Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Ramón Luis Carriel Espinoza

Suboficial Mayor® de Ejercito

C.I. 3.467.504-K

Domicilio: Portales 845, Placilla, San Antonio

Este suboficial, al ser demandado por los ex presos políticos de la Escuela Ingenieros Tejas Verde declaro que “que el 11 de septiembre de 1973 se desempeñaba en la Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes como Secretario de asesoría del Comando de Institutos Militares (CIM), Secretario de la Comisión de Material y Equipo de Ingenieros y Guarda Almacén de Material Técnico y Equipos de Ingeniero del Cuartel 2, motivo por el que vivía en el mismo recinto militar (1969 a 1975) y que el 12 de septiembre de 1973 se formó un “campo de prisioneros”. Al principio eran personas de la zona de San Antonio, pero después llegaron también desde Santiago. Todos eran detenidos políticos. El ingreso de detenidos era de dos maneras: una, eran trasladados por un Suboficial de Carabineros en una camioneta blanca, tipo frigorífico y enviados directamente a la Fiscalía Militar. El detenido era llevado al subterráneo del casino de Oficiales donde era interrogado y luego llevado al “campo de prisioneros”; la otra era llevar a los detenidos directamente al “campo de prisioneros” y su documentación era entregada a la Fiscalía. El debía anotar los nombres de los ingresos y egresos  de detenidos en un Libro de Novedades. Los detenidos eran mantenidos en cabañas, separados los hombres de las mujeres. Señala que la duración de las detenciones era como de dos meses. Respecto de los métodos de los interrogatorios los desconoce ya que no estuvo presente en ninguno. A cargo de ellos estaba el Mayor Jara Seguel. Cuando los detenidos eran devueltos al campo de prisioneros venían en pésimas condiciones, se notaba que habían sido víctimas de golpizas o apremios ilegítimos. Respecto a la aplicación de corriente eléctrica a los detenidos supone que era efectivo ya que cuando se los iba a buscar, se le comunicaba al comandante de guardia que “no les dieran agua”. Manuel Contreras era el Director de la Escuela de Ingenieros; Vittorio Orvieto era médico y en algunas ocasiones concurrió al campo de prisioneros a atender a éstos cuando lo requerían; Nelson Valdés era funcionario de Investigaciones, no lo conoció pero se decía que participaba en los interrogatorios; Klaudio Kosiel era Capitán y comandante  de la compañía a la que el deponente pertenecía. Recuerda que las enfermeras que estaban en el campamento eran la Subteniente Marta Bravo, enfermera de Guerra y Balbina León que era de Melipilla. El ayudante de Manuel Contreras era el Capitán Eugenio Videla Valdebenito. Señala que en cuanto a los detenidos Vladimir Salamanca, Ernesto Salamanca y Gerardo Rubilar Morales está casi seguro de haberlos visto detenidos; pero en tránsito. Raúl Bacciarini, Héctor Rojo, Armando Jiménez, Guillermo Alvarez, también estuvieron detenidos en tránsito. Posteriormente supo que estos últimos murieron luego de que los guardias que los trasladaban a Bucalemu les dispararon porque, al parecer, trataron de fugarse. Recuerda con seguridad a algunos detenidos: Marcela Bacciarini, Anita Becerra, Matilde Acevedo, Olga Letelier, Alicia Domínguez, Lucy Toledo, un profesor de apellido Barros que era Director del Liceo Fiscal Nocturno de San Antonio, Ariel Perea, Jorge Hunt, Alberto Sepúlveda, quien era ayudante del doctor Berdichesky, médico legista del Hospital, Rebeca Espinoza Sepúlveda, un señor de apellido Souza que tiene una distribuidora de gas en San Antonio, Emilio Rojas, periodista y  Carmen Núñez. Al resto de detenidos, querellantes de la causa, no los recuerda.”

En el caso de la desaparición de Felix Marmaduque Vargas Fernandez, Este suboficial  en febrero de 1992, compareció ante el Tribunal, el Suboficial Mayor de Ejército Ramón Luis Carriel Espinoza, quien señaló que el 12 de septiembre de 1973 fue designado jefe de turno del Campamento de Detenidos de Tejas Verdes. Sus tareas -dijo- consistían en vigilar que los presos no escaparan y atender sus necesidades de alimentación y alojamiento. Todos los días concurrían enfermeras de guerra, con el grado de Teniente, para atender a los recluidos, especialmente cuanto éstos llegaban después de ser interrogados. También había un médico general, con grado de Capitán. Agregó que cuando algún detenido estaba grave, era trasladado al hospital de San Antonio, aunque este hecho a él no le consta.

El Suboficial declaró que Félix Vargas efectivamente permaneció como detenido en Tejas Verdes y al que recuerda porque dio una charla sobre historia de Chile. Señaló que es posible que haya conversado con él, pero no puede precisar sobre qué. El declarante dijo que, en general, él no conversaba con los detenidos, excepto cuando los veía muy deprimidos o cuando volvían de interrogatorios. Dijo desconocer si el afectado sufrió malos tratos o torturas, pero, por versiones de los otros detenidos y por las condiciones en que éstos volvían de los interrogatorios, puede suponer que el trato no fue el mejor y que es posible que haya sido sometido a torturas.

El declarante no recuerda hasta qué fecha permaneció la víctima en el Campamento de Tejas Verdes, ni quiénes lo retiraron del recinto. Sin embargo, dice que podrían aportar mayores antecedentes al respecto el entonces Oficial de Ejército Raúl Quintana Salazar, el que también hacía guardia en el Campamento y tenía contacto con todos los detenidos; el también Oficial Fernando Cerda Vargas, que hacía guardia en el Campo de Detenidos, y el Sargento Manuel Palma Parra, el que solía entretenerse conversando con los presos. Agrega que el mayor David Miranda Monardes, Fiscal Militar, era la persona que decidía el destino de los detenidos, seguramente por órdenes del Comandante del Regimiento (Manuel Contreras Sepúlveda). Miranda comunicaba sus decisiones al Secretario de la Fiscalía, Patricio Carranza Saavedra, quien llevaba toda la documentación.

Por último, el testigo expuso ante el Tribunal que uno de los interrogadores era el Capitán o Mayor de Ejército, Mario Jara Seguel. También supo que un señor de apellido Valdés -de Investigaciones de San Antonio- participaba en dichas sesiones.

Durante la tramitación del proceso por el desaparecimiento del afectado, a través de distintos Oficios, se estableció la estructura y organización del Campamento de Detenidos de Tejas Verdes que funcionaba en el Regimiento Escuela de Ingenieros Militares de esa localidad.

Fuentes: www.ddhh.gov.cl, Defensores.cl, Archivo Memoriaviva

 

Defensores.cl

PROCESAN A TRES EX FUNCIONARIOS DEL EJÉRCITO Y UN CIVIL POR CASO DE DD.HH.

El ministro de fuero Joaquín Billard Acuña dictó procesamiento en la investigación por los secuestros calificados de Nelsa Zulema Gadea Galán y Julio César Fernández Fernández, ciudadanos uruguayos, desaparecidos desde el 11 de octubre de 1973, en San Antonio, V Región.

El magistrado acusó a Ramón Luis Carriel Espinoza, Valentín del Carmen Escobedo Azúa, Gregorio del Carmen Romero Hernández y Rodolfo Toribio Vargas Contreras, como autores del ilícito.

Los tres primeros procesados son funcionarios en retiro del Ejército; en tanto, el cuarto es funcionario en retiro de Carabineros de Chile

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015