Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Raúl PELLEGRIN FRIEDMANN

El 21 de octubre de 1988 un grupo del FPMR a cargo de los máximos dirigentes Cecilia MAGNI CAMINO y Raúl PELLEGRIN FRIEDMANN, atacó el poblado de Los Queñes donde muere un cabo de Carabineros, hecho lo cual, emprendió su huída por las montañas.

                                    Días más tarde, el 28 de octubre de 1988, en el río Tinguiririca fue encontrado el cadáver de Cecilia MAGNI y el 31 de octubre lo sería el de Raúl PELLEGRIN.

                                    Según los informes de autopsia ambos cadáveres presentan lesiones contusas y huellas de aplicación de electricidad.

                                    En cuanto al cadáver de Raúl PELLEGRIN se señala que la causa de la muerte fue asfixia por sumersión en agua y contusiones torácicas dorsales, las que se aplican por acción de instrumentos romos contundentes dada su topografía y profundidad y la ausencia de lesiones externas.

                                    La Comisión, evaluando toda la información recibida, ha llegado a la convicción de que Cecilia MAGNI y Raúl PELLEGRIN, en su huida fueron detenidos, torturados y ejecutados por agentes del Estado, por lo que considera sus muertes violaciones a los derechos humanos de responsabilidad de dichos agentes.

Informe Rettig              


El Mostrador

20 de Septiembre 2004

Inician interrogatorios a carabineros por muerte de frentistas

El ministro en visita Raúl Mera, quien investiga la muerte de los ex militantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), Raúl Pellegrin y Cecilia Magni comenzará esta semana una serie de interrogatorios a funcionarios de Carabineros activos y en retiro, en su despacho de la Corte de Apelaciones de Rancagua.

La diligencia ha generado preocupación institucional, ya que si bien el proceso iniciado por la muerte de Pellegrin y Magni, en 1988, tras el atentado al retén de Los Queñes, ha sido sobreseído en dos ocasiones, en esta oportunidad los aires de la justicia parecieran decir otra cosa, con Mera a la cabeza.

Se suma a esto el peritaje de siete páginas que consta en el expediente firmado por el ex jefe del Servicio Médico Legal (SML), Jorge Rodríguez Díaz, que acredita que la muerte de los dos frentistas se trata de un homicidio. También el informe Nº 400-94 del doctor del SML Alberto Teke que mantiene las mismas conclusiones.

Toda la información a El Mostrador.cl fue confirmada por el abogado querellante en el proceso, Sergio Hevia.

Magni y Pellegrin eran los jefes de un grupo del FPMR que atacaron el 21 de octubre de 1988 el retén de los Queñes, donde murió abatido un carabinero. El cuerpo de la primera apareció el 28 de octubre en el río Tinguiririca, mientras que el segundo fue hallado tres días más tarde.

Torturados y lanzados al río

Los restos de ambos presentaban numerosas heridas, debido al arrastre que el agua hizo de los cuerpos. Sin embargo, hay algunas lesiones que son atribuidas a terceras personas.

En los peritajes legistas antes mencionados se establece que, en el caso de Magni, las luxaciones de las vértebras 6 y 7 fueron hechas por elementos contundentes que impiden que un cuerpo se mueva, ya que se provoca un shock general parapléjico, donde el cuerpo pierde sus funciones motoras.

Otro detalle es que las heridas de ambos cuerpos son similares, lo que indica que las torturas habrían sido propinadas al mismo tiempo, antes de ser arrojados moribundos a las aguas del Tinguiririca. Otro detalle son las lesiones anales provocadas por objetos romos que, claramente, no pudo hacerlas el agua de un río, señala el doctor Rodríguez.

Esta es la primera vez que los resultados de estas pruebas son conocidos públicamente.

La lógica investigativa del magistrado indica que si se trató de un homicidio, y si los únicos que participaron en el rastreo de ambos frentistas hacia la cordillera de la Sexta Región fueron Carabineros, es que entre los funcionarios que participaron de esta operación de búsqueda, están los asesinos.

De allí que volvería a citar al entonces prefecto de Colchagua, Julio Verne Acosta, y a Walter Soto Medina. También a una serie de funcionarios del GOPE y del OS-4 Dipolcar, es decir, el servicio de inteligencia institucional, de donde se sospecha se ejecutó a los frentistas y también del OS-7.

Este medio conoce las identidades de estos oficiales activos, pero se las reserva para el éxito de las diligencias decretadas por el magistrado, como también porque aún no han entregado su testimonio ante Mera.

Otras fuentes ligadas a la causa no descartan que si el ministro somete a proceso a Carabineros en retiro o activos por la muerte de Magni y Pellegrin, el abogado querellante busque seguir la línea jerárquica institucional. Esto podría afectar al actual senador y ex General Director de Carabineros, Rodolfo Stange, quien al momento de los hechos era la cabeza del organismo.

Stange fue acusado por el otrora ministro en visita Milton Juica en calidad de autor del delito de incumplimiento de deberes militares, cuando sustanciaba el caso Degollados, en 1994, pero la Suprema anuló la encargatoria de reo seis meses más tarde.

=============================

El Mostrador

21 de Junio 2007

Cecilia Magni y Raúl Pellegrin: CDE pide reabrir causa por muerte de frentistas y procesar a ex carabineros

El Mostrador.cl accedió al expediente judicial en el que aparecen antecedentes como contradicciones entre los militares a cargo de la búsqueda que permiten al organismo tener la convicción de que los ex oficiales Julio Acosta y Walter Soto fueron los autores de las muertes de Magni y Pellegrin. El ministro de Rancagua Raúl Mera deberá resolver.

El Comité Penal del Consejo de Defensa del Estado (CDE) es un órgano de paciencias largas y voluntad de hierro. Por eso, el pasado jueves resolvió pedir la reapertura del proceso por homicidio calificado de los frentistas Cecilia Magni y Raúl Pellegrin –asesinados tras el atentado al retén de Los Queñes en 1988- y pedir el procesamiento de los oficiales de Carabineros Walter Soto Medina y Julio Acosta, en calidad de autores de las muertes.

La presentación del CDE ya ingresó a la Corte de Apelaciones de Rancagua, cuyo ministro en visita Raúl Mera ha rechazado encausar a los ex oficiales policiales en dos oportunidades pese a que, según el CDE, existen antecedentes múltiples, precisos y concordantes que revelan la responsabilidad de ambos ex uniformados.

Dichos y contradichos

El Mostrador.cl accedió al proceso judicial que ha sustanciado Mera, donde se revelan los hechos que permiten al organismo sostener el escrito. Entre ellos, las contradicciones que existen entre los carabineros que han declarado, los informes tanatológicos que aseguran que Magni y Pellegrin murieron por acción de terceros y que no pudieron haber sido más que Soto Medina y Acosta, ya que ambos dirigían la búsqueda.

Asimismo, la causa entrega un dato hasta ahora desconocido: Magni y Pellegrin efectivamente habrían sido detenidos por los policías. ¿La pista? Una contradicción entre el entonces capitán del GOPE Lorenzo González Cabezas y Juan Rivera Iratchet, respecto a un rollo fotográfico que portaba la mujer.

Los hechos que se investigan ocurrieron luego que Magni y Pellegrin con un comando del FPMR atentara contra el retén de Los Queñes. Los frentistas se ocultaron en la comunidad Hueñi, donde permanecieron hasta el 27 de octubre.

Ese mismo día, al percatarse de que habían sido descubiertos, huyeron con dirección contraria al río Tinguiririca. Tras de ellos un enorme operativo policial que comprendió al GOPE, Dipolcar, la misma dotación de la Séptima Región, entre otras unidades.

Según los cuidadores de las cabañas donde estaban los frentistas, Félix Ugalde y su mujer Florentina Becerra, Magni y Pellegrin sólo le llevaban pocos minutos –cerca de diez- al operativo policial, que contaba incluso con apoyo de tres helicópteros y perros entrenados. En total, un contingente de casi 100 personas.

Punto focal

Es allí donde la contradicción de los distintos oficiales que declaran en el proceso comienza a tornarse poco verosímil respecto a la lógica investigativa que hasta ahora ha llevado el propio ministro Mera, confirmada por los magistrados de la Corte de Rancagua.

Si hubo una acción de terceras personas en la muerte de Magni y Pellegrin y fueron sólo equipos de Carabineros los que estuvieron detrás en la búsqueda y persecución con vasto apoyo aéreo y terrestre; si sólo hubo minutos de diferencia entre la huida de los frentistas y la llegada del contingente, resulta difícil que los subversivos hayan podido escapar, burlando el cerco policial.

Por esta razón el rollo fotográfico que supuestamente halló carabineros escondido detrás de un arbusto en un bolso que llevaba Magni, cuando huía de sus captores, despertó las sospechas del CDE, como también en los detectives de la Brigada de Derechos Humanos y Asuntos Especiales que tramitaron el caso.

Así, González Cabezas, en un documento que aparece a fojas 560 y 561 del proceso, asegura que este rollo fotográfico fue obtenido en la revisión que se hizo a la casa donde estaban escondidos los frentistas, lo que se contradice con Rivera Iratchet, quien en un parte enviado a la Fiscalía Militar de la época asegura que fue hallado en un bolso detrás de un arbusto.

Fue así como González Cabezas, a fojas 1.358 del expediente entregó una versión que los querellantes y los detectives no creyeron. En su testimonio, aseguró que debido al “desorden administrativo” que había en la zona, anotó todas los hechos que sucedieron en una libreta propia y que la discrepancia con el mencionado informe era sólo genérica.

Derretimiento

Las tesis respecto a la huida de los frentistas se van deshaciendo en el expediente, dejando como única explicación que fueron detenidos por carabineros y lanzados al río Tinguiririca en otra zona distinta por la que huyeron, máxime cuando los informes de los tanatólogos María San Martín, de fojas 156, Alberto Teke y Carmen Cerda confirman que las lesiones mortales fueron hechas en vida.

Finalmente, existe un informe sociopolítico realizado por el académico Ricardo Israel, quien haciendo una descripción del contexto histórico de la época, deja claro que los carabineros imputados tienen al menos algo que esconder.

Ahora habrá que ver qué resuelve el ministro Mera con esta nueva presentación.

De lo contrario, el crimen de Magni y Pellegrin quedará impune.

========================

La Nacion

24 de Octubre 2007

Ordenan investigar a asesor de Fiscalía Sur por muerte de frentistas

Corte de Rancagua también instruyó interrogar al ex director de la policía uniformada y otrora senador Rodolfo Stange, a la plana mayor de la Dipolcar. Medida se adoptó tras procesar a Julio Verne Acosta y Carlos Bezmalinovic por el homicidio calificado de los ex militantes del FPMR Cecilia Magni y Raúl Pellegrin.

El jefe de apoyo criminalístico de la Fiscalía Regional Sur, el ex oficial de inteligencia de Carabineros Manuel Espinoza, deberá ser investigado por el ministro de la Corte de Apelaciones de Rancagua Rafael Mera, por su presunta responsabilidad en el homicidio calificado de los frentistas Cecilia Magni y Raúl Pellegrin ocurridos en 1988, luego de que estos últimos participaran en el atentado al retén de Los Queñes, Séptima Región

Así lo determinó el mencionado tribunal de alzada, que reabrió el proceso sustanciado por Mera –luego de los alegatos de Ema Salinas y del abogado del Consejo de Defensa del Estado (CDE) Marcelo Oyharçabal- y ordenó una serie de diligencias tendientes a determinar la responsabilidad de otra serie de ex carabineros en distintos ilícitos.

Esto, luego de someter a proceso en calidad de autores de los homicidios de los guerrilleros a Julio Verne Acosta, subprefecto de Colchagua al momento de los hechos, y Carlos Bezmalinovic, otrora teniente del Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) de la policía uniformada.

Magni y Pellegrin, junto con ser por entonces dos de los jefes máximos del FPMR, fueron quienes lideraron al ataque Los Queñes, donde murieron policías en servicio. Ambos fueron hallados en el río Tinguiririca con señales de tortura.

El martes en la Fiscalía Sur había preocupación entre algunos fiscales por el destino que podría tener Espinoza, quien es un estrecho asesor para casos de crimen organizado, sobre todo porque goza de una gran estima interna.

Fuentes de la entidad indicaron que no habría una versión oficial al respecto, ya que se trata de una investigación abierta.

Junto con Espinoza, el tribunal de alzada estimó que debe ser interrogado “en profundidad”, el ex director general de Carabineros y ex senador Rodolfo Stange, quien hasta ahora había pasado incólume en este proceso judicial.

Los magistrados, además, instruyeron a Mera para que establezca la responsabilidad penal “de Walter Soto Medina (a la sazón coronel de Carabineros y prefecto de Colchagua), Juan Ernesto Rivera Iratchet (a la sazón mayor de la misma institución y comisario de San Fernando)”, dice la resolución.

Espinoza era, al momento de los crímenes, el jefe del personal de la sección OS-4 de Carabineros, es decir, la Dirección de Inteligencia (Dipolcar) que viajó a la zona con el fin de encontrar a los frentistas.

Por esta razón, los jueces estimaron que deben indagarse los delitos de tortura, como también la veracidad de los informes policiales de la época.

La resolución ordena también interrogar a toda la Dipolcar, especialmente al jefe de ese entonces, el coronel Óscar Tapia y al subjefe, comandante Hernán Soto.

El fallo es un duro golpe a la labor que había desarrollado hasta ahora el ministro Raúl Mera, quien rechazó en dos oportunidades anteriores reabrir el sumario y procesar a los uniformados.

Uno de los puntos centrales del procesamiento apunta a una contradicción entre el entonces capitán del GOPE Lorenzo González Cabezas y Juan Rivera Iratchet, respecto a un rollo fotográfico que portaba Magni antes de morir.

Todo ocurrió cuando los frentistas se percataron de que habían sido descubiertos. Así, huyeron con dirección contraria al río Tinguiririca. Tras de ellos un enorme operativo policial que comprendió al GOPE, Dipolcar, la misma dotación de la Séptima Región, entre otras unidades.

Según los cuidadores de las cabañas donde estaban los frentistas, Félix Ugalde y su mujer, Florentina Becerra, Magni y Pellegrin sólo le llevaban pocos minutos –cerca de diez- al la comitiva policial, que contaba incluso con apoyo de tres helicópteros y perros entrenados. En total, un contingente de casi 100 personas.

Es allí donde la contradicción de los distintos oficiales que declaran en el proceso comienza a tornarse poco verosímil respecto a la lógica investigativa.

Si hubo una acción de terceras personas en la muerte de Magni y Pellegrin y fueron sólo equipos de Carabineros los que estuvieron detrás en la búsqueda y persecución con vasto apoyo aéreo y terrestre; si sólo hubo minutos de diferencia entre la huida de los frentistas y la llegada del contingente, resulta difícil que los subversivos hayan podido escapar, burlando el cerco policial.

Por esta razón, el rollo fotográfico que supuestamente halló Carabineros escondido detrás de un arbusto en un bolso que llevaba Magni, cuando huía de sus captores, despertó las sospechas del CDE.

Así, González Cabezas, en un documento que aparece a fojas 560 y 561 del proceso, asegura que este rollo fotográfico fue obtenido en la revisión que se hizo a la casa donde estaban escondidos los frentistas, lo que se contradice con Rivera Iratchet, quien en un parte enviado a la Fiscalía Militar de la época asegura que fue hallado en un bolso detrás de un arbusto.

Fue así como González Cabezas, a fojas 1.358 del expediente, entregó una versión que los querellantes y los detectives no creyeron. En su testimonio, aseguró que debido al “desorden administrativo” que había en la zona, anotó todos los hechos que sucedieron en una libreta propia y que la discrepancia con el mencionado informe era sólo genérica.

Las tesis respecto a la huida de los frentistas se van deshaciendo en el expediente, dejando como única explicación que fueron detenidos por Carabineros y lanzados al río Tinguiririca en otra zona distinta por la que huyeron.

Dicho análisis se ve reforzado con los informes de los tanatólogos María San Martín, de fojas 156, Alberto Teke y Carmen Cerda, que confirman que las lesiones que ambos presentaban se registraron cuando aún se encontraban con vida.

Finalmente, existe un informe sociopolítico realizado por el académico Ricardo Israel, quien a través una descripción del contexto histórico de la época, deja claro que los carabineros imputados tienen, hasta ahora, algo que esconder.

============================

Radio BioBio

Viernes 1 de Julio 2011

Corte ordena nueva autopsia a ex líderes del FPMR tras contradicciones de peritos

La Corte de Apelaciones de Rancagua ordenó la exhumación y una nueva autopsia de los cuerpos de los ex líderes del Frente
Patriótico Manuel Rodríguez, Raúl Pellegrin Friedman y Cecilia Magni Camino, ambos abatidos en la localidad de Los Queñes
entre el 25 y 27 de octubre de 1988.

La Segunda Sala del tribunal de alzada tomó la decisión como medida para mejor resolver tras escuchar los alegatos de la apelación de las condenas de primera instancia en este proceso, que había sido dictada el 18 de octubre de 2010 por el ministro en visita Raúl Mera.
El magistrado había absuelto de ambos crímenes a los oficiales de Carabineros (r) Julio Verne Acosta, Mauricio Bezmalinovic, Juan Ernesto Rivera yWalter SotoMedina, por no existir elementos de convicción, más allá de toda duda razonable, que permitan determinar que ellos tuvieron participación en los homicidios de Pellegrin yMagni.

La petición de una nueva autopsia había sido realizada por la abogado querellante Ema Salinas Fernández, quien fundamentó la solicitud en las contradicciones que expresaron los análisis posteriores que practicaron los forenses Alberto Teke, Carmen Cerda y el Servicio Médico Legal, con la autopsia que realizó el perito José Belleti.

Pellegrin yMagni fueron muertos tras protagonizar un asalto a un retén de Carabineros en la localidad de Los Queñes, en una acción que ha sido calificada por otros integrantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez como una medida desesperada de ambos tras el error del grupo subversivo en el atentado a Augusto Pinochet.

====================================

PiensaChile

29 octubre, 2013

Recordar a Raúl Pellegrin

Recordar a Raúl Pellegrin, nuestro Comandante José Miguel, es un acto que va mas allá de su corta pero intensa biografía, evoca el recuerdo de liderazgos revolucionarios que surgieron en momentos difíciles, en la clandestinidad y en pleno combate en contra de la dictadura. Desde que Raúl se puso al frente del Rodriguismo, su mensaje potente lo validó con el ejemplo, convencido de su confianza en el pueblo, en unos momentos en los cuales la rebelión, el derecho a rebelarse en contra de una dictadura criminal, era el único camino posible, entregando una conducción revolucionaria y para vencer.

Este es el mejor homenaje que podemos rendirle al Jefe del FPMR, es decir, al ejemplo de audacia, de heroísmo, de decisión revolucionaria que inspiró a un puñado de revolucionarios a disputarle la hegemonía de las armas a quienes las usaban para oprimir a su pueblo. Un hecho que la historia oportunista trata de ocultar o tergiversar, pero que sin lugar a dudas aportó a las condiciones políticas para derrotar a la dictadura.

Si retrocedemos en el tiempo, estaremos de acuerdo que el FPMR emergió en un momento de ascenso de la lucha antidictatorial y en el que se requerían nuevas conducciones, para dar saltos hacia delante y para avanzar, de allí la validez de la política de Rebelión Popular. Raúl siempre entendió que para recuperar la democracia y construir un país sin amarres dictatoriales, el movimiento revolucionario, la izquierda de nuestro país, debía fortalecerse en la unidad, para no someterse a las exigencias ni a las añejas estructuras y normas de una institucionalidad creada por Jaime Guzmán y otros ideólogos de la dictadura.

Con abnegación y tenacidad, José Miguel se dedicó a construir el Rodriguismo, éste debía ser una opción de vida, lo que significó para cada uno de nosotros, tomar las tareas revolucionarias y dar un vuelco de audacia, de heroísmo, de valentía revolucionaria y ponerse al frente de la conducción de las fuerzas del pueblo organizado, hacia la conquista de su libertad. Nuestro jefe se puso a la cabeza de esta noble y gran tarea, junto a una lista de héroes del Rodriguismo, hombres y mujeres que murieron asesinados o combatiendo con los aparatos de criminales de Pinochet, convencidos de dar la vida por sus ideales y la libertad de su pueblo.

Por eso es que a los Rodriguistas se nos podrá criticar, tergiversar, o como se ha hecho, excluir de la vida política, a lo cual sin duda que contribuimos con nuestros errores, pero nunca podrán juzgarnos por no haber luchado y entregado lo mejor de cada uno para aportar a derrotar a la dictadura cívico militar de Pinochet. A eso contribuyó José Miguel, quien asumió la responsabilidad de liderar y validar la lucha político militar, un desafío difícil, que a pesar de la dictadura nunca fue plenamente entendida a cabalidad por las fuerzas políticas, en ese entonces, opositoras a Pinochet.

Al Rodriguismo le correspondió responder al desafío de enfrentar al tirano en su terreno, para lo cual con dedicación y responsabilidad, diseñamos estrategias que consistían en el desgaste del pilar moral y estructural de la dictadura, presentando batalla en condiciones favorables, intentando mantener una ofensiva táctica permanente. Algo que solo fue posible en la medida que tuvimos y nos ganamos el apoyo de la población, especialmente de la población del lugar en que se llevaron a cabo las operaciones, sumando la lucha armada a las demás formas de combate en el enfrentamiento con la dictadura.

Raúl tenia claro y así lo trasmitió, que para avanzar, el Rodriguismo debía crecer junto al pueblo, porque éste a diferencia de las cúpulas, no puede luchar con toda consecuencia si no están plenamente conscientes de sus verdaderas reivindicaciones y enemigos de clase. Lo cual en los años 84-86 puso a la orden del día la necesidad de la preparación política y militar.

Pero la grandeza de los héroes se proyecta en el tiempo, no solo mirando para atrás, así como 50 años atrás, se hablaba de una revolución en la que la clase proletaria, tomara su lugar en nombre de la igualdad, la abolición de la propiedad privada, y el acceso al desarrollo cultural y científico, dicha revolución enmarcada en el Manifiesto Comunista hoy cobra su vigencia por la claridad de sus ideas. De la misma manera el ejemplo de Raúl, como de otros tantos lideres de la revolución chilena, sus ejemplos, viven en el alma de muchas personas, que dejando atrás esa falsa idea del actual siglo, sobre el carácter obsoleto de la revolución social, reflexionan y encuentran, porque se expresan en la tremenda desigualdad en la que vivimos, en los abusos, de una sociedad clasista, las contradicciones progresivas del sistema capitalista.

Es el espíritu de rebeldía y de consecuencia que nos legaron nuestros héroes el que se transforma en movilización y organización social, para desenmascarar la imagen triunfadora y a veces cansadora de lo reconfortante de las bondades del sistema capitalista ofreciendo un futuro seguro y próspero para todos. Vivimos en un país de dos caras uno bonito, atractivo y el real, que condena a millones de personas al desempleo, la pobreza y la desesperación, que le roba a la juventud su futuro y destruye la salud, la vivienda, la educación y la cultura

En este contexto uno de los pensamientos mas importantes de José Miguel en este plano y que se prolonga en el tiempo, en la agitación y surgimiento del movimiento estudiantil y social actualmente, y que además guió toda nuestra elaboración teórica, es que la movilización del pueblo no se fortalece sino mediante sus propias luchas. Es la rebeldía en las calles la que educa políticamente al pueblo, clarifica sus enemigos y desarrolla formas más autónomas e independientes de acción.

Corresponde a todos y en especial a las nuevas generaciones, seguir la huella dejada por nuestro Comandante José Miguel, este es un momento en el cual el neoliberalismo en Chile está produciendo un creciente ambiente de crítica entre amplias capas de la población, que se transforma en un cuestionamiento que no existía antes. El papel de la izquierda es crear organización social, partido, con un programa claro, lo que apunte a terminar con la desigualdad y los abusos creando un sistema social y económico mas justo.

Pero también el ejemplo de José Miguel es la capacidad para abordar los problemas mas difíciles de manera oportuna y transparente, por lo que no es posible dejar pasar un hecho doloroso, que además es publico, que su muerte, su asesinato, se debió a una traición, fruto de un proceso de descomposición que sin lugar a dudas invadió a personas de la organización en algún momento de su historia. Aprender a resolver estos problemas es también un legado de Raúl Pellegrin, necesario de transmitir a las nuevas generaciones de jóvenes, para construir organización y mirar el futuro siguiendo la huella de nuestros héroes.

José Miguel fue el impulsor de un proceso de rediseño que se llevó a la práctica en los años 80, cuyo eje era justamente el combatir con energía actitudes que llevan a las personas a sentirse los únicos interpretes de la revolución y de nuestro pueblo, que sobreponen su persona e intereses por encima del colectivo y de los organismos propios. José Miguel fue enemigo de los que dedican su atención únicamente a quiénes los aplauden ciegamente y al mismo tiempo, de quienes ven a los que no aceptan sus posiciones como un peligro para la revolución, entre otras desviaciones de la cual ninguna organización política esta exenta.

En resumen, el recuerdo de Raúl nos hace mirar el presente y al pasado, pero con orgullo, rindiendo homenaje a nuestros héroes y también a esos pueblos que hicieron su revolución, porque la historia de Raúl Pellegrin pasó por Cuba y Nicaragua, experiencias distintas una de otra. En Cuba se formó como un militar revolucionario y asimiló el significado de la consecuencia revolucionaria y en Nicaragua, donde fue a entregar generosamente sus conocimientos, aportando a su liberación.

Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana….. José Martí

¡ Raúl es de esos hombres y su recuerdo es para siempre!.

- El autor, Enrique Villanueva Molina, es ex dirigente Rodriguista


Esta pagina fue modificada el 15/11/2013

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015