Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

MARIO JESUS JUICA VEGA

Rut       : 4.663.098 Santiago

F.Nacim. : 30-12-41, 34 años de edad a la fecha de su detención

Domicilio : Santa Mónica 0589, La Cisterna

E.Civil  : Casado, 5 hijos

Actividad : Comerciante, Ex secretario del Senador Jorge Montes.

C.Repres. : Dirigente sindical, ex candidato a regidor; Presidente de los Obreros Municipales de Renca; militante del Partido Comunista

F.Detenc. : 9 de agosto de 1976

 

                                                                   

 

SITUACION REPRESIVA

            Mario Jesús Juica Vega, casado, 5 hijos, ex presidente de los obreros municipales de Renca, militante comunista, fue detenido por agentes de la DINA el 9 de agosto de 1976, alrededor del medio día, en las inmediaciones de la plaza Ñuñoa, siendo violentamente esposado e introducido a la fuerza en un vehículo que frenó bruscamente a su lado y del cual descendieron dos de sus aprehensores. Mario Juica fue trasladado al Centro de torturas de la DINA, Villa Grimaldi desde donde desapareció. Ese mismo día fueron detenidos otros dirigentes sindicales y miembros del Partido Comunista, entre ellos, José Enrique Corvalán Valencia, Víctor Hugo Morales Mazuela, Jorge Salgado Salinas y Pedro Silva Bustos. Todos ellos se encuentran en calidad de detenidos desaparecidos. Días antes, los días 15 y 17 de julio, el Gobierno Militar a través de la Dirección Nacional de Comunicaciones Social (DINACOS), en declaración oficial reconoció que los servicios de seguridad se encontraban actuando en contra del Partido Comunista al señalar "...que los servicios de inteligencia resolvieron actuar en contra de 32 casas-buzón de Santiago que éste mencionado Partido Comunista mantiene para el enlace entre la Comisión Política y los Dirigentes Regionales del ex Partido Comunista".

            Acerca de la permanencia de Mario Jesús Juica Vega en Villa Grimaldi, dan cuenta los testimonios de 6 ex prisioneros. Don Omar Rigoberto Rosales Chávez expresa en declaración jurada haber sido detenido el 11 de agosto de 1976, junto a Héctor Mario Núñez Ferrada, por agentes de la DINA que transportaban en calidad de detenido a Víctor Hugo Morales Mazuela, dirigente regional del PC; tras el arresto fue trasladado con la vista vendada a Villa Grimaldi en donde permaneció dos días, siendo luego dejado en libertad. Durante su estadía en ese lugar, en circunstancia que se encontraba en un patio pudo escuchar mucho movimiento de personas y vehículos que al parecer se preparaban para un operativo, por cuanto le estaban cambiando patente a los vehículos; en un momento dado, uno de los agentes dijo que les faltaba una persona para salir; en eso trajeron a alguien a quien le preguntaron su nombre, identificándose esa persona como Mario Juica, tras lo cual, varios vehículos abandonaron el lugar. En igual sentido declara don Héctor Mario Núñez Ferrada en su testimonio acerca de su detención y posterior traslado a Villa Grimaldi. Don Pedro Rolando Jara Alegría, fue detenido en dos oportunidades por la DINA, el 30 de julio y el 18 de agosto de 1976 respectivamente. En esta última fecha, los agentes tenían en calidad de detenida a doña Juana Villavicencio y, al igual que la vez anterior, fue trasladado a Villa Grimaldi en donde fue desnudado, amarrado de pies y manos a un catre metálico y torturado con electricidad. Después de haber permanecido unos 5 días en unas "cajoneras" ubicadas en el sector del recinto denominado "la torre", fue trasladado a una celda en donde permaneció junto a Juana Villavicencio y a Rosa Leiva; en el cuarto próximo se encontraba Marta Ugarte (muerta por la DINA) quien le relató que había soportado fuertes torturas y que había estado colgada durante 3 días. También conversó con otro detenido, Carlos Vizcarra -desaparecido- quien le refirió que pocos días antes habían trasladado a Mario Juica a otro lugar. Don Isaac Godoy Castillo, expresa en su testimonio haber sido detenido por la DINA el 20 de agosto de 1976 y trasladado a Villa Grimaldi en donde se percató de la presencia de otros prisioneros, entre ellos de Mario Juica Vega, quien trabajaba políticamente con Julieta Retamal y Haroldo Pérez. De Mario Juica tuvo conocimiento por intermedio de otro detenido de nombre Pedro Silva, enterándose que el miércoles anterior habían sacado a Mario Juica del recinto, y desde entonces no sabían nada de él. El testigo fue dejado en libertad el 27 de agosto de 1976, y en noviembre de ese año, fue detenido en la vía pública por agentes de la DINA que lo obligaron a firmar una declaración en que decía que no había sido detenido, que no era militante del Partido Comunista y que no conocía a Pedro Jara Alegría.

            Por su parte, doña Rosa Elsa Leiva Muñoz, expone en su testimonio haber sido detenida el 20 de agosto de 1976 siendo trasladada a Villa Grimaldi en donde fue intensamente interrogada y torturada. Allí permaneció en una celda junto a Rolando Jara Alegría y con otra detenida de nombre Juana Hidalgo; en la celda contigua se encontraba Marta Ugarte, quien le dijo que el día en que llegó al recinto iban sacando a Mario Juica, a Clara Canteros y Oscar Ramos; todos detenidos desaparecidos. La testigo fue dejada en libertad el 26 de agosto de 1976. El 1° de diciembre de ese año fue detenida por agentes de la DINA, quienes la obligaron a escribir un papel en donde decía que nunca había estado detenida y que no conocía a Jara Alegría. En el respectivo proceso judicial instruido por el desaparecimiento del afectado, consta la declaración de doña Juana del Carmen Vicencio Hidalgo, quien expone haber sido detenida el 13 de agosto de 1976 y conducida a Villa Grimaldi en donde se percató de la presencia de otros prisioneros, entre ellos, Mario Jesús Juica Vega.

            Su familia realizó innumerables diligencias y averiguaciones con el fin de dar con su paradero, pero todas ellas resultaron infructuosas y aún desconocen la suerte final que corrió en manos de la DINA.

           

 

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

            El 11 de agosto de 1976 se presentó recurso de amparo en su favor ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 728-76, en el cual se pone en conocimiento del Tribunal la diversa actividad gremial y partidaria del amparado, a la vez que se solicita oficiar a la DINA, diligencia que fue negada por la Corte. El 24 de agosto el recurso fue rechazado luego de recibirse el respectivo informe negativo del Ministerio del Interior, remitiéndose los antecedentes al Cuarto Juzgado del Crimen de San Miguel. Dicha resolución fue confirmada por la Corte Suprema rechazando así el recurso de apelación presentado por la parte recurrente.

            El 17 de septiembre el 4° Juzgado del Crimen dio inicio a la causa rol N°11.234 ante la cual compareció doña Marta Floriana Rocco López, cónyuge de la víctima, quien ratificó los términos de su denuncia. El 5 de octubre de 1976, el 4° Juzgado se declaró incompetente de seguir conociendo los hechos y remitió los antecedentes al 8° Juzgado del Crimen de Santiago para su acumulación a la causa rol 14.027-3, iniciada el 25 de agosto de 1976 a raíz de una denuncia por secuestro presentada por doña Marta Rocco López.

            En la causa rol 14.027 del 8° Juzgado del Crimen, al momento de la acumulación, se había recibido informe negativo del Ministro del Interior y la respectiva orden de investigar diligenciada por la Policía de Investigaciones no dio resultado alguno. Posteriormente se recibieron informes negativos del Servicio Médico Legal y Policía Internacional, tras lo cual, el 31 de diciembre de 1976, el proceso fue sobreseído temporalmente con el fundamento que de los antecedentes recibidos en el sumario no aparece acreditado el hecho que dio motivo a la formación de la causa. Dicha resolución fue rechazada por la Corte de Apelaciones de Santiago por considerar incompleta la investigación, reponiendo la causa a Estado de sumario. Por otra parte, la denunciante acompañó al proceso la declaración jurada de don Pedro Rolando Jara Alegría, testigo de reclusión de la víctima.

            Luego de recibirse nuevos informes negativos de la autoridad administrativa y de los organismos policiales, el 17 de abril de 1978 la causa fue nuevamente sobreseída temporalmente, con el fundamento de que no se encuentra acreditado el delito que se investiga. Posteriormente, la causa fue reabierta pasando los antecedentes al Sr. Ministro en Visita Servando Jordán López, quien se encontraba investigando los casos de personas detenidas desaparecidas del Depto. de Santiago. El Sr. Ministro, con fecha 28 de diciembre de 1979, se declaró incompetente de seguir conociendo los hechos y remitió los autos al 2° Juzgado Militar de Santiago.

            El Tribunal castrense aceptó su competencia y ordenó a la Tercera Fiscalía Militar instruir la causa rol 23-80, ante la cual compareció la testigo Juana Vicencio Hidalgo. En octubre de 1982 el juez militar sobreseyó total y temporalmente la causa, resolución que fue confirmada por la Corte Marcial rechazando así el recurso de apelación presentado por la parte ofendida.

            En cuanto a las gestiones administrativas, doña Marta Rocco López envió cartas a los diferentes Ministros de Estado, a los miembros de la Junta de Gobierno, y al propio General Augusto Pinochet, recibiendo respuestas negativas de las respectivas autoridades. Entre las diversas solicitudes, destaca la remitida el 16 de noviembre de 1976 por el Sr. Obispo Carlos González C. al General Augusto Pinochet, acompañando el testimonio de don Pedro Rolando Jara Alegría. En la respuesta recibida por el Sr. Obispo, el General Pinochet niega la denuncia del testigo, señalando que éste abandonó el país el mismo día en que realizó la declaración jurada y acompañó en su respuesta 5 declaraciones de personas involucradas en la declaración del Sr. Jara, las cuales desmienten totalmente lo aseverado por éste último. En cuanto a las otras personas nombradas en dicha declaración, entre ellos, Mario Juica Vega, el General Pinochet dice que son nombres inventados por el declarante. Cabe señalar, que a fines de noviembre y en el mes de diciembre de 1976, la DINA conminó a varios ex detenidos de Villa Grimaldi a firmar declaraciones en las que decían que no habían estado detenidos, que no eran militantes del Partido Comunista y que no conocían a Pedro Jara Alegría. Posteriormente, estas personas reconocieron que fueron víctimas de graves presiones de la DINA para firmar las mencionadas declaraciones.

            En la actualidad, Mario Jesús Juica Vega permanece en calidad de detenido desaparecido.

           

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

 

 
  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015