Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

ABELARDO DE JESUS QUINTEROS MIRANDA

 

 

Imagenes enviadas por Comisión de Derechos Humanos de San Joaquín.

Rut                   :            Sin información

F.Nacim.                       : 22-07-52, 21 años de edad a la fecha de su detención.

Domicilio            :            Alcalde Pedro Alarcón 340, San Miguel, Santiago

E.Civil              :            Soltero

Actividad            :            Obrero

C.Repres.            :            Militante de las Juventudes Comunistas

F.Detenc.            :            6 de octubre de 1973

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            Abelardo de Jesús Quinteros Miranda, 21 años de edad, obrero, militante de las Juventudes Comunistas, fue detenido por efectivos de la Policía de Investigaciones el 6 de octubre de 1973, en un patio interior del Hospital San Borja, en circunstancias que junto a otros 4 jóvenes intentaba asilarse en la Embajada de Argentina. Los otros jóvenes, eran su hermano Eduardo Santos Quinteros Miranda, Raúl Buridán San Martín Barrera, Celedonio Sepúlveda Labra y Samuel Segundo Riquelme Cruz. Los 4 primeros también eran militante de las Juventudes Comunistas y se encuentran en calidad de detenidos desaparecidos; salvo el hermano de Abelardo de Jesús, Eduardo Quinteros Miranda, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en el Canal San Carlos y trasladado al Instituto Médico Legal. Su muerte fue por herida a bala. El último de los nombrados, Samuel Riquelme Cruz, fue el único sobreviviente del grupo de jóvenes, permaneciendo detenido en la Penitenciaría de Santiago, procesado por la Justicia Militar y luego expulsado del país.

            La cónyuge de Raúl San Martín Barrera, uno de los jóvenes desaparecidos, expresa en su testimonio que su marido estaba muy alarmado por el curso de los acontecimientos de esos días y que había resuelto asilarse en la Embajada de Argentina. El 6 de octubre de 1973, se reunió con un grupo de otras 4 personas, Eduardo Quinteros Miranda, Abelardo Quinteros Miranda, Celedonio Sepúlveda Labra, y Samuel Riquelme Cruz e ingresaron todos al Hospital San Borja, pensando saltar el muro que separa ese Hospital de la Embajada. En el momento que efectuaban lo convenido, se hicieron presente personas vestidas de civil, quienes procedieron a disparar contra el grupo. Tales circunstancias le fueron referidas a la testigo por una enfermera del hospital que presenció los hechos. Por su parte, don Samuel Segundo Riquelme Cruz, ex Subdirector de Investigaciones al 11 de septiembre de 1973, expresa en su testimonio que en el Hospital intentó escapar de los civiles que le dispararon, siendo capturado por dos de los agentes, un fotógrafo del Servicio de Investigaciones y un civil del aparato de Inteligencia de Carabineros. Posteriormente, junto a otros dos muchachos detenidos, fue subido a un furgón de Carabineros y trasladados a una Comisaría que esa Institución tiene en calle San Isidro. Allí se percató que uno de los jóvenes se encontraba herido. Esto también fue observado por un policía, quien informó que entre los detenidos había un herido, recibiendo como respuesta de que no se preocupara porque a los prisioneros los iban a matar inmediatamente. En tanto, el testigo fue conducido a una oficina donde le aplicaron corriente eléctrica en distintas partes del cuerpo, mientras era interrogado acerca del "Plan Z", la supuesta infiltración en las Fuerzas Armadas y depósitos de armas; además fue acusado de ser agente cubano y soviético y de traficar con cocaína. Todo ello, mientras permanecía con las manos amarradas atrás, teniendo la impresión que se encontraba presente el carabinero Ramón Esquivel, quien fuera el que dio la orden para ser sometido a tortura. Parte del interrogatorio se centró en su vinculación con los otros dos jóvenes que habían sido detenidos en el Hospital. Al término del interrogatorio fue llevado al patio donde había una hoguera donde le quemaron los pies. Permaneció 3 días en el recinto policial, al término de los cuales fue trasladado a la Academia de Guerra de la FACH, AGA, luego a la Penitenciaría para ser posteriormente expulsado del país.

            La familia de los hermanos Quinteros Miranda realizó múltiples gestiones para dar con su paradero. En su búsqueda, se enteraron en Policía de Investigaciones de la suerte corrida por Eduardo Quinteros, siendo informados que se encontraba sepultado en el patio 29 del Cementerio General. Sin embargo, les fue imposible saber la suerte corrida por su hermano Abelardo de Jesús.

           

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            El 4 de febrero de 1975, se presentó una denuncia por homicidio en la persona de Eduardo Santos Quinteros Miranda y de Abelardo Quinteros Miranda, ante el 3er. Juzgado del Crimen de San Miguel, rol 23093, en la cual se expresa que ambos desaparecieron el 6 de octubre de 1973 y que la única información que se poseía eran noticias de que ambos habían sido detenidos junto al ex Subdirector de Investigaciones, Samuel Riquelme, en momentos que intentaban asilarse en la Embajada de Argentina. Posteriormente, en el Servicio de Investigaciones se informó que Eduardo Santos había prestado declaración el 8 de octubre en Fiscalía Militar y que posteriormente había fallecido, habiéndose ya sepultado, sin entregar mayores datos o explicaciones. Acerca de Abelardo de Jesús, dijeron no poseer información. Realizadas las respectivas indagaciones, se estableció que Eduardo Quinteros se encontraba sepultado en el Patio 29 del Cementerio General de Santiago, sepultura N°2522.

            En la tramitación del proceso se recibió respuesta positiva del Cementerio General y del Instituto Médico Legal respecto a Eduardo Quinteros Miranda, cuyo protocolo de autopsia señala como causa de la muerte heridas de bala torácicas, abdominales con salida de proyectil. Tratándose de disparos de larga distancia. La autopsia fue practicada el 11 de octubre de 1973 y se estima que habría permanecido sumergido en el agua -fue encontrado en el Canal San Carlos- unos tres o cuatro días. Tanto el Cementerio General como el Instituto Médico Legal señalaron no tener información respecto a Abelardo Quinteros.

            El 31 de julio de 1975, tras recibirse informe negativo del Ministerio del Interior, el sumario fue cerrado y el 7 de agosto la Jueza doña Berta Rodríguez Monardes sobreseyó temporalmente la causa, con el fundamento que, encontrándose acreditado el delito denunciado, no hay indicios suficientes para acusar a determinada persona como autor, cómplice o encubridor. El 3 de octubre de 1975, la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó el auto de sobreseimiento, a pesar que no hay constancia en el proceso de que hayan decretado diligencias tendientes a ubicar a Samuel Riquelme, sindicado en la causa como una de las personas detenidas junto a los hermanos Quinteros.

            Los antecedentes antropomórficos de Abelardo de Jesús Quinteros Miranda fueron anexados a la causa 4449-AF del 22 Juzgado del Crimen de Santiago, por el delito de inhumación ilegal, en el Patio 29 del Cementerio General, de personas no identificadas muertas entre septiembre y diciembre de 1973. El Juez Instructor de la causa ordenó la excavación de 108 tumbas en septiembre de 1991. De allí se exhumaron 125 cuerpos, los que fueron remitidos al Instituto Médico Legal. En la actualidad (fines de 1992) se está a la espera de los informes periciales de identificación.

           


 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 

 
  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015