Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

LUIS DESIDERIO MORAGA CRUZ

Rut       : 3.401.655 de Santiago

F.Nacim. : 04-06-35, 40 años a la fecha de la detención

E.Civil  : Casado, una hija

Domicilio : Pasaje Tokio 5862, Población Juanita Aguirre, Conchalí, Santiago.

Actividad : Chofer, ex-empleado de la Empresa de Transportes Colectivos, E.T.C.

C.Repres. : Militante del Partido Comunista

F.Detenc. : 20 de octubre de 1975

                                                                     

  SITUACION REPRESIVA

            Luis Desiderio Moraga Cruz, casado, una hija, militante del Partido Comunista, que a 1973 era de la guardia personal del entonces Secretario General del Partido Comunista, Luis Corvalán, fue detenido por efectivos del denominado Comando Conjunto el 20 de octubre de 1975, alrededor de las 01:50 horas, en su domicilio de la población Juanita Aguirre de Conchalí, siendo luego trasladado a la Base Aérea de Colina. Su cónyuge doña Beatriz Morales Palma y su hija Ximena Morales Morales expresan en su testimonio, que el día y a la hora señalada fueron despertadas por violentos golpes en la puerta. El afectado se levantó a abrir e ingresaron al domicilio tres sujetos de civil armados de metralletas, quienes dijeron ser de Investigaciones.

            Intimaron a Luis Moraga a que los acompañara, quien al requerir el motivo para ello, le dijeron "allá donde te llevamos vas a saber por qué". Ese mes de octubre de 1975 el Comando Conjunto arrestó a varios militantes del Partido Comunista utilizando para ello a ex-militantes de ese Partido, entre ellos Carol Fedor Flores Castillo, que después de ser detenido en 1974, se transformó posteriormente en colaborador del Comando Conjunto.

            El ex agente del Comando Conjunto, Andrés Antonio Valenzuela Morales, expone en su testimonio que uno de los detenidos que se encontraban recluidos en el "Nido 18" (recinto de detención de ese organismo) intentó suicidarse tirándose por la escalera y quebrándose sólo un brazo. El ex agente cree que esta persona era Luis D. Moraga Cruz, a quien reconoce en fotografía que tiene a la vista. Por otra parte, un ex detenido sobreviviente a su reclusión en la Academia de Guerra Aérea de Colina, (Centro de Detención conocido como "Remo Cero") Patricio Weibel Navarrete -detenido el 26 de octubre de 1975- expone en su testimonio que le parece muy familiar la foto de Luis Moraga que se le exhibe, como uno de los detenidos en ese recinto. Andrés Valenzuela agrega en su testimonio que el Jefe del Comando Conjunto, organismo formado por las diferentes ramas de las FF.AA., -excepto el Ejército- era el Coronel (FACH) Edgard Ceballos J.; otros agentes eran: Roberto Fuentes Morrison (apodado el Wally); Guillermo Bratti, apodado "el Lito" o "pelao Lito"; Otto Trujillo, el Comandante Campos, tres o cuatro detectives que sólo trabajaron en el Aga, uno de ellos de apellido Barraza apodado "Sambra"; otro de apellido Cortés, de apodo "Yoyopolos" y César Luis Palma Ramírez apodado el "Fifo".

            La Comisión Verdad y Reconciliación consigna en su informe, que Luis Desiderio Moraga Cruz fue sacado de la Base Aérea de Colina junto a otros detenidos e introducidos en un helicóptero, todos los cuales fueron previamente drogados, siendo posteriormente arrojados al mar después que Comandos del Ejército les abrieran el estómago con corvo para que no flotaran.

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            Con fecha 20 de octubre de 1975, se presentó recurso de amparo en su favor ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 1344-75. La Corte requirió informes al Ministro del Interior y al Director de Inteligencia Nacional, siendo ambos respondidos por el Ministro del Interior en forma negativa. Asimismo, los informes requeridos a los jueces de Aviación y Militar, a la Dirección de Carabineros y de Investigaciones no dieron resultado alguno. Con el mérito de estos antecedentes, la Corte con fecha 19 de diciembre de 1975 rechazó el recurso, a la vez que ordenó remitir los antecedentes al 3er. Juzgado del Crimen de Santiago a fin de instruir proceso por el desaparecimiento del amparado.

            El 26 de diciembre de 1975, el 3er. Juzgado del Crimen de Santiago dio inicio a la causa 120.133, ante la cual compareció doña Beatriz Morales Palma, quien ratificó las circunstancias del arresto del afectado. La orden de investigar diligenciada por la Policía de Investigaciones no dio resultado alguno, por cuanto las averiguaciones realizadas en DINA, DIFA (Dirección de Inteligencia de la Fuerza Aérea), hospitales, Instituto Médico Legal, fueron infructuosas. Con estas diligencias y antecedentes acumulados en autos, el 23 de febrero de 1976 la causa fue sobreseída temporalmente, con el fundamento de que no se encuentra acreditado el delito que se investiga. Dicha resolución fue aprobada por la Corte de Apelaciones de Santiago.

            Posteriormente, el señor Ministro en Visita Carlos Cerda, quien se encontraba investigando el caso de 13 dirigentes comunistas desaparecidos tras haber sido arrestado por los organismos de seguridad, solicitó diversos expedientes de personas detenidas por el Comando Conjunto, entre ellas, el expediente 120.133 del 3er. Juzgado del Crimen. Ante el señor Ministro en Visita compareció doña Beatriz Morales Palma, quien ratificó las circunstancias en que su esposo resultó detenido; señalando, ante una pregunta del magistrado, que no estaba en condiciones de reconocer a los agentes que concurrieron a su domicilio el día de los hechos. También el señor Ministro agregó a la Visita la ficha antropomórfica del afectado.

            Para mayores antecedentes relativos al llamado proceso de "los trece", sustanciado en lo fundamental por el Ministro en Visita Extraordinaria, don Carlos Cerda Fernández, véase la ficha de Reinalda del Carmen Pereira Plaza, diciembre de 1976.

            El 20 de junio de 1991, se presentó ante ese mismo Tribunal una querella criminal por los delitos de secuestro, homicidio, Asociación Ilícita y otros delitos cometidos en perjuicio de Luis Desiderio Moraga Cruz, en la cual se ponen en conocimiento del Tribunal los nuevos antecedentes que responsabilizan al Comando Conjunto de los hechos denunciados. Esta querella ingresó bajo el rol 120052 y a diciembre de 1992 se encontraba en estado de sumario.

            Uno de los agentes del denominado Comando Conjunto Antisubversivo Miguel Estay Reyno, fue detenido el 20 de diciembre de 1992. Ese día arribaba al país expulsado desde Paraguay, donde vivía oculto. Días antes el ex militante comunista, alias "El Fanta", había sido detenido.

            Su detención se relaciona con el proceso que investiga el secuestro y degollamiento de tres profesionales en 1985, que sustancia el Ministro en Visita Milton Juica. En la referida causa, el agente tenía encargatorias de reo, por ser autor del delito de ilegítima privación de libertad del arquitecto Ramón Arriagada Escalante, en febrero de 1985; por ser co-autor del delito de secuestro de un grupo de profesores de la AGECH en marzo de 1985; y por ser presunto autor de los delitos de secuestro y homicidio de José Manuel Parada, Manuel Guerrero y Santiago Nattino. Por otra parte, en el 5° Juzgado del Crimen de Santiago, estaba encargado reo en una causa por usurpación de persona y por presunta falsificación de instrumento público.

            Estay Reyno había abandonado el país en 1989; dos años antes lo había hecho su familia. Tanto para su traslado como para su instalación en Paraguay, contó con una red de ayuda, en la que participaron miembros en retiro de la Fuerza Aérea de Chile.

            El ex agente de seguridad, como ya se señaló, en 1986 declaró en el proceso por trece desaparecidos, que sustanció el Ministro en Visita Carlos Cerda Fernández. En dicha causa se investigó el accionar del grupo represivo denominado Comando Conjunto.

            A diciembre de 1992, ya detenido, varios familiares de víctimas del Comando Conjunto estudiaban los antecedentes para que el Tribunal solicitara su comparecencia, y otros para solicitar reapertura de sumarios.

            Se esperaba que en la causa rol 120052, que se tramita por la desaparición de Luis Moraga Cruz, en el 3er. Juzgado del Crimen de Santiago, declarara el agente Estay Reyno.


CARTA A UN HERMANO
Luis D. Moraga Cruz
Por: ANONIMO

En Memoria a Luis D. Moraga Cruz , uno de los tantos Detenidos Desaparecidos en Chile.

Querido Diego: esta carta debió escribirse hace ya algunos años. Sin embargo, eso que algunos llamamos destino, nos ha llevado por diferentes caminos y premuras, alejándonos siempre de lo realmente importante. Tú mejor que nadie sabes a qué me refiero.
Han sido fieros estos años. Han sido muchos años en un solo tiempo. Muchas geografías, mucha montaña, mucha selva, mucho dolor; pero por sobre todas las cosas ocurridas, hemos estado ahí, carajo. Luchando

Buscando caminos, ya no machete en mano, que eso fue fácil porque tenías al enemigo enfrente y era cosa de vivir o morir, tan simplemente.

Hoy es cosa de sobrevivir, y a veces vivir situaciones para las cuales, definitivamente, no estamos preparados.

Hay muchas ratas hoy en día acechando en los caminos. Mucha alimaña que no ataca de frente, pero envenena y quema. Corroe y ríen y se visten de azul y a veces hablan nuestra propia lengua.

Quizá si fue mejor morir que vivir. Pero ya ves, algunos ni siquiera tuvimos ese privilegio. Y no fue por no buscarlo, sino porque la muerte cabrona sencillamente no nos quiso.

Pero está bien Diego. Hablemos de otras cosas. Volvamos a beber el vino dulce en noches clandestinas. En Franklin, ¿Te acuerdas Diego? Ellos estaban ahí y nosotros justo al lado, esperando que reaccionaran. Pero nada.

Igual que el 11 cuando nos detuvieron y en el “fito” cuatro empuñaduras se amarraron a manos decididas y los minutos que venían cargados a muerte y fuego y mucho plomo que no quiso buscar corazones ni cuerpos.

Luego nos dejaron seguir. Tu sonreíste y yo cagado de miedo, pero firme. Tan firme como cuando vino el “chico” a decirme que habías caído y debía abandonar lugar y pertenencia porque seguramente ellos vendrían tras nosotros.

Y yo dije que no. Había un pacto que supiste cumplir como siempre dijiste que lo harías. Como todo un hombre, camarada. Es tan distinto hoy.

Pero aun no es tiempo de escribir sobre la vida. Sobre hechos que saldrán un día hacia la luz e iluminaran memorias y tristezas.

Limpiaran y harán caminos. Y harán que muchas plazas y calles lleven tu nombre y los nombres de todos aquellos que cayeron, simplemente como hombres, amarrados al silencio.

Sin la lengua envenenada que hoy miente y crucifica memorias. Que inventa vidas y proezas o se autodenominan históricos sin haber recibido ni dado un solo puto tiro.

Te recuerdo riendo a mandíbula batiente cuando yo te hablaba del viejo Venegas y los viejos de acero en el núcleo central.

Ayer nomás leí a José Miguel Varas hablando del guagua y contando las historias de la piedra del medio. Ambas historias en años diferentes pero de igual metáfora.

Los indestructibles. Las vigas que –según el viejo- sujetaban todo el andamiaje. Él siempre tan obrero, tan ortodoxo y tan bueno. Cuando lo de González Videla (él le llamaba bailarín de rumba) debió esconder su pequeña humanidad en un canal durante días.

Cuando la policía política se acercaba, él sumergía su cabeza y respiraba a través de una caña hueca. Por eso la parálisis y sus lagunas mentales, cuando daba los informes.

Sinceramente creo llegado el tiempo de contar la verdadera historia. Y ella, como la verdad, nos hará libre y de paso limpiaremos mil caminos.

Me ha venido a los recuerdos la escena aquella de las hormigas gigantes y el estadio que formaban trayendo afuera de su madriguera cada trozo de arena o grano.

Tu contemplando aquella tarea y seguramente haciendo la comparación con el trabajo que nosotros debíamos hacer. Efrain me dijo que te habías descuidado y una alimaña estuvo a punto de caer sobre ti.

Según Efrain era de las mas venenosas y entonces su cuchillo rasgando el aire tibio y las hojas y hundiéndose en el tronco clavando a la pequeña serpiente, a menos de un metro de tu cuerpo.

Era certero el flaco.

Siempre lo fue. Lo encontré en un micro del Transantiago hace un mes. Está viejo como todos los que sobrevivimos. Me miró y yo también lo miré. Iba acompañado.

Cuando se bajaba, el muy ladino dio vueltas la cabeza y me sonrió a manera de despedida. Ha sido siempre igual cuando nos hemos encontrado con otros “viejos”.

Cuando la lengua calla, se preservan vidas.

Cuando ocurrió lo de la alimaña, dijiste que le debías una y no volviste a tocar el tema.

Pasaron los años y te tocó pagar a ti y todo fue como lo conversaste allá en el bar de la Gran Avenida cada jueves en la noche, cuando pasábamos lista a lo que habíamos hecho en la semana e intercambiábamos tareas mientras el fascismo, rabioso, se paseaba por las mesas y afuera de aquella vieja cantina y todo Santiago temblaba de pavor, ocupado por las hordas asesinas.

Era igual que aquellas hormigas de la casa chica. Cada uno haciendo su tarea y llevando sus propios granos que diseminábamos por todos los barrios de la capital y así en cada buzón, multiplicándose y volviendo a multiplicarse en la mujer con el bolso o en la niña colegiala que llevaba su mensaje al profesor y este lo entregaba a un apoderado que cruzaba todo Santiago de nuevo para llevarlo a una obra de la “contru” y de ahí nuevamente diez obreros que salían con mensajes hacia otros barrios.

Por eso fuimos invencibles, porque fuimos como las hormigas aquellas, solo que esta vez no estaría Efraín para clavar a la serpiente verde que finalmente logró su objetivo.

He leído mucho hermano Diego acerca de tu detención y de cómo te enfrentaste al enemigo. Y cuando me dijeron que había alguien de tales características que había tratado de quitar un arma a los verdugos, yo pensé para mis adentros “ese es Diego” Y después cuando me dijeron que te habían molido a golpes y aun les ofendías e increpabas, tuve la certeza de que eras tú.

Después cuando te lanzaste al vacío para acabar con tu vida y no darles en el gusto de ser ellos los que mataban a un verdadero comunista, no tuve duda alguna que el corvo que vació tus entrañas para lanzarte al mar desde un helicóptero, no hacía más que desgarrar la carne inerte de un cuerpo sin vida.

Tu, Diego, ya vivías en la historia que algún día contaremos a nuestros hijos y nietos.

Eso será después. Por ahora escribo, apurado, esta carta que debo entregar a alguien para que aprenda a ser, simplemente como tú.
Publicado el : |2007-11-13| Hora: 06:07:12PM

http://www.lasnoticias.de/septimoconcejal/


Actualidad;

Primera Linea 19 de Julio de 2001
Encuentran nuevas Osamentas en Fuerte Arteaga
La ministra en visita Amanda Valdovinos confirmó que restos óseos humanos, correspondientes a tres personas, fueron encontrados al interior del Regimiento del Ejército Justo Arteaga, de Colina. La diligencia corresponde a lo ordenado por la Corte Suprema luego de recibir el informe de la Mesa de diálogo que concluyó en enero y que, según los antecedentes entregados por las Fuerzas Armadas, en ese recinto militar estarían sepultados los restos de unas 20 personas.
Caucoto: "Son del Comando Conjunto"
El abogado Nelson Caucoto dijo a La Voz que todos los restos que puedan ser ubicados en el sector de Colina corresponden a víctimas del denominado Comando Conjunto.
Según el Informe Rettig, algunas de las personas desaparecidas son Humberto Fuentes Rodríguez, Luis Moraga Cruz, Ricardo Weibel Navarrete (identificado), Ignacio González Espinoza (identificado), Miguel Rodríguez Gallardo, Nicomedes Toro Bravo, José Sagredo Pacheco, Carlos Contreras Maluje, Juan René Orellana, Luis Emilio Maturana y Juan Gianelli Company, Fernando Navarro Allendes, Horacio Cepeda Marinkovic, Lincoyán Berrios Cataldo, Juan Fernando Ortiz Letelier, Waldo Pizarro Molina, Héctor Veliz Ramírez, Luis Lazo Santander y Reinalda Pereira Plaza, entre otros.
Por esto, el profesional considera "poco eficiente" el sistema de designación de jueces especiales que realizó la Corte Suprema a petición del gobierno. "El sistema ha provocado confusión, porque sin duda que se avanza más con un ministro a cargo de casos específicos".



Primera Linea 23 de Abril 2002
Exclusivos disminuyen a cuatro
En un dictamen que ya se preveía, el pleno de ministros de la Corte de Suprema determinó que sólo cuatro de los ocho jueces con dedicación exclusiva seguirán en esta condición, y los restantes pasarán a conformar un tribunal con dedicación preferente.
Basado en los antecedentes recopilados por el máximo tribunal, se determinó que el Primer Juzgado de Letras de San Bernardo, a cargo de la jueza Cecilia Flores; Octavo del Crimen de Santiago, con María Ines Collins; Noveno del Crimen de Santiago con Raquel Lermanda y Décimo del Crimen con Juan Antonio Poblete siguen como jueces exclusivos.
Además, el Cuarto Juzgado del Crimen de San Miguel, a cargo de María Teresa Díaz se mantendrá en la misma condición, aunque sólo por un plazo de un mes.
En el caso del Primer Juzgado del Crimen de Santiago, Quinto del Crimen de Santiago, Primer Juzgado del Crimen de Arica, Juzgado de Letras de María Elena, Primer y Segundo Juzgado del Crimen de Valparaíso, Primer Juzgado Civil de Chillán, Primer Juzgado del Crimen de Chillán, Primer Juzgado del Crimen de Talcahuano, Juzgado de Letras de Pucón y Segundo Juzgado del Crimen de Valdivia se sumarán al grupo ya existente de jueces preferentes.
La situación más difícil la enfrentan los jueces del Tercer Juzgado del Crimen de Santiago, Mario Carroza; Tercer Juzgado del Crimen de San Miguel, María Teresa Díaz; Juzgado de Letras de Santa Barbara, Loreto Jara que en adelante se convertirán en jueces preferentes.
Pero la Corte Suprema también ordenó al Décimo Juzgado del Crimen que anexe los procesos que correspondan a las causas que tramita de manera de avanzar en la investigación, sin embargo, no entrega más detalles al respecto.
Todos los jueces exclusivos y preferentes deberán informar al cabo de un mes sobre su gestión y nuevamente serán evaluados por el tribunal superior.
En el detalle de las causas, el proceso por la muerte de Juan Luis Rivera Matus rol 107.716-9 comenzará a ser visto de manera preferente por el titular del Primer Juzgado del Crimen de Santiago Joaquín Billard, quien también tramitará la causa rol 107.254.
En el caso del Quinto del Crimen conocerá el rol 167.716-16 caratulado como desaparecidos de La Moneda, que ya estaba en calidad de preferente.
En el Primero de Arica y Cuarto de esta misma ciudad se conocerán las causas rol 51925 y 13.322-A, respectivamente.
En María Elena se indagará de manera preferente el proceso 31-91, Mientras que en el Primero del Crimen de Valparaíso se verá la causa del sacerdote británico Michael Woodward rol 140.454.
En el Segundo del Crimen de Valparaíso se conocerá la causa rol 127.298-1.
En Chillán en tanto el Primer Juzgado Civil conocerá la causa 11.599 que de acuerdo al Fasic no corresponde a proceso de derechos humanos, en cambio en el Primero del Crimen de esta misma ciudad se indagará la desaparición de Ernesto Torres Guzmán, rol 70.927-6.
En el caso de Talcahuano se anexa como prefente el rol 24.776, en Pucón el rol 4.473 y en Valdivia el rol 75.858.
Por el contrario, se verán perjudicadas por el dictamen de la Corte Suprema las causas sobre la desaparición de Daniel Reyes Piña, Leopoldo Muñoz Andrade, Víctor Morales Mazuela y Víctor Cárdenas Valderrama que tramitaba el Tercer Juzgado del Crimen de San Miguel ya que ahora tendrán carácter preferente. En todo caso,juega a su favor que ya se dictaron procesamientos en el caso de las causas de Morales y Cardenas.
En el Tercero del Crimen de Santiago serán ahora causas preferentes la desaparición a manos de la DINA DE Iván Carreño Aguilero, y las muertes de Luis Moraga Cruz, Juan Orellana Catalán y Ricardo Weibel Navarrete que perecieron a causa del Comando Conjunto. También este tribunal conoce el proceso por la desaparición del ex GAP Domingo Blanco Tarres.
En el caso de Santa Bárbara se ve perjudicada la investigación sobre los casos de Luis Bastias Sandoval, Luis Cid Cid, Cristino Cid Fuentealba, José Molina Quezada, José Pinto, Raimundo Salaza, Segundo Soto, Gabriel Viveros desaparecidos en los primeros días del Golpe Militar.
En el Décimo del Crimen de Santiago se indaga cuatro casos informados en la Mesa de Diálogo por las Fuerzas Armadas se trata de la desaparición en 1975 de Ricardo Lagos Salinas, Carlos Lorca Tobar, Michelle Peña Herreros y Exequiel Ponce Vicencio
 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com



 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015