Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

JORGE ARTURO GREZ ABURTO


Rut : Sin información
F.Nacim. : 17 08 45, 28 años a la fecha de la detención
Domicilio : El Sauce 1268, La Cisterna, Santiago
E.Civil : soltero, una hija
Actividad : Artesano en cueros, ex estudiante de Filosofía y Medicina en U. de Concepción
C. Repres. : Militante del Partido Socialista
F. Detenc. : 23 de mayo de 1974

El 23 de mayo de 1974 fue detenido en la vía pública, en Santiago, Jorge Arturo GREZ ABURTO, militante del MIR.

Hay testimonios de su permanencia en el recinto de Londres 38, luego de lo cual no se tienen noticias de su paradero.

En respuesta a una consulta de la Corte de Apelaciones de Santiago, el Ministerio del Interior reconoció, por oficio de fecha 4 de septiembre de 1974, la detención, en virtud de un decreto que la ordenaba, pero no indicó el lugar en que permanecía el detenido. Con posterioridad no se volvió a saber de él.
La Comisión está convencida de que su desaparición fue obra de agentes del Estado, quienes violaron así sus derechos humanos.

(Informe de la Corporación)


Jorge Arturo Grez Aburto, soltero, una hija, estudiante universitario, militante del Partido Socialista, conocido como "el Conejo" entre sus amigos, fue detenido por agentes de la DINA el día 23 de mayo de 1974, a la salida de una galería de arte ubicada entre Mac Iver y Miraflores en la ciudad de Santiago, según relatara él mismo posteriormente a su compañera Guilia Escobar, quien fuera detenida el 20 de mayo de 1974 en un "contacto" callejero en Plaza de Armas. Entre los aprehensores de Guilia Escobar, se encontraba el agente de la DINA apodado "el Troglo" de nombre verdadero Basclay Zapata, un Suboficial de Carabineros en comisión de servicio en el organismo represivo; luego de detenerla la trasladaron hasta el recinto de calle la Londres Nº38, donde procedieron a interrogarla y preguntarle sobre "El Conejo". En todo momento negó conocerlo, sin embargo, se percató de que los agentes conocían su relación con Jorge Grez, ya que le hicieron saber que ella había sido entregada por su contacto. En su relato ella señala: "(en el interrogatorio) me hicieron sacar la venda y me confrontaron con quien era mi contacto, pudiendo darme cuenta que éste me había tendido una trampa ya que era un infiltrado, un agente de la DINA conocido como 'el Troglo' de aproximadamente 25 años, que usaba una melena 'príncipe valiente' y trabajaba en la unidad de la DINA de Osvaldo 'guatón' Romo".

Guilia Escobar agrega que "a los pocos días escuchó la conversación entre dos detenidos y un guardia al que pedían permiso para jugar ajedrez verbalmente", pudiendo reconocer la voz de su compañero Jorge Grez. Posteriormente pudieron conversar enterándose que lo habían detenido en el lugar mencionado anteriormente, el afectado le contó que lo habían interrogado poco, que lo creían militante del MIR (efectivamente, Jorge Grez fue militante de dicho movimiento hasta 1972, ingresando luego al Partido Socialista), pero que él les había señalado que era socialista, también les informó que le habían preguntado por ella a lo que les respondió que su relación era sólo sentimental. Por su conversación pudieron establecer que en la detención de él también participó "el Troglo".

A los dos días de la detención del afectado, la casa donde vivió con su ex?esposa Carmen Rodríguez fue allanada violentamente por los agentes de la DINA, en momentos en que ella no estaba presente; en la oportunidad los agentes le hicieron saber a los vecinos que Jorge Grez estaba detenido, sin indicar el motivo, ni dónde estaba.

Después de una semana en el recinto de calle Londres, Guilia Escobar es trasladada hasta el Estadio Chile en libre plática. Hasta allí llegó alrededor del 5 de junio de 1974 Jorge Grez, pudiendo mantener al menos contacto visual por unos días, incluso ella le pudo hacer llegar un papel escrito y además enterarse que había sido duramente torturado por sus captores, sin embargo se estaba recuperando, lo que ella pudo apreciar ya que por lo menos se veía bien.

Según el testimonio de Blanca Troncoso Díaz, quien fuera detenida por agentes de la DINA a fines de mayo de 1974 y trasladada hasta el recinto de calle Londres N°38, ella recuerda que: "durante mi permanencia en Londres, los guardias se referían a otros detenidos como "el Conejo" (Jorge Grez) y "el Gato"... Aproximadamente el 5 de junio fui trasladada junto con varios detenidos, entre ellos Jorge Grez Aburto, al Estadio Chile".

Otro testimonio de su permanencia en calle Londres N°38 es el que entrega la también detenida por la DINA, Eliana Medina Vásquez: "Posteriormente tuve conocimiento que Alvaro Vallejos Villagrán, Agustín Reyes González y Jorge Grez Aburto, actualmente detenidos desaparecidos, eran conocidos como el 'loro Matías', el 'gato' y el 'conejo Grez', respectivamente. Estos eran sacados permanentemente a interrogatorios y devueltos al término de éstos. Llegaban a la pieza donde estábamos muy adoloridos producto de las torturas a que eran sometidos... El 24 de junio (de 1974) fui trasladada a Tres Alamos donde permanecí hasta marzo de 1975. Al abandonar Londres permanecían allí (entre otros detenidos) Jorge Grez Aburto, de quienes no he vuelto a saber sobre sus paraderos".

Declara Roberto Merino Jorquera detenido el 11 de mayo de 1974 quien estuvo recluido en el recinto de Londres N°38 y posteriormente en el Estadio Chile, allí se comentaba, relata, "que poco tiempo antes había pasado por ahí 'El Conejo' Grez Aburto".

De acuerdo a testimonios entregados por detenidos que permanecieron en el Estadio Chile, aproximadamente la segunda semana de junio de 1974 a través de los parlantes del recinto deportivo se llamó al afectado. En el pasillo lo esperaban los agentes de la DINA, lo iban a buscar para llevarlo nuevamente hasta el recinto de Londres N°38. Desde allí se pierde el rastro de Jorge Grez Aburto, quien permanece en la actualidad en calidad de detenido desaparecido.

Con fecha 4 de septiembre de 1974, en virtud de un recurso de amparo presentado ante la Corte de Apelaciones de Santiago, el entonces Ministro del Interior, General de División Raúl Benavides, informó a la Corte de Apelaciones, tres semanas después de la consulta, que "efectivamente Jorge Arturo Grez Aburto se encuentra detenido en cumplimiento a lo que ordena el Decreto Exento Nº179, de este Ministerio, dictado en uso de la facultad que me concede el Decreto Ley N°228". A pesar del reconocimiento de la detención del afectado, la autoridad administrativa no entregó información respecto de la fecha de la misma, el lugar en que permanecía privado de libertad y las razones específicas de ello.


GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

El 16 de agosto de 1974 se presentó el recurso de amparo rol Nº938?74 en favor del afectado, en el que se señala que Jorge Grez estaba en esos momentos recluido en recintos de los servicios de seguridad de la Junta Militar.

La Corte de Apelaciones resolvió oficiar el 19 de agosto de 1974, al Ministerio del Interior y al Jefe de Zona en Estado de Sitio con el objeto de que informaran de la detención del afectado, las causas, fecha y lugar de reclusión. No hubo respuesta de la jefatura militar, sí del Ministerio del Interior.

En dicha respuesta, el Ministro del Interior, General de División Raúl Benavides, reconoció en el Oficio citado anteriormente la detención del afectado. Sin embargo, la Corte de Apelaciones falló el 9 de septiembre de 1974 que "con lo informado por el Ministro del Interior... se declara sin lugar el recurso de amparo". En la resolución no se consideró el hecho de que junto con reconocer la detención del afectado, la autoridad administrativa no señaló la fecha, el lugar ni las causas específicas de la reclusión.
En octubre de 1974 se presentó un nuevo Recurso de Amparo ante la Corte Marcial, dado que existían presunciones de que el afectado estuviera detenido por personal dependiente de las FF.AA. (como lo era la DINA), sin embargo la Corte rechazó el recurso ante la información de la autoridad administrativa de que el afectado había sido puesto en libertad.

No existe proceso judicial, la salida del país de su familia y la avanzada edad de su madre impidieron que se pudieran realizar nuevas gestiones judiciales al respecto.


Acerca del Jorge Grez Aburto

Jorge Grez Aburto, Fue un líder carismático miembro fundador del MIR junto con Miguel Enríquez. Yo lo conocí desde concepción 1968, fui unos de los tantos; en la Universidad de Concepción cuando él era estudiante de medicina. Yo era estudiante secundario en aquel entonces. Él era originario de Curanilahue y se conocía la cordillera de Nahuelbuta muy bien-vivía del terreno por largo tiempo y comía hasta los monitos del monte, que no es un monito es un masurpial y que habita en la Nahuelbuta y en el sur y otros animales de la zona pudues, conejos etc. . ... yo tuve el privilegio de explorar la cordillera con él y otros cumpas, fueron tiempos maravillosos, dormir entre selvas de araucarias. Algo en él delataba a una persona habituada a la montaña. Este algo era su modo de caminar. Levantaba los pies mas-para no tropezar en la oscuridad; mas de lo que aparentemente era necesario; con una natural elasticidad que lo denunciaba como bueno para el monte-natural o adoptivo, tampoco se resbalaba en terrenos pedregosos, En ese entonces él bajaba a las bases a dar instrucción. Él era muy amigo Con Miguel, Luciano el Baucha, Gringo Zott Chuecas y otros, en los tiempos del Shambala- Concepción, la Nahuelbueta, mapuches; lo deje de ver por un largo periodo durante la UP - lo veía. ocasionalmente. Después del golpe militar, Prisión política, otras cosas; cuando me quede sin casas de seguridad, en concepción, me cambie a Santiago allí me reencontré con muchos amigos de Concepción y otras partes.. Él me lleva a
vivir a una casa en San Miguel cerca de departamental, entre Santa Rosa y Vicuña Mackena creo que se llamaba villa san Miguel... allí con otros cumpas. Él llega en un jeep rojo-concho vino armado con una colt calibre 45 a buscarme. No-tenia que hacerlo; Siempre fue solidario con los amigos y compañeros, me ordeno sacar otra gente que estaba en peligro de caer en el sur el Chocolo, los Altamirano.. El Valentín ( exgap) fue a buscar al padre de Carmen Rodríguez madre de Aucan a Valdivia y lo trajo a Santiago; en
aquella casa había varias personas, jugábamos ajedrez, política, Grez cantaba y tocaba la guitarra; cuando no salíamos hacer puntos y trabajo político y otras cosas... Él jamás pensó dejar el país siempre pensó resistir la dictadura militar era un hombre de acción, era carismático y Valiente la gente lo seguía. En aquel entonces todavía se pensaba resistir y causarle al menos daño al enemigo. Todavía había esperanza en nosotros Miguel no había caído todavía... posteriormente el conejo cae, Mayo de 1974;
Él fue a un punto con otros compañeros que venían de Argentina- Mendoza. El Troglo- Basclay Zapata se infiltra y llegan a aquella casa con el Romo y otra gente de la DINA la allanan y roban todo lo de valor que había allí; pero no había nadie-algunos se asilan en la Embajada de Italia, la mayoría se queda; Yo me cambie después al Bosque... Compañeros lo vieron en Londres 38 siendo torturado brutalmente junto al Loro Matías (Álvaro Vallejos Vinagran) y el gato Reyes Gonzáles. Todos detenidos desaparecidos. Álvaro termina en colonia dignidad desde donde desaparece junto a otros compañeros; la DINA le pone ese apodo para denigrarlo y la prensa Pinochetista.Su nombre político era Matias. Sé a tenido la sospecha que Grez pudo terminar en colonia dignidad en el caso de Grez los compañeros le decían cariñosamente conejito.

Es irrelevante hablar ahora porque se desconecto del partido y las razones- no las conozco ni me importa; no sé si estaba conectado con el partido después del golpe; solo sé que estaba ahí luchando junto a otra gente que yo conocía. No se hacían muchas preguntas en aquel periodo. Siempre he pensado escribir sobre esos tiempos y de esos compañeros, quizás porque no morían ni desaparecían... Cuando el Conejo era miembro del Comité Central del MIR y era difícil ser comité central en aquellos días había
buenos elementos con enormes cualidades y entrega; Indudablemente el conejo Grez fue unos de los más aguerridos, valiente y mejor preparados políticamente-Militarmente del MIR. Aquí en Canadá también vive el Chocolo ( Eduardo Moya) que lo conoció bien y el aprecio era mutuo y otros que  anduvieron con él. Agustín Costa, Nivaldo, Perico. Pato Sepúlveda, el siempre visitaba esas casas y conocía a las familias y era bien recibido por ellos. Me gusta él articulo que publico el profesor Luis Vitale sobre su muerte en el estadio Chile es muy característico de su personalidad y valentía. También la gente que creció con él en Curanilahue y escribieron en la red de los Charquicanes. Vitale lo conoció bien. La DINA también, desgraciadamente especialmente Romo y el Troglo que finalmente lo ejecutaron
sin piedad... pero antes lo torturaron brutalmente según los prisioneros que lo vieron en Londres 38, tres Álamos y el estadio Chile. Grez fue un miembro fundador del partido; muy popular un militante ejemplar... militante revolucionario del MIR; que no sucumbió en la vida ni en la muerte..
siempre fiel.

Eduardo Agustín Cruz Farias -ex-estudiante de Sociología de la Universidad de Concepción hasta 1973 -graduado en Educación: " the University of British Columbia" , Vancouver . Canada


“CONEJO” GREZ

Jorge Arturo Grez Aburto, el “Conejo” Grez, fue un militante legendario, un apóstol de la causa de la izquierda revolucionaria, una suerte de Manuel Rodríguez de fines de los sesenta y comienzos de los setenta, hasta mayo de 1974, desde cuando está desaparecido. Lo debo haber conocido en 1969, con la camisa verde de los jóvenes socialistas; venía llegando de alguna parte del país e iba a otra. Intenso, todo se lo tomaba como una misión fundamental, alegre, risueño y con una ironía sutil. Había sido uno de los fundadores del MIR en la Universidad de Concepción –donde había estudiado filosofía y medicina- y expulsado de ella durante 1967. Conocí a Carmen, su compañera y a la “Rebe”, su hija que sufrió las inspiraciones onomásticas de su padre (su nombre es Rebelión Aucán), a la que algunas veces mudé, di la ‘papa’ y entretuve. Durante muchos años fui un tío nostálgico, la recordaba a ella y a otra hija de amigos de entonces, América.

No compartí militancia con “Conejo”, quien practicaba algo parecido al politeísmo político, pues junto con ser socialista, había fundado otros grupos de izquierda mínimos, muy activos aunque más secretos que clandestinos. Ignoro cómo salió del MIR, pero sí supe de su vagabundeo por grupos que fundó o en los que participó. Redactor de informes, lúcido, gran lector –como lo éramos todos en esos tiempos- un tanto disperso eso sí. Una gran inteligencia dedicada intensamente a un objetivo que no se lo merecía. Con todo, el “Conejo” fue un adelantado para su época, los que pudimos conocerlos aparte de la política militante que instalaba tantas constricciones, tenemos una gran opinión de su reflexión política y, en general, acerca de la vida. Era de un pensamiento libre que buceó en diversas áreas del saber y no sólo en la política.

Gracias a las sugerencias de “Conejo”, que había nació en 1945 bajo los auspicios del signo Leo, leí acerca de Wilhelm Reich y la así llamada izquierda freudiana (la verdad es que quedé tan saturado de psicología que después leí muy poco de esa ciencia prima hermana de la que yo estudié posteriormente), a Jung, la literatura, chilena y universal (con otro amigo nos dedicamos a disfrutar de Huidobro, a Poe, y a los rusos (recuerdo que nunca terminé de leer “Los Hermanos Karamasov”). Leímos a Gorz, a Braudel, intentamos con Hegel (“todo está en Hegel”, decíamos); también a todos los “herejes” (aquellos que impugnaban las tesis de Lenín y eran vilipendiados por los partidos comunistas) como Trotsky, Lukacs, Rosa Luxemburgo, entre otros; particular interés tenía en George Orwell –el autor de “Rebelión en la Granja”, una sátira de la Unión Soviética- y creo que lo último que leí de él comenzaba con una mención de ese autor. Con pena recuerdo ese texto, redactado a pocos días del golpe de Estado, que contenía un inteligente análisis del la naturaleza de lo que estaba sucediendo en Chile, lo penoso es que la estructura política era un grupo raquítico, desconocido e ínfimo (el MG19), una cuestión esperpéntica. Pero así era “Conejo”, un gran talento desaprovechado, un gran tipo y una inmensa audacia puesta al servicio de “minicausas”, irrelevantes. Pero ello no me hizo alejarme –aunque eras peligroso encontrarse con él- pues su simpatía cautivaba (aunque, a ciertas personas les cargaba).

Jorge Arturo Grez Aburto se ganaba la vida como artesano en cuero antes de ser detenido y hecho desaparecer. Sé que fue pioneta de un camión y creo haberlo divisado en la parte de la carga de uno que iba por General Mackenna; fue la última vez que lo vi con vida. Más tarde me enteré que lo detuvo la DINA a la salida de una galería de arte el 23 de mayo de 1974. Se sabe que estuvo en Londres 38 y que uno de sus captores fue el “Troglo”. Más tarde fue trasladado al Estadio Chile. Más tarde fue nuevamente conducido a Londres 38 y se le pierde la pista. La detención de “Conejo” fue reconocida por el Ministro del Interior, sin embargo la Corte de Apelaciones e Santiago rechazó el recurso de amparo en su favor. Ignoro qué fue de su familia, creo que alguien me dijo que emigraron. Pero hay una muerte más injusta todavía, la del olvido, o la de un mal recuerdo. Casi nadie recuerda al líder estudiantil ni al organizador de pobladores; a lo más recuerdan a un personaje pintoresco, en realidad, Conejo era un personaje marginal a un proyecto político que también fue marginal. Ojalá haya podido recuperar su memoria y reparar los errores acerca de su vida.

“Conejo” Grez, no sé si fui tu amigo, siempre tenías tanta urgencia, tantas cosas por hacer, en Santiago, en Conce, en el norte, en Valparaíso, en muchos pueblos y pueblitos donde creías que te necesitaba un pobre, un obrero, un “campecha” o un perdedor en la vida. El futuro era urgente e importante, por el pospusiste tus amores y afectos; pero siempre tuviste una palabra de afecto, una recomendación, un dato, un libro que recomendar, un recuerdo que compartir, una interpretación que dar. La utopía, la dulce y embriagadora utopía, la seducción de mi época y de mi generación. Porque habrá un día en que “la tierra será el paraíso de toda la humanidad”. Sí, llegará un día en que habrá un mundo para el hombre, para la mujer, para todos los seres humanos.
 

Rodrigo Larraín

La Nacion

 


La Nacion

8 de Mayo 2014

DDHH: MINISTRO EN VISITA “DEBUTÓ” CON CONDENA MASIVA DE 75 EX DINA

Dictamen de Hernán Crisosto por un caso de la Operación Colombo no es sólo llamativo por el alto número de condenados. También es su primera sentencia desde que tomó en sus manos casos de violaciones a los Derechos Humanos en dictadura.

Una histórica sentencia en materia de derechos humanos dictó el ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Santiago, Hernán Crisosto, al condenar a 75 ex agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) por su responsabilidad en el secuestro calificado del detenido desaparecido Jorge Grez Aburto.

La voluminosa sentencia de más de 400 páginas y 310 considerandos es la primera que dicta el magistrado Crisosto desde que fue designado, en agosto de 2013, ministro en visita para indagar causas por violación a los derechos humanos.

"MONTAJE BURDO"
El fallo corresponde a uno de los episodios de la denominada "Operación Colombo", que investigó el fallecido ministro Víctor Montiglio Rezzio. Y la víctima es Jorge Arturo Grez Aburto (en la foto), militante socialista al momento de su captura y fundador del MIR en Concepción. Al momento de su desaparición, desde el 23 de mayo de 1974, tenía 28 años.

El caso de Grez fue relacionado por las autoridades de la época con la Operación Colombo, el dispositivo de encubrimiento desplegado por la DINA para atribuir las desapariciones a supuestos enfrentamientos entre militantes de partidos de izquierda.

Al explicar el fallo a la prensa, Crisosto calificó el "montaje" del órgano represor de la dictadura de Augusto Pinochet como "muy burdo" y "muy fallido".

EL FALLO
Grez fue detenido en el centro de Santiago, y trasladado a centros de tortura como Londres 38, el Estadio Chile y "Cuatro Álamos". "Se le mantuvo sin contacto con el exterior, vendado, amarrado, siendo sometido continuamente a interrogatorios bajo tortura, por los agentes señalados, en los que le preguntaban por sus actividades partidistas y sobre el nombre y domicilio de sus compañeros de grupo político con el fin de proceder a su detención", dice la resolución.

La condena agrega que la última fecha en que Grez Aburto fue visto con vida ocurrió en fecha indeterminada de julio de 1974.

LAS CONDENAS
Por el delito, el ministro condenó a los ex agentes Juan Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda; César Manríquez Bravo; Pedro Octavio Espinoza Bravo; Marcelo Luis Moren Brito; Miguel Krassnoff Martchenko y Gerardo Ernesto Urrich González, a la pena de 13 años de presidio, sin beneficios, por su responsabilidad en calidad de autores del ilícito de secuestro calificado.

En tanto, Raúl Eduardo Iturriaga Neumann; Gerardo Ernesto Godoy García; Ricardo Víctor Lawrence Mires; Ciro Ernesto Torré Sáez; Sergio Hernán Castillo González; Manuel Andrés Carevic Cubillos; José Nelson Fuentealba Saldías; Basclay Humberto Zapata Reyes; José Enrique Fuentes Torres; José Mario Fritz Esparza; Julio José Hoyos Zegarra; Nelson Alberto Paz Bustamante; Claudio Orlando Orellana de la Pinta; Enrique Tránsito Gutiérrez Rubilar; Gustavo Galvarino Carumán Soto; Hiro Álvarez Vega; José Alfonso Ojeda Obando; Luis Salvador Villarroel Gutiérrez; Olegario Enrique González Moreno; Orlando Jesús Torrejón Gatica; Rudeslindo Urrutia Jorquera; Alfredo Orlando Moya Tejeda; Carlos Alfonso Sáez Sanhueza; Fernando Enrique Guerra Guajardo; Hernán Patricio Valenzuela Salas; Hugo Rubén Delgado Carrasco; José Fernando Morales Bastías; Juan Alfredo Villanueva Alvear; Juan Evaristo Duarte Gallegos; Lautaro Eugenio Díaz Espinoza; Leonidas Emiliano Méndez Moreno; Pedro Ariel Araneda Araneda; Rafael De Jesús Riveros Frost; Víctor Manuel Alvarez Droguett; y Víctor Manuel Molina Astete, fueron sentenciados a 10 años de presidio, sin beneficios, por su responsabilidad como autores de secuestro calificado.

En el caso de Luis Eduardo Mora Cerda; José Jaime Mora Diocares; Alfonso Humberto Quiroz Quintana; Camilo Torres Negrier; Carlos Justo Bermúdez Méndez; Claudio Enrique Pacheco Fernández; Fernando Adrián Roa Montaña: Gerardo Meza Acuña; Héctor Raúl Valdebenito Araya; Jaime Humberto Paris Ramos; Jorge Laureano Sagardia Monje; José Dorohi Hormazábal Rodríguez; José Manuel Sarmiento Sotelo; José Stalin Muñoz Leal; Juan Manuel Troncoso Soto; Juvenal Alfonso Piña Garrido; Luis René Torres Méndez; Manuel Antonio Montre Méndez; Máximo Ramón Aliaga Soto; Moisés Paulino Campos Figueroa; Nelson Aquiles Ortiz Vignolo; Nelson Eduardo Iturriaga Cortes; Orlando Enrique González Moreno; Pedro Segundo Bitterlich Jaramillo; Reinaldo Alfonso Concha Orellana; Sergio Hernán Castro Andrade; Gustavo Humberto Apablaza Meneses; Héctor Carlos Díaz Cabezas; Jorge Antonio Lepileo Barrios; Luis Fernando Espinace Contreras; Oscar Belarmino La Flor Flores; Rufino Espinoza Espinoza y Sergio Iván Díaz Lara, fueron condenados a 4 años de presidio, sin beneficios, por su responsabilidad como cómplices de secuestro calificado.

DEMENTE
En la causa, Víctor Manuel de la Cruz San Martin Jiménez fue condenado a 4 años de presidio como cómplice, pero se suspendió la ejecución de la pena al comprobarse que padece demencia, por lo que se dispuso su entrega bajo fianza en custodia a su familia.

INDEMNIZACIÓN
En el aspecto civil, el ministro Crisosto dispuso el pago de una indemnización de $ 70 millones por concepto de daño moral, a Rebelión Grez Rodríguez, hija de la víctima.


Esta pagina fue modificada el 21/03/2015

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015