Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

 WILLIAM ROBERT MILLAR SANHUEZA

 

Foto enviada por su hijo James

 

Rut       : 122.376 Iquique

F.Nacim. : 28-09-31, 42 años a la fecha de su detención

Domicilio : Bulnes 1150, Iquique

E.Civil  : Casado, 4 hijos

Actividad : Empleado de Ferrocarriles el Estado de Iquique, Subjefe Administrativo del Departamento Vías y Obras

C.Repres. : Partido Socialista, Secretario Seccional Iquique

F.Detenc. : 24 de septiembre de 1973

                                                               

 

SITUACION REPRESIVA

            William Robert Millar Sanhueza, casado, empleado de ferrocarriles, militante del Partido Socialista, fue detenido el 24 de septiembre de 1973, cuando se presentó voluntariamente en el Cuartel de Investigaciones de Iquique, después de ser llamado por bando. Desde este recinto policial fue trasladado al Regimiento de Telecomunicaciones de esa ciudad -donde fue visto por numerosos testigos- desapareciendo desde allí el día 29 de septiembre de ese año. Según la informacion oficial entregada por el Comandante en Jefe de la VI División de Ejército y Jefe de la Zona en Estado de Sitio, General Carlos Forestier Haensgen, Millar Sanhueza y Jorge Marín Rossel (también detenido- desaparecido), se habrían "fugado" del "lugar donde se les tenía aislados". Posteriormente, las autoridades informaron que en los hechos había muerto el conscripto Pedro Prado.

            Según antecedentes que obran en poder de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, en nuevas y reiteradas informaciones, también oficiales, el conscripto aludido fue declarado como muerto en otras circunstancias.

            Según lo relataron Judith Palacios -cónyuge de la víctima- y Cecilia Millar Sanhueza -hermana del afectado- el 16 de septiembre de 1973, a las 11:00 horas de la mañana, William Robert Millar fue detenido por primera vez, por un grupo de militares comandados por un Capitán de apellido Jordano. Fue conducido a la VI División de Ejército desde donde -dos horas después- quedó en libertad con la estricta obligación de permanecer en su domicilio y salir sólo para ir a su trabajo, puesto que, según le manifestaron, "había órdenes de disparar en su contra". El 23 de septiembre del mismo año, se emitió un bando por radio en el que llamaban a Millar Sanhueza para que se presentara ante las autoridades. A raíz de ello, el afectado concurrió, el 24 de septiembre, al Cuartel de Investigaciones de Iquique, quedando detenido. Fue trasladado al Regimiento de Telecomunicaciones. Hasta este recinto militar la familia le llevó diariamente enseres y artículos de uso personal; además allí les entregaban pequeñas notas escritas a mano por el detenido. Judith Palacios incluso logró verlo a la distancia, cuando junto con otros era sacado de una oficina y conducido a otras dependencias del recinto militar. Lo vio con las manos atadas.

            El día 29 de septiembre, como de costumbre, la hermana y la esposa se presentaron en el Regimiento. Sin embargo, en esta oportunidad no les recibieron los paquetes ni tampoco les hicieron entrega de la nota escrita por el detenido, diciéndoles los militares que "lo tenían ocupado". Ambas mujeres permanecieron casi todo el día en las puertas del Regimiento, sin obtener información alguna relativa a la víctima. Al día siguiente -30 de septiembre- escucharon por radio el bando en que se comunicaba que William Robert Millar y Jorge Marín Rossel se habían fugado. El 2 de octubre de 1973, en la prensa de la zona, se publicó la información oficial de la fuga. En el bando N°64 se decía "deténgase con orden de disparar ante el menor intento de resistencia", agregándose los nombres completos y antecedentes de las dos víctimas. Se agregaba, "estos dos ciudadanos se fugaron en la noche del 29 de septiembre de 1973, de un lugar de Iquique donde se les tenía aislados por estar comprobado que eran Jefes de Organizaciones paramilitares del Partido Socialista de Iquique".

            Alrededor del 15 de octubre de 1973, Cecilia Millar fue conducida a la VI División de Ejército por el Capitán Bernardo Martínez y por el Teniente Rosales. Allí fue interrogada en relación a su hermano. El 3 de noviembre del mismo año, el Teniente Eduardo Munrras del Regimiento de Telecomunicaciones entrevistó a Judith Palacios, diciéndole que sobre William Millar pesaba la muerte del conscripto Pedro Prado, sin entregar mayores informaciones.

            Mario del Carmen Magne Castillo, quien fuera detenido el 28 de septiembre de 1973 y conducido al Regimiento de Telecomunicaciones de Iquique, fue ingresado en el sector del Polígono, donde había unos 16 detenidos más, todos con las cabezas dentro de sacos paperos. El Polígono era un terraplén con murallas bajas, de 20 metros de ancho y 300 de largo, al aire libre. Para los interrogatorios, eran trasladados a otro sector. Después de permanecer por casi dos días en el Polígono, el testigo y los demás detenidos fueron trasladados a las "chancherías", que era una suerte de cantera donde se criaba a los chanchos. Aquí vio a Jorge Marín Rossel, a quien tenían con un saco harinero en la cara. Un día al anochecer sacaron a Marín de la cantera y no retornó. También supo que se encontraba detenido William Robert Millar, quien estaba en la enfermería.

            Una noche se escuchó una balacera en el interior del Regimiento -según relata Mario Magne- habiendo informado los militares que el recinto había sido atacado por extremistas y que en los hechos había muerto el conscripto Pedro Prado. El declarante dijo que ellos no sintieron que las balas vinieran de afuera. Entre los interrogadores, el testigo identificó al cabo Aguirre y al Sargento Fuentes, ambos del Servicio de Inteligencia Militar (SIM).

            El 25 de julio de 1990, ante el Juzgado del Crimen de Pozo Almonte que investigaba el hallazgo de osamentas en la fosa de Pisagua, declaró el ex detenido Eugenio Osvaldo Vargas Pacasa. Expuso que fue detenido el 12 de septiembre de 1973, siendo conducido al Campamento de Detenidos de Pisagua, después de haber permanecido durante tres días en el Regimiento de Telecomunicaciones. Posteriormente -posiblemente a fines de septiembre de 1973, no recuerda la fecha exacta- fue llevado otra vez al Regimiento. Aquí fue ingresado al sector de los chanchos, con la cabeza cubierta con un saco papero. Como a las 22:00 horas, y estando tendido boca abajo en el suelo junto a otros detenidos, el declarante escuchó, a su lado derecho, una voz que decía que escaparan del Regimiento y que él podría guiarlos. Una segunda persona dijo que no, agregando "ese H... es milico". El declarante reconoció en este último a Jorge Marín Rossel, a quien conocía. Esa misma madrugada, se efectuaron disparos en el Regimiento, los que, según dijeron los militares, se habían ocasionado porque hubo "un intento de fuga". Después de ese día no se volvió a saber ni de Marín Rossel ni de Millar.

            El ex prisionero Damián Ernesto Rojas Gallardo también declaró ante el Juzgado del Crimen de Pozo Almonte, el 25 de julio de 1990. Señaló que fue detenido el 28 de septiembre de 1973, y conducido al Regimiento de Telecomunicaciones de Iquique, donde permaneció alrededor de 15 días, siendo interrogado en cuatro oportunidades, en las que le vendaron la vista, le amarraron las manos y lo golpearon con puños, pies y elementos contundentes. El 31 de septiembre de 1973, como a las 4 de la tarde, estaba en el Polígono de Tiro, con la cabeza cubierta con un saco de arpillera. Un Capitán de Ejército, de alrededor de 1.78 metros de estatura, macizo, tez blanca, ojos azules, nariz chica, pelo crespo, le retiró el saco de la cabeza y le convidó un cigarrillo. Acto seguido, le mostró dos cuerpos que se encontraban detrás de un muro que había en el Polígono. Uno de ellos estaba tendido boca abajo, y el otro recostado sobre el muro. El Capitán le preguntó si los conocía, a lo que el testigo respondió que no. Entonces le dio un puntapié en las costillas al que estaba tendido en el suelo, sin que el declarante notara reacción alguna de parte de éste. Después, el Capitán sacó de su guerrera un montón de carnets de identidad y buscó uno que correspondía a Jorge Marín Rossel (el testigo así pudo comprobarlo) y otro que era de William Millar, "este era el Gringo", dijo el oficial. El declarante supuso que ambos estaban muertos.

            Esa misma noche, lo llevaron a la parte llamada "chanchería". Hacia la madrugada ocurrieron unos disparos dentro del Regimiento. Los militares explicaron que se había tratado de un grupo de civiles armados que habían intentado rescatar a los presos políticos y que en estos hechos "había caído Jorge Marín y William Millar, además de un soldado llamado Pedro Prado".

            Manuel Guillermo Jiménez Méndez, también ante el Juzgado del Crimen de Pozo Almonte, el 25 de julio de 1990, testimonió que había sido detenido el 28 de septiembre de 1973 y llevado al Regimiento de Telecomunicaciones de Iquique, en donde permaneció hasta el 15 de octubre de ese año, siendo violentamente torturado y golpeado durante su reclusión. Los interrogadores eran dos sujetos que andaban de civil, conocidos como "el Guatón Fuentes" y "Aguirre".

            El declarante señaló que, entre el 28 y el 30 de septiembre de 1973, junto a unos quince detenidos más, fue llevado al denominado "sector de los chanchos", ubicado en una especie de cantera que había dentro del Regimiento. Entre la trama del saco de arpillera que tenía puesto en la cabeza, vio que de un jeep bajaron a Jorge Marín. Este venía con un saco blanco en la cabeza, esposado, con bototos color café de seguridad, pantalón plomo, y vestón café. Tendidos boca abajo en el suelo, Marín quedó junto a un detenido de apellido Palominos, al que le contó que Millar estaba muy mal. Jorge Marín, por su parte, se veía muy golpeado. Como a las 6:00 horas de la tarde llegó un Teniente que se llevó a Marín en dirección a los edificios del Regimiento. En la noche se sintieron disparos dentro del Regimiento. Al día siguiente se comentaba que el baleo se había suscitado porque los militares habían detectado el intento de fuga de Marín y Millar, cuestión que, según el testigo, nadie creyó.

            El 26 de julio e 1990, compareció ante el Tribunal ya mencionado, el ex prisionero Luis Alberto Tapia Hidalgo, el que señaló haber sido detenido el 28 de septiembre de 1973 y recluido en el Regimiento de Telecomunicaciones de Iquique, en donde permaneció hasta el 26 de octubre de 1973, fecha en que fue trasladado a Pisagua. En el Regimiento, junto a unas doce personas más, fue dejado en la cancha del Polígono, todos ellos con la cabeza cubierta con un saco papero. Allí fue interrogado en tres oportunidades por "el Guatón Fuentes" y un tal Aguirre, miembros del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), los que procedían a golpearlo.

            Una noche fue llevado hasta el final del Polígono, en donde había sido cavada una fosa, lo obligaron a arrodillarse y un Oficial le puso una pistola en la nuca gatillándola y diciéndole "hasta aquí no más te llega la vida". Esa misma noche se produjo un tiroteo en el Regimiento, el que se efectuó, según dijeron los militares, "porque habían pretendido asaltar el Regimiento para rescatar a los presos políticos", informando que Marín y Millar -a quienes el testigo había visto recluidos en ese recinto militar- se habían fugado en dirección al Cementerio N°3.

            El testigo Carlos Aldo Valdivieso Martínez señaló ante el Juzgado de Pozo Almonte, que había sido detenido el 18 de septiembre de 1973 y llevado al Regimiento de Telecomunicaciones. Allí le pusieron un saco en la cabeza y le ordenaron tenderse en el suelo, boca abajo, a los pies de una muralla que colinda con el Cementerio, permaneciendo así durante cuatro días, sin recibir alimentos. La primera noche, fue conducido a un cerro, desnudado por completo y golpeado violentamente. Testificó que en una oportunidad hubo un baleo en el Regimiento y aunque él no vio ni a Marín ni a Millar, se enteró que ambos habían sido muertos en esa oportunidad.

            El 7 de agosto de 1990, declaró ante el Tribunal de Pozo Almonte, Juan Segundo Hervas Espíndola, quien señaló que había sido detenido el 14 de septiembre de 1973 por Carabineros y conducido a la comisaría de Iquique, siendo flagelado por el Carabinero Blas Barraza. Al cabo de cuatro días, lo condujeron al Regimiento de Telecomunicaciones, en donde permaneció por tres meses, hasta el 20 de diciembre de 1973. Fue interrogado y torturado en dieciocho oportunidades. Reconoce en sus interrogadores, entre otros, a Blas Barraza y a un militar de apellido Aguirre, el que en ese entonces era Jefe del SIM. El declarante sufrió golpes de todo tipo, aplicación de corriente eléctrica. Recuerda que el 28 de septiembre de 1973, como a las 17:00 horas, vio que traían desde la calle a Marín y a Millar, escoltados por el Carabinero Blas Barraza y por el militar conocido como "el Guatón Fuentes". Los introdujeron en un baño en que el testigo había sido flagelado. Poco después, Juan Segundo Hervas fue llevado nuevamente al baño y allí vio a ambos afectados muy golpeados y prácticamente aturdidos.

            El 29 de septiembre en la noche, se produjo una balacera en el Regimiento y no se volvió a saber ni de Marín ni de Millar, escuchando que los militares decían que éstos habían intentado fugarse, razón por la que debieron darles muerte.

            Por su parte, Pedro Antonio Corrales Altura expuso en el Juzgado de Pozo Almonte, el 7 de agosto de 1990, que el 29 de septiembre de 1973 fue recluido en el Regimiento de Telecomunicaciones, en donde fue interrogado por un militar de apellido Aguirre. A la madrugada siguiente -no recuerda exactamente la fecha- se produjo una balacera en el Regimiento, en el que, según se dijo, habría muerto el soldado Pedro Prado. Después se les informó que también habían sido muertos Marín y Millar, "por intento de fuga".

           

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            El año 1975, ante los Tribunales de Iquique, Cecilia Millar interpuso una denuncia de presunta desgracia de su hermano, de la que no hay mayores antecedentes.

            En diciembre de 1986, ante el 4° Juzgado del Crimen de Iquique se interpuso una querella criminal por los delitos de secuestro y homicidio calificado cometidos en las personas de William Robert Millar Sanhueza y Jorge Rogelio Marín Rossel, la que fue rolada con el N°1724-86. En escritos posteriores se señaló al Tribunal que el interrogador del Regimiento de Telecomunicaciones conocido como Aguirre, alias "el cara de palo" o "flaco Aguirre", era el Suboficial de Ejército Miguel Aguirre, quien se había desempeñado en el Departamento 2° del Cuartel General de la VI División de Ejército y quien a 1990 se encontraba en retiro y trabajando en un establecimiento comercial de Iquique. En cuanto al "Guatón Fuentes", se trataba de Roberto Fuentes Zambrano, funcionario del Ejército en retiro y el que desempeñó labores de seguridad en la Intendencia Regional de Antofagasta. Se agregaba también que se había ubicado a la viuda del sepulturero "Lobito", cuyo nombre era Freddy Mario Lobos Urquiola. Por último se solicitó al Tribunal que investigara una información que decía que los cuerpos de Millar Sanhueza y de Marín Rossel, se encontrarían en un nicho ubicado en la calle Los Copihues 5841 del Cementerio N°3 de Iquique, el que tendría escrita una inscripción con dos letras que serían la "J" y la "P". Tampoco hay mayores antecedentes del resultado de esta investigación. Pero lo que es claro es que Millar Sanhueza continúa en calidad de detenido desaparecido.

           


TERCERA- 14 Abril 2000
Orden de arresto contra un ministro de Defensa de Pinochet
El general chileno retirado Carlos Forestier, que llegó a ser ministro de Defensa durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), fue procesado ayer junto a otras dos personas -el ex fiscal militar Mario Acuña y un tercer uniformado cuya identidad se mantiene en reserva-, por la ejecución de diez personas en el campo de prisioneros de Pisagua y en la ciudad de Iquique, a finales de 1973. La resolución fue adoptada por el juez especial Juan Guzmán, quien tiene a su cargo la investigación de las querellas contra Pinochet. Guzmán también dictó orden de arresto contra Forestier.
En la misma resolución -dictada a cinco días de que el pleno de la Corte de Apelaciones inicie el desafuero contra Pinochet-, el juez Guzmán sometió a proceso por el mismo delito al ex fiscal militar, Mario Acuña Riquelme, y al suboficial Miguel Chile Aguirre Alvarez. Forestier deberá cumplir prisión preventiva en un recinto militar. Hasta el momento, en la causa que sustancia Guzmán se han dictado 11 procesamientos y Forestier es el tercer general (R) procesado en el caso,ya que el año pasado encausó al general (R) Sergio Arellano Stark, por la llamada Caravana de la Muerte y al ex director de la Dina, general (R) Manuel Contreras Sepúlveda, por el secuestro calificado del ex gerente general de Cobrechuqui, David Silbermann El auto de procesamiento contra Forestier se basa en las desapariciones ocurridas en Pisagua de Freddy Taberna Gallegos, Jorge Marín Rossel,Marcelino Lamas Largo, Francisco Jiménez Vidal, William Millar Sanhueza,Michel Nasch Sáez, Nolberto Cañas Cañas, José Sampson Ocaranza, Juan Antonio Ruz Díaz y Rodolfo Fuenzalida Fernández.


Yahoo! - 20 de abril de 2000
Dos nuevas querellas contra Pinochet por la desaparición de líderes socialistas
Augusto Pinochet se enfrenta a dos nuevas querellas por la desaparición de Juan Ruz Díaz, Willian Millar y Jorge Marín, dirigentes del Partido Socialista durante la dictadura chilena. Desde que Pinochet regresó a Chile se han presentado 86 querellas por los crímenes acacecidos a lo largo de 17 años de dictadura. El Colegio Médico también se ha querellado contra el ex dictador por el asesinato y desaparición de 19 médicos duante el régimen militar. El pasado viernes, Pinochet fue acusado de la desaparición del médico ecuatoriano José Félix García Franco, primera víctima extranjera de la represión cuyo caso llega a los tribunales chilenos. Ante la avalancha de querellas, el juez que lleva el caso, Juan Guzmán Tapia, solicitó a la Corte de Apelaciones retirar al dictador el fuero que lo protege como senador vitalicio, cargo que asumió hace dos años.


Tercera - 20 Abril 2000
Pinochet suma ya 87 querellas en su contra
A 87 aumentaron las querellas criminales en contra del general (r) Augusto Pinochet, luego de que el abogado Roberto La Rosa interpusiera este miércoles dos requerimientos por personas desaparecidas en Pisagua. La primera querella corresponde a la desaparición del dirigente del Partido Socialista Juan Antonio Ruz Díaz ocurrida en septiembre de 1973. El segundo libelo responsabiliza a Pinochet por la desaparición de los dirigentes de las Juventudes Socialistas William Millar y Jorge Rogelio Marín, detenidos desaparecidos desde sepiembre de 1973.
En la acusación, junto con el ex comandante en jefe del Ejército, se menciona como responsables de los delitos de secuestro calificado homicidio calificado, tortura y asociación ilícita al general (r) Carlos Forestier, al ex fiscal militar Mario Acuña y los sub oficiales en retiro, Miguel Aguirre y Blaz Barraza. El profesional explicó que los delitos de "homicidio calificado, asociación ilicita y tortura es un asunto que en primera instancia el ministro Juan Guzmán no acogió aplicando amnistía y prescripción".



TERCERA- 6 FEBRERO 2001
Inician inspecciones en Iquique para dar con restos de DD.DD. Según antecedentes entregados por la Mesa de Diálogo
Los familiares de las dos víctimas, identificadas como Jorge Marín y Williams Millar, llegarán mañana al lugar para seguir paso a paso las labores de búsqueda, luego que la jueza los autorizara para ello. La jueza de Pozo Almonte, Teresa Valenzuela, llegó hasta el pique Mapocho -a 65 kilómetros de Iquique- por orden del ministro de fuero Juan Guzmán Tapia, para iniciar las faenas de exploración del lugar en busca de restos de detenidos desaparecidos. Los trabajos, que se prolongarían aproximadamente por tres días, contó también con la presencia de un equipo de expertos.
 

18 de Agosto 2005 El Mostrador.cl

Presentan querella contra Pinochet por desapariciones en Pisagua

Una querella criminal contra un grupo de ex uniformados, encabezados por el general (R) Augusto Pinochet Ugarte, presentaron este viernes los familiares de cuatro víctimas del campo de prisioneros de Pisagua, ubicado en la Primera Región.

La acción legal, patrocinada por el abogado Adil Brkovic, acusa el delito de encubrimiento de secuestro calificado de Michael Nach Sáez, William Millar Sanhueza, Freddy Taberna Gallegos y Humberto Lizandi Flores, todos opositores al régimen militar.

Según explicó el abogado, las víctimas fueron secuestradas y hechas desaparecer entre septiembre y diciembre de 1974. Asimismo, aseguró que los restos de estas víctimas habrían sido exhumados ilegalmente entre mayo y junio de 1979.

La querella, que debiera ser tramitada por el ministro Jorge Zepeda, que instruye el caso Pisagua, también está dirigida contra los generales (R) Odlanier Mena, el primer jefe de la disuelta Central Nacional de Informaciones (CNI), y Hugo Salas Wenzel, que también encabezó el organismo.

También figuran como responsables los ex militares Marco Lucares Robledo, Adrián Ortiz Gotmann, Parabith Saure, Lander Mickel Uriarte, Eduardo Palma Robledo, Humberto Carreño Castro, Patricio Sandoval Arancibia y Ricardo Quiroz Farías.

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015