Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

DAVID SILBERMAN GUROVICH

 

 

Rut       : Sin información

F.Nacim. : 10-06-39, 35 años a la fecha de la detención

Domicilio : El Ulmo 4050, Santiago

E.Civil  : Casado

Actividad : Ingeniero Civil

C.Repres. : Gerente General de Cobre Chuqui al 11 de septiembre de 1973. Militante del Partido Comunista

F.Detenc. : 4 de octubre de 1974

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            David Silberman Gurovich, casado, ingeniero civil, Gerente General de Cobre Chuqui al 11 de septiembre de 1973, militante del Partido Comunista, se presentó voluntariamente el 15 de septiembre de 1973 al Comandante Militar de Calama, Mayor Fernando Reveco Valenzuela, quedando detenido y sometido a proceso por un Tribunal Militar de Tiempo de Guerra de Calama. El 28 de septiembre de ese año el Consejo de Guerra dictó sentencia condenándole a la pena de 10 años de prisión por delitos contemplados en la Ley de Seguridad del Estado y a 3 años por Ley de Control de Armas, debiendo cumplir su condena en Santiago, por haber sido requerido desde aquí por bando. Alrededor del 2 de octubre fue recluido en la Penitenciaría de esta ciudad. El día 4 de octubre del mismo año, es sacado de la Penitenciaría y llevado a la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea a declarar en el proceso rol 1-73 de la Fiscalía de Aviación, permaneciendo en dicho recinto hasta el 20 de octubre, día en que fue devuelto a la Penitenciaría de Santiago. En el intertanto, en la Cárcel de Calama, en donde cumplían condenas del mismo Consejo de Guerra varias personas, ejecutivos de Cobre Chuqui y militantes de los Partidos Socialista y Comunista, el 19 de octubre de 1973 fueron sacados alrededor de 25 prisioneros quienes fueron fusilados y sus cuerpos ocultados a sus familiares. Entre las víctimas se encuentran Aroldo Cabrera, Gerente de la misma empresa, quien seguía en jerarquía a Silberman; Carlos Berger, Jefe de Comunicaciones de la empresa y David Miranda, también ejecutivo de Cobre Chuqui. Sus ejecutores, fueron miembros de la Comitiva del General Sergio Arellano Stark, entre los que se encontraban los Oficiales de Ejército: Marcelo Moren Brito, Sergio Arredondo, Pedro Espinoza y Armando Fernández Larios. Todos ellos pasarían a formar parte de la plana mayor de la DINA.

            David Silberman, permaneció en la Penitenciaría de Santiago hasta el 4 de octubre de 1973. En esta fecha, fue sacado del recinto carcelario por agentes de la DINA que falsificaron documentos del Ejército a fin de engañar a Gendarmería y lograr la entrega del detenido. Una vez fuera del recinto, David Silberman fue trasladado a la casa que ese organismo de seguridad mantenía en José Domingo Cañas. De allí, el 5 de octubre fue llevado a 4 Alamos, para ser luego, el 6 ó 7 de ese mes, nuevamente conducido a José Domingo Cañas, en cuyas dependencias permanece hasta mediados del mismo mes en que es trasladado a 4 Alamos, desde donde desaparece a fines de octubre o primeros días del mes de noviembre.

            Acerca del operativo de la DINA que sacó a David Silberman Gurovich de la Cárcel, da cuenta el propio Director General de Prisioneros al ser requerido por los Tribunales de Justicia. Dice el Director que "con fecha 4 de octubre de 1974, a las 18:40 horas se entregó al detenido David Silberman Gurovich al Teniente de Ejército Alejandro Quinteros Romero -identificado mediante su correspondiente Tarjeta de Identificación Profesional- quien lo retiró con una orden escrita del Coronel don Marcelo Rodríguez U., Asesor Militar de los Consejos de Guerra en los Tribunales Militares. El reo fue retirado en un vehículo color blanco marca Willys, de fabricación argentina Ika-Renault, en cuyo interior había personal de Ejército uniformado al igual que el Teniente señor Quinteros, y armados con fusiles".

            En el proceso instruido en la Justicia Militar consta la misma versión de Gendarmería, en la que se agrega que en el Oficio que portaba el Teniente Quinteros se indicaba que el Alcaide debía entregar a Silberman al Teniente Quinteros, por su participación en infiltración militar, asalto a sucursal del Banco de Chile y sedición. La orden debía confirmarse al teléfono 516403, al Auditor señor Leyton o al Comandante Rodríguez. El Teniente Quinteros, al ingresar al Penal, dio el "Santo y Seña" e ingresó junto a otro Oficial, quedando otros dos afuera. Uno de estos habitualmente había llevado detenidos a la Penitenciaría y era, por tanto, conocido de los Gendarmes. Confirmada la orden al teléfono citado, el Alcaide entregó a Silberman, levantando un Acta firmada por él y por Quinteros, quien se identificó con su TIFA 245-03. Posteriormente, se confirmó que ninguno de los Oficiales nombrados en el Oficio, como asimismo el propio Quinteros, pertenecían al Ejército, siendo inexistente el organismo denominado "Asesoría Militar a Tribunales de Tiempo de Guerra", ni existiendo la TIFA 245-03. Por su parte, el detective a cargo de la orden de investigar emitida en el proceso, se constituyó en la Planta Chiloé de la Compañía de Teléfonos y constató que el 3 de octubre de 1974 concurrió a dicha Planta el Jefe Alejandro Olivos Olivos, quien con el pretexto de hacer una conexión de prueba a Isla de Maipo, pidió entrar al "Pararrayos" (lugar en donde están todas las conexiones) y con un "enrulador" hizo algunos trabajos en el panel donde están los teléfonos desde el 516401 al 516449, encontrándose rastros en el 516403. Por su parte, el señor Olivos, en su declaración judicial, afirma que efectivamente concurrió a dicha Planta en cumplimiento de una misión confidencial encargada por el Supervisor de Asuntos Especiales de la Compañía, Mayor Marcos Derpich Miranda; que dio como pretexto la prueba de Isla de Maipo; que pidió el enrulador y que rechazó toda ayuda; que su misión consistía en habilitar provisoriamente un teléfono para abastecer a la Avda. Pedro Montt conectando el 516403; finalmente, señaló en su declaración desconocer el objeto de este encargo especial y confidencial.

            De la estadía de David Silberman en los recintos de la DINA, tras haber sido secuestrado de la Penitenciaría, dan cuenta los testimonios de ex-prisioneros que sobrevivieron a las torturas y a los métodos de muerte y desaparecimiento.

            Doña Rosalía Martínez Cereceda, expone en su testimonio haber sido detenida el 23 de septiembre de 1974, siendo trasladada al recinto de José Domingo Cañas. Encontrándose en ese recinto, llegó directamente desde la Penitenciaría David Silberman Gurovich, a quien conocía desde antes. David se mostró muy preocupado ya que no entendía la finalidad de su traslado tan repentino, también le contó anécdotas de su vida en la Penitenciaría de Santiago. El 5 de octubre, la testigo junto a otras personas, entre ellas David Silberman, fueron trasladados a 4 Alamos en donde quedaron todos los detenidos registrados en el respectivo libro. El esposo de la detenida, Julio Manuel Laks, detenido junto a ella, quedó en José Domingo Cañas en donde se encontró nuevamente con David a mediados de octubre de 1974.

            Don Manuel José Salinas Letelier, expone en su testimonio haber sido detenido el 16 de enero de 1974 permaneciendo recluido en los recintos de Londres 38, Tejas Verdes, Cárcel de San Antonio, 4 Alamos y Puchuncaví. En los dos primeros recintos fue intensamente torturado. Durante su estadía en 4 Alamos, recuerda a varios prisioneros entre ellos a David Silberman quien fue sacado por segunda vez de la Cárcel.

            Doña Cecilia Jarpa Zúñiga, expresa en su declaración haber sido detenida el 3 de octubre de 1974 siendo trasladada a José Domingo Cañas en donde fue interrogada y torturada. Alrededor del 12 o 15 de octubre llegó a la pieza en que se encontraba Silberman Gurovich, quien había sido traído desde la Penitenciaría. Posteriormente fue trasladado a una pieza vecina, constatando que estaba ahí por escuchar su nombre en la lista de la guardia de turno. De ahí fue sacado y llevado con otros detenidos a 4 Alamos.

            Don Juan Ramón Ramírez Cortés declara haber sido detenido en enero de 1974 permaneciendo recluido en Londres 38, Tejas Verdes, 4 Alamos, Ritoque y Puchuncaví. Llegó a 4 Alamos en agosto de 1974 cuando aún ese pabellón de Incomunicados estaba bajo control de Carabineros; después se hizo cargo la DINA. Allí ingresaron varios detenidos, entre ellos David Silberman. Se veía maltrecho y decaído. Conversó con él, manifestándole que lo conocía desde cuando había estado en MADECO participando en un foro sobre el Cobre. Le preguntó algo más sobre su salud y no insistió más por cuanto se notaba muy retraído.

            Don Cristián Van Yurick Altamirano, detenido por la DINA el 12 de julio de 1974, cuenta en su testimonio que a finales del mes de octubre de 1974, encontrándose en la pieza N°13 de 4 Alamos llegó David Silberman Gurovich. El le contó que venía de la pieza N°12 del mismo recinto en donde había permanecido solo.

            También le contó que lo habían sacado de la Penitenciaría de Santiago llevándolo a José Domingo Cañas, en donde lo habían torturado e interrogado acerca de las mismas materias sobre las cuales versó el proceso en el cual se le había condenado. En la conversación le manifestó su temor de que su traslado estuviera relacionado con un sumario interno en las Fuerzas Armadas, contra un Oficial que lo detuvo en el norte y que no habría cumplido una orden de matarlo. En la casa de José Domingo Cañas, fue interrogado por Marcelo Moren Brito y por Miguel Krassnoff Martchenko, quienes se jactaban de "que a ellos no se les escapaba nadie", por lo cual él temía que se cumpliera la orden de asesinarlo. Agrega el testigo en su testimonio que David tenía los efectos de la tortura, pero se encontraba en recuperación y lúcido. Permanecieron juntos tres o cuatro días, y una mañana lo sacaron.

            Luz Arce, una ex detenida que colaboró con la DINA después de ser sometida a crueles torturas, expone en su testimonio que en su segunda detención ocurrida en agosto de 1975, se la interrogó mucho sobre David Silberman y sobre una maleta que tendría con dólares.

            Otro antecedente, lo constituye el testimonio de Otto Eduardo Becerra Schwartz, ex Comandante de Escuadrilla de la FACH, detenido tras el 11 de septiembre de 1973, quien expone que en circunstancias que se encontraba recluido en la Penitenciaría de Santiago, en una misma celda junto a David Silberman, éste le confidenció un hecho que le preocupaba y que había tenido relación con el General Augusto Pinochet Ugarte. "Sucedió que en cierta oportunidad, durante el Gobierno de la Unidad Popular, Pinochet desempeñó alguna actividad o cargo relacionado con la minería; y en una reunión en que se encontraban, entre otros, Silberman y Pinochet, este último hizo una pregunta, a lo que Silberman le respondió que no preguntara estupideces, o algo por el estilo". El testigo agrega en su declaración, que le "consta haber escuchado algún discurso o declaración de Pinochet, en que se refirió en términos muy negativos respecto de David Silberman".

            Su cónyuge, Doña Mariana Abarzúa Rojo, realizó múltiples gestiones para dar con su paradero luego de ser sacado de la Penitenciaría. Entre ellas, habló con el General Sergio Arellano Stark, quien se mostró sorprendido por el hecho, manifestando que no había proceso pendiente en contra del afectado y él no había firmado orden alguna para su movilización. Posteriormente le respondió que no lo tendía ninguna Fiscalía ni tampoco ningún Servicio de Inteligencia y que debía encauzar sus averiguaciones a través de la Dirección General de Prisiones y el Ministerio de Justicia. Sin embargo, y pese haber consultado a todas las autoridades administrativas aún desconoce la suerte que corrió su marido en manos de la DINA.

           

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            El 14 de octubre de 1974 se presentó recurso de amparo en su favor ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 1249-74, en el cual se requirió información a los Ministros del Interior y de Defensa. El 11 de noviembre de 1974 el Ministro del Interior, General Raúl Benavides Escobar, informó a la Corte que el amparado fue condenado a cumplir pena corporal para cuyo efecto fue trasladado a la Penitenciaría de Santiago y que no está en condiciones de aportar mayores antecedentes en relación al afectado, por cuanto no se han ejercido en su contra las facultades del Estado de Sitio. Ese mismo mes, el Ministro de Defensa señaló que David Silberman no ha sido denunciado a la Justicia Militar y no registra antecedentes en ese Ministerio. Resulta incomprensible la respuesta del titular de Defensa, toda vez que el amparado había sido condenado por un Tribunal Militar. En el mismo mes de noviembre, la parte recurrente pone en conocimiento de la Corte que la víctima fue visto el 8 de octubre en el Campamento 3 Alamos (cuyo pabellón de incomunicados es 4 Alamos). A su vez, el Tribunal requirió informes al Ministerio de Justicia y a la Dirección General de Prisioneros. La Secretaría de Justicia informó en su respuesta que denunció los hechos a que se refiere el recurso al 2° Juzgado Militar de Santiago, iniciándose el sumario criminal 1053-74 en la 2a. Fiscalía Militar. Por su parte, Gendarmería dio cuenta del procedimiento utilizado para sacar a Silberman de la Penitenciaría cuyo contenido ya fue expuesto. Con el mérito de los antecedentes reunidos en autos, el recurso fue rechazado el 27 de noviembre de 1974, a la vez que los antecedentes fueron remitidos a la citada Fiscalía para que los agregue al proceso. La Corte desechó la indicación del señor Ministro Paillás en el sentido que se oficiara al Alcaide de la Penitenciaría, a la DINA, y al Comandante de 3 Alamos. La resolución de la Corte fue apelada por la parte recurrente. El 4 de diciembre la Corte Suprema ofició al Comandante del Campamento 3 Alamos, y a la 2a. Fiscalía Militar a fin informara si se había constituido en el referido campamento. El Fiscal Rolando Melo Silva, de la 2a. Fiscalía, informó al Máximo Tribunal que no se había efectuado esa diligencia y que ese Tribunal consultó al organismo, bajo cuya tuición se encuentra el campamento mencionado, habiéndose recibido respuesta negativa. El 14 de enero de 1975, la Corte Suprema, ante la negativa del Comandante de 3 Alamos a responder los Oficios del Tribunal Superior, representó el hecho al Ministro de Defensa a fin fijara un plazo breve y perentorio al Comandante para responder a lo solicitado. El 22 de enero, en atención que aún no había respuesta a dichas autoridades, los antecedentes fueron remitidos al Tribunal pleno para los fines pertinentes. El 23 de enero, el Tribunal Supremo acordó dirigir Oficio al Presidente Augusto Pinochet, representándole el expresado incumplimiento. Con fecha 28 de enero de 1975, el Ministro del Interior respondió el Oficio enviado al General Pinochet, señalando que ese Ministerio ha solicitado un informe acerca de las razones por la cual no se respondió oportunamente a lo solicitado por la Corte Suprema, a la vez que indica que David Silverman no ha estado detenido en 3 Alamos. Con el mérito de esta respuesta, el 31 de enero de 1975 se confirmó la resolución apelada, a la vez que se acordó oficiar al señor Fiscal Rolando Melo, con el fin que active con la mayor acuciosidad el proceso 1053-74, debiendo dar cuenta sobre la marcha del mismo a la Corte Suprema cada 15 días.

            El 11 de junio de 1975, la parte recurrente solicitó a la Corte Suprema oficiar al Fiscal Militar exigiéndole las cuentas periódicas que se le pidieron. El Tribunal Supremo acogió dicha petición y el 3 de julio pidió cuenta al señor Fiscal Rolando Melo fijándole un plazo de 5 días; 27 días después, es decir el 30 de julio, al no existir respuesta del señor Fiscal, los antecedentes nuevamente fueron puestos en conocimiento del Tribunal Pleno, acordándose, el 1° de agosto, oficiar al Juez Militar representándole la situación a la vez que le solicitan la evacuación de los informes requeridos.

            El 5 de agosto, el Juez Militar, Julio Polloni Pérez, informó a la Corte Suprema que en la Segunda Fiscalía Militar de Santiago, se instruye la causa N°1053-74 la cual se encuentra en estado de sumario, habiéndole señalado al Fiscal una especial preocupación sobre su pronto término. Es todo cuanto puede informar. El Tribunal Superior agregó a los antecedentes el informe anterior, y desechó la indicación de 4 de sus ministros, quienes fueron de opinión de solicitar al señor Juez Militar la remisión de los autos N°1053-74. El 26 de agosto de 1975 se formó cuaderno separado de las piezas pertinentes y el recurso fue devuelto a la Corte de Apelaciones a fin de dar cumplimiento a la resolución de remitir las compulsas a la 2a. Fiscalía Militar para ser agregadas al proceso 1053-74. El 19 de enero de 1976, la parte recurrente nuevamente solicita a la Corte Suprema se oficie al señor Fiscal Militar, exigiéndole el cumplimiento de lo ordenado por el Máximo Tribunal; esta vez a la solicitud acompañan una declaración jurada de la testigo Rosalía Martínez Cereceda, quien atestigua haber estado detenida en un recinto de la DINA junto al amparado. El 23 de enero de 1976 la Corte Suprema dio a lugar la petición de pedir cuenta al señor Fiscal, a la vez que solicitó el proceso respectivo. El 2 de marzo, al no tenerse respuesta del señor Fiscal, nuevamente la situación fue puesta en conocimiento del Tribunal Pleno, acordándose solicitar explicación al señor Fiscal sobre los motivos del incumplimiento a las resoluciones reiteradas de la Corte Suprema. El 29 de marzo de 1976, por fin, el Fiscal Rolando Melo Silva tuvo a bien responder al Tribunal Supremo, expresando que en cuanto se recibió el Oficio aludido, esa Fiscalía dio cuenta a su Superior directo, el señor Comandante en Jefe de la II División de Ejército, quien manifestó que proporcionaría la información requerida en cuanto la Excma. Corte lo solicitara, disponiendo que esa Fiscalía contestara en tal sentido a este alto Tribunal. Con el mérito de esta respuesta, la Corte Suprema ordenó archivar el recurso de amparo, quedando la parte recurrente, y el propio Tribunal Supremo, sin conocer las diligencias y antecedentes allegados a la causa 1053- 74.

            Mucho tiempo después de haberse terminado el proceso 1053-74 instruido en la Segunda Fiscalía Militar de Santiago, a la defensa de la familia Silberman se le dio conocimiento del proceso con la prohibición expresa de tomar nota. En dicha causa consta lo informado por Gendarmería con respecto al procedimiento utilizado para sacar a Silberman de la Penitenciaría, consignándose que ninguno de los señores Ibáñez, Rodríguez, Quinteros y Leyton pertenecen al Ejército siendo además inexistente el organismo denominado "Asesorías Militares a Tribunal de Tiempo de Guerra"; tampoco existe la tifa 245-03 y la Compañía de Teléfonos informó que el número 516403 está vacante. También se consigna que tanto DINA como los demás organismos de Seguridad negaron toda participación en los hechos. En la orden de Investigar diligenciada por Investigaciones, consta la diligencia efectuada por el detective a cargo, quien se constituyó en la Planta Chiloé de la Compañía de Teléfonos cuyo contenido ya fue expuesto. A raíz de este informe, la Fiscalía dio orden de detención en contra de Alejandro Olivos Olivos, quien fue arrestado a la salida de la Compañía de Teléfonos con un maletín que pidió no fuera abierto por contener documentos confidenciales del Gobierno, lo que le fue respetado. En su declaración, Olivos expresa que actuó en cumplimiento a una orden del Mayor Marcos Derpich Miranda; tras su declaración quedó detenido e incomunicado. Posteriormente, compareció a la Fiscalía el Mayor Derpich, quien señaló que fue designado en la Compañía para trabajos especiales confidenciales, manteniendo contacto diario con todos los Servicios de Inteligencia de todas las ramas de las Fuerzas Armadas; cuando lo designaron para el cargo pidió una persona de confianza, recomendándosele al señor Olivos, quien hasta la fecha le ha demostrado gran lealtad. Pero después de sus declaraciones, le ha perdido la confianza. Niega terminantemente haberle dado la instrucción a que alude.

            En vista de la contradicción de ambos declarantes, se efectúa un careo en que cada uno se mantiene en sus dichos, por lo que el Fiscal Rolando Melo Silva, insólitamente, deja a ambos en libertad incondicional. Olivos estuvo detenido entre el 19 y el 25 de noviembre de 1974.

            Posteriormente, la DINA emite un informe agregado a la causa, en el que expresa que se ha comprobado definitivamente que Silberman, militante comunista, fue sacado de la Penitenciaría por el "archienemigo" del Partido Comunista, el MIR, como se demuestra definitivamente con los siguientes elementos: en un enfrentamiento murió el mirista Claudio Rodríguez (Lautaro) encontrándosele documentos que permitieron un allanamiento a la casa del mirista Alejandro de la Barra. En casa de éste se encontró una TIFA, con el nombre del Teniente Quinteros, con el N°245-03, pero con la foto de Rodríguez. Esto demuestra que fue Lautaro (Rodríguez) con individualización militar falsa a nombre de Quinteros, quien sacó a Silberman de la Penitenciaría. Agrega el informe de la DINA, que además se encontró un micro teléfono standard, que permite, según informe adjunto del Ingeniero Vianel Valdivieso Cervantes, conectarse a cualquier teléfono, con lo que se prueba que Rodríguez hizo la conexión para confirmar la orden de salida de Silberman. Hace presente la DINA al señor Fiscal, que exhibida la TIFA 243-03, con foto de Rodríguez y nombre de Quinteros al Alcaide de la Penitenciaría, este negó que la persona que sacó a Silberman correspondiera a la de la fotografía de la TIFA, razón por la cual debe investigarse exhaustivamente al Alcaide por tratarse de un encubridor de extremistas.

            Al tenor de lo informado por la DINA, el Fiscal citó al Alcaide quien expresó que la foto no es la de Quinteros que sacó a Silberman, por cuanto se puede apreciar claramente la diferencia entre el retrato hablado confeccionado por él y la foto de la TIFA. Por otra parte, la TIFA que se exhibe es de color azul, de los formularios antiguos; la TIFA de Quinteros que se le exhibió al salir Silberman, es de los formularios nuevos de color verde; que la foto que se exhibe está en blanco y negro en tanto que la fotografía que se le mostró para sacar al prisionero era en colores, como son las actuales. Citados todos los otros funcionarios de Prisiones, en forma unánime y sin dudas en sus declaraciones, expresaron que la foto de Rodríguez en la TIFA entregada por DINA no es de la persona que sacó a Silberman.

            Citado el ingeniero Valdivieso, manifestó que no concurría al Tribunal, salvo si se lo ordenaba el Comandante en Jefe del Ejército a cuyas órdenes trabajaba. El Fiscal dejó sin efecto la citación.

            En el proceso constan dos declaraciones de testigos que estuvieron los días posteriores al 4 de octubre con Silberman, primero en una casa de la DINA ubicada en José Domingo Cañas y luego en 4 Alamos, también bajo control de la DINA. El 23 de agosto de 1976 el señor Fiscal en su dictamen pide sobreseimiento de la causa en razón de estar acreditado el secuestro del ofendido, pero no el autor del mismo.

            El 20 de octubre de ese año, el Juez Militar sobreseyó temporalmente el proceso con el fundamento de que no está acreditado el delito, ya que en su opinión, perfectamente Silberman pudo haber salido por su propia voluntad, y todos los testimonios en contrario provienen de personas de la misma ideología política, por lo que no puede constituir prueba.

            En cuanto a las gestiones administrativas, su cónyuge, doña Mariana Abarzúa Rojo, sostuvo conversaciones con casi todas las autoridades de la época. Es así que el 9 de octubre de 1975 conversó con un funcionario del Ministerio del Interior, quien le manifestó que su marido estaría en manos de un Servicio de Seguridad y que volvería entre el 12 ó 13 de octubre a la Penitenciaría. Sin embargo, todas las consultas posteriores resultaron infructuosas.

            El 8 de octubre de 1992 ante el 10 Juzgado del Crimen de Santiago se presentó una querella por el secuestro de David Silberman Gurovich, dicha causa ingresó a tramitación con el rol N° 53084-7 y a diciembre de 1992 se encuentra en estado de sumario y con importantes diligencias pendientes.

           

Miercoles 12 de Septiembre 2001 YAHOO

Confirman procesamiento de Contreras en caso Silberman

La Quinta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó el procesamiento del general (r) Manuel Contreras como autor del secuestro del ex gerente de Chuquicamata David Silberman.

Los ministros Rubén Ballesteros y Rosa María Maggi consideraron que existen presunciones fundadas de la intervención del ex jefe de la DINA por la desaparición del ejecutivo.

El voto de minoría recayó en el ministro Raimundo Díaz Gamboa, quien estimó que no existen antecedentes que vinculen a Contreras con el delito.

 

20 de Octubre 2004 La Nacion

Dictan acusaciones por secuestro de David Silberman

El ministro Jorge Zepeda dictó acusación en el caso por el secuestro del ex funcionario de Cobrechuqui, David Silberman, causa que se acerca ahora a la etapa de sentencia y en que hasta el momento se mantienen los cargos contra los cuatro procesados.

El magistrado estimó que el ex director de la DINA Manuel Contreras y el brigadier (r) Marcelo Moren Brito son responsables en calidad de autores del secuestro de Silberman, mientras que mantuvo la tipificación de cómplices en el mismo ilícito que compromete a Marcos Derpich Miranda y Carlos Labarca Sanhueza.

El 4 de octubre de 1974 miembros de la DINA sacaron a Silbermann de la Penitenciaría en donde permanecía recluido tras ser sometido a Consejo de Guerra en Calama. De acuerdo a testigos el supervisor de la actual Codelco fue visto en cuarteles de la DINA como José Domingo Cañas y Cuatro Alamos.

Las partes ahora podrán adscribir o rechazar la acusación y una vez que el ministro recabe todos los antecedentes comenzará la fase final que incluye la dictación de las sentencia de primera instancia.

5 de Enero 2006 TVN

Acogen extradición de Fernández Larios

La Segunda Sala de la Corte Suprema dio curso a la extradición del ex agente de la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), mayor (r) Armando Fernández Larios, a fin de que preste declaraciones en la causa que se instruye por el secuestro y desaparición del gerente general Cobre Chuqui, David Silberman Gurovich, acontecido en octubre de 1974.

La Sala en lo Penal del máximo tribunal, de esta forma, acogió el pedido que hizo el 27 de septiembre del 2005 el ministro en visita Jorge Zepeda, en el marco de las condenas dictadas contra la plana mayor del organismo represivo del régimen militar.

El retirado mayor de Ejército reside en Estados Unidos bajo el sistema de protección a testigos tras colaborar en el esclarecimiento del homicidio del ex canciller Orlando Letelier del Solar, perpetrado en septiembre de 1976 en la ciudad de Washington.

También aparece mencionado en otras causas por violaciones a los derechos humanos, entre ellas Caravana de la Muerte, Operación Cóndor y el doble homicidio del general Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert.

Antecedentes del caso

El ministro Zepeda condenó a siete años de presidio a los ex jefes de la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), general (r) Manuel Contreras Sepúlveda, y al brigadier (r) Marcelo Moren Brito, como autores del secuestro del desaparecido gerente de Cobrechuqui, el ingeniero civil David Silberman Gurovich.

El magistrado, en su resolución absolvió de responsabilidad penal a Carlos Labarca Sanhueza y Marcos Derpich Miranda, quienes preliminarmente fueron investigados en este caso bajo la tipificación de cómplices.

De acuerdo a los antecedentes del proceso, el 4 de octubre de 1974 miembros de la desaparecida DINA sacaron a Silberman de la ex Penitenciaría en donde permanecía recluido tras ser sometido a Consejo de Guerra en Calama, Segunda Región. Relatos de testigos adscritos en el expediente, el supervisor de la actual Codelco fue visto en cuarteles del organismo represor como José Domingo Cañas y Cuatro Alamos.

También el juez solicitó a la Corte Suprema dar curso a la extradición del capitán (r) del Ejército, Armando Fernández Larios, quien reside en Estados Unidos bajo el sistema de protección a testigos tras colaborar en el esclarecimiento del homicidio del ex canciller Orlando Letelier del Solar, perpetrado en septiembre de 1976 en la ciudad de Washington.

Zepeda condenó además al Fisco a pagar 1.040 millones de pesos a favor de la viuda, hijos y hermanos de Silberman, por concepto de daño moral.

David Silberman Gurovich, fue el gerente general de Cobre Chuqui al 11 de septiembre de 1973, militante del Partido Comunista, se presentó voluntariamente al cuarto día de acontecido el golpe de Estado al comandante militar de Calama, mayor Fernando Reveco Valenzuela, quedando detenido y sometido a proceso por un tribunal militar de tiempo de guerra.

El 28 de septiembre de ese año el Consejo de Guerra dictó sentencia

condenándole a la pena de diez años de prisión por delitos contemplados en la Ley de Seguridad del Estado y a tres años por Ley de Control de Armas, debiendo cumplir su condena en Santiago, por haber sido requerido desde aquí por bando. Alrededor del 2 de octubre fue recluido en la Penitenciaría de esta ciudad.

El día 4 de octubre del mismo año, es sacado de la ex Penitenciaría y llevado a la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea a declarar en el proceso rol 1-73 de la Fiscalía de Aviación, permaneciendo en dicho recinto hasta el 20 de octubre, día en que fue devuelto a la Penitenciaría de Santiago.

En el intervalo, en la cárcel de Calama, en donde cumplían condenas del mismo Consejo de Guerra varias personas, ejecutivos de CobreChuqui y militantes de los partidos Socialista y Comunista, el 19 de octubre de 1973 fueron sacados alrededor de 25 prisioneros quienes fueron fusilados y sus cuerpos ocultados a sus familiares. Entre las víctimas se encuentran Haroldo Cabrera, gerente de

la misma empresa, quien seguía en jerarquía a Silberman; Carlos Berger, jefe de comunicaciones de la empresa y David Miranda, también ejecutivo de la firma cuprífera.

Según consta, Silberman permaneció en Santiago hasta el 4 de octubre de 1973.

En esa fecha, fue sacado del recinto carcelario por agentes de la DINA que falsificaron documentos del Ejército a fin de engañar a Gendarmería y lograr la entrega del detenido.

Una vez fuera del recinto, fue trasladado a la casa que el organismo de seguridad mantenía en José Domingo Cañas. De allí, el 5 de octubre fue llevado a 4 Alamos, para ser luego, el 6 ó 7 de ese mes, nuevamente conducido a José Domingo Cañas, en cuyas dependencias permanece hasta mediados del mismo mes en que es trasladado a 4 Alamos, desde donde desaparece los primeros días del mes de noviembre.

Contreras y Morén Brito cumplen condenas de cárcel en el Penal Cordillera por el secuestro del mirista Miguel Angel Sandoval Rodríguez.

Lunes 20 de abril de 2009 El Mostrador                              

Corte Suprema dicta sentencia definitiva en caso de secuestro de David Silberman

La Corte Suprema dictó sentencia definitiva en la investigación por el secuestro calificado de David Silberman Gurovich, ocurrido a partir del 4 de octubre de 1974, en Santiago.

En fallo dividido, los ministros de la Segunda Sala Penal ratificaron el fallo en el aspecto penal que había establecido las siguientes sanciones: Manuel Contreras Sepúlveda: 7 años de presidio efectivo; Marcelo Moren Brito: 7 años de presidio efectivo; Carlos Labarca Sanhueza: absuelto por falta de participación; y Marcos Derpich Miranda: absuelto por falta de participación.

En el aspecto civil, los magistrados acogieron el recurso de casación planteado por el Consejo de Defensa del Estado y acogieron la excepción de incompetencia absoluta del tribunal determinando eliminar el pago de una indemnización total de  $1.040.000.000 a la viuda, tres hijos y dos hermanos de la víctima.

El caso

David Silberman Gurovich fue un ingeniero civil casado y Gerente General de Cobre Chuqui hasta el 11 de septiembre de 1973. Militante del Partido Comunista, se presentó voluntariamente el 15 de septiembre de 1973 ante el Comandante Militar de Calama quedando detenido y sometido a proceso por un Tribunal Militar de Tiempo de Guerra.

El 28 de septiembre de ese año el Consejo de Guerra dictó sentencia condenándole a la pena de 10 años de prisión por delitos contemplados en la Ley de Seguridad del Estado y a 3 años por Ley de Control de Armas, debiendo cumplir su condena en Santiago, por haber sido requerido desde aquí por bando. Alrededor del 2 de octubre fue recluido en la Penitenciaría de esta ciudad.

El día 4 de octubre del mismo año, es sacado de la Penitenciaría y llevado a la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea permaneciendo en dicho recinto hasta el 20 de octubre, día en que fue devuelto a la Penitenciaría de Santiago.

Silberman, permaneció en este lugar hasta el 4 de octubre de 1973. En esta fecha, fue sacado del recinto carcelario por agentes de la DINA que falsificaron documentos del Ejército a fin de engañar a Gendarmería y lograr la entrega del detenido. Una vez fuera del recinto, David Silberman fue trasladado a la casa que ese organismo de seguridad mantenía en José Domingo Cañas.

De allí, el 5 de octubre fue llevado a 4 Alamos, para ser luego, el 6 ó 7 de ese mes, nuevamente conducido a José Domingo Cañas, en cuyas dependencias permanece hasta mediados del mismo mes en que es trasladado a 4 Alamos, desde donde desaparece a fines de octubre o primeros días del mes de noviembre.

En abril de 1975 apareció en un sótano de Buenos Aires el cuerpo de un hombre destruido por una explosión con un cartel que decía “dado de baja por el MIR”.  Se dijo que era David Silberman, sin embargo se comprobó que no era Silberman, sino los primeros pasos de una campaña de desinformación que marcaría el inicio de la denominada "Operación Colombo". El cuerpo del militante comunista continúa desaparecido.


Fallo Corte de Apelaciones - Silberman - 2008

 

Fallo Corte Suprema - Silberman - 2009

 

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015