Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Cristián Backs

Teniente FACH

 

Cristián Backs actúo y fue reconocido por ex presos políticos como torturador en la Base de la Fuerza Aérea Cerro Moreno en Antofagasta.

 

Testimonio de Ricardo Navarro Valdivia:

Al 11 de septiembre de 1973, era subteniente de la Fuerza Aérea de Chile y trabajaba en la Base Aérea de Cerro Moreno, en la ciudad de Antofagasta. Era un hombre sin militancia política”.

“Tras el golpe viajé a hacer mi trabajo en Antofagasta. Le dije a mis compañeros de no aprobaba el golpe ni la violenta represión contra el pueblo chileno. El 4 de octubre de 1973 fui arrestado en el Casino de Oficiales por los oficiales Gonzalo Pérez Canto, comandante de grupo de la Fuerza Aérea y Raúl Tapia Edal, capitán de la Fach, quien me dijo que estaba acusado de traición a la patria y de espionaje”. “De acuerdo a lo que me dijeron, la acusación era porque yo era un oficial del Plan Z, un plan que apuntaba contra la vida de todos los oficiales de las Fuerzas Armadas, sus parientes y sus hijos. También fue acusado de haber entregado al enemigo un plano de la base aérea en Antofagasta”.

“Tan pronto fui arrestado, fui confinado solo en un edificio de la Oficina de Investigaciones en Antofagasta, es decir, la policía civil (Investigaciones). Fui encerrado sin alimentos durante cinco días, y fui salvajemente torturado. En ese edificio fui llevado a una habitación especial, donde fui desvestido y llevado desnudo y encapuchado a través de un corredor, donde estaban otros oficiales y tropas de la junta fascista”. “Después, fui tendido en una mesa, mejor dicho una plancha de metal, atado de pies y manos por cables. Ellos aplicaron electrodos en distintas partes de mi cuerpo: dedos de pies y manos, testículos, pene, boca, orejas, nariz, y me dieron golpes de corriente. Fui torturado durante cinco días, mañana y tarde, y durante ese tiempo los torturadores insistieron en tener los nombres de los oficiales que iban a participar en el Plan Z”.

“Otras torturas que recibí: fui colgado de los brazos por un día y medio, mientras me interrogaban sobre el general Bachelet, que en paz descanse”

“Tengo los nombres de los torturadores y jefes de los campos de concentración en Chile. Los torturadores son: el teniente de la Fuerza Aérea Luis Castillo; capitán de la Fuerza Aérea Carlos von Mülhenbrog; teniente ingeniero Fernando Mujica; teniente Hernán Miquel Carmona; teniente Cristián Backs; teniente Américo Allué; capitán Hernán Gabrielli”.

 

Fuentes de Informacion: IV Sesión de la Comisión Internacional de Investigación de los Crímenes de la Junta Militar en Chile (Finlandia); Archivo Memoriaviva


Rebelion.org

Chile: Intento de defensa de los torturadores

20 de febrero del 2001

Carlos Bau, en conocimiento de la orden de Pinochet de ocultar el asesinato de Ruiz-Tagle y de proteger a su torturador, Hernán Gabrielli, actual Jefe del Estado Mayor de la FACH, afirmó: "Pinochet miente al afirmar que Eugenio Ruiz-Tagle no fue torturado, porque él fue torturado desde el primer día…"Al mismo tiempo, las afirmaciones de Insulza para impedir acciones judiciales contra los torturados están condenadas al fracaso.

Bau corrió una suerte distinta a la de Eugenio Ruiz-Tagle. Tras ser juzgado por un fraudulento consejo de guerra, fue condenado a 48 años de cárcel -conmutada más tarde por 20 años de extrañamiento. Bau al igual que Ruiz-Tagle era militante del Mapu y ejecutivo de INACESA. Ambos se presentaron voluntariamente el 12 de septiembre de 1973 a la comandancia de la VI División del Ejército en Antofagasta, tras ser llamados a hacerlo, al igual que Mario Silva (PS), uno de los gerentes de Corfo, y el alcalde de la ciudad Germán Miric Vega (PC). Fue trasladado a la base aérea de Cerro Moreno de la FACH. Es aquí donde Bau afirma que uno de los oficiales de la FACH que irrumpieron en el Casino de Oficiales donde estaban detenidos para golpearlos, especialmente a Ruiz-Tagle, era el actual jefe de Estado Mayor de la FACH, general Hernán Gabrielli Rojas. "No tengo motivos para dudar, sí, estoy seguro, no tengo ninguna duda, y además lo ví", afirma y, considerando que el torturador es hoy el segundo hombre de la FACH, agrega: "Pero si eso es normal, los que torturaban y mataban son los que hicieron carrera y los que fueron buenos con los presos, estaban prisioneros con nosotros después. El teniente de la FACH Ricardo Navarro estaba preso con nosotros dos meses después".

El entonces alcalde de Antofagasta, Germán Miric, recuerda el acto de tortura. Al igual que Bau, quien permaneció dos años y ocho meses prisionero, coincide en que el grupo de prisioneros fue recibido en la base áerea por el comandante Vargas Miquelle y el teniente Ricardo Navarro. "Nos recibieron con un discurso diciéndonos que estábamos protegidos por la Convención de Ginebra, pero horas después llegó Gabrielli y Duffey, otro oficial, y otros bárbaros, y agarraron a patadas a Ruiz-Tagle delante nuestro", afirma Bau. Mientras que Miric recuerda: "Como a las 5 de la mañana entró un grupo de oficiales en forma violenta y preguntaron por Ruiz-Tagle Orrego. Lo golpearon y luego lo sacaron a una pieza del lado donde escuchábamos cómo le pegaban. Luego, entre tres, lo tiraron en el medio de nosotros como un saco". En cambio, desde el gobierno se manifestaba que se debe "desdramatizar" las denuncias en contra Gabrielli. El ministro del Interior, José Miguel Insulza (PS y antiguo militante del Mapu), prefirió no hacer "juicios apresurados" respecto de su participación en los hechos que se le imputan. Al mimo tiempo, omitía que Gabrielli ascendió sin problemas en 1998 y en 1999 cuando fue promovido, respectivamente, al grado de general de brigada aérea y general de aviación por el Presidente Frei, aunque se conocían sus antecedentes de violador de los DD.HH.

ANTECEDENTES DE TORMENTOS Y TORTURAS

Aún están vivos en la memoria de Juan Ruz, los tormentos vividos en la Base Aérea de Cerro Moreno, donde fue sometido a torturas al igual que Eugenio Ruiz-Tagle, quien -asegura Ruz- fue brutalmente golpeado y torturado por Hernán Gabrielli Rojas. Pero, al mismo tiempo, no se explica que después de tantos años el torturador "haya pasado los filtros del gobierno" y se haya convertido en el segundo hombre de la línea de mando de la FACH: "Este señor hizo una carrera denominada brillante por la propia FACH y dentro de esa brillante carrera incluye torturas y castigos brutales".

Ruz dice que decidió relatar su historia luego de las denuncias de Bau. Añade que "es muy explicable" que lo haga ahora, "porque yo no sabía que Gabrielli era Gabrielli. Yo no sabía que este Gabrielli que ahora es el jefe del Estado Mayor de la FACH era el teniente que en aquella época castigó brutalmente a Eugenio Ruiz- Tagle. Yo tenía la imagen en mi mente de aquel teniente castigador en Cerro Moreno". Al respecto, relata lo sucedido: "Ahí nos golpearon unos miembros de la FACH en tenida de combate, quienes nos tratan con improperios y nos dan unos culatazos en la espalda….Los golpes eran cada vez más fuertes y nos dicen que nos pongamos las manos en la nuca y nos hacen adentrarnos por un sector descampado, donde se nos ordena correr hacia el interior y nos ametrallan por la espalda". Después del simulacro de fusilamiento, los golpes continuaron. "De ahí nos hacen incorporarnos y nos llevan a un casino. Es ahí donde reconozco que están todas las personas que describe Carlos Bau…Al frente de nosotros estaba alineado un grupo en tenida de combate encabezado por un sujeto que en un momento determinado se adelanta y golpea brutalmente a Eugenio Ruiz-Tagle, con una patada en los genitales que lo hace doblarse en dos". Además identifica al torturador como Hernán Gabrielli, "a partir de las fotografías que he visto en la prensa".

Las acusaciones continuan. Héctor Vera, Vicerrector de la Universidad de Antofagasta al momento del golpe, fue detenido y luego trasladado a la base aérea de Cerro Moreno, donde se sumó al grupo de prisioneros de Eugenio Ruiz-Tagle, Carlos Bau, Mario Silva Irirarte y otros. Nunca ha declarado ante un tribunal. Pero una vez que Bau y Juan Ruz hablaron, se decidió. Al igual que ambos, guarda nítidos recuerdos de la participación de Gabrielli en actos de tortura. En efecto, cuenta haber reconocido al torturador apenas su rostro comenzó a aparecer en las pantallas de TV. "Me acuerdo muy bien de su cara". Pero, más que las facciones, lo que se le quedó grabado de Gabrielli fue otro rasgo: su brutalidad. "Gabrielli.... no era fácil olvidarlo... un tipo que brutalizó su participación, y que ahora, al ver su foto, lo reconozco….Tal vez no me acuerde de todos los nombres, pero el caso de Gabrielli sí, efectivamente me acuerdo, porque el tipo se preocupó de hacer saber que tenía un rol protagónico….El era un hombre destacado para cumplir órdenes, para que sus superiores supieran que era un hombre duro".Además, asegura haber visto a a Gabrielli "un par de veces. Cuando nos hicieron un simulacro de fusilamiento, él estaba allí…..El aparece en tenida de combate".

ASI SE PROTEGE A UN TORTURADOR

Las declaraciones de Carlos Bau, identificando a Gabrielli como uno de los uniformados que participó en la tortura de Eugenio Ruiz-Tagle, provocaron impacto en la FACH. En un comunicado defienden al torturador. Señalan que Hernán Gabrielli ascendió a la jefatura del Estado Mayor "después de una brillante carrera profesional, por lo que cuenta con la confianza de las autoridades superiores para seguir desempeñándose en el alto mando". Es decir, se descarta que se repita lo sucedido con el general Hernán Ramírez Hald que renunció al ser involucrado en un proceso. Mientras que el eterno protector de Pinochet y sus esbirros, José Miguel Insulza, afirmó que este es un tema estrictamente "moral", ya que no hay un juicio abierto al torturador ante los tribunales. Estos hechos indican que Hernán Gabrielli es un hombre de confianza para el pinochetismo con o sin uniforme. Ha desempeñado tareas como dirigir y coordinar los análisis técnicos y la negociación con la empresa Lookheed Martin para la compra de los cazabombarderos F-16. Asimismo, participa en la elaboración del fraudulento informe sobre algunos desaparecidos que las FF.AA entregara al Presidente Lagos. Además, reemplaza a Ríos el pasado 1o de diciembre en la reunión donde la cúpula castrense exigió la citación del COSENA, tras el primer intento del juez Guzmán de procesar a Pinochet.

El testimonio de Carlos Bau causó preocupación en el Gobierno. Insulza fue cauto en sus declaraciones: "No voy a hacer comentarios sobre ninguna persona a partir de una mención en un testimonio, tendría que tener mucha más información que esa", señaló. Pero, lo complicado para el general es que el testimonio de Bau formará parte de la investigación que sustancia el juez Juan Guzmán. Para enfrentar sus efectos, se negoció entre el gobierno y el mando de la FACH: Gabrielli enfrenta una acusación extrajudicial y La Moneda no sólo le concede el beneficio de la duda hasta que se adopte alguna resolución judicial, sino que también presionara para que no sea juzgado. Si no resultan estos métodos, recién entonces podría hablarse de la aplicabilidad de la llamada "doctrina Izurieta", que separó de las filas del Ejército al general Hernán Ramírez Hald, involucrado en el crimen de Tucapel Jimenez, y que ya falló en Carabineros, cuando fue procesado el coronel Luis Acevedo, uno de los responsables de los asesinatos de la Operación Albania. Alcanzado el acuerdo, Insulza asegura que "es mejor esperar a que la situación se aclare". Mientras que el ministro de Defensa, Fernández, enfatiza: "El gobierno apoya a Gabrielli en cuanto a que tiene derecho a hacer valer todo para lavar su honor". Acto seguido, la FACH anunció que "cuenta con la confianza de las autoridades superiores para seguir desempeñándose en el alto mando institucional". Asi se protege a un torturador que figura en informes de relatores de la ONU vinculado a violaciones a los DD.HH. Antecedentes que también constan en una declaración que archiva la Vicaría de la Solidaridad y en el informe de un testigo ante la Comisión Rettig.

Mientras el remezón provocado por las denuncias que involucran a Gabrielli torturas, se ha convertido en un serio problema, que el Gobierno y las FF.AA intentan minimizar, un nuevo testimonio inculpa a Gabrielli. Esta acusación se remonta a marzo de 1976. Fue formulada por el entonces subteniente de la FACH, Ricardo Navarro Valdivia, ante la Comisión Internacional de Investigación de los Crímenes de la Junta Militar en Chile, que se reuniera en Finlandia. En esa oportunidad, el suboficial declaró que Gabrielli "torturó a un niño de 14 años, causándole secuelas que le provocaron la muerte en el hospital de la ciudad [Antofagasta]". Además, relata que fue torturado "salvajemente" ("Ellos aplicaron electrodos en distintas partes de mi cuerpo: dedos de pies y manos, testículos, pene, boca, orejas, nariz. Fui torturado durante 5 días, mañana y tarde"). Dijo, además, recordar los nombres de sus torturadores. Entre ellos mencionó a "el teniente de la FACH Luis Castillo; capitán de la FACH Carlos von Mülhenbrog; teniente ingeniero Fernando Mujica; teniente Hernán Miquel Carmona; teniente Cristián Backs; teniente Américo Allué; capitán Hernán Gabrielli".

Ante las denuncias de crímenes y torturas que arrecian contra los "hombres" de Pinochet, el ministro del Interior, José Miguel Insulza saltó a la palestra en defensa de los torturadores. Afirmó que presentar querellas por "apremios ilegítimos" era inconveniente para el país. "La pregunta es hasta dónde podemos llegar en este asunto…. Desde el punto de vista del país, creo que puede generarse una situación preocupante". Además, agregó: "Todos sabemos que en 1973 ocurrió una violación masiva de los DD.HH. Que muchísima gente fue encarcelada, torturada, golpeada, exiliada, etcétera. ¿Vamos ha hacer justicia individual en cada uno de estos casos?"….¿Alguien cree que efectivamente puede lograr justicia una persona que fue golpeada brutalmente hace 27 años?". Tal falaz argumentación la disfrazó con un llamado a la "prudencia" y a "no producir una masificación del trauma del año '73". Por lo cual, se tendría que tener "prudencia" para querellarse por casos de tortura. "Pienso que mucha gente se va a ver frustrada si cree puede llevar su caso a los tribunales 27 años después. Lo único que vamos a conseguir es una gran conmoción, un atochamiento de los tribunales de justicia, un aumento del conflicto y de la discusión por este tema". Sus palabras reciben el apoyo de Canessa, senador designado (por Pinochet): "se debe impedir cualquier intento de arrinconar a nuestras FF.AA, porque ello es equivocar el camino de reconciliación y reencuentro". En cambio a Carlos Bau, quien denunció al comandante en jefe subrogante de la FACH, le parece "sorprendente y contradictorio" que el ministro del Interior señale que es mejor para el país no denunciar estos hechos. En tal sentido, la categorización de Insulza bajo el argumento de que en el tema de los DD.HH no se puede avanzar a toda costa ni tiene sentido comenzar procesos a miles de torturadores para llegar a una "verdad conocida", dejó a Bau "absolutamente confundido". Porque, dijo, denunció a Gabrielli no por un problema personal, sino de todo el país, dado que en Chile "hay miles de víctimas" de estas situaciones. Además, recordó que tras el golpe de Estado, estuvo 3 años en la cárcel "y vi cantidad enorme de gente que murió, que fue torturada, exiliada, relegada". "Lo que hace el ministro", insistió Bau, "es inhibir la conducta de las víctimas de la tiranía. Eso me parece sorprendente y contradictorio". Incluso comentó que, en alguna medida, los hechos que vio se reafirman a partir de las declaraciones de Gabrielli. "Esas confusas versiones de que no estaba, de que estaba casado, de que se reincorporó, que llegó el día 13. Si hubiera dicho que el 11 estaba en Japón, yo podría haber dicho que vi a su hermano gemelo. El dice que es inocente, pero reconoce que estaba en el lugar que yo señalo".

Los ex presos de Cerro Moreno, que han denunciado que Hernán Gabrielli torturó a Eugenio Ruiz Tagle, presentaron querellas contra él por "apremios ilegítimos". Además, se querellarán contra Gabrielli y contra Pinochet la viuda de Mario Silva Hiriarte, Graciela Alvarez, y la hija del asesinado Ruiz-Tagle. Y, Bau indicó que la abogada Carmen Hertz presentó un escrito ante el juez Juan Guzmán, quien investiga la muerte de Eugenio Ruiz-Tagle como causa agregada al proceso Caravana de la Muerte, para que cité a declarar a él, Ruz, Vera y Gabrielli.

Según el abogado Hugo Gutiérrez, estos recursos están avalados por testimonios de ex funcionarios de la propia FACH que acreditan la participación de Gabrielli en la aplicación de torturas en la base aérea Cerro Moreno. "Yo creo que la circunstancia de haberse proclamado inocente Gabrielli ha causado bastante escozor en varios ex funcionarios de la FACH, que están dispuestos a prestar su declaración y señalar que este sujeto fue un torturador en Cerro Moreno". Las maniobras de Insulza, que cuentan con el beneplácito de Lagos, están condenadas al fracaso.


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015