Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Pablo Domingo Gran López

General de Ejercito

Curso en la Escuela de las Américas en enero de 1971

Pablo Domingo Gran López, es acusado de comandar una patrulla que a fines de 1973 en el regimiento Tucapel, con base en Temuco, arrojo cadáveres al río Allipen, este crimen fue cometido junto a Manuel Espinoza Ponce, quien se presume que seria el "Teniente Espinoza". Ambos fueron los oficiales que según el conscripto de la época M.C.S. habrían dirigido el operativo en el cual se arrojaron 18 cadáveres al rió Allipen.

Esta información ha aparecido durante la investigación que lleva el juez Carreño en relación con los crímenes ocurridos en el regimiento Tucapel después del golpe militar, la de los seis militantes comunistas que fueron sacados del cuartel y llevados a un campo de entrenamiento donde fueron asesinados.

Pablo Domingo Gran López aparece en el listado de personal de la DINA publicado por Cambio 21 en abril de 2012

En Septiembre de 2010, Pablo Domingo Gran López, aparecía como "asesor de relaciones internacionales del Instituto Geográfico Militar (IGM)", en el portal electrónico oficial de esa institución.

Gran López mantenía un contrato vigente como oficial en retiro recontratado, pese a que el año 2009 el Ejército afirmó públicamente, ante la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, que ya no quedaba ningún funcionario que haya pertenecido a la DINA

 

Fuentes: Cooperativa.cl, Emol, Cambio21, Archivo Memoriaviva


 

22 de Marzo 2011, Cooperativa
Ex conscripto reveló que 18 opositores a Pinochet fueron arrojados a un río en Temuco
Los cadáveres de al menos 18 opositores a la dictadura de Augusto Pinochet asesinados tras el golpe militar de 1973 fueron arrojados a un río de la zona de Temuco, dijo este martes un ex recluta que participó en la acción en entrevista con al agencia EFE. El ex recluta entregó datos desconocidos hasta ahora sobre ese episodio de la represión pinochetista al juez especial Fernando Carreño, que investiga la desaparición de seis militantes comunistas en noviembre de 1973.
M.C.S., que pidió reserva de su identidad, señaló que él y otros compañeros que cumplían el servicio militar a fines de 1973 en el regimiento Tucapel, con base en Temuco, recibieron órdenes de arrojar cadáveres a un río cercano en varias ocasiones.
"Yo permanecí dos años en el regimiento Tucapel haciendo mi servicio militar, y siempre recibimos órdenes de los oficiales. Si no las cumplíamos, nos mataban a nosotros", relató.
El ex recluta, que reside en Freire, a unos 25 kilómetros de Temuco, dijo que él participó en dos operaciones para deshacerse de cadáveres en el río Allipén, pero le consta que "hubo más", por lo que le comentaron entonces sus compañeros reclutas.
"Me ordenaron subir a un camión junto a otros conscriptos para ir a Isla Cautín (campo de entrenamiento militar). Ya de noche, al llegar al lugar la primera vez subimos diez cuerpos y la segunda ocho. Los llevamos al puente Allipén donde fueron arrojados al río de ese mismo nombre", rememoró.
M.C.S. señaló que los oficiales de entonces están negando "todo" ante el juez Carreño y quieren que "paguen" los que eran unos "simples conscriptos. Eso no es justo", dijo.
Supuestos inculpados
En sus declaraciones al juez Carreño, M.C.S. ha mencionado a un "teniente Espinoza", aparentemente Manuel Espinoza Ponce, ya fallecido, y al entonces teniente Pablo Gran López, hoy general retirado, como los oficiales de los operativos en los que se arrojaron cadáveres al río.
Gran López está inculpado en la única causa que investiga el juez Carreño en relación con los crímenes ocurridos en el regimiento Tucapel después del golpe militar, la de los seis militantes comunistas que fueron sacados del cuartel y llevados a un campo de entrenamiento donde fueron asesinados.
Las autoridades militares dijeron posteriormente que se trataba de terroristas abatidos al intentar asaltar un polvorín.
En la misma condición de inculpado que Gran López figura en la causa el ex brigadier Jaime García Covarrubias, hoy funcionario del Pentágono de Estados Unidos como profesor del Centro de Estudios Hemisféricos para la Defensa de Estados Unidos.
Dos antiguos prisioneros, Herman Carrasco y Víctor Maturana, dijeron que presentarán escritos ante el juez Carreño para que también abra una investigación por los cuerpos arrojados al río Allipén y por las torturas que afirman haber sufrido a manos de García Covarrubias y otros oficiales que cumplían funciones en el cuartel Tucapel.


Emol, 22 de Marzo de 2011

Ex conscripto revela a un juez el paradero de 18 opositores al régimen de Pinochet

Según su versión habrían sido arrojados a un río en Temuco en 1973. Los antecedentes están en manos del ministro en visita Fernando Carreño.

SANTIAGO.- Los cadáveres de al menos 18 opositores al régimen de Augusto Pinochet que desaparecieron tras el golpe militar de 1973 habrían sido arrojados a un río de la zona de Temuco, según relató un ex recluta que dice haber participado de la acción.

El otrora conscripto del Ejército entregó estos datos desconocidos hasta ahora sobre el mencionado episodio al ministro en visita Fernando Carreño, que investiga la desaparición de seis militantes comunistas ocurrida a partir de noviembre de 1973.

Entrevistado por agencia EFE, M.C.S., que pidió reserva de su identidad, señaló que él y otros reclutas que cumplían el servicio militar a fines de 1973 en el regimiento Tucapel, con base en Temuco, recibieron órdenes de arrojar cadáveres a un río cercano en varias ocasiones.

"Yo permanecí dos años en el regimiento Tucapel haciendo mi servicio militar, y siempre recibimos órdenes de los oficiales. Si no las cumplíamos, nos mataban a nosotros", relató.

El testigo, que reside actualmente en Freire, confesó que él participó en dos operaciones para deshacerse de cadáveres en el río Allipén, pero le consta que "hubo más", por lo que le comentaron entonces sus compañeros reclutas.

"Me ordenaron subir a un camión junto a otros conscriptos para ir a Isla Cautín (un campo de entrenamiento militar). Ya de noche, al llegar al lugar la primera vez subimos diez cuerpos y la segunda ocho. Los llevamos al puente Allipén donde fueron arrojados al río de ese mismo nombre", rememoró.

M.C.S. señaló que los oficiales de entonces están negando "todo" ante el juez Carreño y quieren que "paguen" los que eran unos "simples conscriptos (reclutas)". "Eso no es justo", dijo. 

Los presuntos involucrados

En sus declaraciones al juez Carreño, M.C.S. ha mencionado a un "teniente Espinoza", aparentemente Manuel Espinoza Ponce, ya fallecido, y al entonces teniente Pablo Gran López, hoy general retirado, como los oficiales de los operativos en los que se arrojaron cadáveres al río.

Gran López está inculpado en la única causa que investiga el juez Carreño en relación con los crímenes ocurridos en el regimiento Tucapel después del golpe militar, la de los seis militantes comunistas que fueron sacados del cuartel y llevados a un campo de entrenamiento donde fueron asesinados.

Las autoridades militares dijeron posteriormente que se trataba de terroristas abatidos al intentar asaltar un polvorín.

En la misma condición de inculpado que Gran López figura en dicha causa el ex brigadier Jaime García Covarrubias, hoy funcionario del Pentágono de Estados Unidos como profesor del Centro de Estudios Hemisféricos para la Defensa de Estados Unidos.

Dos antiguos prisioneros, Herman Carrasco y Víctor Maturana, dijeron a EFE que presentarán escritos ante el juez Carreño para que abra una investigación por los cuerpos arrojados al río Allipén y por las torturas que afirman haber sufrido a manos de García Covarrubias y otros oficiales que cumplían funciones en el cuartel Tucapel. 

 

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015