Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

 LEOPOLDO DANIEL MUÑOZ ANDRADE

 

 

(Foto del sitio www.trovador.se)

Rut       : 5.927.653, Santiago

F.Nacim. : 12-12-51, 22 años a la fecha de la detención

Domicilio : Pablo Goyenechea 3469, La Cisterna, Santiago

E.Civil  : Soltero

Actividad : Estudiante universitario

C.Repres. : Militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR

F.Detenc. : 20 de julio de 1974

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            Leopoldo Daniel Muñoz Andrade, 22 años de edad, estudiante universitario, militante del MIR, fue detenido por agentes de la DINA el 20 de julio de 1974, en la vía pública entre las calles Avda. Matta y Arturo Prat, información que le fue proporcionada a su madre, doña Ester Andrade Cruz, por una persona que se negó a identificarse.

            Acerca del destino de la víctima tras haber sido arrestado, da cuenta el testimonio judicial de doña Carmen Quezada Fuentes, ex-detenida de la DINA quien expone haber sido aprehendido en enero de 1975 por agentes de ese organismo, encabezados por Osvaldo Romo Mena, a quien conocía de antes. Anteriormente, el 22 de agosto de 1974, Romo Mena había detenido a su esposo Modesto Segundo Espinoza Pozo -detenido desaparecido-. Ella fue trasladada al recinto de 4 Alamos, en donde se encontró con su cónyuge y otros detenidos entre los cuales recuerda a Leopoldo Muñoz Andrade, José Flores Rojas, Arturo Aguilera Peñaloza, y una persona de apellido Carter. Todos eran mantenidos amarrados y tirados en el suelo. Leopoldo Muñoz Andrade era conocido de su marido y fue el quien le pidió que se grabara su nombre. A Muñoz Andrade le decían "El Flaco". Ella conversó con él, mostrándose preocupado por su madre Esther, de quien sabía era la única que estaría gestionando su libertad; temía que su madre produjera mucho alboroto en torno a su caso; este temor lo tenían todos los detenidos, ya que todos habían sido amenazados en el sentido de que si sus familiares hacían muchos trámites, ellos pagarían las consecuencias y ponían su caso como ejemplo (antes de ser detenida realizó diligencias por su cónyuge detenido). Luego de permanecer unos 20 días en 4 Alamos fue trasladada a Londres 38 junto a un grupo de detenidos entre los que iba su cónyuge y Muñoz Andrade. Este grupo era llamado por los agentes como el grupo de "Villa Lo Arrieta". Siete días después, fueron trasladados a Villa Grimaldi -ubicado en Lo Arrieta-. Todos iban en pésimas condiciones físicas producto de las torturas a que eran sometidos. A cargo del traslado o relacionado con él, estaba Osvaldo Romo. En Grimaldi se hicieron careos entre los detenidos. En una oportunidad los guardias la sorprendieron conversando con Muñoz Andrade y ambos fueron castigados y torturados. Muñoz Andrade era un joven de mediana estatura, tez tostada, pómulos salientes, se notaba muy golpeado, casi desfigurado. Una vez que la sorprendieron conversando, la separaron del grupo. Posteriormente, en horas de la noche, los guardias le dijeron que su esposo estaba muerto: "el perro ya dejó esta vida lo mismo el grupo que andaba con él". Pocos días después fue nuevamente trasladada a 4 Alamos. Allí, los detenidos no tenían noticias acerca de su esposo y de los otros afectados que estaban con él.

            El día anterior a la detención de Muñoz Andrade, el 19 de julio, miembros de la DINA procedieron a la detención de otro militante del MIR y amigo de la víctima, el señor Pedro Enrique Poblete Córdova, quien se encuentra también en calidad de detenido desaparecido.

            Cabe hacer presente que un hermano mayor del afectado, Alberto Muñoz Andrade, fue detenido el 15 de mayo de 1974 por miembros de la FACH vestidos de civil y trasladado a la Academia de Guerra de la FACH desde donde salió en libertad a mediados de julio de 1974 luego de haber sido apremiado y torturado. El recurso de amparo interpuesto en su favor, rol 481-74 de la Corte de Apelaciones de Santiago, fue rechazado en atención a que las autoridades competentes consultadas negaron en todo momento el hecho de la detención. A los pocos días de haber salido en libertad Alberto Muñoz, era detenido su hermano Leopoldo Daniel.

            Pese a las numerosas y angustiosas diligencias realizadas por su madre, quien concurrió en varias oportunidades a 3 Alamos a fin de conversar con otros detenidos e indagar así el posible paradero de su hijo, aun no le ha sido posible conocer la suerte que corrió en manos de la DINA.

           

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            Con fecha 1° de octubre de 1974, doña Esther Andrade Cruz, interpuso un recurso de amparo en favor de su hijo, ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 1170-74, en cuya tramitación se recibieron informes negativos de parte del Ministerio del Interior y del Ministerio de Defensa, de la Justicia Militar y de Aviación, y del SENDET.

            Con el mérito de estos informes el 4 de abril de 1975 la Corte rechazó el recurso de amparo ordenando que los antecedentes fueran remitidos al Cuarto Juzgado del Crimen de San Miguel a fin de investigar la desaparición del amparado.

            El 16 de abril de 1975 el Cuarto Juzgado dio inicio a la causa 9483, compareciendo la denunciante quien ratificó el arresto de su hijo por parte de la DINA. El 2 de mayo de 1975, el Tribunal se declaró incompetente para seguir conociendo el proceso, remitiendo los autos al 3er. Juzgado del Crimen de San Miguel por corresponderle su conocimiento. Este último tribunal, con fecha 6 de mayo aceptó su competencia y prosiguió con la tramitación del sumario, signándolo con el rol N°23.340. El día 16 de ese mes el SENDET emitió un nuevo informe indicando no tener antecedentes relativos a Leopoldo Muñoz Andrade. En la orden de investigar diligenciada por Investigaciones, el 25 de mayo, sólo se entrevistó a la denunciante quien ratificó sus dichos. Con estos antecedentes, la Jueza Berta Rodríguez Monardes, con fecha 22 de mayo de 1975 sobreseyó temporalmente la causa con el fundamento de que no se encontraba acreditado el delito investigado.

            El 11 de agosto de 1975, la denunciante puso en conocimiento del Tribunal la publicación en la prensa nacional, reproduciendo una noticia de dos revistas extranjeras, de una nómina de 119 chilenos muertos en Argentina en enfrentamiento entre grupos extremistas o en combates con las FF.AA. Argentinas. Con este nuevo antecedente, el 30 de agosto la causa fue reabierta y la Jueza emitió un oficio al Ministerio de Relaciones Exteriores a fin informara acerca del carácter oficial de la noticia. El 6 de octubre de 1975, esa secretaría de estado informó que no hay antecedente oficial alguno que las personas nombradas en las nóminas publicadas en "LEA" y en "O'DIA" (entre las cuales aparece la víctima) hayan fallecido en el extranjero.

            El 15 de octubre, con el nuevo antecedente agregado en autos, nuevamente se sobresee temporalmente la causa por no encontrarse acreditado la perpetración de algún delito en la presunta desgracia de Leopoldo Muñoz Andrade.

            El 25 de agosto de 1980, doña Esther Andrade Cruz, interpuso una querella criminal en contra de la DINA, individualizando particularmente al agente Osvaldo Romo Mena. Junto con la presentación del libelo, acompañó una declaración jurada de Carmen Quezada Fuentes, quien estuvo detenida con la víctima en los recintos de 4 Alamos, Londres 38, y Villa Grimaldi, desde donde desaparece. También acompaña a la presentación judicial, una nota del entonces presidente de la Corte Suprema, don José María Eyzaguirre, dirigida a doña Yolanda Pinto de Elgueta, madre del detenido desaparecido, Martín Elgueta Pinto, en la cual le comunica que en conversación sostenida con el Coronel Manuel Contreras Sepúlveda, jefe de la DINA, el expresó que Osvaldo Romo trabajó para el organismo que él dirige hasta noviembre de 1975 y que, posteriormente, se ausentó del país.

            El Tribunal aceptó a tramitación la querella, acumulándola a la causa 23.340, dejando sin efecto el auto de sobreseimiento.

            El 4 de septiembre de 1980 compareció al tribunal doña Carmen Quezada Fuentes, quien ratificó sus dichos. También se solicitó el extracto de filiación de Osvaldo Romo, el cual contiene como antecedente penal del inculpado, una sentencia del año 1958, condenándolo a ochenta y seis días de presidio menor por el delito de hurto. La orden de arresto en contra del agente, encargada a Investigaciones, no dio resultado alguno. El 24 de junio de 1981, se declaró cerrado el sumario. Resolución que fue revocada en junio de ese año, al solicitar la denunciante nuevas diligencias tendientes a ubicar el paradero de Osvaldo Romo; específicamente, se solicita la comparecencia del carabinero Héctor Leblanc Quilodrán Alfaro, quien en cumplimiento de una orden judicial le correspondió citar a Osvaldo Romo. El Tribunal ordenó a Policía de Investigaciones ordenar la comparecencia del policía, diligencia que no dio resultado por cuanto el Carabinero no fue habido. En agosto de 1981, la Jueza sobresee temporalmente la causa por no encontrarse acreditado el delito. En esta oportunidad, la resolución fue elevada a la Corte de Apelaciones en consulta del sobreseimiento. El 7 de septiembre de 1981, la Corte aprobó la resolución consultada.

            El 16 de octubre de 1981, la causa fue desarchivada, para proveer nuevas diligencias solicitadas por la denunciante, entre las cuales figuran la de citar a los agentes de la DINA, Marcelo Moren Brito y Miguel Krassnoff Martchenko, siendo el primero de los nombrados unos de los jefes de Villa Grimaldi. También se entregan datos precisos para la ubicación del carabinero Leblanc.

            El 17 de marzo de 1982, compareció el funcionario de Carabineros Héctor Leblanc Quilodrán Alfaro, quien expone que efectivamente, en cumplimiento de una orden judicial le correspondió citar a Osvaldo Romo Mena en el domicilio de los Molineros 1308. Allí fue atendido por Romo quien se encontraba con 4 militares de civil, Osvaldo Romo le dijo que no concurriría a dicha citación, ya que trabajaba para el Servicio de Inteligencia y debía citársele por intermedio de ese organismo. Con el mérito de este último antecedente, la Jueza devolvió la causa al archivo.

            En noviembre de 1992 Osvaldo Romo Mena fue detenido a su arribo a Santiago, cuando venía expulsado desde Brasil. Romo vivía en dicho país desde finales de 1975, fecha en que por instrucciones de la DINA, a raíz de las numerosas citaciones judiciales en causas de detenidos desaparecidos debió abandonar Chile. A Brasil llegó con identidad falsa y con medios proporcionados por el servicio de seguridad, que lo siguió ayudando años después. Romo fue descubierto en Brasil por Investigaciones de Chile, a raíz de una serie de diligencias encargadas por la jueza Gloria Olivares del 3er. Juzgado del Crimen en la causa por el desaparecimiento de Alfonso Chanfreau Oyarce. A diciembre de 1992 el ex agente de la DINA había sido encargado reo en 7 causas.

           


Actualidad:

Primera Linea 22 Junio 2001
Emboscada a casos clave de la DINA, el Comando Conjunto y la CNI
El lunes la Corporación Administrativa del poder judicial deberá informar el costo que tendrá la nominación de los jueces especiales. Mientras, el mundo de los derechos humanos tiene la esperanza que ellos avancen donde hasta ahora sus esfuerzos han sido infructíferos: las causas beneficiadas con un juez de dedicación exclusiva corresponden mayoritariamente a desapariciones perpetradas por la DINA, el Comando Conjunto y a un caso emblemático de la CNI.

La hora de la Dina
El cerco se estrecha sobre la DINA con el caso del militante del MIR, Carlos Cubillos Gálvez, detenido en 1974 en una calle de la comuna de Nuñoa. Testigos señalaron que fue conducido al recinto de Londres 38 y no volvió a saberse de él. Su causa - rol 11337/6- está en el Octavo Juzgado del Crimen de Santiago.
En ese mismo juzgado está radicada la causa del militante del MIR, Juan Carlos Perelman (rol 12193-8), quien fue detenido en 1975 por efectivos de la DINA junto a su conviviente, quien tiempo después fue liberada. La Comisión Rettig afirmó que su desaparición fue responsabilidad de agentes del Estado.
El 1 de agosto de 1974 fue detenido Sergio Sebastián Montecinos Alfaro, quien, sus 28 años, era el coordinador sindical de los partidos políticos que habían adherido a la UP en la Zona Oeste de Santiago. Fue sacado de su hogar por efectivos de la DINA y visto por última vez en el recinto de Londres 38. Su causa Nº2310-00, consta también en el Octavo Juzgado de Santiago.
El secuestró de Luis Jaime Palominos Rojas, el 7 de diciembre de 1974, es responsabilidad del mismo organismo de seguridad. La causa de este militante del MIR, rotulada con el número 2808-5, también será instruida por un juez especial en el 11º Juzgado del Crimen de Santiago.
El ministro de dedicación exclusiva de ese mismo tribunal se abocará al caso de Jaime Cadiz Norambuena (causa 768-6). Este militante del MIR fue detenido en la población José María Caro y desapareció desde el recinto de la DINA de Londres 38.
El número 2161-8 de ese juzgado consigna otra causa de la DINA en que el juez pondrá acento. El mirista Jorge Humberto D´orival Briceño fue detenido en su hogar de la comuna de Conchalí y visto luego, junto a otros dos detenidos, en Villa Grimaldi. A los tres se les perdió la pista en el recinto de Cuatro Alamos.
El juez de dedicación exclusiva del Tercer Juzgado del Crimen de San Miguel investigará el caso de Leopoldo Muñoz Andrade, militante del MIR que desapareció desde el recinto DINA de Cuatro Alamos. En las manos de este magistrado estará además esclarecer la desaparición de otro mirista, Daniel Reyes Piña, quien fue visto por última vez en Londres 38.
A ese organismo represor se atribuye también la desaparición de Víctor Fernando Olea Alegría el 11 de septiembre de 1974. Tenía 24 años cuando fue detenido por agentes en la vía pública. Su causa está radicada en el Noveno Juzgado del Crimen de Santiago con el número 76667.
Otro caso que tendrá especial atención será el de Washington Cid Urrutia, quien desapareció en 1974 desde Villa Grimaldi. Su causa está radicada en el Décimo Juzgado del Crimen de Santiago y es atribuido a la DINA.

Hacia otros organismos represores
No sólo la DINA será investigada por los jueces especiales. Las acciones criminales perpetradas por el Comando Conjunto tendrán el mismo destino. De hecho, el mandato de la Suprema toca las hebras de uno de los casos que ofrece las mayores contradicciones con el informe de las FF.AA: la desaparición del militante de las Juventudes Comunistas Carol Fedor Flores Castillo.
El informe castrense establece que Flores Castillo fue detenido en 1976, muerto y arrojado al mar en las costas de San Antonio. Sin embargo, Flores fue apresado junto a sus hermanos en 1974 y permaneció recluido seis meses. En 1976 comenzó a colaborar con el Comando Conjunto, proceso que se extendió hasta el 7 de junio de ese año. El ex agente del comando conjunto Andrés Valenzuela confesó que fue muerto junto a un soldado en el Cajón del Maipo y arrojado al río. Ahora su crimen será investigado por el juez del Décimo Juzgado de Santiago.
En el Cuarto Juzgado del Crimen de San Miguel, bajo el número 10161, consta el caso de Alonso Gahona Chávez, quien habría fallecido víctima de reiteradas torturas junto a Humberto Castro en el llamado "Nido 20". Así se conocía al recinto secreto de detención y tortura ubicado en la calle Santa Teresa 037, cerca del paradero 20 de la Gran Avenida de Santiago. Este recinto funcionó durante 1975 bajo control de agentes de la DIFA con quienes colaboraban civiles provenientes de grupos nacionalistas o de extrema derecha.
La guardia exterior del recinto estuvo a cargo de alumnos de la Escuela de Especialidades de la Fuerza Aérea. Gahona, dirigente de los obreros de la Municipalidad de La Cisterna y militante comunista, conocido como «Yuri», había sido detenido el 8 de septiembre de 1975 en la vía pública. Su cadáver habría sido envuelto en plástico y, al parecer, arrojado al mar.
Desde el recinto llamado "Remo Cero", del regimiento de artillería anti-aérea de Colina fue sacado y posiblemente enterrado en terrenos militares de Peldehue, Miguel Rodríguez Gallardo. La causa 10617 del cuarto juzgado de San Miguel intentará llegar hasta las bases del Comando Conjunto.
También un juez especial investigará el destino de al menos uno de los detenidos desaparecidos de La Moneda. En el Noveno Juzgado del Crimen de Santiago está la causa 17584, que corresponde a Osvaldo Ramos Rivera, miembro del GAP de sólo 22 años.
Ramos fue detenido en el interior del palacio gubernamental por militares, junto a Antonio Aguirre Vásquez. Producto de sus heridas, ambos fueron trasladados a la Posta Central donde existe constancia de su permanencia. Fueron sacados desde allí por personal uniformado y desde entonces se desconoce su paradero.
En el Octavo Juzgado del Crimen de Santiago será investigado el caso de otro GAP, Mario Ramiro Melo, oficial del Ejército retirado, desaparecido desde el 29 de septiembre de 1973.
El caso de Miguel Acuña Castillo, rotulado con el número 11509-8 en el Octavo Juzgado de Santiago, también será investigado. Acuña era dirigente de la sección de estudiantes secundarios del MIR cuando desapareció en 1974, junto a su amigo Héctor Garay Hermosilla.
La labor de los jueces especiales se extenderá además a la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea. En el Noveno Juzgado del Crimen de Santiago será visto el caso de José Luis Baeza, de 41 años, vendedor y miembro del Comité Central del PC. Fue aprehendido junto a otras tres personas en una casa en Santiago que servía para reuniones y contactos de miembros de esa colectividad.
Los autores de la detención fueron identificados como miembros del Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea, comandados por un conocido Jefe de Inteligencia. Baeza fue llevado a la Academia de Guerra de esa institución, donde fue visto por varios testigos. Estos testimonios contradicen la versión oficial entregada por el Ministro del Interior que, en esa época, negó su detención



Primera Linea 23 de Abril 2002
Exclusivos disminuyen a cuatro
En un dictamen que ya se preveía, el pleno de ministros de la Corte de Suprema determinó que sólo cuatro de los ocho jueces con dedicación exclusiva seguirán en esta condición, y los restantes pasarán a conformar un tribunal con dedicación preferente.
Basado en los antecedentes recopilados por el máximo tribunal, se determinó que el Primer Juzgado de Letras de San Bernardo, a cargo de la jueza Cecilia Flores; Octavo del Crimen de Santiago, con María Ines Collins; Noveno del Crimen de Santiago con Raquel Lermanda y Décimo del Crimen con Juan Antonio Poblete siguen como jueces exclusivos.
Además, el Cuarto Juzgado del Crimen de San Miguel, a cargo de María Teresa Díaz se mantendrá en la misma condición, aunque sólo por un plazo de un mes.
En el caso del Primer Juzgado del Crimen de Santiago, Quinto del Crimen de Santiago, Primer Juzgado del Crimen de Arica, Juzgado de Letras de María Elena, Primer y Segundo Juzgado del Crimen de Valparaíso, Primer Juzgado Civil de Chillán, Primer Juzgado del Crimen de Chillán, Primer Juzgado del Crimen de Talcahuano, Juzgado de Letras de Pucón y Segundo Juzgado del Crimen de Valdivia se sumarán al grupo ya existente de jueces preferentes.
La situación más difícil la enfrentan los jueces del Tercer Juzgado del Crimen de Santiago, Mario Carroza; Tercer Juzgado del Crimen de San Miguel, María Teresa Díaz; Juzgado de Letras de Santa Barbara, Loreto Jara que en adelante se convertirán en jueces preferentes.
Pero la Corte Suprema también ordenó al Décimo Juzgado del Crimen que anexe los procesos que correspondan a las causas que tramita de manera de avanzar en la investigación, sin embargo, no entrega más detalles al respecto.
Todos los jueces exclusivos y preferentes deberán informar al cabo de un mes sobre su gestión y nuevamente serán evaluados por el tribunal superior.
En el detalle de las causas, el proceso por la muerte de Juan Luis Rivera Matus rol 107.716-9 comenzará a ser visto de manera preferente por el titular del Primer Juzgado del Crimen de Santiago Joaquín Billard, quien también tramitará la causa rol 107.254.
En el caso del Quinto del Crimen conocerá el rol 167.716-16 caratulado como desaparecidos de La Moneda, que ya estaba en calidad de preferente.
En el Primero de Arica y Cuarto de esta misma ciudad se conocerán las causas rol 51925 y 13.322-A, respectivamente.
En María Elena se indagará de manera preferente el proceso 31-91, Mientras que en el Primero del Crimen de Valparaíso se verá la causa del sacerdote británico Michael Woodward rol 140.454.
En el Segundo del Crimen de Valparaíso se conocerá la causa rol 127.298-1.
En Chillán en tanto el Primer Juzgado Civil conocerá la causa 11.599 que de acuerdo al Fasic no corresponde a proceso de derechos humanos, en cambio en el Primero del Crimen de esta misma ciudad se indagará la desaparición de Ernesto Torres Guzmán, rol 70.927-6.
En el caso de Talcahuano se anexa como prefente el rol 24.776, en Pucón el rol 4.473 y en Valdivia el rol 75.858.
Por el contrario, se verán perjudicadas por el dictamen de la Corte Suprema las causas sobre la desaparición de Daniel Reyes Piña, Leopoldo Muñoz Andrade, Víctor Morales Mazuela y Víctor Cárdenas Valderrama que tramitaba el Tercer Juzgado del Crimen de San Miguel ya que ahora tendrán carácter preferente. En todo caso,juega a su favor que ya se dictaron procesamientos en el caso de las causas de Morales y Cardenas.
En el Tercero del Crimen de Santiago serán ahora causas preferentes la desaparición a manos de la DINA DE Iván Carreño Aguilero, y las muertes de Luis Moraga Cruz, Juan Orellana Catalán y Ricardo Weibel Navarrete que perecieron a causa del Comando Conjunto. También este tribunal conoce el proceso por la desaparición del ex GAP Domingo Blanco Tarres.
En el caso de Santa Bárbara se ve perjudicada la investigación sobre los casos de Luis Bastias Sandoval, Luis Cid Cid, Cristino Cid Fuentealba, José Molina Quezada, José Pinto, Raimundo Salaza, Segundo Soto, Gabriel Viveros desaparecidos en los primeros días del Golpe Militar.
En el Décimo del Crimen de Santiago se indaga cuatro casos informados en la Mesa de Diálogo por las Fuerzas Armadas se trata de la desaparición en 1975 de Ricardo Lagos Salinas, Carlos Lorca Tobar, Michelle Peña Herreros y Exequiel Ponce Vicencio

 


 

Leopoldo Muñoz, El "Polo", un muchacho algunos años mayor que yo, con quien crecimos juntos como vecinos en la población..Con quien compartimos juegos y en quien fui observando el nacimiento de un joven de personalidad arrolladora, interesado en la situación social que conllevaba ser habitante de una población circundante al gran santiago. Un amigo generoso, estudioso, lleno de sueños que quedaron truncos por acción de quienes hoy intentan limpiar sus manos y sus conciencias a traves de pactos y negociaciones con el fin de establecer una ley de punto final que lleve al perdón y olvido, perdón para los asesinos y olvido para nuestros hermanos, amigos, hijos y todos las victimas de la represión dictatorial.





Ester Andrade Cruz; Madre de Leopoldo Muñoz Andrade

El día lunes 16 de febrero, se llevó a efecto en el Cementerio de Spånga, Estocolmo, la sepultación de las cenizas de una gran mujer; la compañera Ester Andrade Cruz, Madre de Leopoldo a quien un fatal accidente acaecido en su casa en Santiago de Chile le provocó la muerte. La casa donde aconteció el accidente, la misma casa donde Leopoldo y sus hermanos crecieron como personas, como seres sociales concientes de su rol en el paso por esta vida, la que cobijó a la compañera Ester luego de sus innumerables e incansables esfuerzos por conocer el paradero de Polo. Esa casa, en la misma que la compañera Ester mantuvo siempre la esperanza que este hijo que le fue arrebatado por el terror dictatorial, algún dia, en algun momento maravilloso llegara de vuelta, tocara a la puerta y les diera la alegría de volver a soñar en la alegria familiar. Esa misma casa quizo quizas, que esa espera, esa esperanza este ahí, latente, en la vida y en la muerte..en la lucha constante, en el ejemplo cotidiano de esta mujer maravillosa que peleó, como leona, hasta su ultimo minuto en defensa de su familia y esa gran familia que componian sus compañeros y amigos.

En los dos eventos realizados, el de sepultación primero y de recuerdo posteriormente, acudieron sus amigos, sus compañeros y familiares con su mensaje de fuerza a sus deudos, con el mensaje solidario y de recuerdo perenne de una mujer de lucha, de piel, de coraje, de consecuencia como fue la compañera Ester Andrade Cruz.

Diversas organizaciones, entre ellas la de ex integrantes del MIR chileno, organización a la que perteneció Leopoldo y El Partido Comunista organización donde militaba la Compañera Ester. Tambien hizo su saludo una compañera de la Asociación de Detenidos desaparecidos, la cual recordó la figura frágil, pequeña de la compañera Ester pero que llevaba en su interior la enorme estatura ética, moral y consecuencia de esta mujer hija del pueblo, la compañera llamó tambien a mantenerse alerta ante los intentos de establecer leyes y medidas que lleven al perdón y olvido, levantando con fuerzas la verdad y el juicio y castigo a los culpables. En un recuento mas cercano y filial de la compañera Ester hicieron uso de la palabra una de sus nietas quien en emocionadas palabras expresó la fuerza y convicción que siempre motivaron a su abuelita. Cada intervención iba intercalada con hermosas interpretaciones de musica de Arpa ejecutadas por una joven chilena.

El hijo mayor de la compañera Ester, entregó una reseña de su madre donde mezcló recuerdos históricos que componian la historia de la linea familiar y militante de su madre, con recuerdos y detalles cotidianos que conformaron su vida . En su intervención recordó tambien a nuestro gran amigo y compañero Polo - su hermano - asociando entre ellos esa fuerza interna, vital que compartian en cada una de sus expresiones, la vehemencia en la discusión, la constancia y decisión diaria de enfrentar la vida.

En lo personal, viví momentos de intensas emociones, donde el recuerdo vivo se agolpó en mi mente y retina...Al oír hablar a las personas y familiares acerca de la compañera Ester, no podía dejar de recordar su figura fragil, su porte digno y sus esfuerzos por lograr saber algo de Polo, del Chico Lucho como muchos le conocieron. Al depositar las cenizas en el Cementerio de Spånga, los familiares y amigos depositaban un puñado de tierra como última despedida, al llegar mi turno, no pude dejar de depositar dos puñados de tierra, uno por ella y otro por su hijo Polo. Asi nacia nuevamente la reflexión acerca de la crueldad maquiavélica de los dueños del horror que se ensañaron de esa manera con tanta familia chilena. La compañera Ester se fue de esta vida peleando por su hijo a quien no pudo encontrar mas que en el recuerdo de su ejemplo diario. La indignidad de los responsables de las desapariciones de chilenos es tan grande que aún en estas fechas no son capaces de entregar un informe real y completo acerca de donde estan los desaparecidos. El Polo, el chico Lucho o Leopoldo Muñoz Andrade requiere de esa respuesta digna de los mandos responsables de esas acciones de represión dictatorial, no nos podemos quedar con explicaciones de buena voluntad y falsos arrepentimientos. En el encuentro de recuerdo de la compañera Ester, se me acercó una bella joven quien con una ternura increible me dijo: "Me podría contar como era mi tio" y me relató que ella tenia 3 meses de edad cuando su tio polo fue detenido y pasó a engrosar la lista que se llamó; los 119 detenidos desaparecidos. En el rostro de esa joven pude ver el ayer y el hoy de muchas familias chilenas, en el amor con que se refirió a su tio, en el brillo de sus ojos pude ver el vacío inmenso, el dolor de las familias que sufren el flagelo de no saber qué pasó, donde estan sus familias. A esa joven le conté lo que sabía de Polo, del amigo, del joven, del compañero, del alegre y espontáneo chico Lucho.

Ester Andrade Cruz, Leopoldo Muñoz Andrade son parte de nuestra historia, nuestra memoria y por ello pedimos, Juicio y castigo a los culpables.

Gerardo Silva, como olvidar la alegria que escapaba por todos sus poros.su trato respetuoso, cada movimiento, cada gesto significaba una expresión de su alegría de vivir. Amado por su familia, padres, hermanos, vecinos y querido por quienes le conociamos como joven lleno de sueños y alegrias por el mañana.

Pedro Poblete era una persona muy seria,,,a veces demasiado serio, suave en el trato, preocupado de los intereses de quienes le rodeaban para lograr hacer luego análisis acerca de las diversas situaciones porque atravezaba el país. Tenía la facilidad de entregar mucha confianza en sus amigos..derrochaba generosidad y su voz traspasaba esa tranquilidad de quienes saben quienes son y porqué son.

Estos tres jovenes chilenos aparecieron en la lista de 119 chilenos Detenidos-Desaparecidos de lo que posteriormente se conoció como "Plan Colombo" preparado y ejecutado por los aparatos represivos de la dictadura militar encabezada por A. Pinochet. Esta Operación de aniquilamiento fue una acción Internacional que involucró a Brasil, Argentina y Chile, donde entre otras cosas se crearon medios publicos para el montaje como por ej: Dos periodicos en Brasil que solo salieron aquel dia con esa noticia...En Argentina y Chile, los periodicos pro dictatoriales sacaban grandes titulares de desinformación para ocultar la verdad. El Mercurio, periodico financiado por la CIA (fue desclasificada hace poco esa información por sus propios amos) , hacía mofa junto a la Segunda, de la muerte de estos jovenes chilenos mintiendo descaradamente en contubernio con la versión de la dictadura..

Este escrito fue extraido de www.trovador.se


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015