Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Luis Antonio Besamat Morales

Oficial de Ejercito

Agente DINA

Luis Antonio Besamat Morales aparece en el listado de agentes de la DINA publicado por Cambio 21 en abril de 2012. Según se ha podido establecer, a fines de 2007 el Ejército se dio a la tarea de construir, por primera vez, una lista de oficiales y suboficiales que integraron la DINA. La tarea quedó estampada en un documento "secreto", de fecha 28 de agosto de 2008, firmado por el entonces Jefe de Estado Mayor del Ejército, general Alfredo Ewing Pinochet. Este documento contiene la lista de oficiales y suboficiales que "cumplieron misión extra institucional en la Comandancia en Jefe del Ejército, asignados a la DINA, entre el 11 de septiembre de 1973 y diciembre de 1977″. La lista de agentes además revela que la DINA existió desde el mismo 11 de septiembre de 1973.

El documento permaneció guardado hasta el 2012.  

En 1975, el agente de la DINA, Luis Besamat Morales participo en la exhumación de los cuerpos de los ejecutados de Calama. Era parte de la comitiva que viajo desde Antofagasta. Esta comitiva estaba formada por

Miguel Trincado Araneda, Julio Salazar Lantery y Domingo Flores Figueroa

Fuentes: Cambio 21; La Nación, Archivo Memoriaviva

 

La Nación, 7 de noviembre de 2005

Suboficial (R) FACh lanzó al mar cuerpos de ejecutados en Calama

Un suboficial (R) de la FACh, reconoció a La Nación que en 1975 le correspondió arrojar al mar desde su avión modelo C-47, los cuerpos ensacados de los 26 ejecutados por la Caravana de la Muerte en 1973 en Calama.

El suboficial (R) S.O.L.M. dijo estar “destrozado sicológicamente” por este recuerdo y como hasta ahora no aparece involucrado en otros delitos de lesa humanidad durante la dictadura, La Nación opta por no publica su identidad. El suboficial admitió que en agosto de este año relató su amarga experiencia en el proceso que por estas exhumaciones instruye la jueza Patricia Almazán, de la Corte de Apelaciones de

Antofagasta, caso que antes tenía a su cargo el ex juez Juan Guzmán.

Es la primera vez que un integrante de la FACh reconoce que esta  institución fue parte de las operaciones para arrojar al mar cadáveres desenterrados de prisioneros. Según está acreditado en varios procesos, el método se utilizó en forma sistemática en

distintos lugares del país a partir de 1978, por instrucción de la comandancia en jefe del Ejército que encabezaba el dictador Augusto Pinochet.

La policía de Investigaciones de Chile se encontraba desde hacía tiempo rastreando la huella de un testigo ocular de esta operación, que confirmara lo declarado en el proceso a fines de 2004 por el suboficial (R) de inteligencia del Ejército, Manuel Aguirre Cortés.

Aguirre involucró al actual comandante de la II División de Ejército y juez militar de Santiago, general Miguel Trincado Araneda, de participar junto a él en estas exhumaciones y de comandar el traslado de los cuerpos en un camión hasta el

aeródromo de Calama, donde fueron subidos a bordo del C-47.

El suboficial (R) FACh dice no conocer las identidades de los funcionarios del Ejército que se encontraban en tierra con los cuerpos. Sin embargo, declaraciones procesales de otros oficiales (R) reconociendo la operación y un informe policial, complican la situación de Trincado, precisamente cuando el Ejército está pronto

a dar a conocer el nuevo alto mando.

En dos declaraciones judiciales, el general Trincado negó su participación y conocimiento de este hecho, aunque admitió que en el Regimiento Calama “estuve de agosto de 1974 hasta diciembre de 1977, como comandante de la sección y luego de la compañía de Infantería”. El Ejército ha negado cualquier relación de este general

en el delito. Por su parte, la FACh hasta ahora también había negado la participación de su personal y material de vuelo en esta operación.

“No voy a hablar más porque estoy muy mal y no quiero más guerra”, dijo S.O.L.M. a La Nación, pero en su declaración en el proceso narró que “veníamos desde Cerro Moreno (base aérea de la FACh en Antofagasta) y aterrizamos en Calama con un C-47. Funcionarios uniformados del Ejército cargaron unos bultos largos similares a cadáveres envueltos en género blanco (...) Despegamos y después de unas dos horas, el piloto me ordenó lanzar todos los bultos al mar (...) No sé en qué lugar fue”, afirmó en su testimonio judicial.

Consultado por quiénes eran los dos funcionarios de Ejército que estaban en tierra, dijo “no quiero hablar más”.

A su vez, entrevistado por La Nación, el suboficial Manuel Aguirre mantuvo sus dichos en el proceso y dijo “yo me mantengo en la verdad”, por lo que expresó no tener problemas en ser careado con el general Trincado. “Yo y él cargamos los cuerpos al avión. El estaba entonces, como teniente, subrogando al jefe de la Sección de Inteligencia del Regimiento Calama”.

Informe policial implica a general Trincado

Un informe de la Policía de Investigaciones de julio de 2005, concluyó que “aunque niegue su participación en este hecho, el general Miguel Trincado Araneda no puede desconocerlo”. El documento sostiene lo mismo respecto del coronel (R) Julio Salazar

Lantery, quien era el jefe de Inteligencia de la Primera División del Ejército en Antofagasta, y del coronel (R) Luis Aracena Romo, en ese momento comandante (s) del regimiento Calama, cuyo titular era el coronel Eduardo Ibáñez Tillería. En una declaración procesal de 2005, Aracena precisó que el hecho ocurrió “en el segundo

semestre de 1975”.

Por su parte, Salazar Lantery negó participación en la exhumación, pero admitió en la investigación que “en 1975 hubo un acuerdo para exhumar los cuerpos (...) Los subieron a un avión de la FACh (...) solicitado por el comandante de la Primera División, general Carol Urzúa (fallecido) a la Brigada Aérea, lo que se realizó a través del mayor de apellido Pérez-Canto, del Centro de Inteligencia Regional, CIRE”.

Tanto S.O.L.M. como Aguirre, coinciden en que los cuerpos iban envueltos en “sacos blancos”. Según antecedentes del proceso, otros dos integrantes de la comitiva de Antofagasta que viajó a Calama a supervisar la exhumación, son el coronel (R) Domingo Flores Figueroa y el agente de la DINA, Luis Besamat Morales.

En la exhumación también participó el teniente coronel (R) Carlos Minoletti, quien era el jefe de la compañía de Ingenieros del regimiento Calama.

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015