Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

IGNACIO ORLANDO GONZALEZ ESPINOZA

Rut : 5.540.891 2 de Santiago
F.Nacim. : 28 11 51, 24 años a la fecha de su detención
Domicilio : Soberanía N°1220 B, Población Juan Antonio Ríos, Santiago
E.Civil : Casado
Actividad : Egresado de la Facultad de Artes de la Universidad Católica. Artesano
C.Repres. : Militante del Partido Comunista
F.Detenc. : 4 de diciembre de 1975

Ignacio Orlando González Espinoza, casado, egresado de la Facultad de Arte de la Universidad Católica, militante del Partido Comunista, fue detenido el día 4 de diciembre de 1975 por agentes del Comando Conjunto en las circunstancias que a continuación se exponen: el día 4 de diciembre de 1975 a la 01:30 horas de la madrugada, concurrieron al domicilio de un cuñado del afectado - Matías Bascuñán Cáceres - ubicado en calle Soberanía N°1216 de la capital, alrededor de seis sujetos vestidos de civil, preguntando por Luis González.
Como Bascuñán se negara a abrir la puerta de acceso a su morada, los individuos procedieron a derribarla y una vez dentro de la misma, comenzaron a interrogar al testigo, dándole la descripción física de la persona que buscaban, la que coincidía con la de Ignacio González Espinoza.
Los agentes, además de allanar el inmueble, sin exhibir la correspondiente orden, formularon diversas preguntas sobre el afectado: si era aficionado a la pintura, si vestía generalmente de sport, si usaba bigotes, si respondía al apodo de "Nacho", y cuál era su domicilio.
A la última de las preguntas Bascuñán Cáceres señaló que el afectado se encontraba en casa de su suegra, María Cáceres Varas. Conocido este antecedente, los sujetos hicieron vestirse al testigo y partieron en su compañía rumbo a la dirección indicada, que se ubicaba en calle Soberanía N°1220.
Al llegar al lugar ingresaron a la morada, además de Bascuñán, tres de los agentes los que se identificaron como funcionarios de Investigaciones.
Los aprehensores se dirigieron directamente al dormitorio donde permanecía el afectado junto a su esposa, lo hicieron vestirse, y se lo llevaron con destino desconocido.
Aproximadamente a una cuadra de distancia se encontraban los automóviles en que se movilizaban los agentes, uno negro y otro de color claro.
Fueron testigos presenciales de la detención de Ignacio Orlando González Espinoza, su cónyuge Marta Bascuñán Cáceres, los hermanos de ésta, Matías y Bernardita, y la madre de todos ellos, María Cáceres Varas.
Todas estas personas prestaron declaración judicial sobre los hechos expuestos, en la causa rol N°15.651?10 que, por la presunta desgracia del afectado, se sustanció ante el 9° Juzgado del Crimen de Santiago.
Siendo las 14:00 horas del día 5 de diciembre de 1975, Ignacio González se presentó en el domicilio de su madre, ubicado en Los Alerces N°2630, Ñuñoa. Se encontraba allí su cuñada Zoila Araya Rojas, la que al verlo se alegró, pues pensó que había sido puesto en libertad. Sin embargo, el afectado muy nervioso le indicó que no se acercara a saludarlo, pidiéndole que le abriera la puerta del antejardín, para ingresar a la casa.
Ignacio González ingresó a la vivienda en compañía de un sujeto desconocido de quien señaló era su amigo. Ambos registraron un cuarto que se encontraba en la parte posterior del inmueble y luego se retiraron.
Al salir, Zoila Araya escuchó que el desconocido le señalaba a González: "camina, ya". Sólo entonces la testigo se percató que no se trataba de un amigo. Asimismo, observó que afuera se encontraba estacionado un automóvil Marca Fiat 600, de color azul, con otros dos individuos en su interior.
Un poco antes de Navidad, Ignacio González fue llevado por sus aprehensores hasta su taller de artes, ubicado en Mosqueto N°496, local que arrendaba a la señora Eliana Fernández, del mismo domicilio.
El lugar fue allanado por los agentes, como también lo fue la morada de la arrendadora, testigo presencial de estos hechos.
En el Informe elaborado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación (creada por el Presidente de la República don Patricio Aylwin Azócar, con el objeto de investigar y dar a conocer al país, las más graves violaciones a los derechos humanos, cometidas entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1990), se expresó que "el día 4 de diciembre de 1975 fue detenido en el domicilio de su suegra y en presencia de numerosos testigos, el estudiante universitario y militante comunista, Ignacio Orlando González Espinoza, por agentes del Comando Conjunto. Al día siguiente fue trasladado por sus captores hasta la casa de su madre, lugar desde donde sacó algunas cosas y se retiró. Ignacio González, conocido como caricaturista o dibujante, permaneció detenido en la Base Aérea de Colina...".
Los testimonios prestados por el ex?miembro de la Fuerza Aérea de Chile, Andrés Antonio Valenzuela Morales, nos han permitido reconstruir, en parte, la gestación y actuar de una organización ilícita, dotada de los medios materiales y con las garantías del anonimato y la impunidad, para actuar en forma delictiva y en abierta violación a derechos humanos fundamentales, que ha venido a denominarse "Comando Conjunto", y de la cual el testigo formó parte.
Relató Andrés Valenzuela en sus declaraciones: "Ingresé al Servicio Militar en abril de 1974, en el Regimiento de Artillería Antiaérea de Colina, permaneciendo allí tres meses, para ser destinado luego a la Academia de Guerra Aérea (AGA), ubicada en la Comuna de Las Condes de Santiago. Llegué a esta repartición junto a un grupo aproximado de 60 conscriptos, de los cuales 30 pasamos a depender de la Fiscalía de Aviación, y los restantes quedaron como personal del AGA, cumpliendo labores de vigilancia y rutina".
"Quien dirigía nuestro grupo era el entonces Comandante de la Institución, Edgar Ceballos J. (apodado "Inspector Cabezas"), el cual unificaba los trabajos de inteligencia contra la subversión, que en ese período estaba dirigida fundamentalmente contra el MIR. Mis funciones específicas consistían en ser guardia de los prisioneros políticos, que permanecían en el pasillo de un subterráneo y en piezas habitadas que también había en esta Unidad".
"Debo agregar que en el AGA conocí a varios agentes que provenían de la Base Aérea El Bosque, entre los cuales estaba Guillermo Bratti (apodado "lito" o "pelao lito"), el "lalo", "Patricio", "chirola" y otros. También pertenecían al grupo Otto Trujillo, el Comandante Campos y tres o cuatro detectives que sólo trabajaron en la Academia. Sé que uno de ellos trabaja en la Brigada de Asaltos, al parecer es inspector, y su apellido es Barraza (apodado "el sambra"), otro es de apellido Cortés (apodado "Yoyo? pulos")".
"Después que quedó desocupada el AGA, nuestra agrupación integrada por alrededor de 10 hombres de tropa, más unos 5 o 6 Oficiales (Ceballos, Roberto Fuentes Morrison (apodado "Wally"), Campos y otros), nos trasladamos con unos quince prisioneros del MIR, a una casa de dos pisos ubicada en Avda. Apoquindo, entre las calles Tobalaba y Carmencita. En este recinto estuvimos aproximadamente unos tres meses. Hacíamos allanamientos y detenciones. Yo participaba en la Fuerza de "Reacción" resguardando a quienes realizaban los operativos, de un posible ataque en los alrededores. También en este lugar el grupo era dirigido por Ceballos, siendo uno de sus subalternos más cercanos Roberto Fuentes Morrison".
"Muy poco tiempo después nos fuimos quedando sin detenidos, ya que la represión al MIR pasó a estar a cargo de la DINA, por lo que nos trasladamos al edificio ubicado en Santa Rosa con Alameda, esquina sur poniente, llamado edificio JAR?6, donde queda la Comunidad de Inteligencia, es decir, todos los servicios institucionales, excepto la DINA. En este lugar nuestro equipo se disuelve, quedando cada uno en oficinas diferentes".
"A comienzos del año 1975, el grupo se reúne nuevamente, cuando el Comandante Edgar Ceballos forma la "Agrupación Antisubversiva", con la casi totalidad de la gente que venía de Apoquindo, más Guillermo Bratti, Fuentes Morrison y Otto Trujillo, traído por el anterior, y nos dirigimos a trabajar a un hangar ubicado en el Aeropuerto Cerrillos, cerca de una torre de control y frente a los Bomberos de Seguridad Aéreo Portuaria. A nuestro grupo se agregó César Luis Palma Ramírez (apodado "el fifo") y que llevó a un grupo de jóvenes apodados "Luti", "Yerko", "Patán" y otros, los que integraron un equipo de seguimiento y captura, al mando de Palma. El jefe de operaciones en este recinto era Fuentes Morrison".
"Nuestra tarea era trabajar la represión al Regional Sur del Partido Comunista. Aparece en escena en esta época ?principios del tercer trimestre de 1975? Carol Fedor Flores Castillo, quien había sido militante del Partido Comunista y que yo había visto detenido en el AGA, en el año 1974. Su apodo, cual era "El Juanca" derivaba de su nombre de guerra, Juan Carlos. En todo caso en esta época, él participaba en los interrogatorios aportando la mayor cantidad de datos, puesto que conocía a un inmenso número de militantes. Recuerdo que la aparición del "Juanca", como informante, coincidió con la detención de un gran número de militantes comunistas, más o menos en septiembre de 1975".
"Por la falta de comodidad en el hangar, nos trasladamos a una casa, ubicada en Santa Teresa N°037, a la altura del paradero 20 de la Gran Avenida, recinto que fue conocido como "Nido 20". Esta era una casa en que el vecindario notoriamente se podía percatar de lo que pasaba dentro, ya que entraban y salían personas, y había dos vigilantes externos de uniforme. Llegamos a este lugar con unos 20 detenidos más o menos, los que estaban hacinados, a tal punto que usaban los closets como celdas de castigo. Desde aquí se empezó a sacar detenidos para interrogarlos en otro lugar, que se encuentra ubicado en el paradero 18 de Vicuña Mackenna, en la calle Perú N°9053, recinto que era conocido como "Nido 18" y en el que se torturaba e interrogaba".
"Cuando empiezan a ser usados los recintos de "Nido 18" y "Nido 20", actuábamos en un Comando Conjunto con miembros de los servicios institucionales de Carabineros y la Marina. Por Carabineros tenía al mando un Teniente apodado "el Lolo", de apellido Muñoz, y por su parte, la Marina participaba al mando de un Teniente de apellido Guimper".
Aproximadamente en el mes de noviembre de 1975, nos trasladamos, con unos veinte detenidos, al Regimiento de Artillería Antiaérea de la FACH, en Colina. Estando aquí ingresó a nuestra agrupación personal del Ejército, al mando de un Oficial que rotaba seguido. Este personal interrogó en una oportunidad a uno de los detenidos, quien a causa de la electricidad aplicada de 200 voltios directos, fallece por paro cardíaco. Después de este incidente, el Ejército se separó del Comando Unido".
"Tanto a los recintos "Nido 18", "Nido 20", como a la Base Aérea de Colina, iba con cierta regularidad, cada vez que era requerido, un médico llamado Alejandro Forero (hijo), que en ese entonces era médico interno y que actualmente es cardiólogo. Este médico ponía además inyecciones a los detenidos cuando eran drogados".
Respecto a Ignacio Orlando González Espinoza, Andrés Valenzuela señaló en su declaración jurada de fecha 28 de agosto de 1984 lo siguiente: aproximadamente a fines de noviembre de 1975 fue detenido por agentes del "Comando Conjunto", en el sector norte de Santiago, un joven que era muy buen caricaturista, y llevado al recinto de la Base Aérea de Colina.
Por estas mismas fechas ?agregó el testigo? llegó a la base un helicóptero que no recuerdo exactamente si era de la FACH o del Ejército y tampoco recuerdo bien si era del tipo UH?1H o PUMA. Se llevaron unos 10 o 15 detenidos en el aparato, para tirarlos al mar. Participó en esta operación el agente César Luis Palma Ramírez ("Fifo") y personal de las otras instituciones. Se fueron, según recuerdo, los siguientes detenidos: uno calvo con su brazo fracturado y enyesado, a quien llamaban "el viejo Fuentes"; un ex?regidor de Renca del Partido Comunista, que era cojo, usaba zapatos ortopédicos, de unos 50 años; y el caricaturista a que ya me he referido.
Continuó Andrés Valenzuela en su declaración, señalando que luego del operativo descrito, el agente Palma Ramírez señaló que los detenidos habían sido tirados al mar, frente a San Antonio, a raíz de que explicó que el prisionero a quien llamaban "viejo Fuentes" despertó cuando iban a lanzarlo al mar (dejó constancia en esta parte el testigo que los detenidos iban drogados). Palma ?continuó? comentó que uno de los agentes del Ejército, a sangre fría le había pegado un fierrazo en la cabeza al detenido y lo lanzó abajo.
Puntualizó, asimismo, Andrés Valenzuela, en declaración jurada de fecha 10 de octubre de 1984, complementaria de la anterior, que "viendo las fotografías de personas desaparecidas, estoy absolutamente convencido que el caricaturista era Ignacio Orlando González Espinoza".


GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
El 13 de diciembre de 1975 se interpuso en favor del afectado, un recurso de amparo ante la Corte de Apelaciones de Santiago, el que fue rolado con el N°1669?75.
En virtud de los informes negativos de las autoridades de Gobierno, respecto a la detención de Ignacio González Espinoza, el recurso fue rechazado con fecha 20 de enero de 1976.
Remitidos los antecedentes al 9° Juzgado del Crimen de Santiago, el Juez ordenó instruir sumario criminal por la presunta desgracia del afectado.
La investigación no alcanzó más allá de ciertos límites. Configurados los hechos y el cuerpo del delito mediante las declaraciones judiciales de los testigos presenciales de aquéllos, quedaron sin ser esclarecidas la situación del detenido y las responsabilidades pertinentes.
La causa sustanciada ante el mentado Tribunal, que fue rolada bajo el N°15.651?10 fue sobreseída temporalmente.
Encontrándose en consulta la resolución respectiva, el señor Fiscal de la Corte de Apelaciones de Santiago, emitió el siguiente dictamen, que dice textualmente en sus conclusiones: "Como se ve una vez más, los Tribunales no están en situación de entregar una respuesta adecuada a los familiares de una persona que, según declaran tales familiares, fue detenido, sacado a viva fuerza de su casa. Eso sí, nadie podrá convencer a Marta Bascuñán Cáceres ?mujer de Ignacio Orlando González Espinoza? a Zoila Antonia Araya Rojas y Matías Modesto Bascuñán Cáceres ?que fue quien llevó a los aprehensores a casa de Ignacio González Espinoza? a María de la Luz Cáceres Varas ?suegra del desaparecido? y a Bernardita Susana Bascuñán ?cuñada de Ignacio Orlando? que no fue detenido Ignacio Orlando González Espinoza. No se vislumbra diligencia posible y realizable que pueda ordenarse".
En definitiva, la Corte de Apelaciones aprobó el sobreseimiento temporal decretado por el Tribunal de primera instancia.
Con motivo de la detención y desaparecimiento de 13 altos dirigentes de Partidos Políticos de izquierda, 11 de ellos del Partido Comunista y 2 del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) en noviembre y diciembre de 1976, y luego que los respectivos recursos de amparo interpuestos fueran rechazados, familiares de las víctimas solicitaron a la Excma. Corte Suprema la designación de un Ministro en Visita, con el fin de investigar tan irregular situación.
El Máximo Tribunal de la República ordena a la Corte de Apelaciones de Santiago que efectúe tal designación, la que recayó en el Ministro señor Guastavino, el que luego de requerir informe al Ministerio del Interior ?quien informó que los afectados habían hecho abandono del país por un paso cordillerano, hacia la República Argentina? sobreseyó la causa.
Dicha resolución fue revocada por la Corte de Apelaciones de Santiago, al igual que en la segunda oportunidad en que se decretó un nuevo cierre del sumario.
Posteriormente, y haciéndose cargo del proceso ?conocido como "proceso de los trece"? el Ministro Carlos Letelier Bobadilla, que vino a subrogar al Ministro anterior, cerrando el sumario en agosto de 1978, "no pudiendo adelantarse en la investigación".
Dicha resolución fue impugnada por los abogados que hicieron ver al Ministro que sí podía adelantar en la investigación, por existir diligencias pendientes solicitadas y porque del estado del proceso surgirían otras por disponer. Fue así como el Ministro Letelier dejó sin efecto su propia resolución, decretando diligencias.
Más adelante, reasumiendo sus funciones el Ministro Guastavino, decretó sobreseimiento definitivo por aplicación del D.L.2.191 en diciembre de 1980. La Corte de Apelaciones, esta vez, revocó la resolución de cierre del sumario, y el propio Ministro en Visita dejó sin efecto el sobreseimiento decretado, por haberse omitido una formalidad legal. De esta manera continuó la tramitación.
Ya en el año 1983, se hizo cargo de asumir la investigación por el "proceso de los trece", el Ministro señor Carlos Cerda Fernández. El Ministro dictó cientos de diligencias, consistentes en citaciones de personas, reconocimientos de lugares y de personas, peritajes, revisión de expedientes criminales, despacho de Oficios recabando informes a servicios del Estado, a ramas de las Fuerzas Armadas, instituciones particulares y otros de vital importancia.
En suma recibió cerca de 200 testimonios de testigos presenciales de las detenciones de los afectados y de su reclusión en recintos clandestinos. Entre estos testimonios también se contaron los de miembros de las Fuerzas Armadas, que participaron en Servicios de Inteligencia, como asimismo de funcionarios de Carabineros y de Investigaciones. Igualmente se incluyen los testimonios de civiles que colaboraron con los Servicios de Seguridad, como es el caso de Otto Trujillo y de Miguel Estay Reyno ("El Fanta").
También se contó con la declaración de un soldado primero de la Fuerza Aérea de Chile, Andrés Valenzuela Morales, que en 1984 desertó de esta institución, quien mediante su declaración, dio cuenta y datos que, a mediados de la década del 70, comenzó a operar un llamado Comando Conjunto o Comando Conjunto Antisubversivo, integrado por miembros de las distintas ramas de las Fuerzas Armadas y de Orden, más algunos civiles que pertenecieron a partidos de izquierda y que luego de ser detenidos por los Servicios de Inteligencia, sometidos a presiones y/o extorsiones, se transformaron en colaboradores. Dicho Comando disponía de medios materiales, como vehículos, armamento, aparatos de transmisión y lugares clandestinos de detención.
En este grado de investigación, el Ministro Carlos Cerda llegó a establecer datos valiosos y esclarecedores respecto de otros casos de violaciones de derechos humanos, algunos de ellos de desaparecimiento de personas, disponiendo incluso la remisión de algunas piezas del "proceso de los trece" a otros Tribunales que conocían de causas criminales por ellos.
Entre estos últimos se encuentra el caso de Ignacio Orlando González Espinoza, respecto de quien el Ministro Cerda ordenó remitir diversas piezas del proceso al Noveno Juzgado del Crimen de Santiago, por incidir en su rol N°15.651?10.
Dichas piezas se resumen en las siguientes: la de fs.2494, declaración de Miguel Arturo Estay Reyno (detenido por el Comando Conjunto y luego transformado en colaborador del mismo), quien expresa haber contribuido a elaborar un organigrama del Partido Comunista, señalando las responsabilidades que a cada integrante les correspondía.
Preguntado el testigo sobre el afectado expresa que es un joven de apellido González, que pertenecía a las Juventudes Comunistas y que había sido detenido poco antes que él, sin tener conciencia de haber estado junto a la víctima en su lugar de reclusión, la Base Aérea de Colina.
La de fs.2979, que corresponde a la declaración del empleado civil de la FACH y miembro del Comando Conjunto, Otto Trujillo.
La de fs.4099 que da cuenta de la declaración prestada ante el Ministro Cerda, por la cónyuge del afectado Marta Bascuñán Cáceres, testigo presencial de su detención, confirmándola, junto a los demás antecedentes de la situación represiva, ya descritos.
La declarante, por su parte reconoce positivamente a Otto Trujillo como uno de los sujetos que arrestaron al afectado.
La de fs.4175, declaración de Matías Bascuñán Cáceres, cuñado del afectado, quien entrega los antecedentes, ya expuestos en el acápite II de la presente ficha, relativos a la detención de Ignacio González Espinoza, en su calidad de testigo presencial de la misma.
La de fs.4320, que da cuenta de la declaración prestada por otra testigo presencial de la detención del afectado, su cuñada Zoila Araya Rojas, a cuyo domicilio concurrió Ignacio González al día siguiente de su arresto ?5 de diciembre de 1975? en compañía de un desconocido que sindicó como su "amigo", procediendo a revisar ambos una de las piezas interiores del inmueble.
La testigo indicó que el supuesto amigo de su cuñado era un sujeto alto, moreno, de rasgos mapuches, pelo negro y bigotes. Sin embargo, exhibidas fotografías de agentes, no reconoció entre ellas al aludido individuo.
Y, finalmente la de fs.7747, que contiene la declaración prestada con fecha 17 de abril de 1986, por el entonces Teniente Coronel de Carabineros, Germán Alfredo Esquivel Caballero, quien expone: "Ingresé a la Institución en la promoción 1955?1986, llegando en 1970 a la Plana Mayor de la Prefectura de Santiago donde permanecí hasta agosto de 1973. A fines de ese año fui trasladado a la Dirección General hasta octubre o noviembre de 1975. Luego de otras destinaciones, en 1980 o 1981 regresé a la Dirección General, pasando a desempeñarme en la Central Nacional de Informaciones (C.N.I.). Dejé la Institución en marzo o abril de 1982".
"En mi paso por la Dirección General ?el primero? me desempeñé en la Sección Informaciones y luego en la Dirección de Inteligencia de Carabineros. El Jefe de la DICAR a fines de 1973 era el Comandante Graciano Bernales, a quien sucedió el Comandante Germán Campos.
Posteriormente se sucedieron en la Jefatura el General Melgarejo y luego el General Raúl Romero Gormaz. Cuando llegó el General Melgarejo comenzaron a reestructurarse los servicios de Inteligencia, cuya estructura en 1975 conoció 5 departamentos: Inteligencia, Análisis, Contrainteligencia, Administrativo y Kardex. El Departamento de Inteligencia tuvo como jefes, en 1975, a los Coroneles Bezzemberger y luego Smith, y tenía su sede en el edificio de calle Juan Antonio Ríos N°6. A fines de 1974 o comienzos del año siguiente asumió como jefe del Departamento de Contrainteligencia el Coronel González, a quien luego sucedí. Este Departamento se dividía en 2 secciones: D.H.P. ?que estaba a cargo del Teniente Manuel Muñoz Gamboa y de tres o cuatro funcionarios a contrata? y la de Protección de Personas Importantes (V.I.P.), cuyo jefe era el Oficial de apellido Werner".
"El Departamento de Análisis ?continuó? era encabezado por el Comandante Pablo Negrete, con sede en calle Juan Antonio Ríos N°6. El Departamento Administrativo tenía como jefe al Comandante Gonzalo Jiménez, secundado por dos o tres funcionarios a contrata. El Departamento Kardex, era comandado por el Comandante Bernales y allí laboraba la Teniente Georgina Rivera ?o Riveros? Lechard, aparte del personal a contrata. Cuando dejé la DICAR hice entrega del Departamento de Contrainteligencia al Capitán Avila Quiroz".
"Expresó además el testigo: "Los trabajos de Inteligencia se efectuaban en dos locales: Juan Antonio Ríos N°6 y un cuartel de calle Dieciocho. En el primero de estos lugares estaban instaladas las Direcciones de Inteligencia de la Fuerza Aérea (DIFA), de Carabineros (DICAR), el Servicio de Inteligencia Militar (del Ejército) y el Servicio de Inteligencia Naval (SIN), por esta razón el edificio se conoció como la "Comunidad de Inteligencia. Por su parte, el recinto de calle Dieciocho estaba ubicado hacia el Norte de una casa antigua que, a su vez, colindaba con el edificio de máquinas del ex?Diario Clarín.
"Utilizaba para mis funciones 2 vehículos: uno torino, patrullero pintado completamente de negro, su patente era RP?0001, y que lo conducía cuando verificaba funciones de escolta, mi chofer Humberto Villegas. El otro auto era un Fiat 600, color rojo, modelo 1973, que recibí de fábrica; usaba patente de gracia y era un vehículo particular, que también conducía Humberto Villegas, no habiendo otro chofer autorizado para conducir los móviles de la Institución".
En relación con esta declaración, se ordenó remitir al Juzgado de origen aquellas piezas que contienen fotografías del mentado Humberto Villegas.
No existe constancia que los antecedentes expresados hayan ingresado al Noveno Juzgado del Crimen de Santiago.
Se hace finalmente presente que para conocer los detalles de la tramitación del llamado "proceso de los trece", en visión de conjunto, debe verse la ficha que da cuenta de las circunstancias que derivaron en la detención y posterior desaparecimiento de la militante del Partido Comunista, Reinalda del Carmen Pereira Plaza.
 


Primera Linea 19 de Julio de 2001
Encuentran nuevas Osamentas en Fuerte Arteaga

La ministra en visita Amanda Valdovinos confirmó que restos óseos humanos, correspondientes a tres personas, fueron encontrados al interior del Regimiento del Ejército Justo Arteaga, de Colina. La diligencia corresponde a lo ordenado por la Corte Suprema luego de recibir el informe de la Mesa de diálogo que concluyó en enero y que, según los antecedentes entregados por las Fuerzas Armadas, en ese recinto militar estarían sepultados los restos de unas 20 personas.
Caucoto: "Son del Comando Conjunto"
El abogado Nelson Caucoto dijo a La Voz que todos los restos que puedan ser ubicados en el sector de Colina corresponden a víctimas del denominado Comando Conjunto.
Según el Informe Rettig, algunas de las personas desaparecidas son Humberto Fuentes Rodríguez, Luis Moraga Cruz, Ricardo Weibel Navarrete (identificado), Ignacio González Espinoza (identificado), Miguel Rodríguez Gallardo, Nicomedes Toro Bravo, José Sagredo Pacheco, Carlos Contreras Maluje, Juan René Orellana, Luis Emilio Maturana y Juan Gianelli Company, Fernando Navarro Allendes, Horacio Cepeda Marinkovic, Lincoyán Berrios Cataldo, Juan Fernando Ortiz Letelier, Waldo Pizarro Molina, Héctor Veliz Ramírez, Luis Lazo Santander y Reinalda Pereira Plaza, entre otros.
Por esto, el profesional considera "poco eficiente" el sistema de designación de jueces especiales que realizó la Corte Suprema a petición del gobierno. "El sistema ha provocado confusión, porque sin duda que se avanza más con un ministro a cargo de casos específicos".


Primera Linea 3 de Octubre 2001
Nuevas osamentas humanas en Fuerte Arteaga

El hallazgo de nuevos restos óseos constituye uno de los avances más importantes de la investigación que realiza la ministra Amanda Valdovinos, designada por la Corte Suprema para corroborar la efectividad del informe de las Fuerzas Armadas entregadas en la Mesa de Diálogo que establece que en el Fuerte Arteaga del Ejército habría veinte cuerpos de detenidos desaparecidos.
Hasta el momento sólo hay certeza de las identidades de tres osamentas: Luis Rivera Matus, Ricardo Weibel Navarrete e Ignacio Orlando González Espinoza, mientras que otras fuentes judiciales habrían confirmado previamente que se han hallado restos de siete personas.
 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015