Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Eduardo Miguel Gárate Neumman

General de Ejercito

Egresado de la Escuela de las Américas en octubre de 1974

El general Garate Neumman fue acusado de participar en la muerte de 14 militantes de la Unidad Popular en la quebrada del Way en Antofagasta, el 19 de octubre de 1973, como parte de al denominada "Caravana de la Muerte".

En marzo de 2009, el ex suboficial de ejercito, Rigoberto Figueroa Torres, hizo esta denuncia implicando a este general, como uno de los oficiales que se regocijaba de haber asesinado con su corvo a un prisionero político que le pedía que no lo hiciera.

El ex suboficial quien vive en Australia indico que su presencia durante esos crímenes se debe a que el era chofer de transporte de personal (Tanque Anfibio M113A1) y esa noche tuvo que transportar a un grupo de alféreces y algunos oficiales quienes fueron los asesinos de la quebrada del Way. En su relato recuerda la presencia de Miguel Garate Neumman.

Fuentes: Radio Nuevo Mundo, Radio U de Chile,  Archivo Memoriaviva


Viernes 17 de abril de 2009      Radio U de Chile

Sindican a comandante del Ejército en servicio como miembro de la Caravana de la Muerte

Aún hay efectivos del Ejército en servicio activo que estuvieron implicados en violaciones a los derechos humanos. El comandante en jefe de la Sexta División del Ejército, Eduardo Gárate Neumman, habría participado en el episodio Antofagasta de la Caravana de la Muerte, según se desprende de la declaración de un ex conscripto ante el ministro en visita que sigue este caso, Víctor Montiglio.

'Hay todavía mucho que investigar en estas causas, pero la identidad de esos cadetes es fundamental, muchos de ellos pueden estar todavía activos. De hecho, uno de los alférez fue reconocido por un militar que declaró hace unos días atrás en el proceso y lo identificó como el comandante de la Sexta División del Ejército, Gárate Neumman, que hoy día preside nada menos que una de las mayores guarniciones que hay en Chile', informó el abogado querellante en este caso, Hugo Gutiérrez.

El abogado además valoró la decisión de Montiglio de arrestar en los próximos días al ex general Gonzalo Santelices Cuevas, pese al tiempo que ha transcurrido.

En el episodio Antofagasta de la Caravana de la Muerte, catorce militantes de partidos que habían integrado la Unidad Popular fueron sacados por efectivos militares de la cárcel pública de esa ciudad, para fusilarlos y luego repasarlos con los corvos y bayonetas en lo que se conoce como la Quebrada de Guay.

Entre los fusilados estaba Mario Silva Iriarte, abogado de CORFO y militante del Partido Comunista, quien según se informó en su momento, fue ejecutado a raíz de una orden de la Junta de Gobierno que encabezaba Augusto Pinochet.

La hija de Mario Silva, Rosa, estimó que ésta es una luz de esperanza que se abre a poco más de 35 años del asesinato de su padre.'Si bien es cierto están procesando a Santelices y al otro militar que tuvo que ver con las muertes en Antofagasta, aún es absolutamente insuficiente lo que hemos podido lograr después de tantos años. Esto se ha dilatado demasiado, tanto así, que el dictador se murió sin que siquiera se le pudiera fichar. Es una situación de esperanza, pero hay que tomarla con mucha mesura', manifestó.

Rosa Silva agregó que muchas veces ha considerado que el paso del tiempo y la lentitud de los tribunales sólo le darán a ella y a la viuda de Mario Silva una limosna de justicia.

Por su parte, el senador Jaime Naranjo, sostuvo que en caso de comprobarse la vinculación de Gárate Neumman con los asesinatos en Antofagasta de la Caravana de la Muerte, sería grave para la credibilidad del Ejército y de su comandante en jefe, Óscar Izurieta.

'Cuando se tienen en consideración los ascensos, me imagino el comandante en jefe del Ejército le preguntará a cada oficial, que es lo que dice siempre que hace él. Si se le preguntó a este oficial y dijo que no tenía ninguna relación y ahora aparece vinculado a estos hechos, quedan en muy mal pie el comandante en jefe del Ejército, lo dejan en una situación muy expuesta', señaló el senador.


Radio Nuevo Mundo de Iquique, 28 de marzo de 2009

Dirigentes políticos y sociales denuncia participación del general Eduardo Garate en crímenes de la Quebrada del Way

En una concurrida conferencia de prensa, dirigentes sociales, de derechos humanos, y del Partido Comunista en Iquique, junto al prestigioso abogado de derechos humanos, Hugo Gutiérrez, exigieron la renuncia del actual comandante en jefe de la VI División de Ejército e integrante del Alto Mando del Ejército, Eduardo Gárate Neumann, como implicado en el alevoso asesinato de un grupo de catorce prisioneros políticos cometido en la llamada Quebrada del Way, el 18 de octubre de 1973, en Antofagasta, cuando era subteniente, y en el marco de la visita de la Caravana de la Muerte encabezada por el general Arellano Stark. El ex suboficial de ejercito, Rigoberto Figueroa Torres, hizo esta denuncia implicando a este general, como uno de los oficiales que se regocijaba de haber asesinado con su corvo a un prisionero político que le pedía que no lo hiciera. Este suboficial está radicado en Australia y hace unos días atrás llegó al país para ser careado con el general Gárate, reconociendolo en el acto como participante en el grupo masacrador. 
El testimonio que este suboficial había entregado a la justicia es el siguiente: 
"Así fue que una noche como conductor del carro de transporte de personal (Tanque Anfibio M113A1) me fue ordenado presentarme a la guardia de la escuela para salir a un operativo. La unica orden que se me dio era seguir a un jeep que iba delante del carro que yo manejaba y escoltando a un camión Reo del ejercito. En dicho operativo yo llevaba en el interior de mi carro alrededor de quince o veinte alférez de la Escuela Militar cosa muy poco normal ya que habitualmente la tripulación de mi carro la componía yo como conductor y comandante de carro y doce soldados conscriptos, pero esta vez solo viajaban oficiales. Salimos desde la Escuela de Blindados y nos internamos al sur por la carretera panamericana, siempre siguiendo al jeep, lo que me llamo mi atención fue que en el jeep, guiando el operativo estaba el teniente Pablo Martínez Latorre, quien era Jefe del Servicio de Inteligencia de la Escuela de Blindados. Además en el jeep viajaban dos oficiales que no eran de la Escuela ni tampoco los ubicaba como integrantes de algún regimiento de Antofagasta. Otro hecho que llamó mi atención fue que antes de salir al operativo los oficiales ya nombrados estuvieron conversando con el coronel Director Adrián Ortiz Guttman. Sorpresivamente en la carretera nos desviamos a la izquierda y nos internamos en la pampa, dimos vueltas, Pablo Martínez conocía mucho el terreno ya que eran los lugares donde él y su compañía de Tanques hacían continuamente ejercicios. Dimos varias vueltas, no se si para emborracharnos a nosotros o alguien más ya que en ese momento yo no sabía si llevábamos detenidos. En la pampa había camanchaca espesa, pero a pesar de esto pude ubicarme, ya que días antes yo había estado con unos compañeros haciendo ejercicios con nuestra Compañía y pude constatar que nos encontrábamos en la quebrada del Way. Pablo Martínez detuvo el jeep, yo estaba a unos doscientos metros y los oficiales que iban en el carro mío me ordenaron bajar la rampla y que permaneciera en el tanque. Ellos bajaron gritando y comportándose como locos y algunos de ellos con el corvo en la mano. Como pude levanté mi asiento y traté de ver lo que sucedía y me di cuenta solo en ese momento que del camión bajaron 16 personas, que luego supe eran 14 prisioneros y dos centinelas. Con la camanchaca solo distinguía las sombras y los gritos de los alféreces los que luego se confundieron en gritos de dolor y sufrimientos, las sombras a lo lejos se veían en constante movimiento. De repente sentí un solo balazo que fue como una orden y luego ráfagas de sub ametralladoras modelo Thompson que fueron armas que nos entregaron después del 11 de septiembre del 1973 a todos los integrantes del ejército, además de un corvo. Este hecho no duró más de unos 20 a 30 minutos. Cuando regresaban al camión los oficiales venían gritando y muchos de ellos aún con el corvo en la mano, venían eufóricos, como salidos de una fiesta, se jactaban de lo que habían hecho, algunos decía palabras como: “el upeliento me pedía perdón, decía que tenía hijos, pero igual lo cagué al hueón”. La imagen que tengo de este hecho es la que no me ha dejado vivir tranquilo, he estado con tratamiento médico con especialistas para superar ese tema, aún tomo tranquilizantes y una de las formas para no quebrarme psicológicamente es dar mi testimonio de lo que sucedió en la ciudad de Antofagasta. Después de los hechos acaecidos en la quebrada del Way se nos dijo que todo lo que hubiésemos visto era parte del “código del silencio”."
Este testimonio fue refrendado por el ex suboficial de ejercito, agregando el reconocimiento que hizo del general Gárate como integrante del grupo de oficiales que asesinó a sangre fría al grupo de prisioneros, y como autor de la frase donde el prisionero le pedia que no lo matara. Los dirigentes locales indicaron que solicitarán a la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, destituya a este alto oficial. 


La Estrella de Iquique, 29 de marzo de 2009

Dirigentes y candidato piden renuncia inmediata

Dirigentes de ex presos políticos junto a militantes del partido comunista y el abogado y candidato a diputado Hugo Gutiérrez, solicitaron la renuncia del comandante en jefe de la Sexta División de Ejército, general de brigada Eduardo Gárate Neumann. Lo acusan de participar en la muerte de 14 militantes de la Unidad Popular en la quebrada del Way en Antofagasta, el 19 de octubre de 1973, como parte de al denominada "Caravana de la Muerte".

La denuncia se basa en el testimonio del suboficial en retiro Rigoberto Figueroa Torres (60), quien fue entrevistado por el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Víctor Montiglio, y sindicó al actual general Gárate como uno de los cadetes que había intervenido en el degollamiento y fusilamiento de 14 personas en la quebrada del Way, al sur de Antofagasta.

Según el abogado Gutiérrez, Figueroa se careó el 19 de marzo con Gárate ante el ministro Montiglio y junto con reconocerlo, recordó que su figura le quedó grabada porque después de la matanza hizo un crudo comentario a viva voz.

Los hechos denunciados transcurrieron en la época en la que Figueroa tenía 24 años y era cabo 2º instructor de al escuela Blindada en Antofagasta. El día del suceso, le ordenan manejar una tanqueta anfibia y en su interior lleva a 15 alférez. Debía seguir un jeep que era guiado por el teniente de los servicios de inteligencia Pablo Martínez Latorre, donde además viajaban el general (r) Sergio Santelices y el coronel (r) Adrián Ortiz.

En la caravana también iba un camión con 14 presos, provenientes de la cárcel de Antofagasta y dos escoltas. Según relata Gutiérrez, Figueroa logra ubicarse y saber que están en la Quebrada del Way y aprecia como los alférez salen del carro con corvo en mano y atacan a los detenidos, para luego rematarlos con ráfagas de subametralladoras Thompson.

"Después los forman, los felicitan por la misión y al retirarse Figueroa dice entre dientes que no fue una misión, sino un asesinato. Eso lo escucha un compañero de él, que en ese tiempo era su mejor amigo, y después le inician un seguimiento porque lo consideran infiltrado. En los inicios de los años 80 sufre de tortura hasta que logra pedir asilo y en 1986 se radica en Australia", cuenta el candidato a a diputado del PC.

TESTIMONIO

En tanto, el secretario regional del Partido Comunista de Iquique, Epifanio Flores, señala que el testimonio lo recibió hace dos años cuando Figueroa estuvo de visita en Iquique. Sin embargo, le pidió que mantuviera la reserva hasta que abandonara el país y así los hizo, para luego contactar a Gutiérrez y lograr que el ex suboficial viajara con seguridad desde Australia para dar su testimonio.

Gutiérrez, junto a los dirigentes de ex presos políticos Hugo Bolívar, Odesa Flores, Luis Leyton y Luis Ponce, señaló que solicitarán a la Presidenta de la República y al Ministerio de Defensa tomar las medidas para que Gárate no siga en el cargo. Argumentó que "son criminales que mataron y diezmaron a su propio pueblo y hoy se las dan de probos y que están resguardando la integridad territorial. Por un tema de dignidad, no es posible que se mantenga en servicio activo y no sea debidamente encausado, llamado a retiro y sacado de la VI División. Participó en un genocidio político y alto cargo que ostenta debe ser para aquéllos que están dispuestos a defender el territorio nacional y no para matar a compatriotas".

SORPRENDIDO

Gutiérrez confesó que se sintió sorprendido al saber que participaron cadetes en estas situaciones.

En tanto, Luis Ponce indicó que no cultivan la cultura del odio, sino que buscan verdad y justicia.

A su vez, Odesa Flores anunció que al igual como lo hicieron durante la presencia de Augusto Pinochet Ugarte, se reunirán para protestar.

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015