Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Carlos Angel Espinoza López

Suboficial de Ejercito

Agente DINE

El suboficial Carlos Angel Espinoza López, estuvo involucrado en el proceso que culmino con la desaparicion y muerte de l ex agente de la DINA, el químico y miembro de la Brigada Exterior de la DINA, Eugenio Berríos Sagredo, en Uruguay

 

El Mostrador, Mayo del 2001

Seis oficiales y suboficiales del Ejército, todos actualmente en servicio activo y que fueron agentes de la Dirección de Inteligencia del Ejército: Martin Michael Borck Keim, Santiago Gerónimo Caradeux Franulic, Carlos Ángel Espinoza López, Pedro Alejandro Jara Morales, José Guillermo Montenegro Valenzuela y Felipe Enrique Cabrera Palacios, fueron identificados por el Departamento Quinto de Investigaciones como los responsables de la desaparición y muerte del ex químico y miembro de la Brigada Exterior de la DINA, Eugenio Berrios Sagredo, en Uruguay.

El caso fue presentado en el Sexto Juzgado del Crimen de Santiago por altos oficiales del Departamento Quinto de Investigaciones.

Esto esta demostrando que el Ejército ha obstruido la justicia para evitar que Eugenio Berrios declarara en el caso Letelier en 1991, donde era el testigo clave para establecer la asociación ilícita de la DINA.

Hasta noviembre de 1991 el jefe de la Dirección de Inteligencia del Ejército era el general Hernán Ramírez Rurange, procesado en calidad de encubridor en el crimen del sindicalista Tucapel Jiménez y fue reemplazado en diciembre del mismo año por el general Eugenio Covarrubias.

Esta información era conocida a cabalidad por el gobierno de la Concertación. En particular por el subsecretario del Interior, el democratacristiano Jorge Burgos.


 

El Mostrador, 17 de Mayo del 2001

Decisión de la magistrada Olga Pérez 
Libres por falta de mérito dos oficiales vinculados al caso Berríos

Martin Michael Borck Keim y Santiago Gerónimo Caradeux Franulic habían sido identificados en un informe de la Policía de Investigaciones como los responsables de la desaparición y muerte del ex químico estrella de la DINA, Eugenio Berríos Sagredo, en Uruguay.

La titular del Sexto Juzgado del Crimen, Olga Pérez Meza, dejó en libertad por falta de méritos a los oficiales del Ejército Martin Michael Borck Keim y Santiago Gerónimo Caradeux Franulic, a quienes un informe de la Policía de Investigaciones sindicaba como los responsables de la desaparición y muerte del ex químico estrella de la DINA, Eugenio Berríos Sagredo, en Uruguay.

Los oficiales habían sido interrogados por la magistrada el martes último, luego que el abogado Marcelo Cibié padre informara a la magistrada la intención de los oficiales de concurrir al tribunal a declarar apenas ella lo dispusiera, para probar su absoluta inocencia.

Ante la magistrada también declaró el tercer cliente de Cibié, el suboficial Carlos Angel Espinoza López, quien también aparece mencionado en el informe de investigaciones que, además, fue puesto en conocimiento del subsecretario del Interior, Jorge Burgos.

Fuentes allegadas al caso aseguraron a El Mostrador.cl que en sus declaraciones, junto con negar cualquier participación en la salida de Berríos, reconocieron haber pertenecido a la CNI y otros a la DINA.

Uno de los suboficiales, cuya identidad permanece en reserva porque está en servicio activo, aseguró haber sido guardaespaldas de la conocida vedette Maripepa Nieto, cuando era la “polola” del ex jefe operativo de la CNI, Alvaro Corbalán.

En términos jurídicos, los oficiales y suboficiales debían demostrar una intachable conducta. Sus esfuerzos fueron buenos, ya que presentaron hasta diplomas de concursos en la escuela, como también otros documentos que están fuera del ámbito militar.

 

El Mostrador.Cl , 11 de Mayo del 2001

Fiscal uruguaya pide reabrir caso del químico Eugenio Berríos

La información fue publicada hoy por el diario uruguayo “El Observador”, y se indicó que un policía chileno habría viajado en marzo pasado a Uruguay y que con la colaboración de la justicia de ese país habría logrado que algunos testigos identificaran a los oficiales del Ejército involucrados en la muerte del químico de la DINA.

La fiscal uruguaya, Nancy Hagopian, solicitará la reapertura del caso del ex agente de inteligencia de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), Eugenio Berríos, asesinado en Uruguay.

La información fue publicada hoy en el diario uruguayo El Observador, y de acuerdo a fuentes próximas al caso citadas por la prensa local, esta diligencia respondería al informe del Departamento Quinto de la Policía de Investigaciones que identifica a seis militares chilenos vinculados al caso, y que fue dado a conocer por El Mostrador.

En 1998 la justicia uruguaya archivó el caso sin poder determinar los responsables del homicidio.

Se indicó que un policía chileno habría viajado en marzo pasado a Uruguay y que con la colaboración de la justicia de ese país habría logrado que algunos testigos identificaran a los oficiales del Ejército chileno que supuestamente estuvieron con Berríos cuando residió en Montevideo en 1992.

Leal: Ejército debe instruir una investigación

En tanto, el diputado PPD Antonio Leal formuló hoy un emplazamiento público al comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, para que instruya una investigación interna tendiente a esclarecer la muerte del químico de la desaparecida DINA.

Estas declaraciones fueron hechas a propósito del oficio reservado de la Policía de Investigaciones –publicado por El Mostrador- en que se vincula a los oficiales Martin Michael Borck Keim, Santiago Gerónimo Caradeux Franulic, Carlos Angel Espinoza López, Pedro Alejandro Jara Morales, José Guillermo Montenegro Valenzuela y Felipe Enrique Cabrera Palacios de la institución con la desaparición y posterior homicidio en Uruguay del ex agente, el año 1993.

“Si se demuestra que efectivamente, y como señala Investigaciones, este personal en servicio activo que son muchos de ellos oficiales del Ejército se encuentren en actividad, tienen que ser inmediatamente dados de baja de la institución y puestos a disposición de los tribunales”, enfatizó el parlamentario.

El químico huyó de Chile en 1991 después de ser citado a declarar en el proceso por el atentado que le costó la vida al ex canciller Orlando Letelier, ocurrido en Washington, en 1976.

En 1995 se encontró el cadáver de Berríos maniatado y con herida de bala en el cráneo en una playa del balneario uruguayo de El Pinar. Sin embargo, el certificado de defunción expedido por tres forenses uruguayos estableció que el químico fue asesinado en 1993.

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015