Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Hugo Alfredo Cardemil Valenzuela
          Foto: Cortesía de Julio Oliva

Coronel  de Ejército

C.I.: 4.172.150-2

Domicilio: Santa Magdalena 75, Dpto. 710, Providencia


Este oficial de Ejercito junto al coronel ® de Carabineros Pablo Caulier Grant, además del suboficial ® de Carabineros Luis Alberto Hidalgo, son los responsables directos de la detención, tortura y posterior desaparición de 15 detenidos en la ciudad de Parral.
Los detenidos desaparecidos son:
Enrique Carreño González, Rolando Ibarra Ortega, Edelmiro Valdés Sepúlveda, Haroldo Laurie Luengo, Hernán Sarmiento Sabater, Armando Morales Morales, José Luis Morales Ruiz, Aurelio Peñailillo Sepúlveda, Luis Pereira Hernández, Armando Pereira Merino, Oscar Retamal Pérez, José Riveros Chávez, Enrique Rivera Cofré, Hugo Soto Campos y Víctor Vivanco Vásquez.
Todos fueron detenidos entre el 11 de septiembre de 1973 y 1974 en Parral, conducidos a la comisaría y a la cárcel de la ciudad, pero en varios casos su rastro se perdió luego de ser puestos a disposición de la Fiscalía Militar de la zona. En algunos de los casos sus familiares han manifestado que existen antecedentes de que éstos habrían sido llevados a Colonia Dignidad, a 40 kilómetros al este de Parral.
De ellos, Carreño González, Morales Morales, Peñailillo Sepúlveda, Retamal Pérez, Riveros Chávez y Soto Campos, aparecen en el informe de las Fuerzas Armadas emanado de la mesa de diálogo sobre derechos humanos, como lanzados al río Putagán.

Si bien estos desaparecimientos ocurrieron en Parral antes de que allí comenzara a operar el cuartel de la DINA en 1975, no se puede descartar la participación del jefe de la Brigada Sur de la DINA, coronel ® Fernando Gómez Segovia en la desaparición de estas personas.

Despues de 30 años, para los familiares de las victimas que esperaban un atisbo de justicia, los ministros de la Sala Penal, principalmente los magistrados Rubén Ballesteros y Nibaldo Segura -jueces partidarios del perdón absoluto a los criminales del régimen de Pinochet-, dejaron en total impunidad uno de los episodios más conmovedores y masivo del pasado sistema opresor. 

Los jueces Hugo Dolmetsch, Jaime Rodríguez y el abogado integrante Juan Carlos Cárcamo dejaron las condenas para Cardemil y Caulier en 5 y 4 años respectivamente, pero les concedieron la libertad vigilada. Ballesteros y Segura estuvieron por absolver totalmente a los autores, pues son partidarios de la amnistía y la prescripción por el paso del tiempo y de desconocer tratados y convenciones de la legislación penal internacional que condena los delitos de lesa humanidad. 

Fuentes: La Nación, El Mostrador, El Mercurio, Primera Línea, Archivo Memoriaviva
=============================================================================================================================================================================

10 de Julio 2002 Primera Línea

Juez Guzmán procesa a tres oficiales en retiro

El magistrado sometió a proceso como autores del delito de secuestro calificado de 15 detenidos desaparecidos a los ex gobernadores de Parral, coronel ® de Ejército Hugo Cardemil Valenzuela y al coronel ® de Carabineros Pablo Caulier Grant, además del suboficial ® de Carabineros Luis Alberto Hidalgo

Sus primeros procesamientos después del sobreseimiento definitivo de Augusto Pinochet dictó ayer el ministro instructor Juan Guzmán, con lo que el magistrado marcó la línea que seguirá de no declararse incompetente para seguir conociendo de los distintos procesos acumulados en sus manos, a pesar del sobreseimiento definitivo del ex jefe del Ejército.
El juez Guzmán sometió a proceso como autores del delito de secuestro calificado de quince detenidos desaparecidos a los ex gobernadores de Parral, coronel ® de Ejército Hugo Cardemil Valenzuela y al coronel ® de Carabineros Pablo Caulier Grant, además del suboficial ® de Carabineros Luis Alberto Hidalgo.
El magistrado se encuentra además trabajando en nuevos procesamientos por otros procesos que instruye, los que dictaría en los próximos días. Los encausamientos fueron dictados por el secuestro y desaparición de: Enrique Carreño González, Rolando Ibarra Ortega, Edelmiro Valdés Sepúlveda, Haroldo Laurie Luengo, Hernán Sarmiento Sabater, Armando Morales Morales, José Luis Morales Ruiz, Aurelio Peñailillo Sepúlveda, Luis Pereira Hernández, Armando Pereira Merino, Oscar Retamal Pérez, José Riveros Chávez, Enrique Rivera Cofré, Hugo Soto Campos y Víctor Vivanco Vásquez.
Todos fueron detenidos entre el 11 de septiembre de 1973 y 1974 en Parral, conducidos a la comisaría y a la cárcel de la ciudad, pero en varios casos su rastro se perdió luego de ser puestos a disposición de la Fiscalía Militar de la zona. En algunos de los casos sus familiares han manifestado que existen antecedentes de que éstos habrían sido llevados a Colonia Dignidad, a 40 kilómetros al este de Parral.
De ellos, Carreño González, Morales Morales, Peñailillo Sepúlveda, Retamal Pérez, Riveros Chávez y Soto Campos, aparecen en el informe de las Fuerzas Armadas emanado de la mesa de diálogo sobre derechos humanos, como lanzados al río Putagán.
El magistrado dictó estos nuevos autos de reo inmediatamente tras regresar el lunes pasado de una licencia médica, la que se inició el mismo lunes 1 de julio, fecha en que la Segunda Sala Penal de la Corte Suprema emitió el fallo que sobreseyó definitivamente a Augusto Pinochet de la causa Caravana de la Muerte, debido a una “enajenación mental” ocasionada por una “demencia vascular incurable”.
Originalmente esta investigación se inició en Parral a partir del Informe Rettig en 1991, luego la tomó el juez del Séptimo Juzgado del Crimen de Santiago Lientur Escobar, que investigaba la desaparición en Colonia Dignidad del militante del MIR Alvaro Vallejos Villagrán. Tras múltiples vaivenes procesales, la causa llegó a la justicia militar, desde donde fue rescatada por abogados del Codepu y terminó acumulada en las manos del juez Guzmán.
La abogada querellante Julia Urquieta valoró que “finalmente se está haciendo justicia con las víctimas y los familiares de Parral. Varios de los desaparecidos de Parral fueron a parar a Colonia Dignidad”, dijo la abogada.
Si bien estos desaparecimientos ocurrieron en Parral antes de que allí comenzara a operar el cuartel de la DINA en 1975, en las primeras investigaciones fue inculpado el jefe de la Brigada Sur de la DINA, coronel ® Fernando Gómez Segovia

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

6 de Agosto de 2003 El Mercurio

Penas de cárcel en caso de DD.HH.

El ministro Alejandro Solís dictó penas de cárcel de 10 a 15 años por el secuestro calificado de 21 personas en Parral.

Según Canal 13, los casos, ocurridos entre septiembre de 1973 y enero de 1974, incluyen un caso de sustracción de menor.

La sentencia de primera instancia afecta al ex gobernador y coronel (r) de Carabineros Pablo Caullier, al comandante (r) de Ejército Hugo Cardemil y al suboficial (r) de Carabineros Luis Hidalgo. Ellos serán notificados hoy.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

16 de Enero 2004 El Mostrador

Parral: Procesan a cuatro ex uniformados por casos de DDHH

La jueza, con dedicación preferente para causas de derechos humanos, encausó por secuestro calificados al coronel (R) del Ejército Hugo Cardemil y al coronel (R) de Carabineros Pablo Caulier Grandt, además de los ex suboficiales de la policía uniformada Pablo José Duarte Vallejos y Luis Alberto Hidalgo.

Uno de los casos dice relación con la desaparición de Gaspar Hernández, un agricultor sin militancia política, que fue detenido por el 14 de octubre de 1974 en un sector rural Parral.

En tanto, la segunda víctima fue José Riveros Chávez, también sin militancia, detenido el 11 de octubre de 1973 por funcionarios de Carabineros.

Los ex uniformados, en agosto del año pasado, fueron condenados por el ministro de fuero Alejandro Solís como autores de cerca de 30 secuestros calificados. Las sentencias fueron de 17 años para el coronel Cardemil, diez años para el coronel Caulier y siete años para el ex carabinero Hidalgo.

Solís se desplazó hoy a la Séptima Región para tomar declaraciones a cerca de 12 ex prisioneros políticos, quienes podrían aportar antecedentes respecto a los casos de violaciones a los derechos humanos que investiga.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

16 de Junio 2005 La Nación

Recalifican condenas de ex militares implicados en crímenes de Parral

La Tercera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago recalificó en segunda instancia las sentencias que dictó el ministro de fuero Alejandro Solís en contra de tres uniformados imputados por el secuestro calificado de 21 disidentes al régimen militar, en hechos acontecidos Parral, entre septiembre de 1973 y enero de 1974, y que incluyen un caso de sustracción de menor.

El 6 de agosto del 2003, el magistrado Solís condenó a penas de cárcel de entre 10 a 15 años al ex gobernador y coronel (r) de Carabineros Pablo Caullier Grant; al comandante (r) de Ejército, Hugo Cardemil Valenzuela y al suboficial (r) de Carabineros, Luis Hidalgo.

En votación dividida (2-1) el tribunal de alzada capitalino conformado por los ministros Alejandro Madrid, Juan Muñoz Pardo y Humberto Provoste, resolvió aumentar de siete a diez años y un día el castigo impuesto a Hidalgo; mantener la sanción de diez años de cárcel a Caulier; y disminuir de 17 años a 15 años y un día de presidio mayor la condena a Cardemil Valenzuela.

La investigación iniciada a comienzos de esta década por el retirado magistrado Juan Guzmán Tapia, permitió determinar la responsabilidad que le compete a los acusados en las desapariciones de Enrique Carreño González, Rolando Ibarra Ortega, Edelmiro Valdés Sepúlveda, Haroldo Laurie Luengo, Hernán Sarmiento Sabater, Armando Morales Morales, José Luis Morales Ruiz, Aurelio Peñailillo Sepúlveda, Luis Pereira Hernández, Armando Pereira Merino, Oscar Retamal Pérez, José Riveros Chávez, Enrique Rivera Cofré, Hugo Soto Campos y Víctor Vivanco Vásquez.

Todos fueron detenidos entre el 11 de septiembre de 1973 y 1974 en Parral, conducidos a la comisaría y a la cárcel de la ciudad, pero en varios casos su rastro se perdió luego de ser puestos a disposición de la Fiscalía Militar de la zona. En algunos de los casos sus familiares han manifestado que existen antecedentes de que éstos habrían sido llevados a Colonia Dignidad.

De ellos, Carreño González, Morales Morales, Peñailillo Sepúlveda, Retamal Pérez, Riveros Chávez y Soto Campos, aparecen en el informe de las Fuerzas Armadas emanado de la Mesa de Diálogo sobre derechos humanos, como lanzados al río Putagán.

Originalmente este proceso se inició en Parral a partir del Informe Rettig en 1991, luego lo tomó el juez del Séptimo Juzgado del Crimen de Santiago Lientur Escobar, que investigaba la desaparición en Villa Baviera del militante del MIR Álvaro Vallejos Villagrán.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

28 de Diciembre 2007 La Nación

Suprema rebaja penas a ex uniformados

La Segunda Sala de la Corte Suprema resolvió ayer confirmar las  condenas para el coronel (R) del Ejército Hugo Cardemil Valenzuela y  para el coronel (R) de Carabineros Pablo Caulier Grant en calidad de  autores del delito de secuestro calificado perpetrado durante la  dictadura en contra de 15 detenidos desaparecidos de Parral.

La rebaja se debe a que el máximo tribunal acogió la figura de la  media prescripción y redujo la sentencia a Cardemil de 15 años y un  día a 5 años, y de Caulier de 7 años a 4 años. Además les concedió el  beneficio de la libertad vigilada.

La misma sala absolvió a seis ex oficiales de Carabineros sentenciados  por el secuestro calificado de los hermanos Guido y Héctor Barría  Basay, militantes socialistas, ocurrido en octubre de 1973. Los  favorecidos con el fallo son Hans Eduart Schernberger Valdivia, José  Hernán Godoy Barrientos, Robert Santiago Teylor Escobar, Quintiliano  Rogel Alvarado, Pedro Segundo Soto Godoy y José Rómulo Catalán Oyarzún.

Sólo en un último dictamen, la instancia resolvió mantener a firme y  sin modificaciones la condena dictada contra el oficial de  Carabineros, Rubén Osvaldo Barría Igor por el delito de homicidio  calificado en contra de 6 jóvenes quienes fueron acribillados en el  Puente Bulnes de Santiago en octubre de 1973. Y en ese mismo fallo se  le sentenció por el delito de homicidio frustrado en la persona de  Luis Abraham González Plaza, quien sobrevivió al fusilamiento. El  cambio de criterio en la sala se debió a que para cada caso hubo  distintas integraciones

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ 

La Nación, 07 de enero 2008

Secuestros en Colonia Dignidad

Justicia chilena deja sin sanción uno de los crímenes más espeluznantes cometidos durante la dictadura

Caso de quemados con fósforo en Dignidad quedó impune Resolución del tribunal dejó sin sanción uno de los crímenes más espeluznantes cometidos durante la dictadura y provocó desesperanza e indignación entre los familiares de las víctimas.

El último "regalo de Pascua" de la Sala Penal de la Corte Suprema tiene a los familiares de los 22 desaparecidos de Parral con la sensación de que lucharon 30 años para buscar justicia, pero no lo lograron.

El ministro Alejandro Solís había condenado a presidio a los autores de los secuestros con desaparición -17 años al coronel de Ejército (R) Hugo Cardemil Valenzuela, 10 años al coronel (R) de Carabineros Pablo Caulier Grant y 7 años al suboficial (R) de Carabineros Luis Alberto Hidalgo-, pero los cinco ministros de la Sala Penal rebajaron las condenas iniciales y los dejaron libres. 

Pese a que a Cardemil lo sentenciaron a 5 años y a Caulier a 4 años -Hidalgo había sido absuelto por la Corte de Apelaciones de Santiago-, la Sala Penal les concedió "libertad vigilada".

La nueva "rebaja Suprema" -como ha sido calificada la sistemática reducción de condenas a los violadores de derechos humanos- tiene una especial connotación pues fue aplicada en uno de los casos más espeluznantes. 

EN EL FUNDO

Los 22 detenidos fueron sacados, entre septiembre y octubre de 1973, desde la cárcel de Parral y el retén de Catillo en la VII Región, conducidos a la Escuela de Artillería de Linares, donde servía Cardemil, y desde allí llevados a Colonia Dignidad. 

Allí los mataron con ayuda de los alemanes y los sepultaron en una fosa clandestina. A fines de 1978, por instrucción de Pinochet, Paul Schaffer ordenó "limpiar el fundo". Los cuerpos fueron desenterrados, metidos en sacos, quemados con fósforo químico y las cenizas arrojadas al río Perquilauquén. La operación la encabezó Gerhard Mücke, como el mismo lo reconoció ante el ministro Jorge Zepeda. 

LOS OTROS AUTORES

De esta manera, los ministros de la Sala Penal, principalmente los magistrados Rubén Ballesteros y Nibaldo Segura -jueces partidarios del perdón absoluto a los criminales del régimen de Pinochet-, dejaron en total impunidad uno de los episodios más conmovedores y masivo del pasado sistema opresor. 

Los jueces Hugo Dolmetsch, Jaime Rodríguez y el abogado integrante Juan Carlos Cárcamo dejaron las condenas para Cardemil y Caulier en 5 y 4 años respectivamente, pero les concedieron la libertad vigilada. Ballesteros y Segura estuvieron por absolver totalmente a los autores, pues son partidarios de la amnistía y la prescripción por el paso del tiempo y de desconocer tratados y convenciones de la legislación penal internacional que condena los delitos de lesa humanidad. 

Agrupaciones nacionales de familiares de desaparecidos y ejecutados, abogados querellantes y los parientes de las víctimas de Parral han comenzado a manifestar su indignación por esta nueva resolución de la Sala Penal.

Ya anteriormente lo hicieron, protestando ruidosamente por otros casos ante las puertas de este tribunal.

Familiares de las víctimas de Parral viajarán a Santiago en los próximos días para protestar por esta decisión, en contra de la que ya no caben más recursos.

La ola de rebajas a las condenas en este tipo de juicios tendrá todavía su punto más álgido cuando el presidente de esta sala, Alberto Chaigneau, se retire en enero próximo al cumplir 75 años. En muchas oportunidades Chaigneau ha inclinado con su voto la balanza a favor de hacer justicia real por los crímenes del régimen militar, aunque también ha dado su visto bueno para rebajar sustancialmente algunas condenas. 

Quien suceda a Chaigneau será vital para brindar mayoría en uno u otro sentido.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ 

La Nación,  23 de junio de 2006

CRIMENES EN COLONIA DIGNIDAD

Gerhard Mücke, el guardaespalda de Schäfer confesó el destino final de los prisioneros. En un artículo de Jorge Escalante publicado en La Nación del domingo [23/07/06], se revela la suerte de los desaparecidos de Colonia Dignidad. Fueron quemados con fósforo químico. Gerhard Mücke, jerarca de la secta de Parral, encaró a su jefe, Paul Schäfer, exigiéndole que asuma su responsabilidad. Contó al juez las dramáticas horas finales de los prisioneros dentro del fundo. Los desenterraron en 1978, quemaron químicamente sus restos y tiraron las cenizas al río Perquilauquén. 

LOS DESAPARECIDOS DE COLONIA DIGNIDAD. Por Jorge Escalante 

Con las luces encendidas de la vieja retroexcavadora Fuchs, Erich Fege salió ya oscuro desde el sector habitado del fundo y se alejó cinco kilómetros hasta el sector Chenco, dentro de Colonia Dignidad. Tenía la orden de Schäfer de cavar un hoyo ancho y profundo. Fege, nacido en Alemania en 1926, hizo la excavación y por radio le mandaron: '¡Aléjate 200 metros del lugar y mantente alerta!'. 

Un grupo de efectivos del Ejército estaba ya dentro del predio. Venían desde Parral, pero pertenecían a la Escuela de Artillería de Linares. 

El 'Doc', como le decían a Schäfer los militares, llamó a Gerhard Mücke y le ordenó conducir a los huéspedes hasta la fosa cavada por Fege. Él obedeció sin chistar y, con trato amistoso, guió a los visitantes. Al acercarse al lugar indicado, Mücke [mosquito] se retrasó un poco, pero antes les mostró el sitio preparado. Desde una camioneta, los militares bajaron a un grupo de detenidos, presumiblemente cinco, los mataron a tiros y los arrojaron a la fosa. 

Mücke, el guardaespaldas de 'Glasaugen' –como también le decían a Schäfer por su ojo de vidrio–, llamó a Fege por radio para que acercara la máquina: '¡Ahora tapas el hoyo y no preguntas nada!', le ordenó. Enseguida guió a los oficiales, suboficiales y soldados hacia las casas de Dignidad, donde el 'Doc' los agasajó con los típicos manjares de la tradición bávara. 

Dentro de las alambradas de la secta caían y desaparecían los primeros prisioneros políticos. Habían transcurrido sólo algunas semanas desde el golpe militar de 1973. 

Otros prisioneros –colonos sometidos por la violencia y el terror impuesto por Schäfer y sus jerarcas– sobrevivían bien alimentados en el predio, pero sufriendo como peones al servicio del rigor maléfico. 

Pocos días después, Schäfer repitió la orden a Fege. '¡Sales oscuro!', le dijo. Con la antigua Fuchs que operaba con un sistema de huinchas, el alemán enfiló hacia el mismo lugar y cavó otro hoyo similar. Un nuevo contingente del Ejército arribó al fundo desde las cercanías. Cumplida la tarea, Fege volvió a alejarse a la espera de que lo llamaran por radio, poco después de escuchar los disparos. Presumiblemente, esta vez los detenidos también fueron cinco. Murieron de la misma manera y tuvieron el mismo destino. El agasajo se repitió. 'Glasaugen' era un excelente anfitrión, aunque muy mal vecino. 

LOS DESAPARECIDOS DE PARRAL 

El macabro ritual se repitió al menos dos veces más. En total, durante los dos meses tras el golpe, al interior de Dignidad fueron eliminados y sepultados 'unos 20' prisioneros, recuerda Mücke en el proceso judicial contra Colonia Dignidad. 

Cifra que se aproxima a los 22 parralinos que desaparecieron entre septiembre y octubre de 1973 en cuatro oportunidades distintas. Primero, el 26 de septiembre, cinco detenidos fueron trasladados desde la cárcel de Parral a un lugar desconocido por orden del gobernador de la zona, el hoy coronel [R] de la Escuela de Artillería de Linares Hugo Cardemil Valenzuela. Otros cinco desaparecieron desde la comisaría, entre el 11 y el 15 de octubre de 1973. El tercer grupo, también de cinco, desapareció el 13 de octubre desde el retén policial de Catillo, a unos 10 kilómetros de Colonia Dignidad. Y, por último, el 23 de octubre fueron sacados siete prisioneros desde la cárcel de Parral por orden de Cardemil. 

Los datos coinciden con los recuerdos de Mücke y Fege. Ellos no mencionan a otros detenidos eliminados en la colonia, aunque sí señalan que en 1974 llegó otro montón de prisioneros, pero después fueron sacados por la DINA hacia un destino desconocido. 

Pero el autor material de las 40 mil fichas de amigos y enemigos de la colonia, empresarios, militares, curas, monjas y autoridades políticas de diversas épocas, el 'filósofo' Gerd Seewald Lefevre, presentado siempre como el 'director de la escuela de Villa Baviera', devela que otros prisioneros sí desaparecieron desde el fundo. 

Menciona a Hernán Sarmiento Sabater y Haroldo Laurie Luengo, detenidos en Parral; Pedro Merino Molina, en Coronel; Adán Valdebenito Olavaria; en Lota, y a José Hilario San Martín Llancán, que no figura en ninguna lista oficial, y a otro de apellido Santibáñez. Todos corresponden al período de 1974, año en el que fue internada una gran cantidad de prisioneros en Dignidad. En aquel tiempo, Schäfer le comentó a Seewald: 'Sie dürfen nicht überleben' [ellos no deben sobrevivir]. Los mencionados aparecen en fichas incautadas el año pasado en el predio alemán. 

'TODOS FUERON QUEMADOS' 

Paul Schäfer sigue negando todo, pero sus 'fieles' hablaron.

Corría 1978 cuando un día Schäfer convocó a su fiel 'tío Mauk', como llamaban a Mücke, y le ordenó: '¡Hay que limpiar el fundo! ¡Anda, sácalos y deshazte de ellos!'. 

El pintor de brocha, como se autodenomina Mücke ante los jueces, pidió ayuda a Rudy Collen y Willy Malessa. La 'limpieza' les tomó un par de semanas. Fue durante ese año cuando por orden de Pinochet se inició a la 'Operación Retiro de Televisores'. En las distintas guarniciones militares se debían ubicar las fosas clandestinas, desenterrar los cuerpos de los detenidos asesinados y lanzarlos al mar, amarrados a un trozo de riel para hacerlos desaparecer definitivamente. La alarma había sonado en los cuarteles poco después que en una mina abandonada en Lonquén fueran ubicados los restos de 15 campesinos desaparecidos. Aunque se sospechaba, hasta ahora no se sabía que la orden también llegó a Colonia Dignidad. 

Esta vez la vieja Fuchs la manejó Collen, mientras el 'tío Mauk' dirigía las obras y se ensuciaba las manos enguantadas. El trabajo avanzó bajo la supervisión del 'Doc', empeñado en cumplir la orden de su general. Tras desenterrar los cuerpos ya putrefactos, 'aunque aún con partes blandas', como recuerda 'Mauk', éste y Collen metieron a cada uno en un saco bien amarrado y luego puesto dentro de otro 'que tenía una sustancia que era fósforo y que quemaba fuertemente. Todos los cuerpos fueron quemados', confesó Mücke. 

Cuando la siniestra operación concluyó, 'las cenizas se arrojaron al río Perquilauquén en un camión', dijo el alemán con su gruesa voz de barítono a mal traer. Y afinó más el cálculo: 'Fueron entre 18 y 21 cuerpos y conté cuatro o cinco fosas'. 

Una versión, aún más escabrosa, no confirmada pero no ajena a la sofisticada ferocidad de los 'benefactores', indica que los desechos se los habrían arrojados a los chanchos. 

FRENTE A FRENTE 

Veintiocho años después, encarcelados y respondiendo a la justicia por los crímenes de lesa humanidad, en julio pasado Mücke y Schäfer fueron careados. Mücke enfrentó a su jefe por primera vez: 

'¡Basta! Ya está bueno que reconozcas tu responsabilidad. Tú diste las órdenes y después me dijiste: ahora hay que limpiar el fundo. ¡Sácalos, y deshazte de ellos!'. 

Schäfer miró a Mücke con frialdad y en mal castellano dijo: 'No tengo idea de qué me habla este señor'. 

Mücke contraatacó: '¡Los militares entraron al fundo por orden tuya y tú me ordenaste que los guiara por los caminos interiores!'. 

'Bueno, ellos entraban a la villa y hacían lo que les daba la gana, eran el Gobierno. Es cierto que pasaron centenares de militares y carabineros. Llegaban sin avisar. Pero de eso que tú dices no sé nada. ¡Estuvimos 40 años juntos, Gerhard, y todo lo que se hizo se decidió en comunidad!'. 

'¡No, señor, usted daba las órdenes!', le espetó 'Mauk'. 

Decepcionado, 'Mosquito' se sumaba a lo que un par de semanas antes habían sido las duras quejas ante la justicia de otro peligroso hombre del politburó de Dignidad, Kurt Schnellenkamp, en contra del 'Ewige Onkel' [el 'Tío Permanente']: 

'Paul nos engañó a todos y más encima se quedó con nuestro dinero'. 

Algo parecido había proferido en el juicio 'el filósofo' de las fichas, Seewald. Nacido en 1922, sostiene que estudió filosofía en la Universidad de Hamburgo y ahí aprendió 'a fichar'. 

'Él nos manejó a todos', manifestó. 

Ahora, todos se sentían engañados por la sagacidad extrema del ex cabo nazi que, según cuentan, no perdió el ojo en la guerra, sino desatándose la amarra de los bototos con un tenedor. 

DE CARRASCO A MERTINS 

Kurt Schnellenkamp, el 'gerente' del arsenal y brazo derecho de 'Glasaugen'.

'Ku', como todavía llaman a Schnellenkamp dentro de Dignidad y por fuera sus amigos chilenos, tenía razones de sobra para estar enojado con el 'Doc'. Por años, fue él quien dio la cara por el sur y el norte para cumplir la orden de Schäfer de conseguir armas y municiones para defenderse 'de los comunistas'. Tarea que cumplía en paralelo como jefe de la planta chancadora de Bulnes, donde producen ripio y otros materiales que todavía venden a empresas de la construcción e, incluso, dicen, al Estado. 

Es en sus recientes palabras en el proceso de Colonia Dignidad donde aparecen nuevos nombres de altos oficiales que, durante la dictadura, tuvieron estrechos lazos con la secta. Dedicado a conseguir pertrechos de guerra o chatarra militar que creativamente transformaban dentro del fundo, afirmó que 'fue en esta oportunidad cuando tomé contacto con algunos señores oficiales de Concepción, como Washington Carrasco, Luciano Díaz Schneider y Dante Iturriaga, y otros cuyos nombres en este momento no recuerdo'. 

Si de ellos también recibieron prisioneros que llevaron al predio, no lo dice. 

Asimismo se relacionó con suboficiales armeros de distintos regimientos del país, con los que también conseguía algunas armas y municiones bajo cuerda 'a cambio de quesos y cosas de ese tipo'. 

Los alemanes habían decidido incrementar su arsenal, que más tarde fue 'subiendo de pelo' y sofisticación, por ejemplo, en negocios con el traficante de armas internacional y ex oficial de las SS hitlerianas Gerhard Mertins. El mismo 'Ku' admitió los contactos que, acompañado por Helmuth Seelbach, otro alemán de la colonia, tuvo con Mertins en sus fundos de Durango [México] y Bonn [Alemania]. Éste se transforma en el primer reconocimiento abierto de estos negocios con Mertins hecho por un miembro de la jerarquía de esta asociación ilícita criminal. 

A SOLAS CON WILLOUGHBY 

A 'Ku' la memoria tampoco le falla para recordar que un día de 1974 condujo el bus Mercedes Benz de la colonia hasta el estadio de Talca: 

'El viaje fue para trasladar hasta Villa Baviera a unos 15 prisioneros. Cuando llegué de vuelta los dejé en el galpón de las papas en medio de la noche y le dije a Paul: ¡misión cumplida!'. 

Qué pasó con ellos después no está seguro, dice, pero afirma que le parece que la DINA los sacó en un bus. 

En julio de 1974, Schäfer dijo a Schnellenkamp: 'Me vas a llevar al fundo Las Palmas, entre Melipilla y Las Cabras. En el camino hablamos'. 

Cuando arribaron al lugar, Schäfer le explicó: 'Bueno, ahora me esperas aquí porque tengo una reunión importante con el señor Federico Willoughby, él es como un ministro de nuestro Gobierno'. 

'Ku' sostiene que esperó cerca de una hora. Cuando el 'Doc' salió y partieron de vuelta en el vehículo, le contó: 

'El agente de la DINA Miguel Becerra murió en la villa, y no conviene que se sepa que murió adentro. Cuando lleguemos, tú y Rudi [Collen] van a cargar su camioneta en el Magiruz [Deutz, un camión] con su cuerpo adentro. Lo sacan, en Parral bajan la camioneta con su cuerpo, Rudi se vuelve, y tú conduces la camioneta hasta la carretera en Linares. Te desvías por algún camino no muy transitado y lo dejas ahí, sentado al volante. Que parezca cualquier cosa. Alguien te va a seguir para traerte de regreso'. 

'Así lo hice. El cuerpo ya estaba descompuesto. Creo que Becerra, a quien apodamos 'Uno' porque siempre andaba solo y vivía con nosotros adentro, quería salirse de la DINA', contó 'Ku' en el proceso. 

Quién sabe por qué, 'Glassaugen' pareció recobrar el don del recuerdo cuando, interrogado por el episodio Becerra, expresó casi en una alegoría: 

'Alguien vino un día a mostrarme una manzana mascada que estaba en la pieza de Becerra. Corté un pedazo y se lo di a las lauchas. Cayeron muertas de inmediato. A Becerra le gustaba comer de noche una manzana. Mi teoría es que lo envenenaron, por lo de las lauchas, creo. 

EL PERRITO DE MAGAÑA 

El operativo militar que los alemanes llamaron 'Cerro Gallo', monte ubicado al este del río Perquilauquén, que cruza el predio de 17 mil hectáreas, se realizó en 1974. Según Mauk, 'Ku', Fege y un nuevo testigo, Franz Baar –un chileno robado a sus padres cuando niño y adoptado ilegalmente–, a Dignidad llegó una tarde un contingente de unos 500 efectivos del Ejército. Durmieron dentro y al amanecer salieron de cacería, pero humana, apoyados por helicópteros. Ninguno dijo hasta ahora si se detuvo gente, aunque algunos lo presumen. 

Sin embargo, el episodio arrojó otro nombre desconocido hasta ahora –fuera de los de Manuel Contreras, Pedro Espinoza y el mismísimo Pinochet, que se pasearon por el fundo–. Un oficial de apellido Magaña que, según los testigos, pertenecía al Regimiento Chacabuco de Concepción, iba a cargo del operativo. 

'Andaba con un perrito bajo el brazo', recordaron Baar y Mücke. 

Lo que les pareció fuera de toda marcialidad militar fue que Magaña, antes de iniciarse el operativo rastrillo, armó un gran escándalo porque se le había perdido su mascota y puso a alemanes y soldados de cabeza a buscarlo. 

'Lo raro es que, cuando lo encontraron, se subió al helicóptero con la mascotita', comentó socarronamente el 'tío Mauk'. 

Al final del operativo, Magaña le entregó a Schäfer un diploma de agradecimiento que decía: 'Al General, Doctor y Profesor'.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015