Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

 VICTOR HUGO MORALES MAZUELA

    

Rut       : 2.632.423 de Santiago

F.Nacim. : 17-01-31, 45 años a la fecha de la detención

Domicilio : Ranquil 4788, San Miguel

E.Civil  : Casado, 4 hijos

Actividad : Jefe de Obra, ex-oficial administrativo de Corhabit

C.Repres. : Dirigente Sindical de la Construcción, militante del Partido Comunista

F.Detenc. : 9 de agosto de 1976

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            Víctor Hugo Morales Mazuela, casado, cuatro hijos, dirigente sindical, militante del Partido Comunista, fue detenido por la DINA el 9 de agosto de 1976, en horas de la mañana, en circunstancias que se encontraba en los alrededores de la población Villa México de la comuna de Maipú. Dos días después, fue trasladado al sector de calle Apóstol Santiago con Monseñor Edwards, en la comuna de Quinta Normal, en donde debía juntarse con Omar Rosales Chávez, quien también resultó detenido junto a Héctor Núñez Ferrada, ambos militantes comunistas. Los tres aprehendidos fueron subidos a los respectivos vehículos en que se movilizaban los agentes, siendo trasladados a Villa Grimaldi, en donde fueron interrogados y torturados, especialmente Víctor Morales Mazuela. En la tarde de ese mismo día, Omar Rosales y Héctor Núñez fueron trasladados a Cuatro Alamos, quedando Víctor Morales en Villa Grimaldi.

            Don Omar Rigoberto Rosales Chávez, expresa en su testimonio que a la fecha de los hechos era dirigente regional del Partido Comunista, y que el 11 de agosto de 1976 debía reunirse con Víctor Hugo Morales Mazuela, quien también era dirigente regional del Partido Comunista, en una casa situada en un segundo piso de calle Apóstol Santiago con Monseñor Edwards. Otro militante, Héctor Núñez Ferrada, había sido encargado de ubicar el lugar en que se verificaría el encuentro. El día señalado, llegó a la casa pasadas las 10:00 horas, junto a Héctor Nuñez, notando que algo raro pasaba, por lo cual intentaron alejarse del lugar. Sin embargo, cuando se marchaban se percató que Víctor Morales venía caminando junto a dos individuos. Le manifestó a Héctor que él siguiera caminando por calle Apóstol Santiago, y él dobló por calle Porto Seguro. Había caminado unos 15 metros cuando uno de los sujetos que acompañaban a Morales Mazuela lo llamó y se identificó como policía, pidiéndole sus documentos. Momentos después llegó el otro sujeto junto con Víctor Morales. Enseguida lo llevaron detenido junto a Víctor Morales a la calle Apóstol Santiago en donde también habían detenido a Héctor Núñez. Luego ingresaron a Víctor Morales en un vehículo y comenzaron a registrarlos. Mientras lo hacían, trató de huir del lugar pero fue recapturado. Rápidamente fue subido a un automóvil y a Héctor lo introdujeron al vehículo en que se encontraba Víctor Hugo. Rato después ingresaron a un recinto que después identificó como Villa Grimaldi. Allí fue bajado y de inmediato comenzaron a golpearlo mientras era ingresado a una casa, la que tenía una escalera de mármol en una entrada.

            En el interior fue interrogado en relación a sus actividades políticas e identidad. Luego de ello fue ingresado a una celda donde fue careado con Víctor Hugo Morales Mazuela. Posteriormente fue trasladado a otra dependencia, en donde escuchó que era interrogado Vicente Atencio, ex diputado por el Partido Comunista, y quien se encuentra en calidad de desaparecido (los restos de Atencio fueron encontrados en 1990 en Colina, en terrenos que pertenecían al Ejército). Cuando los guardias se percataron que se encontraba escuchando, fue sacado del lugar y trasladado al interior de un automóvil junto con Héctor Núñez, subiéndole el volumen a la radio del vehículo. Minutos después fueron sacados del auto y sentados en las afueras de la casa. Allí permaneció algunos minutos para ser nuevamente ingresado a la casa a interrogatorios y torturas. En un momento fue llevado a otra pieza donde permanecía colgado Víctor Hugo Morales, quien se quejaba mucho. Estuvo sólo un instante ahí para luego continuar los interrogatorios. Finalmente lo dejaron en una pieza por algunos momentos, en la que se encontraban otros dos detenidos que se lamentaban y que no logró identificar. Tras esto fue sentado nuevamente con Héctor Núñez. Así pudo percatarse que los agentes se aprestaban a realizar un operativo para lo cual estaban cambiando las patentes a los vehículos, llevándose con ellos a un detenido que se identificó como Mario Juica, quien también se encuentra desaparecido hasta la fecha. Al atardecer de ese día fue trasladado a 4 Alamos junto a Héctor Núñez, en donde permanecieron unos 15 días para ser luego pasados a libre plática a 3 Alamos, recuperando su libertad el 18 de noviembre de 1976 desde el Campamento de Prisioneros de Puchuncaví.

            El testimonio prestado por el testigo Héctor Mario Núñez Ferrada, es de igual tenor a lo declarado por Omar Rosales.

            El mismo día en que desapareció el afectado, fueron detenidos los dirigentes sindicales y militantes comunistas, José Corvalán Valencia, Mario Juica Vega, Jorge Salgado Salinas y Pedro Silva Bustos, todos los cuales se encuentran desaparecidos hasta la fecha.

            Cabe señalar que en declaraciones oficiales de la Dirección Nacional de Comunicación Social (DINACOS) de los días 15 y 17 de julio de 1976, se expresó "que los servicios de inteligencia resolvieron actuar en contra de 32 casas-buzón de Santiago que éste mencionado proscrito partido mantiene para el enlace entre la Comisión Política y los diferentes regionales del ex-PC". En los días, semanas y meses siguientes fueron detenidos muchos militantes y dirigentes del Partido Comunista.

            Su familia realizó múltiples gestiones y diligencias para dar con su paradero, pero todas ellas resultaron infructuosas y aun desconocen la suerte que corrió en manos de la DINA.

           

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            Con fecha 11 de agosto de 1976 se presentó recurso de amparo en su favor ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 736-76, en el cual se requirió información al Ministerio del Interior, cuya autoridad informó el 17 de agosto que el amparado no se encontraba detenido por orden de ese Ministerio. Con el mérito de este sólo informe, el 23 de agosto la Corte de Apelaciones rechazó el recurso de amparo, a la vez que resolvió remitir los antecedentes al 4º Juzgado del Crimen de San Miguel a fin de instruir proceso por el desaparecimiento del afectado. La resolución fue apelada por la parte recurrente, y el 7 de septiembre de 1976 la Corte Suprema confirmó la sentencia apelada, luego de haber recibido un nuevo informe negativo del Ministerio del Interior.

            El 22 de septiembre de 1976, el Cuarto Juzgado del Crimen de San Miguel, una vez recibidos los antecedentes, se declaró incompetente de conocer los hechos y remitió los autos al 3er. Juzgado del Crimen de San Miguel por corresponderle su conocimiento.

            El 6 de octubre de 1976, el Tercer Juzgado de San Miguel aceptó su competencia y acumuló los autos a la causa 25.059 tramitada en ese mismo Tribunal y que investiga los mismos hechos. Esta última causa fue iniciada el 13 de septiembre a raíz de la presentación de una denuncia por presunta desgracia, y en la cual el Instituto Médico Legal informó no haber ingresado a ese Servicio el cadáver de Víctor Morales Mazuela; asimismo, se había recibido respuesta negativa del Ministro del Interior. El Tribunal emitió dos órdenes de investigar, que fueron diligenciadas por Investigaciones y que no dieron resultado alguno.

            El 6 de octubre de 1976, el Ministro del Interior respondió un Oficio dirigido a la DINA, expresando que el afectado no ha sido detenido por ese organismo, ni figura con antecedente alguno en los kardex respectivos.

            El 15 de enero de 1977, la causa fue sobreseída temporalmente con el fundamento que, de los antecedentes agregados al proceso, no resulta justificado la existencia del delito denunciado. El 22 de octubre, la Corte de Apelaciones de Santiago revocó el auto de sobreseimiento por considerar incompleta la investigación.

            En esta nueva etapa del proceso, se recibió informe del Registro Civil que no aporta antecedentes relevantes para el esclarecimiento de los hechos; y otro informe de Carabineros en el que se señala que, consultadas la 12ª, 22ª y 27ª Comisarías, no registran antecedentes de Víctor Morales Mazuela. El 26 de mayo de 1977 nuevamente la causa es sobreseída temporalmente, por no encontrarse en los antecedentes reunidos en autos justificada la perpetración del hecho denunciado. El 27 de julio la Corte de Apelaciones confirmó la resolución de sobreseimiento, rechazando así el recurso de apelación presentado por la parte perjudicada.

            Su familia realizó incontables consultas a las autoridades, ya sea individuales o colectivas, con familiares de otras personas detenidas-desaparecidas. Como única respuesta, recibió en más de un oportunidad en su domicilio visitas de civiles, que la interrogaban acerca de la naturaleza de las presentaciones sin que hubiera interés en dar una respuesta concreta acerca de la situación del afectado.

      


Actualidad;

Primera Linea 23 de Abril 2002
Exclusivos disminuyen a cuatro
En un dictamen que ya se preveía, el pleno de ministros de la Corte de Suprema determinó que sólo cuatro de los ocho jueces con dedicación exclusiva seguirán en esta condición, y los restantes pasarán a conformar un tribunal con dedicación preferente.
Basado en los antecedentes recopilados por el máximo tribunal, se determinó que el Primer Juzgado de Letras de San Bernardo, a cargo de la jueza Cecilia Flores; Octavo del Crimen de Santiago, con María Ines Collins; Noveno del Crimen de Santiago con Raquel Lermanda y Décimo del Crimen con Juan Antonio Poblete siguen como jueces exclusivos.
Además, el Cuarto Juzgado del Crimen de San Miguel, a cargo de María Teresa Díaz se mantendrá en la misma condición, aunque sólo por un plazo de un mes.
En el caso del Primer Juzgado del Crimen de Santiago, Quinto del Crimen de Santiago, Primer Juzgado del Crimen de Arica, Juzgado de Letras de María Elena, Primer y Segundo Juzgado del Crimen de Valparaíso, Primer Juzgado Civil de Chillán, Primer Juzgado del Crimen de Chillán, Primer Juzgado del Crimen de Talcahuano, Juzgado de Letras de Pucón y Segundo Juzgado del Crimen de Valdivia se sumarán al grupo ya existente de jueces preferentes.
La situación más difícil la enfrentan los jueces del Tercer Juzgado del Crimen de Santiago, Mario Carroza; Tercer Juzgado del Crimen de San Miguel, María Teresa Díaz; Juzgado de Letras de Santa Barbara, Loreto Jara que en adelante se convertirán en jueces preferentes.
Pero la Corte Suprema también ordenó al Décimo Juzgado del Crimen que anexe los procesos que correspondan a las causas que tramita de manera de avanzar en la investigación, sin embargo, no entrega más detalles al respecto.
Todos los jueces exclusivos y preferentes deberán informar al cabo de un mes sobre su gestión y nuevamente serán evaluados por el tribunal superior.
En el detalle de las causas, el proceso por la muerte de Juan Luis Rivera Matus rol 107.716-9 comenzará a ser visto de manera preferente por el titular del Primer Juzgado del Crimen de Santiago Joaquín Billard, quien también tramitará la causa rol 107.254.
En el caso del Quinto del Crimen conocerá el rol 167.716-16 caratulado como desaparecidos de La Moneda, que ya estaba en calidad de preferente.
En el Primero de Arica y Cuarto de esta misma ciudad se conocerán las causas rol 51925 y 13.322-A, respectivamente.
En María Elena se indagará de manera preferente el proceso 31-91, Mientras que en el Primero del Crimen de Valparaíso se verá la causa del sacerdote británico Michael Woodward rol 140.454.
En el Segundo del Crimen de Valparaíso se conocerá la causa rol 127.298-1.
En Chillán en tanto el Primer Juzgado Civil conocerá la causa 11.599 que de acuerdo al Fasic no corresponde a proceso de derechos humanos, en cambio en el Primero del Crimen de esta misma ciudad se indagará la desaparición de Ernesto Torres Guzmán, rol 70.927-6.
En el caso de Talcahuano se anexa como prefente el rol 24.776, en Pucón el rol 4.473 y en Valdivia el rol 75.858.
Por el contrario, se verán perjudicadas por el dictamen de la Corte Suprema las causas sobre la desaparición de Daniel Reyes Piña, Leopoldo Muñoz Andrade, Víctor Morales Mazuela y Víctor Cárdenas Valderrama que tramitaba el Tercer Juzgado del Crimen de San Miguel ya que ahora tendrán carácter preferente. En todo caso,juega a su favor que ya se dictaron procesamientos en el caso de las causas de Morales y Cardenas.
En el Tercero del Crimen de Santiago serán ahora causas preferentes la desaparición a manos de la DINA DE Iván Carreño Aguilero, y las muertes de Luis Moraga Cruz, Juan Orellana Catalán y Ricardo Weibel Navarrete que perecieron a causa del Comando Conjunto. También este tribunal conoce el proceso por la desaparición del ex GAP Domingo Blanco Tarres.
En el caso de Santa Bárbara se ve perjudicada la investigación sobre los casos de Luis Bastias Sandoval, Luis Cid Cid, Cristino Cid Fuentealba, José Molina Quezada, José Pinto, Raimundo Salaza, Segundo Soto, Gabriel Viveros desaparecidos en los primeros días del Golpe Militar.
En el Décimo del Crimen de Santiago se indaga cuatro casos informados en la Mesa de Diálogo por las Fuerzas Armadas se trata de la desaparición en 1975 de Ricardo Lagos Salinas, Carlos Lorca Tobar, Michelle Peña Herreros y Exequiel Ponce Vicencio
 


Muchos nos arrebataron ese día: A Víctor Hugo Morales Mazuela.
Un 9 de agosto de 1976 te hicieron desaparecer. Mucho nos arrebataron ese día, cuando ni siquiera tu cuerpo nos dejaron. Siempre quise decirte muchas cosas, aunque ahora me doy cuenta de que más me hubiera gustado escucharte, saber de ti no por los fragmentos, no por los retazos de biografía que nos quedaron, sino por tu voz, por tu presencia.
Siempre te admiré, cada pedazo de tu vida me despertaba una gran curiosidad, cómo eras, qué te gustaba, de qué cosas te reías, cuáles eran tus planes, quiénes eran tus amigos. A los pocos, muy a los pocos te fui conociendo. Recuerdo que no hace mucho, en un homenaje a los fundadores de la población La Victoria, un compañero y amigo tuyo, me presentó a otro compañero y le dijo: “Mira, este es el nieto del chico Morales” y sus miradas me hicieron sentir que en sus ojos era yo quien te veía. O aquella vez en que la célula del Partido que lleva tu nombre te homenajeó convidando a tus vecinos de la Ranquil a la ceremonia y ellos cantaron la Internacional con nosotros, parecía que tú también decías, una vez más, “Arriba los pobres del mundo”.
A veces en el tío Vlady, tu compadre, también te veía, cuando contaba historias de bares en las que estabas presente. Por él supe que eras bueno pa’ la talla, amigo de los amigos y excelente bailarín, al igual que él. Que eras porfiado y valiente y que, por eso, seguramente no hablaste en medio de la tortura, que al contrario, como decía Benedetti, puteaste como un loco, que es una linda forma de callar.
Todas aquellos que te conocieron me han dicho que eras una gran persona y sobre todo un gran compañero, un gran comunista, fiel a sus ideas y principios. Hasta el día de hoy me enorgullece tu trayectoria, tu condición de obrero autodidacta, como digno representante de las enseñanzas de Recabarren o de Don Elías Laferte. Que, como ellos, eras de los que el terno jamás se quitaban, porque había que ser el espejo donde la clase se mirara, como los comunistas de antes, los que sobrevivieron a la Ley Maldita, los que con Allende llegaron a La Moneda y con él se quedaron hasta el fin. Que eras uno de esos viejos, uno de eso grandes viejos, de aquellos tiempos “cuando al Partido sólo entraban lo héroes”, como en el poema de Jorge Teiller.
Cómo me hubiera gustado escuchar tus historias de los tiempos de la “Ley Maldita”, cuando por reinosista casi te echaron de la Jota. Por ejemplo, que me contaras cómo fue ese rayado en el centro en plena represión de “el traidor” González Videla. Me hubiese gustado que me contaras también cómo pasaste de ser maestro a Jefe de Obras, para escuchar de tus labios aquella historia de tu respuesta a los profesionales que te preguntaban en qué universidad habías estudiado y tú le decías “pues en la Universidad de la Vida”.
Aunque más me gustaría que supieras cómo tu compañera te buscó, cómo luchó, cómo, con su pena acuestas, deambuló por cada rincón de Santiago pronunciando tu nombre, cómo desafió a la Dictadura, con tu foto en el pecho, preguntando ¿dónde está? El pecho se te hincharía al saber cómo ella y las esposas de tus compañeros los buscaron y se convirtieron en las primeras en enfrentar a la Dictadura, marchando, haciendo huelga de hambre, denunciando y manteniendo viva la memoria de nuestro pueblo.
Estarías orgulloso de saber también cómo tus hijos y nietos lucharon, que no pusieron la otra mejilla y se convirtieron en canción, en barricada, en la piedra en la mano del pueblo, en sindicato, en protesta en la población. De saber que jamás te olvidaron y que los inspirabas, que los obligabas a no tener miedo, que los llevabas a jugársela un poco más cada día hasta que la Dictadura cayera.
A más de 30 años de tu desaparición, tu esposa, tus hijos, tus nietos siguen pidiendo justicia, pero cuando dicen justicia no piensan solamente en tu cuerpo, no exigen sólo saber la verdad, no exigen sólo castigo a los culpables. Cuando dicen justicia, dicen justicia para Chile, que cuando la DINA te secuestraba no era tu cuerpo el objetivo, era la idea de un país distinto la que ametrallaban en las calles, eran los derechos conquistados por el pueblo lo que querían asesinar y en parte lo lograron, aún no se reconquista todo lo perdido en esos años. Por eso hoy decir tu nombre, recordarte, es rebelarse contra un Chile injusto, es afirmar que las ideas por las que te sacrificaste no han muerto, que están vivas, no apenas en la memoria de los que se niegan a olvidar, sino que en cada nueva lucha, en cada grito por libertad, por educación para todos, por salarios justos o por tierra. Aún estás con nosotros porque la idea de Chile por la que luchaste aún está en pie, porque te vivificamos cada vez que comprendemos que el mejor homenaje es seguir tu ejemplo.
Alexis Cortés Morales
9 de agosto de 2010.
 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015