Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

ARTURO ENRIQUE HILLERNS LARRAÑAGA


 

 

Rut : 244.185
F.Nacim. : 16-12-43, 29 años a la fecha de la detención
Domicilio : Lynch 161, Temuco
E.Civil : Casado, 1 hijo
Actividad : Médico cirujano
C.Repres. : Jefe IX Zona Rural S.N.S., Militante del MIR.
F.Detenc. : 15 de septiembre de 1973

Arturo Enrique Hillerns Larrañaga, médico cirujano, padre de un hijo de 4 meses de edad, militante del MIR, fue detenido el 15 de septiembre de 1973, alrededor de las 2:00 horas de la madrugada, por alrededor de 20 efectivos de la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco, quienes irrumpieron violentamente en su domicilio de calle Lynch N°161, practicando un allanamiento ilegal y destrozando ropas y enseres. Entre los policías, su familia pudo reconocer al entonces Teniente Osvaldo Muñoz Mondaca; quien a grandes voces preguntó por Jaime Eltit Spielmann, cuñado de la víctima, quien fue detenido por efectivos militares en la ciudad de Santiago el 6 de octubre de 1973 y desde entonces se encuentra desaparecido. Interrogó a los moradores de la casa acerca de los amigos de Jaime, las direcciones que tenían, previniendo que sabía quienes eran los marxistas. Cuando los Carabineros procedían a retirarse, Arturo Hillerns se percató que algunos policías procedían a retirar libros de la casa y los interceptó señalándoles que no podían hacerlo por cuanto eran libros de medicina. En ese momento, uno de los oficiales a cargo, le preguntó su nombre y luego le manifestó que a él era a quien buscaban para detener. Arturo solicitó la correspondiente orden de detención ante lo cual el oficial, apuntándole con su arma le expresó "ésta es mi orden". Fue introducido en una camioneta blanca con toldo, sin patente, manifestando que lo trasladarían a la Segunda Comisaría de Carabineros. Ese mismo día 15, una vez levantado el toque de queda, su suegro Emilio Eltit concurrió al recinto policial acompañado del abogado Teodoro Ribera. El profesional ingresó al Cuartel y en él le dijeron que nunca había sido detenido. Horas más tarde, su suegro, acompañado de su hija Elizabeth Eltit, cónyuge del afectado, concurrió nuevamente a la Comisaría y en ella le informaron que la víctima no se encontraba detenido y que los aprehensores habían sido "extremistas de izquierda disfrazados de carabineros". Su familia preguntó por él en el Regimiento Tucapel y en la Base de la Fuerza Aérea de Temuco informándose que en esos lugares no se encontraba recluido. Sin embargo, al día siguiente de su aprehensión, por Bando N°1 de la Comandancia de la Guarnición de Temuco, se puso en conocimiento de la ciudadanía que "el Dr. Arturo Hillerns Larrañaga, se dio a la fuga el 15 de septiembre de 1973, a las 3:00 horas de la madrugada y en circunstancias que era trasladado desde su domicilio al Grupo N°3 de Helicópteros con el objeto de obtener antecedentes de grupos extremistas". El Bando está firmado por el Coronel Pablo Iturriaga Marchesse, Comandante de la Guarnición. El comunicado reconoce de hecho la detención del afectado, y da la versión inverosímil de su fuga; por cuanto al ser detenido, fue subido esposado a una camioneta con 7 policías armados de custodia y escoltado por varias camionetas, todas sin patente, lo que imposibilitaba un intento de fuga de la víctima.
Hasta la fecha se ignora la suerte o paradero de Arturo Enrique Hillerns Larrañaga.


GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
Su madre, doña Elena María Larrañaga Opazo, con fecha 16 de agosto de 1978 interpuso un recurso de amparo ante la Corte de Apelaciones de Temuco, rol 49-78, en donde expone las circunstancias del arresto del amparado.
La Corte de Apelaciones, que en primera instancia no acogió a tramitación el recurso, resolución que fue revocada por la Corte Suprema, solicitó información acerca de la situación del afectado a diversas autoridades, entre las que destaca el informe de la Fiscalía Militar Letrada de Cautín, en la cual se indica que revisados los estados de causas de la ex Fiscalía de Ejército que obran en ese tribunal, no se registra en ellos, proceso, denuncia o sumario en contra de los oficiales y tropas que tenían la responsabilidad de la custodia de Arturo Enrique Hillerns Larrañaga, que fuera detenido el 15 de septiembre, a las 2:00 horas y por cuyo descuido se habría realizado la supuesta fuga denunciada públicamente el 16 de dicho mes y año. Se hace presente a la Corte que el amparado figura como rebelde, por encontrarse prófugo, en la causa 865-74 (infracción artículo 8° Ley 17.798), a la fecha (4 de septiembre de 1978) archivada en el IV Juzgado Militar de Valdivia.
Por su parte, la Prefectura de Carabineros de Cautín indicó, previo informe solicitado a la 2da. Comisaría de Carabineros, que los registros correspondientes a dicho año se encuentran incinerados de acuerdo al reglamento, y que los señores oficiales que prestaban servicio en esa Unidad en referencia se encuentran trasladados en otras comisarías del país. El ministro del Interior, Sergio Fernández Fernández, con fecha 6 de septiembre de 1978 respondió que esa Secretaría de Estado no posee antecedente alguno acerca del amparado. El 21 de ese mes, la Corte de Apelaciones rechazó el recurso de amparo, resolución que fue confirmada por la Corte Suprema. El Tribunal superior ordenó a la Corte remitir los antecedentes al 2° Juzgado de Letras de Temuco a fin de investigar la comisión de un posible delito en el desaparecimiento del amparado. En este último tribunal se inició el proceso rol 47473, emitiéndose una orden de investigar a la Policía de Investigaciones, Institución que procedió a interrogar a la familia de la víctima, las que ratificaron sus declaraciones anteriores; también se entrevistó al Mayor Osvaldo Muñoz Mondaca, Comisario de la Tercera Comisaría Padre Las Casas, quien manifestó no tener antecedentes ni conocimiento sobre la desaparición de Arturo Hillerns. Por otra parte, se acompañó al proceso el testimonio de su esposa, Elizabeth Maritza Eltit Spielmann, en esa época exiliada en México, quien expone que su cónyuge, tras ser exonerado de su cargo en el S.N.S. fue convocado por bando trasmitido por radio, junto con otros funcionarios de distintas reparticiones públicas a presentarse en el Regimiento Tucapel de Temuco. Obedeciendo dicha convocatoria, se presentó al Regimiento, donde registraron su domicilio y lo interrogaron respecto a sus funciones en S.N.S., señalándole que no habían cargos en su contra e incluso podía abandonar la ciudad si así lo deseaba, cosa que no hizo ya que no tenía nada que temer.
En abril de 1979 el Juzgado de Letras remitió los antecedentes para su acumulación a la Causa 2-79 instruida por el Ministro en Visita, Alfredo Meynet González, y que investigó los casos de personas detenidas desaparecidas del Departamento de Temuco. En octubre de ese año, la madre de la víctima interpuso ante el Ministro en Visita una querella criminal por el delito de secuestro y eventual homicidio en contra de Osvaldo Muñoz Mondaca y Pablo Iturriaga Marchesse. El Sr. Ministro, el 25 de octubre de 1979 se declaró incompetente de seguir conociendo la causa remitiendo los antecedentes al IV Juzgado Militar de Valdivia, con el fundamento de que todas las personas cuyo desaparecimiento se investiga, fueron detenidas, en distintas oportunidades y lugares, por personal de Carabineros, Ejército o Fuerza Aérea, en diversas patrullas actuando inequívocamente en actos de servicio. Habiéndose acreditado, por declaraciones de familiares y testigos numerosos, que desde la detención de dichas personas nunca más se volvió a saber de ellos, existiendo constancia oficial en muchos casos que los respectivos desaparecidos fueron puestos en libertad sin que haya llegado a su casa ninguno de ellos, ni se tenga noticia de su actual paradero, cabe presumir alguna suerte de responsabilidad en el desaparecimiento de las mencionadas personas, en el personal uniformado que procedió a la detención comprobada. La querellante apeló de la resolución de incompetencia, recurso declarado inadmisible por el tribunal de alzada, por haberse interpuesto al sexto día de notificarse la resolución de incompetencia.
En diciembre de ese año, la Justicia Militar aceptó la competencia y ordenó a la Fiscalía Militar Letrada de Cautín, instruir la causa 1192 bis-79. En marzo de 1980, declaró en el proceso, mediante exhorto, el Mayor de Carabineros Osvaldo Muñoz Mondaca (querellado), quien expone que al 11 de septiembre de 1973 servía en el Cuerpo de Carabineros con el grado de Teniente y tenía a su cargo la Tenencia de Carabineros de Coilaco (perteneciente a la Segunda Comisaría de Temuco). En fecha que no recuerda, pero luego del 11 de septiembre, estando en horas del toque que queda, se dirigía desde la 2da. Comisaría de Temuco a la Tenencia a su cargo, en una camioneta, sólo acompañado de su chofer de apellido Lagos; se percató que en una de las calles laterales a Lautaro, había movimiento de gente y personas con cascos, llegando hasta la puerta de la casa aludida en la querella (donde se produjo la detención de la víctima). Allí vio que había personal de Carabineros, y se topó con el Sr. Emilio Eltit, padre, en la puerta de casa. Este, al verlo y como lo conocía de antes, le señaló que estaban allanando su casa y que dentro había un Capitán efectuando esta diligencia y que querían detener a su hijo y otro pariente, pero no le indicó la identidad del Capitán que supuestamente estaba en el interior de su casa ni él logró identificarlo. Este señor le solicitó que le ayudara a lograr que el oficial se desistiera de su diligencia, a lo cual él le respondió que no podía hacer nada, ya que se trataba de un oficial de mayor rango, y que en esas circunstancias debía acatar lo que ese oficial le dijera. Como la situación era delicada, por las circunstancias que se vivían, se marchó a la Tenencia, sin detenerse nuevamente en parte alguna ni tener otro encuentro con nadie. Finalmente declara que no conoce al tal Jaime Eltit, por el cual se dice en la querella que el preguntaba, lo que es falso, ya que no entró a la casa en ningún momento.
Ese mismo mes y año, compareció ante la Fiscalía, el Coronel (R) Pablo Iturriaga Marchesse, quien en relación a la querella en donde se le inculpa, expone que personalmente no actuó en ningún tipo de operativos que se realizaron en la zona para poder esclarecer la situación política que se vivía en esos momentos, de tal modo que las personas mencionadas en dicho Bando (en donde comunica la "fuga" de la víctima) no fueron conocidas por el suscrito, y sólo se tuvo noticias de ellas a través de las informaciones que entregaban al final de los operativos al suscrito, como Jefe de la Plaza. Agrega en su declaración que dado el tiempo transcurrido no podría establecer qué tipo de patrulla dio las informaciones que aparecen en el Bando precitado ya que, como Jefe de Plaza o Fuerzas, tenía la responsabilidad de las Fuerzas Armadas y de Carabineros que actuaron en resguardo de la seguridad de la población en esa fecha.
En junio de 1980 comparece ante la Fiscalía Pedro Segundo Lagos Romero, jubilado de Carabineros, quien expone que efectivamente al 11 de septiembre de 1973 se desempeña como chofer de Carabineros en la Tenencia de Coilaco. En relación a los hechos denunciados en la querella, lo que recuerda de ello es semejante a lo recordado por el Mayor Osvaldo Muñoz Mondaca.
En octubre de 1980 el Juez Militar sobreseyó total y definitivamente la causa en virtud del Decreto Ley de Amnistía de 1978. Dicho fallo fue apelado por la parte querellante.

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015