Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

 JOSE EDUARDO SANTANDER MIRANDA

   

Rut       : 4.805.124 Santiago

F.Nacim. : 20-04-47, 29 años de edad a la fecha de su detención.

Domicilio          :           Avda. Central 305, San Bernardo, Santiago

E.Civil  : Casado, dos hijos

Actividad : Operador IBM

C.Repres. : Ex dirigente juvenil de la CUT, ex dirigente Sindical de la Tesorería General de la República, militante del Partido Comunista

F.Detenc. : 6 de agosto de 1976

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            José Eduardo Santander Miranda, casado, 2 hijos, dirigente sindical, militante comunista, exonerado de la Tesorería General de la República luego del 11 de septiembre de 1973, fue detenido por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional, DINA, el 6 de agosto de 1976, alrededor de las 09:30 horas, en la Avda. Central de San Bernardo, en circunstancias que se dirigía a tomar el bus para dirigirse a Santiago. Los aprehensores fueron cuatro civiles que se movilizaban en un vehículo de color celeste, marca Chevrolet, sin patente, al cual la víctima fue introducido a la fuerza. José Santander, al momento de ser capturado, gritó a las personas que presenciaron los hechos, entre los que se encontraban su hermana Lidia Santander Miranda, Sonia Carroza Silva y María Toledo Quezada, que avisaran a su cónyuge que era objeto de un arresto por agentes de la DINA. Tras ser subido al mencionado vehículo, fue trasladado con destino desconocido perdiéndose desde entonces todo rastro acerca de su persona.

            Tres días después, el 9 de agosto de 1976, otros 5 dirigentes sindicales pertenecientes al Partido Comunista fueron detenidos por la DINA y trasladados a Villa Grimaldi, desde donde desaparecieron. Ellos son Víctor Hugo Morales Mazuela, José Enrique Corvalán Valencia, Pedro Eduardo Silva Bustos, Jorge Salgado Salinas y Mario Jesús Juica Vega. En 1976, en una acción concertada los organismos de seguridad, principalmente la DINA y el Comando Conjunto, procedieron a detener a militantes y dirigentes del Partido Comunista de Chile, encontrándose muchos de ellos desaparecidos. Sólo de los detenidos en agosto de 1976, permanecen 24 dirigentes comunistas desaparecidos.

            Cabe destacar que anteriormente, el 18 de diciembre de 1973, Santander Miranda había sido detenido y trasladado al Cuartel General de Investigaciones siendo dejado en libertad el 28 del mismo mes y año. Incluso, antes de esa fecha, su domicilio fue objeto de allanamientos por parte de los Servicios de Seguridad.

            Su familia realizó múltiples diligencias y averiguaciones con el objeto de dar con su paradero, pero todas resultaron infructuosas. Las gestiones judiciales tampoco dieron resultado, pese a que en el respectivo proceso judicial por su desaparecimiento, constan las declaraciones de los tres testigos que presenciaron su detención y detallan la forma en que ocurrieron los hechos. Su familia aún desconoce la suerte que corrió en manos de sus captores.

 

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            El 6 de agosto de 1976 se presentó un recurso de amparo en su favor ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 714-76, en el cual se expusieron las circunstancias precisas de la detención del afectado. Con el sólo mérito del informe negativo del Ministro del Interior, el 27 de septiembre de 1976, el recurso fue rechazado remitiéndose los antecedentes al Juzgado del Crimen de San Bernardo a fin de instruir proceso por el desaparecimiento de José Santander.

            A fines de septiembre de 1976, el Juzgado del Crimen de San Bernardo inició la causa rol 45.524, proceso que fue sobreseído temporalmente, y cuya resolución fue aprobada por la Corte de Apelaciones el 6 de abril de 1979.

            Anteriormente, el primero de septiembre de 1976, se presentó denuncia por presunta desgracia ante el Juzgado del Crimen de San Bernardo, rol N°45.339, en cuya tramitación prestaron declaración las testigos Lidia Santander Miranda, Sonia Carroza Silva, y doña María Eliana Toledo Quezada quienes expresaron haber sido testigos presenciales del arresto de la víctima. Asimismo, se recibió respuesta negativa del Ministerio del Interior, Policía Internacional, Registro Civil e Identificación, los distintos cementerios de la capital, DINA, Instituto Médico Legal, Secretaría Ejecutiva Nacional de Detenidos, SENDET, y de los Servicios de Inteligencia de Carabineros, Fuerza Aérea de Chile e Investigaciones. En la respectiva orden de investigar diligenciada por el Servicio de Investigaciones, se entrevistó a la denunciante quien ratificó los términos de la denuncia, y las consultas realizadas en SENDET, DINA y las averiguaciones hechas directamente a los Campamentos 3 y 4 Alamos dieron resultados negativos.

            El 6 de febrero de 1980, el Juez don José Rojas Alburquerque se percató que en ese mismo Tribunal se había tramitado la causa rol 45.524 que trataba los mismo hechos y que se encontraba sobreseída temporalmente, procediendo a archivar los antecedentes del proceso rol 45.339-3 sin dictar la debida resolución de sobreseimiento. La Corte de Apelaciones Presidente Aguirre Cerda ordenó que los autos fueran devueltos al Tribunal de origen, a fin que el juez procediera a dictar la resolución correspondiente conforme a derecho. Sin embargo, el magistrado de San Bernardo ordenó nuevamente el archivo de la causa, sin dictar la resolución pertinente.

            El 24 de julio de 1980, se presentó ante ese mismo Tribunal una querella criminal por el delito de secuestro agravado en la persona de José Santander Miranda y en contra del grupo operativo de la DINA que practicó su detención. El 17 de diciembre de 1980 se reabrió el sumario rol 45.339 a cuyos autos fue acumulada la querella. Una nueva orden de investigar diligenciada por el Servicio de Inteligencia no dio resultado alguno por cuanto sólo se volvió a entrevistar a la denunciante y a la testigo Ana Santander Miranda. El juez solicitó y tuvo a la vista la causa rol 242-77 tramitada en el Segundo Juzgado Militar, pero del resultado de esta diligencia no existe constancia alguna en el proceso. El 22 de junio de 1983 el juez sobreseyó temporalmente la causa con el fundamento que "no encuentra acreditado en autos la existencia del delito que dio motivo a la formación del sumario". El auto de sobreseimiento fue confirmado por la Corte de Apelaciones Presidente Aguirre Cerda.

            Cabe consignar parte del Informe del señor Fiscal de Corte, Tomás Dahm Guiñez, quien señala: "En julio de 1980, la denunciante dedujo querella, el juez -se refiere a José Rojas Albuquerque- no la provee derechamente, dicta reo, no dicta, ni resuelve, coloca 'para proveer venga con sus antecedentes' ¿por qué?, este Ministerio lo ignora; pasan seis meses y la querella está en negociación. La causa rol 45.339 se vio en el I.Tribunal, se dictó por el Juez de la instancia 'archívese' y en diciembre de 1980, a fojas 55 se coloca a la querella, una resolución que ordena acumular la querella y antes, reábrase el sumario, manuscrito; ¿Qué sumario? ¿La querella sin proveer? y durante más de dos años la investigación aumenta en veinte fojas, los resultados totalmente negativos. Piensa este Ministerio, que una tramitación así, es una injuria a la Justicia, y una ofensa a quienes concurren ante los Tribunales a reclamarla... Como le gustaría a este Ministerio pedir una diligencia que eliminara la vergüenza... pero ¿para qué?". No obstante ello, el Fiscal pidió que se aprobara la resolución consultada.

            En cuanto a las gestiones administrativas, doña Mirtha de los Angeles Rojas Molina, cónyuge de la víctima, requirió información a diversos Ministros de Estado y autoridades del gobierno militar, diligencias que no dieron resultado alguno.

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 
  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015