Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Actualidad

HORACIO CEPEDA MARINKOVIC


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rut     : 1.846.038
F.Nacim. : 14 05 22; 54 años a la fecha de su desaparición
Domicilio : Diego Rojas N°753, La Reina, Santiago
E.Civil : Casado, 4 hijos
Actividad : Constructor Civil; jubilado de la Corporación de Obras Urbanas
C.Repres. : Ex Director de la Empresa de Transportes Colectivos del Estado; Ex Director del Instituto Chileno -Alemán de Cultura (R.D.A.). Militante del Partido Comunista
F.Detenc. : 15 de diciembre de 1976

Entre el 29 de noviembre y el 20 de diciembre de 1976, fueron detenidas trece personas: once pertenecientes al Partido Comunista algunos de ellos miembros de su Comité Central y dos al Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR). Los procedimientos que se utilizaron para detenerlos guardan semejanzas entre cada caso de privación de libertad, particularmente en que sus arrestos se realizaron en la vía pública, salvo en un caso, y destacándose que el grueso de las detenciones se verificaron el día 15 de diciembre de 1976, afectando en ese sólo día a siete personas. Y la otra nota común en sus situaciones, fue aquella que proporcionó oficialmente el gobierno militar, en el sentido que prácticamente todos registraban salida de Chile a Argentina, entre fines de diciembre de 1976 o a principios de enero de 1977. La falsedad de esta versión quedó posteriormente establecida. La otra característica común a todas estas personas es que hasta la fecha se encuentran desaparecidas.
Se trata de: Santiago Edmundo Araya Cabrera, detenido el 29 de noviembre de 1976; Armando Portilla, detenido el 9 de diciembre de 1976; Fernando Alfredo Navarro Allende, detenido el 13 de diciembre de 1976; Lincoyán Yalú Berríos Cataldo, Horacio Cepeda Marinkovic, Luis Segundo Lazo Santander, Juan Fernando Ortiz Letelier, Reinalda del Carmen Pereira Plaza, Waldo Ulises Pizarro Molina, Héctor Véliz Ramírez, todos ellos detenidos el 15 de diciembre de 1976; Lizandro Tucapel Cruz Díaz, Carlos Patricio Durán González, ambos detenidos el 18 de diciembre de 1976; y Edras de las Mercedes Pinto Arroyo, detenido el 20 de diciembre de 1976.
Horacio Cepeda Marinkovic, constructor civil, casado, 4 hijos, militante del Partido Comunista, en su calidad de Director del Instituto Chileno?Alemán viajó el 8 de septiembre de 1973 a la República Democrática de Alemania, y luego estuvo en Italia, para regresar finalmente a Chile en julio de 1975; salió de su casa el día 15 de diciembre de 1976, alrededor de las 09:00 horas, en dirección al centro de Santiago para comprar pintura con el objeto de realizar algunos quehaceres domésticos y juntarse con un compañero de partido, quien probablemente corresponde a una de las personas detenidas ese mismo día y actualmente desaparecido. El afectado fue detenido en la vía pública por agentes de seguridad, quienes se lo llevaron con rumbo desconocido.
Como antecedente, cabe consignar que el yerno del afectado, Luciano Mallea Correa, militante de las Juventudes Comunistas, fue detenido el 30 de septiembre de 1976, por miembros del Comando Conjunto, siendo trasladado al lugar clandestino de reclusión denominado "La Firma", situado en calle Dieciocho de la ciudad de Santiago, en donde fue intensamente interrogado bajo torturas sobre personas de militancia de izquierda. En un momento del interrogatorio le preguntaron por su suegro Horacio Cepeda, en los siguientes términos: ¿tu suegro era el encargado de los comunistas en la E.T.C. cierto? (aludían a la Empresa de Transportes Colectivos del Estado de la cual el afectado fue su Director); asimismo, le hicieron ver que tenían antecedentes personales y políticos de miembros de la familia Cepeda. Igualmente, le manifestaron el explícito deseo de llegar a la dirección del Partido Comunista. Como a fines de octubre, Mallea fue liberado, y se fue al sur, al campo. Regresó a Santiago el mismo día 15 de diciembre de 1976, y concretamente a la casa de su suegro Horacio Cepeda, enterándose que éste había salido y no regresaba. Cuando llegó su esposa, Antonia Cepeda Antoine, le manifestó a ésta: "tu papá no ha llegado, tu mamá está muy mal". En su declaración judicial, Antonia Cepeda, declaró: "...Le rogué que se escondiera (a Mallea), pero él se opuso y prefirió quedarse, porque estaba convencido que volverían a apresarlo por no haber informado sobre la militancia de mi padre. Esa noche no durmió, aterrado me pidió esperar antes de recurrir de amparo, pues a él le habían prohibido interponer esa acción en su favor, bajo pena de muerte. Le pregunté si había hablado con mi padre (el afectado), contestándome que lo había hecho antes de irse al campo. Me contó que le había relatado a mi papá su detención y lo que vio durante su cautiverio, advirtiéndole que el Partido Comunista estaba infiltrado y que habrían tratado de convencerlo para que sirviera de instrumento de penetración. Mi papá le manifestó que daría cuenta al Partido Comunista, ante lo cual Luciano le rogó que lo dejara efectuar antes una declaración escrita para ser entregada a esa colectividad política una vez que él, Ramiro (hijo común de ambos) y yo saliéramos de Chile; no me quedó claro si mi padre aceptó esa proposición pero, según mi madre, el primer contacto que mi papá se aprontaba a tener con la gente del Partido Comunista fue el quince de diciembre de 1976...".
Luciano Mallea, desde el extranjero otorgó una declaración en la que relató su experiencia, los interrogatorios, las torturas que sufrió, de los casos de personas perseguidas o detenidas de que tuvo conocimiento durante su cautiverio, dio descripciones de agentes, del lugar de reclusión clandestino, etc. Se hace presente que varios de los agentes de que nombró y describió, resultaron encargados reos por el Ministro Carlos Cerda en el proceso rol 2 77, que se comenta en el caso de Reinalda del Carmen Pereira Plaza.
Mallea, al terminar su relato escrito, señaló: "He hecho este testimonio, tratando de recordar al máximo los detalles que rodearon mi detención y con el objeto de que sirva para el esclarecimiento de aquellos casos de violaciones de derechos humanos, cuyas investigaciones se llevan en Chile. No tiene ningún otro alcance ni finalidad...".
Por otra parte, la cónyuge del afectado, Wilma Elena Antoine Lazzerini, en una declaración que prestó en el mismo proceso judicial, indicó que después de la desaparición de su marido, una amiga íntima, cuyo nombre se reservó por razones obvias, le confidenció datos sobre el paradero del afectado. Esto lo precisó más en otra declaración, diciendo: "...la amiga íntima a que aludo... era... quien llegó a verme el día 31 de diciembre de 1976 y me ofreció hacer averiguaciones tendientes a ubicar el paradero de mi marido, Horacio Cepeda Marinkovic. Unos 15 días después me informó que un amigo suyo, al parecer miembro de la DINA, le había contado que Horacio estaba detenido en un departamento en el centro de Santiago, pero no me dio el nombre del informante. Calculo que una semana después... (la amiga) me informó que a Horacio lo conducirían a un Campo de Concentración en el norte del país; agregó que el dato le había sido proporcionado por la misma fuente. No recibí más información de mi (amiga) y cuando traté que estampara sus dichos en una declaración jurada, me manifestó su imposibilidad, porque el funcionario de la DINA le había advertido que cuidara de revelar tales antecedentes, bajo amenaza...".
La versión oficial del gobierno, fue de que el afectado, al igual que otros de los detenidos desaparecidos del grupo de los trece, habían hecho abandono del país por el paso Los Libertadores a la Argentina. Es así, como respecto de Horacio Cepeda se indicó que registraba salida de Chile con destino a la Argentina, por el referido paso, el día 6 de enero de 1977, sin indicarse por qué medio de transporte, apareciendo en una hoja de ruta junto a otras 12 personas ninguno de los otros detenidos anotándose todas ellas en relación al vehículo placa argentina 134487; es decir, conforme a ese documento, un total de 13 personas cruzaron en un sólo automóvil. Más adelante, producto de una orden de investigar entregada a la Policía de Investigaciones, institución de la que emanaba el dato anterior, se señaló que el afectado registraba salida en automóvil particular, cuyos datos no se señalaron. Y, después, el Subcomisario de la Policía de Investigaciones, Mario Enrique Guzmán Bustamante, afirmó en una de sus declaraciones en la misma investigación criminal referida aludiendo a Horacio Cepeda que "seguramente esta persona salió a pie". A estas alturas ya se daban varias contradicciones.
Pero más adelante se sumó otro hecho que planteó otros puntos contradictorios, que no hicieron sino demostrar que la llamada versión oficial de la salida del país era inverosímil o falsa, y que obedecía a una maniobra para favorecer la impunidad de los involucrados en la desaparición forzada de las personas detenidas.
En efecto, se recogió en la prensa la noticia que señaló, según el Ministerio del Interior de Argentina, que cuatro chilenos: Horacio Cepeda, Luis Lazo, Héctor Véliz y Edras Pinto, habían ingresado a territorio argentino el 6 de enero de 1977, en un vehículo con patente chilena HG 19. La información ésta agregaba más interrogantes pues, por ejemplo, respecto de Héctor Véliz el gobierno chileno afirmó que no salió del país, en tanto que del resto sí afirmaba la salida, pero no que lo habían hecho en el vehículo con patente chilena HG 19. Sin ir más lejos, en relación a Horacio Cepeda: se dijo que salió de Chile, anotándosele en hoja de ruta con indicación del vehículo patente argentina 134487, y después se afirmó que seguramente salió a pie.
Todavía más: se comprobó judicialmente que la mencionada patente HG 19 chilena, nunca fue vendida por la Municipalidad de Santiago, a la que había sido asignada, patente que por lo mismo fue anulada. (ver los casos de Héctor Véliz, Luis Lazo y Edras Pinto).
En el mismo proceso criminal, y ante el ministro Cerda, el mismo Subcomisario de Investigaciones, a la sazón Jefe de la Avanzada Los Libertadores, interrogado sobre puntos detectados por dicho magistrado, por ejemplo, respondió: "...yo escribí la última línea (la 13a. en que se registra al afectado y sus datos) del original de la hoja de ruta... No sé responder por qué el Tribunal me pregunta si la última línea (la 13a.) está escrita con días de posterioridad al resto del instrumento aludido; yo digo que esa línea está escrita el mismo día 6 de enero de 1977. No sé por qué, según el Tribunal me plantea, no coincide la identidad de los pasajeros de las líneas 2, 4, 7 y 11 de esa hoja de ruta. Tampoco sé explicar la falta de correspondencia entre los datos del vehículo y los que aparecen incluidos en esa hoja de ruta...". Y luego, en términos generales, ya que fue interrogado por las hojas de ruta en que se anotaron a los otros detenidos, manifestó: "...Digo categóricamente que jamás recibí instrucciones superiores, ni órdenes, ni influencias de amigos o interesados tendientes a producir alteraciones en las hojas de ruta. Tampoco creo que ello haya ocurrido con alguno de mis dependientes en esa época...".
Sobre lo último declarado por dicho policía, basta tener en consideración que en el proceso rol 2 77, el magistrado Cerda encargó reo a dos funcionarios de Investigaciones que elaboraron hojas de ruta, por el delito de falsificación de esos instrumentos, como se dio en relación a los casos de Reinalda Pereira Plaza y Edras Pinto (para mayores antecedentes ver relato de Reinalda del Carmen Pereira Plaza).

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
Con fecha 20 de diciembre de 1976, ante la Corte de Apelaciones de Santiago, la cónyuge de Horacio Cepeda recurrió de amparo en su favor, el que se ingresó con rol 1084 76, dando cuenta de los hechos que habían sucedido, y solicitó se oficiara al Ministerio del Interior y a la DINA, sobre su marido. A la petición de oficiar a la DINA, la Corte resolvió que más adelante se dictaminaría.
Al término de 24 días de interpuesto el recurso, se certificó la información que dio el Ministerio del Interior: "no se encuentra detenido por orden de ese Ministerio". El 17 de enero de 1977, visto lo informado por aquel Ministerio, la Corte rechazó el recurso de amparo, y sobre la petición de oficiar a la DINA arguyó que, como todas las informaciones que se recaben a dicha Dirección de Inteligencia, las da esa Cartera de Estado, no se accede a esa petición. Sin perjuicio del rechazo del habeas corpus, dispuso el Tribunal pasar los antecedentes al Juzgado del Crimen para que instruya sumario para investigar la posible comisión de un delito en el desaparecimiento. Todo lo anterior lo sentenciaron los Ministros Servando Jordán, Germán Valenzuela y el abogado integrante Enrique Montaner.
En el trámite de apelación ante la Corte Suprema, se insistió en la necesidad de oficiar a la DINA sobre la situación del afectado, pero ese Tribunal Supremo, sin pronunciarse acerca de esa diligencia planteada, procedió a confirmar lo fallado por la Corte de Apelaciones de Santiago, con fecha 24 de enero de 1977, concurriendo en ese sentido los Ministros Octavio Ramírez, Marcos Aburto, Estanislao Zúñiga y los abogados integrantes Darío Benavente y Raúl Rencoret.
En definitiva, el caso de este afectado y el de otros desaparecidos del llamado grupo de los trece, fue investigado en el mencionado rol 2 77, que se comenta en el caso de Reinalda del Carmen Pereira Plaza.


Jueves 29 de enero de 2009  La Nación

Infartada hija que recibió falso dato de diputada Rubilar

La hija del detenido desaparecido Horacio Cepeda Marincovic, Bárbara Cepeda, ingresó a la Clínica Santa María a causa de un infarto cardíaco.

La hija del integrante de la segunda dirección clandestina del PC, apresada y hecha desaparecer por la DINA a fines de 1976 en el cuartel Simón Bolívar donde se instaló la Brigada Lautaro, se vio enfrentada en las últimas semanas a una fuerte angustia y depresión por los antecedentes falsos aportados por la diputada RN Karla Rubilar.

Ésta le informó que su padre estaba vivo y que no era un detenido desaparecido. El antecedente lo obtuvo Rubilar de un libro del ex jefe de la DINA, Manuel Contreras, plagado de mentiras acerca de las víctimas de la dictadura.

 

 

 

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015