Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

GUILLERMO JORQUERA GUTIERREZ



Rut : 4.423.736-9, Santiago
F.Nacim. : 24-07-39, 38 años a la fecha de detención
Domicilio : Lord Cochrane 376, Santiago
E.Civil : Casado, cuatro hijas
Actividad : Suboficial de Ejército. Auxiliar de Inteligencia de la Dirección de Inteligencia del Ejército, (DINE).
C.Repres. : Ninguno
F.Detenc. : 23 de enero de 1978


Guillermo Jorquera Gutiérrez, casado, cuatro hijas, efectivo militar miembro de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), fue detenido el 23 de enero de 1978, alrededor de las 16:30 horas, cuando intentaba asilarse en la Embajada de Venezuela ubicada en calle Bustos 2021, comuna de Providencia. La acción fue frustrada por el carabinero de punto fijo del recinto diplomático Carlos Garrido Sotomayor, quien procedió a detenerlo y conducirlo a la 14a. Comisaría de Carabineros (hoy 19a.). En el cuartel policial, el Comisario Mayor Julio Mardones Ferrada, al enterarse de que se trataba de un militar, lo puso a disposición del Capitán de Ejército, Adolfo Fernando Born Pineda, de la DINE, junto con el arma de fuego y la tarjeta de identificación militar (TIM) que Jorquera portaba. De todo esto quedó constancia en el Libro de Guardia de la mencionada Comisaría.
Según declaraciones del Oficial Born, él trasladó al afectado hasta las oficinas del Director de la DINE, General de Brigada Héctor Orozco Sepúlveda, dejándolo en la sala de espera, mientras él pasó a conversar con el General, quien le informó que Jorquera había sido dado de baja, por lo cual le ordenó le retirara su TIM y "lo despachara", orden que cumplió de inmediato, dejando a Jorquera en el ascensor del edificio, sin saber dónde se dirigió ya que éste bajó solo. Esto mismo informó el General Orozco al Tribunal que investigó los hechos, precisando que el afectado había sido dado de baja el mismo día de su intento de asilo. La causa de la baja, según informó la DINE era por "necesidades del servicio" (alcoholismo). Sin embargo, en otro Oficio, el General Orozco indicó que la solicitud de baja había sido solicitada por la DINE el 22 de diciembre de 1977 a la Dirección del Personal de Ejército, solicitud que se reiteró con fecha 6 de enero de 1978.
Contrarias a estas consideraciones fueron las que mencionó el Coronel de Ejército, enrique Valdés Puga, Subsecretario de Relaciones Exteriores en esa época, quien con fecha 29 de julio de 1976 solicitó al Ministro de Defensa los servicios de Guillermo Jorquera Gutiérrez, en su calidad de especialista en Inteligencia Militar con experiencias en el área del Ministerio de Relaciones Exteriores, para desempeñarse en el Departamento de Seguridad Ministerial. Esta solicitud fue acogida y el 27 de agosto de ese año, el afectado inició sus labores en esa cartera, reemplazando en ese cargo al Sargento Andrés Lara Carrasco, quien fue devuelto a su Unidad de origen. El 9 de noviembre de ese año, el mismo Coronel Valdés Puga envió un Oficio reservado al Director del DINE, informando la excelencia del trabajo realizado por el Suboficial Jorquera como asesor de la sección Análisis y a cargo de "Investigaciones Especiales". En estas funciones se desempeñó hasta fines del año 1977 y nada hacía prever que tuviera intenciones de solicitar asilo, como tampoco había causas aparentes para ello. Cabe agregar también que en 1973 para el Golpe Militar, Jorquera se encontraba en Punta Arenas, donde le tocó organizar el Campamento de Prisioneros Políticos de Isla Dawson.
Sin embargo, en estos dos meses previos al intento de asilo, diciembre de 1977 y enero de 1978, según una amiga con la que tenía una relación afectiva (se encontraba separado de hecho de su cónyuge), también funcionaria del Ejército, señala que lo notó con alteraciones sicológicas y había tenido problemas de salud. Efectivamente, en los primeros días de enero resultó herido a bala en una rodilla, siendo atendido en el Hospital Militar. En esa ocasión le expresó a su amiga que su arma se había disparado accidentalmente. Por esta lesión permaneció hospitalizado entre el 3 y el 12 de enero de 1978. Sin embargo, en ficha clínica se señala que la causa más importante para permanecer hospitalizado era su estado muy depresivo, siendo atendido sicológicamente, quedando luego citado a futuras consultas con el psiquiatra. El yeso que le pusieron por la herida en la rodilla le fue quitado el 20 de enero, es decir, un día antes de su frustrado asilo. Por otro lado, el entonces Subdirector de la Escuela de Blindados, Carlos Quiroga Vargas, declaró que él le había notificado su baja en diciembre de 1977, ocasión en la que le había preguntado si era verdad que se iba a asilar, ya que eso "se decía". Este mismo Oficial le dijo a la cónyuge de Jorquera, en junio de 1978, que su marido había sido marginado del Ejército porque se habían extraviado unos documentos del Ministerio de Relaciones Exteriores, relacionados con el "Caso Letelier", y lo habían culpado a él.
Cabe señalar que el 22 de octubre de 1977, fecha alrededor de la cual se solicitó la baja de Jorquera, murió en un supuesto suicidio en su domicilio el Director del Departamento Consular del Ministerio de Relaciones Exteriores, Carlos Guillermo Osorio Mardones. Osorio estaba involucrado en el otorgamiento de pasaportes a los agentes de la DINA Armando Fernández Larios y Michael Townley, con las identidades falsas de Juan Williams Rose y Alejandro Romeral Jara, con las cuales viajaron a Paraguay en los preparativos del atentado que costó la vida al ex Canciller del Gobierno de Allende, Orlando Letelier del Solar, en Washington, ocurrido en septiembre de 1976. Los pasaportes fueron otorgados en agosto de 1976. A fines de octubre de 1977, Jorquera le contó a su cónyuge -a quien visitaba asiduamente- que su Jefe había muerto, al parecer por suicidio. Con posterioridad a su extraña desaparición, continuaron sucediendo otros hechos que afectaron a miembros de su familia en marzo de 1978: su cónyuge, que trabajaba en Famae, fue despedida, para lo cual se invocó la causal "necesidades de la empresa".
En mayo del mismo año, una hermana del afectado, Beatriz Jorquera, fue secuestrada por un corto lapso de tiempo por civiles que la subieron a un vehículo y la amenazaron a ella y a otros miembros de la familia para no realizar acciones de ningún tipo para saber de su hermano desaparecido, de lo contrario les pasaría lo mismo. Posteriormente recibió llamadas telefónicas en el mismo tenor. En junio de 1978 su cónyuge sostuvo una entrevista con el Director de Famae, Coronel Julio Jara, para ver una posibilidad que la reincorporaran a su trabajo, y el Oficial le dio el pésame y le manifestó saber que su marido había muerto, pero no sabía detalles.
Por otro lado, en mayo de 1979, ella fue visitada por Otto Trujillo, colaborador de la DINA -a quien había conocido en Punta Arenas- el que le contó que a Guillermo lo habían llevado a un pueblo vecino a la ciudad de Arica, donde había sido asesinado al interior de un recinto militar.
Finalmente, cabe señalar que en julio de 1978, un militar de la Escuela de Blindados N°2, de cuya dotación formaba parte la víctima, devolvió las pertenencias de Jorquera a su cónyuge. Entre las especies iba una chaqueta color café, que era la que portaba el afectado al momento de ser detenido.
Pese a las numerosas gestiones realizadas por la familia del afectado ante las autoridades militares, no se pudo establecer qué ocurrió con Guillermo Jorquera después que fuera llevado hasta las propias oficinas del Director de la DINE, General Héctor Orozco Sepúlveda, quien negó en cuarenta y cinco ocasiones una entrevista a la cónyuge del afectado, que intentaba esclarecer el destino corrido por el padre de sus cuatro hijas.


GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
El 9 de mayo de 1978 la cónyuge presentó una denuncia por presunta desgracia ante el 6° Juzgado del Crimen, Tribunal que inició de esta forma la causa rol 99.215.
Ante el Tribunal declararon la cónyuge y los carabineros que tuvieron relación con su detención en el asilo frustrado, quienes relataron lo sucedido.
La Dirección de Inteligencia informó por su lado, que el afectado había sido dado de baja el mismo día de los hechos y agrega posteriormente, a través de su Director Héctor Orozco, que no era necesario para la notificación de baja que el afectado firmara ningún documento. Que sólo bastaba que lo hicieran ver verbalmente y nada más, lo que había ocurrido ese 23 de enero de 1978, notificación hecha por el Capitán del DINE Adolfo Born, por disposición del General Orozco, en la sala de espera de las oficinas del Director de la DINE, desde donde Jorquera se había retirado desconociéndose su paradero posterior.
Esta versión oficial de la DINE fue repetida en varias ocasiones en el transcurso de la investigación por parte de su Director, el General Héctor Orozco y por las propias declaraciones del Capitán Born ante el Tribunal.
En abril de 1979 la causa pasó a manos del Ministro Servando Jordán López, nominado por la Corte de Apelaciones de Santiago para investigar las causas por desaparición de personas detenidas por los Servicios de Seguridad.
Ante el Tribunal declaró también la hermana del afectado, dando cuenta de las amenazas de que había sido objeto por parte de sujetos de civil, que le indicaron que debían desistir de toda acción destinada a encontrar a la víctima.
También prestaron declaraciones ante el Tribunal Cecilia Díaz Utrera, la amiga de Jorquera, la madre de ésta y los moradores del Cité en que vivían en calle Lord Cochrane. Cecilia Díaz señaló que Jorquera se notaba muy cambiado en el último tiempo y bebía alcohol más asiduamente.
En este proceso declaró también el Subdirector del Blindado N°2, Teniente Coronel Carlos Quiroz, quien manifestó que era él quien había notificado de la baja al Suboficial Jorquera en diciembre de 1977. De esta manera, se contradice con el Director de la DINE, quien aseguró, a través de Oficios, que dicha notificación se había dado a conocer al afectado el mismo día en que fue dictada, vale decir, el 23 de enero de 1978.
Después de declarar el Oficial militar el 15 de noviembre de 1979, con igual fecha el Ministro Jordán resolvió cerrar el sumario y dictar sobreseimiento temporal de la causa, por no encontrarse acreditado el delito.
El Fiscal de la Corte de Apelaciones de Santiago, señala en su Informe a esta resolución que constaba en autos "algunas situaciones extraordinariamente extrañas, y si se quiere, sugerentes", refiriéndose a la contradicción señalada anteriormente entre la información proporcionada por el Director de la DINE y el Subdirector del Blindado N°2, en relación a la notificación de baja del afectado. Destaca también el Fiscal la declaración de la cónyuge del afectado en el sentido que su marido estaba muerto, apreciación que el señor Fiscal considera que "no es muy descarriada". No obstante estas situaciones extrañas y sugerentes, el Ministerio Público fue de opinión de que el sobreseimiento correspondía aplicarse.
El 31 de marzo de 1980, la Corte de Apelaciones confirmó esta resolución.
El 3 de diciembre de 1980, la cónyuge interpuso una querella ante el Ministro en Visita Servando Jordán por los delitos de secuestro agravado, incomunicación prolongada, rigor innecesario y detención arbitraria en lugares no contemplados por la Ley, en contra del personal de seguridad responsable.
En esta querella se agregan nuevos antecedentes, como las entrevistas sostenidas por la cónyuge con Otto Trujillo, en la que le señala que su marido había sido muerto en un recinto militar en el norte del país; la que sostuvo con el Subdirector del Blindado, quien le manifestó que Jorquera había sido dado de baja porque estaba acusado de la pérdida de unos documentos relacionados con el "Caso Letelier"; la devolución de la chaqueta que portaba al momento de ser detenido y los antecedentes de su trabajo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, relacionados con los Oficios del Subsecretario Coronel Enrique Valdés Puga, cuyas copias se adjuntaron a la presentación. En relación a estos y otros antecedentes acumulados, se solicitaron una serie de diligencias. El Ministro Jordán, considerando los nuevos antecedentes, se declaró incompetente para conocer la querella y decretar la reapertura del sumario.
Esta resolución fue apelada, pero el 7 de julio de 1981 la Corte de Apelaciones confirmó la resolución de incompetencia. Entonces se recurrió de queja ante la Corte Suprema, Tribunal que rechazó este recurso.
El 17 de septiembre de 1981 el 2° Juzgado Militar aceptó la competencia y la investigación se asignó a la Segunda Fiscalía Militar con el rol 713-81.
Recién en agosto de 1982, un año después, se comenzaron a practicar las primeras diligencias.
Ante el Tribunal Militar declararon nuevamente el Comisario de la 14a. Comisaría y el Subdirector del Blindado, quienes no aportaron nada nuevo.
Por otro lado, la diligencia destinada a ubicar al agente de la DINA Otto Trujillo, no fue practicada por Investigaciones "por no contar con el segundo apellido". Este intento por citar a declarar a Trujillo -de quien se había entregado el antecedente que vivía en Punta Arenas- no fue reiterado por el Fiscal Militar. Tampoco se cursó la citación a declarar del Subdirector del Blindado, con el objeto de aclarar lo que él había informado a la cónyuge de la víctima, en el sentido que Jorquera había sido dado de baja por la pérdida de documentos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, que estaban relacionados con los pasaportes entregados a los agentes de la DINA involucrados en el atentado que le costó la vida al ex Canciller Orlando Letelier en Washington.
Sin más diligencias, el 8 de abril de 1983 el Fiscal cierra el sumario y el 15 del mismo mes dictamina solicitando el sobreseimiento temporal de la causa por no encontrarse acreditado el delito investigado.
El 30 de junio de 1983 el Juez Militar Osvaldo Hernández Pedreros acogiendo el dictamen Fiscal, dictó el sobreseimiento temporal solicitado.
Esta resolución fue apelada ante la Corte Marcial, Tribunal que la confirmó con fecha 11 de octubre del mismo año.
El 16 de octubre de 1989, el Ministerio Público Militar, Fiscal General Militar Enrique Ibarra Chamorro, hizo una presentación ante el 2° Juzgado Militar de Santiago en la que se hace parte en el proceso y solicitó se reabriera para que se dictara sobreseimiento definitivo, en virtud del Decreto Ley de Amnistía 2191, dictado en abril de 1978 por la Junta Militar.
El 30 de octubre del mismo año, el Juez Militar, Brigadier General Carlos Parera Silva, acogió la solicitud y dictó el sobreseimiento definitivo de la causa en virtud de la Amnistía.
Sin embargo, esta resolución fue rechazada por el Tribunal de Alzada, la 2a. Sala de la Corte Marcial. Entonces, el Fiscal Ibarra recurrió de Queja ante la Corte Suprema, Tribunal que rechazó la Queja y consideró que no era posible aplicar la Amnistía debido a que no se había acreditado el delito. El 24 de Abril de 1991 la Corte Suprema decreto el sobreseimiento temporal de esa causa. (Cabe agregar que la Ley de Amnistía exime expresamente el llamado "Proceso Letelier").
Por otra parte, en julio de 1991, la Corte Suprema se nombró al Ministro Adolfo Bañados para que se hiciera cargo de la reapertura de la investigación judicial por el caso del homicidio del ex Canciller Orlando Letelier y, específicamente, por la falsificación de los pasaportes que usaron los Agentes de la DINA que tuvieron participación en el crimen. La causa ingresó a tramitación bajo el rol 1-91 y, a Diciembre de 1992, se encontraba en estado de sumario. Ya se habían dictado encargatorias de reo contra el ex Director de la DINA, General (R) Manuel Contreras Sepúlveda, y contra el ex Subdirector de ese mismo organismo Coronel de Ejército Pedro Luis Espinoza Bravo, por los delitos de homicidio calificado y uso de pasaporte falsificado.
Por la relación que tendría el afectado con los hechos investigados en la causa por el homicidio de Orlando Letelier, es de esperar que surjan a partir de ellos nuevos antecedentes, que permitan avanzar en el esclarecimiento de la suerte de Guillermo Jorquera Gutiérrez.


8 de Mayo 2007 La Nación

Condenado ex agente Orozco por caso de suboficial DINE

A cinco años de presidio fueron condenados el general (R) y ex jefe de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), Héctor Orozco Sepúlveda, y el brigadier (R) ex agente de la DINE, Adolfo Born Pineda, autores del secuestro y desaparición del suboficial de Ejército y también agente de la DINE, Guillermo Jorquera Gutiérrez.

Así lo resolvió la ministra Adriana Sottovia, subrogante para causas de derechos humanos del ministro Joaquín Billard.

El 23 de enero de 1978 el suboficial Jorquera intentó asilarse en la Embajada de Venezuela siendo sorprendido por carabineros que lo entregaron a la DINE.

Born, entonces capitán, lo retiró de la 14ª Comisaría y lo condujo ante Orozco. Desde entonces, Jorquera está desaparecido.

En 1976 el suboficial fue adscrito por la DINE al Ministerio de Relaciones Exteriores para operar en tareas de inteligencia y control del personal de la Cancillería. Allí Jorquera manejó gran cantidad de información, entre otras cuestiones, sobre la documentación falsa (caso pasaportes) que ese ministerio entregó a agentes DINA que viajaron a Washington para asesinar al ex ministro de Allende, Orlando Letelier.

A fines de 1977 se inició el trámite de baja de Jorquera por acontecimientos sucedidos en la Cancillería relacionados con tareas de inteligencia. En esa fecha apareció “suicidado” el director del Departamento Consular de esa cartera, Carlos Osorio, quien participó en el otorgamiento de pasaportes falsos a los agentes Armando Fernández Larios y Michael Townley, con los que viajaron a Paraguay a preparar el atentado a Letelier.

El día en que trató de asilarse, Jorquera visitó al agente del Comando Conjunto, Otto Trujillo, y le contó su decisión de buscar protección diplomática, porque “estoy seguro de que me van a matar igual que a Osorio”, según declaró Trujillo en el proceso.

El abogado de la familia de Jorquera, Nelson Caucoto, destacó la condena y manifestó que “esto demuestra que la represión llegó a las filas de los servicios de inteligencia de la dictadura”.

18 de Octubre 2007 El Mostrador

Corte condena a ex jefe DINE por secuestro de ex agente represivo

General retirado Héctor Orozco deberá cumplir ocho años de cárcel por la desaparición del suboficial Guillermo Jorquera, en 1978. También fue sentenciado el brigadier (R) Adolfo Born.

La justicia condenó al general retirado Héctor Orozco, ex jefe de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) a ocho años de presidio por el secuestro calificado (desaparición) de un agente de ese organismo, informaron fuentes judiciales.

Según un fallo de la Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, por el mismo crimen dicha sala sentenció también al ex agente DINE, brigadier retirado Adolfo Born Pineda, a la pena de seis años.

Las condenas se refieren al secuestro y posterior desaparición del suboficial y agente de la DINE, Guillermo Jorquera Gutiérrez, que el 23 de enero de 1978 intentó asilarse en la embajada de Venezuela en Santiago, pero fue detenido por policías del cuerpo de Carabineros.

Jorquera se había enterado de que le buscaban agentes de inteligencia, por lo que decidió pedir refugio en una legación diplomática, cuando fue detenido y entregado a oficiales del Ejército.

"A partir de ese momento, nunca más se le vio," señaló a la agencia española EFE el abogado Nelson Caucoto, de la Fundación de Ayuda Social de Iglesias Cristianas (Fasic), querellante en la causa.

Caucoto recordó que ambos oficiales habían sido sentenciados por la ministra Adriana Sottovía a la pena de cinco años y un día.

Sin embargo, los ministros Lamberto Cisternas y Mauricio Silva, junto al abogado integrante Paul Warnier, acogieron los argumentos de Caucoto, que apeló para elevar las condenas.

El abogado manifestó en su alegato que Orozco no podía recibir igual sentencia que Born Pineda, dado que se encuentra establecido en la investigación que la orden para detener y hacer desaparecer a Jorquera la impartió Orozco siendo jefe de la DINE.

Ambos se encuentran aún en libertad provisional, porque sus abogados Marcelo Cibié (Orozco) y Miguel Ángel Parra (Born) recurrieron a la Corte Suprema a través de un recurso de casación en el fondo y está pendiente esta resolución.

 El general Orozco fue también director de Televisión Nacional durante la dictadura del fallecido Augusto Pinochet (1973-1990).

Miércoles 17 de septiembre de 2008    La Nación 

Corte Suprema rebaja pena en caso de DDHH

La Corte Suprema acogió un recurso de casación en una causa de derechos humanos rebajando así la pena impuesta contra los dos inculpados  por el secuestro del suboficial del Ejército Guillermo Jorquera Gutiérrez, ocurrido el 23 de enero de 1978.

Los magistrados que integran la Sala Penal del tribunal acogieron de manera unánime el escrito y establecieron que  Héctor Orozco Sepúlveda enfrentara una pena 4 años de presidio como autor de secuestro calificado y además le concedieron el beneficio de la libertad vigilada. Mientras que para el otro reo Adolfo Born Pineda, fue absuelto por falta de participación.

En el fallo de primera instancia la ministra suplente Adriana Sottovia había determinado una condena de 5 años y un día, sin ningún tipo de beneficio, para los dos condenados. Posteriormente la Corte de Apelaciones de Santiago había elevado la condena, estableciendo 8 años para Orozco Sepúlveda y 6 para Born Pineda. Hoy en cambio el panorama es distinto.

Miércoles 17 de septiembre de 2008   El Mostrador         

Dictan condena por secuestro calificado de ex suboficial del Ejército

La Corte Suprema dictó sentencia definitiva en la investigación por el delito de secuestro calificado del ex agente de la Dirección de Inteligencia del EJército (DINE), Guillermo Jorquera Gutiérrez, ocurrido a partir del 23 de enero de 1978 en la Región Metropolitana.
En fallo unánime, la segunda sala del máximo tribunal acogió el recurso de casación presentado en contra del fallo de la Corte de Apelaciones de Santiago y procedió a sentenciar a cuatro años de presidio como autor de secuestro calificado a al ex jefe de la DINE, Héctor Orozco, Sepúlveda a quien se le concedió el beneficio de la libertad vigilada.
En tanto, Adolfo Born Pineda, también ex agente del organismo, fue absuelto por falta de participación.
El 23 de enero de 1978 el suboficial Jorquera intentó asilarse en la Embajada de Venezuela siendo sorprendido por carabineros que lo entregaron a la DINE. Born, entonces capitán, lo retiró de la 14ª Comisaría y lo condujo ante Orozco. Desde entonces, Jorquera está desaparecido.
En 1976 el suboficial fue adscrito por la DINE al Ministerio de Relaciones Exteriores para operar en tareas de inteligencia y control del personal de la Cancillería. Allí Jorquera manejó gran cantidad de información, entre otras cuestiones, sobre la documentación falsa (caso pasaportes) que ese ministerio entregó a agentes DINA que viajaron a Washington para asesinar al ex ministro de Allende, Orlando Letelier.
A fines de 1977 se inició el trámite de baja de Jorquera por acontecimientos sucedidos en la Cancillería relacionados con tareas de inteligencia. En esa fecha apareció “suicidado” el director del Departamento Consular de esa cartera, Carlos Osorio, quien participó en el otorgamiento de pasaportes falsos a los agentes Armando Fernández Larios y Michael Townley, con los que viajaron a Paraguay a preparar el atentado a Letelier.
El día en que trató de asilarse, Jorquera visitó al agente del Comando Conjunto, Otto Trujillo, y le contó su decisión de buscar protección diplomática, porque “estoy seguro de que me van a matar igual que a Osorio”, según declaró Trujillo en el proceso.
El abogado de la familia de Jorquera, Nelson Caucoto, destacó la condena y manifestó que “esto demuestra que la represión llegó a las filas de los servicios de inteligencia de la dictadura”.

Martes 23 de septiembre de 2008   El Mostrador

El espía que infiltró al PS y al MIR

El agente comenzó a operar en organizaciones políticas con anterioridad al Golpe del 73. Luego trabajó en el aparato exterior de los servicios de inteligencia hasta que en 1978, luego de intentar asilarse en la embajada de Venezuela, fue detenido por Carabineros y entregado a la DINE. La Corte Suprema condenó al general Héctor Orozco como autor del secuestro de Jorquera.

Un reciente fallo de la Corte Suprema condenó como autor de secuestro a cuatro años de cárcel al general (R) Héctor Orozco, por su responsabilidad en la desaparición del suboficial de inteligencia del Ejército Guillermo Jorquera Gutiérrez.

Sin embargo, este proceso cuenta entre sus fojas con una historia desconocida, protagonizada por el propio Jorquera: su infiltración entre fines de los 60’ y principios de los 70’ en el Partido Socialista y el MIR.

En el currículum de Inteligencia que consta en el expediente, se revela como, por orden de la superioridad, comenzó en 1967 su labor de infiltración en el PS, principalmente detectando al aparato clandestino que recibía instrucción paramilitar.

Jorquera, además, efectuó labores de espionaje en el MIR de Concepción y después participó en interrogatorios a prisioneros en la Isla Dawson.

En el expediente aparecen los nombres de los que le dieron las órdenes, que son quienes asumirían la jefatura de la Central Nacional de Informaciones con posterioridad al Golpe: los generales Odlanier Mena y Humberto Gordon. Mena fue quien reemplazó al entonces coronel Manuel Contreras al mando de la disuelta DINA, reestructurando ese servicio y rebautizándolo como CNI.

En 1974 Jorquera, junto al entonces mayor Gerardo Huber Olivares, asesinado en 1991 por el caso del tráfico de armas a Croacia, intenta una infiltración de los Montoneros argentinos.

La caída del halcón

En 1976 el agente fue destinado al Ministerio de Relaciones Exteriores y ahí comenzó su debacle. En el servicio exterior llegó a manejar gran cantidad de información, entre otras cosas la documentación falsa (caso pasaportes) que ese ministerio entregó a agentes DINA que viajaron a Washington para asesinar al ex ministro de Allende, Orlando Letelier.

A fines de 1977 se inició el trámite de baja de Jorquera por acontecimientos sucedidos en la Cancillería relacionados con tareas de inteligencia. En esa fecha apareció “suicidado” el director del Departamento Consular de esa cartera, Carlos Osorio, quien participó en el otorgamiento de pasaportes falsos a los agentes Armando Fernández Larios y Michael Townley, con los que viajaron a Paraguay a preparar el atentado a Letelier.

El día en que trató de asilarse, Jorquera visitó al agente del Comando Conjunto Otto Trujillo, y le contó su decisión de buscar protección diplomática, porque, según le dijo, “estoy seguro de que me van a matar igual que a Osorio”, según declaró el propio Trujillo en el proceso.

El 23 de enero de 1978 el suboficial Jorquera intentó asilarse en la Embajada de Venezuela siendo sorprendido por carabineros que lo entregaron a la DINE. El entonces capitán Born lo retiró de la 14ª Comisaría y lo condujo ante Orozco. Desde entonces, Jorquera está desaparecido.

La infiltración no es algo nuevo en la historia política chilena. Hay casos paradigmáticos, como el de Carlos Narea González, el agente residente del Servicio Secreto de Espionaje del Ejército, en Argentina. Narea incluso llegó a ser elegido presidente, en representación del Partido Radical, del Comité Pro Retorno en 1986.



 


Fallo Corte Suprema - Guillermo Jorquera - 2008

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015