado a presentarse al regimiento Tucapel en Temuco, a través del bando militar número 16.

En el proceso de detención, secuestro, tortura y homicidio se menciona al ex procurador militar de Temuco-Cautín, Oscar Alfonso Podlech Michaud; al coronel (r) Pablo Heriberto Iturriaga Marchese; al ex comandante de la base aérea local, Andrés Pacheco Cardenas; al mayor (r) del Ejército Luis Armando Jofre Soto; al capitán (r) y encargado de servicios de inteligencia Nelson Manuel Ubilla Toledo; el ex director de la cárcel de Temuco Máximo Vivanco; suboficial (r) Leonel Quilodrán Burgos; el gendarme Jorge Arias; teniente (r) y ex integrante de los servicios de inteligencia Manuel Vasquez Chahuan; coronel (r) Hernán Jerónimo Ramírez Ramírez; oficial (r) Armando Nelson Ariel Maldonado Barría; oficial (r) Jaime Guillermo García Covarrubias y el oficial (r) Raimundo Ignacio García Covarrubias.

Todos ellos, según indica el escrito de los querellantes, fueron identificados por sobrevivientes de la época y testigos vinculados al caso, sin embargo –repara el documento- el principal responsable del crimen es Augusto Pinochet, en su calidad de jefe de gobierno y comandante en jefe del Ejército.

Adicionalmente se indagan más detalles sobre la participación de Arellano Stark en la causa, pues hasta el momento sólo existe coincidencias en la fecha en que arribó a la zona y en que murió Venturelli.

La participación del obispo Piñera y la detención de Venturelli

El sacerdote se presentó voluntariamente en el retén de Carabineros Pastene, lugar desde el cual fue trasladado al regimiento. Es en este lugar donde se produjeron las sesiones de interrogatorios combinados con torturas que finalmente le costaron la muerte a manos de la Caravana de la Muerte.

En el recinto castrense Venturelli fue visto por Pablo Adolfo Berchenko Navarrete, profesor de la zona. Este último, de acuerdo a los datos recogidos durante la investigación en Italia, fue torturado e interrogado por un militar de apellido Soto y el oficial Luis Jofre.

Las declaraciones de testigos hablan que el sacerdote estuvo detenido en el regimiento entre el 16 y el 20 de septiembre de 1973, período en el cual fue visitado por el entonces obispo de Temuco, monseñor Bernardino Piñera, actual Arzobispo Emérito de La Serena, quien confirmó el precario estado de salud de la víctima.

Desde ese momento, el único antecedente que tuvo la familia de Venturelli fue que el 4 de octubre de 1973, por orden de la Fiscalía Ejército Cautín se decreta su libertad. Sin embargo, ese mismo día se produjeron varias muertes a cargo de la comitiva de Arellano, que retornaba a Santiago para iniciar días después su negro periplo por el norte del país.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Otro que muere en la mas completa impunidad...

Enviado por Pedro Alejandro Matta
En el obituario publicado en el diario El Mercurio de hoy dia Miércoles 27 de diciembre de 2006, aparece la noticia del fallecimiento de Andrés Rigoberto Pacheco Cárdenas.
Andrés Pacheco Cárdenas (hermano del tristemente celebre Coronel de Carabineros Conrado Pacheco Cárdenas, comandante del Campo de Detenidos Políticos de Tres Alamos, quien acostumbraba a golpear a los prisioneros previo a enviarlos "al chucho"), fue Coronel de Aviación y Comandante de la Base Aérea de Maquehua, en Temuco, al momento del golpe de estado de 1973. Como tal, responsable de los desaparecidos, ejecutados, y torturados en ese recinto militar, en los días posteriores al golpe. Además, co responsable de la represión política en el área de Temuco y en la totalidad de la Provincia de Cautín, (entre ellos, las comunidades mapuches del área), como representante de la Junta Militar de Gobierno en la Provincia de Cautín, en compañía del Intendente designado, Coronel de Ejercito Hernán Ramírez Ramírez (ya fallecido); del Coronel de Ejercito y Comandante del Regimiento Tucapel Pablo Iturriaga Marchese (ya fallecido); y del Coronel de Carabineros José San Martín (ya fallecido).
Andrés Pacheco Cárdenas ha muerto en libertad e impune (tal como los anteriores), como es la norma y la costumbre para la inmensa mayoría de los violadores de derechos humanos en Chile. Su unica molestia judicial fue haber sido objeto de una orden de arresto internacional, emitida por los Tribunales de Justicia de Francia, para responder sobre su responsabilidad en el desaparecimiento del sacerdote católico de nacionalidad francesa Etienne Pesle de Menil, detenido por efectivos de la Fuerza Aérea de Chile el 19 de septiembre de 1973 y llevado detenido a la Base Aérea de Maquehua, en Temuco, desde donde desapareció. Esa orden de arresto internacional, emitida por la Justicia de Francia, le significo a Andrés Pacheco no poder salir de Chile y viajar al exterior en los últimos cinco años de su vida..., y fue el único castigo que recibió por su accionar en Temuco y Cautín después del golpe de estado.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015