Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

LUIS HERMINIO DAVILA GARCIA

Rut : Sin información

F.Nacim. : 15 09 55, 18 años a la fecha de su detención

Domicilio : Calle San Joaquín al llegar a Sierra Bella, Población Isabel Riquelme, San Miguel, Santiago.

E.Civil : Soltero

Actividad : Vendedor ambulante

C.Repres. : Sin militancia política conocida

F.Detenc. : 15 de octubre de 1973

Luis Herminio Dávila García, vendedor ambulante, de 18 años de edad, sin militancia política, fue detenido el 15 de octubre de 1973, alrededor de las 20:00 horas, en su domicilio, frente a testigos, por dos carabineros de la Tenencia San Joaquín, quienes lo hirieron a bala, subiéndolo después a un furgón policial.

Los hechos comenzaron a gestarse después del 11 de septiembre de 1973, cuando Luis Herminio Dávila compartía el domicilio de la Población Isabel Riquelme con la pareja formada por Rosa Myriam Curillán Antinao y César Muñoz Casaborne. El día 14 de septiembre de ese año, fue detenido César Muñoz por Carabineros de San Joaquín, permaneciendo desaparecido durante un tiempo, para salir después en libertad desde el Estadio Nacional. El 18 de septiembre de 1973, alrededor de las 11 de la mañana, Carabineros inició un inesperado operativo en la Población. En esta oportunidad se allanaron las viviendas y se detuvo a todos los hombres, los que fueron posteriormente dejados en libertad. Sin embargo, un poblador, Humberto Picarte Patiño quien fue visto recluido en la Tenencia San Joaquín, no regresó a su hogar. Su cadáver fue reconocido por sus familiares en el Instituto Médico Legal, presentando un impacto de bala en el pecho y los testículos reventados. Al día siguiente, 19 de septiembre, los carabineros de la misma Tenencia ingresaron violentamente al domicilio de Luis Gilberto Matamala Venegas ?16 años, amigo de la víctima, vecino de la población Isabel Riquelme y con ficha de "lanza", y sin hacerle preguntas, dispararon directamente sobre él. Matamala Venegas falleció cuando era trasladado por sus familiares a un policlínico del sector. Según la testigo Rosa Ester Picarte, en la muerte de este joven participó un carabinero que era conocido como el "Paco Pedro".

Luis Herminio Dávila, asustado especialmente por la muerte de su amigo Luis Gilberto Matamala y dado que también él tenía antecedentes policiales, decidió irse al domicilio de su madre, en Villa Kennedy, Pudahuel, en donde permaneció hasta el 10 de octubre de 1973. En esta fecha, retornó a la población Isabel Riquelme e intentó convencer a Rosa Myriam Curillán para que se fueran al domicilio de Pudahuel, donde, según dijo a la testigo, "estarían más seguros". El afectado temía por su seguridad, a raíz de sus antecedentes.

Myriam Curillán no aceptó la propuesta, puesto que aún no lograba ubicar el lugar de detención de César Muñoz Casaborne. De esta manera, la víctima decidió permanecer allí. Se encerró en la casa y no salía de la Población, ya que Carabineros seguía deteniendo sospechosos.

El 15 de octubre de 1973, Luis Herminio se encontraba en el interior de su domicilio junto a Rosa Myriam Curillán y a una hermana de ésta de nombre Elena. Estaban contando chistes y se reían fuerte. En esos momentos, pasaron frente a la casa dos carabineros de la Tenencia San Joaquín, los que, al escuchar las voces, y utilizando sus armas, violentaron la puerta de calle e ingresaron al domicilio. Como estaba oscuro y no tenían luz eléctrica, Luis Herminio Dávila intentó esconderse tras un somier. Después de preguntar por César Muñoz e insistir en que en el inmueble se encontraban otras personas además de las hermanas Curillán, los uniformados hicieron varios disparos al techo. En esos instante, Luis Dávila salió corriendo hacia la calle. Los carabineros lo siguieron y obligaron a ambas testigos a permanecer dentro de su casa. Ellas escucharon disparos y luego sintieron que llegó al lugar un vehículo. A los pocos minutos, los carabineros se retiraron.

Al día siguiente, Rosa Myriam Curillán y su hermana Elena, dejaron su casa y se fueron al domicilio de un vecino, Nataniel Ascuí, en donde permanecieron durante un par de días. Este les comentó que la noche anterior había visto cuando llegó un furgón de Carabineros y cuando tiraban un bulto dentro del vehículo. No se volvió a saber de Luis Herminio Dávila.

El 28 de noviembre de 1973, Justo Dávila, hermano mayor de la víctima, se presentó en la Tenencia San Joaquín para inquirir sobre el afectado. Allí fue recibido por el funcionario Segundo Cifuentes Pérez ("Ronconi"), el que le dijo: "así que tú eres Dávila Grande, si no te mandas a cambiar te va a pasar lo mismo que a tu hermano. ¿Quieres saber de él? bien, afuera te lo voy a decir". Ambos salieron del recinto policial y, después de caminar un trecho, el carabinero le dijo "te doy dos minutos para que saltes esta cerca y te pongas a correr". En los momentos en que Justo Dávila saltaba la reja, Cifuentes Pérez disparó sobre él. Justo Dávila fue internado en la Posta 3 de Santiago, en donde se le sometió a una operación ese mismo día.

Según testigos, los hechos ocurridos en la Población Isabel Riquelme, tuvieron también como resultado otras dos muertes, "El Nacho" (cuya identidad se desconoce) y "El Diente", posiblemente llamado Manuel Orellana Jaque. Además, resultó herido y quedó inválido a consecuencia de hechos similares, el poblador Juan Jara Zurita.


GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

El 21 de marzo de 1979, la Corte Suprema de Justicia, a raíz de una presentación de los Vicarios Episcopales de Santiago, ordenó instruir proceso para la investigación de 9 casos de "presuntas desapariciones" a la Corte de Apelaciones de Santiago. En la nómina estaba incluido el nombre del afectado. Además, y entre otros, estaba comprendida la situación de Sergio Pérez Molina, cónyuge de Lumi Videla, cuyo cuerpo fue lanzado al interior de la Embajada de Italia en noviembre de 1974.

La Corte de Apelaciones remitió los antecedentes al 3er. Juzgado del Crimen de Santiago, donde se inició la causa rol N°130923, el 26 de julio de 1979.

El proceso se inició con la citación a declarar de familiares de los afectados. La señora María Luisa García Vásquez (madre de la víctima) no compareció ante el Tribunal, por no haber sido ubicada por los detectives diligenciadores. En el caso particular de Luis Herminio, la investigación judicial se limitó a consignar Oficios de autoridades referidos a la totalidad de las situaciones presentadas, estableciéndose que no registraba viajes al exterior y que su cadáver no había ingresado al Instituto Médico Legal. En cuanto a su extracto de filiación, no fue agregado al proceso por cuanto el Gabinete de Identificación no registraba su nombre. Sin embargo, Investigaciones informó que Luis Herminio Dávila García tenía Tarjeta de Control en dicho organismo.

En sus aspectos generales, además de investigarse de manera similar por las otras situaciones, se estableció que no existía un Listado de Detenidos del Estadio Nacional. La información al respecto se obtuvo a través de un oficio que el Ministro de Defensa Nacional, Teniente General Raúl Benavides Escobar, envió al Ministro del Interior de la época, Sergio Fernández Fernández, el 22 de noviembre de 1979, comunicando que dicha nómina no existía.

El sumario fue cerrado el 17 de septiembre de 1982, sobreseyéndose temporalmente la causa el 23 de septiembre de ese mismo año por no encontrarse completamente acreditada "la existencia del presunto delito que se ha denunciado". La Corte de Apelaciones de Santiago aprobó la resolución consultada el 7 de abril de 1983.

Años después, el 20 de agosto de 1991, se interpuso una querella por el delito de secuestro cometido en la persona de Luis Herminio Dávila, en el 2° Juzgado del Crimen de San Miguel, rol N° 57869 4, causa que sin haber establecido la suerte final de la víctima fue sobreseída temporalmente por art. 409?1 en mayo de 1992.

Los antecedentes antropomórficos de Luis Herminio Dávila García fueron anexados a la causa 4449 AF del 22 Juzgado del Crimen de Santiago, por el delito de inhumación ilegal, en el Patio 29 del Cementerio General, de personas no identificadas muertas entre septiembre y diciembre de 1973. El Juez Instructor de la causa ordenó la excavación de 108 tumbas en septiembre de 1991. De allí se exhumaron 125 cuerpos, los que fueron remitidos al Instituto Médico Legal. En la actualidad (fines de 1992) se está a la espera de los informes periciales de identificación.

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015