Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

RICARDO ERNESTO LAGOS SALINAS

 

Rut : 5.463.497 (151.619, Chillán)
F.Nacim. : 09-04-51, 24 años a la fecha de su detención
Domicilio : Calle Tiros -Villa Japón- Las Rejas, Santiago
E.Civil : Casado, 2 hijos
Actividad : Contador
C.Repres. : Partido Socialista, Comité Central, miembro de la Comisión Política
F.Detenc. : 17 de junio de 1975

Ricardo Ernesto Lagos Salinas, casado, dos hijos, contador, miembro de la Comisión Política del Partido Socialista, fue detenido el 17 de junio de 1975, en la población Las Rejas, por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Aunque no hay testimonios directos de su aprehensión, existen antecedentes que permiten deducir que ésta se produjo en su domicilio y, posiblemente, junto a Michelle Peña actualmente (detenida desaparecida, militante del partido socialista y embarazada de 8 meses).
Juan Carlos Ruiz, también socialista, declaró que en 1975 se desempeñaba como enlace entre el dirigente máximo del Partido en la época, Exequiel Ponce Vicencio y Ricardo Lagos, Michelle Peña y Carlos Lorca (todos detenidos desaparecidos). Incluso, en marzo de ese año, buscó la casa de calle Tiros en la que vivían el afectado y Michelle, domicilio en el que se reducían documentos, había taller fotográfico y se realizaban los puntos de encuentro y reunión con Exequiel Ponce. Alrededor del 21 de junio de 1975, Juan Carlos Ruiz concurrió al domicilio de la víctima e ingresó a éste sin darse cuenta que la señal de alerta previamente convenida con Ricardo Lagos -una ventana abierta- estaba presente. Adentro había un gran desorden, los colchones estaban rajados y todas las cosas desparramadas, con evidentes signos de allanamiento. El testigo estimó que en ese lugar habían sido detenidos Ricardo Lagos y Michelle Peña.
Días después, el 24 de junio de 1975, Héctor Eduardo Riffo, también socialista, acudió a un domicilio de Villa Ríos, en Santiago, en donde había acordado reunirse con Ricardo Lagos. El testigo llegó alrededor de las 15:30 horas y vio que cerca de la casa estaba estacionado un auto Chevrolet color blanco y celeste, con patente de Quinta Normal. En su interior se encontraba el afectado. El declarante pensó que Lagos venía recién llegando, así que subió al departamento. De inmediato fue detenido por dos civiles armados -se estaba allanando el lugar- para ser conducido después hasta un auto MG amarillo pálido al que habían trasladado a Ricardo Lagos. Ambos fueron entonces llevados al recinto secreto de detención y tortura de la DINA conocido como Villa Grimaldi. Según lo señaló Héctor Riffo, entre los agentes que actuaron en ese momento estaba uno a quien llamaban "Alberto", después sería Capitán de la CNI, de unos 38 años, 1.70 de estatura, tez mate, cara redonda, ojos café oscuro, pelo entrecano y contextura fornida; y un conscripto de la Unidad de Comandos del Regimiento Buin de apellido Díaz, alrededor de 23 años, 1.75 de estatura, moreno, pelo negro ondulado, cara alargada, delgado, ojos café y que era de La Pincoya.
Una vez en "Villa Grimaldi" ambos fueron sometidos a tortura (parrilla, golpes, interrogatorios). Al testigo se le preguntaba intensamente por las actividades del afectado, de Exequiel Ponce y de Carlos Lorca. El 26 de junio del mismo año, Héctor Riffo vio a Ricardo Lagos en el sector de los baños y en el momento en que era introducido en una pieza ubicada en un rincón del patio. También, dos días después, cuando Riffo es llevado a La Torre, en una celda vecina, reconoció la voz de Michelle Peña.
Luis Gormaz, también recluido en Villa Grimaldi, señaló que el afectado ocultaba debajo de su cama un paño ensangrentado y que sus condiciones físicas eran muy malas.
Por su parte, Luz Arce, quien fuera militante socialista y se transformara en colaboradora de la DINA -con posterioridad a las torturas y amenazas sufridas durante su detención- declaró, en octubre de 1990, ante la Comisión Verdad y Reconciliación. Allí señaló que, estando en Villa Grimaldi, vio y conversó con Ricardo Lagos Salinas, quien le contó que también estaban detenidos Exequiel Ponce y Carlos Lorca. Esta conversación se produjo después de que Luz Arce solicitara una autorización para hacerlo. Según la declarante, dicho permiso se le otorgó siempre y cuando ella le pidiera al afectado que colaborara con la DINA. Lagos le pidió dulces y la testigo se los consiguió en la cocina de Villa Grimaldi. La conversación se realizó en el patio y, en esa oportunidad, el afectado estaba vestido con un terno azul, sin corbata, camisa abierta y sucio. No se le veía mal, pero -según lo afirma la misma Luz Arce -la corriente no deja huellas físicas, salvo que ocurra algo grave. La testigo tuvo la impresión de que Lagos sabía que lo iban a matar.
Cuando Luz Arce le dijo al General Manuel Contreras, Director de la DINA, que había visto a Ricardo Lagos entre los detenidos, éste le respondió "te equivocaste", para luego decirle que averiguaría al respecto. Luz Arce señaló ante la Comisión Verdad y Reconciliación que necesariamente la Dirección de la DINA tenía que estar enterada de estos hechos, puesto que diariamente cada unidad o cuartel le enviaba un informe. Además a Marcelo Moren Brito se le citaba continuamente al Cuartel General.
Posteriormente, en 1976, la testigo le preguntó al General Contreras por Lagos, Lorca y Ponce y éste le dijo que estaban en libertad.
Ricardo Lagos había comenzado a ser buscado a partir del mismo 11 de septiembre de 1973. Hasta la casa de su abuela paterna, Ema Reyes, habían llegado civiles -que se identificaron como de Investigaciones- en más de una oportunidad preguntando por él. El General de División y Director de Investigaciones, Ernesto Baeza Michaelsen, el 6 de diciembre de 1978, informó al Tribunal que el 27 de septiembre de 1973 se había encargado la ubicación y detención de Ricardo Lagos; que en febrero de 1974 aparecía implicado en la fabricación de armamentos; y que el 25 de julio de 1974 aparecía en el Listado Nacional de personas peligrosas entregado por la Subsecretaría del Ministerio de Relaciones Exteriores, Departamento de Seguridad.
Dado esa situación, la esposa del afectado, Patricia Paredes, había abandonado el país, para dirigirse a Alemania junto a sus dos hijos, en 1974. Anteriormente, el padre de la víctima, Ricardo Raúl Lagos Reyes, ex alcalde de Chillán; su madrastra, Sonia Ojeda, embarazada; y su hermano, Carlos Eduardo Lagos, habían sido ejecutados en el patio de su propio domicilio en Chillán (16 de septiembre de 1973) por efectivos militares.
La detención y desaparición de Ricardo Lagos se inscribe en una acción de la DINA en contra de los dirigentes del Partido Socialista, miembros de la Comisión Política, de sus enlaces y correos, realizada en junio y comienzos de julio de 1975. En este operativo se efectuaron las detenciones, seguidas de desaparecimientos, de Michelle Peña, Exequiel Ponce, Mireya Rodríguez, Carlos Lorca y Modesta Carolina Wiff, además de la del afectado. En el mes de julio fueron detenidas Rosa Soliz Poveda y Sara Donoso Palacios, quienes estaban bajo las órdenes partidarias de Modesta Carolina Wiff. Todos ellos permanecen como detenidos desaparecidos.

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
El 3 de septiembre de 1975 se presentó, en la Corte de Apelaciones de Santiago, un recurso de amparo por el afectado, el que fue rolado con el N 1072-75. Después de las respuestas negativas de las autoridades consultadas -el Ministro del Interior y General de División, Raúl Benavides Escobar, indicó que el afectado no se encontraba detenido por orden de esa Secretaría (septiembre 1975)- se rechazó el recurso y los antecedentes fueron remitidos al Juzgado del Crimen correspondiente para que instruyera sumario, (22 de octubre de 1975).
Así, el 28 de octubre de 1975, en el 7? Juzgado del Crimen de Santiago, se abrió el proceso rolado con el N 77.497-7. Durante la tramitación de éste, en noviembre de 1975, en el diario "La Segunda", apareció una información, en la que se señalaba que el representante chileno (no se daba nombre) ante la Tercera Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas había visto personalmente a Ricardo Lagos tomándose un aperitivo en el salón de delegados, diciendo que se encontraba alojado en el Hotel Tudor, en Nueva York. Esta "noticia" (el diario no informaba de su procedencia) dio lugar a una denuncia por secuestro del afectado, la que se presentó en marzo de 1976. El 6 de julio de ese mismo año, el Comandante de Grupo (A), Jaime Lavín Fariña, a nombre del Ministro de Relaciones Exteriores, informó al Tribunal que las declaraciones efectuadas por la Delegación de Chile ante Naciones Unidas, se referían a Ricardo Lagos Matus y no a Ricardo Lagos Salinas. Por su parte, el Departamento de Extranjería, oficiaba diciendo que Ricardo Lagos Salinas no registraba salida del país (20 de marzo de 1976).
Además, las distintas autoridades, negaron persistentemente la aprehensión de la víctima. El Ministro del Interior, Raúl Benavides, lo hizo en varias oportunidades y siempre en los mismos términos: "no se encuentra detenido por orden de esta Secretaría". Sólo que en octubre de 1977 agregó que "consultado el Gobernador Provincial de Ñuble, manifestó que indagaciones realizadas en la zona, permitían concluir que el citado ciudadano (Ricardo Lagos) habría salido subrepticiamente del territorio nacional, en fecha inmediata al 11 de septiembre de 1973". Posterior a la realización de distintas diligencias tendientes a dar con el paradero del afectado, el 28 de junio de 1979 la tramitación del proceso continuó en la Visita del Ministro Servando Jordán López, quien había sido denominado por la Corte Suprema, en marzo de 1979, en calidad de tal para investigar los casos de detenciones seguidas de desaparecimientos denunciadas en Santiago.
Sin que se produjeran mayores avances en la investigación, el 11 de diciembre de 1979, el Ministro Jordán se declaró incompetente y remitió los autos a la Justicia Militar, la que radicó el proceso en la 1a. Fiscalía Militar de Santiago, rolándolo con el N 16-80 (enero de 1980). Las diligencias consistieron principalmente en consultar a innumerables hospitales y centros de salud para que informaran al Tribunal si tenían algún antecedente relativo a la víctima. Todas las respuestas fueron negativas.
El 17 de junio de 1982 -sin mayores trámites- se cerró el sumario, y el 16 de julio del mismo año se sobreseyó total y temporalmente la causa. La Corte Marcial confirmó la resolución, el 3 de mayo de 1983, después de que la parte querellante apelara de ella.
En octubre de 1989, el Teniente Coronel de Ejército y Fiscal General Militar Interino, Enrique Ibarra Chamorro, solicitó la aplicación de la Ley de Amnistía (D.L. 2.191). El 30 de octubre de ese mismo año, el Segundo Juzgado Militar de Santiago acogió la solicitud y sobreseyó el proceso total y definitivamente. Nuevamente apeló la parte querellante, pero el 5 de diciembre de 1990, la Corte Marcial confirmó el sobreseimiento definitivo por aplicación de Ley de Anmistía. A diciembre de 1992 se encontraba pendiente un recurso de queja ante la Corte Suprema.
Anteriormente, el 10 de julio de 1978, en la Corte de Apelaciones de Santiago se había presentado un recurso de amparo preventivo por Patricia Paredes Parra -cónyuge del afectado- por los dos hijos menores del matrimonio, y por Alicia Parra, suegra de la víctima. El recurso fue rolado con el N 408-78. En la presentación se señalaba que tanto la esposa como los hijos de Ricardo Lagos, habían regresado a Chile recién el 4 de julio de ese mismo año. Al día siguiente habían recibido la visita de dos civiles que dijeron ser funcionarios de Investigaciones. El día 6 de julio, también civiles habían concurrido al departamento de propiedad del afectado, ubicado en Quirihue 90 y habían conversado con la arrendataria de ese inmueble, representándole la conveniencia de irse de él puesto que "es un lugar peligroso". En relación a este mismo punto, en el proceso anteriormente descrito, declaró una persona que en 1977 era la arrendataria del departamento de Ricardo Lagos, denunciando que un individuo que dijo llamarse igual que el afectado se había presentado ante ella dándole el plazo de una semana para que abandonara el lugar. El desconocido era alto, delgado, con barba, melenudo y apenas se le veía el rostro. Cuando el Tribunal le mostró una foto de Ricardo Lagos -quien era bajo, 1.64 de estatura, medio colorín y con algunas pecas en el rostro- la testigo no lo reconoció. La Corte rechazó el amparo el 12 de julio de 1978.
El 1 de agosto de 1978, la familia del afectado acudió, junto a los familiares de otros 70 detenidos-desaparecidos, al 10? Juzgado del Crimen de Santiago, para presentar una querella por el delito de secuestro en contra del General Manuel Contreras Sepúlveda, de Marcelo Luis Manuel Moren Brito y de Rolf Gonzalo Wenderoth Pozo, Coronel y Teniente Coronel de Ejército respectivamente. El juez se declaró incompetente y los antecedentes fueron remitidos al 2 Juzgado Militar de Santiago, quien radicó la causa en la 2a. Fiscalía Militar, la que la roló con el N 553-78. Sin que se realizaran diligencias durante cuatro años, el 20 de noviembre de 1989, el Teniente Coronel de Ejército Enrique Ibarra Chamorro, Fiscal General Militar, solicitó para esta causa la aplicación del Decreto Ley de Amnistía (D.L. 2.191) porque el proceso había tenido como finalidad exclusiva la investigación de presuntos delitos ocurridos durante el período comprendido entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1978 y porque durante los 10 años de tramitación, no se había logrado "determinar responsabilidad de persona alguna". El 30 de noviembre de 1989 la solicitud fue acogida por el 2do. Juzgado Militar, el que sobreseyó total y definitivamente la causa -la que aún se encontraba en etapa de sumario- por "encontrarse extinguida la responsabilidad penal de las personas presuntamente inculpadas en los hechos denunciados". Las partes querellantes apelaron de dicha resolución a la Corte Marcial, la que confirmó el fallo en enero de 1992. Se interpuso entonces un Recurso de Queja ante la Corte Suprema de Justicia, la que al mes de diciembre de 1992, aún no evacuaba su resolución.
(Mayores antecedentes en el caso de Eduardo Alarcón Jara, detenido el 30 de julio de 1974).


Actualidad:

Primera Linea 4 de Abril 2002
Corresponden a detenidos desaparecidos de La Moneda
La ministra en visita Amanda Valdovinos, a cargo de verificar información de la Mesa de Diálogo sobre la ubicación de los restos de unos 20 detenidos desaparecidos al interior del Regimiento Justo Arteaga, de Colina, descubrió el lugar exacto donde fueron inhumados clandestinamente los cuerpos tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973. Una fuente exclusiva confirmó a La Voz que los restos están en un pozo de 15 metros de profundidad.
En enero pasado, los trabajos de excavación en el terreno -que fue donado por la Iglesia Católica al Ejército para prácticas de guerra antes del golpe militar- se concentraron en una fosa de 15 por 13 metros, desde donde se han extraído, hasta la fecha, más de 400 fragmentos óseos esparcidos en una profundidad de cerca de tres metros.
Sin embargo, los estudios del suelo realizados por un botánico y por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) permitieron precisar que los fragmentos corresponden a los restos dejados por la remoción de las osamentas a finales de la década del '70. La precisión de los especialistas es tal, que se determinó que, por su ubicación fueron arrastrados desde uno de los extremos del sitio de excavación mediante el uso de una máquina retroexcavadora, cuyas características, (marca, modelo y propiedad) están acreditadas en el proceso.

Pozo equivalente a seis pisos
Los fragmentos, entre los que se cuentan cráneos, falanges, vértebras, dientes y arcadas, provienen de un pozo de unos cinco metros de diámetro y unos 15 metros de profundidad -equivalente a un edificio de seis pisos- donde fueron arrojados los cuerpos, una vez fusilados los detenidos y dinamitados (mediante granadas) en su interior. En los próximos días, las excavaciones se concentrarán en ese lugar y no se descarta que se verifiquen hallazgos de gran magnitud de osamentas.
Hasta el momento, con las recolecciones efectuadas, el Servicio Médico Legal ha podido aproximar en una decena las personas cuyos restos estaban en el lugar. Sin embargo, con las piezas dentales y los antecedentes con que cuenta el proceso se han podido confirmar cinco identidades, que sólo serán oficializadas una vez agotadas las diligencias.
Los familiares de las presuntas víctimas han sido informadas periódicamente por la jueza Valdovinos El último informe entregado por la ministra a la Corte Suprema confirma, además, los errores en el informe entregado por el Ejército a la Mesa de Diálogo, ya que el lugar ha sido localizado gracias a testimonios de lugareños y ex uniformados que se han acercado voluntariamente al tribunal. Todos los antecedentes reunidos por la ministra Amanda Valdovinos serán derivados a los tribunales del Crimen o militares que correspondan para determinar a los responsables de los homicidios y las inhumaciones y exhumaciones ilegales acreditadas en la investigación.

¿Quiénes son?
Según el Informe Rettig, 21 fueron los detenidos de La Moneda que terminaron trágicamente en Colina. Los asesores del Presidente Allende Eduardo Paredes Barrientos, ex director de Investigaciones; Enrique París Roa, Jaime Barrios Meza, gerente general del Banco Central; Sergio Contreras, Daniel Escobar Cruz, Enrique Huerta Corvalán, Claudio Jimeno Grendi, doctor Georges Klein Pipper, Héctor Pincheira Núñez y Arsenio Poupin Oissel, subsecretario General de Gobierno. Los miembros del GAP José Freire Medina, Daniel Gutiérrez Ayala, Oscar Lagos Ríos, Juan Montiglio Murúa, Julio Moreno Pulgar, Luis Rodríguez Riquelme, Jaime Sotelo Ojeda, Julio Tapia Martínez, Héctor Urrutia Molina, Oscar Valladares Caroca, Juan Vargas Contreras y Oscar Luis Avilés Jofré.
 


 

Fallo de la  Comisión Interamericana de Derechos Humanos en contra del Gobierno Chileno, por los casos: Juan Aniceto Meneses Reyes, Ricardo Lagos Salinas, Juan Alsina Hurtos y Pedro Vergara Inostroza- 1996

 

Fallo Corte Suprema - Lagos Salinas - 2010

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015