Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

CLAUDIO ROMULO TOGNOLA RIOS

Rut       : 3.069.009

F.Nacim. : 08-08-31, 42 años a la fecha de su detención

Domicilio : Población de SOQUIMICH, Tocopilla

E.Civil  : Casado, 4 hijos

Actividad : Médico Obstetra

C.Repres. : Partido Socialista, miembro de la Dirección de ese Partido en Tocopilla; Médico Jefe de la Maternidad del Hospital de Tocopilla y médico de la Sociedad Química de Chile (SOQUIMICH)

F.Detenc. : 16 de septiembre de 1973

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            Claudio Rómulo Tognola Ríos, médico obstetra, casado, padre de cuatro hijos, dirigente del Partido Socialista, fue detenido el día 16 de septiembre de 1973, alrededor de las 21:30 horas, durante la vigencia del toque de queda, en su domicilio de la ciudad de Tocopilla y en presencia de Rosa Vega Carrasco -madre de una hija de Tognola Ríos-. Su detención la efectuó el Jefe de Investigaciones de Tocopilla, de apellido Fuentes, junto a una patrulla de militares, los que se movilizaban en una camioneta color verde perteneciente a la Corporación del Cobre (CODELCO). El afectado permaneció recluido en la Comisaría de Carabineros de Tocopilla y en la Cárcel de esa ciudad, siendo visto por testigos. Fue sometido a proceso en la Fiscalía de Carabineros junto a Luis Orocimbo Segovia Villalobos, Carlos Miguel Garay Benavides (desaparecidos en las mismas circunstancias que la víctima), a Freddy Alex Araya Figueroa y a Reinaldo Armando Aguirre Pruneda (ejecutados). En los primeros días de octubre de 1973, todos ellos fueron llevados a una mina abandonada, ubicada a 15 kilómetros al norte de Tocopilla, en donde se les dio muerte. El cuerpo de Claudio Tognola fue recuperado e identificado sólo 17 años más tarde, en septiembre de 1990. Rosa Agustina Vega Carrasco declaró que con Claudio Tognola llegaron a vivir a Tocopilla en junio de 1972, en donde él se desempeñaba como médico en el Hospital y en SOQUIMICH. Incluso, después del 11 de septiembre de 1973, siguió trabajando normalmente y las autoridades militares le concedieron un salvoconducto para transitar en horas de toque de queda. Una semana más tarde, el 16 de septiembre de 1973, fue detenido por el jefe de Investigaciones y una patrulla militar. Le dijeron que iban a buscarlo para hacerle una preguntas y nada más. El 17 de septiembre, Rosa Vega conversó por teléfono con el Capitán Rodolfo Silva, de la Comisaría de Tocopilla, quien le dijo que la situación estaba grave para el afectado porque estaba involucrado en el "Plan Z". A las 11:00 de la mañana, la testigo se dirigió al recinto policial y vio cuando estaban trasladando a varios detenidos hacia la Cárcel Pública. Los llevaban a pie y con las manos en la nuca. Entre ellos iba Claudio Tognola.

            En el recinto carcelario, Rosa Vega no pudo verlo, sin embargo, concurría a diario a dejarle comida. En los primeros días de octubre, ella habló con el Fiscal de Carabineros Juan Salazar Lafterry, el que le dijo que el afectado estaba siendo procesado por pertenecer al Partido Socialista y la autorizó para que viera a la víctima durante tres minutos. La declarante recuerda que el afectado se veía mal y pálido. El doctor Tognola le dijo que se quedara tranquila y que pronto iba a salir en libertad.

            Por su parte, Pedro Rojas Jorquera, a la sazón recluido en la Cárcel de Tocopilla, vio cuando sacaron de dicho plantel al afectado, a Carlos Miguel Garay y a Luis Orocimbo Segovia, en los primeros días de octubre de 1973.

            Además, el 3 de octubre de 1973, en la tarde, cuando Rosa Vega  se encontraba en el Hospital de Tocopilla, fue informada de la supuesta fuga de Claudio Tognola. De inmediato se dirigió a hablar con el Fiscal Juan Salazar, quien le expresó que cuando se realizaba una diligencia en una mina, Tognola y otros detenidos habían huido hacia el interior del socavón, el que tuvieron que tapiar. Posteriormente, ella supo que un funcionario carabinero al que le decían "Cacho" Valdivia, de la Comisaría de esa ciudad, había comentado haber dado muerte a Tognola.

            Rosa Canales -cónyuge de la víctima y madre de tres de los hijos de la víctima, residente en Santiago- al no tener noticias del afectado, llamó por teléfono al Hospital de Tocopilla, informándose que Tognola Ríos se encontraba detenido. Entre el 10 y el 20 de octubre de 1973, viajó a esa ciudad, logrando ser recibida por el Teniente Coronel de Carabineros Luciano Astete Almendras, quien le dio la información de la huida de Claudio Tognola, diciéndole que volviera un mes más tarde a buscar un documento que le otorgaría la Fiscalía Militar de Antofagasta y en el que constaría el desaparecimiento del doctor Tognola, el que nunca le fue entregado. Además, le prohibió hacer uso de bienes de la sociedad conyugal, incluyendo un automóvil que  -le dijo-  debía ser vendido en Tocopilla. Según informaciones obtenidas por la testigo, el traslado del afectado y los otros detenidos a la mina, se realizó en un furgón de Carabineros y participaron en éste un Mayor de Carabineros de apellido Salazar, un Capitán de apellido Silva, el Teniente de Carabineros Alex Cantín y el Cabo Valdivia.

            El 6 de octubre de 1973, se publicó en la prensa de la zona un comunicado oficial firmado por el Delegado Jefe de Zona en Estado de Sitio de Tocopilla, Teniente Coronel y Prefecto de Carabineros Luciano Astete Almendras, en el que se daba cuenta de una falsa fuga de un grupo de detenidos, dicho comunicado señalaba lo siguiente: "Se pone en conocimiento de la ciudadanía que hoy, a las 08:30 horas, en circunstancias que personal de las Fuerzas Armadas y Carabineros cumplían una diligencia de la Fiscalía Militar en una mina ubicada a 15 kilómetros al norte de Tocopilla, aprovechándose que este personal desenterraba una gran cantidad de dinamita, amón gelatina, los prisioneros Carlos Garay Benavides, Luis Segovia Villalobos, Claudio Tognola Ríos, Freddy Araya Figueroa y Reinaldo Aguirre Pruneda, se dieron a la fuga hacia el interior de la mina y a pesar de gritarles alto en reiteradas oportunidades, no obedecieron la orden de detención, motivo por el cual se disparó sobre ellos". Se finalizaba diciendo que Araya y Aguirre habían sido dados de baja en el mismo lugar, mientras el afectado, Garay y Segovia, huían lesionados. Esta versión de los hechos también fue comunicada oficialmente a la señora Adriana Benavides, madre de Miguel Garay.

            Los restos de Reinaldo Aguirre Pruneda y Freddy Alex Araya Figueroa, fueron llevados a la morgue local. Ambos certificados médicos de defunción daban como fecha de muerte el 4 de octubre de 1973, en la vía pública, Tocopilla, a las 07:00 de la mañana. La causa: estallido cerebral por herida de bala. La inscripción de las respectivas defunciones se practicó por orden judicial, sin que se indicara el número de rol de la causa ni el Tribunal que emitió dicha orden. Por su parte, Claudio Tognola, Carlos Miguel Garay y Luis Segovia -los supuestos fugitivos- debieron esperar hasta 1990, fecha en que organismos de Derechos Humanos de la zona hicieron la denuncia judicial relativa a que en la mina "La Veleidosa" se encontrarían los cuerpos de algunos de los detenidos-desaparecidos. Cuando por orden del Tribunal se excavó en dicha mina, a 380 metros de profundidad, fueron encontradas las osamentas de las víctimas, con evidentes signos de haber sido dinamitadas. Los trabajos de exhumación duraron más de un mes. El sitio donde se encontraban los restos era de muy difícil acceso de gran riesgo para quienes trabajaban allí. Los cuerpos habían sido tirados a la mina y debido a que este hecho fue conocido por lugareños, años más tarde se dinamitó el lugar para dificultar el acceso. Los restos de Claudio Tognola fueron positivamente identificados.

            En el año 1991 los restos de Claudio Tognola fueron trasladados a Santiago, donde se les dio sepultura definitiva en el Cementerio General.

 

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            En el Primer Juzgado Militar de Antofagasta se tramitó una querella por homicidio del afectado, en 1989, rol N°230-89. El 6 de septiembre de 1989, dicho Tribunal aplicó el D.L. 2.191 de abril de 1978, sobre amnistía, sobreseyendo total y definitivamente la causa. Se apeló de la resolución a la Corte Marcial de Santiago, la que aprobó el fallo en agosto de 1990. Se recurrió entonces de Queja a la Corte Suprema, encontrándose aún pendiente su fallo.

            Además, en junio de 1990, la Comisión de Derechos Humanos de Tocopilla interpuso ante el Primer Juzgado del Crimen de esa ciudad una querella por inhumación ilegal, la que fue rolada con el N°3232. A raíz de esta presentación se efectuaron las excavaciones en la mina "La Veleidosa", las que tuvieron como resultado el hallazgo de los restos de la víctima y su identificación.

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 
  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015