Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

RENE ANDRES LINSAMBARTH RODRIGUEZ 

Rut       : 39511 Chuquicamata

F.Nacim. : 27-07-46, 27 años de edad al momento de su detención.

Domicilio : Parcela en Lasana. Calama II Región

E.Civil  : Soltero

Actividad : Agricultor 

C.Repres. : No consta

F.Detenc. : 22 de octubre de 1973

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            René Andrés Linsambarth Rodríguez, 27 años al momento de los hechos, soltero, agricultor, domiciliado en una parcela de propiedad de Angel Pérez en el sector de Lasana, Calama, fue detenido desde ese domicilio los primeros días de octubre de 1973, en presencia del dueño del predio, por carabineros pertenecientes a la comisaría de Dupont-Calama.

            Sus familiares y más específicamente su madre, se informó de este hecho, transcurrida una semana al ser visitada con tal objeto por el señor Angel Pérez.

            De inmediato se dirigió al cuartel policial a fin de verificar la permanencia de su hijo. Allí estuvo junto a él, le hizo entrega de ropa de abrigo, alimentos y sostuvo una breve conversación sentados ambos en una banca en el interior del recinto. Su hijo le manifestó desconocer los motivos de su detención afirmando a la vez que era inculpado de mantener información sobre un supuesto lugar de ocultamiento de armas. De acuerdo a lo señalado por su madre Sofía del Carmen Rodríguez y su hermana que la acompañaba María Clementina Linsambarth, este se veía en buen estado físico no mostraba señas de haber sido sometido a apremios, pese a ello se le notaba nervioso. El detenido le comentó a su familia que estaba realizando tareas de servicio menor dentro del recinto que le eran indicadas por el personal de carabineros.

            Al día siguiente en la mañana al concurrir nuevamente sus familiares a visitar al detenido, se les informó que este había sido llevado a la localidad de San Pedro para que mostrara un lugar donde se ocultaban armas agregando que volvería de la diligencia aproximadamente a las 15:00 horas. Al regresar sus familiares al cuartel policial a las 17:00 horas, el carabinero de guardia les expresó que éste había sido puesto en libertad en la mañana de ese día. A partir de ese momento y en forma definitiva se perdió todo contacto con el detenido permaneciendo hasta la fecha detenido desaparecido, pese a las innumerables gestiones realizadas por sus familiares y abogados.

           

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            Ante la detención y posterior desaparecimiento de René Andres Linsambarth Rodríguez, sus familiares iniciaron consultas directas y reiteradas en todos los centros de reclusión de la I y II Región. También realizaron consultas epistolares al gobierno local. Todo ello resultó infructuoso. Reiteradamente se les informó que éste había sido puesto en libertad.

            Con fecha 1° de agosto de 1990 quedó interpuesta ante el Primer Juzgado de Letras de Calama, una querella Criminal por el eventual delito de inhumación ilegal y exhumación -también ilegal- cometido en la persona de René Andrés, y en contra de los que resultaren responsables de estos hechos. En la presentación se solicitó la acumulación de este nuevo proceso a la causa rol 33423 iniciada en el mismo tribunal el 24 de julio de 1990 referida en su contenido a los mismos antecedentes. La petición fue aprobada.

            Es del caso señalar, que familiares de 26 trabajadores domiciliados en Calama y Chuquicamata y tras haber sido detenidos en diferentes fechas durante los meses de septiembre y octubre de 1973, fueron ejecutados al margen de toda legalidad el 19 de octubre de 1973, por una comitiva de oficiales de Ejército provenientes de Santiago al mando del General Sergio Arellano Stark e integrada por el Coronel Sergio Arredondo González, el Coronel Sergio Espinoza Bravo, Mayor Marcelo Morén Brito, Teniente Armando Fernández Larios y Mayor Juan Chimiculli. Sus cadáveres no fueron entregados a sus familiares para su correspondiente sepultación, argumentando la autoridad local, Coronel Gustavo Rivera Degroux que se trataba de muertos en tiempo de guerra y por ello no era posible la entrega inmediata de éstos. Ante esa situación los familiares de estas víctimas junto a otras de personas detenidas desaparecidas, iniciaron una incansable búsqueda de posibles lugares de entierro. Con el inicio al proceso rol 33423 una vez más se acudía al Tribunal y se ponía en sus manos antecedentes fidedignos de una inhumación ilegal que podía arrojar respuesta acerca del destino de al menos 26 víctimas. Se trataba de una inhumación realizada, aproximadamente a 16 km. por el camino a San Pedro de Atacama y a unos 600 metros desde dicho camino al Norte. Los denunciantes declararon al tribunal haber verificado la existencia de osamentas humanas y restos de vestimentas en el lugar señalado. El tribunal ordenó la remoción del lugar y obtuvo evidencias. Tan sólo fue posible lograr la identificación de osamentas pertenecientes a uno de los ejecutados del 19 de octubre, Haroldo Ruperto Cabrera Abarzúa, 34 años, casado, 4 hijos, Ingeniero Comercial, subgerente de finanzas en la Empresa Minera de Chuquicamata, militante socialista, al ser periciada la epidermis de una falange encontrada en el lugar. El tribunal dejó establecido que si bien se había efectuado una inhumación ilegal en el lugar, no era menos cierto que con posterioridad a ello se había procedido a una exhumación de los restos quedando sólo pequeñas piezas como evidencia del hecho.

            El 15 de enero de 1991 el primer juzgado militar de Antofagasta solicitó al primer juzgado del Crimen de Calama declinar la competencia para seguir conociendo el proceso rol 33423 en atención a que en el mismo se estaría investigando la eventual participación de personal militar en la ocurrencia de los hechos que lo motivaban. El 21 de enero de 1991 el tribunal civil rechazó la petición creándose una la contienda de competencia y siendo elevado los autos a la Corte Suprema para su resolución. Por su parte la parte denunciante el 21 de enero de 1991 solicitó la entrega de los restos humanos a los familiares de las víctimas, petición que fue acogida por el Tribunal. Con fecha 9 de junio de 1991 la corte Suprema declaró competente para seguir conociendo de la causa al Juzgado Militar de Antofagasta en atención a que el proceso rol 139-89 del 1er. Juzgado Militar ya había investigado los mismos hechos materia de esta querella y en la cual la Corte Suprema el 10 de mayo de 1989 había resuelto la competencia del Tribunal Militar. La investigación a cargo del Tribunal Militar se roló con el N°167-91.

            El 5 de septiembre de 1991 el Juez Militar sobreseyó total y definitivamente la causa "por encontrarse extinguida la responsabilidad penal de las personas que aparecieren inculpadas en estos autos, por amnistía". Con esto, lisa y llanamente se aplicó el Decreto Ley 2191 de 1978, en el cual se concedió la amnistía a todas las personas que en calidad de autores, cómplices o encubridores hubieren incurrido en hechos delictuosos durante el período comprendido entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1978. Dicha resolución fue apelada ante la Corte Marcial, resolviendo ésta el 9 de enero de 1992 devolver la causa a la primera instancia a fin de que el Fiscal Instructor procediera al cierre del sumario.

            Cabe hacer presente que durante la investigación de la jueza del Primer Juzgado del Crimen Margarita Gordillo se estableció que efectivamente la inhumación denunciada correspondía a restos humanos, correspondiendo las osamentas a un mínimo de 11 personas, lográndose la identidad de una de ellas. Se estableció del mismo modo la participación en los hechos del personal del Ejército y finalmente se concluyó que años después la inhumación ilegal había sido removida, encontrándose claras pruebas de ello al constatar la existencia de huellas de maquinaria pesada en el lugar del entierro y destrozos en las osamentas y en otros objetos, propios del aplastamiento de éstas. Los peritos a cargo de las diligencias pudieron aproximar como fecha de la remoción del terreno el año 1983. Además los peritos establecieron que los individuos involucrados en las ejecuciones estaban en posesión de armas de fuego (encontraron 1 proyectil en 1 vértebra) y aquellos que enterraron a las víctimas, tenían acceso a indumentarias castrense (botones con icono del escudo nacional). Por su parte el laboratorio de criminalística en su sección balística estableció que el proyectil encontrado y periciado por ellos "corresponde al calibre 30", diseñado y fabricado para ser disparado en carabinas del mismo calibre, marca GRAND".

            En la investigación judicial, que establece el lugar de la primera inhumación ilegal de los 26 ejecutados de Calama, no surgieron evidencias que la suerte de René Linsambarth estuviera ligada a los ejecutados mencionados.

            Otro detenido desaparecido en Calama, Luis Eduardo Contreras León detenido el 22 de octubre de 1973, quien también estaba incluido en la investigación judicial mencionada, fue encontrado su cuerpo en la mina La Tetera en 1991, y entregado a su familia para su sepultación.

           

 

 


Fallo primera instancia , Matulic, Linzambarth - 2007

 

Fallo corte apelaciones , Matulic, Linzambarth - 2008

 

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 
  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015