Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

GUILLERMO DEL CANTO RAMIREZ

Rut : 4.825.653

F.Nacim. : 11 03 43, 30 años a la fecha de su detención

Domicilio : Carlos Alamos 758, Población Malaquías Concha, Linares.

E.Civil : Casado

Actividad : Técnico agrícola.

C.Repres. : Militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR); Secretario Regional del MIR de Linares Maule; integrante de su Comité Central; ex funcionario de la Corporación de Reforma Agraria (CORA) en Linares.

F.Detenc. : 2 de enero de 1974

Guillermo del Canto Ramírez, casado, funcionario de la Corporación de Reforma Agraria (CORA), militante del MIR,a quien el Servicio de Inteligencia del Ejército buscaba desde noviembre de 1973, fue detenido el 2 de enero de 1974, en un domicilio de familiares en Santiago, por efectivos del Servicio de Inteligencia Militar de Linares (SIM) y funcionarios del Servicio de Investigaciones de esa misma ciudad, quienes lo trasladaron a la Escuela Militar de Santiago y, desde allí, al Regimiento Escuela de Artillería de Linares, desde donde desapareció aproximadamente el 15 de enero de 1974. En su aprehensión participó el Capitán de Ejército Claudio Lecaros, agente del SIM.

Ese día, como a las 00:30 horas, Guillermo del Canto y su cónyuge, Marianela Méndez Soto, se encontraban en el domicilio de unos primos del afectado, Félix Ignacio Valenzuela Tello y María Antonieta Romo Ferrer, ubicado en calle Santa Clara 560, La Cisterna, Santiago. También estaban presentes familiares del Matrimonio Valenzuela Romo. Pasada la medianoche, varios sujetos ingresaron violentamente al hogar identificándose como Militares del Regimiento de Linares. El que comandaba el grupo según lo declaró María Antonieta Romo, al parecer era un Mayor de Ejército. Los uniformados iban acompañados por tres civiles que dijeron ser de Investigaciones y, por sus actos, no cupo duda de que conocían a la víctima.

De inmediato se procedió a la detención de Guillermo del Canto y de Félix Valenzuela, siendo ambos conducidos a la Escuela Militar. En este recinto, los amarraron con alambres a un sillón, comenzando el interrogatorio. A Félix Valenzuela le preguntaron su nombre y sus actividades laborales, sin insistir mayormente. En cuanto a la víctima, fue golpeada en varias oportunidades.

Al día siguiente, a las 15:00 horas, Félix Valenzuela quedó en libertad mientras, según supo, a Guillermo del Canto, lo trasladaron a Linares.

Juan Carlos del Canto Ramírez ?hermano de la víctima y quien más tarde se asiló en la Embajada de Francia? fue detenido en Santiago en el mes de octubre de 1973, junto a otro hermano, Ricardo del Canto. Trasladado al Regimiento Escuela de Artillería de Linares, vio recluido allí a Guillermo, el 6 de enero de 1974, alrededor de las 10:00 de la mañana, cuando el testigo era trasladado a Temuco. En esta ciudad, Juan Carlos del Canto fue ingresado al Regimiento Tucapel, en donde lo interrogó un Teniente de apellido Ubilla, quien, entre otros temas, le preguntó por su hermano Guillermo del Canto. Al responder el declarante que lo había visto detenido en la Escuela de Artillería de Linares, el Oficial se comunicó por radio con dicho recinto militar, en donde negaron la permanencia allí de la víctima.

Por su parte, Mariano del Canto Romo ?padre del afectado? denunció al Ministro del Interior, el 31 de agosto de 1978, que al momento de ser detenido, a su hijo le habían requisado dos vehículos de su propiedad: un Fiat 600 color rojo (no devuelto a esa fecha) y una citroneta que posteriormente le fue entregada a Marianela Méndez Soto. En otras declaraciones, Mariano del Canto señaló que su hijo permaneció en la Escuela de Artillería hasta el 15 de enero de 1974 fecha en que, según lo informó la Comandancia de Linares, fue devuelto a Santiago.

Como ya se mencionaba, Guillermo del Canto estaba siendo buscado desde antes de su detención. El 24 de octubre de 1979, Investigaciones señaló al Tribunal, que en los archivos de la Sección Informática Policial constaba que, por radiograma de fecha 5 de noviembre de 1973 proveniente de Talca, la autoridad militar de Linares encargaba la ubicación y detención del afectado. Esta información se vio corroborada en un Oficio que el entonces Ministro del Interior, Sergio Fernández Fernández, envió al mismo Tribunal, en noviembre de 1980, comunicando que la detención de Guillermo del Canto había sido solicitada por la Autoridad Militar de Linares.


GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

El 6 de mayo de 1974, ante la Corte de Apelaciones de Santiago, se interpuso un recurso de amparo por el afectado, el que fue rolado con el N 430 74. Sólo en virtud de los informes negativos de las autoridades, la presentación fue rechazada el 18 de noviembre de 1974, 6 meses después de su interposición.

Posteriormente, el 21 de marzo de 1979, la Corte Suprema de Justicia, a raíz de una presentación de los Vicarios Episcopales de la Iglesia Católica de Santiago, ordenó instruir proceso para la investigación de 9 casos de "presuntas desapariciones", a la Corte de Apelaciones. En la nómina estaba incluido el nombre de Guillermo del Canto.

La Corte de Apelaciones remitió los antecedentes al 3 Juzgado del Crimen de Santiago, el que incoó la causa rol N 130.923, el 26 de julio de 1979. El proceso se inició con la concurrencia de algunos de los familiares de las víctimas. En el caso particular de Guillermo del Canto, se estableció que estaba siendo buscado por las autoridades militares de Linares desde noviembre de 1973 por su condición de dirigente regional del MIR en la zona. Comparecieron ante el Tribunal, los testigos de detención de la víctima, María Antonieta Romo Ferrer y Félix Valenzuela Tello. Por su parte, la Comisaría de Investigaciones de Linares, en un Oficio de fecha 2 de noviembre de 1979, signado por Germán Jara Bahamondes, Subcomisario Jefe, informó que en sus libros no estaba registrada la detención de la víctima.

Ante una orden judicial, Investigaciones comunicó al Tribunal que Guillermo del Canto registraba en la Central Nacional de Informaciones (CNI), antecedentes relativos a sus actividades políticas (militante y dirigente del MIR) y el hecho de haber sido "encargado por la autoridad militar de Linares". También se informó que, realizadas las averiguaciones pertinentes, del Canto Ramírez no figuraba viajando al extranjero y que su cuerpo no había ingresado al Instituto Médico Legal, (15 de octubre de 1979). Además, en enero de 1980, el Ministro de Defensa Nacional, Teniente Coronel Raúl Benavides Escobar, informó que personal del Ejército "no ha participado en la posible detención del ciudadano" Guillermo del Canto. A su vez, el Coronel Ricardo Canales Varas, Director de la Escuela de Artillería de Linares, señaló que el afectado carecía de antecedentes en dicha Unidad Militar, (14 de marzo de 1981).

En sus aspectos generales, además de realizarse diligencias por las otras situaciones investigadas, se estableció que no existía un Listado de Detenidos del Estadio Nacional. La respuesta al respecto se obtuvo a través de un oficio que el Ministro de Defensa, Raúl Benavides, envió al Ministro del Interior Sergio Fernández Fernández, el 22 de noviembre de 1979, comunicando que dicha nómina no existía.

El sumario fue cerrado el 17 de septiembre de 1982, sobreseyéndose temporalmente la causa el 23 de septiembre de ese mismo año por no encontrarse completamente acreditada "la existencia del presunto delito que se ha denunciado". La Corte de Apelaciones de Santiago aprobó la resolución consultada el 7 de abril de 1983.

A su vez, la familia del afectado realizó numerosas gestiones administrativas tendientes a dar con el paradero de Guillermo del Canto. Principalmente escribió a las autoridades de la época. Así, el 6 de junio de 1974, Mariano del Canto Romo se dirigió por escrito al General Augusto Pinochet relatando las circunstancias que rodearon la detención de su hijo y la permanencia de éste en el Regimiento Escuela de Artillería de Linares hasta el 15 de enero de 1974. La respuesta se obtuvo recién en diciembre de ese año y estaba firmada por el Secretario Ejecutivo de la Secretaría Nacional de Detenidos (SENDET), Coronel Jorge Espinoza Ulloa. En ella se informaba que el afectado no figuraba como "detenido, fallecido, procesado ni en libertad". Se agregaba que se habían hecho consultas en Unidades Militares, de Carabineros y en Investigaciones, las que tampoco consignaban antecedentes sobre la víctima. "Lo anterior se decía, no resta posibilidad a la circunstancia que, tal como se ha comprobado en otros casos, haya decidido abandonar clandestinamente el país". Sin embargo, los familiares de Guillermo del Canto, insistieron, con los testimonios de los testigos directos de la aprehensión y reclusión de la víctima, en la detención de éste y en su permanencia en la Escuela Militar de Santiago y en la Escuela de Artillería de Linares, en donde informaron a la familia, el 15 de enero de 1974, que Guillermo del Canto había sido trasladado a Santiago.


19 de Abril 2006 El Mostrador.cl

Procesan a cinco militares y dos detectives por secuestros en Linares

El ministro en visita Alejandro Solís procesó a cinco miembros en retiro del Ejército y dos ex detectives como autores de secuestro calificado de tres militantes del MIR y un dirigente sindical, quienes fueron vistos con vida por última vez en la Escuela de Artillería de Linares entre el 12 de septiembre de

1973 y el 2 de enero de 1974.

El dictamen se convierte en una ampliación de la resolución que dictó el 6 de julio de 2003, ocasión en que encausó a seis ex uniformados por otros casos de detenidos desaparecidos contenidos en el mismo episodio.

El magistrado decidió encausar al coronel (r) Gabriel del Río Espinoza, quien era el comandante del mencionado recinto y -a la vez- intendente regional en la época, al coronel (r), Claudio Abdón Lecaros Carrasco, al ex comisario de Investigaciones Héctor Torres Guajardo, al suboficial mayor (r) Antonio Aguilar Barrientos y al comisario (r) de Investigaciones Nelson Volta Rosas, en calidad de autores del delito de secuestro calificado de Guillermo del Canto Ramírez, dirigente del MIR.

Según la investigación sustanciada por Solís, siendo las 00:30 horas del 2 de enero de 1974, Del Canto fue detenido mientras se encontraba junto a su cónyuge Marianela Méndez Soto en el domicilio de su primo Félix Ignacio Valenzuela Ferrer, ubicado en calle Santa Clara Nº 560 de la comuna de La Cisterna.

En efecto, ingresaron al lugar varios funcionarios que dijeron pertenecer al Regimiento de la ciudad de Linares, los que detuvieron a del Canto Ramírez y a su primo, por tratarse de un ”encubridor” –según manifestaron los aprehensores- .

Ambos detenidos fueron llevados en un camión hasta la Escuela Militar de Santiago, lugar en que fueron interrogados. A la mañana siguiente, Valenzuela Ferrer fue dejado en libertad en tanto que Guillermo del Canto fue trasladado hasta el Regimiento de Artillería de Linares, donde permaneció detenido algunos días, siendo interrogado y torturado para, posteriormente, en una fecha no determinada, ser conducido al campo de prisioneros de Tejas Verdes de San Antonio, donde se perdió su rastro hasta hoy.

Otras tres víctimas

Por otra parte, el ministro Solís procesó al general (r) Carlos Edmundo Morales Retamal, a la sazón director de la Escuela de Artillería de Linares, en su calidad de autor del delito de secuestro calificado en contra de la estudiante universitaria y ex militante del MIR María Isabel Beltrán Sánchez, cometido a contar del 18 de septiembre de 1973.

 

Al ex comisario de Investigaciones Héctor Armando Torres Guajardo y al suboficial mayor (r) Antonio Aguilar Barrientos, como autores del delito de secuestro calificado en contra del ex militante del MIR Héctor Hernán Contreras Cabrera, cometido a contar del 8 de diciembre de 1973.

Por último, el juez encausó al coronel (R) Juan Hernán Morales Salgado, en su calidad de autor del delito de secuestro calificado en la persona de José Alfonso Saavedra Betancourt, ex dirigente sindical de la empresa Celco, perpetrado desde el 12 de septiembre de 1973.

El magistrado otorgó la libertad provisional a todos los procesados y sólo en el caso de Morales Salgado, quien por primera vez es imputado en esta causa, el beneficio fue entregado con consulta a la Corte de Apelaciones.

La Primera Sala del tribunal de alzada confirmó este martes la excarcelación del ex militar, con los votos favorables de los ministros Juan Cristóbal Mera y Amanda Valdovinos, además del abogado integrante Benito Mauriz.

Compañeros de Mery

En el procesamiento, que consta de más de 60 páginas, el ministro Solís dejó estampadas las varias alusiones que existen en estos casos por la participación del ex director de Investigaciones en la detención de estos opositores al régimen militar.

De hecho, varios testigos lo sindican como parte del grupo de agentes que detuvo a María Isabel Beltrán. Asimismo, uno de los detectives que prestó servicios en la Escuela de Artillería, Armando Torres Guajardo, sostuvo que en esa unidad "había un Departamento de Seguridad, a cargo del capitán Lecaros y contaba con otros funcionarios, como Nelson Mery, al mando de Jorge Zincke.

Participaba en los interrogatorios y respecto de María Isabel Beltrán, militante del MIR, arrestada en Santiago, presenció unos 3 interrogatorios a cargo del capitán Lecaros, el cual, para amedrentarla, la golpeaba, en la espalda, con un “churro” de goma".

En tanto, uno de los sobrevivientes de la Escuela de Artillería de Linares, Osvaldo Efraín Salazar Saavedra, quien fue detenido el 19 de diciembre de 1973 por un pelotón de militares y detectives que lo llevaron a la Escuela Militar y luego fue trasladado a la Escuela de Artillería de Linares, afirma que en ese grupo participó Nelson Mery.

Por su parte, el ex director de la policía civil, quien abandonó su cargo por su supuesta vinculación a violaciones a los derechos humanos, declaró en el procesó que "el 12 de septiembre de 1973, siendo detective, fue designado como Oficial de enlace en la Escuela de Artillería de Linares y en una ocasión lo llamaron de la “Oficina de Inteligencia” y Aguilar le preguntó si conocía a Patricia Contreras, a quien ubicaba por ser amigo de su hermana, Elena".

"Contestó que sí y le ordenaron ir a Santiago porque aquella estaría involucrada en un ocultamiento de armas en Panimávida. Llegaron a una casa en calle Cienfuegos, en un jeep militar, a cargo del capitán Humberto Julio, iban además el sargento Aguilar y el detective Volta; la detuvieron y la llevaron a la Escuela Militar; al día siguiente, yendo de regreso, bajó del jeep y miró en el camión en que iba aquella y se encontró, además, con María Isabel Beltrán, quien fue detenida por los efectivos militares", añadió.

"Siempre estimó que María Isabel Beltrán era un objetivo de inteligencia militar como lo dijo por escrito el coronel Morales Retamal, quien señala que aquella pertenecía a una célula mirista, mantenía actividades extremistas en Parral y en la infiltración de personas en las Fuerzas Armadas, principal cargo por el cual fue detenida", aseguró Mery al tribunal.

 


Fallo Corte Suprema - Del Canto Ramirez - 2010

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015