Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

EDWIN FRANCISCO VAN YURICK ALTAMIRANO

 

Rut       : 6.426.158-4 Santiago

F.Nacim. : 30-11-53, 20 años a la fecha de su detención

Domicilio : Cirujano Viela 1504, Ñuñoa, Santiago

E.Civil  : Casado

Actividad : Estudios y trabajos de Publicidad

C.Repres. : Militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR

F.Detenc. : 10 de julio de 1974

*****************************************************************

 

Nombre : BARBARA GABRIELA URIBE TAMBLAY

Rut       : 6.364.277-0 Santiago

F.Nacim. : 13-12-53, 20 años a la fecha de su detención

Domicilio : Cirujano Videla 1504, Ñuñoa, Santiago

E.Civil  : Casada

Actividad : Secretaria

C.Repres. : Militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR

F.Detenc. : 10 de julio de 1974

 

                                                                    

 

SITUACION REPRESIVA

            Edwin Van Yurick Altamirano y su cónyuge Bárbara Gabriela Uribe Tamblay, ambos militantes del MIR, fueron detenidos -con horas de diferencia- el día 10 de julio de 1974 por efectivos de la Dirección de Inteligencia Nacional -DINA- encabezados por Osvaldo Romo Mena, fecha desde la cual se encuentran desaparecidos.

            Los afectados vivían en el domicilio de los padres de Edwin en la comuna de Ñuñoa, desde donde éste salió alrededor de las 09:00 horas, sin que regresara a almorzar como lo hacía habitualmente. Tampoco concurrió a una cita con su hermano Cristián en el mismo domicilio, no obstante él lo vio caminando por calle Irarrázabal ese día cerca del mediodía. Se presume por tanto que fue detenido en ese sector, en la vía pública poco después que lo divisara su hermano desde un bus de locomoción colectiva.

            Bárbara Uribe, en tanto, preocupada por la desaparición de su cónyuge, que tampoco había pasado a buscarla a la oficina como acostumbraba, regresó a la casa cerca de las 19:00 horas. Una hora después, aproximadamente a las 20:00 horas, llegó hasta el domicilio un individuo que dijo llamarse "Titín" y que le traía un recado de su marido. Este individuo estaba acompañado por otros cuatro sujetos, todos los cuales se movilizaban en una camioneta.

            Al salir ella a la calle a ver lo que sucedía fue tomada e introducida al vehículo que se retiró de inmediato del lugar.

            Horas después, alrededor de la 01:00 de la madrugada ya del día 11 de julio, Bárbara realizó una llamada telefónica a la casa de los suegros, al hermano de su marido, Cristián Van Yurick, quien había abandonado su domicilio al conocer de la detención de su cuñada, lo que confirmaba las sospechas de la de su hermano. Al momento de recibirse esta llamada, donde ella intentó advertir a su cuñado de lo que ocurría, llegaron al lugar donde se encontraba Cristián Van Yurick, ubicado en calle Echenique en la comuna de Ñuñoa, un grupo de agentes de la DINA, ante lo cual él intentó escapar, pero los sujetos comenzaron a disparar. Finalmente fue sacado a golpes de la vivienda y fue subido a una de las dos camionetas en que se movilizaban, entonces pudo ver a su hermano en la parte de atrás del vehículo, amarrado y con la vista vendada. A él lo subieron en la segunda camioneta.

            De inmediato fueron conducidos al recinto de detención y torturas de la DINA ubicado en calle Londres 38, donde también se encontraba Bárbara. En esta casa comenzaron a interrogarlo bajo crueles tormentos y en un momento llevaron a su cuñada, dejándola parada de espaldas a él, desnuda y comenzaron a amenazarla para que hablara. En estas circunstancias, ella fue violada por uno de los agentes en presencia de su cuñado.

            Quienes participaron en éste y otros interrogatorios eran Osvaldo Romo Mena; el Suboficial de Carabineros Basclay Zapata, alias "El Troglo", y Miguel Krassnoff, Teniente de Ejército. También participaba en este tipo de sesiones Marcelo Moren Brito, Capitán de Ejército a quien llamaban "el ronco" o "el oso". Relata Cristián que también fue interrogado y maltratado en conjunto con su hermano Edwin aquí en Londres 38 y en Villa Grimaldi donde fueron trasladados un mes después.

            Antes de esto, Edwin y Bárbara fueron sacados de este recinto, pero después volvieron.

            Igualmente, a mediados del mes de agosto de ese año, un grupo en el cual se encontraba Edwin fue sacado una noche en un camión regresando horas después. Según él contó a su hermano, los agentes hablaban de "Puerto Montt" y "La Moneda". Cabe señalar que, según declaraciones del ex agente de la DINA, Samuel Fuenzalida Devia, estas denominaciones las usaban para determinar si un prisionero moría lanzado desde el aire o de otra forma. En esta misma fecha fue sacado otro grupo, del cual nunca más se supo.

            A fines de ese mes, el 26 o 28 de agosto, llegó un grupo de jefes de la DINA, a raíz de un escándalo que se había armado la noche anterior puesto que alguien había tocado el timbre de la casa. Estos Jefes: Moren Brito, uno que llamaban "Capitán Max" o "Mano Negra" (teniente Vásquez de Carabineros) y el Teniente Miguel Krassnoff, dividieron a los prisioneros en tres grupos, diferenciados por letras. Un grupo que salió no lo volvieron a ver, otros quedaron libres y otros fueron repartidos entre el recinto de detención de Cuatro Alamos y el recinto secreto de José Domingo Cañas.

            En José Domingo Cañas, otro de los recintos secretos de la DINA donde se torturaba e interrogaba a los prisioneros, nuevamente Cristián Van Yurick fue interrogado acerca de su hermano Edwin, el cual había sido trasladado a Villa Grimaldi, otro de los centros de detención y tortura del organismo de seguridad. Dice su hermano que la víctima se encontraba aquí en muy mal estado físico, ya que en el patio de este lugar le habían pasado una camioneta por encima de sus pies y tenía una pierna quebrada. Esta herida él pudo verla con principios de gangrena y después supo que se la habían amputado. Después de septiembre o los primeros días de octubre de 1974, Cristián Van Yurick no supo más de su hermano ni de su cuñada, en tanto él continuó detenido hasta diciembre de 1976, fecha en que fue expulsado del país rumbo a Inglaterra, después de un largo y tortuoso recorrido por todos los centros de tortura y detención que la DINA mantuvo durante esos dos años, y los Campamentos de Prisioneros Tres Alamos, Ritoque y Puchuncaví.

            En el recinto de calle Londres, Bárbara Uribe y su marido Edwin Van Yurick fueron vistos por varios otros prisioneros, entre los cuales se encuentran Oscar Alfaro, Beatriz Kettlun Zaluk, Graciela Mathieu, Viola Todorovic, Antonio Osorio. Una hermana de Bárbara, Viviana Uribe, fue detenida por la DINA el 18 de septiembre de ese mismo año, junto a otra hermana, Mónica y llevadas a Cuatro Alamos. A fines de ese mes, ambos hermanos fueron trasladados al recinto secreto ubicado en calle Irán con Los Plátanos, denominada "Venda Sexy", aquí Viviana fue amenazada con que le ocurriría "lo mismo que a su hermana Bárbara y a su cuñado Edwin".

            Los agentes de la DINA concurrieron en reiteradas ocasiones a la casa de los padres de Edwin, la primera el 13 de julio, oportunidad en que fue allanada; quien hacía de jefe les indicó que sus hijos se encontraban detenidos, al igual que su nuera Bárbara. Después volvieron un par de veces más llevando a Cristián; con el objeto de presionarlo lo amenazaban con su pequeña hija de sólo meses de edad.

            Pese a que las autoridades negaban la detención de los dos hermanos y de Bárbara en el amparo que se interpuso ante la Corte de Apelaciones de Santiago, el Ministerio de Relaciones Exteriores envió una nota a la Embajada de Gran Bretaña, que había consultado por los afectados, en la que se indica que tanto los hermanos Van Yurick, como Bárbara Uribe, según habían informado las autoridades competentes se encontraban "con arresto preventivo para su debida investigación, y su estado de salud es perfectamente normal". En esta corta nota no sólo se reconoce la detención de los afectados, sino también se reconoce de hecho la existencia de recintos secretos de detención. Cabe señalar que la detención de Cristián Van Yurick fue reconocida oficialmente por el Ministerio del Interior recién seis meses después de ocurrida, en enero de 1975, no obstante su familia ya lo visitaba en el Campamento de Prisioneros de Ritoque. Sin embargo, estuvo desaparecido por más de tres meses, sin que se supiera donde se encontraba.

            Esta "nota" de la Cancillería fue desmentida por un Oficio del Director de la Secretaría de Derechos Humanos de la misma cartera, Javier Illanes Fernández, enviado a la Corte de Apelaciones de Santiago, en la que señala que esta información "errónea" se debió a una "confusión" de un funcionario.

            El mismo "error" o confusión lo cometió el Comandante Antonio Ramírez, quien atendió a la madre de Edwin Van Yurick en las oficinas de la Secretaría Nacional de Detenidos el 20 de abril de 1975, informándole que su hijo y su nuera se encontraban detenidos y registrados como tales en el Kárdex de esa Secretaría, pero "sin decreto que ordenara su detención", indicándole que se encontraban en Tres Alamos. Le manifestó que era necesario oficiar a la DINA, lo que haría a través del Ministerio del Interior, que regresara en un mes y le daría más información. Ella regresó en el tiempo indicado, pero se le señaló que la DINA no había respondido y la pareja se encontraba incomunicada en un recinto que no estaban en condiciones de informar. Ella volvió al día siguiente con un Notario, ocasión en que le negaron la detención de los afectados, entonces ella le insistió al funcionario recordándole que el propio Comandante Ramírez le había encargado a él el trámite, pero éste sólo se limitó a decir que si el Comandante había dicho lo anterior, debió haber sido así, porque había una relación muy antigua en SENDET, agregando que él no tenía más que decir. Este hecho quedó consignado en un Acta levantada por el señor Notario.

            Finalmente, el 25 de julio de 1975, poco más de un año después que fueran detenidos, apareció publicada en los periódicos una noticia dada a conocer por el diario brasileño O'DIA, que daba cuenta de la muerte de un grupo de chilenos, en enfrentamientos ocurridos con la policía de la localidad de Salta en Argentina, entre los cuales se mencionan los nombres de Edwin Van Yurick y Bárbara Uribe. Al día siguiente apareció una nueva noticia, esta vez reproducida en una Revista Argentina LEA, que daba cuenta de otras muertes de chilenos las que habían ocurrido producto de "rencillas internas" del MIR. En total, estas listas sumaban 119 ciudadanos chilenos que habían sido detenidos en el territorio nacional por efectivos de seguridad entre el año 1974 y la fecha de publicación de esta falsedad. Cabe agregar que estas publicaciones eran desconocidas en sus países y sólo fueron editadas en ese único número, con el sólo objetivo de dar a conocer esta tenebrosa versión de la suerte corrida por estas personas cuyas detenciones fueron sistemáticamente negadas por las autoridades chilenas. Por último, las autoridades argentinas negaron la veracidad de estos supuestos enfrentamientos y el gobierno militar chileno se vio en la obligación de reconocer ante los Tribunales que ninguno de los afectados según esta fatídica lista registraban salida del país.

           

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            El 16 de julio de 1974, la madre de los hermanos Van Yurick, Ruth Altamirano, interpuso un recurso de amparo en favor de sus hijos Edwin y Cristián y de su nuera Bárbara Uribe Tamblay, ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 752-74.

            La Corte ofició de inmediato a los Ministerios de Interior y de Defensa, solicitando información respecto de lo denunciado. Tres meses después y luego de haber sido reiterados en dos ocasiones, en octubre llegó al Tribunal una respuesta del Ministro del Interior, General César Raúl Benavides, señalando que no tiene antecedentes de la detención de los afectados y que esa Secretaría de Estado no ha dictado alguna orden que los afecte.

            Otro mes más demoró el titular de Defensa en contestar al Tribunal y en un Oficio fechado el 11 de noviembre de 1974 indica no tener antecedentes respecto de las personas consultadas.

            En el intertanto, el 24 de octubre, la señora Altamirano entregó un "Téngase Presente" a la Corte informando que su hijo Cristián había sido trasladado al Campamento Tres Alamos, donde había podido verlo. Asimismo, informa al Tribunal que Edwin y Bárbara figuraban en la lista de detenidos de SENDET, sin antecedentes respecto del lugar donde se encontraban, por lo que presume que estaban a disposición de la DINA. Por estas razones, solicita se designe un Ministro para que se constituya en el recinto de Tres Alamos, escuche la versión de Cristián Van Yurick y ordene su libertad o subsane los defectos de su situación. También se solicitó oficiar al Comandante de Tres Alamos para que informara la fecha de ingreso de Cristián Van Yurick a ese recinto.

            La Corte ordenó acumular los antecedentes al amparo, ya que el escrito había sido ingresado como un nuevo amparo. No acogió ninguna de las solicitudes y resolvió volver a oficiar al Ministro del Interior y además al Comandante en Jefe de Zona en Estado de Sitio y al Comandante del Comando de Combate de Aviación. Este último informó el 7 de noviembre que en esos Tribunales no se encontraban procesados ni detenidos los consultados. El 8 de noviembre, el General de Ejército Sergio Arellano Stark, Jefe de Zona en Estado de Sitio, informó que Cristián Van Yurick se encontraba detenido en Tres Alamos y el Decreto respectivo estaba siendo tramitado en el Ministerio del Interior; pero de los otros dos detenidos no se tenían antecedentes en los organismos dependientes de esa Jefatura, ni estaban procesados por Tribunales Militares de su jurisdicción.

            Por igual fecha respondió el Ministro del Interior, General César Raúl Benavides, manifestando que ninguno de los tres consultados se encontraban detenidos por orden suya, planteándose una contradicción con lo informado por el Jefe Militar de la Zona.

            La Corte resolvió volver a oficiar al General Benavides, trasmitiéndole la respuesta del General Arellano, para que el Ministro informara al tenor.

            Ante tantas irregularidades, la madre de Cristián Van Yurick volvió a solicitar la designación de un Ministro para que se constituyera en Tres Alamos y estableciera la situación del afectado en ese recinto. Nuevamente esta solicitud no fue considerada por la Corte, en consideración a que esperaba respuesta del Ministro del Interior.

            El General Benavides respondió a la solicitud recién el 26 de diciembre de 1974, indicando que no registraba antecedentes de Bárbara Uribe, no respondiendo por los hermanos Van Yurick, confundiendo aún más de esta manera los antecedentes del Tribunal, el cual resolvió nuevamente oficiar a la misma autoridad por los tres afectados y además ordenó un nuevo Oficio al Comando de Combate de Aviación.

            El 6 de enero de 1975, la señora Altamirano volvió a presentar un escrito a la Corte dando cuenta que su hijo Cristián había sido trasladado ahora al Campamento de Prisioneros de Ritoque, donde lo había visitado todos los días sábados, desde el 16 de noviembre del año anterior y solicita se le interrogue ya que él estuvo con su hermano en varias oportunidades en el mismo recinto, donde incluso habían sido interrogados en conjunto.

            La Corte, una vez más, sin acoger lo solicitado, ordenó un nuevo Oficio al Ministro del Interior, que aún no contestaba el anterior, entregándole los nuevos antecedentes recabados por la Señora Altamirano.

            El 17 de enero de 1975, el General Benavides responde y reconoce, recién ahora, la detención de Cristián Van Yurick en Ritoque, en virtud del Decreto Exento N°654, sin especificar la fecha. Respecto de Edwin y Bárbara, continuó negando su detención.

            El 24 de enero, nuevamente se entregaron nuevos antecedentes a la Corte que establecían la veracidad de la detención de Edwin Van Yurick y su cónyuge Bárbara Uribe. Entre estos, una copia de la nota enviada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile a la Embajada de Gran Bretaña, donde se reconoce la detención de los tres afectados. Esta nota, de fecha 16 de agosto de 1974, lleva el número 13947 y señala que el paradero no ha sido dado a conocer aún, pero que se encontraban en buen estado de salud. Con este antecedente se solicita una vez más la constitución de un Ministro en Visita, lo que es igualmente rechazado por la Corte, que resolvió se informara al Ministro del Interior esta respuesta de la Cancillería.

            Cabe señalar que la respuesta reiterada de la Corte a cada nuevo antecedente que hacía irrefutable la detención de Edwin Van Yurick y Bárbara Uribe, sólo tenía como reacción oficiar al Ministro del Interior informando lo que entregaba la parte afectada al Tribunal, sin resolver nada que permitiera agilizar la tramitación del amparo, que a la fecha llevaba ya siete meses, y de esta forma proteger la vida de los afectados que corría serio peligro. Esta situación continuó dándose más adelante y en el transcurso de toda la tramitación del recurso que duró más de un año, lo que resulta inadmisible considerando que la Ley ordena que se resuelva en 48 horas como máximo.

            El Ministro del Interior continuó con sus contradicciones al informar el 13 de marzo de 1975 que Cristián Van Yurick había sido detenido en virtud de un Decreto Exento N°406, no obstante un par de meses antes había manifestado otro número de Decreto.

            Estas mismas respuestas se repitieron varias veces hasta julio de 1975, cuando el Ministro indicó que la detención en Cuatro Alamos de Cristián Van Yurick había sido en virtud del Decreto 406 y en Ritoque por el Decreto 654. Siempre, por cierto, negando todo antecedente respecto de los otros dos afectados.

            Finalmente, el 17 de julio la Corte resolvió oficiar a la DINA para que informara de la situación de Edwin Van Yurick y Bárbara Uribe, de cuya respuesta no se tiene constancia.

            En tanto, el Director de la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Javier Illanes Fernández, informó a la Corte que la respuesta dada a la Embajada de Gran Bretaña un año antes, respecto de que los tres afectados estaban detenidos, se había debido a un "lamentable error" de un funcionario, producido por el exceso de trabajo de esta repartición en relación a consultas de este tipo de parte de las Embajadas, lo que hacía que mucha de esta información se recababa de los organismos pertinentes de manera verbal o telefónica.

            De este amparo se tienen antecedentes sólo hasta fines de julio de 1975, pero se presume que fue rechazado y remitido a algún Tribunal para que investigara los hechos denunciados, situación que solía resolverse en los recursos de amparo de este tipo.

            En el 8° Juzgado del Crimen de Santiago, se inició en forma paralela en agosto de 1974 un proceso por secuestro, a raíz de una denuncia en tal sentido presentada a ese Tribunal por Ruth Altamirano. A esta causa se le asignó el rol 11071, pero también se desconoce su tramitación. A propósito de la detención del ex agente de la DINA, Osvaldo Romo Mena, que había permanecido cerca de 17 años en Brasil con identidad falsa, se interpone una nueva querella por las personas de Edwin Van Yurick Altamirano y Bárbara Uribe Tamblay. A diciembre de 1992, la causa se tramitaba en el 8° Juzgado del Crimen de Santiago bajo el rol 62238-6 y se encontraba en estado de sumario con diligencias pendientes.

 BARBARA Y EDWIN          

 

 


20 de Noviembre 2004 El Mercurio

Ese año, 14 casos de desaparecidos fueron amnistiados.

Uno de ellos fue el de Joel Huaiquiñir Benavides. El fallo fue pronunciado por los ministros Roberto Dávila, Adolfo Bañados, Luis Correa Bulo, los abogados integrantes Vivian Bullemore y Mario Verdugo, y el Auditor General del Ejército, Fernando Torres Silva.

El fundamento de mayoría fue que la acción penal estaba prescrita ya que el proceso estuvo más de 16 años paralizado después del sobreseimiento temporal dictado por el juez de primera instancia (el reciente fallo de la Suprema estableció que la prescripción rige desde el momento que se cometió el eventual homicidio, fecha que debe acreditarse); que la declaración de la muerte presunta de la víctima, solicitada por su cónyuge, permitía considerar legalmente fallecido a la víctima desde julio de 1976, "lo que también sirve para reafirmar la aplicación del DL 2.191 sobre amnistía"; y que los Convenios de Ginebra no eran aplicables porque presuponen una situación de guerra y en los hechos pesquisados el país vivía sólo un estado de conmoción interna.

En 1998 -a raíz de la reforma impulsada por la entonces ministra de Justicia, Soledad Alvear, que incorporó ministros más jóvenes y abogados externos-, la Sala Penal integró nuevos jueces nombrados en democracia. Entre ellos, Enrique Cury y Alberto Chaigneau.

En septiembre de ese año, el tribunal reabrió el caso por la desaparición de Enrique Poblete Córdova  y desechó amnistiarlo.

Un mes antes, sin embargo, otro fallo había hecho celebrar a ex militares. Se había amnistiado y cerrado definitivamente el caso de Bárbara Uribe y Edwin van Yurick. El imputado era Osvaldo Romo Mena.

La Suprema señaló que a él le habría sido materialmente imposible "continuar su participación en el secuestro" ya que había salido fuera del país.

8 de Septiembre 2005 La Nacion

Querella contra la DINA y Pinochet por miristas desaparecidos

Dos querellas contra el ex comandante en jefe del Ejército, general (R) Augusto Pinochet Ugarte y miembros de la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), interpusieron familiares de tres miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) que desaparecieron en 1974. El abogado Nelson Caucoto entabló un escrito a favor del matrimonio formado por Bárbara Uribe y Edwin Van Yurick; y el jurista Carlos Cáceres por Violeta López, quienes fueron arrestados y posteriormente trasladados al centro de detención donde se les perdió el rastro

 

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015