Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Sergio Hernan Espinoza Davies 

General de Ejercito

 

Sergio Espinoza Davies integró el consejo de guerra que dispuso el fusilamiento de Freddy Taberna y otros tres militantes del Partido Socialista. el 29 de octubre de 1973, el entonces capitán Sergio Espinoza Davies firmó la sentencia que ordenaba la ejecución de Freddy Taberna, José Sampson, Rodolfo Fuenzalida y Juan Antonio Ruz. además, Espinoza Davies fue quien comandó el pelotón de fusilamiento. La declaración de un ex auditor del Ejército y el informe de la Comisión Rettig son las dos grandes pruebas que tiene la familia de Freddy Taberna, ejecutado en Pisagua en octubre de 1973.

A fines de 1998, el presidente Eduardo Frei lo ascendió a general, pero fue en octubre de el mismo año, mientras Sergio Espinoza Davies, ejercía como jefe de la Misión de Paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Pakistán e India, el caso de los fusilados de Pisagua gano gran notoriedad en la prensa por lo que fue llamado por el alto mando para que diera explicaciones.

Espinoza Davies negó que el fusilamiento fuera ilegal, y el alto mando creyó su versión frente a la versión de los familiares de las victimas.

Después de que la viuda del fusilado Freddy Taberna escribiera dos misivas con fecha del 2 y el 21 de septiembre al secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, en las que relataba la hoja de servicio del general Espinosa Davies es ahí que el Gobierno chileno anunciara "el término anticipado" de su cargo como jefe de la misión de observadores

Fuentes: Dónde están hoy los dinos de ayer?    Gladys Díaz, La Tercera, El Mercurio, El País; Archivo Memoriaviva


La Nación

27 de Octubre 2003

Pisagua, a 30 años de la tragedia

Los 30 años de la tragedia del campo de prisioneros de Pisagua recordaron este fin de semana los sobrevivientes de ese lugar, que comandó como la principal autoridad militar de la zona el general Carlos Forestier. Sobre Forestier pesan los diez desaparecidos, siete de Pisagua y tres de Iquique, por los que está procesado como autor del delito de secuestro. Las actividades que se desarrollaron en Iquique y ayer ante la fosa de Pisagua, en la cual en junio de 1990 aparecieron 19 cuerpos, fueron organizadas por la Agrupación de ex Prisioneros de Pisagua. A ellas asistieron diversos dirigentes políticos y sociales, así como de las agrupaciones de familiares de desaparecidos y ejecutados de la zona y a nivel nacional.

La última historia de Pisagua está ligada a los siete episodios principales que ocurrieron en los meses posteriores al golpe de Estado. En ellos, bajo el mando mayor de Forestier, del comandante del campo Ramón Larraín y de oficiales del Ejército que hasta hace poco permanecían activos, perdieron la vida 25 prisioneros asesinados. Algunos de esos crímenes intentaron ser cubiertos por el manto jurídico de algún “consejo de guerra”, que luego se comprobó que constituyeron “una farsa”, como recientemente lo admitió uno de esos mismos oficiales, hoy retirado, en el proceso que instruye el ministro Daniel Calvo.

La “fuga” de seis detenidos el 29 de septiembre de 1973 se comprobó en el juicio que no fue tal, y que los prisioneros fueron fríamente asesinados. Oficiales que cumplían funciones de la guardia rotativa del campo lo reconocieron en el proceso.

El “consejo de guerra” del 11 de octubre de 1973 donde mataron a otros cinco prisioneros, tampoco fue tal “consejo”, y hasta el auditor militar de algunos de esos supuestos “tribunales de guerra”, capitán (R) Enrique Sinn Bruno, reconoció en el juicio que ese consejo fue “otra farsa”.

El 30 de octubre de 1973 mataron a cuatro dirigentes socialistas del regional de Iquique, los que habrían sido condenados a muerte por otro “consejo de guerra”. Es el mismo Sinn Bruno, que participó en ese “consejo”, quien declaró en el juicio que fueron obligados a cambiar la sentencia ya dictada que los condenaba solo a una pena menor de prisión, y dictar otra que los condenó a muerte. En ese “consejo” participó el entonces capitán y luego inspector del Ejército, hoy general (R) Sergio Espinoza Davis.

En enero de 1974 Forestier dictó un bando donde dijo que seis prisioneros fueron liberados de Pisagua. Pero la investigación judicial estableció que los detenidos fueron asesinados los días 15 y 16 de enero de ese año.

Los otros cuatro prisioneros fueron igualmente acribillados extrajudicialmente, dando como excusa para tres de ellos otros “consejos de guerra”.

 

 

El País,  10 de noviembre de 1998

Frei asciende a un general que dirigió un pelotón de fusilamiento

Un polémico agregado militar chileno en España pasa a retiro

El presidente chileno, Eduardo Frei, ha firmado el nombramiento como inspector general del Ejército (cuarta jerarquía de la institución) y su ascenso al grado de mayor general de Sergio Espinosa Davies, quien tras el golpe del 11 de septiembre de 1973 participó en un consejo de guerra que alteró una sentencia ya resuelta y dirigió un pelotón de fusilamiento que acabó con la vida de cuatro dirigentes del Partido Socialista de la ciudad de Iquique, al norte del país.

El Ministerio de Defensa chileno difundió ayer un comunicado, que además de informar del nombramiento, a propuesta del comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, da cuenta del cese de Espinosa Davies como jefe de la misión de observadores de la ONU en la frontera entre India y Pakistán, cargo que ocupaba desde marzo de este año.EL PAÍS informó en septiembre pasado de la denuncia efectuada por la parlamentaria socialista Isabel Allende (hija del presidente derrocado) ante la Cámara de Diputados contra Espinosa Davies. "Es insólito que a propuesta del Gobierno de Chile este oficial integre una misión de las Naciones Unidas. Es decir, nuestro Gobierno no está informado de su pasado", declaró la diputada a este diario.

Según Jinny Arancibia, viuda de Freddy Taberna (uno de los cuatro fusilados), el Ejecutivo chileno tenía perfecto conocimiento de la actuación de Espinosa Davies tras el golpe de Estado. En concreto, los ministros de Exteriores, José Miguel Insulza, y de Defensa, Florencio Guzmán. A este último le informó en persona Jinny Arancibia que el entonces capitán Espinosa, "no sólo dirigió el pelotón de fusilamiento, sino que además remató a dos las víctimas". La viuda ha asegurado a este diario que obtuvo dicha información de una fuente de absoluta fiabilidad, que a su vez la puso en conocimiento de los dos ministros. Lógicamente, el alto mando del Ejército estaba al tanto de lo sucedido.

A mediados de octubre Espinosa Davies fue convocado a Santiago, donde mantuvo entrevistas con altos responsables de las Fuerzas Armadas y del Gobierno para hacer descargo de las acusaciones vertidas contra su persona. El Ejército negó las afirmaciones de la viuda de Freddy Taberna, aseguró que todos los consejos de guerra se constituyeron de acuerdo a la ley y descalificó las denuncias como un intento de denigrar a la institución castrense. El ministro de Defensa remitió a la secretaría general de la ONU un informe elaborado por el Ejército y Espinosa Davies regresó recientemente a su destino en India-Pakistán. Jinny Arancibia envió cartas a los ministros de Exteriores y Defensa y dos misivas con fecha del 2 y el 21 de septiembre al secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, en las que relataba la hoja de servicio del general Espinosa Davies. No fue un clamor en el desierto. Cuando se disponía a escribir al Consejo de Seguridad, el Gobierno chileno ha anunciado "el término anticipado" de su cargo como jefe de la misión de observadores. Pero su ascenso a mayor general indica el respaldo del Ejército a este oficial de carrera brillante "con una sola mancha de la que nadie quiere hablar", indican fuentes militares, y con sólidos lazos con el comandante en jefe Izurieta.

Núñez pasa a retiro

A su vez, el brigadier general Hernán Núñez Manríquez, ligado a presuntas violaciones a los derechos humanos en Chile, y agregado militar en la embajada de su país en España, ha pasado a situción de retiro del Ejército, según la institución castrense en un comunicado. En reemplazo de Núñez asumirá como jefe de la misión militar en Europa, con asiento en España, el recién ascendido brigadier general Carlos Larenas Peñafiel.El portavoz del Ejército, coronel Alfredo Ewing, afirmó que "no hay ningún antecedente en la institución" respecto de las versiones que vinculan a Núñez con abusos cometidos durante el régimen militar.

Según reveló EL PAÍS, Núñez era oficial del Regimiento de Infantería Motorizada número 15 de Calama cuando se produjeron ejecuciones de presos políticos en octubre de 1973, un mes después del golpe militar que llevó al poder al general Augusto Pinochet.

 

 
  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015