Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

REBECA MARIA ESPINOZA SEPULVEDA


Rut : 2.038.140
F.Nacim. : 06 11 33, 40 años a la fecha de su detención
Domicilio : Calle Los Presidentes, Block 148-A Depto 202, Ñuñoa, Santiago
E.Civil : Casada, 5 hijos
Actividad : Secretaria, ex funcionaria del Instituto de Desarrollo Agropecuario, INDAP
C.Repres. : Sin militancia política conocida
F.Detenc. : 3 de enero de 1974

Rebeca María Espinoza Sepúlveda, casada, 5 hijos, funcionaria de INDAP, sin militancia política conocida, fue detenida el 3 de enero de 1974, pasado el mediodía, en las inmediaciones de la Plaza de la Constitución, Santiago, por funcionarios de la Fuerza Aérea de Chile, los que vestían de civil. Junto a ella fueron detenidos sus hijos Cristián y Verónica y una nieta de pocos meses de edad.
En la misma oportunidad, aunque en momentos distintos, los agentes detuvieron a José Miguel Rivas Rachitoff (actualmente detenido desaparecido), a José Leonardo Pérez Hermosilla (actualmente detenido desaparecido) a Julio Hernán Parraguez Acevedo (saldría en libertad dos meses después desde el Regimiento de Tejas Verdes) y a José Medina Garcés, posteriormente liberado.
Rebeca María Espinoza, al igual que el resto de los detenidos, fue conducida a la Academia Politécnica Aeronáutica de El Bosque, en donde permaneció tres días. Al cabo de este tiempo, se la trasladó al Regimiento Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes, siendo vista por testigos, desde donde desapareció. También desaparecieron desde este recinto militar, José Miguel Rivas y José Leonardo Pérez, ambos socialistas.
La detención de la víctima está expresamente reconocida en un Oficio que el General de Aviación Mario Vivero Avila, Comandante de la Guarnición General Aérea de Santiago, envió al 2do.Juzgado del Crimen de Santiago, donde se investigaba la presunta desgracia de José Miguel Rivas, el 17 de febrero de 1975. En dicho oficio, el General Vivero Avila, señalaba que José Miguel Rivas Rachitoff había sido detenido el 3 de enero de 1974 por orden emanada de la Guarnición Aérea de El Bosque, por tener antecedentes de actividades extremistas. Junto a é, se agregaba, fueron detenidos Julio Parraguez, José Pérez Hermosilla, Rebeca Espinoza y José Medina Garcés, por los mismos motivos. Posteriormente, los detenidos fueron entregados a la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). No se indicó fecha de este hecho.
Cristián Acevedo Espinoza -hijo de la afectada- recuerda que ese día, y poco antes de ser detenidos, se encontraron, en la Plaza de la Constitución y frente a La Moneda, con unos amigos de su madre, todos ex funcionarios de INDAP (las personas ya nombradas). Al poco rato de estar junto a sus ex compañeros de trabajo, Rebeca Espinoza, sus hijos y su nieta, se alejaron del lugar, caminando por calle Teatinos hacia Agustinas. Allí fueron interceptados y aprehendidos por dos civiles que se movilizaban en un Fiat 125 color rojo y en cuyo asiento posterior iba otro detenido, amarrado. Cristián Acevedo no reconoció a este último. El grupo familiar fue llevado hasta la Academia Politécnica Aeronáutica de El Bosque, en donde los dejaron en una sala grande.
Alrededor de las 6 de la tarde de ese mismo día, los agentes sacaron del recinto a los tres menores Cristián, a Verónica y a la guagua, diciéndoles que a su madre aún tenían que hacerle algunas preguntas. Los llevaron hasta su domicilio, el que procedieron a allanar.
Julio Hernán Parraguez Acevedo, quien también fuera detenido en esa oportunidad por los funcionarios de la FACH, recuerda que ese día, a la hora de almuerzo, pasó por la Plaza de la Constitución, rumbo al Ministerio de Agricultura. El testigo había trabajado en INDAP, en el Departamento de Relaciones Públicas del que Rebeca Espinosa era secretaria. En la Plaza se encontró con la afectada, Miguel Rivas, José Pérez y José Medina. Después de conversar unos minutos, el declarante se retiró del lugar, para volver a pasar por ahí mismo media hora más tarde. Pudo entonces constatar que el grupo de amigos ya no estaba. Continuó hacia Teatinos, en donde un civil se le acercó, amenazándolo con un arma y poniéndolo contra una de las murallas de La Moneda. Le ató las manos y lo introdujo en un vehículo, siendo conducido a la Base Aérea del Bosque.
En este recinto de la FACH, fue dejado en una sala grande en donde vio a sus compañeros de INDAP: la afectada, Miguel Rivas, José Pérez y José Medina, más otros detenidos que él no conocía. Todos fueron interrogados por separados sobre sus actividades políticas y laborales y especialmente sobre una supuesta "reunión" que ellos habrían efectuado en la Plaza de la Constitución.
Después de permanecer en ese recinto durante tres días, fueron subidos a un camión, todo el grupo, y llevados al Campamento de Detenidos de Tejas Verdes. Aquí el testigo quedó en la misma cabaña con Miguel Rivas y José Pérez Hermosilla, los que posteriormente fueron sacados de allí.
Cuando el testigo fue dejado en libre plática, divisó a Rebeca Espinoza en el sector de las mujeres. Durante los cuatro meses en que Parraguez permaneció en Tejas Verdes, fue llevado en distintas oportunidades al subterráneo del Casino de Oficiales para ser interrogado y torturado. En una de esas ocasiones, cuando esperaba su turno, escuchó los gritos de Rebeca cuando era sometida a una sesión de tortura.
Cuando el declarante salió en libertad desde Tejas Verdes, el 19 de abril de 1974, la afectada aún estaba en dicho recinto militar.
Por su parte, Nelly Patricia Andrade Alcaíno también vio a la afectada en el Campamento de Detenidos de Tejas Verdes. La testigo fue detenida el 27 de enero de 1974 y, entre otros recintos, fue llevada a Tejas Verdes, en una camioneta tipo frigorífico, junto a otros detenidos de la Población La Legua. Permaneció incomunicada en una suerte de cabaña, donde había colchonetas de aserrín, sin muebles ni luz eléctrica, con las ventanas tapiadas. En las mañanas les abrían la puerta y les daban un jarro de té y un pan, al mediodía les pasaban un plato de comida y en la noche otro jarro de té y otro pan. Cuando la sacaban al baño, la testigo se dio cuenta que el campo estaba cercado y que tenía torres altas con guardias en la parte superior. Supo que en la parte inferior de esas torres, en un cuadrado de madera cerrado, se mantenía, lejos de la vista del resto, a aquellos detenidos que estaban en malas condiciones físicas y a los que eran considerados "peces gordos".
Una vez que quedó en libre plática, Nelly Andrade vio a Rebeca Espinoza. Conversaron y la afectada le contó de sus hijos. Se veía en buen estado anímico, pese a que tenía huellas de golpes y moretones, producto de las torturas a que fue sometida. La testigo vio a la víctima hasta el 27 de febrero de 1974, fecha en que salió en libertad.
También Margarita Durán Gajardo vio a la afectada recluida en Tejas Verdes. La declarante fue detenida, por tercera vez, el 29 de enero de 1974, siendo conducida, el 1? de febrero de ese mismo año, a Tejas Verdes, junto a otros detenidos entre los cuales estaban su padre, su hermano, Nieves Ayres Moreno y Jorge Poblete. El traslado se hizo en una camioneta blanca, con frigorífico, a la que bautizaron como "la paloma". Allí fue ingresada en una casa de madera como mediagua y vio en varias ocasiones a Rebeca Espinoza, la que estaba encerrada en la parte inferior de una de las torres de vigilancia, una especie de cajón de madera con una puerta, en donde se mantenía incomunicados a algunos de los detenidos; vio cuando la sacaban de una de las torres y la introducían en otra. La afectada también permaneció en una cabaña contigua a aquella en que estaba Luisa Stagno. Cuando la testigo era llevaba al baño, las veía conversando.
Margarita Durán fue sacada de Tejas Verdes a fines de febrero de 1974, quedando la afectada en dicho recinto militar. Durante su permanencia allí, la testigo fue interrogada y sometida a brutales torturas.
Gines Emilio Rojas Gómez, autor del libro "Tejas Verdes", fue detenido el 23 de enero de 1974, cuando se encontraba en las dependencias de Televisión Nacional. Fue llevado al Regimiento Tacna, después a Londres 38 (recinto secreto de detención y tortura de la DINA) y, el 24 de enero del mismo año, a Tejas Verdes, en donde permaneció hasta el 15 de febrero de 1974, fecha en que se le llevó al Estadio Chile en Santiago y desde allí a Chacabuco, saliendo en libertad el 6 de septiembre de 1974.
A los pocos días de haber llegado a Tejas Verdes, Rojas Gómez vio a su amigo Miguel Rivas Rachitoff, orinando sangre y en pésimas condiciones físicas. También vio a José Pérez Hermosilla. Estos dos detenidos habían sido aprehendidos junto con la afectada y también permanecen en calidad de detenidos-desaparecidos. En cuanto a Rebeca Espinoza, sólo la divisó de lejos, puesto que ella se encontraba en el sector de las mujeres.

GESTIONES LEGALES Y/O ADMINISTRATIVAS
No se consignan acciones judiciales.


 

Miércoles 16 de julio de 2008      La Nación

Seis oficiales (R) condenados por víctima de Tejas Verdes

Entre ellos figuran oficiales de Ejército que no habían sido sentenciados antes en otra causa por delitos de lesa humanidad.

Seis oficiales en retiro fueron condenados por el juez Alejandro Solís a penas de presidio, entre ellos nuevamente el ex jefe de la DINA, Manuel Contreras, como coautores del secuestro calificado de Rebeca Espinoza Sepúlveda, desaparecida desde el 3 de enero de 1974 desde el campo de concentración de Tejas Verdes, en la ciudad de San Antonio en la Quinta Región.

Entre los condenados figuran oficiales de Ejército que no habían sido sentenciados antes en otra causa por delitos de lesa humanidad.

Los autores afectados con penas de presidio son Contreras, 15 años y un día; el prefecto de la Policía de Investigaciones Nelson Valdés Cornejo, 5 años y un día; el teniente coronel Raúl Quintana Salazar, 5 años y un día; teniente coronel David Miranda Monardes, 5 años y un día; coronel Claudio Kossiel Hornig, 5 años y un día; y el médico con grado de coronel Vittorio Orvietto Teplitzki, 5 años y un día.

A todos, salvo Contreras que ya cumple prisión por otras causas, se les hará efectiva la pena de presidio una vez que la sentencia quede a firme después de que sea revisada por la Corte de Apelaciones de Santiago y la Sala Penal de la Corte Suprema, siempre que las cortes mantengan las penas aplicadas y no las rebajen, otorgándose beneficios a los condenados que les permitan cumplir las sentencias en libertad.

Rebeca Espinoza tenía 40 años, cinco hijos, no tenía militancia conocida y era secretaria en el Instituto de Desarrollo Agropecuario cuando fue detenida en los alrededores de la Plaza de la Constitución junto a José Miguel Rivas Rachitoff y José Leonardo Pérez Hermosilla, militantes socialistas, quienes tuvieron un itinerario similar al de Espinoza y actualmente también se encuentran desaparecidos.

Entre los oficiales de Ejército que operaron en Tejas Verdes está el actual alcalde de Providencia, coronel (R) Cristián Labbé, quien ha sido interrogado en las causas por los desaparecidos desde este campo de concentración. Hay varios ex prisioneros que mencionan la presencia de Labbé en ese lugar, incluso lo acusan de presenciar torturas, pero hasta ahora ninguno le imputa cometer personalmente los tormentos. En el caso del médico militar Vittorio Orvietto, tras ser procesado por el juez Solís regresó, en abril de 2005, desde Estados Unidos, para entregarse. Luego de examinarlos, Orvietto era quien daba el visto bueno para que los prisioneros continuaran siendo torturados.

El 11 de septiembre de 1973, cuando a pocos días después empezó a armar la DINA, Manuel Contreras tenía el grado de teniente coronel y era el jefe de zona en estado de sitio de la provincia de San Antonio. Con él trabajó estrechamente el periodista Carlos Roberto Araya Silva, convertido en agente DINA, que después ingresó a Televisión Nacional y en 1975 fue parte, junto a los periodistas Julio López Blanco y Claudio Sánchez, del montaje de Rinconada de Maipú. Por ello fueron sancionados por el Colegio de Periodistas y luego querellados por su complicidad en el operativo de la DINA.

 

Fallo primera instancia - Rebeca Espinoza - 2008

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015