Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Sandra Alarma Zunino

Civil

Agente SIFA

 

Sandra Alarma Zunino, ex-miembro del MIR, se convierte en torturadora de la Academia de Guerra Aerea (AGA). Participó en torturas inflingidas a los prisioneros políticos. Entre estos se encontraba un niño de 12 años.

Durante su estadía en la AGA, Sandra Alarma se vinculó sentimentalmente (para luego casarse y tener un hijo) a Cristián Garcia Huidobro, Teniente de la Fach apodado el “Peludo”, el cuál es señalado por el General Sergio Poblete Garcés, en la causa rol 1058, del 9º Juzgado del Crimen a cargo de la Jueza Raquel Lermanda, como uno de los torturadores más crueles en el AGA y también por todos lo sobrevivientes.

Sandra Alarma, fue responsable de la detención y desaparecimiento de varios de sus compañeros pertenecientes a la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile.

 

Fuentes de Informacion: Nosotros sobrevivientes les acusamos; El Siglo; Archivo Memoriaviva


Los familiares de víctimas de graves violaciones de Derechos Humanos desde 1973 hasta 1990, le informan que :

Sandra Alarma, conocida maquilladora,  ha sido citada, en numerosos testimonios, de ex presos políticos, como torturadora de la Academia de Guerra de la Fach.

Su trayectoria es la siguiente :

Ella estudió en la escuela de teatro de la Universidad de Chile. En ese momento militaba en el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionario). > Luego del Golpe de Estado, cumplió labores de enlace de un miembro de la Comisión Política de este movimiento.

 A fines de marzo de  1974, en la casa de un miembro de la Comisión Política del Mir, con quién ella vivía ( situada en Capitán Orella) es detenida y  llevada a la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea donde, sin mediar presiones de ningún tipo, entrega todos los puntos de este militante, provocando con eso, numerosas detenciones. En ese lugar de detención ella permanece (según su declaración judicial) 8 meses sin sufrir apremios físicos. Hay diversos testimonios de ex presos políticos que avalan esa versión y que además agregan, que no sólo no fue torturada, si no que participó como torturadora en los maltratos inflingidos a  los prisioneros políticos. Entre estos se encontraba un niño de 12 años.

 En ese lugar, Sandra Alarma no se limita a entregar información, si no que se convierte en una agente de la SIFA (Servicio de Inteligencia de la Fuerza  Aérea) bajo el mando del Comandante Ceballos.

Numerosos testigos dan cuenta de esto :

 A continuación extractos de declaraciones judiciales de ex presos políticos (al haber un proceso en curso, no se pueden dar nombres):

  "Años mas tarde, mi amigo Director de Teatro,  me contó que Sandra Alarma era una colaboradora y que podría haber sido una infiltrada desde antes del golpe militar. Que participó activamente en sesiones de tortura que le propiciaron a él. Que él conocía de sobra su voz, su tono, su olor, pues había sido pareja de él.".

 Este Director de teatro declara a su vez :

  "Fui interrogado por Sandra Alarma en la Academia de Guerra, estando vendado y esposado, pude reconocer su voz, y se reía cuando yo intentaba ignorar los nombres verdaderos y las direcciones de los compañeros de teatro como "Marcusse" por ejemplo"

  "Fui detenida el 30 de mayo de 1974, a las 8:15 AM, aprox. En mi domicilio, de calle Constitución # 187, Comuna de Santiago, llegaron 2 agentes de la SIFA (Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea) , sin mostrar  orden de detención, ni identificación escrita, pero identificándose verbalmente como: Comandante Ceballos y Comandante Matamala.

Estos venían  acompañados de un grupo de aproximadamente 10 agentes de la SIFA, que se movilizaban en 3 vehículos.

Yo me encontraba en compañía de mi hijo de 12 años, llamado......, quién fue detenido junto a mí. Minutos antes había sido detenido en un lugar público (restaurant Venezia), mi pareja.  Fuimos llevados a la Academia de Guerra de la Aviación (AGA), donde  se me  vendó la vista al llegar.

Permanecí en este centro desde fines de mayo hasta mediados de octubre de 1974, incomunicada. (las fechas exactas no puedo recordarlas, debido a lo traumático de la situación).

Al ingresar al AGA, fui fichada, fotografiada por personal de la SIFA, e interrogada bajo fuerte presión. Hasta ese momento no sabía nada sobre el paradero de mi hijo, que había sido detenido junto a nosotros. Vendada fui trasladada a una habitación donde fui interrogada por diversas personas (hombres y una mujer). Mientras, era amenazada, golpeada, amedrentada y sufriendo una gran presión psicológica para tratar de quebrantar mi dignidad. Pude ver a mi hijo sólo el segundo día. Permaneciendo preso conmigo en el AGA durante 10 días, hasta ser llevado a casa de amigos.

Durante mi estadía en ese centro de detención permanecía vendada, salvo en algunos momentos en que podía desplazar la venda de mis ojos, lo que me permitió ver a una mujer, que participaba en los operativos de detención de otras personas. Conocía la identidad de esta mujer, pues la había visto en la Escuela de Teatro, su nombre era SANDRA ALARMA ZUNINO. Lo que fue confirmado por mi pareja, quien también pertenecía a esta Escuela.

Sandra Alarma, utilizaba pelucas diversas, rubias y colorinas, así como personificaba diferentes identidades bajo la utilización del maquillaje, que utilizaba para detener  y torturar y no ser identificada. Ella permanecía en la misma habitación donde se encontraba  Arturo Villavela Araujo (asesinado posteriormente), donde se hacía pasar por detenida y de donde era sacada como para ser interrogada, cuando en realidad salía para participar en operativos. Yo me daba cuenta que se preparaban a salir de operativo, por el ruido de las armas, las conversaciones, las carreras, la agitación y las ordenes impartidas. Y sentía el ruido de los tacos de esta mujer, que pasaba siempre, ataviada de manera diferente.  Ella sacaba a mi hijo  para interrogarlo en forma engañosa, preguntándole si era "correo". Durante mi detención, no se me permitió cambiarme de ropa, y se me obligaba a ducharme en presencia de un agente. Y se me privó de sueño, puesto que la luz no se apagaba nunca. Era vigilada las 24 horas por un guardia armado.

Fui sometida al Consejo de Guerra  84*74, del cual salí absuelta, por falta de méritos. Recibí atención jurídica de parte de la Vicaría de la Solidaridad. Fueron presentados  sendos recursos de Amparo por mi hijo y yo.

Secuelas sicológicas de mi  detención : pesadillas, angustia por mi y por mi hijo quien  sufrió desmayos posteriormente a su detención. El estado de salud de mi hijo, fue constatado por una doctora de la Vicaría, quien hoy en día trabaja en el Ministerio de Salud. Quien determinó que esos trastornos eran secuela por el secuestro y apremio ilegítimo  al que fue sometido."

SE DEBE SEÑALAR QUE EN ESTE CASO PRECISO, SANDRA ALARMA FUE COMPLICE DE APREMIOS A UN MENOR DE EDAD, CONSIDERADO COMO CRIMEN DE LESA HUMANIDAD.

Durante su estadía en la Academia de Guerra, Sandra Alarma se vinculó sentimentalmente (para luego casarse y tener un hijo) a Cristián Garcia Huidobro Teniente en retiro de la Fach apodado el "Peludo", el cuál es señalado por el General ® Sergio Poblete Garcés, en la causa rol 1058, del 9º Juzgado del Crimen a cargo de la Jueza Raquel Lermanda. como uno de los torturadores más crueles en la Academia de Guerra Aérea y también por todos los sobrevivientes. En la actualidad este torturador es propietario de numerosas propiedades, de dudosa procedencia, cabe señalar que una de las prácticas llevadas a  cabo por los agentes de seguridad era la de expoliar y apropiarse de las propiedades de los presos políticos. El nombre de su esposo es citado además en el sitio www.memoriaviva.com (ese sitio de Internet es una de las referencias más fidedignas en relación a los victimarios y es citado en toda la prensa como fuente) como formando parte de los torturadores de la Academia de Guerra.

Sandra Alarma, fue responsable de la detención de varios de sus compañeros pertenecientes a la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, muchos de ellos son actualmente DETENIDOS DESAPARECIDOS. Es esa una de las razones por la que evita contactarse con actores y actrices de la generación del 73, así como igualmente, ellos no desean ser maquillados por esta persona.

Para avalar estas afirmaciones basta preguntar sobre este tema  a esos profesionales. Todos estos antecedentes están en conocimiento de la jueza Raquel Lermanda y del Ministro de Fuero, Alejandro Solís en la Corte de Apelaciones, quiénes llevan diferentes querellas por torturas, secuestro, desaparecimiento y ejecuciones durante el Régimen Militar, así como de la Comisión FUNA de los hijos de Detenidos Desaparecidos y  Ejecutados Políticos de la Dictadura. Quiénes preparan una manifestación contra esta torturadora en su lugar de trabajo.

 


El Siglo

10 de Abril 2004

Funa virtual a conocida maquilladora

La conocida maquilladora Sandra Alarma, que trabaja entre otros sitios en la Agencia Elite y Megavisión, ha sido citada en numerosos testimonios de ex presos políticos como torturadora de la Academia de Guerra de la FACH.

Quienes la conocen señalan que "estudió en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, donde militaba en el MIR. Luego del golpe de Estado cumplió labores de enlace de un miembro de la Comisión Política del MIR.

A fines de marzo de 1974, en la casa de un miembro del MIR, con quién ella vivía en Capitán Orella, es detenida y llevada a la Academia de Guerra de la FACH donde entrega todos los puntos de contacto de la Comisión Política, sin mediar presiones de ningún tipo. En ese lugar de detención ella permanece 8 meses sin sufrir apremios físicos. Hay diversos testimonios de ex presos políticos que avalan esa versión y que además agregan que no sólo no fue torturada, sino que participó en torturas infligidas a los prisioneros políticos. Entre estos se encontraba un niño de 12 años.

En ese lugar, Sandra Alarma no se limita a entregar información, sino que se convierte en una agente del Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea bajo el mando del Comandante Ceballos".

La madre del niño sostiene que "fui detenida el 30 de mayo de 1974, en mi domicilio. Llegaron 2 agentes de la SIFA sin mostrar orden de detención ni identificación escrita, pero identificándose verbalmente como Comandante Ceballos y Comandante Matamala, acompañados de otros 10 agentes.

Yo me encontraba en compañía de mi hijo de 12 años, quien fue detenido junto a mí. Minutos antes había sido detenido en un lugar público mi pareja. Fuimos llevados a la Academia de Guerra Aérea (AGA), donde se me vendó la vista al llegar.

Permanecí en este centro desde fines de mayo hasta mediados de octubre de 1974, incomunicada.

Al ingresar al AGA fui fichada, fotografiada por personal de la SIFA e interrogada bajo fuerte presión. Hasta ese momento no sabía nada sobre el paradero de mi hijo. Vendada fui trasladada a una habitación donde fui interrogada y torturada por diversas personas (hombres y una mujer). Estos interrogatorios fueron constantes durante la primera semana. Luego se espaciaron. Fui llevaba a una habitación en el segundo piso, donde había un colchón en el suelo y un lavamanos, permaneciendo sola con un guardia armado durante toda mi detención. Pude ver a mi hijo sólo el segundo día, permaneciendo preso conmigo en el AGA durante 10 días, hasta ser llevado a casa de amigos.

Durante mi estadía en ese centro de detención permanecía vendada, salvo en algunos momentos en que podía desplazar la venda de mis ojos, lo que me permitió ver a una mujer, que participaba en los operativos de detención de otras personas. Conocía la identidad de esta mujer, pues la había visto en la Escuela de Teatro, su nombre era Sandra Alarma Zunino. Esta mujer utilizaba pelucas diversas, rubias y colorinas, así como personificaba diferentes identidades bajo la utilización del maquillaje, que utilizaba para detener, torturar y no ser identificada. Ella permanecía en la misma habitación donde se encontraba Arturo Villavela Araujo, donde se hacía pasar por detenida y de donde era sacada como para ser interrogada, cuando en realidad salía para participar en operativos. Yo me daba cuenta que se preparaban a salir de operativo, por el ruido de las armas, las conversaciones, las carreras, la agitación y las ordenes impartidas. Y sentía el ruido de los tacos de esta mujer, que pasaba siempre, ataviada de manera diferente. Ella sacaba a mi hijo para interrogarlo en forma engañosa, preguntándole si era correo".

Durante su estadía en la AGA, Alarma conoció al teniente Cristián García Huidobro, apodado el "Peludo", con quien se casó y tuvo un hijo. El general (r) Sergio Poblete Garcés, en la causa rol 1058 del 9º Juzgado del Crimen a cargo de la Jueza Raquel Lermanda, responsabiliza a García Huidobro de ser uno de los torturadores más crueles en la Academia de Guerra Aérea.

Sandra Alarma fue responsable de la detención y desaparecimiento de varios de sus compañeros de la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. Es ésa una de las razones por las que evita contactarse con actores y actrices de la generación del 73, así como ellos no desean ser maquillados por ella.

Sobrevivientes del AGA, familiares de víctimas y la Comisión FUNA, por ahora, han realizado una denuncia a través de correos electrónicos a los lugares en que trabaja, pero no descartan hacerle una "visita" en algún evento para el que sea contratada.


La Segunda

20 de julio de 2012

Cinco pasajes inéditos de la investigación por la muerte del general Alberto Bachelet

Desde el pasado martes se encuentran detenidos en la Base Aérea El Bosque los coroneles (r) Edgar Cevallos Jones y Ramón Cáceres Jorquera, acusados de las torturas que habrían llevado a la muerte al general FACh Alberto Bachelet en 1974, quien había sido funcionario del gobierno de Salvador Allende.

«La Segunda» recogió las piezas fundamentales que llevaron al ministro Mario Carroza a individualizar a los presuntos autores del crimen.

A continuación, y en exclusiva, parte de los expedientes con que el magistrado prepara su acusación.

Cevallos, uno de los procesados, dice que sólo detenía personas

"La palabra de un general vale más que la de 10 guardias" .

Así recuerda el coronel (r) Edgar Cevallos , en su declaración ante la justicia, el momento del 11 de septiembre de 1973 en que se decidió que el general Alberto Bachelet quedara solamente con arresto domiciliario y sin vigilancia en su residencia. Según indica en su declaración el principal acusado de las torturas que llevaron a la muerte del uniformado, ese mismo día a Bachelet se le retiró su arma de servicio.

Aunque niega haber participado en los interrogatorios al general, Cevallos sí reconoce que su misión en la fiscalía "era detener a la gente. Esa acción la hacíamos junto a Ramón Cáceres Jorquera (el otro procesado en este caso) y a otros, además de Leonardo Schneider (informante MIR), Sandra Alarma Zunino (informante MIR), Fuentes Morrison (el Wally), el Teniente Bello, el Fifo, entre otros que no recuerdo".

Respecto de las tareas de Cevallos, uno de los militares que estuvo detenido en el AGA, el mecánico de avión José Carrasco Oviedo, asegura haber visto mientras era torturado que "Cevallos accionaba el dínamo (magneto de avión), que produce corriente continua de 24 o 28 voltios".

Los dos informes que sellaron la suerte de los inculpados

Además de las innumerables declaraciones, tanto de ex uniformados detenidos e interrogados en los sótanos de la Academia de Guerra Aérea (AGA) como de los ex miembros del MIR que pasaron por ese mismo proceso, el ministro en visita Mario Carroza (en la foto) pidió dos informes que -según fuentes allegadas a la investigación- lo llevaron a acreditar que la muerte del general Alberto Bachelet se debió a los interrogatorios a los que fue sometido durante su detención.

El menos conocido fue preparado por el Departamento de Medicina Criminalísta de la PDI e incorporado al expediente a mediados de julio pasado . El documento -firmado por el comisario Patricio Díaz Ortiz- sostiene que "los custodios de Alberto Bachelet Martínez estaban en pleno conocimiento de su estado de salud, así como también la Fiscalía de Aviación y los encargados de la Academia de Guerra Aérea, quienes no tomaron los resguardos necesarios para evitar la descompensación de su enfermedad".

El comisario Díaz Ortiz también indica que "en el año 1973 ya había suficiente evidencia científica que relacionaba el estrés con infartos agudos al miocardio y arritmias en pacientes con cardiopatía coronaria" y añade que "acreditada la tortura física y/o psicológica o el trato cruel, inhumano o degradante (...) el 11 de marzo, en dependencias de la AGA, este hecho habría actuado como un factor de estrés, desencadenando una serie de eventos que terminarían en una falla de su sistema cardiovascular".

Más conocida es la existencia del informe documental que preparó el Servicio Médico Legal que describe la dolencia cardíaca que sufría el general y cómo se desencadenó su muerte mientras lavaba platos en la Cárcel Pública: "La declaración de Alvaro Yáñez [médico, oficial de Sanidad Aérea] que se encontraba detenido junto al general Bachelet, refiere que este último le habría referido que el día anterior a su muerte fue sometido a una intensa sesión de interrogatorio en la AGA, con grandes apremios psicológicos y de exigencia física, haciéndolo escuchar cómo torturaban a una mujer a la cual debía declarar en su contra".

En el documento se concluye que "estableciéndose el estado de vulnerabilidad del general Bachelet y siendo éste conocido por agentes del Estado, otorga una obligación directa de éstos de brindar los cuidados correspondientes sobre la persona de Alberto Bachelet (...) Es por lo anterior, que existe una directa relación entre la muerte del general Bachelet y su último interrogatorio, manteniéndose como causa de muerte una descompensación de su patología cardiaca, secundaria a un estado de estrés físico y mental previo".

Angela Jeria y el papelito escondido en el cuello de una camisa

Uno de los recuentos más pormenorizados de los meses previos a la muerte del general Bachelet lo proporcionó su viuda, Angela Jeria. La madre de la ex Presidenta Michelle Bachelet menciona que el 11 de septiembre de 1973 estudiaba Antropología y que una vez que su esposo fue detenido por segunda vez -a finales de año- ella y su hija habitualmente iban a la Cárcel Pública, donde estaba recluido, para llevarse la ropa sucia y dejar mudas limpias.

En esos trámites estaba ella cuando, el jueves 8 de marzo de 1974, encontró un mensaje que su marido le había escrito en un papelito, escondido en el cuello de una camisa: "(Ahí) traía adosado un papel, el cual había sido discretamente ubicado por Alberto, donde escribió una nota, de la cual recuerdo lo medular: 'Mugre y más mugre... tratan de involucrarme en cosas. Por favor, no creas nada de lo que te digan, no hables con nadie hasta que nos veamos nuevamente. Están intentando un ablandamiento. Nos vemos el martes".

Pero ese día nunca llegó, porque la mañana del 12 de marzo de 1974 el general Osvaldo Croquevielle le informó que no podría ir a la cárcel: Bachelet había fallecido.

General (r) Matthei: "A pesar de la amistad, no podía tener contacto con él"

Prácticamente inadvertido dentro de las muchas declaraciones que contiene el proceso, el 2 de marzo pasado la PDI le entregó al ministro Mario Carroza la declaración del ex comandante en jefe de la FACh y ex integrante de la Junta Militar, Fernando Matthei. Su declaración tenía relevancia en la medida en que él era el director de la Academia de Guerra Aérea (AGA) cuando ésta, de forma paralela, funcionaba como tribunal de guerra y entre sus detenidos tenía al general Alberto Bachelet.

En esa época el entonces coronel Matthei venía llegando de Londres -donde había sido agregado aéreo- y el general Gustavo Leigh lo asignó a la AGA. "En el tiempo en que fui director de la AGA efectivamente me enteré que el general Bachelet estaba detenido en ese recinto. A pesar de la amistad que nos unía, no podía tener contacto con él, ya que no podía entrometerme en el trabajo que realizaba la fiscalía, pero sí en una oportunidad le pregunté al comandante de escuadrilla Ramón Cáceres (uno de los acusados en el caso) por el estado de salud del general. Poco tiempo después, me enteré que había fallecido en dependencias de la Cárcel Pública ", dice en su declaración ante la PDI.

Uno de los entonces detenidos en la AGA, Mario González Rifo, dice que a Matthei, "por lo que he escuchado, se le había visto a ciertas horas recorrer los sectores donde se encontraban los detenidos, usando zapatillas y vistiendo ropas deportivas para no ser escuchado al caminar". Esta versión es rebatida por el propio padre de la actual ministra del Trabajo, quien afirma que "no es efectivo que alguna vez haya transitado usando zapatillas por las dependencias de la AGA (...) La situación se puede deber a que en una ocasión bajé al subterráneo, lugar donde se encontraban los detenidos, a buscar un libro a la biblioteca que yo había comprado cuando estuve en Londres y eso fue el mismo día que asumí el cargo".

Abogado de la familia: "Este delito es imprescriptible"

Desde esta semana, Angela Jeria y su hija Michelle Bachelet son querellantes en la investigación por la muerte del general de la FACh. De acuerdo con la opinión del abogado de la familia, el ex ministro de Justicia Isidro Solís, el delito por el cual fueron procesados Edgar Cevallos y Ramón Cáceres -torturas con resultado de muerte- "es imprescriptible y, además, no se puede dictar amnistía respecto de éste". Solís recuerda que "el 11 de septiembre de 1973, por la declaración de Estado de Guerra, si bien se agravó la penalidad, disminuyeron las posibilidades de defensa y se ampliaron los tipos penales (...) Desde el punto de vista del derecho entró a regir como garantía toda la normativa internacional respecto de la guerra que Chile había ratificado". Además, Solís estima que la causa ya "está prácticamente en estado de cerrar la investigación, cerrar el sumario y acusar", porque "en la revisión del proceso uno se da cuenta de que las diligencias que quedan son absolutamente menores, como ratificación de declaraciones que ya se prestaron... por lo tanto, los antecedentes ya están en la causa". A juicio del abogado, "lo más probable es que los (posibles) nuevos sometidos a proceso sean de rango inferior a las personas que ya están imputadas. Básicamente quienes fueron custodios y quienes ayudaron participando en torturas".


Esta pagina fue modificada el 10/07/2013

Si posee cualquier información sobre este criminal,  nuevas o mejores imágenes,  etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015