Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

ALVARO MODESTO VALLEJOS VILLAGRAN

 

 

Rut.      : 7.069, Maipu

F.Nacim. : 18-04-49, 25 años a la fecha de detención

Domicilio : Quillay 2525, Providencia, Santiago

E.Civil  : Casado, 1 hijo

Actividad : Estudiante de medicina

C.Repres. : Miembro del Comité Central del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)

F.Detenc. : 20 de mayo de 1974

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            Alvaro Modesto Vallejos Villagrán, casado, un hijo, estudiante de Medicina, militante del MIR, fue detenido el 20 de mayo de 1974, alrededor de las 20:30 hrs., en el domicilio de sus padres ubicado en Pasaje Prat 3250, Maipú, por efectivos de la DINA que se identificaron verbalmente como miembros del Servicio de Inteligencia Militar. Los agentes, armados con metralletas, lo buscaban por ser integrante del Comité Central del MIR y por disponer de dólares para el financiamiento de guerrillas. La familia fue bruscamente separada en distintas habitaciones de la casa, siendo todos ellos interrogados. Al afectado lo amenazaban diciéndole que "no soportaría la tortura", considerando su estado físico; era de estatura baja y delgado. En seguida fue esposado y se lo llevaron en una camioneta Chevrolet color blanco, modelo C-10. Se supo que fue conducido al recinto secreto de la DINA ubicado en calle Londres 38.

            Su cónyuge -María Lucía Villavicencio- se fue a casa de un hermano hasta donde llegaron más tarde los agentes y, luego de interrogar a los dueños de casa, procedieron a llevársela detenida. Ella también fue trasladada a Londres 38, donde se dio cuenta que su presencia en este lugar era para presionar a su marido. Los agentes decían que si él hablaba se comprometían a sacarla del país. Tras vendarle la vista -al igual que su cónyuge- la trasladaron a una pieza de interrogatorios donde fue vejada, amenazada e insultada en medio de golpes. Más tarde, fue conducida a la casa de sus suegros, quedando bajo arresto domiciliario.

            Días después, el 25 y 27 de mayo, los mismos sujetos concurrieron a su domicilio y lo allanaron, llevándose todo lo que había de valor (una máquina de escribir, dinero, un anillo de oro, etc.).

            Un mes después, nuevamente allanaron la vivienda, retirando más especies como maletas y ropa, aduciendo que "todo era robado" o "financiado con dinero extremista".

            También en esos días fueron a buscar a su hermana, de solo 14 años, a quien obligaron a que los acompañara hasta el domicilio del afectado.

            La familia tuvo contacto con Alvaro Vallejos el día 29 de julio de 1974, fecha en que fue llevado a la casa de sus padres, indicando los efectivos de seguridad que quedaba en libertad y que debía ir a firmar a Carabineros de Maipú cada 3 días. Sin embargo, a los quince minutos, volvieron como 15 agentes, con gran despliegue de vigilancia, los cuales exhibieron a su padre -un Suboficial Mayor del Ejército en servicio activo- las tifas correspondientes y le manifestaron que lo llevaban a firmar y regresaba.

            Desde entonces nadie de su familia volvió a verlo.

            Alvaro Vallejos fue visto en el recinto secreto de detención de Londres 38 por varios prisioneros que estuvieron con él y recuperaron su libertad posteriormente. Entre ellos, Raimundo Elgueta Pinto, quien se encontraba detenido desde el 6 de mayo de 1974 en ese lugar quien señala que el afectado le contó que había sido torturado. El mismo fue testigo que Vallejos fue llevado tres veces en un mismo día a interrogatorios con largas sesiones de tortura. Dice que la última vez que lo vio fue el 30 de mayo de ese año, en malas condiciones físicas, con sus piernas inmovilizadas producto de la electricidad y los "colgamientos". Lo habían golpeado mucho, no hablaba prácticamente nada y le expresó que de no decir lo que ellos querían saber, lo matarían en el siguiente interrogatorio.

            El último sábado de mayo llegó también al recinto de calle Londres, Blanca Troncoso y, pasada la medianoche, fue llevada junto al afectado a la pieza donde interrogaban. Primero entró el joven, mientras ella quedó afuera y escuchó como se quejaba. Estas sesiones eran dirigidas por el agente Osvaldo Romo, el que después de un rato ordenó que ingresara la testigo. Al interior de la habitación sentía aún los quejidos de la víctima al que pudo ver, en un momento en que se le bajó la venda, lo tenían colgado de una barra. El 5 de junio ella fue trasladada al Estadio Chile. Otra detenida, Eliana Medina, que llegó el 16 de junio de 1974 desde otro recinto ubicado en los subterráneos de la Plaza Bulnes, expresa que Vallejos junto a otros dos presos, Jorge Grez y Agustín Reyes, eran constantemente sacados a interrogatorios y volvían en muy malas condiciones.

            Al parecer, hacia fines de junio, Vallejos fue trasladado a Cuatro Alamos y después volvió a la casa de calle Londres. Igual cosa sucedió con Jorge Grez, Agustín Reyes y otro detenido a quien llamaban "lolo", razón por la cual les decían "los 4 Alamitos". Esto lo recuerda Cristián Van Yurick que fue detenido el 12 de julio de 1974 y llevado a Londres 38. Señala Van Yurick que apenas llegó fue interrogado y torturado y más tarde lo ubicaron en la pieza donde estaban los demás detenidos, pero separado del resto. Dice que Vallejos se acercó a él con frazadas y lo tranquilizó. Se conocían con anterioridad.

            Algo parecido recuerda Adriana Pino, que también llegó detenida el 12 de julio a la casa de calle Londres. Cuenta que Alvaro Vallejos,  la acompañaba al baño por orden de los guardias, oportunidad en que le relataba que era torturado en ese mismo baño, donde le introducían la cabeza en un hoyo del piso que contenía al parecer agua con excremento, que luego lo mojaban entero y le aplicaban electricidad.

            Graciela Mathieu Loguercio también se acuerda de Alvaro Vallejos durante su reclusión en Londres 38, donde ella llegó detenida la medianoche del 15 de julio. Cuenta que el afectado hablaba mucho e interpelaba a los agentes diciéndoles que eran utilizados. Dice que era uno de los pocos que no demostraba miedo a los aprehensores, lo que le había reportado una suerte de respeto de parte de estos sujetos hacia él.

            Esta actitud la recuerda también Patricia Barceló, detenida alrededor del 23 de julio de 1974. Dice que el afectado hacía sonar los tacos, se permitía hacer chistes y caminaba por la pieza, en circunstancias que al resto no se lo permitían.

            En el transcurso de la última semana de julio varios detenidos fueron trasladados a Cuatro Alamos y entre ellos también debió serlo Vallejos, ya que muchos dicen haberlo visto nuevamente con posterioridad a esta fecha en este recinto. Entre quienes lo vieron aquí se encuentran Adriana Pino, Francisco Lagos y Lilian Yáñez.

            Alvaro Vallejos Villagrán había permanecido muy poco tiempo en Cuatro Alamos, ya que a fines de julio o comienzos de agosto de 1974 fue sacado y llevado a Colonia Dignidad, según lo declaró el ex agente de la DINA, Samuel Fuenzalida Devia, el 30 de octubre de 1979 en Alemania, en el juicio que entablara Colonia Dignidad en contra de Amnesty Internacional.

            Fuenzalida expresó que en esa fecha acompañó al Capitán de Ejército llamado Fernando o Fernández a Cuatro Alamos a buscar a un preso que recordaba por su sobrenombre: "Loro Matías", el que era bastante conocido entre los agentes de la DINA. Sabía que era hijo de un Suboficial de Ejército y que estaba destinado a "Puerto Montt", según vio en los kardex de ese organismo. En la DINA se usaba este término para indicar que iban a matar a un preso por tierra. Otro término "La Moneda", se usaba para indicar que lo mismo harían con un preso, pero tirándolo al mar.

            El ex agente contó que Vallejos iba esposado y pidió permiso para llevar sus cosas personales, pero el Capitán le contestó que no las iba a necesitar.

            El viaje lo hicieron en una camioneta Chevrolet y antes de iniciarlo, a la víctima le pusieron scotch en los ojos y encima lentes oscuros. A la llegada a Parral, en el Cruce a Catillo, se cruzaron con otra camioneta con civiles con quienes intercambiaron un santo y seña. El Capitán se bajó y cuando quedaron solos, Vallejos le dijo a Samuel Fuenzalida que tenía la impresión que lo llevaban a un lugar donde ya había sido conducido con anterioridad, porque era el mismo camino. Al llegar al recinto de "los alemanes" como llamaban en la DINA a Colonia Dignidad, los esperaba un automóvil Mercedes Benz color celeste con dos alemanes en su interior, uno de ellos, el más viejo, parecía ser el jefe y lo llamaban "El Profesor". El prisionero fue subido a este vehículo y en seguida ingresaron todos al recinto. Fuenzalida no supo a qué sector llevaron a Vallejos, porque él entró a una casa grande y la víctima continuó con "El Profesor" y el Capitán (Fernando o Fernández). El Oficial llegó a los pocos minutos y rato después "El Profesor", el que dijo "fertig" (en alemán: terminado) e hizo un gesto que el testigo entendió que el preso estaba muerto.

            Al volver a Santiago notó que la ficha del "Loro Matías" había desaparecido del kardex de detenidos. Cabe señalar que el Oficial hablaba en alemán con "El Profesor".

            El nombre de Alvaro Vallejos fue incluido en una nómina que se entregó a los medios de prensa en febrero de 1975, cuando la DINA montó una "Conferencia de Prensa" con cuatro detenido del MIR: Cristián Mallol, Humberto Menanteaux, Hernán González y Hernán Carrasco, los que fueron obligados a decir que el MIR estaba destruido y a la vez entregar públicamente los nombres de numerosos miembros de su Dirección, los que estarían muertos, detenidos, asilados, o fuera del país. Alvaro Vallejos figuraba como "exiliado". Esta "Conferencia" fue de responsabilidad del Mayor Pedro Espinoza Bravo, en esa época Jefe del recinto de la DINA conocido como Villa Grimaldi, y llevada a cabo por el Teniente Miguel Krassnoff y otros Oficiales de la DINA. Los cuatro militantes del MIR obligados a realizar esta operación habían sido detenidos a fines de 1974 y sometidos a interrogatorios y tortura sistemática. Después de participar en este montaje continuaron detenidos y meses después fueron dejados en libertad. Sin embargo, Menanteaux y Carrasco fueron detenidos nuevamente y aparecieron muertos, con sus cuerpos destrozados y claras huellas de tormento en un cerro de Buin.

            Las autoridades en un primer momento negaron la detención de Alvaro Vallejos, pero después la reconocieron, por un Decreto Exento del Ministerio del Interior de fecha 10 de junio de 1974, pero al mismo tiempo informaron que había sido dejado en libertad por otro Decreto de fecha 29 de agosto del mismo año.

            Su cónyuge debió salir del país por razones de seguridad. Durante largos años tuvo prohibición de ingreso a Chile.

           

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            El 29 de mayo de 1974 se interpuso un recurso de amparo en su favor ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 535-74.

            Dieciocho días después informó el Ministro del Interior, General Oscar Bonilla, a la Corte que Alvaro Vallejos no se encontraba detenido por orden de alguna autoridad administrativa, ni se tenían antecedentes de su paradero. Esta respuesta está fechada el 17 de junio de 1974.

            El 21 de junio se resolvió oficiar al Ministerio de Defensa, para saber si había alguna orden en su contra emanada de un Tribunal Militar. Este Oficio se reiteró en cuatro oportunidades durante los cinco meses siguientes, sin que se recibiera respuesta.

            El 7 de noviembre de ese año, el Ministro del Interior, informó que el afectado había sido dejado en libertad según Decreto Exento de ese Ministerio Nº 349. No se menciona fecha alguna, ni de arresto ni de libertad. Se agregó además en esta respuesta que esto "ya había sido informado a la Corte por Oficio Nº 158 de fecha 17 de junio de ese año. Efectivamente el número de Oficio correspondía a la anterior respuesta del Ministro, General Cesar Benavides, pero no así su contenido.

            Con el mérito de esta última respuesta, el 8 de noviembre de 1974, la 6º Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago resolvió rechazar el recurso de amparo y remitir los antecedentes al Juzgado del Crimen correspondiente, puesto que en el alegato el abogado había señalado que el afectado continuaba desaparecido. Esta resolución fue apelada.

            La Corte Suprema, para resolver la apelación, ordenó oficiar al Ministro de Defensa, haciendo presente que esta consulta se había reiterado en cinco ocasiones por la Corte de Apelaciones y no se había respondido. También ordenó al Ministerio del Interior enviar fotocopia del referido Decreto Exento Nº 349 que hacía mención en su informe anterior.

            El 22 de noviembre, la cónyuge de Vallejos dio cuenta a la Corte Suprema que el día anterior, 21 de noviembre, había sido informada en la Cruz Roja Internacional que el Secretario Ejecutivo de SENDET, Coronel Jorge Espinoza Ulloa, había remitido una respuesta oficial a ese organismo internacional indicando que Alvaro Vallejos se encontraba detenido en Tres Alamos. Ese mismo día se habían dirigido a las oficinas de SENDET a requerir información directamente y se les dijo que efectivamente el joven se encontraba detenido, pero no podían indicar el lugar donde permanecía recluido. Con estos antecedentes, se solicitó al alto Tribunal que ordenara de inmediato la comparecencia del afectado o la comisión de un Ministro o Fiscal de la Corte de Apelaciones.

            Pese a estos nuevos datos, la Corte Suprema se remitió a dar por recibido el escrito y esperar las respuestas a las consultas formuladas a los Ministerios de Defensa e Interior.

            El Ministerio de Defensa respondió que no tenía conocimiento de esta detención ya que no había sido denunciado a un Tribunal militar según había informado SENDET, por lo que había remitido la consulta al Ministerio del Interior. Este último, por otro lado, envió la fotocopia del Decreto Exento No.349 que disponía la libertad de Alvaro Vallejos. Estaba fechado el 29 de agosto de 1974 y dejaba sin efecto el Decreto Exento No.140 de esa Secretaría de Estado, de fecha 10 de junio de 1974 que había dispuesto su arresto. La fecha de detención que aquí se menciona, tampoco corresponde con los hechos, ya que el afectado había sido sacado del domicilio de sus padres por agentes de la DINA el 20 de mayo de ese año, veinte días antes que se dictara este Decreto.

            Con estas respuestas y no obstante las evidentes contradicciones en la información entregada por las autoridades, incluyendo la primera respuesta del Ministro del Interior que negó su arresto, la sala de la Corte Suprema presidida por el Ministro Israel Bórquez confirmó la resolución apelada rechazando el amparo y se remitieron entonces los antecedentes al 7º Juzgado del Crimen para que se investigaran los hechos denunciados.

            De esta forma, se inició en dicho Juzgado la causa rol 76.542, por la presunta desgracia de Alvaro Vallejos Villagrán.

            Cumpliendo la orden de investigar emanada de este Tribunal, la policía de Investigaciones efectuó averiguaciones en SENDET, donde fueron informados que Alvaro Modesto Vallejos Villagrán había sido recibido "de la DINA" el 16 de julio de 1974 y había permanecido recluido en Tres Alamos hasta el 29 de agosto del mismo año, fecha de su libertad.

            El 24 de febrero de 1975, su cónyuge interpuso una denuncia por la desaparición del afectado, la que fue acumulada a la causa que se tramitaba. En esta presentación se entregaron los antecedentes de la "Conferencia de Prensa" de los Miristas detenidos, que se había efectuado ese mismo mes, donde se menciona al afectado como exiliado. Se solicitó, asimismo, reiterar Oficios de consulta a las autoridades en relación a este nuevo antecedente. Además, se pidió que los cuatro miristas fueron citados a declarar, lo que no fue acogido por el Tribunal.

            Tres meses demoró en responder el Ministro del Interior, reiterando su libertad y manifestando que con posterioridad no se había dictado ninguna orden en su contra.

            El Ministerio de Relaciones Exteriores demoró casi un año en enviar su respuesta y aunque aparecía fechada en julio de 1975, ésta se adjuntó al expediente el 31 de enero de 1976. En ella se indica que el afectado no figuraba como asilado. Esta información ya la había recibido el Tribunal en julio de 1975 a través de Extranjería, que indicó que Vallejos no figuraba como asilado, cuestionado o refugiado.

            Luego de una última respuesta de SENDET, que afirma nuevamente que la víctima había sido liberado en virtud del Decreto de Interior de fecha 29 de agosto de 1974, el Tribunal resolvió cerrar el sumario el 13 de abril de 1976. Con esa misma fecha se dictó el sobreseimiento temporal de la causa, por no encontrarse acreditado la comisión de un delito en la desaparición de Alvaro Vallejos Villagrán. El 2 de julio de ese año la Corte de Apelaciones de Santiago aprobó dicho sobreseimiento.

            El 29 de mayo de 1991, su hermana, Verónica Vallejos Villagrán, interpuso una querella por secuestro ante el mismo Tribunal, (Rol 76.742), en la que se entregan los antecedentes conocidos con posterioridad en relación a la permanencia del joven estudiante de Medicina en la Colonia Dignidad y los testimonios de otros prisioneros en la casa de calle Londres 38 que estuvieron con la víctima. A diciembre de 1992 esta causa se encontraba en estado de sumario.

            En el último tiempo en esta causa han sido encargados reos dos agentes, Osvaldo Romo Mena en noviembre de 1992 -el mencionado agente, quien vivía en Brasil con identidad falsa, en noviembre de 1992 fue expulsado de ese país y detenido en Chile- el otro agente es Fernando Gómez Segovia, quien tiene encargatoria de reo por cómplice de secuestro desde el 3 de diciembre de 1992.

      


La Tercera  9 de Septiembre 2000

Allanan Dignidad y detiene a jerarca

Uno de los principales encargados de la seguridad de Paul Schäfer, el colono Gerhard Mücke, fue detenido ayer durante un allanamiento efectuado al interior de la ex Colonia Dignidad por orden del ministro Juan Guzmán Tapia, quien en el marco de las 170 querellas en contra del general (R) Augusto Pinochet, investiga la desaparición al interior del enclave alemán del militante del MIR, Alvaro Modesto Vallejos Villagrán, apodado "el loro" Matías.  Según altas fuentes de la Policía de Investigaciones, la detención de Mücke fue decretada por el propio juez Guzmán, quien en abril del año pasado dictó una orden de aprehensión en contra de Schäefer por la desaparición de Vallejos y ya estableció el nexo de cooperación que habría entre la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina) y Colonia Dignidad, a partir de 1973.  Según el Informe Rettig, Vallejos tenía 25 años al momento de su detención desde su domicilio, en Santiago, el 20 de mayo de 1974 por agentes de la Dina. Testigos han señalado que fue visto en los recintos de Londres 38, en Cuatro Alamos y luego trasladado a Colonia Dignidad, desde donde desapareció.  Mücke -guardaespaldas de Schäfer y de profesión pintor de brocha gorda- está siendo investigado por Guzmán por supuestos antecedentes que indican que el colono recibió a Vallejos Villagrán en Colonia Dignidad, en 1974. Tales informaciones se basan en el testimonio judicial entregado por el ex agente de la Dina Samuel Fuenzalida Devia, quien aseguró que él personalmente entregó al mirista a Schäfer y a otro integrante de la Colonia, quien sería Mücke.

El ex Dina Fuenzalida Devia, apodado "el gato" -quien también ha declarado en Argentina por el caso Prats- desertó de ese organismo de inteligencia en 1976 y se radicó en Europa. En varias ocasiones ha entregado información pública sobre casos de violaciones a los derechos humanos.

 EL MOSTRADO 14 de Septiembre de 2000

Deciden situación procesal de segundo líder de Dignidad

Desde el pasado viernes se encuentra detenido en Santiago y ya fue sometido a interrogatorios para comprobar su responsabilidad en la desaparición de Alvaro Modesto Vallejos Villagrán. En el transcurso de esta tarde el ministro de fuero, Juan Guzmán Tapia, deberá decidir la situación procesal del segundo líder de la ex Colonia Dignidad, Gerhard Mucke, aprehendido la semana pasada durante el allanamiento que se hizo a Villa Baviera, debido a su implicancia en la desaparición del mirista Alvaro Modesto Vallejos Villagrán.

 EL MOSTRADOR 2 de Noviembre de 2000

Tercer hombre de Colonia Dignidad declara ante ministro Guzmán.

Kurt Schnellekamp fue detenido por Investigaciones por orden del ministro de fuero, Juan Guzmán, en el marco de la investigación que instruye por la desaparición del militante del MIR Alvaro Vallejos Villagrán. El tercer "hombre fuerte" de la Colonia Dignidad, Kurt Schnellekamp, declara a esta hora ante el ministro fuero, Juan Guzmán Tapia -quien instruye las casi doscientas querellas contra el desaforado senador vitalicio Augusto Pinochet- en el cuartel central de Investigaciones.

Fuentes policiales aseguraron que Guzmán interrogará a Schnellekamp y posteriormente lo careará con el segundo hombre de la Colonia, Gerhard Mücke. Este último fue sometido a proceso por el ministro el pasado 14 de septiembre por el delito de secuestro calificado en la persona de Vallejos Villagrán.

El Mercurio 5 de Diciembre 2000

Corte de Apelaciones confirmó expulsión de Gerhard Mucke
 La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó hoy la expulsión de Chile del segundo jefe de Colonia Dignidad, Gerhard Mucke, al rechazar un recurso de protección interpuesto por su defensa. El Gobierno decretó la expulsión de Mucke el 11 de octubre de 2000 después de que le revocara el beneficio de permanencia en Chile a causa de sus problemas judiciales, pero la medida aún no ha sido ejecutada debido a que primero debe responder ante los tribunales por los procesos que se instruyen en su contra. Gerhard Mucke está procesado por los delitos de atentado contra la autoridad, encubrimiento de abusos deshonestos y secuestro calificado. El lugarteniente de Schaefer fue procesado por el juez Guzmán por el caso de Alvaro Vallejos Villagrán, de 25 años, estudiante de Medicina de la Universidad de Chile, quien fue detenido por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) y visto por última vez en el enclave gemano.

Primera Linea 10 de Julio 2002

Juez Guzmán procesa a tres oficiales en retiro

El magistrado sometió a proceso como autores del delito de secuestro calificado de 15 detenidos desaparecidos a los ex gobernadores de Parral, coronel ® de Ejército Hugo Cardemil Valenzuela y al coronel ® de Carabineros Pablo Caulier Grant, además del suboficial ® de Carabineros Luis Alberto Hidalgo

 Sus primeros procesamientos después del sobreseimiento definitivo de Augusto Pinochet dictó ayer el ministro instructor Juan Guzmán, con lo que el magistrado marcó la línea que seguirá de no declararse incompetente para seguir conociendo de los distintos procesos acumulados en sus manos, a pesar del sobreseimiento definitivo del ex jefe del Ejército.
El juez Guzmán sometió a proceso como autores del delito de secuestro calificado de quince detenidos desaparecidos a los ex gobernadores de Parral, coronel ® de Ejército Hugo Cardemil Valenzuela y al coronel ® de Carabineros Pablo Caulier Grant, además del suboficial ® de Carabineros Luis Alberto Hidalgo.
El magistrado se encuentra además trabajando en nuevos procesamientos por otros procesos que instruye, los que dictaría en los próximos días. Los encausamientos fueron dictados por el secuestro y desaparición de: Enrique Carreño González, Rolando Ibarra Ortega, Edelmiro Valdés Sepúlveda, Haroldo Laurie Luengo, Hernán Sarmiento Sabater, Armando Morales Morales, José Luis Morales Ruiz, Aurelio Peñailillo Sepúlveda, Luis Pereira Hernández, Armando Pereira Merino, Oscar Retamal Pérez, José Riveros Chávez, Enrique Rivera Cofré, Hugo Soto Campos y Víctor Vivanco Vásquez.
Todos fueron detenidos entre el 11 de septiembre de 1973 y 1974 en Parral, conducidos a la comisaría y a la cárcel de la ciudad, pero en varios casos su rastro se perdió luego de ser puestos a disposición de la Fiscalía Militar de la zona. En algunos de los casos sus familiares han manifestado que existen antecedentes de que éstos habrían sido llevados a Colonia Dignidad, a 40 kilómetros al este de Parral.
De ellos, Carreño González, Morales Morales, Peñailillo Sepúlveda, Retamal Pérez, Riveros Chávez y Soto Campos, aparecen en el informe de las Fuerzas Armadas emanado de la mesa de diálogo sobre derechos humanos, como lanzados al río Putagán.
El magistrado dictó estos nuevos autos de reo inmediatamente tras regresar el lunes pasado de una licencia médica, la que se inició el mismo lunes 1 de julio, fecha en que la Segunda Sala Penal de la Corte Suprema emitió el fallo que sobreseyó definitivamente a Augusto Pinochet de la causa Caravana de la Muerte, debido a una “enajenación mental” ocasionada por una “demencia vascular incurable”.
Originalmente esta investigación se inició en Parral a partir del Informe Rettig en 1991, luego la tomó el juez del Séptimo Juzgado del Crimen de Santiago Lientur Escobar, que investigaba la desaparición en Colonia Dignidad del militante del MIR Alvaro Vallejos Villagrán. Tras múltiples vaivenes procesales, la causa llegó a la justicia militar, desde donde fue rescatada por abogados del Codepu y terminó acumulada en las manos del juez Guzmán.
La abogada querellante Julia Urquieta valoró que “finalmente se está haciendo justicia con las víctimas y los familiares de Parral. Varios de los desaparecidos de Parral fueron a parar a Colonia Dignidad”, dijo la abogada. Si bien estos desaparecimientos ocurrieron en Parral antes de que allí comenzara a operar el cuartel de la DINA en 1975, en las primeras investigaciones fue inculpado el jefe de la Brigada Sur de la DINA, coronel ® Fernando Gómez Segovia


25 de Marzo La Discusion
Piden que declaren conscriptos por desaparecido en Dignidad
La presunción respecto a la posible responsabilidad de los jerarcas
de Colonia Dignidad, en la desaparición del fotógrafo Ricardo
Troncoso León, ocurrida en octubre de 1973, motivó la solicitud a
la justicia para que cite a declarar a una serie de testigos, entre los
que se cuentan al menos dos conscriptos. La diligencia será
encargada al tribunal por Ignacio Marin, abogado del Programa
de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, quien pedirá
las indagaciones en virtud de la detención del jerarca alemán Paul
Schaefer y su procesamiento por la desaparición de Alejandro
Vallejos, integrante del MIR. “Existen antecedentes de que
Ricardo Troncoso y también algunos otros, fueron trasladados a
Colonia Dignidad durante su detención, sin conocerse
posteriormente su paradero”, precisó el profesional. Tales
versiones, sostuvo Marin, confirmarían que la relación entre
organismos represores de la dictadura y la red de protección de
Colonia Dignidad, la que se habría extendido también a Chillán. El
abogado anunció entre las diligencias más probables, la citación a
algunos conscriptos que habrían visto a Troncoso, que habrían
presenciado cuando una patrulla habría retirado al detenido desde
el regimiento Chillán donde se encontraba detenido.
Fotografo y director de teatro
Según datos que constan en el Proyecto Internacional de Derechos
Humanos, organismo no gubernamental,
el fotógrafo Ricardo
Troncoso, casado, un hijo, militante del MIR y director de un grupo
de teatro de la Iansa, fue detenido el primero de octubre de 1973,
por una patrulla de carabineros de la Segunda Comisaría de
Chillán. El 6 de octubre Mercedes Sánchez se entrevistó con el Jefe
del Servicio de Inteligencia del Ejército de Chillán, Teniente
Morales, quien le afirmó que Ricardo Troncoso había sido muerto
por los carabineros. Posteriormente negaría haberlo afirmado. De
igual modo su familiar, el entonces Ministro de la Corte de
Apelaciones de Chillán Lionel Beraud, también fue informado de
que a Ricardo Troncoso lo mataron carabineros. Además, el
agregado de prensa en la Gobernación de Ñuble en 1973, Ricardo
Jorquera, le informó haber visto el nombre de Ricardo Troncoso en
el Libro de Registro de la 2da. Comisaría de Chillán. De otros
detenidos el mismo día 1° de octubre, y que fueron llevados a la 2da.
Comisaría de Chillán, fueron encontrados sus cuerpos a finales de
ese año 1973, en la ribera del río Ñuble, bajo el puente El Ala. Eran
9 los cuerpos, todos amarrados con alambre. A lo menos 6 de éstos
no fueron identificados..

Sábado 12 de julio de 2008     Cooperativa.cl         

Dos coroneles en retiro son procesados por desaparición de ex militante del MIR

La justicia procesó a dos coroneles en retiro de Carabineros como presuntos autores del secuestro y desaparición del estudiante universitario Álvaro Vallejos Villagrán, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y detenido el 20 de mayo de 1974 en su casa por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

 La resolución del juez Juan Eduardo Fuentes recayó sobre los ex coroneles César Manríquez Bravo y Ciro Torré, quienes se desempeñaron como agentes de la DINA y ya cuentan con procesos por otras causas por violaciones a los derechos humanos.

 Vallejos Villagrán fue visto por última vez en los centros de tortura y reclusión "Londres 38" y "Cuatro Álamos", y posteriormente fue trasladado al enclave alemán Colonia Dignidad, en el sur de Chile, donde desapareció.

Lunes 6 de octubre de 2008   La Nación

Corte reabre investigación por el mirista Álvaro Vallejos

Las pesquisas apuntan a la responsabilidad de Manuel Contreras, Miguel Krasnoff y Basclay Zapata en la desaparición de Vallejos, quien fue torturado en Londres 38 y Cuatro Álamos, para luego perderse su pista en Colonia Dignidad.

La Corte de Apelaciones de Santiago ordenó al ministro Jorge Zepeda reabrir la investigación por el secuestro y desaparición del militante del MIR Álvaro Vallejos Villagrán.

El joven militante fue sacado de su casa por agentes de la DINA el 20 de mayo de 1974 y conducido al centro de detención clandestino Londres 38, donde fue sometido a tormentos. Después Vallejos fue trasladado a Cuatro Álamos y luego llevado a Colonia Dignidad, donde según la investigación lo recibió el propio Paul Schäfer junto a Gerhard Mücke, uno de los jerarcas del clan. Ambos están procesados en esta causa junto a otros responsables de las torturas y traslados de Vallejos Villagrán.

En diciembre pasado el juez Zepeda no dio lugar a la reapertura de la investigación, a pesar de que a juicio de los querellantes adolecía de varias deficiencias. Por ello el Consejo de Defensa del Estado (CDE) recurrió a la Corte argumentando que existían diligencias pendientes que apuntan a la responsabilidad del ex jefe de la DINA Manuel Contreras, el brigadier (R) del Ejército Miguel Krasnoff y el suboficial (R) Basclay Zapata.

Masivos interrogatorios

El primero de octubre pasado los ministros Alejandro Madrid, Adelita Ravanales y el abogado integrante Benito Mauritz acogieron lo solicitado por el CDE y ordenaron a Zepeda que cumpla con varias diligencias.

Entre ellas están los masivos interrogatorios a civiles y miembros del Ejército que integraron organismos de represión, además de integrantes de la secta alemana. Las citaciones fueron despachadas para Pedro Espinoza, César Manríquez, Marcelo Moren, Orlando Manzo, Hartmut Hopp, Fernando Lauriani, Ricardo Lawrence, Harald Tymm, Kart van den Berg y Pedro Vergara, entre otros.

Asimismo, se despachó una orden para la Jefatura Nacional de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones (PDI) para que tome declaración en calidad de testigos al menos a cuatro compañeros de prisión de Vallejos, como Juan Enrique Casassus y Enrique Arce. También se dio curso al trámite de un exhorto en el cual declararán por escrito familiares de Vallejos que viven en el extranjero producto del exilio.

La Corte ordenó a la policía que informe al juez Zepeda detalladamente sobre las relaciones que tuvieron los miembros de Dignidad y los agentes de la DINA y de la CNI de la época.

La resolución señala que "aparece de los antecedentes que no se encuentra agotada la investigación y que es necesario llevar a cabo determinadas diligencias". Esto último en alusión a la responsabilidad que les compete a los querellados Contreras, Krasnoff y Zapata.

Álvaro Vallejos Villagrán tenía 25 años cuando fue separado de sus padres, esposa y su pequeño hijo por agentes de la DINA. Estudiaba en la Universidad de Chile y por las noches trabajaba con el periodista Augusto Carmona, miembro del comité central del MIR.

Colonia Dignidad fue utilizada por la DINA como recinto para hacer desaparecer prisioneros, y además como centro de preparación de agentes y de recreación, siendo personalmente atendidos por "su dueño", el Tío Permanente como también se conoce a Schäfer.

 

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 

 

    

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015