Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

JOSE ENRIQUE CORVALAN VALENCIA


Rut : 6.239.395?5 de Santiago
F.Nacim. : 20 08 29, 46 años a la fecha de la detención
Domicilio : Población Arauco, Pasaje Trigal 1769, Santiago
E.Civil : Casado, 6 hijos
Actividad : Empleado
C.Repres. : Dirigente Sindical de la Municipalidad de Santiago y de ENAFRI (Empresa Nacional Frigorífica) hasta septiembre de 1973, militante del Partido Comunista
F.Detenc. : 9 de agosto de 1976
José Enrique Corvalán Valencia, casado, 6 hijos, dirigente sindical, militante comunista, fue detenido por la DINA el 9 de agosto de 1976, alrededor de las 10 horas, en el domicilio perteneciente al señor Juan Sánchez, de 70 años de edad ubicado en Ayacara 8523 de la Población San Ramón, La Granja. En la misma oportunidad fueron detenidos el dueño de casa, ya individualizado, y otra persona cuya identidad se desconoce y que llegara a la casa cuando los agentes se encontraban en su interior.
Los 3 aprehendidos fueron trasladados a 4 Alamos, desde donde don Alfredo Sánchez fue dejado en libertad al día siguiente, bajo amenaza de no contar lo sucedido. La Comisión Verdad y Reconciliación consigna en su informe que José Corvalán Valencia permaneció recluido en Villa Grimaldi desde donde se le perdió el rastro, al igual que otros miembros del Partido Comunista detenidos el 9 de agosto. Ellos son, Víctor Hugo Morales Mazuela; Pedro Silva Bustos; Jorge Orosman Salgado Salinas; y Mario Jesús Juica Vega. Todos, al igual que José Corvalán, eran dirigentes sindicales y se encuentran en calidad de detenidos desaparecidos.
En el respectivo proceso judicial por su desaparecimiento, consta las declaraciones judiciales de don Juan Enrique Sánchez Guzmán, quien expresa que cuando fue detenido Corvalán, se encontraba en el interior de su domicilio; era cerca de las 09:30 horas, cuando repentinamente golpearon la puerta y Corvalán salió a abrir. Inmediatamente entró una persona y otros dos sujetos quedaron afuera por espacio de unos 5 minutos custodiando a Corvalán. Mientras tanto, el individuo que entró a la casa lo interrogó sobre una supuesta reunión en su domicilio y acerca de su visitante. Posteriormente, ingresaron a Corvalán a una pieza del inmueble donde fue violentamente golpeado. En esos momentos llegó a la casa una persona amiga de Corvalán, siendo de inmediato detenido y trasladado junto a éste en un automóvil color guinda seca, chico, ignora marca y modelo. A él lo llevaron en otro auto de color plomo. Los trasladaron a 4 Alamos en donde fue interrogado y liberado en horas de la noche, con la advertencia de que si le preguntaban lo ocurrido, debía manifestar que había estado en la Cárcel. Agrega en su declaración que los agentes que llegaron en auto fueron llamados al parecer por radio por uno de los agentes que llegó primero, ya que el equipo de radio que andaban trayendo dentro de una bolsa lo pusieron sobre un mueble de cocina y empezaron a transmitir, pero él no escuchó el comunicado porque le hicieron salir de la pieza.
En el mes anterior a su detención, julio de 1976, el Gobierno reconoció la existencia de una investigación en curso, referida al Partido Comunista, así como la detención de "un grupo importante de militantes y dirigentes comunistas clandestinos" (declaración de la Dirección Nacional de Comunicación Social, publicada en la prensa el 17 de julio). En los días, semanas y meses siguientes muchos militantes y dirigentes del Partido Comunista fueron detenidos, entre ellos José Corvalán Valencia.
Su familia realizó múltiples diligencias y averiguaciones con el fin de ubicar su paradero y, en más de una oportunidad, obteniendo promesas del gobierno militar de investigar los casos denunciados. Promesas que nunca se cumplieron o no se dieron a conocer sus resultados. Aún desconocen la suerte que corrió en manos de la DINA.
En una de estas investigaciones realizadas por el gobierno militar, el 15 de febrero de 1977 llegaron hasta el domicilio del afectado, dos individuos de civil que dijeron ser funcionarios de Comunicación Social del Ministerio del Interior; preguntaron por el desaparecido y luego obligaron a firmar al único familiar que se encontraba en ese momento, doña Margarita Gutiérrez Calderón, un documento en el que se expresaba que José Corvalán "se encontraba en libertad". Sola e intimidada por los individuos, Margarita Gutiérrez firmó ese documento.

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
El 13 de agosto de 1976 se presentó recurso de amparo en su favor ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 748 76, en el cual se exponen las circunstancias del arresto, solicitando que el Tribunal ordene que el amparado sea llevado a la presencia de la Corte desde el Campamento 4 Alamos, o que al menos, se comunique telefónicamente con el Jefe del Campamento señalado o quien corresponda, a objeto de que precisen la calidad y condiciones en que se encuentra ahí el amparado. La Corte sólo requirió informe al Ministerio del Interior, y rechazó las diligencias anteriormente señaladas. Por su parte, el Ministerio del Interior indicó que el afectado no se encontraba detenido por orden de esa repartición. Con el mérito de esta información de la autoridad administrativa, el 17 de septiembre de 1976 el recurso fue rechazado, a la vez que remitió los antecedentes al 4º Juzgado del Crimen de San Miguel, a fin de instruir proceso por el desaparecimiento del afectado.
El 13 de octubre de 1976 el 4º Juzgado dio inicio a la causa 11.310, emitiendo una orden de investigar, la que al ser diligenciada por el servicio de Investigaciones no dio resultado alguno. El primero de febrero de 1977, compareció don Juan Enrique Sánchez Guzmán quien relató los hechos que ya fueron expuestos. En ese mismo mes prestó declaración la denunciante, doña Hilda Marina Flores Aravena, quien ratificó los términos de la denuncia. Luego de recibir respuesta del Instituto Médico Legal, en el sentido que en el libro índice de ingreso de cadáveres no aparece registrado, el 15 de marzo de 1977, el juez don Patricio Villarroel Valdivia sobreseyó temporalmente la causa con el fundamento, que "no obstante encontrarse agotada la investigación, no resulta completamente justificada en autos, la perpetración del hecho denunciado". Con fecha 2 de mayo de ese año, la Corte de Apelaciones de Santiago revocó el auto de sobreseimiento por estimar que no se encontraba agotada la investigación.
El 15 de junio de 1977, el Juez se percató que en ese mismo Tribunal se encontraba tramitándose la causa 11.206 por presunta desgracia de José Enrique Corvalán Valencia, la que trataba de los mismos hechos, resolviendo acumular los autos al proceso 11.206.
En esa causa iniciada el 8 de septiembre de 1976, constan las declaraciones de la denunciante Hilda Marina Flores Aravena, y de don Juan Enrique Sánchez Guzmán. Asimismo, respuesta negativa del Ministerio del Interior y la orden de investigar diligenciada por Investigaciones, en la cual se entrevistó a la denunciante y a don Juan Sánchez. Con estas diligencias, el 31 de diciembre de 1976, la causa fue sobreseída temporalmente por no encontrarse acreditada la existencia del delito investigado. Dicha resolución fue revocada por la Corte de Apelaciones el 6 de abril de 1976 por encontrar incompleta la investigación. En el intertanto, la parte ofendida había puesto en conocimiento del Tribunal la visita que dos individuos realizaron a la casa del afectado el 15 de febrero de 1977, y en la cual se conminó a la única moradora presente a firmar un documento en donde constaba que José Corvalán se encontraba en libertad. El 3 de mayo de 1977, nuevamente comparece don Juan Sánchez Guzmán, quien precisa más detalladamente las circunstancias que le tocó vivir. También se recibieron respuestas negativas de los distintos cementerios de la Capital, de Policía Internacional y del Registro Civil e Identificación.
Posterior a la acumulación de los dos procesos, se recibió nueva respuesta negativa del Instituto Médico Legal, de Policía Internacional ?no registra anotaciones de viaje? se agregó al proceso el extracto de filiación de José Corvalán la que fue remitida sin su fotografía. El 25 de noviembre de 1977 el Ministerio del Interior responde un Oficio originalmente dirigido al SICAR (Servicio de Inteligencia de Carabineros), en el que se expresa que el señor Director de Orden y Seguridad de Carabineros indica no tener antecedente alguno relacionado con el ciudadano José Enrique Corvalán Valencia. El 13 de julio de 1978, comparece ante el Tribunal doña Katia Corvalán Reyes, hija del afectado, quien agrega como antecedente que, una vez enterada de la detención de su padre, se apersonó a 4 Alamos donde un carabinero le señaló que se encontraban los documentos de José Corvalán, sin especificar si se encontraba en dicha unidad.
El 4 de agosto de 1978 se sobreseyó temporalmente la causa, con el fundamento de que no se encuentra justificado en el proceso que el hecho que dio motivo a su formación sea constitutivo de un delito.

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015