Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Reinas - extracto

MARIA CECILIA LABRIN LAZO

 

Fecha de detencion : 12 de Agosto de 1974
Edad a la fecha de detencion : 25 anos
Cedula de Identidad: 16.885 de Providencia
Estado Civil : casada,  3 meses de embarazo
Profesion: Asistente Social

Mi hija, Maria Cecilia Labrin Lazo, nació el 15 de mayo de 1949, en Santiago. Era Asistente Social.

 

 Sintetizando todo lo positivo y hermoso que ha sucedido en mi vida, puedo decir con toda convicción y certeza que ese todo es ella, mi querida hija.
 
En una etapa triste de mi vida necesité de toda mi entereza y lucidez para enfrentar el problerna y ahi estaba ella con solo 12 años, consolándome y dándome ánimos para sobrellevar y solucionar en parte esa etapa negativa. Sólo me daba satisfacciones, en el colegio fue siempre muy buena alumna, los testimonios de sus profesores lo confirman, aún más, estando ya en la Universidad de Chile, la Directora del Colegio de Asistentes Sociales me escribió unas lindas
palabras  respecto a su quehacer dentro del Colegio, las transcribo, pues testimonio tan valioso no puede quedar sin salir a la luz: "Su curso fue uno de los que promovió el proceso de Reforma Académica y profesional de nuestra Escuela. Ella siempre  estuvo presente en las primeras filas de vanguardia enfrentando a profesores y estudiantes temerosos. Nunca transó los principios e ideales por los cuales luchaba. Su generación gestó y realizó el proceso de Reforma de la
Universidad de Chile, intentando ponerla al  servicio de las grandes mayorías nacionales".

Siempre crei  que convergieron en Cecilia cualidades que difícilmente se encuentran juntas. A su belleza, femeneidad y simpatía, se juntan su clara inteligencia y su consecuencia ideológica. Todo ello en una gran armonía y sin interferencias. Con seguridad puedo decir a quienes no la conocieron: Nunca la vi restarse a vivir plenamente. Nunca la vi despreciar sus condiciones intelectuales. Nunca la vi vacilar en la lucha por sus ideales.

Nosotros en casa, también estamos orgullosos de sus convicciones e ideología.

Vuelvo un poco atrás. Me acuerdo qué realizadas nos sentíamos mis otras hijas y yo por sus logros, llena de promesas con respecto al futuro de sus hermanas menores. Fue superando escollos y obteniendo pequeños grandes triunfos en lo personal y en lo profesional. Consiguió una Ayudantía, me parece que en el segundo ano de su carrera. ¡Cómo corrió a casa para entregarme el tesoro que había ganado!. Pensábamos comprar el mundo con ese dinero. En fin, más adelante descubrió nuevas inquietudes: comprensión y amor a los más necesitados, entonces luchaba  para  que tuvieran los derechos que les corresponden como personas. En ese tiempo me parecía un tanto incomprensible su entrega a sectores que nunca había conocido antes. No sentía miedo, siempre dijo: estoy haciendo lo correcto y toda esta
gente me necesita. La profesión que eligió ya la practicaba antes de obtener su titulo.

Nosotros, sus familiares, nos sentíamos entre temerosos y felices al ver su dedicación a gente que en ese entonces nos era extrana, felices porque confiábamos en su gran sentido.

Pero, todo lo positivo no es muy duradero cuando existen cerebros atrofiados y nefastos.

Cuando estaba viviendo la etapa más transcendental y feliz de su vida ya que esperaba su hijo, que ya tenia casi tres meses dentro de ella, fue detenida y sacada de nuestro hogar ante la triste y horrorizada vista de sus hermanas y mia. veia tranquila, cuando pedí acampanarla se negaron sus captores, y ella me dijo: "no te de pena  mamá, yo no
voy tan sola, llevo a mi hijo y él me dará fuerzas y muchos deseos de seguir luchando".

En el momento no aquilatamos la magnitud de la detención, no sabiamos del desquiciamiento de que eran capaces los hombres del régimen. Desde entonces empezó el peregrinaje en su búsqueda.

Debo confesar que ahora siento un poco de temor cuando recuerdo todos lugares a que entré, recintos que por lo tétricos deben de haber sido cárceles o lugares de tortura. En algunos de estos lugares me escucharon o aparentemente lo hacían y decían comprender mi angustia, en otros, sencillamente como no tenían una respuesta honorable que
dar, me cerraban la puerta en las narices, como me ocurrió en los subterráneos del Ministerio de Defensa.

A pesar de toda esta tragedia y con la impotencia de no poder saber de Cecilia, la familia sigue aún viva porque nos anima la esperanza de saber de su suerte y de su hijita, de cuya existencia me enteré durante el transcurso de las averiguaciones que hacía por saber del paradero de mi hija, aunque a ambas todavía  no puedo estrechar entre
mis brazos.

Hemos aprendido a querer y considerar como nuestra a cualquiera criatura que sufre y se desampara

Hija, dejaste cuando te llevaron una senda trazada, al principio no la vislumbramos, pero a medida que ha pasado el tiempo, tenemos la seguridad que los desvelos de todos los que están Detenidos y Desaparecidos no han sido en vano. Toda la gente que gira alrededor de esta huella, es como una lumbre que ilumina y con su luz guia y alienta a mucha más gente a unirse, tengan plena certeza que cada día somos muchos más.

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015