Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

ERNESTO GUILLERMO SALAMANCA MORALES

 

Rut                   :            Sin información

F.Nacim.            :            30-03-53, 20 años a la fecha de la detención

Domicilio            :            Toro Zambrano 3548, Población La Legua, San Miguel

E.Civil              :            Soltero

Actividad            :            Electricista, Estudiante de Filosofía U. de Chile

C.Repres. : Militante del Partido Comunista, Dirigente Juvenil de la CUT (Central Unica de Trabajadores)

F.Detenc.            :            24 de enero de 1974

 

*****************************************************************

Nombre            :            GERARDO ISMAEL RUBILAR MORALES

Rut                   :            6.195.185 de Santiago

F.Nacim.            :            13-04-48, 25 años a la fecha de la detención

Domicilio            :            Toro Zambrano 3548, Población La Legua, San Miguel

E.Civil              :            Soltero

Actividad            :            Obrero de la Construcción

C.Repres.            :            Militante del Partido Comunista, Dirigente CUT

F.Detenc.            :            24 de enero de 1974

 

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            Los hermanos Ernesto Salamanca Morales y Gerardo Rubilar Morales, de 25 y 20 años respectivamente, ambos militantes del Partido Comunista, permanecen en calidad de detenidos desaparecidos desde el día 24 de enero de 1974, día en que fueron aprehendidos por agentes de la DINA, entre los que se identificó a dos sujetos que participaban en organizaciones políticas de los pobladores de La Legua.

            El 11 de septiembre de 1973 en la población La Legua, luego de conocer las informaciones referentes al Golpe de Estado, se organizó una marcha de pobladores que intentaba convocar a la gente para defenderse de un posible allanamiento por fuerzas militares. Esa mañana, la columna en la que iban los hermanos Gerardo Rubilar y Ernesto Salamanca, según relató un testigo, "se encontró con una columna de trabajadores de INDUMET, cerca de 30 personas, quienes se dirigían hasta la planta de SUMAR Polyester en donde, según dijeran ellos, los esperaban algunas personas que venían desde Tomás Moro para, en conjunto con los trabajadores de MADECO y MADEMSA, organizar algún grado de resistencia. Al continuar la columna -señala la testigo- hacia SUMAR por calle Comandante Riesle, apareció por calle Toro y Zambrano un bus de Carabineros el cual se dirigió hacia la columna efectuando disparos". Se produjo un enfrentamiento en el que un carabinero resultó herido, por lo que los funcionarios policiales levantaron una bandera blanca, lo que suspendió inmediatamente las acciones; acto seguido el bus policial salió del lugar en dirección del Hospital Barros Luco. La columna siguió su camino hacia SUMAR. Más tarde, nuevamente se produjo un enfrentamiento entre pobladores y fuerzas de Carabineros que vigilaban las inmediaciones de la población La Legua, resultando varias personas muertas.

            Producto de estos hechos, horas después la población fue cercada por fuerzas Militares que cortaron el suministro eléctrico y mantuvieron una fuerte vigilancia del sector durante los días siguientes.

            Posteriormente, el día 16 de septiembre se realizó un gran operativo en la población La Legua, en el que actuaron fuerzas combinadas de La FACH, el Ejército y Carabineros, con un gran despliegue bélico. La acción tenía como objetivo buscar armas que habría escondidas allí. El día anterior la población había sido sobrevolada por aviones de la FACH. Además, el día del operativo los uniformados usaron tanques, tanquetas, camiones, jeeps y helicópteros, copando todo el sector, procediendo los efectivos a allanar casa por casa, deteniendo a un gran número de personas. Entre ellas estaba Gerardo Rubilar y su hermano menor de 15 años de edad, Wladimir Salamanca; este último relataría después que desde ahí fueron trasladados "en un camión con acoplado a los Talleres Sanitarios del Hospital Barros Luco, ubicado en el paradero 5 de Santa Rosa. A cargo de los detenidos iban funcionarios de la FACH y civiles armados y con casco que ayudaban a los primeros en su acción".

            Luego de permanecer en dicho lugar, todos los detenidos fueron trasladados a la base aérea de El Bosque para finalmente ser llevados hasta el Estadio Nacional; en dichos recintos los detenidos fueron objeto de maltratos, especialmente golpes.

            El 8 de octubre de 1973 los detenidos de La Legua fueron dejados en libertad, luego de ser interrogados por Militares y civiles en el velódromo del Estadio Nacional. Las preguntas estaban dirigidas a conocer los hechos y la participación de los detenidos en los sucesos acaecidos en la población La Legua el día 11 de septiembre de 1973.

            Gerardo Rubilar, al volver a su hogar se percató que su familia se había trasladado donde unos familiares en San Juan de Lo Gallardo, en las cercanías de San Antonio, por razones de seguridad personal. En Santiago sólo quedaba su hermano Ernesto Salamanca. Por tanto, los tres hermanos decidieron quedarse en la casa de La Legua, aunque viajaban permanentemente donde sus padres.

            La Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), que comenzaba su accionar, diseñó y llevó a cabo una operación, que consistió en acercarse a militantes de izquierda y comprometerlos a tomar parte en una supuesta acción de rescate de prisioneros políticos recluidos en el campamento de prisioneros de Tejas Verdes, entre los que se encontraba un importante número de pobladores de La Legua. Los hermanos Gerardo Salamanca y Ernesto Rubilar fueron algunas de las víctimas de este engaño.

            Para llevar a cabo dicha operación, a mediados de diciembre los agentes de la DINA comenzaron a "reclutar", que en realidad era detener, a militantes del Partido Comunista y Partido Socialista del sector, a los que los agentes les decían que los llevaban a una "escuela de guerrillas" que tenían preparada.

            Los aprehendidos eran trasladados en una camioneta blanca con frigorífico a la que llamaban "La Paloma", un Austin mini de color amarillo con rayas negras y dos camionetas Chevrolet. A cargo de las operaciones varios testigos lograron reconocer a Marcelo Moren Brito, secundado por otros dos agentes llamados "Antonio" y "Esteban" (éste último con acento argentino). Los detenidos eran trasladados hasta el recinto de la DINA ubicado en calle Londres Nº38.

            El 19 de septiembre de 1973, los agentes allanaron el domicilio de Margarita del Carmen Durán Gajardo, polola de Luis Orellana (dirigente comunista de la población), quien en ese momento no estaba en el inmueble, logrando detenerla más tarde en casa de una tía suya donde debía reunirse con su pololo. Desde allí fueron sacados en calidad de detenidos junto a ella, los hermanos Luis y Sigfrido Orellana Pérez.

            Los agentes los subieron a la camioneta señalada, en su interior los vendaron y los llevaron hasta el recinto de Londres N°38.

            En dicho lugar, relató posteriormente Margarita Durán, escuchó "las voces de otras personas a quienes puedo identificar como Luis Canales Vivanco, Carlos Cuevas Moya, Pedro Rojas Castro y Alejandro Gómez Vega", quienes habían sido detenidos durante los días anteriores por los agentes de la DINA. "(En el recinto)... pasaron varias horas en que tuvimos que escuchar como eran torturados e interrogados en relación a unas armas que estarían escondidas en La Legua". Ella fue torturada y vejada por los agentes, siendo liberada más tarde en compañía de Sigfrido Orellana en la localidad de Lampa. "Ya de vuelta en mi casa -continúa en su relato- cerca de las 13:00 horas del 22 de diciembre de 1973, escuché un comunicado de prensa que daba a conocer la muerte de 5 extremistas".

            El comunicado emitido por el General Sergio Arellano Stark, Jefe de la Zona en Estado de Sitio de Santiago, señalaba en algunas de sus partes: "Anoche viernes 21, a las 23:30 horas aproximadamente, una patrulla militar que efectuaba labores de control y seguridad en el sector norte de Santiago, sorprendió a un grupo de individuos que en actitud muy sospechosa colocaban o hacían algo en una torre de alta tensión.

            "Al ser requeridos por el jefe de la patrulla -continúa el comunicado- para identificarlos e interrogarles, los individuos abrieron fuego contra los medios militares, produciéndose entonces un intenso intercambio de disparos.

            "Una vez terminado el combate, se pudo comprobar que los extremistas usaban dos fusiles Aka, rusos, armas cortas y gran cantidad de explosivos.

            "En el bolsillo de uno de los delincuentes se encontró un documento manuscrito denominado "Plan Leopardo", el que contiene un completo plan de sabotaje y terrorismo... En las acciones fueron heridos el Cabo Segundo Juan Alarcón Rosas y el soldado conscripto Sergio Pinto Díaz".

            El comunicado terminaba señalando que: "si queremos que Chile avance en libertad, que alcance sus metas de progreso y bienestar, sin interferencias, debemos limpiarlo totalmente de aquellos malos ciudadanos, que sólo pretenden traer sinsabores y dolor a nuestra Patria. ¡Y así lo haremos, cueste lo que cueste!".

            Las personas muertas en el supuesto enfrentamiento fueron Pedro Rojas Castro, Luis Emilio Orellana Pérez, Alejandro Patricio Gómez Vega, Carlos Alberto Cuevas Moya y Luis Alberto Canales Vivanco. Todos ellos eran militantes comunistas del Comité Local "Galo González" de la población La Legua y habían sido detenidos entre el 18 y el 20 de diciembre de 1973 por agentes de la DINA. Un mes después de estos hechos, los agentes identificados anteriormente, y que habían logrado engañar a los hermanos Gerardo Rubilar Morales y Ernesto Salamanca Morales, llegaron en compañía de éstos, la noche del jueves 24 de enero de 1974, hasta la casa de San Juan de Lo Gallardo, donde permanecían sus padres. Los agentes, que andaban armados, luego de entrar conversaron con el padre de los jóvenes, a quien los desconocidos le plantearon que venían "a asaltar el Regimiento de Tejas Verdes". Más tarde los agentes se marcharon llevándose a Ernesto. Gerardo se quedó a dormir en la casa, saliendo muy temprano el día 25 con el objeto de reunirse con su hermano.

            Durante el transcurso de la mañana de ese día, fueron detenidos el padre y el hermano menor (Wladimir) de los afectados por los mismos individuos que habían ido a su casa la noche anterior. Y, en la noche, cerca de las 20:00 horas, Gerardo estuvo en la casa de su polola Nelly Andrade en la población La Legua.

            El domingo 27 de enero de 1974, hasta la casa de Nelly llegaron dos sujetos de civil que dijeron ir de parte de Gerardo, los que le mostraron un papel escrito por el afectado en el que le pedía que pusiera en contacto a dichas personas "con algunos compañeros" de la Población. Como ella les manifestara no entender lo que sucedía, los sujetos se fueron, regresando a la media hora. En esta oportunidad la subieron a un automóvil y le dijeron que "el jefe quería hablar con ella". Así, en calidad de detenida fue trasladada hasta el recinto de la DINA en Londres N°38. Allí fue vejada y torturada. Entre otros tormentos se le aplicó el "Pau de Arara", en esa postura fue golpeada y sometida a la aplicación de electricidad en todo el cuerpo, mientras era interrogada respecto de Gerardo Rubilar y su familia. Posteriormente fue trasladada hasta el campo de prisioneros de Tejas Verdes.

            El día lunes 28 de enero de 1974 fue detenido por los agentes otro joven de la Legua, Jorge Poblete Vásquez, de 15 años de edad, a quien le dijeron que lo buscaban para que se incorporara a la supuesta "escuela de guerrillas". También fue trasladado vendado en un Austin Mini, hasta el recinto de Londres Nº38. Allí le dijeron que esa era "una casa de resistencia al Golpe Militar". El joven ha señalado que en esa oportunidad le llamó la atención que con la represión que había en esos días en el inmueble hubiera puesta música de la Unidad Popular. Al rato le dijeron que juntarían a "todos los que habían participado en la resistencia en la población La Legua para llevarlos al campo de entrenamiento en la costa". Siendo amenazado de muerte en caso de que no colaboraba o los traicionaba, al mismo tiempo que lo encañonaban con un fusil en la cabeza. El testigo, quien permaneció vendado en todo momento, en el recinto de Londres 38 pudo conversar con Ernesto Salamanca Morales y Gerardo Rubilar Morales. Después de unos minutos es sacado de la pieza, para ser interrogado. Al volver ya no estaban los afectados. El joven fue posteriormente trasladado al Regimiento de Tejas Verdes.

            Margarita Durán, ya citada anteriormente, fue nuevamente detenida en su domicilio la madrugada del 30 de enero de 1974 y, al igual que la vez anterior, fue trasladada hasta la casa de calle Londres N°38, siendo torturada y vejada por los agentes. A consecuencia de ello en uno de los interrogatorios sufrió una taquicardia por lo que los agentes le sacaron el capuchón, pudiendo ver a varios agentes, a los que posteriormente reconocería como el argentino "Esteban", a Marcelo Moren Brito y al entonces Coronel de Ejército Manuel Contreras Sepúlveda (Director de la DINA), todos los cuales permanecían en ese momento sentados detrás de un escritorio. Inmediatamente le pusieron una capucha, momento después del cual "el argentino" le dijo que cooperara si no quería que le pasara lo mismo que a Gerardo Rubilar y Ernesto Salamanca, a quienes habían detenido y muerto ya que "solitos se pusieron la soga al cuello y se fueron cortados", según dijo. Además, señaló ser de nacionalidad argentina y que luchaba en contra del comunismo.

            Posteriormente, a fines de enero de 1974 todos los pobladores de La Legua que permanecían detenidos y con vida en el recinto de Londres N°38, fueron trasladados hasta el Regimiento de Tejas Verdes donde funcionaba un campo de prisioneros políticos. Entre ellos se encontraban Ernesto Salamanca Sepúlveda (padre), Wladimir Salamanca, Margarita Durán, Nelly Andrade, Luis Durán y Luis Durán Gajardo (padre y hermano), Julio Hernández, Geraldina Garrido, Francisco Garrido, Alfredo Mancilla, Jorge Poblete, Eloy Eduardo Bustamante; en el vehículo ("La Paloma") iban otros detenidos que habían permanecido en el recinto de Londres N°38.

            Los detenidos de La Legua fueron dejados en libertad a fines de febrero de 1974.

            Los hermanos Gerardo Rubilar Morales y Ernesto Salamanca Morales permanecen en calidad de detenidos desaparecidos después de ser aprehendidos por la DINA. Sólo el año 1990 se pudo obtener mayor información respecto de los hechos de la población La Legua, que significaron un importante número de ejecutados y de detenidos desaparecidos con motivo del Golpe Militar.

            La Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación ha señalado en su informe respecto de este caso que "la versión oficial le parece inverosímil, dado que está acreditada su detención y reclusión en días previos al momento del supuesto enfrentamiento, además los cuerpos de los que aparecieron ejecutados tenían señas de haber estado amarrados de pies y manos y signos evidentes de tortura". Agrega además que: "En el informe del Ejército allegado a esta Comisión, en que se informa los heridos y muertos de esa Institución y las circunstancias en que estas ocurrieron entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990, no se informa de la existencia del "Plan Leopardo", ni aparecen los nombres de los dos soldados que la versión oficial de esa época señaló como heridos en el enfrentamiento".

            Señala además el informe que: "Testimonios que a esta Comisión le merecen fe, acreditan que Gerardo Rubilar y Ernesto Salamanca fueron llevados a Tejas Verdes donde se perdieron sus huellas".

             

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            El 18 de enero de 1977, Herminda Morales, presentó una denuncia por el desaparecimiento de sus hijos ante el 2º Juzgado del Crimen de La Granja. La causa quedó ingresada con el rol Nº21.077.

            En febrero de 1977 el Ministro del Interior Subrogante, Enrique Montero Marx, informó al Tribunal que en su Secretaría de Estado no se registraban antecedentes de los afectados, como tampoco existía resolución que los afectara.

            Consultado el 2º Juzgado Militar de Santiago, respondió en febrero 9 de 1977 que en sus Fiscalías no se tramita ninguna causa contra los hermanos Ernesto Salamanca Morales y Gerardo Rubilar Morales.

            El Instituto Médico Legal comunicó al Tribunal, con fecha 18 de febrero de 1977, que no se registra el ingreso de los cadáveres de los afectados.

            Recién en marzo de 1977, a dos meses de presentar la denuncia, el Juez citó a comparecer a la madre de los afectados, quien ratificó los hechos investigados.

            El 4 de marzo de 1977 Policía Internacional informó al 2º Juzgado del Crimen que los afectados no registran salida del país.

            El 18 de abril se recibió en el Tribunal el informe de la orden de investigar encargada a Investigaciones, en el que se señala que se ratificaron los hechos denunciados al entrevistar a un hermano de los afectados. Además, averiguaciones realizadas en hospitales, Cárcel Pública, Penitenciaría y Postas no dieron resultados positivos.

            El 11 de mayo de 1977 la Cruz Roja Internacional, ante una solicitud del Tribunal en el sentido de entregar el informe que presentara el Gobierno de Chile sobre personas detenidas desaparecidas, sugirió que se consultara directamente a las autoridades chilenas. Según el informe de la Cruz Roja, el Jefe de la Junta, General Augusto Pinochet Ugarte, le señaló que las personas por las que le consultaba seguramente estaban muertas o en el extranjero.

            La Secretaría Ejecutiva Nacional de Detenidos señaló que Ernesto Salamanca no figura en el registro de detenidos y que Gerardo Rubilar permaneció detenido en el Estadio Nacional, quedando posteriormente en libertad bajo control domiciliario, según consta en el Listado Nacional de Detenidos, en donde figura bajo el Nro. 5866867 y su libertad incondicional le fue concedida en virtud del Decreto Nro. 2366 del 25 de enero de 1977 del Ministerio del Interior.

            Un mes después, sin haber realizado ninguna diligencia que aclarara la información entregada por el SENDET, el 26 de agosto de 1977, se declaró cerrado el sumario y dado que no quedaba plenamente establecido un delito punible se sobreseyó temporalmente la causa. La Corte de Apelaciones de Santiago aprobó la resolución el 18 de octubre de 1977.

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 
  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015