Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Barbara Uribe Tamblay


Fecha de detencion: 10/7/74
Edad a la fecha de detencion: 20 anos
Cedula de Identidad: 6.364.277.0
Profesion: Estudiante


Nació el 3 de Diciembre de 1953, en Santiago. Procede de una familia numerosa compuesta por cuatro hermanas mujeres. Su padre Enrique Uribe Vásquez. arquitecto y su madre Teresa Tamblay le transmiten desde pequeña los problernas de la sociedad, en los cuales deberá desenvolverse. Su sentido por la justicia se presenta desde los primeros años de vida, en los colegios que estudia se destaca precisamente por ello y sufre las consecuencias de una educación escolar represiva. Numerosas veces debieron recurrir los padres a la Dirección de los colegios para recibir las quejas de esta alumna "rebelde". Inteligente, despierta, generosa, profundamente leal y tal vez una cualidad que la distinguia, su rectitud, fueron elementos de su personalidad. Desde chica desarrollo círculos a su alrededor, donde de inmediato se destacaba por su capacidad de lider.

Barbara vivia en una época difícil, los conflictos generacionales eran grandes y ella los enfrentó. Vivia una adolescencia como todos, y fue la que más tardo en incorporarse organizadamente al trabajo politico y social. Sus hermanas ya lo habian hecho desde antes. Esto la marcó
positivamente, pues desde el momento que asume el compromiso de luchar infatigablemente por la justicia, por la libertad y la democracia lo hace profundamente convencida. Sus principios no eran superficiales y su entrega era total.

Hizo sus estudios en el Liceo No. 7 de Ninas, y el Liceo 11 de Macul, siendo en este último donde ya se empieza a destacar como estudiante consecuente.

Al salir del Colegio, ella decide no ingresar a la Universidad y realiza un curso de secretaria para incorporarse rápidamente a laborar, con el fin de lograr una independencia económica e
individual.

Bárbara tenia la belleza de toda joven idealista, su pelo color miel y su cuerpo ágil despertaba las miradas de sus amigos, varias veces fue propuesta para hacer de modelo, sin embargó, desechó esas oportunidades para asumir otra forma de vida.

Su felicidad plena la logra cuando conoce a Edwin Van Yurich Altamirano, a los 7 años, ambos eran aún estudiantes. Los unia el compromiso de lucha y e! desafio de establecer una relación diferente, un nuevo tipo de relación. Ambos hacen frente a una serie de obstáculos y se casan en diciembre 1973.

El 11 de septiembre de 1973, Bárbara sabe claramente los riesgos de la nueva situacion. Sufre y llora por los caídos, se mueve escondiendo companeros, consigue recursos y va donde los pobladores que habian pasado a formar parte de su vida y de la de su compañero.

  BARBARA Y EDWIN ]


Ella y Edwin eran militantes del MIR. El tiempo pasa y son los meses más duros de 1974, se encontraba trabajando en uná empresa fotográfica, como secretaria. En la mañana de ese dia es detenido su compañero Edwin y luego, en la tarde, vienen por ella. A las 20 horas llega hasta el domicilio de su suegra, doña Ruth Altamirano Hearnest, con quien vivía, un individuo que dijo llamarse "TITIN'' acompañado por otras personas de civil que esperaban en una camioneta
frente a la casa, eran más o menos tres o cuatro. Bárbara sale con él al antejardin de la casa y es introducida a la camioneta en la que se movilizaban estas personas desconocidas. Posteriormente, es allanado el domicilio en diferentes oportunidades, asi como el lugar de
trabajo de Bárbara.

Numerosos testimonios de mujeres que estuvieron con ella dejan claro el espíritu fuerte de Bárbara. Ella conversa con las detenidas de Londres 38, de 4 alamos, logra hablar con Edwin, y está dispuesta a seguir la misma ruta que su marido, aún hasta la muerte.

Los testigos de su detencion, de los lugares de tortura son Tamara Valdés (exiliada en México), quien realizó un largo testimonio por la pareja. La familia desde el mismo momento de la detención agotó los medios, las puertas se cerraron y pronto además prácticamente todos fueron detenidos, el padre, sus hermanas, dos de las cuales están exiliadas. Por la descendencia de Edwin, ellos son reconocidos como ciudadanos ingleses, por lo que la Embajada Británica realizó
gestiones. La respuesta fue la de que se encontraban eventualmente detenidos e incomunicados. Es decir, el Ministerio del Interior reconoció la detención de ellos. No obstante, se recorrieron todos los campos de concentración, las prisiones, se recurrió a los liberados y no se pudo obtener mayores datos.

Un personaje siniestro actúa en la detención de Bárbara y es Osvaldo Romo, quien él mismo después se jacta frente a sus familiares de haberla detenido. El tortura a Cristián (hermanó de Edwin), a Bárbara y Edwin. El mismo participa en las torturas de sus hermanas. Para la
familia, la desaparición de Bárbara y Edwin han sido los golpes más grandes. Ellos han dejado un enorme vacio, sus jóvenes vidas, ambos de 20 años al momento de su detención cortó las esperanzas de una vida mejor. No se puede dejar descansar el espíritu no sabiendo qué es lo
que pasó con ellos, dónde están, quiénes son los culpables, y luego realizar un juicio a los asesinos. La desaparición de ellos, el exilio de otros miembros de la familia, la cárcel, la tortura, son parte de este régimen. Y esta familia ha aprendido a tener paciencia y no dejarse abatir. Sabe que llegará el momento de la verdad, de la justicia y entonces se podrá saber el paradero de todos los detenidos-desaparecidos.

Bárbara le dijo a una de las presas de 4 Alamos: "yo sé que se llevan al flaco (Edwin) y lo van a matar, yo soy su campanera y quiero seguir su mismo camino, no soportaría la vida sin el. "

 

 


20 de Noviembre 2004 El Mercurio

Ese año, 14 casos de desaparecidos fueron amnistiados.

Uno de ellos fue el de Joel Huaiquiñir Benavides. El fallo fue pronunciado por los ministros Roberto Dávila, Adolfo Bañados, Luis Correa Bulo, los abogados integrantes Vivian Bullemore y Mario Verdugo, y el Auditor General del Ejército, Fernando Torres Silva.

El fundamento de mayoría fue que la acción penal estaba prescrita ya que el proceso estuvo más de 16 años paralizado después del sobreseimiento temporal dictado por el juez de primera instancia (el reciente fallo de la Suprema estableció que la prescripción rige desde el momento que se cometió el eventual homicidio, fecha que debe acreditarse); que la declaración de la muerte presunta de la víctima, solicitada por su cónyuge, permitía considerar legalmente fallecido a la víctima desde julio de 1976, "lo que también sirve para reafirmar la aplicación del DL 2.191 sobre amnistía"; y que los Convenios de Ginebra no eran aplicables porque presuponen una situación de guerra y en los hechos pesquisados el país vivía sólo un estado de conmoción interna.

En 1998 -a raíz de la reforma impulsada por la entonces ministra de Justicia, Soledad Alvear, que incorporó ministros más jóvenes y abogados externos-, la Sala Penal integró nuevos jueces nombrados en democracia. Entre ellos, Enrique Cury y Alberto Chaigneau.

En septiembre de ese año, el tribunal reabrió el caso por la desaparición de Enrique Poblete Córdova  y desechó amnistiarlo.

Un mes antes, sin embargo, otro fallo había hecho celebrar a ex militares. Se había amnistiado y cerrado definitivamente el caso de Bárbara Uribe y Edwin van Yurick. El imputado era Osvaldo Romo Mena.

La Suprema señaló que a él le habría sido materialmente imposible "continuar su participación en el secuestro" ya que había salido fuera del país.

8 de Septiembre 2005 La Nacion

Querella contra la DINA y Pinochet por miristas desaparecidos

Dos querellas contra el ex comandante en jefe del Ejército, general (R) Augusto Pinochet Ugarte y miembros de la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), interpusieron familiares de tres miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) que desaparecieron en 1974. El abogado Nelson Caucoto entabló un escrito a favor del matrimonio formado por Bárbara Uribe y Edwin Van Yurick; y el jurista Carlos Cáceres por Violeta López, quienes fueron arrestados y posteriormente trasladados al centro de detención donde se les perdió el rastro

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015