Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Pedro Enrique Fernández Dittus

Capitán de Ejército (r)


Este es el único criminal que fue condenado por la muerte de Rodrigo Andrés Rojas de Negri, de 19 años de edad y las lesiones y quemaduras de Carmen Gloria Quintana.

Ambos jóvenes fueron roseados con bencina y luego les prendieron fuego, El entonces teniente Pedro Enrique Fernández Dittus, jefe de la patrulla militar, ordenó que los cuerpos humeantes fueran cubiertos con frazadas y subidos a uno de sus vehículos. Horas más tarde, fueron lanzados en una acequia de las afueras de Santiago, en el sector rural de Quilicura, donde efectivos policiales los encontraron y trasladaron de urgencia a la Posta Central.  El 6 de julio Rodrigo Andrés Rojas de Negri muere a causa de las quemaduras posteriormente sus cuerpos fueron abandonados y solamente Carmen Gloria logro salvar con vida, quedando su cuerpo marcado de por vida por las quemaduras recibidas.

El Capitán de ejercito fue encontrado culpable y fue condenado por este crimen con la burlesca condena de 600 días, pero la Corte Marcial cambió de parecer y concluyó que su acto criminal fue solo de negligencia. Fernández Dittus cumplió una condena de un año en el penal especial de Punta Peuco , al cabo del cual consiguió acreditar ante la Comisión Médica del Ejército el padecimiento de una “psicopatía orgánica” que la justicia castrense consideró como atenuante. También lo incorporaron al grupo de pensionados por invalidez postguerra.

El 10 de marzo de 2006, justo 20 años después del crimen y en el último día de gobierno de Ricardo Lagos, el Colegio de Profesores realizó una manifestación para desenmascarar a uno de los dueños de la escuela básica N° 172, ubicada en José Arrieta 6870, comuna de La Reina. La funa, estuvo dirigida precisamente contra Fernández Dittus quien aparecía, en la Primera Notaría Peñalolén, como miembro de la sociedad Marta Rosa Elena Dittus Bayer e Hijos Limitada, beneficiada con la explotación de la concesión de ese negocio, prebenda que el lenguaje eufemístico local denomina sostenedor del establecimiento"
 

Ver caso de Rodrigo Rojas De Negri


UNA PREGUNTA PARA EL EXCELENTÍSIMO SR. PRESIDENTE

Me permite una pregunta
Sr. Presidente,
Excelentísimo Sr. Presidente.
Porque está en libertad Fernando Dittus
ensuciando las calles de Santiago
contaminando el aire de La Alahambra
infectando los muros de Nueva York
pudriendo las aguas de los polders de Holanda
extinguiendo la fauna amazónica
desforestando las selvas africanas
hundiendo el archipiélago de Japón
ennegreciendo las nieves del Tibet
y llenando de lodo a la Malasia.
Porque
Sr. Presidente
Excelentísimo Sr. Presidente
porque está libre
el asesino de Rodrigo Rojas
(Rodrigo Rojas en llamas)
el que trizó a Carmen Gloria
desgarrándonos el alma.
Sr. Presidente
Excelentísimo Sr. Presidente,
el aliento podrido
del asesino Fernando Dittus
llega con los vientos hasta el Asia
cubriendo de dudas a los Lamas
sus ojos homicidas
horrorizan a los aborígenes de Australia.
Su risa hace saltar nuestras lágrimas
y nos destroza,
porque está libre
Sr. Presidente
Excelentísimo Sr. Presidente
escupiéndonos
deshonrando a la vida
devaluando la conciencia,
reduciéndola a la nada.
Porque
porque está libre
Sr. Presidente
el asesino de Rodrigo Rojas
el verdugo de Carmen Gloria Quintana.


Eduardo Sternberg
Noche negra, 10 de Enero del 2004, La Haya, Holanda.
 


Resumen.cl, 12 de Julio de 2011

Criminal castrense ahora es "sostenedor" de un colegio

En medios de las movilizaciones estudiantiles contra el sistema de enseñanza privada financiada en Chile por el Estado para el lucro de particulares, circula un mail recordando que un criminal del Ejército participa en la propiedad de un establecimiento de enseñanza de una barriada popular del este de Santiago. Se trata del ex capitán de ejército Pedro Enrique Fernández Dittus, jefe de una patrulla militar que roció con gasolina y quemó vivo, dándole una muerte increíblemente curel al joven fotógrafo Rodrigo Rojas Denegri, a la vez que dejó con quemaduras graves en el 60% de su cuerpo a la joven Carmen Gloria Quintana, quien sobrevivió con su cuerpo y rostro desfigurado. Todo esto ocurrió durante una protesta popular contra la dictadura de Pinochet registrada en la comuna Estación Central, en el oeste de Santiago el 2 de julio de 1986. 
El 10 de marzo de 2006, justo 20 años después del crimen y en el último día de gobierno de Ricardo Lagos, el Colegio de Profesores realizó una manifestación para desenmascarar a uno de los dueños de la escuela básica N° 172, ubicada en José Arrieta 6870, comuna de La Reina. La funa, o scratch, estuvo dirigida precisamente contra Fernández Dittus quien aparecía, en la Primera Notaría Peñalolén, como miembro de la sociedad "Marta Rosa Elena Dittus Bayer e Hijos Limitada", beneficiada con la explotación de la concesión de ese negocio, prebenda que el lenguaje eufemístico local denomina "sostenedor" del establecimiento, en vez de explotador u otro más preciso. En rigor, quien "sostiene" estos negocios es el Estado, con el dinero pagado en impuestos por "todos los chilenos" que tributan y que tampoco son "todos".

Condenado preliminarmente a 600 días de presidio sin remisión, por su crimen, la Corte Marcial cambió de parecer y concluyó que su acto criminal sólo fue "negligente". Fernández Dittus cumplió una condena de un año en el penal especial de Punta Peuco, llamado "cárcel de 5 estrellas" para presos ex militares. El criminal consiguió acreditar ante la Comisión Médica del Ejército el padecimiento de una “psicopatía orgánica” que la justicia castrense consideró como atenuante. También lo incorporaron al grupo de pensionados por invalidez “post guerra”.


Radio.uchile.cl, 2 de julio 2013

Agrupaciones de DDHH claman justicia a 27 años del asesinato de Rodrigo Rojas De Negri

A 27 años de la muerte del fotógrafo Rodrigo Rojas De Negri, su madre, Verónica De Negri, y agrupaciones defensoras de los Derechos Humanos, criticaron que el asesinato de su hijo permanezca impune en la Justicia Militar

Ya se cumplieron 27 años desde la muerte de Rodrigo Andrés Rojas De Negri, fotógrafo que murió el  6 de julio de 1986 a causa de las quemaduras infligidas por una patrulla militar durante una protesta contra la dictadura de Pinochet. El 2 de julio de ese año, Rodrigo Rojas fue rociado con combustible y encendido por funcionarios del Ejército. Murió 4 días después. Su caso permanece impune hasta el día de hoy.

La madre de la víctima, Verónica De Negri, manifestó su parecer por esta situación.

“Rodrigo fue quemado vivo y eso es lo que yo quiero que nunca nadie se olvide. No fue muerto. Fue quemado vivo. Y después, cuando entró a la Posta Central, se le cierran las puertas para que su tratamiento se haga. Entonces hubo muchísima intencionalidad y eso para mi es muy importante. 27 años después, todavía no se ha hecho justicia al respecto. Han sido muy duros estos 27 años”, expresó.

Esta semana, Carmen Gloria Quintana, la sobreviviente de este caso que debió enfrentar varias operaciones de recuperación, testimonió a la BBC que “todo mi cuerpo estaba vendado, porque me hacían injertos de piel. Era muy doloroso, porque cada vez que me cambiaban las sábanas, se me pegaban.”

El teniente Pedro Enrique Fernández Dittus, jefe de la patrulla militar, fue quien ordenó que los cuerpos humeantes fueran cubiertos con frazadas, subidos a uno de sus vehículos y lanzados en una acequia en el sector rural de Quilicura, donde fueron encontrados por Carabineros y trasladados de urgencia a la Posta Central. Fernández Dittus, principal autor de este homicido, sólo estuvo 600 días en la cárcel y fue habilitado para convertirse en sostenedor de la Escuela 712 José Arrieta de la comuna de La Reina.

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Alicia Lira, criticó que, aun sabiendo quiénes son los responsables de este homicidio, la Justicia no cumpla la función que le corresponde. “Iba una patrulla de militares que tomaron a estos dos jóvenes, los retuvieron, los empaparon en bencina y lo quemaron”, detalló.

El grupo Illapu dedicó a Rodrigo Rojas De Negri la canción “Para seguir viviendo”, que forma parte del disco homónimo (1986). También el dúo Quelentaro dedicó una copla titulada Rodrigo Rojas. El Consejo de la Cultura creó en 2006 el premio de fotografía Rodrigo Rojas De Negri, pero sus fotos se conocen sólo en algunos círculos. Esta situación será corregida en septiembre, cuando se inaugure la primera exposición de Rojas en el Museo de Arte Contemporáneo y en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, en Santiago.


9 de Agosto 2004 La Nación

Ex CNI del caso Albania gozan de pensiones “post guerra”

Una realidad previsional muy distinta a su situación judicial viven varios de los ex agentes de la disuelta Central Nacional de Informaciones (CNI) procesados como autores de los homicidios calificados de 12 frentistas en la denominada Operación Albania, ocurrida el 15 y 16 de junio de 1987.

Hoy se encuentran a la espera del dictamen del ministro en visita Hugo Dolmestch, quien tiene “para fallo” la investigación de los crímenes.

Sin embargo, otra es su situación previsional debido a que, bajo una denominación genérica de “estrés post guerra”, los ex agentes han obtenido pensiones de invalidez de segunda categoría, según lo acredita la Honorable Comisión de Salud del Ejército. Esto significa en la práctica obtener casi el doble de su jubilación mensual por ser víctimas de padecimientos en “actos de servicios” que los incapacitan para desarrollar una labor normal.

El grupo se encuentra encabezado por el jefe del llamado “procedimiento antisubversivo”, el teniente coronel (R) Krantz Bauer Donoso, ex jefe de la Brigada Verde de la CNI, quien figura como causal de retiro un diagnóstico de “TEC abierto, síndrome post TEC, otorragia izquierda, fractura peñasco temporal izquierdo y hemorragia sub aracnoidea”.

A él lo secunda, el teniente y empleado civil de Ejército (R), agente JorgeVargas Bories, coautor de ilegítima privación de libertad y de los homicidios ocurridos en calle Pedro Donoso, quien obtuvo su pensión de invalidez por actos del servicio al acreditar una “psicosis maníaco depresiva”.

También goza de este beneficio, extensivo a su grupo familiar y que mantiene en grado de “activos” su salario, es decir su pensión se reajustan al par de los sueldos de los oficiales que están en servicio, el fallecido teniente coronel Iván Cifuentes Martínez y ex jefe del Comando Cobra de la ex CNI, quien justificó una “psicosis maníaco depresiva”.

Cabe recordar que fue este oficial quien a sabiendas de una eventual cadena perpetua en su contra solicitó una “salida política” a sus casos, esto después de señalar que “en el fondo, la CNI cumplió la ‘pega’ que el Estado le encomendó (...) desde el punto de vista judicial, los superiores de la CNI quedaron como encubridores o cómplices, pero solamente quienes éramos capitanes estamos asumiendo la condición de autores directos y materiales”.

Asimismo el ex CNI, mayor (R) de Ejército, Emilio Enrique Neira Donoso, encausado como cómplice del homicidio de Recaredo Valenzuela y de los secuestros seguidos de homicidio de calle Pedro Donoso, recibe una pensión producto de una “psicosis afectiva”.

Por su parte, César Luis Acuña Luengo, empleado civil de Ejército (R), procesado como el autor del homicidio de Recaredo Valenzuela y cómplice de ilegítima privación de libertad de calle Pedro Donoso, también acreditó sufrir una “psicosis afectiva”.

Álvaro Corbalán

Pese a que el abogado Hugo Gutiérrez, (situación que avaló después su colega Héctor Salazar) señaló a La Nación que el ex jefe operativo de la CNI, teniente coronel (R) Álvaro Corbalán Castilla, goza de una pensión por “estrés post guerra”, precisando que “me encuentro seguro en un ciento por ciento, porque lo vi publicado en el Boletín del Ejército”; la Dirección de Comunicaciones del Ejército desmintió tal versión.

Sin embargo, indicaron que efectivamente el ex oficial, actualmente recluido a cadena perpetua simple en el penal de Punta Peuco por su responsabilidad en el crimen del carpintero Juan Alegría Mundaca, solicitó su invalidez de segunda categoría. “Pero le fue negada porque fue presentada fuera de plazo”, señaló la institución.

Respecto a las mencionadas adjudicaciones de pensiones a estos ex agentes, la misma vocería sostuvo que se apegan a la legalidad vigente, pues se acreditaron de manera médica las dolencias, recalcando que tienen un carácter de “irrevocable”.

A estos nombres se pueden sumar otros de esta institución, de la Fuerza Aérea, Carabineros e Investigaciones, que también mantienen ex funcionarios procesados por su responsabilidad en la Operación Albania.

Caucoto

Consultado el abogado querellante del caso Albania, Nelson Caucoto, señaló que “me parece extraño este beneficio a personas que no padecen ninguna invalidez o incapacidad generada por actos del servicio, que los mantenga inutilizados para el trabajo, situación que sólo se presta para que tengan el doble de sus pensiones”.

Añadió que “sin duda estamos frente a una situación que debe ser investigada, pues perfectamente se podría configurar el ilícito de fraude al Fisco”.

Caso quemados

Condenado preliminarmente a una condena de 600 días de presidio sin remisión, por su participación en el denominado caso quemados, situación luego cambiada por la Corte Marcial al acreditar que su accionar sólo fue negligente, el capitán (R) de Ejército Pedro Fernández Dittus también se suma al grupo de pensiones de invalidez “post guerra”.

Efectivamente, el jefe de la patrulla militar que golpeó y roció con combustible a Rodrigo Rojas Denegri y Carmen Gloria Quintana, logró acreditar ante la Comisión Médica del Ejército una “psicopatía orgánica”. Cabe recordar que a causas de las quemaduras, hecho ocurrido el 2 de julio de 1986, falleció Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana quedó con heridas en el 60 por ciento de su cuerpo.

 


 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015