Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

SERGIO ALFREDO PEREZ MOLINA

 

Rut       : 4.544.026

F.Nacim. : 01-02-43, 31 años a la fecha de la detención

Domicilio : Tocornal 1340, Santiago

E.Civil  : Casado, un hijo

Actividad : Estudiante de Pedagogía

C.Repres. : Dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR

F.Detenc. : 22 de septiembre de 1974

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            Sergio Alfredo Pérez Molina, casado, un hijo, dirigente del MIR, fue detenido por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), el día 22 de septiembre de 1974 en su propio domicilio, ubicado en el sector sur de la capital. Testigos de este hecho fueron el médico Humberto Eduardo Sotomayor Solís y su esposa doña María Luz García Ferrada, que lo acompañaban y que así lo declararon en la causa rol 90.759 del 8° Juzgado del Crimen, la que posteriormente fue conocida por el Ministro en Visita Extraordinaria don Eduardo Araya Rojas, en la cual se investigó la muerte de Lumi Videla Moya, cónyuge del afectado.

            La aprehensión de Sergio Pérez tiene lugar en un momento de intensa persecución a militantes del MIR, organización política de la cual éste era dirigente.

            El día anterior a su detención fue arrestada su esposa Lumi Videla Moya, también dirigente del MIR, cuya aprehensión ocurrió en la vía pública y en su identificación participó Marcia Merino ("Flaca Alejandra", colaboradora de la DINA después de haber sido detenida). Fue conducida al recinto a cargo de la DINA ubicado en José Domingo Cañas, lugar donde fue salvajemente torturada y muerta en noviembre de 1974. El cadáver de esta víctima fue arrojado a la Embajada de Italia, pretendiendo hacer aparecer este crimen como ocurrido en ese lugar, lo que posteriormente fue descartado en la investigación judicial. El informe de autopsia de la víctima señala que la causa precisa de la muerte fue la asfixia producto de una obstrucción de la boca y la nariz estando el cuerpo de cúbito ventral.

            La detención de Lumi Videla, el día anterior a la de Sergio Pérez, fue conocida por numerosas personas que permanecieron recluidas con ambos en el recinto secreto de la DINA ubicado en Avda. José Domingo Cañas y en especial por doña Rosalía Amparo Martínez Cereceda, amiga del matrimonio y que estuvo detenida en ese lugar. En declaración jurada de fecha 28 de junio de 1990, la testigo relata la forma en que fueron detenidos sus amigos: "...su detención fue el 21 de septiembre de 1974, vivía con Sergio Pérez en una casa de calle Santa Rosa, cerca de Departamental... Lumi y Sergio Pérez tenían un acuerdo previamente establecido para los efectos de dar señales sobre la detención de uno o del otro y en ese plan se incluía que habría un plazo límite para la entrega de la información sobre la casa donde vivían ambos. Ocurre que Lumi es detenida el 21, la llevan a la sala de torturas y ella relata que soportó el plazo, que bien pudo ser de 24 horas. Ello significaba que Lumi durante veinticuatro horas no había concurrido a los puntos o contactos que tenía ese día, por lo que esa inasistencia serviría para que Sergio se enterara que algo había pasado y que ella había sido detenida".

            La testigo de la detención de Sergio Pérez, doña María Luz García Ferrada hace un relato similar al anterior en la causa por la investigación de la muerte de Lumi Videla, agregando antecedentes de los que conoció personalmente: "...supuse que Lumi Videla Moya había sido detenida el 21 de septiembre porque al reunirse conmigo y con mi marido Humberto Sotomayor, el marido de ella llamado Sergio Pérez Molina, nos informó que no había llegado a su casa a la hora convenida, lo que era bastante para conjurar el resultado indicado; lo que vi confirmado cuando al día siguiente Sergio pretendió regresar a su casa, siendo acompañado por mi marido y quedándome yo a una distancia de dos cuadras, ocurriendo que se sintieron unos disparos en el interior de una casa y su voz que aconsejaba alejarse, no existiendo entonces ninguna duda de su aprehensión por personal de los servicios de seguridad".

            Por su parte don Humberto Sotomayor Salas hace también una relación de este hecho: "Debo hacer presente que el día 21 de septiembre del año en curso Lumi Videla desapareció de su hogar ubicado en una calle paralela a la Gran Avenida que corre entre Ingeniero Budge y Berlín, siendo la primera paralela a la Gran Avenida hacia la cordillera, allí hay un pasaje y en una de sus esquinas estaba la casa de Lumi. Esto me consta porque ese día fui hasta el domicilio ubicado alrededor de las 20:00 horas y me lo manifestó su propio esposo Sergio Pérez Molina, quien se encontraba muy preocupado, ya que su mujer debía haber regresado al hogar a las 13:00 horas. Posteriormente Sergio Pérez fue detenido en su propio domicilio ante mi vista, esto es el día 22 de septiembre a las 09:30 horas".

            Tanto Sergio Pérez Molina como su esposa Lumi Videla Moya fueron llevados al recinto de José Domingo Cañas donde -según testigos- se les torturó brutalmente con el objetivo concreto de que entregaran información sobre el paradero del máximo dirigente del MIR, Miguel Enríquez, intensamente buscado en esa época. Doña Rosalía Amparo Martínez Cereceda vio a Sergio Pérez en ese recinto y así lo relata en su declaración jurada: "En una de las salas de interrogatorio estaban interrogando a un hombre, quien resultó ser Sergio Pérez Molina, llamado también "el chico Pérez" a quien conocía de antes, pues era su amiga..." "...el interrogatorio giró sobre varios aspectos inconexos, lo cierto es que los aprehensores no sabían exactamente quien era la declarante o a qué estructura del MIR pertenecía. Lo que estaba claro es que alguna relación existía con Sergio Pérez Molina. "...Agrega esta testigo que Sergio Pérez era mantenido en una pieza distinta a la de los otros detenidos".

            También se sabe por la declaración de Rosalía Martínez que Sergio Pérez Molina fue confrontado con su propia cónyuge, con ella y con el marido de ésta, Julio Laks Feller: "Aproximadamente entre el 24 y el 25 de septiembre, esto es dos o tres días después de la detención de la declarante, los jefes del recinto convocaron a una reunión a la cual asistieron: la declarante, su marido Julio Laks Feller, Lumi Videla y Sergio Pérez, por parte de los detenidos y dos agentes de la DINA, uno a quien llamaban el "Abuelo" o "Mayor". El objetivo de esa reunión era conocer el nombre del enlace con Miguel Enríquez. Todo ello dentro de un ambiente muy especial que se respiraba al interior del recinto y fundamentalmente en la jefatura de DINA allí. Todo estaba girando en ese momento en la percepción de que se estaba muy cerca de dar con el paradero del Jefe máximo del MIR Miguel Enríquez; y contaban con la certidumbre que habían asestado un golpe inmenso a ese movimiento con la detención de Sergio Pérez Molina. Este último, estando en esa reunión mostraba un estado físico calamitoso producto de las intensas torturas y de los malos tratos que se le habían infligido. Los jefes de la DINA señalaron a los demás concurrentes a esa cita, que el deber de estos detenidos era salvar la vida del "Chico Pérez", quien según sus palabras "se moría". A cambio de la información del nombre del enlace de Enríquez, prometían dispensar una debida atención médica a Pérez y con ello salvarlo de la muerte. Inclusive los agentes de la DINA, señalaron que no era necesario que contestaran de inmediato, que podían reflexionar sobre el punto. Concluida la reunión, los detenidos fueron llevados a la habitación donde originalmente se encontraban. La declarante estaba profundamente conmovida por el estado de salud de Pérez, el que realmente estaba grave, tal cual lo habían señalado los agentes de la DINA y conmovida aún más por la petición de ayuda que le había manifestado el propio Pérez. Fue al parecer al día siguiente que a esa pieza fue virtualmente lanzado a su interior Sergio Pérez, quien lo único que hacía era permanecer inmóvil, quejándose de sus múltiples lesiones, tenía un balazo en una pierna, la que no había sido atendida médicamente, tenía una úlcera reventada y vomitaba sangre a cada momento. Sólo fue mantenido en ese lugar junto a los otros detenidos, entre ellos su mujer Lumi Videla, por espacio de una hora. Se trataba indudablemente de un neto acto de presión sobre estos, para que apuraran en alguna forma una decisión sobre lo solicitado, el nombre del enlace con Miguel Enríquez". Agrega más adelante la declarante en este mismo documento, refiriéndose a la situación del afectado: "Sergio Pérez siguió siendo torturado y sus gritos se escuchaban en toda la casa. La declarante ubica estos hechos en 4 a 5 días después de su propia detención. Allí ocurre un hecho importante, en una tarde se escuchan gritos de Sergio y luego unos carrerones de gente por la casa que expresaban "un médico, un médico", señalando que Pérez se estaba muriendo, que estaba muy mal y que había que llevarlo a un hospital. Lumi Videla pidió permiso para ir a despedirse de él; la sacaron un breve rato, lo suficiente sólo parece para verlo y nuevamente fue ingresada a la pieza de los detenidos. Se escucharon rápidas carreras y una especie de camilla arrastrando a Sergio Pérez. Ese sería el último día que se vio y escuchó a Sergio Pérez".

            Después de estos hechos que de acuerdo a la testigo Rosalía Martínez ocurrieron en el recinto de José Domingo Cañas, otro ex detenido por la DINA en enero de 1975, don Reinaldo Erick Zott Chuecas, relata que durante su reclusión fue atendido en una clínica clandestina ubicada en la calle Santa Lucía 162 en Santiago, en una fecha que ubica entre el 22 y el 26 de febrero de ese año. Encontrándose en ese lugar señala: "un guardia me confidenció que en esa misma cama -en la que yo estaba- había muerto "el Chico Pérez", desconozco el grado de veracidad de ese comentario".

            El día 4 de noviembre de 1974, el cadáver de la esposa del afectado, Lumi Videla, fue arrojado a los jardines de la Embajada de Italia, informándose por la prensa de la época que el homicidio de ésta había ocurrido en el interior de esta legación diplomática y en el curso de "orgías entre asilados". Esta versión quedó totalmente descartada en la investigación judicial realizada por el Ministro señor Juan Araya puesto que en ella se pudo establecer fehacientemente que la fallecida nunca estuvo en ese lugar en calidad de asilada. Esta causa fue sobreseída posteriormente por la imposibilidad de ubicar a los autores del delito.

            La última noticia pública que se tuvo en relación al afectado don Sergio Pérez Molina tuvo lugar en febrero de 1975, cuando cuatro militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria que se encontraban detenidos fueron obligados a dar una conferencia de prensa trasmitida por televisión y profusamente difundida por la prensa de la época. En esta oportunidad entregaron una larga lista de militantes de ese movimiento que se encontraban en distintas situaciones, mencionando a Sergio Pérez Molina como miembro de la Comisión Política del MIR y fallecido.

            De esos cuatro militantes que a la fecha estaban en calidad de detenidos por la DINA, dos de ellos Hernán Carrasco y Humberto Menanteaux, fueron posteriormente ejecutados por agentes de ese organismo.

            Hasta la fecha, Sergio Pérez Molina se encuentra desaparecido.

 

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            Con fecha 3 de noviembre de 1974, doña Luz Moya Díaz, madre de Lumi Videla, presentó un recurso de amparo ante la Corte de Apelaciones de Santiago, informando sobre la detención de su hija y de su yerno Sergio Pérez Molina, a quienes supone detenidos en forma conjunto. Este recurso llevó el rol 1174 y a éste adhirió posteriormente don Eduardo Pérez Avilés, padre del afectado.

            En esta presentación judicial no se obtuvieron mayores resultados puesto que precisamente mientras se encontraba en tramitación, fue asesinada Lumi Videla, lo que hacía inoficioso continuar con una presentación en la que se pedía amparo.

            En marzo de 1979 la totalidad de los Vicarios Episcopales del Cardenal Arzobispo de Santiago, hicieron una presentación ante la Corte Suprema para que se investigara la situación de 679 detenidos y desaparecidos a la fecha, entre las cuales se incluía a Sergio Pérez Molina. El caso del afectado y de otras 8 personas fue encargado al 3er. Juzgado del Crimen, que recién inició la causa el 26 de julio de ese año.

            En este proceso que llevó el rol 130.923 se realizaron algunas diligencias como requerir información al Ministerio del Interior sobre la posible detención de los afectados, Oficios a Policía Internacional, Oficios al Gabinete de Identificación para conocer si estaban fallecidas y al Instituto Médico Legal con el mismo fin.

            En relación a Sergio Pérez Molina ninguna de estas diligencias tuvieron algún resultado e incluso en el juicio no se logró obtener una nómina de los detenidos de ese período por cuanto el Ministro del Interior, señor Sergio Fernández, remitió la consulta a la Central Nacional de Informaciones (C.N.I.) la que finalmente informó haber destruido sus archivos por "motivos de seguridad".

            En la orden de investigar evacuada por la Policía de Investigaciones se señaló en relación al afectado que se encontraba registrado en el Departamento de Informaciones de esa repartición como miembro del Comité Central y de la Comisión Política del MIR. Asimismo figuraba en una lista de personas más buscadas, según informe de un organismo de seguridad denominado CAJSI II D.E. del 25 de julio de 1974 y en un listado nacional de peligrosos. Registraba, además, una orden de aprehensión del mismo CAJSI II D.E. de 21 de febrero de 1975 y una orden de impedimento de ingreso al país, de julio de 1974.

            La causa fue sobreseída con fecha 23 de septiembre de 1982 por el Tribunal de primera instancia por no encontrarse acreditado los delitos, resolución que se confirmó por parte de la Corte de Apelaciones el 7 de abril de 1983.

            El 17 de junio de 1991 se interpuso una querella por secuestro y homicidio en el caso de Lumi Videla Moya, cónyuge de Sergio Pérez Molina. Dicha causa se radicó en el 3er. Juzgado del Crimen de Santiago bajo el rol Nro. 130925.

            El 16 de noviembre de 1992 fue detenido Osvaldo Romo Mena, uno de los agentes que participó en los hechos que terminaron con el homicidio de Lumi Videla. El mencionado agente fue ubicado en Brasil, como resultado de una serie de diligencias decretadas por la jueza Gloria Olivares del 3er. Juzgado del Crimen de Santiago en la causa por el desaparecimiento de Alfonso Chanfreau Oyarce. Romo residía en el mencionado país desde finales de 1975; la DINA le había proporcionado los medios para abandonar el país a raíz de que estaba siendo citado por varios Tribunales que tramitaban causas por violaciones a los derechos humanos. El organismo de seguridad, entre otros medios, le proporcionó documentos con falsa identidad para él y su grupo familiar. Durante estos 17 años usaba el nombre de Osvaldo Andrés Henríquez Mena. Romo Mena fue interrogado en la causa por el homicidio de Lumi Videla y encargado reo. En relación a estos antecedentes se esperaba avanzar en el esclarecimiento de la suerte de Sergio Pérez Molina.

 

24 de Julio 2007 La Nación

Condenan a 25 años de presidio a Manuel Contreras

Por el crimen de Lumi Videla fue condenada la cúpula de la DINA en un dictamen de primera instancia que involucra además de Contreras a Miguel Krassnoff, Cristoph Willike, Marcelo Moren Brito, entre otros.

Sendas condenas dictaron dos magistrados en causas conocidas de derechos humanos, sentencias que complican nuevamente a la cúpula de la DINA y con especial fuerza al líder del organismo represivo el general (r) Manuel Contreras.

Por un lado el ministro Alejandro Solís dictó sentencia en el caso por el homicidio de Lumi Videla Moya y el secuestro calificado de su marido Sergio Pérez Molina, hechos ocurridos el 3 de noviembre de 1974 y 22 de septiembre de 1974, respectivamente.

En el dictamen condena a diez años y un día de presido mayor en su grado medio al general (r) Manuel Contreras en calidad de autor del delito de secuestro calificado de Sergio Pérez. También sanciona por igual ilícito a Miguel Krassnoff pero en este caso la pena es de cinco años y un día de presidio mayor en su grado mínimo, caso que se repite para Ciro Ernesto Torré Sáez.

En el crimen de Lumi Videla la sanción para el Mamo Contreras alcanza a quince años y un día de presidio mayor en su grado máximo. Para Krassnoff Martchenko a diez años y un día de presidio mayor en su grado máximo e igual sanción cumplirá Cristoph Georg Paul Willeke Floel, Francisco Maximiliano Ferrer Lima y Marcelo Luis Moren Brito. Mientras que Basclay Humberto Zapata Reyes recibe una sanción de cinco años y un día de presidio mayor en su grado máximo.

Viernes 14 de noviembre de 2008      El Mostrador

Manuel Contreras suma dos nuevas condenas en caso de DDHH

El encarcelado ex represor fue condenado a 5 años y un día de presidio por el secuestro de Sergio Pérez Molina y 10 años y un día en calidad de autor por el homicidio de Lumi Videla Moya.

Dos nuevas condenas sumó este viernes el ex jefe de la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), general en retiro Manuel Contreras luego que la Corte de Apelaciones de Santiago dictara sentencia de segunda instancia en el proceso por el secuestro calificado de Sergio Pérez Molina, ocurrido a partir del 22 de septiembre de 1974, y el homicidio calificado de Lumi Videla Moya, registrado el 3 de noviembre de ese mismo año.

El encarcelado ex represor fue condenado a 5 años y un día de presidio por el secuestro de Pérez Molina y 10 años y un día en calidad de autor por el homicidio de Videla Moya.

En fallo dividido (en causa rol 5157-2007), la Octava Sala del tribunal de alzada capitalino –compuesta por los ministros Cornelio Villarroel, Mario Carroza y el abogado integrante Carlos López,  ratificó la mayoría de las condenas dictadas por el ministro en visita Alejandro Solís Muñoz en contra de 7 ex integrantes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Sin embargo, modificó el quantum de las penas aplicadas por el magistrado de primera instancia.

El fallo de segunda instancia establece las siguientes sanciones:

- Ciro Torré Saéz: absuelto por falta de participación.

- Manuel Contreras Sepúlveda: 5 años y un día de presidio por el secuestro de Pérez Molina y 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

-  Miguel Krassnoff Martchentko: 5 años y un día por el secuestro de Pérez Molina y 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

- Cristoph Willike Floel: 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

- Francisco Ferrer Lima: 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

- Marcelo Moren Brito: 10 años y un día por el homicidio de Videla Moya (autor).

- Basclay Zapata Reyes: 5 años y un día por su participación como cómplice en el homicidio de Lumi Videla Moya.

En el aspecto civil, se rechazó la demanda que había condenado a Krassnoff Martchenko, Willike Floel y Ferrer Lima a pagar una indemnización de $ 50.000.000 (cincuenta millones de pesos) a cada demandante: Lautaro Videla  Moya y Eduardo Pérez Molina.

La decisión en cuanto a las condenas se adoptó con el voto en contra del ministro Cornelio Villarroel, quien estuvo por dictar la absolución de todos los sentenciados, aplicando el Decreto Ley N° 2191 de 1978, conocido como Ley de Amnistía.

En tanto, el abogado integrante López se pronunció en contra de la decisión que absolvió a Ciro Torré y el rechazo a la demanda civil.

En primera instancia, el 23 de julio de 2007, el ministro Alejandro Solís Muñoz, había establecido las siguientes condenas:

 

-Manuel Contreras Sepúlveda: 10 años y un día por el secuestro de Sergio Pérez y 15 años y un día por el homicidio de Lumi Videla.

-Miguel Krassnoff Martchenko: 5 años y un día por el secuestro de Sergio Pérez y 10 años y un día por el homicidio de Lumi Videla.

-Ciro Torré Saez, Cristoph Willike Floel, Francisco Ferrer Lima y  Marcelo Moren Brito: 10 años y un día por el homicidio de Lumi Videla Moya.

-Basclay Zapata Reyes: 5 años y un día como cómplice del homicidio de Lumi Videla Moya.

Esta es la décimo quinta sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago en 2008 en causa de derechos humanos, y la 56 desde el 2004.

El 3 de noviembre de 1974 Lumi Videla murió en una sesión de tortura a la que era sometida en el recinto de José Domingo Cañas.  Según el informe de autopsia, la causa precisa de la muerte fue la asfixia producto de una obstrucción de la boca y la nariz estando el cuerpo de cúbito ventral. Su esposo Sergio Pérez desapareció desde ese mismo recinto.

 El 4 de noviembre de 1974 se encontró el cadáver de Lumi Videla en el lado interior de una pared del jardín de la embajada de Italia, en la comuna de Providencia. La prensa de la época informó que habría sido víctima de los asilados que se encontraban en la embajada, en el marco de una orgía. La embajada, por su parte, desmintió que Lumi VIDELA se hubiera encontrado asilada en el recinto.

Martes 8 de septiembre de 2009  Cooperativa.cl

Cúpula de la DINA recibió dura condena por asesinato de mirista

La Corte Suprema impuso pena de 15 años de cárcel para general (r) Manuel Contreras.

Esto, por el secuestro calificado de Sergio Pérez Molina y el homicidio calificado de Lumi Videla.

La sala penal de la Corte Suprema condenó a la cúpula de la DINA, encabezada por el general (r) Manuel Contreras, por el secuestro calificado de Sergio Pérez Molina y el homicidio calificado de Lumi Videla Moya, hechos ocurridos en 1974.

En fallo dividido, el ex jefe de la policía secreta del fallecido dictador Augusto Pinochet recibió 15 años y un día de cárcel, sin beneficios, por ambos crímenes, al igual que el brigadier (r) Miguel Krassnoff.

Por su parte, los brigadieres (r) Cristoph Willike, Francisco Ferrer y Marcelo Morén Brito, fueron condenados a 10 años y un día por su responsabilidad en el homicidio de Videla.

A su vez, el ex agente Basclay Zapata Reyes recibió cinco años de presidio como cómplice del asesinado de la mirista y el coronel (r) de Carabineros Ciro Torré fue condenado a cinco años de cárcel por el secuestro de Sergio Pérez Molina, con el beneficio de la libertad vigilada.

El 4 de noviembre de 1974 se encontró el cuerpo de Lumi Videla en un jardín de la embajada de Italia en Providencia. La prensa de la época informó que su muerte se produjo tras participar en una orgía con los demás asilados en la sede diplomática.

 

 

           

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 
  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015