Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

América González Figueroa

Médico Cirujano - Tanatólogo

Directora (s) del Servicio Medico Legal

América González Figueroa fue contratada en dictadura para ejercer funciones en el Servicio Médico Legal, donde falseó la información sobre las causas de muerte de algunos ejecutados políticos. Entre los casos en que está implicada aparecen la muerte a causa de torturas de Carlos Godoy Echegoyen, que hizo aparecer como "muerte súbita", el asesinato de Cecilia Magni Camino, afirmando que se habría ahogado y ocultando los vestigios de tortura en su cuerpo, y el crimen del dirigente estudiantil DC Mario Martínez, que apareció en las costas de las Rocas de Santo Domingo luego de que fuera secuestrado en Santiago. Otro "servicio a la patria" fue su participación en los exámenes que culminaron con el fraude de la demencia de Pinochet. En el último período, aún en el SML, fue designada jefe del Departamento de Tanatología y directora subrogante del servicio. El 21 de diciembre de 2000, poco después de que se comprobara su responsabilidad en la entrega equivocada de los cuerpos de tres jóvenes quemados al interior de la Cárcel de San Miguel, recibió una anotación de mérito en su hoja de vida firmada por el ministro de Justicia José Antonio Gómez, militante radical.


El Mostrador, 27 de Enero de 2001
Colaboradora y encubridora de los crímenes de la dictadura.
Cada vez que el régimen militar de Pinochet requirió informes falsos del Servicio Médico Legal para cubrir crímenes los tuvo, y en todos aparece la firma responsable de la doctora América González", denunció al abogado querellante Hiram Villagra.

Los abogados querellantes en el caso Pinochet, Hiram Villagra y Hugo Gutiérrez, ingresaron un "téngase presente" al ministro de fuero, Juan Guzmán Tapia, que señala que la doctora América González, coordinadora del equipo del Servicio Médico Legal (SML) que examinó a Pinochet, realizó pericias tanatológicas "falsas" durante la década de los '80, que buscaban favorecer al régimen militar. “Cada vez que el régimen militar de Pinochet requirió informes falsos del Servicio Médico Legal para cubrir crímenes, los tuvo, y en todos aparece la firma responsable de la doctora América González", denunció Villagra.


Toronto 20 de enero 2001

Dra. América González Figueroa

Directora (s) Servicio Médico Legal

Estimada Dra. González:

En vista de los cambios inconsultos del informe final de la evaluación neurológica y siquiátrica del paciente Sr. Augusto Pinochet U., efectuados en el Hospital Militar de Santiago de Chile entre los días 10 y 13 de enero del año en curso, he decidido no firmar dicho documento y devolverlo por la misma vía, Consulado General de Chile en Toronto, al Ministerio de RR.EE. en Santiago.

Mis objeciones al informe se basan en las siguientes irregularidades, que en mi opinión profesional las estimo muy serias.

Sin base alguna y después de existir consenso de todas las partes involucradas en los exámenes, se cambia la severidad de la demencia, la que habiéndose catalogado como de "leve a moderada", aparece en el documento como de "severidad moderada". Esto, a mi parecer, tiene dos connotaciones muy graves.

En lo profesional, usted como médico director coordinador del proceso, en menos de cuatro días "agrava" la severidad del acusado.

En lo legal, la secretaria de la Corte, Sra. Silvia Papa, en el mismo lapso de tiempo, firma dos documentos con diferente severidad diagnóstica.

Se incluye en este peritaje médico legal elementos ajenos a la evaluación efectuada en las fechas antes mencionadas. Específicamente, scanners cerebrales previos, hechos en circunstancias y técnicas totalmente diferentes al efectuado el 10 de enero y que no fueron discutidos o considerados por el equipo. Además, una ecotomografía carotidea y vertebral e incluso un spect cerebral fue incluido a pesar de que habíamos discutido el primer día la inutilidad de este test en el diagnóstico de demencia y menos aun en la evaluación de la severidad de la misma.

Se cuantificó como "demencia grado moderada" una entrevista siquiátrica, que en sí y por su construcción no tiene ninguna estructura cuantitativa. A mi juicio, esta entrevista siquiátrica, tanto por la forma como por la dinámica del proceso al efectuarla, no aportó absolutamente ningún elemento de utilidad diagnóstica y muy por el contrario, ya que la poca destreza profesional con la que se realizó llegó incluso a incomodar al paciente por única vez en los cuatro días que duraron los exámenes. El entrevistador Slavko Venusic no logró, no quiso o no supo, en ningún momento "contactarse" con el paciente, a pesar de los esfuerzos de la co-entrevistadora Dra. Onetto por lograrlo.

En la entrevista estandarizada para la evaluación de demencia ,CDR, la que fue efectuada muy fluida y profesionalmente por la neuróloga de la U. de Chile, Dra. Díaz, tengo algunas discrepancias importantes en lo que respecta a algunos valores que yo contabilicé durante la prueba.

En mi opinión, el paciente específicamente obtuvo puntajes normales para su edad, género y grado de escolaridad en las funciones de atención (trail making A, Digitos, SKT subtest de atención); memoria episódica (biográfica, no enciclopédica); y sólo levemente alteradas las pruebas de juicio, solución de problemas, memoria reciente y prácticamente normal la memoria de reconocimiento.

En esta misma entrevista, que tiene por lo demás una alta correlación con el diagnóstico clínico de neuroimagen e incluso neuropatológico con las demencias, me parece profesionalmente errado y una falta a la verdad el haber eliminado la entrevista de las actividades de la vida diaria del paciente y que fueron cuantificadas en el relato del ayudante de cámara, valet del Sr. Pinochet por los últimos diez años, Sr. Manuel Cerda. Esta valiosísima información de un cuidador profesional, que calzaba muy bien con la entrevista que efectuábamos al paciente, fue descartada por la secretaria de la Corte de Apelaciones quien en forma irresponsable y faltando a sus deberes profesionales no se encontraba en la sala de exámenes y no "firmó"ese documento.

Dra. González, a pesar de no ser usted una especialista en demencia, ¿no le parece raro que se prefiera una entrevista a la esposa de un paciente en vez de un cuidador profesional, con todo lo subjetivo, emocional y sobretodo familiar y privado que algunos asuntos familiares son tratados en las dinámicas familiares? Además ¿no le parece raro que esa entrevista a la esposa del acusado se haya efectuado sin estar yo presente? Pienso que allí nuevamente usted mostró poco juicio profesional como coordinadora y líder.

Por todas estas razones, medibles y cuantificables, estoy en desacuerdo con el diagnóstico final que ustedes especificaron en el documento que se me envió y mantengo mi posición, que fue la conclusión a la que llegamos todos inicialmente y que es que el paciente tiene una demencia subcortical de origen vascular y cuyo grado de evolución corresponde a "leve a moderado".

Por último y ante una consulta del Sr. Juez y en presencia de todos los colegas, expresé que el grado de demencia leve a moderado permite al magistrado interrogar al paciente. Obviamente, esto debe hacerse con las debidas consideraciones de la edad y al diagnóstico y las entrevistas deberían realizarse en un ambiente familiar, con pocas personas alrededor y en sesiones de duración horaria.

Este documento lo haré llegar tanto al juez Guzmán como a los abogados querellantes.

Atentamente,

Luis Fornazzari MD FRCPC
Clinical Director Neuropsychiatry Program
Centre for Addiction and Mental Health
University of Toronto.
1001 Queen St West,
Canadá M6J 1H4


 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015