Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Mario Caravés Silva

Coronel de ejército

Curso en la Escuela de las Américas en Abril de 1974

Fallecido febrero de 1991 

En su declaración el Comandante López Almarza agrega:

"...El Capitán Caraves era un Oficial de carácter conflictivo, violento en la forma de mandar y actuar, tomaba órdenes que yo no impartí. Extralimitado en su manera de actuar con los detenidos. Muchas veces le sorprendí en otras zonas y en otras Compañías, por lo que le llamé la atención. Estuvo en las tres zonas y también en la cuarta donde estaba yo con la Plana Mayor, es decir en el propio Internado... Personalmente me tocó ver en la Universidad Técnica, no recuerdo qué oficial me comunicó, que en el otro costado por donde estaban pasando los hombres y mujeres que venían saliendo de la Universidad, se estaban ocasionando problemas porque el Capitán Caravez a los hombres les hacía pasar la lengua a sus zapatos antes que salieran afuera. Yo me dirigí al lugar y antes de actuar, le observé de lejos, y constaté que efectivamente así sucedía, por lo que me acerqué a Caraves y le ordené que se retirara de inmediato del lugar; me contestó que él estaba a cargo de la Compañía; le exigí que se retirara, a lo que obedeció a regañadientes. Este hombre era una persona que ejercía mucho poder e influencia sobre su tropa...".

El 17 y el 19 de septiembre de 1973, el Regimiento Yungay allanó el Hospital San Juan de Dios. Allí fue detenido el sacerdote español Juan Alsina junto a seis trabajadores de la Salud: Manuel Briceño, Manuel Ibáñez García, Sergio Cáceres Gatica, Raúl González Moran, Pablo Aranda Schmied y José Bagus Valenzuela.

El operativo era dirigido por el Capitán Caraves Silva y dos soldados. Uno de ellos era Nelson Bañados. Los detenidos fueron llevados esposados al Internado Barros Arana.

"Los cuatros primeros, junto al cuerpo de Juan Alsina, fueron encontrados posteriormente ejecutados en el Puente Bulnes y los dos últimos permanecen hasta el día de hoy en calidad de detenidos desaparecidos".

El conscripto Nelson Bañados declaró en el Tribunal: "...En el Internado los detenidos permanecen de pie, en el patio, vuelta hacia la muralla. Esa noche, Caravez y otros soldados, se llevan a Alsina junto a otros siete detenidos del Barros Arana, hasta el Puente Bulnes y los ejecutan...el procedimiento que se seguía con personas detenidas, consistía en pedirles su cédula de identidad y entregársela a la superioridad y dejarla en la Guardia del Cuartel, que era un

Regimiento que estaba en la Quinta Normal" -declara Bañados en el proceso- "...a todas las personas que fusilábamos lo hacíamos con metralleta. Yo siempre recibí las ordenes del Capitán Caravez. Los fusileros éramos tres o cuatro, ya no recuerdo sus nombres, pero sé que dos han muerto, uno por suicidio y el otro en un accidente de tránsito. En todo caso, pienso que gran parte del Regimiento estaba en conocimiento o participó en hechos como éstos". 

(caso Lucio José Bagus Valenzuela) Testimonio de Adriana Elisa Ducos Sánchez de fs. 89, quien manifiesta que en el mes de septiembre de 1973, se desempeñaba como Médico docente en el Hospital San Juan de Dios, lugar en el cual el día 17 de septiembre del mismo año, alrededor de las 15:00 horas, un grupo de militares, ingreso hasta el recinto informándole que se encontraba detenida; posteriormente fue trasladada hasta el internado Barros Aranas, ubicado en Quinta Normal, lugar en el cual fue interrogada por el Capitán Mario Caraves, respecto de su militancia política, actividades en el hospital y el nombre de otros Médicos del recinto, transcurridos unos minutos el mismo oficial le comunicó que había sido sometida a consejo de guerra y declarada culpable por lo tanto debía elegir entre morir de un disparo o de un inyección letal. Acto seguido fue subida a un vehículo y trasladada a un sitio eriazo ubicado en calle San Pablo a la altura del 7000, lugar en el cual había un grupo de militares y otros detenidos entre los cuales logró reconocer a Lucio Bagus Valenzuela y Pablo Aranda Shimdt, con los cuales fue careada, para obtener información y lograr acreditar contradicciones; en horas de la noche del mismo día fue dejada en libertad y trasladada hasta su domicilio por el propio Capitán Caraves, quien por comentarios de un funcionario subalterno, le señaló que tenía mucha suerte ya que el Capitán era realmente malvado y que por obra de Dios le había perdonado la vida, hecho que no sucedía con otros detenidos

Oficio N° 1000/26 del Regimiento Yungay de fs. 58, mediante le cual se señala que el Capitán Mario Caravez, prestó servicio en dicha unidad desde febrero de 1973 hasta enero de 1975

Fuentes: Libro Páginas en blanco, El 11 de septiembre en La Moneda, Poderjudicial.cl, Archivo Memoriaviva

=============================================================================================================================================================================

30 de Marzo 2007 TVN

Confiman condena por crimen de cura español

La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó hoy la condena a cinco años y un día de prisión a un ex coronel del Ejército por el asesinato del sacerdote católico español Joan Alsina Hurtos, perpetrado días después del golpe militar de 1973, informaron fuentes judiciales.

La sentencia del tribunal de alzada confirmó el fallo de primera instancia en el caso dictado por el juez Jorge Zepeda, a cargo de la causa contra el jubilado coronel Donato López Almarza, a quien imputó el cargo de homicidio calificado.

En la fecha del golpe de Estado que Augusto Pinochet encabezó el 11 de septiembre de 1973, Alsina era empleado del hospital San Juan de Dios, de Santiago de Chile, donde fue detenido días después por una patrulla militar.

El 19 de septiembre, tras haber sido torturado, fue llevado al Puente Bulnes, sobre el río Mapocho, donde, por orden de López Almarza, un recluta de 18 años, Nelson Bañados, le disparó siete balazos desde corta distancia.

Días después el cadáver de Alsina fue encontrado aguas abajo y las autoridades militares afirmaron que se trataba de un "terrorista" que había muerto en un enfrentamiento con una patrulla.

Al momento de su muerte, el sacerdote pidió al recluta Bañados que no le vendara los ojos, para poder bendecirlo y darle el perdón, según confesó el propio recluta al sacerdote Miguel Llodrá, que investigó personalmente la historia del cura Alsina.

Bañados ratificó después la versión en el juicio por el asesinato y tiempo después, agobiado por los remordimientos, se suicidó.

También murió el coronel Mario Caravés, que como capitán comandó la patrulla que detuvo al sacerdote, lo torturó y después lo condujo al puente.

La Corte de Apelaciones, en su dictamen de hoy, consideró el caso como "un delito de lesa humanidad", al que corresponde aplicar normas del derecho internacional.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015