Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Sergio Arévalo Cid

Coronel de Carabineros

En al causa conocida como “COELEMU”  donde fueron hechos desaparecer los presos políticos: Luis Bernardo Acevedo Andrade, Omar Lautaro Henríquez López y de Arturo Segundo Villegas Villagrán.

Por este crimen han sidocondenados los siguientes miembros de Carabineros y civiles.

Coronel         Juan Lorenzo Abello Vildósola                  10 años y un día sin beneficios

Suboficial      José René Jara Caro                                   10 años y un día sin beneficios

Suboficial      Heriberto Osvaldo Rojas Jiménez              10 años y un día sin beneficios

Civil               Carlos Alberto Aguillón Henríquez            3 años con remisión condicional

Civil               Beniamino Antonio Bozzo Basso               3 años con remisión condicional

Coronel          Sergio Arévalo Cid                                     541 días con remisión condicional

Suboficial       Maximino Cares Lara                                 541 días con remisión condicional

Subteniente    Renato Guillermo Rodríguez Sullivan        541 días con remisión condicional

 

Arevalo Cid fue condenado en octubre de 2013 a la penas efectiva de 15 años y un día, como autor de los homicidios calificados de los estudiantes ecuatorianos de la Universidad de Concepción, Felipe Porfirio Campos Carrillo y Freddy Jimmy Torres Villalba, ilícitos perpetrados el 19 de septiembre de 1973. 

Al mismo tiempo, Arevalo Cid fue condenado a la pena de 5 años y un día, como autor del secuestro calificado de Héctor Roberto Rodríguez Cárcamo, perpetrado el 19 de septiembre de 1973.

 

Fuentes de Información: Noticias del Poder Judicial, Archivo Memoriaviva


Punto Final.cl

edición Nº 759, 8 de junio, 2012

Oficiales Asesinos van a la Cárcel

La Corte Suprema confirmó, el 24 de mayo, la condena al comando operativo del Centro de Inteligencia Regional, Cire, por el secuestro y desaparición forzada del militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) Rudy Cárcamo Ruiz. Rudy Cárcamo fue secuestrado desde su hogar en Talcahuano la noche del 27 de noviembre de 1974 y recluido en la Base Naval de Talcahuano. Allí fue torturado hasta la muerte en los camarines, utilizados como calabozos, del estadio Francisco Acosta, del complejo deportivo de la Base Naval, contiguo al gimnasio techado y al acceso al astillero de Asmar.

Los condenados a 5 años y 1 día de presidio son el jefe del Departamento de Inteligencia de la Armada (Ancla Dos), capitán de fragata Hugo Nelson González D’Arcangeli; el ayudante del jefe del Departamento de Inteligencia, teniente de mar Víctor Ernesto Donoso Barrera; el capitán de Carabineros Conrado Alfredo Sesnic Guerricabeitia; el inspector del ex Servicio de Investigaciones, actual PDI, Osvaldo Francisco Harnish Salazar y, finalmente, el teniente segundo de la Armada José Raúl Cáceres González. Todas las condenas son sin beneficios, es decir, deberán cumplir las penas de presidio en forma efectiva. Fueron condenados, además, a las penas accesorias de inhabilitación absoluta y perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos. Los grados militares y policiales mencionados son los que tenían a la fecha del secuestro. Por sus servicios represivos alcanzaron luego altos grados en sus instituciones.
En Concepción, tanto el ministro instructor, Carlos Aldana, como la Corte de Apelaciones, los habían condenado a 541 días de reclusión, con el beneficio de remisión de la pena, es decir, la cumplirían en prisión sólo en el caso que cometieran un nuevo delito. En resumen, una sentencia irrisoria, en los hechos impunidad judicial para los criminales. La Corte Suprema, sin embargo, en fallo dividido, elevó la condena a cinco años y un día de presidio efectivo y a la inhabilitación a perpetuidad de sus derechos políticos. El ministro Milton Juica estuvo por elevarlas a diez años y un día, en atención a la naturaleza y gravedad del ilícito investigado, en tanto que el ministro Hugo Dolmestch estuvo por mantener las penas de primera instancia de 541 días, remitidas.

EXTENSIONES DE LA DINA
Los Centros de Inteligencia Regional fueron creados en 1974 a lo largo del país, y funcionaron en aquellos lugares a los que no llegaba la Dina, pero actuaban en coordinación con ella. Los integraban los departamentos de inteligencia de las distintas ramas de las Fuerzas Armadas, Carabineros e Investigaciones. En Concepción tuvo sus dependencias clandestinas en el tercer piso de la esquina de Barros Arana con el pasaje Portales, en los altos de la que fuera la Rotisería Pujol, actual Banco Santander. Su comandante fue siempre un teniente coronel de ejército, y su comando operativo lo integraban los actualmente condenados y el capitán de Carabineros Sergio Arévalo Cid, todos ellos en calidad de jefes de un numeroso contingente de marinos, infantes de marina, suboficiales y tropa del ejército, carabineros y detectives.
Desde su creación en 1974 el Cire de Concepción -conocido como Ancla 2- tuvo un campo de prisioneros en el complejo deportivo de la Base Naval de Talcahuano, en donde funcionó hasta mediados de 1975, oportunidad en que fue trasladado a las antiguas dependencias del fuerte El Morro, contiguo al estadio El Morro de avenida Blanco Encalada. En este último lugar permaneció hasta 1982, aproximadamente.
En sus dependencias de la Base Naval de Talcahuano asesinaron, además de Rudy Cárcamo, a la internacionalista brasileña Jane Vanini, en diciembre de 1974, y al alcalde socialista de Cañete Elías Jana Santibáñez, en febrero de 1975, (Jane Vanini fue secretaria de Punto Final). En septiembre de ese año asesinaron en Lota a Oscar Arros, cuando lo conducían desde el fuerte El Morro para obligarlo a delatar a sus compañeros de esa ciudad, a lo que se negó. En coordinación con la Dina asesinaron en Santiago a Eulogio Fritz Monsalves, en febrero de 1975, quien había asumido la jefatura regional del MIR en septiembre de 1973.
Cientos de prisioneros políticos fueron secuestrados por agentes de este organismo represivo y torturados tanto en el estadio Francisco Acosta, de la Base Naval, como en el fuerte El Morro. La casi totalidad de ellos eran militantes del MIR, quienes se habían organizado para resistir la dictadura militar desde el momento mismo del golpe de Estado en 1973.
La imposición de la pena accesoria a todos los condenados, de inhabilitación perpetua para cargos públicos y derechos políticos, los pone al margen de la sociedad. Han sido despojados de su calidad de ciudadanos, la sanción máxima en el orden político y social de nuestra patria.

EL CASO RUDY CARCAMO
Rudy Cárcamo Ruiz, casado, un hijo, obrero militante del MIR, fue detenido el 27 de noviembre de 1974, alrededor de las 22:00 horas. Cárcamo vivía en casa de sus suegros, los que presenciaron, junto a su cónyuge -Lilian Alegría Erices-, el arresto. Se presentaron tres sujetos de civil, armados con metralletas, que se identificaron como policías. Luego de preguntar por el afectado procedieron a llevárselo, señalando que lo conducían al cuartel de Investigaciones. Sin embargo, fue conducido de inmediato a la Base Naval de Talcahuano, donde, esa misma noche, otro detenido, Jaime Oehninger Gatica, debió identificarlo.
En la Base Naval, fue instalado en el gimnasio, aislado en una pieza. Según testimonio de Luis Enrique Peebles, que estuvo prisionero en el mismo recinto en diciembre de ese año, a los detenidos les asignaban un número por el que eran llamados. El estaba en el gimnasio en una pieza y en el cuarto contiguo se encontraba el prisionero N°105, aislado del resto. Según le contó Jaime Oehninger, este detenido era Rudy Cárcamo. Peebles fue sacado el 24 de diciembre de 1974 y al regresar el día 31 del mismo mes, ya no sintió más ruidos en la pieza contigua y cuando el relevo de la guardia pasaba lista, no se voceó más al Nº 105. Otro de los detenidos que vio a Cárcamo en la Base Naval fue Sergio Armando Medina Viveros.
Con anterioridad, el 16 de octubre de 1973, Rudy Cárcamo fue detenido en su domicilio de entonces, población Lenin de Talcahuano, donde era activo participante en actividades poblacionales. En esta detención fue llevado a la Isla Quiriquina y después, al gimnasio de la Base Naval de Talcahuano, donde permaneció hasta el 21 de julio de 1974, cuando fue dejado en libertad sin que se le sometiera a proceso. Entonces se fue a vivir a casa de sus suegros, desde donde fue detenido tres meses después.


Resumen.cl

31 de Enero 2013

Reconstitución de muerte de ex intendente Fernando Álvarez: otro paso para obtener verdad y justicia

“A Fernando lo detuvieron temprano, tipo 6:30 ó 7 de la mañana del 11 de septiembre de 1973 y como media hora después me encontré con Adriana y me informó que a Fernando lo habían sacado prácticamente de la cama…. Y desde ahí no se le vio hasta que lo entregaron muerto”.

Los recuerdos de Olimpia se hicieron más vivo este martes con ocasión de la reconstitución de la muerte del ex intendente comunista, ocurrida el 7 de noviembre de 1973 en dependencias de lo que fuera la Cuarta Comisaría de Carabineros de Concepción, hoy Primera.

Fue el ministro Carlos Aldana quien lleva esta causa reabierta en el años 2011, el que ordenó esta diligencia que se prolongó por cuatro horas. Participaron seis personas, cuatro en calidad de inculpados y dos como testigos. Fue el fiscal militar Fernando Grandón quien tomó las declaraciones.

Mientras en el frontis de la Primera Comisaría, en calle Salas, un grupo de militantes comunistas levantaban letreros y gritaban exigiendo justicia.

La profesora Olimpia Riveros era una de ellas. Ella estaba particularmente emocionada ya que conoció de cerca a Fernando Álvarez y su familia, ya que fueron vecinos e incluso compartían la vocación radial.

“Fernando era un hombre brillante, locutor, dirigente del Partido Comunista, libretista, un hombre probo, dirigente de la Asociación de Funcionarios de la Universidad de Concepción, con una tremenda vocación de servicio social y de profundas convicciones. Esperamos que este paso que se está dando nos aproxime a la justicia”, precisó.

De paso relató que a viuda de Álvarez, Adriana Ramírez recibió una llamada del propio general Washington Carrasco, intendente posterior al golpe, dándole las condolencias por la muerte de su marido. “Pero Adriana tuvo una actitud de gran integridad y le dijo que no aceptaba sus condolencias hipócritas…”

Fernando Álvarez falleció el 7 de noviembre de 1973 y el certificado médico que se extendió habla de un “hemotórax” como causa de muerte.

Olimpia Riveros recuerda que entonces “dijeron que era enfermo al corazón y que le había dado un ataque, pero él era un hombre sano, deportivo. Hay muchos testimonios que indican que cuando fue sacado de la isla Quiriquina y traído acá, donde fallece en medio de la tortura”.

Dentro de quienes llegaron a la Primera Comisaría, estaba el abogado Iván Quintana, quien conoció los hechos y a algunos de los hechores, aunque no estuvo junto a Fernando Álvarez cuando estuvo detenido en el recinto.

No obstante, entregó su visión: “ Venía como posible testigo pero no fue realizable porque se tomó declaración a los testigos que estuvieron junto a Fernando el día de su muerte…”, relató.

Dijo también que dentro de quienes prestaban declaración en ese momento estaba el ex coronel Sergio Arévalo Cid, quien según palabras de Quintana “era el jefe de los torturadores. Eso lo vi…”, aseguró.

En cuanto a la posible responsabilidad del ex general Washington Carrasco, dijo sin duda tenía conocimiento de lo ocurrido. “Desde el prefecto de la zona hasta el último carabinero, sostienen que estaba nadie vio cuando murió Fernando, ni el que estaba a cargo de la guardia, ni de los calabozos, vio nada hasta que apareció el cadáver.

Para Quintana los hechos están acreditados hace rato, pero valoró la diligencia realizada por el ministro Aldana, porque puede aporta al esclarecimiento de este caso. “Por eso creemos que el magistrado hace un buen esfuerzo y por eso esperamos resultados positivos”

Terminada a diligencia, alrededor de las 13:30 horas, la abogada querellante del caso por parte del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, Patricia Parra informó que dos de los inculpados quedaron detenidos.. Uno es el coronel de Carabineros en retiro Sergio Arévalo Cid, quien fuera jefe del Sicar, Servicio de Inteligencia de Carabineros. El otro detenido es José Puga Pascua, ex militar, que estaba en el Servicio de Inteligencia Militar.

La abogada Parra valoró la diligencia realizada y dijo que el ministro Aldana tiene cinco días para decidir la situación procesal de los dos detenidos.

Con todo la situación es compleja, ya que no se cuenta con los restos del cuerpo como para realizarles nuevos peritajes y así contrastar la autopsia entregada en su momento.


Poder Judicial

Concepción, 21 de octubre de 2013

Ministro Carlos Aldana condena a ex coronel de Carabineros a más de 20 años de presidio por su participación en emblemáticas causas de Derechos Humanos

A penas efectivas de 15 años y un día como autor de dos delitos de homicidio calificado, en contra de los estudiantes ecuatorianos de la Universidad de Concepción, Felipe Porfirio Campos Carrillo y Freddy Jimmy Torres Villalba, hecho ocurrido el 19 de septiembre de 1973 y de 5 años y un día, como autor del secuestro calificado de Héctor Roberto Rodríguez Cárcamo, perpetrado el 19 de septiembre de 1973, fue condenado el coronel en retiro de Carabineros, Sergio Arévalo Cid (69).

Asimismo, se absolvió al coronel (R) Fernando Pinares Carrasco, de la acusación que lo suponía autor de los delitos de homicidio calificado de Felipe Porfirio Campos Carrillo y Fredy Jimmy Torres Villalba.

También se absolvió al oficial de Carabineros Renato Guillermo Rodríguez Sullivan, de la acusación que lo suponía autor del delito de secuestro calificado de Héctor Roberto Rodríguez Cárcamo.

De acuerdo a los antecedentes reunidos en la investigación del ministro en visita extraordinario para causas de Derechos Humanos, Carlos Aldana Fuentes, fue posible conocer y demostrar el funcionamiento del Servicio de Inteligencia de Carabineros (SICAR), acreditando que entre el 16 y el 19 de septiembre de 1973, Felipe Porfirio Campos Carrillo y Freddy Jimmy Torres Villalba, de nacionalidad ecuatoriana y que se encontraban estudiando en la Universidad de Concepción, fueron detenidos, sin orden judicial ni administrativa competente, por funcionarios de Carabineros y conducidos a dependencias de la Cuarta Comisaría de Carabineros de Chile de Concepción.

“…siendo sacados de este lugar el 19 de ese mes y año por personal de Carabineros y trasladados al sector de la desembocadura sur del río Bío Bio, donde fueron encontrados muertos al día siguiente, presentando varios impactos de bala en su cuerpos, siendo la causa de sus muertes, múltiples heridas a bala”, aseveró la resolución.

Por otro lado, se demostró que alrededor de las 21:30 horas del 19 de septiembre de 1973, una patrulla de Carabineros, compuesta por un oficial y dos funcionarios subalternos concurrieron al domicilio de calle Carrera 2166 interior, de esta Ciudad, sin orden judicial ni administrativa alguna, detuvieron a Héctor Roberto Rodríguez Cárcamo y lo trasladaron a dependencias de la Cuarta Comisaría de Carabineros de Concepción, ubicada en calle Salas con San Martín.

“…sin registrar su ingreso en los libros correspondientes de la guardia, donde fue interrogado por funcionarios del SICAR respecto de sus actividades políticas, circunstancias desde la cual se ignora toda noticia respecto de su destino o paradero”, indicó el fallo.

En el considerando vigésimo primero de la resolución, se detalla que no obstante la negativa del acusado Sergio Arévalo Cid, el sentenciador adquiere convicción de su participación culpable, “en mérito de las declaraciones de testigos y de los propios dichos del acusado Arévalo Cid, en cuanto reconoce que el 18 de septiembre de 1973, esto es, un día anterior a la fecha de la muerte de Campos Carrillo y Torres Villalba y la desaparición de Rodríguez, se encontraba a cargo, como jefe del SICAR, unidad que interrogaba y disponía el destino de los detenidos políticos que llegaban a la Cuarta Comisaría de Carabineros de Concepción, lugar donde los dos primeros estuvieron detenidos y torturados y el tercero fue entregado al personal a su cargo”, expresó la sentencia.

Agrega que si bien en términos oficiales el inculpado fue incorporado legalmente al SICAR el 10 de marzo de 1974, mediante documentos se demostró que “se deja constancia que este Sr. Oficial (Arévalo Cid) pasó a formar el SICAR en esta Prefectura el día 18-IX.1973 fecha en que se formó este servicio provisionalmente”, complementó el dictamen que resuelve -en primera instancia- la causa más antigua de Derechos Humanos que se encontraba actualmente en tramitación a cargo del ministro Aldana.


Noticias.terra.cl

25 de junio de 2013

Someten a proceso a uniformados en retiro por torturas a ex intendente Fernando Castillo Álvarez

Sometidos a proceso y en prisión preventiva quedaron el coronel (r) de Carabineros, Sergio Arévalo Cid, y el suboficial mayor (r) del Ejército, José Francisco Puga Pascua, como autores de los tormentos aplicados al ex intendente de Concepción, Fernando Álvarez Castillo.

De acuerdo a los antecedentes recopilados en la indagación que desarrolla el ministro de la Corte de Apelaciones de Concepción, Carlos Aldana, en base a declaraciones de testigos, pruebas documentales y periciales, se acreditó la participación de agentes del Estado en los hechos que terminaron con la muerte de la autoridad regional.

Se estableció que en la madrugada del 11 de septiembre de 1973, personal de Carabineros, al mando del mayor Mario Omero Cáceres Riquelme, detuvo en su domicilio al intendente de Concepción, trasladándolo hasta la Base Naval de Talcahuano, lugar desde donde fue destinado a la Isla Quiriquina.

En ese lugar permaneció recluido hasta el 5 de noviembre de 1973, fecha en la que por orden del entonces intendente, teniente general Washington Carrasco Fernández; fue trasladado junto a otras personas hasta la Cuarta Comisaría de Concepción, en donde se le puso a disposición del Servicio de Inteligencia de Carabineros (SICAR), al mando del capitán Sergio Arévalo Cid, para ser interrogado sobre la supuesta existencia de armas escondidas en la Provincia de Concepción.

"En los referidos interrogatorios participaron funcionarios del Sicar y del Servicio de Inteligencia Militar de la III División de Ejército con asiento en Concepción (E-2), oportunidad en la que se aplicaron apremios ilegítimos consistentes en golpes de electricidad y de puños, resultando con erosiones superficiales acompañados de una esquimosis en la región de la cadera izquierda, hasta que el ocho de noviembre, por la mañana, Álvarez Castillo aparece muerto en su celda de reclusión", detalla la investigación.

La autopsia efectuada en el Instituto Médico Legal de Concepción, a cargo de los médicos Francisco Behm y Guillermo Beddings determinó que la causa de muerte del ex intendente había sido una anemia aguda por hemotórax izquierdo.

"De las diligencias de reconstitución de escena a fojas 528 y 561 se desprenden presunciones fundadas para estimar que les ha cabido participación de autores en el delito referido, quienes interrogaron al detenido, bajo apremios ilegítimos, mientras se encontraba cautivo en la ex Cuarta Comisaría de Carabineros de Concepción", explica la resolución del ministro Aldana.

Tras ser aprehendidos, por personal de la Brigada Investigadora de Delitos contra los Derechos Humanos y la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Concepción y ser notificados del auto de proceso en su contra, Arévalo Cid fue enviado a la Sexta Comisaría de Carabineros, mientras que Puga Pascua a dependencias del Regimiento Reforzado N°7 Chacabuco, para que cumplan la prisión preventiva.


Biobiochile.cl

21 octubre 2013

Carabinero en retiro deberá cumplir 20 años de cárcel por ejecución de estudiantes de la UdeC

Dos penas efectivas de cárcel deberá cumplir el coronel en retiro de Carabineros, Sergio Arévalo Cid, por las muertes de dos estudiantes extranjeros asesinados tras el golpe militar de 1973 y la desaparición de un tercero, todos de la Universidad de Concepción.

Por las ejecuciones de los ecuatorianos Felipe Campos Carrillo y Freddy Torres Villalba, en la desembocadura del río Bío Bío, Arévalo deberá cumplir una pena de 15 años y 1 día de prisión, mientras que por el secuestro calificado de Héctor Rodríguez Cárcamo se dictó una condena de 5 años y 1 día de cárcel.

Las resoluciones fueron del ministro en visita para causas por violación de derechos humanos, Carlos Aldana, quien al mismo tiempo absolvió a otros dos ex uniformados, el coronel en retiro de Carabineros, Fernando Pinares, por los crímenes de los ecuatorianos, y al oficial en retiro Renato Rodríguez Sullivan, por el caso de Rodríguez Cárcamo.

Se trata de sentencias de primera instancia que podrán ser apeladas tanto por los querellantes, el Programa de Derechos Humanos o el condenado.


Radio.udechile.cl

22 de octubre 2013

Ministro en visita Carlos Aldana condena a coronel (r) de Carabineros por violación de DD.HH.

El ministro en visita extraordinaria para causas de Derechos Humanos de la Corte de Apelaciones de Concepción, Carlos Aldana Fuentes, condenó al coronel en retiro de Carabineros Sergio Arévalo Cid (69), a las penas efectivas de 15 años y un día, como autor de los homicidios calificados de los estudiantes ecuatorianos de la Universidad de Concepción, Felipe Porfirio Campos Carrillo y Freddy Jimmy Torres Villalba, ilícitos perpetrados el 19 de septiembre de 1973.  Asimismo, condenó al ex oficial a la pena de 5 años y un día, como autor del secuestro calificado de Héctor Roberto Rodríguez Cárcamo, perpetrado el 19 de septiembre de 1973.

En la causa, el ministro Aldana absolvió al coronel (r) Fernando Pinares Carrasco, de los delitos de homicidio calificado de Campos Carrillo y Torres Villalba; y a Renato Guillermo Rodríguez Sullivan por el secuestro calificado de Rodríguez Cárcamo.

De acuerdo a los antecedentes reunidos en la investigación por el ministro Aldana Fuentes, fue posible acreditar que, entre el 16 y el 19 de septiembre de 1973, Felipe Porfirio Campos Carrillo y Freddy Jimmy Torres Villalba, de nacionalidad ecuatoriana, fueron detenidos, sin orden judicial ni administrativa competente, por funcionarios de Carabineros y conducidos a dependencias de la Cuarta Comisaría de Concepción.

Recinto del que fueron retirados “por personal de Carabineros y trasladados al sector de la desembocadura sur del río Bío Bio, donde fueron encontrados muertos al día siguiente, presentando varios impactos de bala en su cuerpos, siendo la causa de sus muertes, múltiples heridas a bala”, sostiene la resolución.

Asimismo, se demostró que alrededor de las 21:30 horas, del 19 de septiembre de 1973, “una patrulla de Carabineros, compuesta por un oficial y dos funcionarios subalternos concurrieron al domicilio de calle Carrera 2166 interior, de esta ciudad, sin orden judicial ni administrativa alguna, detuvieron a Héctor Roberto Rodríguez Cárcamo y lo trasladaron a dependencias de la Cuarta Comisaría de Carabineros de Concepción, ubicada en calle Salas con San Martín (…), sin registrar su ingreso en los libros correspondientes de la guardia, donde fue interrogado por funcionarios del Sicar respecto de sus actividades políticas, circunstancias desde la cual se ignora toda noticia respecto de su destino o paradero”, agrega la resolución.

En el considerando vigésimo primero del fallo, se detalla que, no obstante la negativa del acusado, el sentenciador adquiere convicción de su participación culpable “en mérito de las declaraciones de testigos y de los propios dichos del acusado Arévalo Cid, en cuanto reconoce que el 18 de septiembre de 1973, esto es, un día anterior a la fecha de la muerte de Campos Carrillo y Torres Villalba y la desaparición de Rodríguez, se encontraba a cargo, como jefe del Sicar, unidad que interrogaba y disponía el destino de los detenidos políticos que llegaban a la Cuarta Comisaría de Carabineros de Concepción, lugar donde los dos primeros estuvieron detenidos y torturados y el tercero fue entregado al personal a su cargo”.

La resolución agrega que si bien en términos oficiales el inculpado fue incorporado legalmente al Sicar el 10 de marzo de 1974, mediante documentación de la época se demostró “que este Sr. Oficial (Arévalo Cid) pasó a formar el Sicar en esta Prefectura el día 18-IX-1973, fecha en que se formó este servicio provisionalmente”, complementa el dictamen que resuelve -en primera instancia-, la causa más antigua por violación a los derechos humanos que tramita el ministro Aldana.

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015