Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

JOSE SANTOS ROCHA ALVAREZ

Rut       : 2.913.939-3 de Santiago

F.Nacim. : 01-05-32, 43 años a la fecha de su detención

Domicilio : Puerto Aysén Nº1986 Población Santa Cecilia, Pudahuel, Santiago

E.Civil  : Casado

Actividad : Artesano textil particular. Miembro de AMPICH (Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria y Artesanado de Chile)

C.Repres. : Militante del Partido Comunista. Ex dirigente Sindical.

F.Detenc. : 31 de octubre de 1975

 

                                                                    

 

SITUACION REPRESIVA

            José Santos Rocha Alvarez, casado, artesano textil, militante comunista, fue detenido el día 31 de octubre de 1975, en su domicilio de la Población Santa Cecilia, donde se encontraba solo pues su esposa había viajado el día anterior a la localidad de Pailahueque, cercana a Victoria, en Malleco.

            Alrededor de las 04:00 horas de la madrugada se presentaron en el domicilio del afectado, varias personas vestidas de civil, fuertemente armados, que se movilizaban en tres vehículos. Los sujetos saltaron la reja de la casa, que siempre permanecía con llave, entraron al antejardín y procedieron a golpear con fuerza la puerta de entrada. Ante los llamados, José Rocha Alvarez abrió la puerta y los civiles ingresaron al interior de la morada. Luego se sintieron golpes y gritos, siendo el afectado interrogado por los "visitantes" en el patio de la vivienda y luego sacado por ellos en calidad de detenido, emprendiendo viaje con rumbo desconocido. De estos hechos fueron testigos los vecinos de la víctima, los que aduciendo temor, se han negado a prestar declaración sobre los mismos.

            Advirtiendo la ausencia del afectado, su cuñado, Rolando Padilla Etter, se presentó en su casa el 1º de noviembre de 1975, alrededor de las 9:00 horas de la mañana, constatando que todo estaba abierto, incluso la puerta de entrada, y en el más completo desorden. Era notorio que el lugar había sido allanado o registrado. Las camas estaban revueltas, toda la documentación y papeles contenidos en veladores y armarios estaban por el suelo y también en los roperos había un total desorden.

            Lo anterior también fue confirmado por la cónyuge del afectado, Lidia Briceño Burgos, la que al regresar a su hogar se encontró con el cuadro descrito.

            El día 16 de noviembre de 1975, la cónyuge del afectado concurrió al Campamento de Prisioneros de "Tres Alamos", con el objeto de averiguar si su esposo se encontraba detenido allí. El carabinero de guardia le informó entonces que José Rocha Alvarez permanecía incomunicado en el recinto de "Cuatro Alamos", en el cual no eran permitidas las visitas. Le agregó que el recinto mencionado se ubicaba contiguo a "Tres Alamos, y que ni siquiera él podía ingresar.

            El 17 de noviembre del mismo año, Lidia Briceño repitió su visita a "Tres Alamos", siendo informada nuevamente por el guardia que el afectado se encontraba en "Cuatro Alamos", agregando, en esta oportunidad, que era probable que el detenido pasara esa misma tarde a libre plática. Esperanzada por esta información, la cónyuge de José Rocha concurrió a "Tres Alamos" al día siguiente (18 de noviembre). En esta ocasión, la única respuesta que recibió fue que las visitas no estaban permitidas y que no se respondería más a sus consultas. En posteriores visitas al recinto mencionado, se señaló a la señora Briceño que las informaciones dadas sobre su esposo eran erróneas, pues se había producido un "alcance de nombres".

            En marzo de 1991, la opinión pública nacional se enteró a través de la prensa, de las confesiones de Luz Arce Sandoval -ex colaboradora de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA)- quien al declarar ante la Comisión de Verdad y Reconciliación, puso al descubierto el carácter de dicha organización, su forma de funcionamiento, parte de su estructura, la individualización de sujetos que la integraban, y su testimonio relativo a varias personas que fueron detenidas y secuestradas por agentes de la DINA y que se encuentran desaparecidas hasta el día de hoy. Respecto de José Santos Rocha Alvarez, afirma haber visto su nombre en los informes, como persona detenida en Villa Grimaldi.

            Por otra parte, en el Informe entregado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación aludida, se señala que el afectado fue detenido por agentes del Comando Conjunto.

           

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            Lucía Rocha Alvarez, hermana del afectado, interpuso un recurso de amparo en su favor, el 3 de noviembre de 1975, ante la Corte de Apelaciones de Santiago, el que fue rolado con el Nº1446-75.

            El 6 de noviembre del mismo año se hizo parte en el referido recurso la cónyuge de la víctima, doña Lidia Briceño Burgos.

            Durante la tramitación de la causa se requirió informes al Ministro de Defensa y a la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), los que señalaron que José Rocha Alvarez no se encontraba detenido.

            Con el mérito de dichos informes y sin remitirse Oficios al Ministerio de Defensa, Secretaría Ejecutiva Nacional de Detenidos (SENDET) y al Comandante del Campamento de Prisioneros de "Cuatro Alamos", como lo había solicitado expresamente la recurrente, la Corte de Apelaciones desechó el recurso de amparo interpuesto, el 20 de noviembre de 1975. En esta misma resolución, el Tribunal ordenó remitir los antecedentes al 9º Juzgado del Crimen de Santiago, a fin de que se instruyera de inmediato el sumario correspondiente para investigar la posible comisión de un delito con motivo del desaparecimiento de José Santos Rocha Alvarez.

            Con esta misma fecha (20 de noviembre), Lidia Briceño hizo presente a la Corte que en visitas al Campamento de Detenidos de "Tres Alamos", fue informada por la Guardia de dicho recinto que el afectado se encontraba incomunicado en "Cuatro Alamos", lo que posteriormente fue desdicho, agregándosele que se había tratado de un "alcance de nombres". El Tribunal remitió también estos antecedentes al Juzgado del Crimen correspondiente.

            El 2 de diciembre de 1975 se inició, por Oficio de la Corte de Apelaciones, un proceso por la presunta desgracia del afectado, ante el 9º Juzgado del Crimen de Santiago, el que fue rolado con el Nº15.403-10.

            El 12 de diciembre del año ya señalado, el Tribunal ordenó oficiar a los campos de "Tres y Cuatro Alamos", a fin de que se informe si José Rocha Alvarez se encuentra detenido en dichos recintos.

            Estando pendiente la respuesta a la diligencia anterior, Lidia Briceño Burgos presentó ante el 9º Juzgado una denuncia por el delito de secuestro cometido contra la persona del afectado, la que se acumuló a la presunta desgracia y siguió tramitación con el rol de ésta última. En el libelo respectivo se hace presente que fue testigo de la detención de la víctima su vecina María Castillo Riquelme y se solicita se la cite a la presencia judicial.

            Sin embargo, la testigo mencionada, concurriendo al Tribunal se limitó a señalar que tomó conocimiento de la detención de José Rocha, a través de los dichos de un hermano de éste.

            Por su parte la orden de investigar despachada en autos, no arrojó antecedentes que permitieran establecer el paradero del afectado. Efectuadas diligencias sin resultado positivo ante el Servicio de Inteligencia Militar (SIM), DINA, SENDET, establecimientos carcelarios, hospitales y otros lugares similares, fue devuelta al Tribunal, el que ordenó agregarla a los autos.

            El Director Subrogante del Servicio Médico Legal, doctor Tomás Tobar Pinochet, informó al Tribunal el 14 de enero de 1976, que "efectuada una minuciosa revisión de los ingresos de fallecidos de la Sección Tanatología, desde el 1º de enero al 31 de diciembre de 1974, todo el año 1975 y desde el 1º de enero de 1976 a la fecha, no se encuentra registrado el cadáver de José Santos Rocha Alvarez, para su autopsia médico legal".

            El Secretario Ejecutivo Nacional de Detenidos subrogante, Capitán Juan Manuel Vergara Villalobos, informó el 15 de enero 1976 que "dicha Secretaría no tiene antecedentes de la detención del afectado".

            Sin que se obtuviera respuesta a los Oficios ordenados remitir al Jefe de los Campos de Prisioneros de "Tres Alamos" y "Cuatro Alamos" y sin cumplir con la diligencia decretada el 10 de abril de 1976, en el sentido de oficiar al Ministro del Interior, el Tribunal declaró cerrado el sumario y sobreseyó temporalmente la causa, ya que "de los antecedentes reunidos no resulta claramente establecida la existencia del delito investigado, hasta que se presenten nuevos y mejores datos de investigación". Todo ello con fecha 14 de agosto de 1976.

            Elevada en consulta la precedente resolución, fue aprobada por la Corte de Apelaciones de Santiago, el 22 de octubre de 1976.

            El 5 de julio de 1979, Lidia Briceño Burgos, solicitó al 9º Juzgado del Crimen de Santiago, la reapertura del sumario. Para ello acompañó declaración jurada de Rolando Padilla Etter, cuñado del afectado, en la que da cuenta del estado en que encontró la vivienda de José Santos Rocha la mañana del día 1º de noviembre de 1975, el que evidenciaba claramente la realización de un allanamiento en el lugar. Este antecedente no había sido consignado en autos hasta entonces.

            El 13 de julio de 1979, el Tribunal dio lugar a lo solicitado y ordenó dejar sin efecto el sobreseimiento decretado. Sin embargo, por resolución de 19 de julio del mismo año, se resolvió que, teniendo presente que el Ministro señor Servando Jordán López ha sido designado en Visita Extraordinaria para conocer de las causas que se inicien por presunta desgracia o desaparición de personas, era incompetente para seguir conociendo esta causa, y así lo declaró y ordenó remitir los antecedentes al Ministro en Visita indicado.

            Con fecha 27 de agosto de 1979, el Ministro señor Servando Jordán, pronunciándose sobre la solicitud de reapertura del sumario, no dio lugar a ella teniendo presente que: Lidia Briceño Burgos no es parte en esta causa, que ésta se haya actualmente sobreseída y que el escrito respectivo no cumple con lo previsto en la Ley del Colegio de Abogados, en cuanto a la forma de comparecer en juicio. Posteriormente, devolvió los autos al 9º Juzgado del Crimen de Santiago.

            El 25 de junio de 1991, Lidia Briceño Burgos, presentó ante el 9º Juzgado del Crimen de Santiago una querella por los delitos de secuestro, asociación ilícita, homicidio y probable inhumación ilegal en la persona de José Santos Rocha Alvarez y en contra de los integrantes, miembros o funcionarios del denominado Comando Conjunto, los que en calidad de autores, cómplices o encubridores hicieron desaparecer al afectado hasta hoy. Causa que ingresó a tramitación bajo el rol N°15403-10 y que, en diciembre de 1992, se encuentra en estado de sumario.

            Uno de los agentes del Comando Conjunto Antisubversivo, el civil Miguel Estay Reyno, apodado "El Fanta", fue detenido el 20 de diciembre de 1992. El referido agente se encontraba viviendo en Paraguay, país a donde había huido tras el degollamiento de tres profesionales comunistas en 1985. El había sido involucrado en estos hechos y el Ministro que sustancia la causa por ese crimen, tras una serie de diligencias lo había localizado. Estay Reyno tenía citaciones pendientes en varias causas por detenidos desaparecidos. Familiares de José Santos estudiaban los antecedentes para solicitar su comparecencia en el Tribunal que sustancia la causa por el afectado.

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 
  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015