Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

LUIS UBERLINDO ESPINOZA VILLALOBOS

El 2 de diciembre de 1973, en el sector de Frutillar, fueron muertos por personal de Carabineros y de la Fuerza Aérea, las siguientes personas:

                        -            Luis Uberlindo ESPINOZA VILLALOBOS, 33 años, militante socialista, ex Diputado por la zona de Puerto Montt, agricultor; y

                          -            Abraham OLIVA ESPINOZA, Dirigente campesino y militante socialista. 

                                    Según la versión oficial entregada por el Jefe de Zona en Estado de Sitio de la Provincia de Llanquihue y Chiloé, que consta en un Bando, se informa que alrededor de las 3:20 horas de la madrugada del 2 de diciembre de 1973, en la Ruta Cinco, al norte de Frutillar "fue atacado con armas de fuego un vehículo militar que cumplía la misión de trasladar reos a la Cárcel de Valdivia.  Al repeler la acción la patrulla, trató de fugarse un reo aprovechándose de la confusión y la oscuridad.  La patrulla usó de sus armas de fuego, falleciendo instantáneamente Luis Espinoza Villalobos y uno de los atacantes identificado como Abraham Oliva.  El resto de los atacantes huyó en la oscuridad frente a la acción de la patrulla."

                                    El ex Diputado Espinoza se encontraba procesado antes del 11 de septiembre de 1973 por la Justicia ordinaria acusado del delito de desacato.  El 26 o 27 de septiembre de 1973 fue trasladado por órdenes militares al Regimiento de Puerto Montt donde es mantenido en absoluta incomunicación.

                                    Abraham Oliva Espinoza había sido detenido y liberado con orden de firmar diariamente en la Tenencia de Fresia.

                                      La Comisión se formó convicción en el sentido que la muerte de las dos personas mencionadas no correspondió a un intento de fuga, sino a una ejecución de dos detenidos, constituyendo una violación de los derechos humanos; en mérito de las siguientes circunstancias:

                        -            La muerte inmediata del detenido Luis Espinoza Villalobos, en condiciones que iba desarmado y bajo fuerte vigilancia militar;

                        -            Una de las personas que supuestamente asaltó la patrulla era Abraham Oliva Espinoza, dirigente campesino socialista, quien falleció en la presunta acción.  Esta persona estaba obligada a firmar diariamente en la Tenencia de Fresia, lo que hizo el día de los hechos, siendo retenido en ese lugar hasta la hora del toque de queda, según consta de declaraciones verosímiles recibidas por la Comisión;

                        -            No resulta verosímil que Oliva haya podido organizar el supuesto rescate, dadas las limitaciones que le imponía su obligación de firmar en la Tenencia y teniendo en cuenta que había estado detenido hasta hacía muy poco tiempo.  También resulta inexplicable que Oliva supiera el día, la hora y el lugar de traslado del ex Diputado Espinoza;

                        -            La autopsia de Espinoza no fue realizada por el médico que correspondía, según se comprobó.  Su certificado de defunción señala como causa de la muerte: "Politraumatizado grave, traumatismo complicado de cráneo, tórax y abdomen".  Ambos cuerpos fueron entregados a sus familias en urnas selladas.

                        -            Aún cuando Oliva no haya sido detenido y ejecutado no resulta aceptable que las únicas personas lesionadas hayan sido los dos fallecidos, nadie de la patrulla que conducía al detenido Espinoza, y ninguno de los demás presuntos atacantes.

(Informe Rettig)


Viernes 12 de Julio 2002 PrimeraLinea
Fidel Espinoza: El último diputado que encaró a Pinochet
Cuando el diputado socialista Fidel Espinoza levantó el lienzo que decía "Pinochet mató a mi padre" todos los recuerdos del asesinato de su progenitor, de su detención a manos de efectivos de Carabineros y la Fach que hoy están en retiro, volvieron velozmente a su mente. En el emblemático homenaje, que involucró indirectamente a los miles de familiares de víctimas de la dictadura, revelaba su actitud y la de su madre y hermanos, de exigir justicia y reabrir el proceso de Luis Uberlindo Espinoza, militante socialista y ex diputado por Puerto Montt que murió fusilado.
La solitaria manifestación del diputado -de la que sólo tenía antecedentes previos su colega Iván Paredes, quien comunicó la acción al resto de la bancada socialista- gatilló una seguidilla de llamados telefónicos al parlamentario quien, conmovido, dijo a Primera Línea que no imaginó que su acto incluso tendría repercusión en el extranjero.
Y es que por primera vez se veía a un legislador, que representaba además a la misma región de su padre, pidiendo justicia y encarando públicamente a Augusto Pinochet, que ese día dejaba la vida pública luego de haber alcanzado un consenso rigurosamente planificado que le garantizaba la tranquilidad de ser un ex Presidente, con todos los beneficios que ello implica.
El gesto del diputado Espinoza es sólo la primera señal de una decisión familiar más profunda gestada hace meses: exigir justicia y reabrir el proceso que fue sobreseído gracias a la ley de amnistía a una semana de haber sido interpuesta la respectiva querella en el Primer Juzgado del Crimen de Puerto Montt en 1988.
Hoy sostiene que se siente más tranquilo "porque le hemos dicho algo importante al país y al mundo, le hemos dicho que aquí en Chile hay hijos de diputados asesinados por la dictadura, que estamos en el Congreso democrático que eliminó Pinochet para representar los intereses de la gente y, por más que con sus balas asesinas trataron de exterminar a nuestros padres, nosotros que somos sus raíces siempre vamos a estar trabajando por la gente".
La génesis de un crimen
Luis Uberlindo Espinoza se encontraba procesado antes del 11 de septiembre de 1973 por la justicia ordinaria, acusado del delito de desacato debido a una denuncia que había efectuado contra una jueza local por irregularidades en un caso sobre agricultores. Por eso sorprendió a la familia enterarse que el primer bando militar citaba al padre a presentarse en la comisaría más cercana, en una nómina de catorce personas donde también figuraba Carlos Altamirano.
Los antecedentes recogidos por la familia estiman que el 26 ó 27 de septiembre de 1973 Espinoza fue trasladado por órdenes militares al Regimiento de Puerto Montt, donde fue mantenido en absoluta incomunicación. Desde ese minuto comienzan las sesiones de tortura y agresiones de las que sólo supo años más tarde el ahora diputado, que en esa época tenía tres años y era el menor de cuatro hermanos.
Espinoza, que entre 1969 y 1973 representó a las comunidades del departamento de Llanquihue, Maullín, Calbuco y Puerto Varas, había sido Regidor en Puerto Montt y se había destacado en el apoyo a los allegados que tenía la zona.
Los reconocimientos públicos desaparecieron el día en que fue trasladado como preso político a Puerto Montt y Valdivia. Los testimonios recuerdan inevitablemente la figura del general (r) Juan Metralla, chapa de un alto oficial de la zona y principal inculpado en el crimen, que hoy nuevamente es sacado a colación en la querella que se alista.
"Fue brutalmente torturado y le aplicaron la ley de fuga el 2 de diciembre de 1973 (...) Recuerdo haberlo visitado cuando era pequeño", relata el legislador, quien añade que "en la zona se creó una situación en que se coludieron diferentes ramas de las Fuerzas Armadas -no sólo la Aviación que formaba parte de la jefatura de zona que estaba a cargo de la región-, sino que también Carabineros". De hecho, recuerda que algunos campesinos que cumplían condena por ser dirigentes iban a firmar todos los días a la tenencia de Fresia y fueron apresados el día anterior a su padre. "Eso fue el 1 de diciembre y ese grupo, se supone, fueron los que atacaron el carro policial que lo trasladaba a Valdivia un día domingo".
El Informe Rettig es más claro al respecto y señala que a primera hora del 2 de diciembre de 1973, en el sector de Frutillar, fueron muertos por personal de Carabineros y de la Fuerza Aérea Luis Uberlindo Espinoza Villalobos de 33 años, ex diputado por la zona de Puerto Montt y agricultor; y Abraham Oliva Espinoza, dirigente campesino y militante socialista.
La versión oficial entregada a las familias de manos del Jefe de Zona en Estado de Sitio de la Provincia de Llanquihue y Chiloé indicaba que "alrededor de las 3:20 horas de la madrugada del 2 de diciembre de 1973, en la Ruta Cinco al norte de Frutillar, fue atacado con armas de fuego un vehículo militar que cumplía la misión de trasladar reos a la Cárcel de Valdivia. Al repeler la acción la patrulla, trató de fugarse un reo aprovechándose de la confusión y la oscuridad. La patrulla usó de sus armas de fuego, falleciendo instantáneamente Luis Espinoza Villalobos y uno de los atacantes identificado como Abraham Oliva. El resto de los atacantes huyó en la oscuridad frente a la acción de la patrulla."
El antecedente es cuestionado con firmeza por el diputado Espinoza, quien recuerda que ese día era domingo, por lo que era imposible que se realizaran traslados. Además, vecinos de la zona nunca vieron el mencionado vehículo y tampoco tuvieron antecedentes sobre el presunto atentado.
La Comisión Rettig en cambio es tajante en señalar que "la muerte de estas dos personas no correspondió a un intento de fuga, sino a una ejecución de dos detenidos, constituyendo una violación de los derechos humanos". Justifica su versión en la muerte inmediata de Espinoza Villalobos, "en condiciones que iba desarmado y bajo fuerte vigilancia militar"; en que "una de las personas que supuestamente asaltó la patrulla era Abraham Oliva Espinoza, dirigente campesino socialista, quien falleció en la presunta acción. Esta persona estaba obligada a firmar diariamente en la Tenencia de Fresia, lo que hizo el día de los hechos, siendo retenido en ese lugar hasta la hora del toque de queda, según consta de declaraciones verosímiles recibidas por la Comisión".
Añade que "no resulta verosímil que Oliva haya podido organizar el supuesto rescate, dadas las limitaciones que le imponía su obligación de firmar en la Tenencia y teniendo en cuenta que había estado detenido hasta hacía muy poco tiempo. También resulta inexplicable que Oliva supiera el día, la hora y el lugar de traslado del ex diputado Espinoza".
La familia pudo confirmar que la autopsia fue cambiada, ya que en primera instancia un médico del Servicio Médico Legal de la zona aseguró que había perecido por múltiples heridas de balas que se concentraban en el abdomen, y que equivalían a "un politraumatismo grave, traumatismo complicado de cráneo, tórax y abdomen", mientras que el informe final -que fue entregado a la familia- sostenía que "había perecido por una anemia aguda", sin precisar las causas de este desangramiento.
Para terminar con cualquier duda, el Informe Rettig afirma que "aún cuando Oliva no haya sido detenido y ejecutado, no resulta aceptable que las únicas personas lesionadas hayan sido los dos fallecidos, nadie de la patrulla que conducía al detenido Espinoza, y ninguno de los demás presuntos atacantes". Con este dato, no queda más espacio a dudas.
Pese a lo vivido, el parlamentario se apresura en señalar que "fuimos criados en un hogar donde no había odio ni rencor, lo del martes fue una muestra clara que teníamos que realizar algo".
Añade que con "mucha más fuerza que antes exigimos justicia, la muerte de mi padre no puede quedar en el anonimato" y para ello, afirma, exigirá que la justicia que antes fue tan esquiva ahora se imponga como ha sucedido en otros procesos de derechos humanos

 

 

1 de Octubre 2003 La Nacion

La verdad, 30 años después

La única certidumbre que Fidel Espinoza tenía sobre la muerte de su padre es que había fallecido el domingo 2 de diciembre de 1973. El resto eran sólo dudas o, a lo más, sospechas. La versión oficial señalaba que, cuando era transportado desde Puerto Montt a Valdivia, el camión fue atacado cerca de Frutillar por unos subversivos, y sus custodios dispararon en la oscuridad de la noche. En medio de la confusión, dijeron, había caído herido de muerte.

Pero hoy tiene la certeza de que no fue así. Hoy sabe que su padre fue fusilado cerca de las 5 de la madrugada de ese día en el trayecto entre Pelluco y Coihuín, muy lejos de donde se le había dicho antes, por orden de un oficial que no estuvo presente en el lugar pero que dio “instrucciones precisas de darle muerte” a un pelotón de seis carabineros a los que ahora tiene plenamente identificados.

No sólo eso, también sabe los nombres de quienes lo sacaron de la cárcel, quienes lo transportaron e, incluso, de quienes dispararon los 12 balazos que le dieron en el pecho.

Todo, gracias a uno de los integrantes de la patrulla que, atribulado por la conciencia, quiso cumplir una promesa que le hizo a su padre horas antes de su muerte, y lo visitó hace unos meses en su despacho para contarle la verdad.

Con una carga emotiva que a duras penas logra controlar, el parlamentario contó en exclusiva esta historia a La Nación. Una historia que sólo hace unos días les refirió a sus dos hermanos mayores. Una historia que fue clave para que sus compañeros de bancada en la cámara, terminaran por respaldar el proyecto de ley que permitirá la rebaja de penas y hasta la exención de culpa de aquellos testigos directos de estos hechos que estén dispuestos a colaborar con la justicia. “Han pasado cuatro meses y todavía duele”, dice.

Todos los nombres que recibió de este informante los pondrá en conocimiento de la Justicia para reabrir la causa. Por ahora, confirma la participación de sólo uno de ellos, alguien de quien siempre sospechó: “Un teniente de Carabineros conocido en la zona como Juan Metralla que ahora, ya retirado, vive en una casa frente a la 2ª Comisaría de Puerto Montt, muy bien resguardado por su conciencia, me imagino”.

- Una vez, me encontré con él en el supermercado y me trató de increpar por algo que yo había dicho a la prensa, yo estaba recién entrando a la política. Me dijo que no era cierto lo que se decía del él, que era falso. Yo le dije que le dijera eso a su señora y sus hijos- recuerda. Hoy, afirma, está “absolutamente comprobada” su participación.

“Siempre ha habido gente que ha querido entregar información, pero siempre han sido versiones un tanto contradictorias respecto al lugar de su muerte, de gente que decía que había compartido con él las últimas horas de su vida. En fin, siempre había gente... entonces, yo pensaba que él era uno más de los que yo ya había escuchado. Pero este señor se sentó frente a mí y me dijo con todas sus letras que él había participado en la muerte de mi padre. El impacto inmediato fue muy grande, no sabía como reaccionar...”, recapitula Espinoza.

Hubo un detalle que le dio la credibilidad necesaria a la versión del informante. “Me dijo que nunca tuvo la conciencia tranquila, no sólo por la muerte de mi papá, sino también porque mi papá le entregó una carta como cinco horas antes de que lo fusilaran, para que se la entregara a mi mamá”, cuenta. Esa carta nunca llegó a destino, porque se perdió en un cambio de casa. Pero sí habían llegado otras, que su padre se arreglaba para enviar a su familia en los meses previos a su muerte.

Fidel Espinoza también se enteró por esta vía de otros detalles muy dolorosos, como las cruentas torturas a las que era sometido su padre día por medio, en un lugar en donde él ha estado muchas veces, pero del cual nunca imaginó que se hubiere usado para esos fines: en el cuarto piso de la gobernación de Llanquihue. “Ahora sé que ese era el lugar en donde más se torturaba y después lo llevaban en calidad de bulto, inconsciente inclusive, hasta la sede de la Policía de Investigaciones de Puerto Montt”, dice con pesar.

- Lo más triste de haber escuchado todo esto fue la forma en como lo mataron. Mi papá siempre fue una persona muy sociable, siempre lleno de amigos.... y lo mataron solo, ni siquiera fue fusilado junto a un compañero -, comenta haciendo esfuerzos para no flaquear.

Luis Uberlindo Espinoza tenía al momento de su muerte 33 años y cuatro hijos: Luis Eduardo de 12, Ramón de 11, Patricia de 9 y el ahora diputado, Fidel, de escasos 3 años a la fecha. El día que ocurrió el golpe de Estado, el ex regidor y diputado se encontraba preso en la cárcel de Valdivia, junto a su padre y tres hermanos, procesado por desacato a una jueza que instruía una querella por injurias en su contra.

Pese a su corta edad, el parlamentario dice que tiene grabado en su mente el día que llegó la patrulla de carabineros a su casa a informarle de la muerte, porque salió a la puerta guiado por los gritos desesperados de su madre que, arrodillada en el suelo, le gritaba ¡asesinos! a los uniformados.

Pese al dolor, el conocer los detalles de la muerte de su padre le trajo también tranquilidad. “Hay mucha gente que está dispuesta a hablar y creo que esta propuesta de derechos humanos del Presidente Lagos va a contribuir a que mucha más gente, como nosotros, pueda tener la claridad de lo que ocurrió efectivamente con sus seres queridos. Y, si bien existe una ley de amnistía que amparó a los criminales de mi papá, nosotros al menos queremos tener la verdad”, concluye

4 de Octubre 2003  El Mercurio

Presentarán querella por ejecución de ex diputado Espinoza

Confesión de un ex agente que participó en la ejecución el ex diputado por Llanquihue, dado a conocer hace unas semanas por La Nación, hizo surgir nuevos testimonios que permitirían la identificación de otros cuatro involucrados.

Nuevos testimonios sobre los pormenores que rodearon la detención y posterior ejecución del ex diputado por Llanquihue Luis Espinoza, surgidos después que La Nación publicara la confesión que un ex agente le efectuó a su hijo, el actual diputado socialista Fidel Espinoza, permitieron a la familia identificar al menos a otros cuatro integrantes de la patrulla que lo fusiló. El parlamentario contó a este medio que el martes de esta semana recibió desde Estados Unidos un completo y estremecedor relato de los días en que su padre permaneció prisionero en el cuartel de Investigaciones de Puerto Montt. Desde allí fue sacado durante la noche del 2 de diciembre de 1973 para ser fusilado, cerca de las 5 de la madrugada, en el trayecto entre Pelluco y Coihuín.

Se trata de la versión que, por email, envió el ex presidente de la Federación de Estudiantes de la provincia de Llanquihue y ex secretario regional del Mapu, Conrado Ulloa Uribe, después de enterarse en este sitio de internet de la confesión que un ex agente le proporcionara a Fidel Espinoza. En el mismo acto, Ulloa se pone a disposición de la familia para declarar en el proceso si fuera necesario y aporta nuevos antecedentes sobre la identidad de los agentes que participaron en el crimen.

La querella por homicidio calificado será presentada en los próximos días por el hermano del diputado, Ramón Espinoza, y contará con el patrocinio del abogado de derechos humanos Hugo Gutiérrez y del diputado y camarada de partido de Espinoza, Juan Bustos.

Según informó el parlamentario la confesión del agente y el reciente testimonio de Ulloa coinciden plenamente en detallar las circunstancias en que murió su padre y en la identificación de los involucrados. Entre los torturadores, por ejemplo, figura el entonces detective de la policía política de la época, Roberto Díaz, quien destaca por la brutalidad con que golpeaba a los detenidos y por ser quien se encargaba de aplicar corriente a las víctimas.

También se menciona a un oficial de Ejército de apellido Messen, al teniente o capitán de carabineros Caupolicán Arcos Albarracín y al oficial de la misma institución que en ese entonces era conocido con el nombre de “Juan Metralla”.

Ulloa le informó también al parlamentario que el día a la muerte de su padre, aparte de ellos dos, estaban detenidos en el cuartel de Investigaciones de Puerto Montt José Vargas Niello, Luis Silva Henríquez y Luis Alberto Vonfach Arriagada. A ellos se sumó durante la tarde el dirigente del Mapu Luis Villegas. Todos ellos sobrevivieron a tan espantosa experiencia.

Según el relato de Ulloa, esa noche le habrían suministrado en su comida algún tipo de somnífero que les impidió notar el operativo en que fue sacado el ex diputado Luis Espinoza. A la mañana siguiente, un funcionario de Investigaciones, con lágrimas en los ojos, les despertó increpándolos por no haberse dado cuenta de lo ocurrido horas antes. Ahí se enteraron que Espinoza había sido asesinado.

Conrado Ulloa vive actualmente en Connecticut, EE.UU., adonde llegó en junio de 1976 en calidad de exiliado político.

La versión oficial señalaba que, cuando era transportado desde Puerto Montt a Valdivia, el camión fue atacado cerca de Frutillar por unos subversivos, y sus custodios dispararon en la oscuridad de la noche. En medio de la confusión, dijeron, había caído herido de muerte.

Pero hoy su hijo tiene la certeza de que no fue así. Hubo “instrucciones precisas de darle muerte” a un pelotón de seis carabineros a los que ahora tiene plenamente identificados.

No sólo eso, también sabe los nombres de quienes lo sacaron de la cárcel, quienes lo transportaron e, incluso, de quienes dispararon los 12 balazos que le dieron en el pecho.


 Diario Llanquihue 03 de Diciembre 2006

Calle recordará a diputado asesinado
 

Ayer, la familia Espinoza Sandoval, conmemoró los 33 años del asesinato del ex diputado, Luis Espinoza, anunciando que la calle Magallanes, en la población Libertad, llevará el nombre del recordado dirigente del Partido Socialista.

La versión oficial -reseñada en el informe Rettig- establece que a Espinoza se le aplicó la ley de fuga junto al campesino Abrahm Oliva, cuando una patrulla de Carabineros lo transportaba a Valdivia.

Sin embargo, hace dos años, uno de sus hijos -el también diputado Fidel Espinoza- recibió la confesión de uno de los integrantes de la patrulla que participó en el hecho, quien le relató que el extinto parlamentario fue fusilado en la ruta a Pelluco.

SIMBOLO

A 33 años de estos hechos, la Municipalidad pretende llevar a la práctica el acuerdo que en 2004 tomó el Concejo Municipal, en el sentido de que la calle Magallanes, en la población Libertad, llevará su nombre.

La calle elegida resulta simbólica, puesto que gran parte de las poblaciones del sector nacieron precisamente por la lucha social que Espinoza dio en la década de los sesenta y cuyo punto más conflictivo fue la matanza de Pampa Irigoín en 1969.

"Sabemos que los responsables de la muerte de nuestro padre andan libres por las calles de Puerto Montt... Pero nosotros no estamos buscando culpables, porque sabemos que ellos no han sido capaces, hasta el día de hoy, de pedir perdón por lo que hicieron, por lo que nos quitaron", recordó Fidel Espinoza.

Ramón Espinoza, alcalde de Frutillar, planteó que si Luis Espinoza hubiera estado vivo, tendría sólo 66 años. "Lo que hemos tratado de hacer como familia es seguir su legado... Eso nos ha motivado a estar en política", aseguró.

"Puerto Montt es lo que es hoy, por los pobladores, por la gente que se atrevió en su tiempo a tomar los terrenos, para tener una vivienda digna", insistió.

El senador Camilo Escalona destacó el hecho que las condiciones en que fue asesinado Espinoza "dan cuentan de la radical opción por la justicia social que toma una persona cuando se incorpora a la lucha política".

El parlamentario aseguró que el desaparecido parlamentario "se transformó en un símbolo de la lucha de los trabajadores y del movimiento popular de su época, por la reivindicación y el derecho a una vivienda digna".

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015