Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Lumi VIDELA MOYA

 

 El 21 de septiembre de 1974 fueron detenidos por agentes de la DINA en Santiago los cónyuges Lumi VIDELA MOYA y Sergio PEREZ MOLINA, ambos militantes del MIR.  Numerosos testigos dieron cuenta de su permanencia en el recinto de José Domingo Cañas.

                                      El 3 de noviembre Lumi Videla murió en una sesión de tortura a la que era sometida en el recinto de José Domingo Cañas.  Según el informe de autopsia, la causa precisa de la muerte fue la asfixia producto de una obstrucción de la boca y la nariz estando el cuerpo de cúbito ventral. Sergio Pérez desapareció desde ese mismo recinto.

                                      El 4 de noviembre de 1974 se encontró el cadáver de Lumi Videla en el lado interior de una pared del jardín de la embajada de Italia, en la comuna de Providencia. La prensa de la época informó que habría sido víctima de los asilados que se encontraban en la embajada, en el marco de una orgía. La embajada, por su parte, desmintió que Lumi VIDELA se hubiera encontrado asilada en el recinto.

                                    La Comisión llegó a la convicción de que Sergio Pérez desapareció por acción de agentes de la DINA, y que Lumi Videla murió por efecto de la tortura que le infligieron agentes del mismo organismo, en violación de los derechos humanos de ambos. 

(Informe Rettig)  


29 de Marzo de 2004 La Nacion

Restos de Lumi Videla a memorial de desaparecidos

Los restos de la ejecutada política y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Lumi Videla fueron trasladados ayer al Memorial del Detenido Desaparecido, ubicado en el Cementerio General.

La ceremonia estuvo precedida por un homenaje, realizado por amigos, familiares de Videla e integrantes del MIR, frente al número 1305 de la calle José Domingo Cañas, en la comuna de Ñuñoa, lugar en que se ubicó uno de los centros de tortura y reclusión clandestina de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

Según el informe Rettig, que consignó las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura, el cuerpo de Videla fue arrojado por desconocidos al interior de la embajada de Italia el 4 de noviembre de 1974, sin embargo, la autopsia reveló que la joven murió un día antes durante una sesión de tortura.


Lumi Videla Moya

(Por su madre)

El 21 y 22 de septiembre de 1974 fueron detenidos por agentes de la DINA en Santiago los cónyuges Lumi VIDELA MOYA y Sergio PEREZ MOLINA, ambos dirigentes del MIR.



Lumi Videla Moya, , fue detenida en la calle. Fue conducida al recinto a cargo de la DINA ubicado en José Domingo Cañas, lugar donde fue salvajemente torturada y muerta en noviembre de 1974. El cadáver de esta víctima fue arrojado a la Embajada de Italia, pretendiendo hacer aparecer este crimen como ocurrido en ese lugar, lo que posteriormente fue descartado en la investigación judicial. El informe de autopsia de la víctima señala que la causa precisa de la muerte fue la asfixia producto de una obstrucción de la boca y la nariz estando el cuerpo de cúbito ventral.



La detención de Lumi Videla, el día anterior a la de Sergio Pérez, fue conocida por numerosas personas que permanecieron recluidas con ambos en el recinto secreto de la DINA ubicado en Avda. José Domingo Cañas y en especial por doña Rosalía Amparo Martínez Cereceda, amiga del matrimonio y que estuvo detenida en ese lugar. En declaración jurada de fecha 28 de junio de 1990, la testigo relata la forma en que fueron detenidos sus amigos: "...su detención fue el 21 de septiembre de 1974, vivía con Sergio Pérez en una casa de calle Santa Rosa, cerca de Departamental... Lumi y Sergio Pérez tenían un acuerdo previamente establecido para los efectos de dar señales sobre la detención de uno o del otro y en ese plan se incluía que habría un plazo límite para la entrega de la información sobre la casa donde vivían ambos. Ocurre que Lumi es detenida el 21, la llevan a la sala de torturas y ella relata que soportó el plazo, que bien pudo ser de 24 horas. Ello significaba que Lumi durante veinticuatro horas no había concurrido a los puntos o contactos que tenía ese día, por lo que esa inasistencia serviría para que Sergio se enterara que algo había pasado y que ella había sido detenida".


Tanto Sergio Pérez Molina como su esposa Lumi Videla Moya fueron llevados al recinto de José Domingo Cañas donde -según testigos- se les torturó brutalmente con el objetivo concreto de que entregaran información sobre el paradero del máximo dirigente del MIR, intensamente buscado en esa época.



También se sabe por la declaración de una testigo, que Sergio Pérez Molina fue confrontado con su propia cónyuge, con ella y con el marido de ésta, : "Aproximadamente entre el 24 y el 25 de septiembre, , los jefes del recinto reunieron a la testigo y su marido, Lumi Videla y Sergio Pérez, y dos agentes de la DINA. El objetivo de esa reunión era conocer el nombre del enlace con el Jefe maximo del MIR.. Todo estaba girando en ese momento en la percepción de que se estaba muy cerca de dar con el paradero del Jefe máximo del MIR Miguel Enríquez; y contaban con la certidumbre que habían asestado un golpe inmenso a ese movimiento con la detención de Sergio Pérez Molina. Este último, estando en esa reunión mostraba un estado físico calamitoso producto de las intensas torturas y de los malos tratos que se le habían infligido. Los jefes de la DINA señalaron a los demás concurrentes a esa cita, que el deber de estos detenidos era salvar la vida del Sergio Pérez, quien según sus palabras "se moría". A cambio de la información del nombre del enlace de Enríquez, prometían dispensar una debida atención médica a Pérez y con ello salvarlo de la muerte. Inclusive los agentes de la DINA, señalaron que no era necesario que contestaran de inmediato, que podían reflexionar sobre el punto. Concluida la reunión, los detenidos fueron llevados a la habitación donde originalmente se encontraban. La testigo estaba profundamente conmovida por el estado de salud de Pérez, el que realmente estaba grave, tal cual lo habían señalado los agentes de la DINA y conmovida aún más por la petición de ayuda que le había manifestado el propio Pérez. Fue al día siguiente que a esa pieza fue virtualmente lanzado a su interior Sergio Pérez, quien lo único que hacía era permanecer inmóvil, quejándose de sus múltiples lesiones, tenía un balazo en una pierna, la que no había sido atendida médicamente, tenía una úlcera reventada y vomitaba sangre a cada momento. Sólo fue mantenido en ese lugar junto a los otros detenidos, entre ellos su mujer Lumi Videla, por espacio de una hora. Se trataba indudablemente de un neto acto de presión sobre estos, para que apuraran en alguna forma una decisión sobre lo solicitado, el nombre del enlace con Miguel Enríquez". Agrega más adelante la declarante en este mismo documento, refiriéndose a la situación del afectado: "Sergio Pérez siguió siendo torturado y sus gritos se escuchaban en toda la casa. Allí ocurre un hecho importante, en una tarde se escuchan gritos de Sergio y luego unos carrerones de gente por la casa que expresaban "un médico, un médico", señalando que Pérez se estaba muriendo, que estaba muy mal y que había que llevarlo a un hospital. Lumi Videla pidió permiso para ir a despedirse de él; la sacaron un breve rato, lo suficiente sólo parece para verlo y nuevamente fue ingresada a la pieza de los detenidos. Se escucharon rápidas carreras y una especie de camilla arrastrando a Sergio Pérez. Ese sería el último día que se vio y escuchó a Sergio Pérez".



El día 4 de noviembre de 1974, el cadáver de la esposa de Sergio Perez, Lumi Videla, fue arrojado a los jardines de la Embajada de Italia, informándose por la prensa de la época que el homicidio de ésta había ocurrido en el interior de esta legación diplomática y en el curso de "orgías entre asilados". Esta versión quedó totalmente descartada en la investigación judicial realizada por el Ministro señor Juan Araya puesto que en ella se pudo establecer fehacientemente que la fallecida nunca estuvo en ese lugar en calidad de asilada. Esta causa fue sobreseída posteriormente por la imposibilidad de ubicar a los autores del delito.

Mi hija Lumi



Desde niña demostraba su condición de líder y tenía una gran empatía con la gente. Era alegre, llena de vida y muy precoz, tanto, que cuando tenía apenas un año no habló con palabras sueltas sino con frases, lo que me dejó atónita. Cuando ella nació yo todavía era adolescente, tenía 21 años y no sabía nada de guaguas y venía egresando de la Universidad Técnica del Estado.



Cuando Lumita estaba más grandecita también me sorprendía con sus expresiones. Como cuando yo le hacía una justa observación ella me replicaba: "déjame vivir mi vida y respirar mi aire". Muy independiente, estudiosa y responsable, siempre estaba preocupada de los demás, sobretodo si eran más desprotegidos.



Cursó la Enseñanza Media en el Liceo renovado "Darío Enrique Salas" que, a diferencia de los liceos tradicionales, era más abierto, más permisivo, más tolerante, con una disciplina menos rígida y su influencia en Lumita fue muy decisiva en su formación de adolescente porque le reafirmó las características que le había impreso nuestro hogar, formado por los dos abuelos maternos (maestros ambos y jóvenes aún) y yo. Esto conformó una jovencita solidaria, humana, generosa, veraz, responsable, que alternaba sus estudios con bailes semanales.



Postuló a los 16 años a Filosofía y al término de la carrera de 5 años entró nuevamente a la Universidad de Chile a estudiar Sociología. Cursaba el tercer año el 11 de Septiembre de 1973.



La relación abuelo-nieta (la primera nieta) fue muy importante en la formación de Lumita tanto en la Enseñanza Media como en la Universidad. Fue él quien le imprimió la disciplina y organización en los estudios. Era como un padre para ella, ya que no vivía con aquél. Se instalaban en el escritorio del abuelo y él atendía sus consultas, aclaraba sus consultas, etc. Lo invitaba para que fueran a comprar y lo único que comparaba eran libros. Entre los 13 y 14 años ya estaba leyendo a Simone de Beauvoir, lo que yo hice a los 30 años.



Durante su carrera de Filosofía se fue manifestando en forma más definida su interés por la política, lo que constituiría, con el tiempo, su objetivo más importante: luchar por lograr una sociedad más justa y más humana, sin abusos, discriminaciones o explotaciones. Es decir, llegó a ser una revolucionaria.



Paralelamente a sus luchas en pos de la libertad, la igualdad y la justicia, Lumita se realizó como madre a los 22 años y disfrutó a su pequeñito 3 años, hasta el fatídico golpe de estado de 1973.



Los psiquiatras han afirmado siempre que la pérdida más dolorosa es la del hijo. Cuando yo le pregunté a la psiquiatra que me estaba tratando una grave depresión por qué no podía superar la pérdida de Lumita me contestó que no se supera, sino que tenía que vivir con mi dolor.
 

6 de Marzo 2006 La Nacion

Corte rechazó libertad de brigadier (r) Willike

La Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones negó hoy la libertad provisional al brigadier (r) Cristophe Willike, procesado la semana pasada por el ministro Alejandro Solís por el homicidio calificado de la militante del MIR Lumi Videla Moya.

El tribunal de alzada, integrado por los ministros Jorge Dahm, y Rosa Pinto, además del abogado integrante Hugo Llanos, rechazó el recurso presentado por la defensa del militar retirado.

El juez Solís procesó, además de Willike, a los uniformados en retiro, Manuel Contreras, y Marcelo Moren Brito, acusados de haber asesinado a Videla y luego haber arrojado su cuerpo al patio interior de la embajada de Italia, homicidio perpetrado en noviembre de 1974 durante la dictadura del general (r) Augusto Pinochet.

25 de Marzo 2006 La Nacion

El pecado de El Mercurio en el crimen de Lumi Videla

Bastó que transcurrieran sólo algunas horas desde que la Corte de Apelaciones de Santiago confirmara el jueves la decisión de procesar a doce agentes de la disuelta DINA por el asesinato de la mirista Lumi Videla y su esposo Sergio Pérez, para que el hermano de la joven, Lautaro Videla, exigiera que la justicia que comienza a concretarse se traduzca también en una reparación de las heridas que, al conocerse el crimen, le provocaron dos medios de comunicación.

Con los recortes en la mano de dos caricaturas publicadas por El Mercurio y La Segunda en noviembre de 1974, Lautaro prueba cómo ambos medios se burlaron de que el cuerpo sin vida de Lumi haya terminado en los patios de la Embajada de Italia. Videla dice, simplemente, que “El Mercurio tiene que pedir perdón”.

Y su demanda se fundamenta en que el juez Alejandro Solis, que sustancia la investigación, refutó la tesis que 

enarbolaron entonces los servicios de seguridad del ex dictador Augusto Pinochet, que atribuyeron el crimen a los asilados que ocupaban la delegación diplomática y, en contraste, logró establecer que los agentes de inteligencia arrojaron allí el cuerpo de la víctima para encubrir el crimen, simulando un “homicidio entre marxistas”.

Pero en concordancia con la versión de la DINA; la caricatura elaborada por el famoso dibujante Lukas cataloga el lanzamiento del cadáver de Lumi al interior de la embajada como un circo internacional, graficándolo con un cañón que lanza el cuerpo hacia el recinto. “El fantástico número del proyectil humano disparado sobre los muros de una embajada”, es la leyenda del chiste publicado por el diario el jueves siete de noviembre de 1974, sólo tres días del brutal crimen.

La otra caricatura fue hecha para el diario La Segunda por el dibujante Fulano, y ésta muestra a una mujer que, con extremada despreocupación, barre restos humanos hacia el exterior de la Embajada de Italia.

Un rápido recuento histórico establece que entonces los directores de “El Mercurio” y “la Segunda” eran el premio nacional de Periodismo, René Silva Espejo, y el periodista Mario Carneyro, pero la propiedad del medio figuraba en las mismas manos que hoy, las de Agustín Edwards, y a él apela ahora Lautaro Videla para que se repare la memoria de su hermana.

¿Cuál es el grado de responsabilidad de la prensa en el encubrimiento del crimen?

- De una complicidad tremenda. A los tres días del crimen, este medio (El Mercurio) ya estaba comprometido con la versión oficial entregada por los organismos de inteligencia de la dictadura.

¿Y cómo se puede explicar esta actitud?

- La única excusa que pueden dar es que los medios de gobierno entregaban los antecedentes oficiales. Sin embargo, mi madre envió las pruebas que refutaban esa versión. Los representes del Estado italiano dijeron esa vez que mi hermana no estaba dentro de las asiladas. Ellos sólo escucharon la versión de la DINA.

¿Qué espera concretamente ahora?

- Yo quisiera que este diario pusiera en el mismo lugar donde se encontraba la foto irónica sobre la muerte de mi hermana, las disculpas por este acto atroz que nos hizo mucho daño. La muerte de Lumi fue ocupada por la dictadura como un símbolo para generar miedo en la población y así mantener las cosas a su manera.

 

22 de Mayo 2006 El Mostrador

Dan libertad bajo fianza a brigadier vinculado a crimen de Lumi Videla

La Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago otorgó este lunes la libertad bajo fianza al brigadier (R) del Ejército Christophe Willike, quien fue procesado por el homicidio calificado de la ex militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) Lumi Videla.

La instancia judicial estuvo compuesta por los jueces Jorge Dahm y Manuel Valderrama y el abogado integrante Nelson Pozo, quien representó el exclusivo voto disidente.

Ahora, le corresponde al tribunal del ministro de fuero Alejandro Solís, quien dictó el encausamiento a finales de febrero último contra la cúpula de la disuelta DINA, fijar el monto de la fianza.

El magistrado resolvió aplicar la Convención de Ginebra, que establece que el homicidio calificado es un delito de lesa humanidad, por tanto, inamnistiable e imprescriptible.

 

30 de Mayo 2006 El Mostrador

Cierran investigación por crímenes de Lumi Videla y Jacqueline Binfa

Tras dictar procesamientos contra los involucrados, el ministro Alejandro Solís dio por concluida la fase de sumario en ambos procesos y se apresta a dictar acusaciones.

Tras los masivos procesamientos dictados por el secuestro calificado de la estudiante Jacqueline Binfa Contreras y el homicidio de Lumi Videla, ambas ex militantes del MIR, fueran confirmados por los tribunales superiores, el ministro encargado de investigar ambos crímenes, Alejandro Solís, decidió cerrar la etapa de sumario y abocarse a dictar las acusaciones en ambas causas.

Así lo informaron fuentes allegadas a estas investigaciones, que forman parte del episodio denominado "José Domingo Cañas", en alusión al centro de reclusión clandestino donde fueron conducidas ambas mujeres tras su detención en los días posteriores al golpe Estado.

Por la desaparición de Binfa, Solís encausó al general retirado Manuel Contreras Sepúlveda, ex jefe operativo de la disuelta DINA, y a los ex agentes del organismo Miguel Krassnoff, Ciro Torré, Basclay Zapata, Osvaldo Romo, César Manríquez, Marcelo Moren y Orlando Manzo, todos como autores del delito de secuestro calificado.

En tanto, por la muerte de Lumi Videla, el magistrado procesó a Contreras Sepúlveda, al general (R) Maximiano Ferrer Lima y a los brigadieres (R) Miguel Krassnoff y Christophe Willike; el coronel (R) Marcelo Morén Brito; y el cabo

(R) Basclay Zapata.

Tras esta determinación, el juez Solís está en condiciones de entrar a la fase acusatoria de ambos procesos, eso si ninguna de las partes pide nuevas diligencias y exista la necesidad justificada de reabrir el sumario. Historias procesales

A mediados de este mes, la Sala Penal de la Corte Suprema dejó sin efecto el fallo emitido por la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago que, el pasado 16 de enero, aplicó las figuras de la Amnistía y la prescripción para dejar sin efecto los procesamientos dictados contra ex agentes de la DINA imputados en el secuestro calificado de Jacqueline Binfa.

Si bien el máximo tribunal rechazó acoger un recurso de queja contra los ministros del tribunal de alzada capitalino que estuvieron por aplicar las cuestionadas normativas para casos de delitos de lesa humanidad, de oficio decidió reestablecer los encausamientos dictados por Solís.

De esta forma, la instancia penal de la Suprema dejó en claro que ese tipo, en cuanto a la aplicación de la amnistía y la prescripción en casos de detenidos desaparecidos, no es un criterio compartido por el alto tribunal.

En tanto, el pasado 24 de marzo la Cuarta Sala de la Corte de Santiago confirmó los encausamientos decretados por Solís en el ocho secuestros permanentes y seis homicidios calificado, entre los cuales se cuenta el asesinato de la ex mirista Lumi Videla, cuyo cuerpo fue arrojado, en noviembre de 1974, al interior de la embajada de Italia con evidentes signos de torturas.

2 de Octubre 2006 La Nación
Formulan cargos contra cúpula de la DINA por crimen de Lumi Videla
El ministro de fuero Alejandro Solís formuló cargos contra la cúpula de la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), por el homicidio de la militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) Lumi Videla Moya y por el secuestro de Sergio Pérez Molina.
El magistrado dictó acusación por la muerte de Videla en contra de Manuel Contreras Sepúlveda, Cristoph Willeke Floel, Francisco Maximiliano Ferrer Lima, Marcelo Moren Brito, Miguel Krassnoff Martchenko, Ciro Ernesto Torré Sáez y Basclay Zapata Reyes. Por el secuestro de Pérez, se acusó a parte de los agentes del organismo represivo, entre ellos Contreras, Krassnoff y Torré Sáez.
El abogado de la Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo (Codepu) Federico Aguirre, expresó su conformidad con lo resuelto, aduciendo que constituye la antesala de la sentencia definitiva contra los responsables de estos ilícitos cometidos en dictadura.
"Con la formulación de cargos concretos contra los responsables de los secuestros y homicidio perpetrados en las personas de Lumi y Sergio, se cierra la etapa de investigación (sumario) y se avanza en la determinación de las responsabilidades penales", explicó el jurista.
Aguirre sostuvo que el magistrado acreditó en el curso de las indagatorias las actividades represivas desarrolladas en el centro de detención clandestino "Cuartel Ollagüe", ubicado en calle José Domingo Cañas 1367 de la Comuna de Ñuñoa, "el cual, según el ministro (...) fue empleado como recinto secreto de detención y torturas, aproximadamente entre agosto y noviembre de 1974 y fue un local de transición, usado desde el fin del funcionamiento del recinto de 'Londres 38' y hasta comienzos de la instalación del recinto de 'Villa Grimaldi'".
Lumi Videla fue arrestada el 21 de septiembre de 1974 en el sector de Gran Avenida, en los instantes en que se encontraba esperando locomoción colectiva.
"Una vez reducida, fue trasladada hasta al mencionado recinto; al día siguiente, llegó aprehendido su cónyuge Sergio Pérez Molina. El 3 de noviembre de 1974, en horas de la noche, tras una confusa situación, Lumi Videla fue conducida a la sala de torturas, se le aplicó nuevamente todo tipo de tormentos, a raíz de los cuales murió. En la madrugada del 04 de Noviembre de 1974, el cadáver de Lumi Videla, con evidentes huellas de castigo físico, fue arrojado al antejardín del edificio que ocupaba la embajada de Italia en Chile en calle Miguel Claro Nº 1359, comuna de Providencia", relató el profesional a cargo de la causa.
Agregó que la DINA trató de encubrir el crimen simulando un "homicidio entre marxistas".
Según el informe de autopsia la causa de muerte fue un estado asfíctico y, como mecanismo posible provocador, una sofocación por obstrucción de la boca y la nariz.

24 de Julio 2007 La Nación

Condenan a 25 años de presidio a Manuel Contreras

Por el crimen de Lumi Videla fue condenada la cúpula de la DINA en un dictamen de primera instancia que involucra además de Contreras a Miguel Krassnoff, Cristoph Willike, Marcelo Moren Brito, entre otros.

Sendas condenas dictaron dos magistrados en causas conocidas de derechos humanos, sentencias que complican nuevamente a la cúpula de la DINA y con especial fuerza al líder del organismo represivo el general (r) Manuel Contreras.

Por un lado el ministro Alejandro Solís dictó sentencia en el caso por el homicidio de Lumi Videla Moya y el secuestro calificado de su marido Sergio Pérez Molina, hechos ocurridos el 3 de noviembre de 1974 y 22 de septiembre de 1974, respectivamente.

En el dictamen condena a diez años y un día de presido mayor en su grado medio al general (r) Manuel Contreras en calidad de autor del delito de secuestro calificado de Sergio Pérez. También sanciona por igual ilícito a Miguel Krassnoff pero en este caso la pena es de cinco años y un día de presidio mayor en su grado mínimo, caso que se repite para Ciro Ernesto Torré Sáez.

En el crimen de Lumi Videla la sanción para el Mamo Contreras alcanza a quince años y un día de presidio mayor en su grado máximo. Para Krassnoff Martchenko a diez años y un día de presidio mayor en su grado máximo e igual sanción cumplirá Cristoph Georg Paul Willeke Floel, Francisco Maximiliano Ferrer Lima y Marcelo Luis Moren Brito. Mientras que Basclay Humberto Zapata Reyes recibe una sanción de cinco años y un día de presidio mayor en su grado máximo.

Viernes 14 de noviembre de 2008      El Mostrador

Manuel Contreras suma dos nuevas condenas en caso de DDHH

El encarcelado ex represor fue condenado a 5 años y un día de presidio por el secuestro de Sergio Pérez Molina y 10 años y un día en calidad de autor por el homicidio de Lumi Videla Moya.

Dos nuevas condenas sumó este viernes el ex jefe de la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), general en retiro Manuel Contreras luego que la Corte de Apelaciones de Santiago dictara sentencia de segunda instancia en el proceso por el secuestro calificado de Sergio Pérez Molina, ocurrido a partir del 22 de septiembre de 1974, y el homicidio calificado de Lumi Videla Moya, registrado el 3 de noviembre de ese mismo año.

El encarcelado ex represor fue condenado a 5 años y un día de presidio por el secuestro de Pérez Molina y 10 años y un día en calidad de autor por el homicidio de Videla Moya.

En fallo dividido (en causa rol 5157-2007), la Octava Sala del tribunal de alzada capitalino –compuesta por los ministros Cornelio Villarroel, Mario Carroza y el abogado integrante Carlos López,  ratificó la mayoría de las condenas dictadas por el ministro en visita Alejandro Solís Muñoz en contra de 7 ex integrantes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Sin embargo, modificó el quantum de las penas aplicadas por el magistrado de primera instancia.

El fallo de segunda instancia establece las siguientes sanciones:

- Ciro Torré Saéz: absuelto por falta de participación.

- Manuel Contreras Sepúlveda: 5 años y un día de presidio por el secuestro de Pérez Molina y 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

-  Miguel Krassnoff Martchentko: 5 años y un día por el secuestro de Pérez Molina y 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

- Cristoph Willike Floel: 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

- Francisco Ferrer Lima: 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

- Marcelo Moren Brito: 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

- Basclay Zapata Reyes: 5 años y un día por su participación como cómplice en el homicidio de Lumi Videla Moya.

En el aspecto civil, se rechazó la demanda que había condenado a Krassnoff Martchenko, Willike Floel y Ferrer Lima a pagar una indemnización de $ 50.000.000 (cincuenta millones de pesos) a cada demandante: Lautaro Videla  Moya y Eduardo Pérez Molina.

La decisión en cuanto a las condenas se adoptó con el voto en contra del ministro Cornelio Villarroel, quien estuvo por dictar la absolución de todos los sentenciados, aplicando el Decreto Ley N° 2191 de 1978, conocido como Ley de Amnistía.

En tanto, el abogado integrante López se pronunció en contra de la decisión que absolvió a Ciro Torré y el rechazo a la demanda civil.

En primera instancia, el 23 de julio de 2007, el ministro Alejandro Solís Muñoz, había establecido las siguientes condenas:

 

-Manuel Contreras Sepúlveda: 10 años y un día por el secuestro de Sergio Pérez y 15 años y un día por el homicidio de Lumi Videla.

-Miguel Krassnoff Martchenko: 5 años y un día por el secuestro de Sergio Pérez y 10 años y un día por el homicidio de Lumi Videla.

-Ciro Torré Saez, Cristoph Willike Floel, Francisco Ferrer Lima y  Marcelo Moren Brito: 10 años y un día por el homicidio de Lumi Videla Moya.

-Basclay Zapata Reyes: 5 años y un día como cómplice del homicidio de Lumi Videla Moya.

Esta es la décimo quinta sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago en 2008 en causa de derechos humanos, y la 56 desde el 2004.

El 3 de noviembre de 1974 Lumi Videla murió en una sesión de tortura a la que era sometida en el recinto de José Domingo Cañas.  Según el informe de autopsia, la causa precisa de la muerte fue la asfixia producto de una obstrucción de la boca y la nariz estando el cuerpo de cúbito ventral. Su esposo Sergio Pérez desapareció desde ese mismo recinto.

 El 4 de noviembre de 1974 se encontró el cadáver de Lumi Videla en el lado interior de una pared del jardín de la embajada de Italia, en la comuna de Providencia. La prensa de la época informó que habría sido víctima de los asilados que se encontraban en la embajada, en el marco de una orgía. La embajada, por su parte, desmintió que Lumi VIDELA se hubiera encontrado asilada en el recinto.

Martes 8 de septiembre de 2009  Cooperativa.cl

Cúpula de la DINA recibió dura condena por asesinato de mirista

La Corte Suprema impuso pena de 15 años de cárcel para general (r) Manuel Contreras.

Esto, por el secuestro calificado de Sergio Pérez Molina y el homicidio calificado de Lumi Videla.

La sala penal de la Corte Suprema condenó a la cúpula de la DINA, encabezada por el general (r) Manuel Contreras, por el secuestro calificado de Sergio Pérez Molina y el homicidio calificado de Lumi Videla Moya, hechos ocurridos en 1974.

En fallo dividido, el ex jefe de la policía secreta del fallecido dictador Augusto Pinochet recibió 15 años y un día de cárcel, sin beneficios, por ambos crímenes, al igual que el brigadier (r) Miguel Krassnoff.

Por su parte, los brigadieres (r) Cristoph Willike, Francisco Ferrer y Marcelo Morén Brito, fueron condenados a 10 años y un día por su responsabilidad en el homicidio de Videla.

A su vez, el ex agente Basclay Zapata Reyes recibió cinco años de presidio como cómplice del asesinado de la mirista y el coronel (r) de Carabineros Ciro Torré fue condenado a cinco años de cárcel por el secuestro de Sergio Pérez Molina, con el beneficio de la libertad vigilada.

El 4 de noviembre de 1974 se encontró el cuerpo de Lumi Videla en un jardín de la embajada de Italia en Providencia. La prensa de la época informó que su muerte se produjo tras participar en una orgía con los demás asilados en la sede diplomática.

 


Fallo primera instancia - Lumi Videla - 2007

Fallo Corte Apelaciones - Lumi Videla - 2008

Fallo Corte Suprema - Lumi Videla - 2009

 

 



 

 


Esta pagina fue modificada el 06 Junio, 2007

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015