Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

 JUAN MAURICIO POBLETE TROPA

Rut : 186.996 de Chillán
F. Nacim : 24-01-53, 20 años a la fecha de su detención
Domicilio : Cuatro Oriente Sur Nº19, Población Rosita O'Higgins, Chillán
E.Civil : Soltero
Actividad : Comerciante
C.Repres. : Sin militancia política conocida
F.Detenc. : 23 de septiembre de 1973
 

 
SITUACION REPRESIVA
Juan Mauricio Poblete Tropa, soltero, 20 años de edad, comerciante, fue detenido el 23 de septiembre de 1973, cerca de las 23:45 horas, en su domicilio de la ciudad de Chillán por una patrulla de Carabineros y Militares. Los uniformados preguntaron por el afectado, y como éste estaba acostado en esos momentos, lo obligaron a vestirse, ya que según le dijeron tenían órdenes de llevárselo. Dirigía el grupo de aprehensores un Teniente de Ejército de apellido Depis. En los momentos en que los uniformados sacaban al afectado hasta la calle, hicieron varios disparos al aire. De ahí tasladaron a Juan Poblete Tropa hasta el recinto de la 2ª Comisaría de Carabineros de Chillán. Ese mismo día fueron detenidos por Carabineros en la ciudad de Chillán otras dos personas, se trata de Luis Antonio Ibarra Durán y Leopoldo López Rivas, ambos igualmente permanecen en calidad de detenidos desaparecidos.
La señora María Tropa se dirigió en la mañana del día siguiente, 24 de septiembre de 1973, al recinto policial mencionado en donde fue atendida por personal de guardia que le manifestó que allí se encontraba detenido su hijo Juan Poblete, como ella misma relatara en declaración jurada: "efectivamente se encontraba en los calabozos de dicha unidad. Hasta allí seguí concurriendo a dejarle alimentos y ropas. Todo ello era recibido por el personal de guardia y entregado a mi hijo. El día 27 de septiembre, vale decir, a cuatro días de su detención tuve ocasión de ingresar hasta el interior del cuartel y entregarle por una ventanilla del calabozo un paquete. Mostraba señales de haber sido maltratado. Presentaba hinchazones en todo el cuerpo. Desde ese momento no lo he visto nunca más". En su declaración agrega la madre del afectado que en una ocasión el teniente Depis le dijo que no se preocupara porque su hijo se encontraba "en una isla" y estaba bien. Lo cierto es que respecto de la detención y reclusión del afectado ningún organismo se responsabilizó, al mismo tiempo que era falsa la información de su permanencia en una isla, debido al testimonio entregado por don Mario Weitzel padre del detenido y ejecutado Patricio Weitzel Pérez, quien fuera arrestado en su hogar por Carabineros y civiles en la madrugada del 1° de octubre de 1973. En la oportunidad fueron detenidos también dos pensionistas que tenía en su hogar, éstos fueron Arturo Prat Martí y Gregorio Retamal Venegas, quienes permanecen desaparecidos desde esa fecha. El padre de Patricio Weitzel realizó innumerables gestiones por encontrar a su hijo, recorrió los ríos de la zona tratando reconocer el cuerpo de su hijo entre los cadáveres que flotaban. El era un relojero y casualmente a su taller llegó un niño que portaba el reloj de su hijo, al preguntarle de dónde lo había sacado respondió que su padre se lo había regalado, acto seguido el menor se alejó corriendo. Ante ésto él decidió seguirlo, llegando hasta las cercanías del puente EL Ala en el río Ñuble. Allí en una casa pudo conversar con el padre a quien le pidió que le indicara el lugar de dónde sacó las cosas que llevaba su hijo cuando fue detenido. Entonces se dirigieron al lugar: "Allí vemos alrededor de 8 cadáveres que estaban varados y semicarcomidos, no estando allí mi hijo. Luego me indica unas zarzamoras entre las cuales encuentro a Patricio. Tenía las manos amarradas atrás con un alambre y puesto su chaquetón. No reconocí ninguno de los otros cadáveres, pero de uno que estaba sin cabeza saqué un zapato y un cinturón y lo guardé." Luego enterró el cuerpo de su hijo en unas matas de boldo.
El 26 de diciembre de 1973 denunció la inhumación ilegal ante el Primer Juzgado del Crimen de Chillán. Al llegar el 27 de diciembre al Tribunal citado por el juez, se da cuenta de que lo espera un camión lleno de militares, dos furgones de Carabineros y uno de policía civil. El Juez lo llamó y le dijo que irían al lugar. Allí recogieron los cadáveres, constatando que todos tenían en el cráneo una perforación de bala, excepto lógicamente el cadáver decapitado. El Juez lo autorizó para que privadamente enterrara el cuerpo de su hijo.
"Tiempo después- señala Mario Weitzel- la madre de Juan Poblete Tropa, llegó hasta mi domicilio y al ver el zapato y el cinturón que saqué del cadáver que no tenía cabeza, las reconoció como pertenecientes a su hijo y las conserva como tales".

 
GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
El 4 de abril de 1979 se presentó ante la Corte de Apelaciones de Chillán un recurso de amparo en favor del afectado. La presentación que ingresó con el rol Nº106.169-79 fue rechazada posteriormente por la Corte, la que ordenó remitir los antecedentes al Tercer Juzgado del Crimen.
En el Tribunal señalado se inició la causa rol N° 11.374-A, por la presunta desgracia. El 13 de junio de 1979, la señora María Tropa presentó al Juzgado del Crimen nuevos antecedentes, indicando que en el Puente El Ala fueron encontrados unos cadáveres entre los que estaba el de su hijo. Agregaba que dicho cadáver fue ingresado al cementerio local bajo el nombre de José Gregorio Retamal. Se solicitaron una serie de diligencias, las cuales no se realizaron.
Posteriormente, el 15 de enero de 1990 fueron exhumados los restos que podrían corresponder a Poblete Tropa o Retamal Venegas. El 27 de abril de 1990 se presentó una solicitud de reapertura de la causa rol 11.374-A, la que se encontraba sobreseída temporalmente y archivada.
El 8 de mayo de 1990 el Juez del Tercer Juzgado del Crimen de Chillán decidió reabrir la causa por presunta desgracia del afectado, decretando en la oportunidad una serie de diligencias para establecer la identidad de los restos exhumados en el Cementerio de Chillán. Antes de haber logrado el informe del Instituto Médico Legal para poder establecer la identidad de los restos inhumados, el Juzgado Militar solicitó la competencia. El Juez del Crimen la negó, trabándose contienda de competencia, la que se resolvió en favor de la Justicia Militar de Chillán.
A finales de 1992 se desconocía el estado de tramitación de esta causa, y no se había logrado la identificación de los restos exhumados, los que habían sido remitidos al Instituto Médico Legal de Santiago para exámenes periciales de identificación.
 


6 de Octubre 2004 La Discusion

Confirman identidad de detenido desaparecido.

Exámenes de ADN practicados en el Instituto Médico Legal, permitieron confirmar la identidad de los restos exhumados desde el cementerio municipal de Chillán, el año pasado. Las osamentas corresponden a Juan Mauricio Poblete Tropa, detenido el 23 de septiembre de 1973 y quien desde entonces se encontraba en calidad de desaparecido.

Los resultados fueron confirmados sobre la base de pruebas genéticas practicadas a los familiares de Poblete y desde ahora servirán como pruebas para ser aportadas al Primer Juzgado Civil, donde se sigue la investigación por la detención del joven, indicó Ignacio Marín, abogado del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior.

Los resultados descartan a los otros nombres que se estimaba podrían pertenecer las osamentas, Arturo Prat Martí y Gregorio Retamal, quienes fueron detenidos junto a Poblete Tropa.

Los restos de los tres estudiantes fueron arrojados desde el Puente El Ala, tras ser detenidos por personal de la Segunda Comisaría de Carabineros y encontrados meses más tarde siendo trasladados a una fosa común.

Marín indicó que el reconocimiento es un paso importante en la línea de esclarecer los hechos y permitir establecer las responsabilidades.

El abogado indicó que, tras entregar los antecedentes al juez, la familia estará en condiciones de brindar cristiana sepultura después de 31 años..

 


25 de Mayo 2005 La Discusion

Logran identificar restos de Juan Poblete Tropa, desaparecido en 1973

Hasta dependencias del Servicio Médico Legal de Chillán arribaron los restos pertenecientes a Juan Poblete Tropa, detenido en 1973 y que habían sido exhumados el año pasado desde el Cementerio Municipal. Durante los últimos siete meses, las osamentas fueron sometidas a pericias en el Instituto Médico Legal, en Santiago, para confirmar la identidad. Lo anterior, porque existían dudas en torno a la identidad, debido a que el cuerpo que estaba enterrado en el Camposanto, se encontraba decapitado, hasta donde había sido trasladado luego que fueran arrojados en una fosa común, en 1973. Los peritajes fueron ordenados por el Primer Juzgado Civil de Chillán, tras ser solicitada por Ignacio Marín, abogado del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior. El tribunal quedó originalmente con la causa, antes de que fueran creados los juzgados del crimen. Poblete Tropa fue detenido el 23 de septiembre de 1973, por una patrulla de carabineros y militares, desde su hogar en la población Rosita O´Higgins, siendo trasladado hasta la Segunda Comisaría de Carabineros y posteriormente el cuerpo arrojado al puente El Ala. La identificación del cuerpo, fue posible gracias a las declaraciones de Mario Weitzel, padre de Patricio Weitzel, quien en octubre de 1973 encontró el cuerpo de su hijo en el mencionado sector, junto a otros ocho cuerpos mutilados y ejecutados. Familiares de Poblete Tropa se encuentran gestionando el retiro del cuerpo lo que podría concretarse en las próximas horas.

 

25 de Mayo 2005 La Discusion

Confirman funerales de Juan Poblete Tropa

Casi 32 años tuvo que esperar la familia de Juan Mauricio Poblete Tropa, para dar cristiana sepultura a su ser querido. Luego que el Servicio Médico Legal confirmara que los restos exhumados hace siete meses desde el Cementerio Municipal de Chillán pertenecen al joven, detenido por una patrulla militar y de ex carabineros el 23 de septiembre de 1973, de inmediato familiares programaron el velatorio y responso fúnebre. Los restos serán velados mañana viernes en la casa habitación en que vivió, la misma donde fue detenido, ubicada en la población Rosita O´Higgins, pasaje 4 Oriente Sur, casa 19. Al día siguiente, a las 12 horas, se realizará una misa en la Capilla San José Obrero, ubicada en la Avenida Chile, para posteriormente, trasladarse, el cortejo fúnebre, al Cementerio Municipal. La información fue dada a conocer por Marcelo Poblete, sobrino de Poblete Tropa, quien en representación de la familia manifestó su satisfacción por la recuperación de los restos después de tres décadas. “Tuvimos la oportunidad de ver las osamentas y tuvimos la certeza al reconocer la parte del fémur, también presentaba nítidamente una perforación en la cabeza producto de un proyectil”, indicó Marcelo Poblete, quien aclaró asimismo que entre las osamentas se encontraba la cabeza, “que probablemente fue arrojada a la fosa”, precisó. Como la mayoría de los familiares de detenidos desaparecidos, la familia de Juan Poblete Tropa, dedicó buena parte de su vida a la búsqueda, golpeando puertas que por años fueron cerradas. DOS FAMILIAS PARA UN CUERPO. La particularidad del caso, radica en que inicialmente el cuerpo de Poblete Tropa fue enterrado en el Cementerio Municipal, bajo el nombre de José Gregorio Retamal Velásquez, detenido junto a Arturo Prat Martí y Patricio Weitzel Pérez y cuyos cuerpos, al igual que Poblete, fueron arrojados al río Ñuble, en el sector del Puente El Ala. La confusión comenzó a despejarse luego que el padre de Weitzel, quien había reconocido el cuerpo de su hijo, guardó un zapato de otro cuerpo que resultó ser de Poblete.

 


29 de Mayo 2005 La Discusion

Juan Poblete Tropa ahora descansa en paz

La capilla San José Obrero de la población Rosita O`Higgins cobijó ayer los restos mortales de Juan Mauricio Poblete Tropa, en lo que vino a ser su postrero funeral, luego de 32 años. Los recuerdos lo describieron como un carismático joven de 20 años, el menor de cuatro hermanos, César, María, Marta y él. Su padre era albañil, y su madre, la señora María, costurera y componedora de huesos. Ellos, pertenecían a las familias que en agosto de 1960 llegaron hasta la Población Rosita O’Higgins, felices de contar con un techo digno para vivir. La numerosa presencia de vecinos, y antiguos amigos de juventud de Juan, reflejan aquello de que “Rosita”, era una gran familia. Juan Poblete Tropa, perteneció a un grupo de jóvenes que quisieron para sus semejantes un mejor mundo para vivir, con más oportunidades e igualdad. Ese fue su “error”, querer servir a los demás de acuerdo a los dictados de su conciencia. Pese a no poseer militancia política, era identificado como miembro de grupos comprometidos fuertemente con el gobierno socialista de Salvador Allende. La noche del 23 de septiembre de 1973 fue detenido en su hogar por una patrulla de carabineros y militares. Lo demás es historia. Su madre, la señora María, comenzó entonces un constante peregrinar por comisarías, retenes y cuartel militar, pidiendo alguna seña de su hijo. Sin embargo, sólo una pista encontrada en las inmediaciones del puente El Ala, le permitió suponer que Juan ya no estaba en este mundo y que podría haber sido enterrado con otra identidad en el patio Nº3 del Cementerio Municipal. Luego de tres inhumaciones, las dudas se aclararon y a contar del viernes pudo ser velado en su hogar, el mismo del cual fue arrebatado por la patrulla militar en 1973. Sus funerales se realizaron ayer y desde entonces, descansa definitivamente en paz. Su madre había fallecido hacía pocos años. Sentidos recuerdos

La misa de ayer fue oficiada por el padre Raúl Manríquez, y concelebrada por los sacerdotes Fernando Varas y Fernando Osorio. También fue posible observar a antiguos miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), quienes se identificaron con banderas y brazaletes, así como a representantes de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Ñuble, además de diversas autoridades comunales y provinciales. Los sacerdotes Varas y Osorio lo conocieron de cerca y destacaron sus características como buen hijo, excelente deportista y comprometido agente de cambio social. “Su pecado fue querer servir a los demás”, precisaron. Ambos, coincidieron en que la lluvia de ayer tuvo un efecto purificador que permitirá limpiar las heridas provocadas por el odio enceguecedor que truncó la vida de tantos chilenos. Juan Mauricio Poblete Tropa, ahora descansa en paz..

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015